Sei sulla pagina 1di 3

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Facultad de Filosofía y Letras.


Lic. Procesos Educativos.
Psicología de la educación.
Mtra. Nayeli Alejandra Betanzos Lara.
2016B
Liz Nayeli Robles Huerta.
Reflexión sobre la película: “Siempre Alice”
Alice es una mujer joven, que en mi opinión se encontraba viviendo quizás, la mejor
etapa de su vida, ella era feliz con su esposo, pues al parecer vivían un matrimonio
muy armonioso, también se encontraba desempeñándose de la mejor manera en
su ámbito laboral y sus tres hijos estaban comenzando sus vidas de manera
independiente.
Alice, es diagnosticada con inicio temprano de Alzheimer, ella comienza a tener
pequeños lapsos de olvido, donde ella olvida frases, pensamientos, ella piensa que
es algo normal, ni siquiera se imaginaba lo que estaba por pasarle, creo que es algo
que todos haríamos o hacemos, siempre negamos síntomas que podrían avisarnos
de algo mucho peor.
Al inicio de la película, cuando ella está presentando un tema frente a los alumnos,
de repente sufre un episodio de olvido por así decirlo, podemos notar en Alice esas
ganas de querer expresar algo y no encontrar la forma de decirlo, desde este punto
Alice comienza a encontrar más síntomas en ella, como en la escena en la que sale
a correr y de repente se le nubla su existencia, estos síntomas para ella no pasan
desapercibidos, ya que ella toma la decisión de ir al médico, ella es diagnosticada
con inicio temprano de Alzheimer y cuando ella se lo comenta a su esposo, además
de la dificultad cognitiva que presenta, se enfrenta a dificultades personales, el cómo
explicarle a sus hijos que de hecho la enfermedad había sido genética y que quizás
alguno de los tres también la llevaba consigo.
Como ella y su familia tienen que lidiar con esta enfermedad que hace que su
memoria vaya disminuyendo lentamente, que su capacidad de recordar ya no sea
la misma de antes, como en la escena en la que se olvida Lydia, su hija. Alice deja
de percibir los estímulos del exterior y en conjunto todo esto hace que ella sufra más
deterioro en sus procesos cognitivos.
Alice al principio tenía un lenguaje espectacular, ya que se trata de una doctora en
lingüística, todo lo que decía estaba bien formulado, ver como ella pierde esa
capacidad de poder crear oraciones o palabras y decirlas es muy difícil.
Ella y su familia se enfrentan a estas dificultades de una manera muy positiva, Alice
se motiva sola a seguir en este camino, creando estrategias como la de preguntarse
a si misma, quien era, su cumpleaños, nombre de sus hijos etc, o la escena en la
que apunta cosas en un pizarrón y pone su contador de tiempo o incluso cuando
ella está preparándose para su conferencia y opta por subrayar cada línea que vaya
diciendo para no olvidar que ya la dijo y repetirla nuevamente.
Su inteligencia se ve afectada, ya que no puede relacionar lo que sabe o sabia con
situaciones que le ocurren, como en la escena en la que olvida donde está el baño
de su casa y no logra retener la orina.
Al final de cuentas, Alice se asume en este proceso y se comprende en esa
situación, una frase que me gusto fue “Hay días buenos y malos”, su familia la
motivo emocionalmente para que siguiera con su vida, un ejemplo puede ser el
apoyo que le dieron en la conferencia que dio sobre Alzheimer. Terminamos la
película con una Alice transformada totalmente y su familia cuidándola.
Esta película se relaciona muchísimo con la materia ya que esta materia está
dedicada a los procesos cognitivos, a como diseñar estrategias para mejorarlos o
reforzarlos.
Pudimos ver más a fondo lo que sería un deterioro eventual en una persona a partir
de su sistema nervioso, específicamente en el cerebro, ya que esta enfermedad es
un trastorno cerebral y bueno, afecta procesos como lo son el pensamiento, el
lenguaje, la inteligencia, la memoria etc,