Sei sulla pagina 1di 5

Evangelio según San Marcos 11:15-19.

15 vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los
que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de
los que vendían palomas;

16 y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno.

17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para
todas las naciones? Más vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle;


porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina.

19 Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad.

1. Delimitación de la unidad.

El comienzo de este relato se encuentra bien definido ya que anteriormente Jesús se


encuentra realizando un milagro como es la sanidad del ciego Bartimeo en Mc. 10:46-
52 y donde por alguna razón el tema cambia, dando comienzo al capitulo 11 en donde
podemos encontrar una narración comenzando con la entrada triunfal de Jesús a
Jerusalén en Mc. 11 y finalizando con el tema sobre la autoridad de Jesús.

2. Análisis del contexto.

2.1. Macrocontexto.

Este relato que hemos leído corresponde al evangelio de Marcos, en su IV etapa


denominada el Evangelio en Jerusalén, en donde vemos a Jesús que vuelve a
Jerusalén y hace su entrada triunfal la cual corresponde como ya conocemos a su
ultimo año de ministerio para posteriormente tener el juicio, crucifixión y
resurrección.

2.2. Microcontexto

El relato que veremos esta tarde, corresponde inmediatamente después que Jesús
viene de Betania hacia Jerusalén Mc. 11:12 y en este episodio encontramos la
parábola de la Higuera sin fruto que encuentran por el camino y se interrumpe
cuando Jesús continua su camino y llega al templo, Jesús se enoja por lo que estaba
aconteciendo, ¿qué es lo que estaba aconteciendo? Vendiendo y comprando en el
templo a este episodio se le conoce como la purificación del templo de Jerusalén, y
para posteriormente terminar el capítulo con la explicación de la parábola de la
higuera sin fruto y la autoridad de Jesús.
El relato que vamos analizar lo dividiremos de la siguiente manera:

1. Llegada de Jesús a Jerusalén y entrada del templo.


2. Enojo y reacción de Jesús al interior del templo.
3. Enseñanza a los presentes los cuales contemplaron esta reacción.
4. Enojo de los sacerdotes y escribas que se encontraban en el lugar.
5. Y su posterior salida de Jerusalén.

1. llegada de Jesús a Jerusalén y entrada al templo (v.15a)

El texto nos relata que Jesús había hecho ya la entrada triunfal a Jerusalén y que
ya había visitado en una primera instancia el templo para luego irse de nuevo a
Betania junto a sus discípulos a descansar. Al día siguiente Mc. 11:12 regresa a
Jerusalén y yendo por el camino se relata la historia de la higuera sin fruto. Donde
Jesús la vio desde lejos y teniendo hambre se acerca a esta higuera, pero esta no
tenía frutos y Jesús la maldice y la historia queda inconclusa. Una vez llegado a
Jerusalén se dirige al templo y Jesús hace su ingreso encontrándose con una
situación que desata una reacción violenta de Jesús.

(imaginemos que llegamos a un lugar y este se encuentra desordenados o se


esta cometiendo algo que no corresponde)

2. Enojo y reacción de Jesús al interior del templo. (v.15b-16)

Una vez que ingresa al templo se desata un enojo por parte de Jesús contra los
compradores y vendedores que se encontraban al interior, en los atrios de los
gentiles, molestándose y volcando todas las mesas y sillas que se encontraban en
aquel lugar. Pero para entender un poco mas vamos a ver como era la disposición
del templo.

La disposición del templo

El área del templo ocupaba la cima del monte de Sion, por lo tanto, había cierto
desnivel.
Al entrar, lo primero que se encontraba era el "Atrio de los Gentiles", una gran
explanada rodeada de hermosos pórticos. Esta era una zona a donde podía entrar
cualquier persona, ya fuera judío o gentil, hombre o mujer. Debajo de sus pórticos
era un lugar que se prestaba perfectamente para la enseñanza en grupos.

Subiendo unos peldaños, se accedía al "Atrio de las Mujeres". Allí no estaba


permitido el paso a ningún gentil. Unos carteles decían lo siguiente: "Que
ningún hombre de otra nación traspase esta barrera ni la cerca que rodea el
templo. Quien sea sorprendido será el único culpable de su propia muerte".
Aquí se permitía la entrada tanto a hombres como a mujeres que fueran judíos.
Subiendo un poco más se llegaba al "Atrio de los Israelitas", en donde sólo
podían entrar los varones judíos.
Más arriba estaba el "Atrio de los Sacerdotes", al que como su nombre indica
sólo podían acceder los sacerdotes.
Y por último, arriba del todo estaba el "Santuario" al que sólo podía entrar el
Sumo Sacerdote una vez al año.
Pues bien, el incidente que estamos considerando tuvo lugar en el "Atrio de los
Gentiles". En realidad, aquella zona se había diseñado con la intención de que
fuera un lugar de oración y preparación antes de entrar a las zonas interiores del
templo. Al mismo tiempo, era una zona en el que los gentiles tenían la posibilidad
de entrar y escuchar la Palabra del Dios vivo.
Pero lo cierto era que todo aquel recinto se había secularizado por completo,
llegando a convertirse en un mercado de ganado en el que los gritos de los
comerciantes se confundían con el ruido, la suciedad y el hedor de los animales.

Entonces nos podríamos preguntar

¿Cómo podía llamarse a esto una "casa de oración"?

¿Quiénes eran los "cambistas"?


En ese tiempo era obligatorio que se pagara impuesto pero El sumo sacerdote no
aceptaba moneda extranjera, así que había habilitado aquella zona del templo para
que los "cambistas" pusieran sus mesas e hicieran el cambio de moneda. Por
supuesto, había que pagar una fuerte comisión, de la que el sumo sacerdote se
llevaba una buena parte al ser él quien controlaba el templo.

¿Por qué vendían palomas en el templo?


Además de pagar el impuesto del templo, los israelitas tenían que ofrecer distintos
sacrificios de animales. Por supuesto, podían traerlos de sus países de origen,
aunque esto sería muy incómodo y poco práctico. Pero, además, los sacerdotes
examinarían el animal antes de ser ofrecido para que fuera sin defecto, y si no
había sido adquirido en el mercado que había en el atrio de los gentiles,
difícilmente sería aceptado. Claro está que estos animales tenían un precio muy
superior al que se podrían comprar en otras partes, pero es que todo esto era un
monopolio del que el sumo sacerdote y su familia obtenían muy buenos
dividendos.

3. Enseñanza a los presentes. (v.17)

Después de que Jesús reaccionara de esta forma el no queda ahí solamente o


escapa de ahí, sino que él le exhorta a la gente diciendo y recordando una palabra
escrita “¿no esta escrito: mi casa será llamada casa de oración para todas las
naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.” Estas mismas
palabras las encontramos en el libro de Jeremías 7:11. El acto que Jesús rechaza
es un acto radical al sistema del templo de Herodes y Caifás símbolo en la unión
escuche bien de lo político con lo religioso y Jesús lo relata como cueva de
ladrones.
los sacerdotes habían perdido su razón de ser. Su misión consistía en ser
mediadores que ayudaran a los hombres a encontrar a Dios y ser bendecidos por
él. Pero en lugar de eso habían convertido el sacerdocio en un monopolio
comercial con el único objetivo de enriquecerse a través del genuino deseo de los
hombres de buscar a Dios.

(no le suena conocida esta frase, enriquecerse a través del genuino deseo de
los hombres de buscar a Dios)
4. Enojo de los sacerdotes y escribas.(v.18)

Luego de terminado con estos los sacerdotes y escribas empezaron a buscar como
matar a Jesús por miedo ya que mucha gente le escuchaba y le seguía.
Cristo hizo valer sus derechos divinos al echar fuera a los vendedores y al enseñar
en el templo. Pero esto dio comienzo a una lucha a muerte. Por un lado, estaban
las autoridades del templo que estaban empeñadas en mantener su poder e
ingresos, y por otro, estaban en peligro la fe, el amor, la obediencia y la devoción
del pueblo. Esto llenaba de preocupación el corazón de Cristo, que de ninguna
manera permaneció callado, como ya hemos visto, aunque este enfrentamiento le
llevaría finalmente a la Cruz
5. Salida de Jerusalén. (v.19)

Después de todo lo acontecido en el templo Jesús y todo lo que allí aconteció él y


sus discípulos salieron de la cuidad de noche.

en el EvMc. Esta narración es interrumpe en la historia del episodio de la parábola de la


higuera. La cual nos da a entender que el autor de EvMc. Nos trata de dar alguna
enseñanza al relatarlo de esa manera

3. Relación con los sinópticos.

Este relato que corresponde al Ev.Mc. 11:15-19 lo podemos encontrar también en


Ev.Mt. 12:12-17; Ev.Lc. 19:45-48; Ev.Jn. 2:13-22. El cual nos relata la historia con
algunas variantes.

4. Critica de las tradiciones.

Según las tradiciones podemos mencionar como en el relato, Jesús menciona lo que el
profeta Isaías declaro en (Isaías 56,7), El propósito del templo fue "ser casa de
oración", según las profecías para todas las naciones (judíos y creyentes de las demás
naciones). Pero a estas alturas el templo se había convertido en una cueva de ladrones.
Podemos también ver el cumplimiento de la profecía de Malaquías (Mal 2:17;3:1-4), en
contra de lo que los sacerdotes pensaban, el profeta Malaquías había anunciado siglos
atrás que la venida del Mesías tendría como objetivo manifestar su santa ira contra
todos aquellos abusos que los sacerdotes cometían en el templo de Dios, a la vez que
purificaría el sacerdocio, las ofrendas y al mismo pueblo y esto lo vemos reflejado en
nuestro relato donde Jesús irrumpe de forma violenta y le enseña lo mal que estaban
haciendo en el templo.
Podemos preguntarnos si el relato de la higuera está relacionada con la purificación del
templo de tal modo que es mejor leer los dos pasajes como uno solo.
La inspección del árbol guarda semejanza con la investigación del templo. La maldición
del árbol podría ser una señal amenazadora de lo que acontecerá a Jerusalén si no
muestra frutos para la gloria de Dios: creer en Jesús, el Mesías.
La maldición de la higuera es el único milagro destructivo que Jesús llevó a cabo. Este
milagro tiene mucho que ver con la "purificación del templo". Tanto en el árbol como
en el templo, Jesús no encuentra frutos.
Como conclusión
El Señor manifestó su autoridad espiritual al efectuar la limpieza del templo. Al hacerlo
estaba también condenando una religión de origen divino que se había vaciado de todo
sentido espiritual. Cristo expresó una fuerte indignación al ver como los peregrinos que
habían acudido a la fiesta no eran tratados como adoradores, ni siquiera como seres
humanos, sino como objetos que se podían explotar. La explotación del hombre por el
hombre siempre provoca la ira de Dios, pero aún más cuando ésta se hace bajo la capa
de la religiosidad y en el nombre de Dios y ese camino no conduce a nada bueno.

¿Ha perdido el cristianismo su columna vertebral, y se ha vuelto irrelevante?

Este es nuestro mundo. Vivimos aquí, trabajamos aquí, formamos nuestras familias
aquí. Y sin embargo, no podemos evitar la sensación de que algo no está bien. Nuestro
mundo no es perfecto. Está muy lejos de ser perfecto. Por siglos nuestro mundo ha sido
afectado por la pobreza, relaciones quebrantadas, delincuencia, guerra y enfermedades.
A nivel personal, es difícil de evitar el conflicto, sentirme ofendido o decir palabras
hirientes.

Las personas se convierten al cristianismo para recibir respuestas, pero la mayoría sale
con las manos vacías. En lugar de una solución, encuentran una religión que, por un
lado, abusa de su poder, y por el otro es débil e impotente. En su esfuerzo por
mantenerse en pie, el anuncio de la Palabra ha perdido sentido y claridad. El
cristianismo ha perdido su columna vertebral. El cristianismo se ha vuelto irrelevante.

Es fácil criticar y mover la cabeza cuando uno ve todo el mal que hay en el mundo, y en
las personas a tu alrededor. Pero si miras más de cerca nuestro propio comportamiento
muchas veces es igual.

El cristianismo es la única manera de realmente poner fin al mal

El verdadero cristianismo no solo ofrece el perdón por los pecados que has cometido,
permitiéndote comenzar de cero, sino que también te proporciona la ayuda para dejar de
pecar. El verdadero cristianismo bíblico ofrece a las personas un camino para salir del
pecado y egoísmo, el cual los hace infelices y lleva a causarse daño unos a otros.

Jesús dijo que los enfermos necesitaban un médico, no los que estaban sanos. Él vino
especialmente por aquellos «enfermos» — aquellos que están cansados de su propio
egoísmo y pecado, que sienten que debe haber otra manera de vivir. ¡Si encuentras que
estás en esta categoría, entonces el cristianismo se vuelve la cosa más relevante en la
cual puedes estar involucrado!

El Señor Jesús Cambiara tu vida ¿Suena como un imposible?


«Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible”