Sei sulla pagina 1di 7

Acciones sísmicas de diseño

Los sistemas constructivos utilizados para la construcción de vivienda, son


redundantes pero carecen de ductilidad. Por tal razón, el diseño sismo-resistente
está basado en fuerzas y consiste en verificar que la resistencia lateral de la
estructura, VMR, es mayor ó igual a la demandada por el sismo de diseño, Vbase.
El análisis de las derivas de piso no es mandatorio
Dónde:
Vbase Demandada por el sismo de diseño
VMR Resistencia lateral de la estructura
La topografía del suelo es diferente en cada ciudad. Las condiciones climáticas y el entorno son factores
determinantes para construir una edificación. En climas subtropicales y húmedos, como el de Santo
Domingo de los Tsáchilas, es aconsejable realizar un estudio para determinar el tipo de suelo y el
tratamiento que debe tener antes de la construcción. Los estudios son realizados por arquitectos e
ingenieros. Sin embargo, hay una forma sencilla para determinar el tipo de suelo. Se coloca tierra en un
frasco transparente y luego se agrega agua. En 15 minutos se puede observar la división de los elementos,
como piedras o arena, que se acomodan en capas. En Santo Domingo, por ejemplo, el suelo es arcillo-
limoso. Es decir, es un terreno infértil, poroso, pedregoso y en el que se filtra el agua con facilidad. Esto
se debe a que el invierno dura seis meses. En este período las lluvias son constantes. Según Nicel
Hernández, gerente técnico de la constructora Cofiza, este suelo hace que en las casas se concentre mayor
humedad. Una de las soluciones es sellarlo antes de construir. Para ello se coloca un plástico negro antes
de los cimientos. Franklin Osorio usó esta técnica. Él tiene una casa de 140 m², en el oeste de Santo
Domingo. Gastó 50 metros de plástico y USD 60. “No he tenido inconvenientes de humedad porque el
plástico impide el paso del agua lluvia o de las alcantarillas”. Pero si la casa ya está construida también
hay opciones para contrarrestar la humedad y el moho. Si hay un patio de tierra se recomienda hacer una
zanja de 50 cm de profundidad, colocar PVC y cubrirla. Eso disminuirá las filtraciones. Otra técnica es la
impermeabilización de las paredes. La Arq. Yesenia Collahuazo aseguró que existen impermeabilizantes
que son una buena barrera protectora contra la humedad. Existen dos tipos. Uno es un aditivo a base de
asfalto con una membrana granulada. “Se recomienda cuando la patología de la pared es grave y se
necesita un efecto duradero y resistente”. Es aconsejable que este material sea colocado por expertos y
con sopletes, que ayudan a que el producto se compacte. El otro tipo es usado en paredes que se están
agrietando o con síntomas de humedad recientes. Son el resultado de la mezcla de cementos y acrílicos.