Sei sulla pagina 1di 6

Actitud

Whitaker, (2006) en su libro la psicología social en el mundo de hoy afirma que: “Actitudes Son
constructos que nos permiten explicar y predecir la conducta. Las actitudes no solo explican y
permiten predecir la conducta si no que también ayudan a modificar la conducta humana”.
Continua diciendo: “Ya evaluadas las actitudes de un 11 individuo, podemos introducir un método
para cambiárselas, que se convertirá en un procedimiento de modificación de conducta dada la
relación existente entre las actitudes y la conducta” (p. 237- 238).

Estructura de las actitudes

Según Rodríguez, (1993) es posible que en una actitud haya más cantidad de un componente que
de otro. Algunas actitudes están cargadas de componentes afectivos y no requieren más acción
que la expresión de los sentimientos. Algunos psicólogos afirman que las actitudes sociales se
caracterizan por la compatibilidad en respuesta a los objetos sociales. Esta compatibilidad facilita
la formación de valores que utilizamos al determinar qué clase de acción debemos emprender
cuando nos enfrentamos a cualquier situación posible.

Las actitudes tienen mucho interés para los psicólogos porque desempeñan un papel muy
importante en la dirección y canalización de la conducta social. Las actitudes no son innatas, sino
que se forman a lo largo de la vida. Éstas no son directamente observables, así que han de ser
inferidas a partir de la conducta verbal o no verbal del sujeto. Distingue tres componentes de las
actitudes:

Componente cognoscitivo. Es el conjunto de datos e información que el sujeto sabe acerca del
objeto del cual toma su actitud. Un conocimiento detallado del objeto favorece la asociación al
objeto. Para que exista una actitud, es necesario que exista también una representación
cognoscitiva del objeto. Está formada por las percepciones y creencias hacia un objeto, así como
por la información que tenemos sobre un objeto. Los objetos no conocidos o sobre los que no se
posee información no pueden generar actitudes. La representación cognoscitiva puede ser vaga o
errónea, en el primer caso el afecto relacionado con el objeto tenderá a ser poco intenso; cuando
sea errónea no afectará para nada a la intensidad del afecto.

Componente afectivo. Son las sensaciones y sentimientos que dicho objeto produce en el sujeto,
es el sentimiento en favor o en contra de un objeto social. Es el componente más característico de
las actitudes. El sujeto puede experimentar distintas experiencias con el objeto, estos pueden ser
positivos o negativos.

Componente conductual. Son las intenciones, disposiciones o tendencias hacia un objeto, es


cuando surge una verdadera asociación entre objeto y sujeto. Es la tendencia a reaccionar hacia
los objetos de una determinada manera. Es el componente activo de la actitud.

Según Whitaker, (2006) las actitudes constan de tres componentes: cognoscitivo (De
conocimientos o intelectuales), afectivo, (Emocional y motivacional) y reactivo (Conducta o de
acción).
Componente cognoscitivo

Este componente es un conjunto de categorías que los seres humanos utilizan para dar nombre a
todos los estímulos. Las categorías definen el conjunto de características que debe poseer un
objeto para pertenecer a alguna de esas categorías.

Componente afectivo

Por lo general se toma como la respuesta afectiva o emotiva que va asociada con una categoría
cognoscitiva a un objeto de la actitud. Este componente se forma por los contactos que hayan ido
ocurriendo entre la categoría y circunstancias placenteras o desagradables.

Componente conductual

Este componente incluye el acto o la conducta a que se dedicará un individuo en presencia de


ciertos estímulos. Este componente nos ayudará a predecir qué conducta mostrará un individuo
cuando este se enfrente con el objeto de la actitud. Es la activación o la disposición a actuar de un
modo específico hacia un objeto de la actitud. Resumiendo, este componente es la predisposición
conductual que tiene un individuo hacia un objeto de la actitud categorizado y evaluado positiva o
negativamente (p.242-245).

Sostiene también que: “Hay congruencia entre los tres componentes de una actitud y para inducir
un cambio de actitud está en crear alguna incongruencia entre los tres componentes presentando
alguna información nueva”.

Formación de las actitudes.

Según Baron & Byrne, (2005) la formación y desarrollo de las actitudes se realizan mediante el
aprendizaje social. “Una fuente importante de nuestras actitudes es obvia: las adquirimos de otras
personas a través del proceso de aprendizaje social. Son adquiridas en situaciones en donde
interactuamos con los otros o simplemente mientras observamos su comportamiento” (p.125).
“Mediante el modelado los individuos aprenden nuevas formas de comportamientos observando
y copiando simplemente las acciones de los demás, que le sirven de modelos. Tal aprendizaje
sucede a través de varios procesos: Condicionamiento Clásico, Condicionamiento instrumental,
Aprendizaje observacional y Comparación social y formación de actitudes (p.127 - 128).

Condicionamiento Clásico.

Aprendizaje basado en la asociación. Cuando el primer estimulo se presenta, los individuos


esperan que el segundo les siga. Como resultado, los individuos irán adquiriendo gradualmente el
mismo tipo de reacciones mientras se muestre el segundo estímulo especialmente si éste induce
fuertemente y provoca reacciones automáticas.

Condicionamiento instrumental.
Aprender a mantener los puntos de vista correctos. Los comportamientos que preceden a
resultados positivos tienden a reforzarse. Por el contrario, comportamientos que preceden a
respuestas negativas se debilitan o finalmente se suprimen. Aprendizaje observacional. Aprender
a través del ejemplo, este proceso sucede cuando los individuos adquieren nuevas formas de
comportamiento simplemente a través de la observación de las acciones de los demás. Este
aprendizaje juega un rol muy importante en lo que a formación de actitudes se refiere.

Comparación social y formación de actitudes.

Tendemos a compararnos a nosotros mismos con los otros para determinar si nuestra visión de la
realidad es o no la correcta. En la medida en que nuestras opiniones coincidan con la de los
demás, concluimos que nuestras ideas y actitudes son exactas.

Whitaker, (2006) manifiesta que: “La experiencia directa que tiene el individuo con el objeto de
actitud es uno de los factores más poderosos en la creación de actitudes o en el influjo que sobre
ellas se ejerce”. Así también sostiene que “Otro factor que crea o modifica actitudes, es el papel
que ocupa un individuo” ya que ciertos papeles obligan a ciertas actitudes. También manifiesta
que otro factor que es necesario tener en cuenta en la formación y modificación de actitudes, es
“El efecto de la comunicación en general esta no solo proviene de los padres y amigos, sino
también de los medios masivos de comunicación” (p.247- 249).

Actitudes y conductas

A una persona de la cual, conocemos cuáles son sus actitudes no podemos predecir cuál va a ser
su conducta. Son muy pocos los casos en los que podemos establecer relaciones entre actitudes y
conducta. Para poder llegar a prever una conducta, tenemos que conocer muy profundamente
unas actitudes muy específicas. Normalmente lo que la gente dice sobre sus propias actitudes
suele ser mentira y esto sucede porque no conocemos casi ninguna de nuestras actitudes respecto
a los objetos. Y no conocemos estas actitudes hasta que tenemos que actuar frente a un objeto.
Con esto se deja aún más claro que las actitudes no influyen tanto en la conducta, es más, a veces,
incluso son las conductas las que determinan las actitudes. Esta relación entre conducta y actitud
está sometida a numerosas influencias.

El cambio de las actitudes.

Las actitudes sí que influyen en la conducta social. Por eso quienes intentan cambiar las conductas
de las personas se centran en cambiar las actitudes. Hay muchos ejemplos de esto: los padres que
intentan influir en la conducta de los hijos, los maestros que intentan influir en los alumnos, etc.
Varios psicólogos defienden que hay dos formas de cambiar las actitudes: La forma de la
naturaleza cognitiva y la de la naturaleza afectiva.

Naturaleza cognitiva.

Se utiliza en las personas motivadas y que saben bien que desean. Esta es una forma muy útil y se
llega a producir este cambio de actitudes, esta nueva actitud durará mucho tiempo.
Naturaleza afectiva

Esta forma de cambio no es tan clara como la cognitiva, sino que intenta producir un cambio
mediante claves. Si se llega a producir este cambio, es un cambio temporal y no perdurará durante
mucho tiempo considerarla.

Las Actitudes y su importancia en nuestra vida Cotidiana

Las actitudes, nos permiten tratar con la realidad y reducir la incertidumbre que nos separa de
ella. Por tanto, si hay algo aferrado a nuestro ser, son nuestras actitudes, conocerlas resulta
esencial en todo camino de mejora personal y profesional.

Actitudes Positivas y Negativas

Las actitudes pueden resultar positivas o negativas, según faciliten u obstruyan la manera que la
persona tiene de afrontar su realidad en cada momento de su vida. Al enfrentar una nueva tarea
en el trabajo y de dificultad mayor, sería por ejemplo el considerarla una oportunidad de
desarrollo laboral, de ser más especialista en lo que hace, de demostrar que aprende en poco
tiempo y lo hace bien, un reto a las propias capacidades etc. Mientras una actitud negativa al
enfrentar la misma nueva tarea, en otra persona puede quedar reflejada en la auto- reflexión
"más trabajo, esto no me gusta", o "se están aprovechando de mi buena voluntad". De modo que
las actitudes son la disposición con que afrontamos la realidad en todo momento, pudiendo
siempre elegir qué tipo de actitud adoptaremos ante tal o cual evento. Entonces, aquí quiero decir
que desde la perspectiva de las actitudes, estas importan más que la situación en particular,
debido a que van a determinar de manera significativa los resultados que vamos a tener en esa
situación. Por supuesto que los buenos resultados no se logran solo con buenas actitudes, hay allí
conocimientos, habilidades, experiencia acumulada, entre otros factores. Pero si no está la actitud
adecuada, y más bien esta tiene características adversas, es muy difícil que las personas logren
trabajar juntas hacia mejores soluciones, y menos poder disfrutar los éxitos alcanzados.

Las actitudes marcan pautas de comportamiento no sólo individual, sino que grupal. Una actitud
negativa como un virus "infecta" a los que están alrededor en el sentido de que son altamente
imitables. Afortunadamente, las actitudes positivas también son "virulentas", en el sentido que
también son imitables por todos nosotros. Las personas como los equipos de trabajo necesitan
encontrar la actitud adecuada para alcanzar sus objetivos y metas, como también identificar
aquellas que los alejan de sus propósitos. Bajo esta perspectiva, todos estamos llamados a
reconocer y advertir con qué actitudes andamos por el mundo, y qué consecuencias están
trayendo sobre nuestras vidas y las de los demás (Pérez, 2008).

Medio Ambiente.

Ley General de Educación Nº 28044 La educación peruana, según la Ley en el art. 8° tiene como
uno de sus principios el desarrollo de la conciencia ambiental. En Título I, Fundamentos y
Disposiciones Generales, Artículo 8º. Principios de la educación. La educación peruana tiene a la
persona como centro y agente fundamental del proceso educativo. Se sustenta entre otros, el
siguiente principio: g) La conciencia ambiental, 16 que motiva el respeto, cuidado y conservación
del entorno natural como garantía para el desenvolvimiento de la vida (p.3).

Y es que la conciencia ambiental no sólo está circunscrita a que las personas conozcan su espacio
ecológico, del cual forman parte junto con los otros seres vivos y los elementos abióticos. También
permite asumir una posición y un compromiso activo, entre otros, con la preservación de la
biodiversidad, el uso racional de los recursos naturales, la prevención de los desastres, la
conservación de las áreas naturales protegidas, la no contaminación del suelo, el agua y el aire, así
como con la higiene y el cuidado de la salud.

Currículo Nacional. MINEDU, (2016) el cual se basa en enfoques transversales para el desarrollo
del perfil de egreso que constituyen valores y actitudes que los estudiantes maestros y
autoridades deben dinamizar que inducen valores y actitudes. En el punto 5 “Enfoque ambiental”
el proceso educativo se orienta hacia formar personas con conciencia crítica y colectiva sobre la
problemática ambiental y la condición del cambio climático a nivel mundial el cual implica
desarrollar las prácticas hacia la conservación de la biodiversidad del suelo y el aire, el uso
sostenible del agua y la energía, entre otros, fomentar prácticas saludables de vida contribuyendo
al desarrollo sostenible.

Ministerio del Ambiente, (2009) por Decreto Supremo N° 009-2009 MINAM Medidas de
ecoeficiencia para el sector público. “Producir más con menos recursos e impactando menos al
ambiente”.

Ley General del ambiente, (2005) Ley Nº 28611 artículo I del derecho y deber fundamental. “Toda
persona tiene derecho irrenunciable a vivir en un ambiente saludable, equilibrado y adecuado
para pleno desarrollo de la vida; y el deber de contribuir a una efectiva gestión ambiental y de
proteger el ambiente, así como sus componentes asegurando particularmente la salud de las
personas en forma individual y colectiva, la conservación de la diversidad biológica, el
aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y el desarrollo sostenible del País” (p.20).

El artículo 9 de la ley Del principio de responsabilidad ambiental, señala que la política nacional del
ambiente tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas y el desarrollo sostenible
del país, mediante el aprovechamiento responsable de los recursos y el respeto de los derechos
fundamentales de la persona. Se enfatiza, de esta manera, la estrecha vinculación entre el
ambiente y la calidad de vida, en la medida en que las condiciones del ambiente físico permitan las
mejores condiciones posibles de salud para las personas y que, además, propicien su
desenvolvimiento social.

Asimismo, la ley establece la vinculación entre las políticas ambientales y las políticas públicas al
señalar que los procesos de planificación, decisión y ejecución de políticas públicas en todos los
niveles de gobierno deben incorporar los lineamientos de la política nacional del ambiente. Estos
lineamientos son los siguientes: El respeto de la dignidad humana y la mejora continua de la
calidad de vida de la población. La prevención de riesgos y daños ambientales. El aprovechamiento
sostenible de los recursos naturales. El desarrollo sostenible de las zonas urbanas y rurales.
La promoción efectiva de la educación ambiental y de una ciudadanía ambiental responsable, en
todos los niveles, ámbitos educativos y zonas del territorio nacional. El fortalecimiento de la
gestión ambiental, para lo cual debe dotarse a las autoridades de recursos, atributos y condiciones
adecuados para el ejercicio de sus funciones. La articulación e integración de las políticas y planes
de lucha contra la pobreza, asuntos comerciales, tributarios y de competitividad del país. La
información científica, fundamental para la toma de decisiones en materia ambiental. El desarrollo
de la actividad empresarial teniendo en cuenta la implementación de políticas de gestión
ambiental y de responsabilidad social (p.22).

Así mismo en el artículo 127° se refiere a la política nacional de educación ambiental y dice lo
siguiente: la educación ambiental se convierte en un proceso educativo integral, que se da en toda
la vida del individuo, y que busca generar en éste los conocimientos, las actitudes, los valores y las
prácticas, necesarios para desarrollar sus actividades en forma ambientalmente adecuada, con
miras a contribuir al desarrollo sostenible del país.

Actitudes hacia la conservación del ambiente.

Son las predisposiciones a responder con reacciones favorables o desfavorables hacia la


conservación ambiental, esto supone la preservación de los recursos naturales y ambientales y su
uso sostenible.