Sei sulla pagina 1di 3

Rotura de la aguja durante la anestesia en la cavidad bucal.

Retrospectiva de los últimos 50 años con la guía para el


tratamiento y prevención.

La fractura de la aguja es una complicación muy común con secuelas


graves en donde se pueden afectar estructuras vitales. Hay diferentes
causas por la cual una aguja se rompe, a continuación se analiza la
literatura de los últimos 50 años, en donde se presentan los cambios y las
estrategias que se manejan para evitar esta complicación.

Gracias a la estandarización de las agujas de acero inoxidable en 1960 se


redujo considerablemente esta complicación. Se le ha atribuido este
avance a la industria de la metalurgia y a la mayor capacitación en
anestesiología.

En estos tiempos la rotura de una aguja no se debe a la mala calidad de


ellas si no a la mala aplicación de la técnica o a la mala elección en el
calibre de la misma.

Esta complicación puede ser un reto para el dentista al igual que para el
paciente. Una revisión de la literatura médica desde los 90´s hasta el día de
hoy usando las distintas plataformas de información médica con algunas
palabras clave como o son:

 Agujas dentales
 Fractura de aguja/ fractura de aguja en odontología
 Lesiones con aguja fracturada.
Lanzaron resultados acerca de datos sobre la fractura de agujas así
como también el avance en su elaboración y las técnicas que se
han utilizado.

1955- Lanzamiento de la primera aguja de plástico desechable por


Roehr products Co.
1956- Colin Murduch, aguja de plastico desechable la cual remplaza
a la aguja de vidrio.
A lo largo de estos 50 años han sido reportados varios casos, pero se
han ido excluyendo varios ya sea por su idioma o por la insuficiencia
de información.
Varios datos fueron recolectados, dando como resultado que 26 de
los casos reportan 64 casos con rotura de aguja en la cavidad oral
desde 1966 hasta la actualidad.

[Escriba aquí]
De 61 pacientes de los cuales 26 eran menores de 16 años, el
promedio fue de 28 años en un rango de 3 a 71 años.
En el 70% de los pacientes la rotura fue en el nervio dental inferior, el
área pterigomandibular inferior.
Acerca del tipo de aguja o de su calibre se menciona que cerca del
68% de los pacientes en los cuales se usó una aguja 30G fue en
donde se presentó la rotura de esta.
La localización en años pasados se hacía con rayos x hasta que en
2002 se incorporó el uso de TC, aunque también se reportan casos
en donde se fue utilizado un detector de metales.
Del total de pacientes reportados (64) el 73% fue tratado
quirúrgicamente después de 2 días del suceso, las complicaciones
después de este procedimiento no son frecuentes.
En los 50 últimos años no ha existido una rotura de aguja causada
por la calidad del material.
Kronman- 1994: demostró que la aguja tiene que penetrar al menos
21 mm para poder llegar al foramen mandibular para anestesiar el
nervio dentario inferior.
Okamoto-2000: Mostro que se tenía un mejor efecto anestésico si se
insertaba la aguja entre el musculo temporal y el pterigoideo medial
(espacio pterigomandibular), en algunos casos la aguja atraviesa los
músculos y esto aumenta la probabilidad de que se rompa y más si
la boca está abierta.
Otra de las razones es por el contacto de la aguja y el hueso o
porque a veces el paciente se mueve de forma inesperada y esto
provoca una mala aplicación, también fue demostrado que sucede
más en los niños ya que no tienen la capacidad de estar quietos y
puede que se deba a la ansiedad o miedo de estar en un
consultorio dental.
Una causa muy importante es la dimensión de la aguja ya que una
aguja delgada aumenta la presión lo que incrementa el dolor.
Otra causa es que la aguja puede estar flexionada antes de
penetrar el tejido lo cual hace más fácil su fractura.
Algunos autores sugieren dejar la aguja en la cavidad hasta que el
px presente síntomas, pero este puede agravar la situación ya que la
aguja puede migrar hacia otros lugares y agravar el problema.
Se considera que debe ser eliminada rápidamente la aguja ya que
el paciente se alarma por tener un objeto extraño dentro de su
cuerpo, se debe usar anestesia general.
Para su correcta eliminación debemos localizar bien la aguja, varios
autores sugieren los rayos x, pero desde el 2002 se usan las TC, como
[Escriba aquí]
ya se viene mencionando anteriormente, en la TC, podemos
observar vasos sanguíneos, músculos, y la glándula parótida en 3
dimensiones, lo que facilita la localización de cualquier cuerpo
extraño.
En conclusión podemos decir que la fractura de aguja es más
común por la mala elección del calibre, y el mal manejo de la
técnica al insertar la aguja en el tejido y que también es mucho más
frecuente que suceda cuando intentamos anestesiar el nervio
mandibular inferior y que se recomienda que sea localizado
prontamente y removido de manera quirúrgica por medio de rayos x
o TC dependiendo de la disponibilidad que se tenga en ese caso.

Lilian Masciel Molina Pivaral

Estomatología Sección 1

[Escriba aquí]