Sei sulla pagina 1di 10

2017 América Crítica. Vol.

1, n° 1, giugno 2017

CENSO Y BUEN GOBIERNO. UN CUENTO (CASI) DESCONOCIDO DE


ARGUEDAS
ANTONIO MELIS
Università di Siena

CENSIMENTO E “BUEN GOBIERNO”. UN RACCONTO (SEMI)SCONOSCIUTO DI


ARGUEDAS
Antonio Melis, insieme a Rosario Rodríguez, Guiller- bilmente tra più culture. Uno spirito gramsciano ani-
mo Mariaca, Elena Altuna, Mauricio Ostria, Ricardo ma il personaggio principale del racconto Runa yupay,
Kaliman, Martin Lienhard e altri è stato uno dei fon- (in quechua, 'contare gli uomini'). È un maestro bilin-
datori di JALLA (Jornadas Andinas de Literatura La- gue quechua-spagnolo che si mette a servizio del po-
tinoamericana), un progetto militante nato a La Paz polo ma crede nella funzione civile dello stato e del
con un convegno a scadenza biennale incentrato sulle censimento, animando i componenti della comunità
culture rimosse e silenziate dai processi coloniali, che andina in cui insegna a parteciparvi. Nel suo agire si
dalle fertili zone culturali delle Ande osserva l’intero leggono memorie ancestrali, che Melis rintraccia nel
continente americano di lingua spagnola e portoghe- cronista andino Waman Puma, studiato da Arguedas
se. Dopo venti anni, un periplo nelle maggiori univer- antropologo, e nella sue descrizioni delle attività isti-
sità dell’America latina e una tradizione ormai conso- tuzionali durante il Tawantinsuyu. Crede altresì nella
lidata, JALLA è tornato l’anno scorso nella capitale scuola non come strumento di omologazione ma
boliviana, a segnare un ciclo, una traiettoria percorsa come mezzo di emancipazione per la popolazione in-
e i futuri sviluppi. E Antonio Melis non poteva man- digena. Ci vuole coraggio, in Perù, a credere nelle isti-
care. In quel viaggio a più di tremila metri di altezza, tuzioni ma Arguedas, nelle parole di Antonio Melis
da un luogo a lui caro, Melis ci ha lasciati senza poter “utiliza la ocasión que le ofrece la Comisión del Cen-
leggere la relazione che aveva preparato. Apparirà ne- so no para reflejar la realidad del gobierno de su país,
gli atti di JALLA La Paz 2016 e América Crítica la pre- sino para proponer un modelo de estado al servicio
senta in anteprima. Ancora, e per l’ultima volta, Melis del ciudadano que se inspira, en forma crítica, al pa-
torna sul suo autore più apprezzato, José María Ar- sado precolonial”.
guedas, scovando nei sui scritti meno conosciuti le li-
(R.B.)
nee di speranza per un paese scisso quasi irrimedia-

PAROLE CHIAVE: ARGUEDAS; CENSIMENTO; RUNA YUPAY; JALLA

This work is licensed under the Creative Commons © Antonio Melis


Censo y buen gobierno. Un cuento (casi) desconocido de Arguedas
2017 ⎸América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017: 13-22
DOI: 10.13125/américacrítica/2925
14 ANTONIO MELIS

nización (Merino de Zela 1970, 42).


En este cuento también, como en toda
Runa yupay es uno de los cuentos me-
la narrativa arguediana, juega un papel
nos conocidos de José María Arguedas,
importante la oralidad. Seguramente el
tal vez el menos conocido en absoluto. El
autor ha acentuado esta dimensión por
propio autor lo excluyó de las recopila-
razones fundamentalmente comunicati-
ciones de sus cuentos, debido a que se
vas, para que la narración pudiera cum-
trataba del único texto suyo escrito no en
plir mejor su oficio, que consiste en la
forma espontánea, sino por un encargo
propaganda del censo, subrayando su
recibido de la Dirección del Censo y su
gran utilidad para conocer las necesida-
finalidad era la de estimular la participa-
des del país y obtener así la máxima co-
ción de los ciudadanos a este registro de
laboración de los ciudadanos y sobre
la población del Perú (“Runa yupay” en
todo de la población indígena, superan-
quechua significa literalmente ‘contar a
do su desconfianza histórica, bien justifi-
los hombres’), que se realizó en 1940, a
cada, hacia todo lo que procede del Esta-
una distancia temporal enorme del censo
do.
anterior: exactamente 64 años. Mientras
A pesar de este origen pragmático,
tanto, los habitantes del país habían cre-
volvemos a encontrar en este texto algu-
cido más de dos veces. Sin embargo, a
nos rasgos ya presentes desde el primer
pesar de este origen extraliterario, y a pe-
libro de cuentos del autor, Agua. Los di-
sar de la misma valoración de su autor,
minutivos con valor afectivo, que aluden
es un cuento que merece ser rescatado y
en su buena parte al contexto serrano,
examinado, desde muchos puntos de vis-
son especialmente abundantes. Asimis-
ta. Se sabe que tuvo tres ediciones en ju-
mo encontramos comparaciones que re-
lio, agosto y septiembre del mismo 1939,
flejan en su estructura la referencia a ele-
por un total de más de cien mil ejempla-
mentos del mundo indígena representa-
res. José María Arguedas protestó por al-
do, que es el de Huanipaca, capital del
gunos cambios introducidos en su texto
distrito homónimo del departamento de
y en el colofón de la tercera edición la
Apurímac.
Comisión del Censo aclaró su necesidad
El cuento se abre con una extensa des-
de adaptarlo a las finalidades de la orga-
cripción, rica en detalles, que parece

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


CENSO Y BUEN GOBIERNO. UN CUENTO (CASI) DESCONOCIDO DE ARGUEDAS 15

anunciar la que encontraremos, dos años con el maestro del pueblo en la propa-
después, en la primera novela del autor, ganda del censo, visitando las casas de
Yawar Fiesta1: los campesinos para convencerlos a pro-
porcionar los datos requeridos, “bajaba
En Huanipaca hasta los patios y las
como una galga hasta llegar al pueblo,
huertas de los indios tienen madresel-
vas. Casi en todas las calles se siente el sin sombra de cansancio”. Cuando mira
olor de la madreselva. Los forasteros desde arriba a su maestro, lo percibe ca-
buscan esta planta que huele a niña, a riñosamente mientras pasea en la huerta
iglesia; ven la enredadera sobre los cer- “como un gusanito negro” (Arguedas
cos de piedra; se acercan, huelen de 1983, 154).
cerca; y se quedan un rato, como escu- En toda la obra de Arguedas, como se
chando. Después, cuando llegan a sus sabe, se encuentra una continua oscila-
pueblos, dicen: ción entre la angustia y la esperanza, por
lo que se refiere a su destino individual y
–En Huanipaca hay una plantita que si al destino del pueblo indígena en el que
Dios huele, seguro se la lleva a su glo-
ha elegido integrarse. Este cuento refleja
ria (Arguedas 1983, 154)2
un momento de optimismo y es signifi-
Un papel especial, en esta campaña de cativo que el protagonista sea sobre todo
toma de conciencia de la importancia del el maestro, puesto que el escritor se iden-
censo, debían cumplirlo los maestros de tificó profundamente con esta figura, no-
escuela y justamente uno de ellos es el ble y humilde al mismo tiempo 3. Es un
protagonista principal del cuento. Las maestro perfectamente integrado en la
autoridades del país, conociendo las ne- comunidad de Huanipaca, a partir de su
cesidades más apremiantes de las aldeas, dominio del quechua, que le permite una
podrían intervenir de manera eficaz para comunicación perfecta con toda clase de
resolverlas. Norberto, uno de los alum- personas. No hay que olvidarse que en
nos que con gran entusiasmo colaboran estos años Arguedas se dedica al proble-
ma de la lengua no sólo como elemento
1 Sobre esta técnica descriptiva ha escrito páginas central de su práctica literaria sino tam-
muy valiosas Roberto Paoli, “Mundo y Mito en bién desde el punto de vista educacional.
«Yawar Fiesta»” (Paoli 1985, 165-187).
El maestro de Huanipaca actúa como
2 De aquí en adelante todas las citas se refieren a
esta edición, con la sola indicación de la página. un intelectual orgánico en el sentido gra-
La I° edición salió en 1939, Lima: Edición de la
Comisión Central del Censo. Se reeditó por pri- 3 Una muestra significativa de este aspecto de la
mera vez en 1974, en la recopilación titulada personalidad del escritor se puede encontrar en
Agua y otros cuentos indígenas. Nosotros los maestros (Arguedas 1986).

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


16 ANTONIO MELIS

msciano, al servicio no del poder, sino de dea.


la comunidad misma. Desde el punto de Si estos son los probemas de la vida
vista histórico, sabemos que el censo fue diaria, el censo puede representar una
deliberado por el gobierno del Presiden- oportunidad para participar en un es-
te Óscar Benavides y realizado bajo su fuerzo nacional con sus propias fuerzas y
sucesor Manuel Prado y Ugarteche, en a partir de sus peculiaridades. Es bien
una época relativamente democrática de conocida la lejanía tradicional del estado
la vida del Perú o que, por lo menos, po- con respecto a la población indígena y su
día despertar esperanzas de renovación. presencia sólo para cobrar impuestos y
Pero en este cuento el punto de referen- exigir a los jóvenes el servicio militar, a
cia no es la situación política contingente, veces prolongado en forma abusiva. Por
sino un arquetipo ideal de autoridad. La eso José Carlos Mariátegui había hablado
premisa de la plena dedicación del maes- del Perú como una nación en camino de
tro a la propaganda en favor del censo es construcción, que necesitaba para esto la
su lucha para convencer a las familias del plena incorporación de la población indí-
pueblo acerca del papel fundamental que gena. El maestro, que trata de mantener-
cumple la educación: se enterado sobre la realidad del país a
través de los periódicos y de las noticias
-¡Jampuyki tayta! Lleva a tu muchachi-
que le envían los amigos desde la capital
to a la escuela. Más tarde le va a servir
todo lo que aprenda. Nadie abusará de “lejana y grande”, adquiere por eso mis-
él. Leyendo sabrá defenderse del k’oto mo una mayor autoridad:
y de las enfermedades. Mira como tie- –¿Qué hay de nuevo, señor maestro?
nen, tú y tus vecinos el cuello con bulto ¿Qué dicen del censo? ¿Siempre va a
del k’oto. ¡Mándalo a la escuela! (Ar- llevarse a cabo?–
guedas 1983, 146-147)

Como se ve, la escuela representa un –Pero...¡claro! El censo va a servir para


factor de rescate desde el punto de vista tomarle el pulso al Perú. A ver qué tal
social y hasta desde el punto de vista físi- está. No tiene un fin malo. El gobierno
necesita conocer el número de habitan-
co. Por un lado ayuda a defenderse
tes con que cuenta el país, para poder
contra las prevaricaciones de los podero-
atender las necesidades de cada pue-
sos, tan frecuentes en la sociedad andi-
blo. El censo va a producir luego mu-
na. Por el otro permite enfrentarse con cho bien general. Buenos tiempos son
una enfermedad (el bocio), vinculada estos. Parece como que todo el Perú
con las condiciones precarias de vida que quisiera salir a carrera, adelante. Al
sufren algunos sectores sociales de la al- progreso. Hay mucha fuerza en el pue-

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


CENSO Y BUEN GOBIERNO. UN CUENTO (CASI) DESCONOCIDO DE ARGUEDAS 17

blo para trabajar. Por eso de Lima quie- La hipótesis que quiero plantear es
ren calcular hasta dónde y cómo hay que, detrás de esta actitud optimista, ac-
que ir adelante. Para enderezar bien, túe en realidad el modelo del estado in-
pues (Arguedas 1983, 147-148). caico, cuyo carácter previsor se transfor-
Los lectores de las obras más conoci- mó en un mito tan americano como euro-
das de Arguedas advertirán una analogía peo, sobre todo durante el siglo XVIII.
sorprendente con otros pasajes de sus Aunque en el siglo XX se afirma una vi-
textos más conocidos donde se afirma la sión más científica del mundo andino, al-
confianza en el futuro de su país. Desde gunos elementos esenciales que contribu-
luego, el contexto y el estilo son muy di- yeron a la formación del mito incaico, a
ferentes. Pienso por ejemplo en el Último partir sobre todo de la obra del Inca Gar-
diario, donde el escritor, al mismo tiempo cilaso de la Vega, seguían vigentes por lo
que anuncia su decisión de quitarse la que tenían de verdad objetiva. El más
vida, separa su destino individual del importante es, sin lugar a dudas, la for-
destino de su país hirviente de fuerzas midable organización del Tahuantinsuyu
renovadoras. y su capacidad de garantizar el bienestar
Entonces tal vez valga la pena profun- de todos sus habitantes, a través de la
dizar en un posible modelo subyaciente a acumulación de recursos. Por lo que se
esta representación positiva del papel de refiere a Waman Puma, aunque el punto
la autoridad, incluso más allá de una de vista del autor es diferente con respec-
elección consciente del autor. Es impor- to al Inca Garcilaso, encontramos en su
tante subrayar que, en la época de redac- obra algunos datos que atestiguan este
ción del cuento que estamos examinan- aspecto previdencial de la formación po-
do, Arguedas se dedica al estudio del litica incaica. Piénsese en toda la sección
mundo andino también desde un punto de las “calles”, donde figura la reparti-
de vista antropológico. Lo que nos llama ción del pueblo por clases de edad, des-
sobre todo la atención es su investigación de los niños de pecho hasta los más an-
sobre la obra de Waman Puma, atesti- cianos (Waman Puma 1980, 169-209).
guada por un ensayo que resume la sec- Arguedas utiliza la ocasión que le
ción de la Nueva Corónica y Buen Gobierno diciembre de 1939. Fue recopilado por Ángel
dedicada a las actividades que se reali- Rama en su selección de trabajos antropológicos
zan en los doce meses del año (Arguedas de Arguedas (1976). En los años siguientes el li-
2012, 211-224)4. bro se volvió a editar con el título levemente mo-
dificado Indios, mestizos y señores, (Arguedas
4 El ensayo, que se titula Los doce meses, se publi- 1987). Ahora se puede leer en la edición integral
có en el diario de Buenos Aires La Prensa, 17 de de las obras antropológicas de Arguedas.

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


18 ANTONIO MELIS

ofrece la Comisión del Censo no para re- funda seriedad de los niños cuando se le
flejar la realidad del gobierno de su país, ofrecen responsabilidades. A este propó-
sino para proponer un modelo de estado sito, vuelve a presentarse el modelo an-
al servicio del ciudadano que se inspira, dino precolonial, justamente en la ya
en forma crítica, al pasado precolonial. mencionada sección sobre las “calles” de
Ya he citado el pasaje donde el maestro la Nueva Corónica. Allí aparecen, en el
celebra los beneficios en todos los cam- texto escrito y un dibujo, los niños encar-
pos de la vida que proceden de la educa- gados de cazar los pájaros para alejarlos
ción. Evidentemente, en ese caso tam- de los sembríos (un tema que aparece
bién, se trata de una visión idealizada. La también en muchas canciones quechuas
realidad concreta de la escuela para los que se siguen cantando hasta hoy en la
indios se encuentra en la experiencia dra- sierra) (Waman Puma 1980, 182-183).
mática del joven Rendón Willka en Todas Es un ejemplo típico de un trabajo útil
las sangres. Y ejemplos análogos se pue- para la comunidad, que al mismo tiempo
den encontrar en otros autores hispanoa- puede vivirse con un espíritu lúdico.
mericanos de tema indígena, como la Algo parecido pasa con los escolares
mexicana Rosario Castellanos y el guate- de Huanipaca, que viven su colaboración
malteco Mario Monteforte Toledo. Sin ol- en el censo dirigida por el maestro como
vidar, por supuesto, el antecedente del un juego, que hasta provoca una forma
cuento de César Vallejo, Paco Yunque, re- de competencia entre ellos. Son niños
chazado por el editor de literatura infan- que se parecen mucho a los que protago-
til por ser “demasiado triste”, debido a la nizan los tres cuentos de Agua, el primer
representación realista de los agravios libro publicado por Arguedas. Tienen la
sufrido en el primer día de escuela por misma seriedad de adultos y el mismo
un niño indígena. entusiasmo de muchachos:
La figura del maestro es asimismo
El Norberto bajaba todas las mañanas
idealizada, pero refleja también la perso-
desde la cumbre del cerro. Haciendo
nalidad de su autor y su intensa expe- zig zag, llamando a veces del cerro
riencia docente. Uno de los rasgos que para que lo vieran, bajaba como una
une la narración con la realidad del Ar- galga hasta llegar al pueblo, sin dar
guedas maestro es la capacidad de asig- muestras de cansancio.
nar a los alumnos un papel activo y no
meramente receptivo. En el cuento esta Tras de Norberto los escolares de Hua-
actitud está vinculada sobre todo con el nipaca se perdieron, gritando, por las
censo, a partir de la intuición de la pro- cuatro esquinas. El maestro sentía una

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


CENSO Y BUEN GOBIERNO. UN CUENTO (CASI) DESCONOCIDO DE ARGUEDAS 19

íntima satisfacción. Estuvo meditando El resumen de toda esa tarea de con-


un rato largo. El maestro de escuela, vencimiento de la población se encuentra
les había dado ese entusiasmo. Para el en el discurso final del maestro, pronun-
lunes, él, maestro de Huanipaca, sabría ciado en español y en quechua, frente a
con exactitud, cuántos eran los habi-
todos los habitantes de Huanipaca y a las
tantes del pueblo (Arguedas 1983, 154).
autoridades locales. Después de haber
Otro pasaje significativo del cuento es rematado la vinculación entre el conoci-
el encuentro entre el niño Norberto, que miento de los problemas y su solución, el
se afirma como un auténtico líder entre orador presenta explícitamente la visión
los muchachos que colaboran en el cen- de un gobierno benefactor, donde una
so, y el padre Antero. Antero, como to- vez más se percibe en forma latente el
dos los pequeños cultivadores indígenas, modelo incaico:
manifiesta una desconfianza ancestral
El gobierno es también como el padre
hacia todo lo que procede del gobierno. de toda la nación, de todos los habitan-
Frente a sus sospechas de que detrás de tes de la patria; y así, para ayudar a los
la iniciativa del censo haya un engaño, pueblos, primero necesita saber el nú-
Norberto lo convence utilizando las ar- mero de sus habitantes, y con todo de-
gumentaciones de su maestro, pero sólo talle, ni más ni menos que ese hombre
hasta cierto punto: que desde tierra extraña pregunta por
el número de sus familiares y por las
Cerca del anochecer don Antero seguía necesidades de cada uno, para repartir
preocupado con la noticia del runa-yu- su fortuna (Arguedas 1983, 162-163).
pay. Sentía temor. No alcanzaba a com-
prender completamente lo que iba a Este cuento, a pesar de su visión idíli-
suceder. Entonces decidió visitar a su ca de la realidad andina, tiene un final
vecino de chacra don Crispín Garayar, bastante singular, que resultaría tal vez
indio licenciado (Arguedas 1983, 156). más coherente si se tratara de un cuento
de lucha:
El indio culto, que tiene la experiencia Así se prendía la inquietud, como in-
de la capital del país a través del servicio cendio del ichu de las montañas, entre
militar que ha prestado, termina disol- los indígenas de Huanipaca, ante la
viendo las últimas dudas, a partir tam- aproximación del runa-yupay (Argue-
bién de su referencia al número muy das 1983, 163).
grande de los indios, que representan Desde el punto de vista estilístico, son
por eso una auténtica fuerza frente a los palabras muy cercanas a toda una litera-
“vecinos”.

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


20 ANTONIO MELIS

tura andina que anuncia un futuro inmi- de batalla, un poco opacado por la desti-
nente de lucha para la población indí- nación oficialista del cuento, se tomara
gena. Pensamos en textos como Tempes- su pequeña revancha. Es una de las mu-
tad en los Andes de Luis E. Valcárcel, en la chas razones para volver a leer este cuen-
novela El Tungsteno de César Vallejo o las to marginado, que contribuye a iluminar
páginas finales de Todas las sangres del las tensiones presentes en la obra del es-
propio Arguedas. Es como si el espíritu critor peruano.

BIBLIOGRAFÍA CITADA

Arguedas, José María. 1974. Agua y otros cuentos indígenas. Lima: Editorial Milla Batres.
Arguedas, José María. 1976. Señores e Indios. Compilado por Ángel Rama. Buenos Aires: Cali-
canto
Arguedas José María. 1983 (1939). “Runa Yupay” en Obras completas, tomo I, 143-164. Lima:
Editorial Horizonte.
Arguedas José María. 1986. Nosotros los maestros. Presentación y selección de Wilfredo Kapso-
li. Lima: Editorial Horizonte.
Arguedas, José María. 1987. Indios, mestizos y señores. Compilado por Sybila Arredondo de
Arguedas. Lima: Editorial Horizonte.
Arguedas José María. 2012 (1939). “Los doce meses” en Obras Completas, tomo VI, 211-224.
Lima: Editorial Horizonte.
Guaman Poma de Ayala Felipe [Waman Puma]. 1980. El Primer Nueva Corónica y buen Gobier-
no. Edición crítica de Jonh V. Murra y Rolena Adorno, traducción y análisis textual del
quechua por Jorge L. Urioste. México: Siglo XXI.
Merino de Zela, Mildred E. 1970. “José María Arguedas. Vida y obra” en Revista Peruana de
Cultura 13-14: 42.
Paoli Roberto. 1985. “Mundo y Mito en «Yawar Fiesta»” En Estudios sobre literatura peruana
contemporánea, 165-187. Firenze: Stamperia Editoriale Parenti.

2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017


2017 América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017

ANTONIO MELIS (1942-2016)


Profesor de Lenguas y Literaturas Hispanoamericanas en la Universidad de Siena
(Italia) y Profesor Honorario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
de Lima (Perú). Miembro del comité editorial de la Revista de Crítica Literaria Lati-
noamericana y de In forma di parole, además de haber sido jurado para numerosos
premios literarios internacionales (Casa de las Américas, Juan Rulfo, Italo Calvino
entre otros). A partir del estudio de algunas figuras centrales en la experiencia li-
teraria contemporánea como José Carlos Mariátegui, César Vallejo y José María
Arguedas, su trabajo de investigación se ha orientado progresivamente hacia las
raíces precoloniales y coloniales de la cultura andina, con trabajos sobre Juan de
Espinosa Medrano y Waman Puma. A la literatura peruana contemporánea ha
dedicado varios estudios y las traducciones de poetas como Martín Adán, Carlos
Germán Belli, Alejandro Romualdo, César Calvo, Luis Hernández, Antonio Cis-
neros, José Luis Ayala. Ha llevado a cabo también investigaciones en el área anti-
llana, con trabajos sobre José Martí, Fernando Ortiz y Alejo Carpentier.

Antonio Melis

Università di Siena

Disponible en línea: 30/06/2017

This work is licensed under the Creative Commons © Antonio Melis


Censo y buen gobierno. Un cuento (casi) desconocido de Arguedas
2017 ⎸América Crítica. Vol. 1, n° 1, giugno 2017: 13-22
DOI: 10.13125/américacrítica/2925