Sei sulla pagina 1di 2

El aoristo

1. Junto al imperfecto, que presenta la acción en su desarrollo, el griego conoce otro tiempo de

pasado, el aoristo de indicativo, que la presenta acabada. Equivale, pues, a nuestro pretérito perfecto. Se forma sobre el tema de aoristo, que en el caso del verbo manqavnw aprender es

maq- 1

2. A esa base se antepone el aumento ej- y se posponen las terminaciones del imperfecto, con el que no se puede confundir debido a que los temas son distintos. Este tipo de formaciones recibe el nombre de aoristo II o secundario:

e[-maq-o-n aprendí 2

e[-maq-e-aprendiste

e[-maq-e

ej-mavq-o-men aprendimos ej-mavq-e-te aprendisteis

e[-maq-o-n

aprendió

aprendieron

3. En muchas ocasiones el tema de aoristo secundario no guarda ningún parecido con el tema de presente, pues parte de otra raíz : es lo que ocurre con los verbos polirrizos (“de varias raíces”), como oJrw` y levgw entre otros, cuyos aor. ind. son ei\d-o-n y ei\p-o-n.

4. Algunos verbos no presentan vocal temática: e[-gnw-n conocí (de gi-gnwv-sk-w), e[-bh-n vine (de baivnw), etc. Otros presentan irregularidades: e-[qh-ka puse (de tiv-qh-mi), e[-qe-men pusimos, etc.

5. Pero muchos otros verbos tienen un tema de aoristo I primario o sigmático, así llamado porque se forma con un morfema de aoristo -s-/-sa- que se añade a la raíz. Así, el tema de aor. de luvw desatar, resolver es lu-s(a)- . A este tema se antepone el aumento y se posponen desinencias secundarias sin vocal temática:

e[-lusa desaté e[-lusa-desataste e[-lus-e desató ej-luvsa-men desatamos ej-luvsa-te desatásteis e[-lusa-n desataron

6. No hay que olvidar que la sigma puede aparecer encubierta tras los signos y y x, que representan los sonidos [ps], [bs], [fs] y [ks], [gs], [cs] respectivamente: e[bleya de blevp-w mirar, e[graya de gravf- w, e[taxa de tavttw ordenar, cuya raíz es tak- 3 , e[praxa de pravttw actuar, también de raíz acabada en [k], etc.

1 Forma que te facilitan el profesor, el libro y el diccionario.

2 O también he aprendido.

3 Visible en tác-tica, en sin-taxis [sin-ták-sis] o en el propio aor. e[-taxa [é-tak-sa].

7. Pero otras veces no queda rastro aparente de la sigma. Esto sucede cuando la raíz del verbo acaba en sonante, es decir, m, n, r, l. El grupo sonante + sigma sufre metátesis, pasando a sigma + sonante, donde la sigma enmudece alargando a la vocal precedente. Así los aor. ind. de mevnw permanecer y aggevllw enviar son

e[meina < *e-mesna < *e-men-sa

repartí

h[ggeila < *e-aggesla < *e-aggel-sa

anuncié