Sei sulla pagina 1di 2

LA UNIDAD CRISTIANA

EFESIOS: 4: 1-6: 1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis
llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la
unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de
vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

INTRODUCCIÓN.
Hay una diferencia entre la uniformidad y la unidad. Hay uniformidad entre cosas porque salen del mismo molde. (Un
broche para colgar ropa, por ejemplo).

La unidad exige más esfuerzo. Dios quiere que su pueblo sea unido. En estos versículos vemos una serie de
razones por las cuales debe haber unidad en el pueblo de Dios. Jamás habrá uniformidad porque no salimos del
mismo molde. Es una maravilla que Dios puede hacer millones y millones de personas, cada uno con una cara distinta.
Cada uno tiene una nariz, una boca, dos orejas y dos ojos, pero son distintos. Así es con nosotros los creyentes.

I. Es una unidad solicitada.


A. Lo tomamos como algo benéfico.
1. Es algo que facilita nuestro bienestar.
2. Es más benéfico que la división.

B. Por eso, hacemos un esfuerzo en guardarlo.


1. Significa que es algo que ya tenemos.
a. Como creyentes, ya estamos en unión.
b. Los versículos siguientes hablan de esto.
2. Hace falta un esfuerzo por parte nuestro para promover y proteger la unión.
3. Significa que hay fuerzas que obran para destruir y dañarla.
a. Egoísmo.
b. Orgullo.
c. Ignorancia de la buena doctrina.

C. Es perpetuado por el vínculo de la paz.


1. Un vínculo sirve para atar una cosa a la otra. (Vínculo: atadura, lazo, ligadura, unión, relación)
2. Hay un vínculo entre la unidad y la paz.

II. Lo que los creyentes tienen un común.


A. Estas son las cosas que compartimos como creyentes.
B. Son cosas que sirven para unirnos.
1. Un cuerpo.
a. Es el cuerpo de Cristo.

b. Efesios 5:23, 30: 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual
es su cuerpo, y él es su Salvador. 30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.

c. Somos todos miembros del mismo cuerpo.


2. Un Espíritu.
a. Es el Espíritu Santo.

b. Él nos guía. Romanos: 8: 14: Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de
Dios.

c. A menos que lo apaguemos. 1 tesalonicenses: 5: 19: No apaguéis al Espíritu.


3. Una misma esperanza.
a. Las mismas promesas y,
b. El mismo destino; la patria celestial.

4. Un Señor. (1 Timoteo 2:5: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo
hombre).

a. Es el Señor Jesucristo.
b. Lo amamos.
c. Lo seguimos y le servimos.
5. Una fe.
a. Es el conjunto de nuestras creencias.
b. Tenemos la misma Biblia.

c. Judas: 3, 20: 3 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me
ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los
santos. 20 pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo.

6. Un bautismo.
a. Se trata del bautismo del Espíritu Santo.

b. 1 Corintios: 12:13: Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos,
sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

c. Realmente hay dos bautismos, el del Espíritu y el del agua. ( El Bautismo del Espíritu Santo, fue
una Promesa que se dio en 2 oportunidades, en el Pentecostés, a los Apóstoles y en la casa de Cornelio, para
que vean los seguidores de Jesús y los apóstoles que también sobre los gentiles vendría el Espíritu Santo y el
bautismo del agua es un mandamiento, y una condición para todos aquellos que quieran recibir la
salvación de Jesús, ejecutado por los pastores o ancianos, que se sigue haciendo hasta ahora)

7. Un Dios y Padre.
a. Hay similitud entre hermanos porque tienen el mismo padre.
b. Por toda la vida estamos guiados, en parte, por lo que aprendemos de nuestro padre.

CONCLUSION:
El de tener todo esto en común no es una garantía de que siempre habrá unión. Satanás obra para destruir la unión. No
deje a Satanás usarte para destruir o dañar la unión.