Sei sulla pagina 1di 1

Pier Bourdieu ha realizado estudios acerca de la educación moderna.

Lo troncal del pensamiento


del autor es señalar que dentro la lógica del sistema se perpetuan los privilegios y las
desigualdades en lo él denomina espacio social ; y dentro de los mismos, existen distintos tipos
de capital. Para el autor francés, las instituciones escolares, lejos de afianzar los principios
democráticos para ofrecer posibilidades igualitarias, benefician a quienes pertenecen a sectores
socioculturales y económicos privilegiados. De esta forma reproducen las desigualdades sociales
a las que conciben como naturales e irreversibles.

Para el autor, las clases surgen de red una de relaciones que abarca diferentes ambitos sociales,
desde el lugar donde se estudia, hasta los gustos personales, para ello acuña el concepto de
campos. Estos son las configuraciones de clases o de relaciones sociales donde los grupos se
unen y se relacionan. Los campos son dinámicos y producen una jerarquización entre quienes
tienen el poder y quienes aspiran tenerlo. Una vez más el autor sostiene que los campos y formas
de capital están relacionados con formas de poder. El capital cultural es el que permite acceder a
consumos refinados o reconocimientos académicos, entre éste espacio social y otros, se reparte
el capital global. En su obra Los Herederos, el autor afirma que:

Así, hay que distinguir entre la facilidad para asimilar la cultura transmitida por la escuela
(mucho mayor a medida que sube el origen social) y la propensión a adquirirla que alcanza su
máxima intensidad en la clase media. Aunque el deseo de ascenso a través de la educación no
sea menos intenso en las clases inferiores que en las medias, sigue siendo irreal o abstracto
dado que las posibilidades de satisfacerlo son ínfimas. (Bourdieu, Passeron, 2004: 39).

Para Bourdie los dominados piensan con las categorías mentales heredadas de los dominantes; y
es el estado quien tiene el monopolio legitimo de la violencia física y simbólica (por ejemplo la
escuela sobre el estudiante), de esta manera se crea en la mente de las personas estructuras
mentales, formas de percepción y de pensamiento. Esta violencia simbólica , efectiviza que las
desigualadades se reproduzcan. En tanto la vida social supone un proceso de incorporación
paulatina a la sociedad, este proceso incluye aprendizajes diversos, como ser: los habitos
corporales, las reglas de cortesía, el lenguaje, el patriotismo, el amor al prójimo.