Sei sulla pagina 1di 7

DIÓCESIS DE LATACUNGA

X JORNADA DIOCESANA DE LA JUVENTUD

HORA SANTA: ADOREMOS A CISTO HIJO DE MARÍA

LECTOR TEXTO / ACTIVIDAD CANTO IMAGEN

Monitor Después de la Ascensión del Señor, la primera comunidad cristiana se reunía con
(1 joven) María, la madre de Jesús, encontrando con ella el modelo y la maestra de la
verdadera adoración. Hagamos también nosotros esa misma experiencia.

Exposición del Santísimo Canto: Dios de amores

Adoración

 Adoremos a Jesús, Pan perfecto y celestial, don del Padre, bajado del cielo.
Cuerpo nacido de María la Virgen, guardado en el Arca de la Nueva Alianza Cielo
(Padre Nuestro, Ave María y Gloria al Padre).

Canto: Dios está aquí


 Adoremos a Jesús, agua viva, brotada de la piedra del Orbe. Símbolo de la
Virgen María, que sació la sed de los israelitas, fruto del vientre generoso de
SACERDOTE
María, en lugar del fruto amargo que Eva tomó del árbol y comió (Padre
Nuestro, Ave María y Gloria al Padre).
Canto: Me enamoré de Jesús
 Adoremos a Jesús, vid fecunda, que la Virgen María engendró y que produjo
el vino delicioso que alegra a todo el mundo. Bendita tú entre todas las
mujeres y bendito Jesús, que hizo de tu seno su altar de inmolación y
sagrario de nuestra adoración (Padre Nuestro, Ave María y Gloria al Padre).
(2 joven) Canto: El pan que hoy se nos da
https://www.youtube.com/watch?v=KX8XIJeR544
(3 joven) Te alabamos y te damos gracias, oh Dios misericordioso, por haberte dignado bajar Música de fondo (tipo oración)
de los cielos a esta tierra. Insondable es tu misericordia; por amor a nosotros has
tornado tu Cuerpo en el de la Virgen Inmaculada, porque así lo has establecido desde
la eternidad.
La Santísima Virgen. Azucena blanca como la nieve, es la primera en adorar y alabar.
La omnipotencia de tu misericordia, su Corazón puro se abre con amor a la venida
del Verbo. Cree en las palabras del mensajero divino y se fortalece en la confianza.
Has bajado a nuestra miseria, a la debilidad humana. Porque no son los ángeles, sino
los hombres los que necesitan tu misericordia.
Para adorar, alabar y dar gracias dignamente a la misericordia del Señor. Nos unimos,
oh Jesús. A tu Madre Inmaculada, porque así nuestro himno. Te es más agradable ya
que Ella ha sido elegida entre los ángeles y los hombres. A través de María, como a
través del cristal puro, ha llegado a nosotros se hizo agradable a Dios, por su mérito.
Amén.

Canto: El Señor nos da su amor


Lectura de los Hechos de los Apóstoles 1,14; 2,22-47

En aquellos días, todos los hermanos perseveraban unánimes en la oración, junto


con María, la madre de Jesús, con los parientes de Jesús y algunas mujeres. Acudían
asiduamente a escuchar las enseñanzas de los apóstoles, vivían en comunión
fraterna las enseñanzas de los apóstoles, vivían en comunión fraterna y se
congregaban para orar en común y celebrar la fracción del pan. Toda la gente estaba
llena de asombro y de temor, al ver los milagros y prodigios que los apóstoles hacían
en Jerusalén. Todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común. Los que
eran dueños de bienes o propiedades los vendían, y el producto era distribuido entre
todos, según las necesidades de cada uno. Diariamente se reunían en el templo, y en
las casas partían el pan y comían juntos, con alegría y sencillez de corazón. Alababan
a Dios y toda la gente los estimaba.
Palabra de Dios.

Silencio
Música de fondo
Resonancias de la lectura
REPARACIÓN CON MARÍA Música de fondo María (si se puede
Hijos míos, ¡cómo se llena de gozo mi Corazón viéndoles a ustedes aquí para adorar, una imagen que está
amar y agradecer a Jesús, mi Hijo y mi Dios, presente en la Eucaristía. abriendo los brazos
Gracias por la alegría que brindan, al corazón de Jesús, que se llena de ternura por como mostrándonos
ustedes. Gracias por la alegría que dan a mi Corazón Inmaculado. a su Hijo Jesús)
He llegado a ser Madre del Santísimo Sacramento con mi “sí” en el momento de la
encarnación, permitiendo al Verbo del padre de hacerse verdadero hombre en mi
seno.
Ahora, en la Eucaristía, Jesús se hace presente con su Cuerpo glorioso, aquel Cuerpo
que él recibió de su madre y que no es distinto del cuerpo nacido en Belén, muerto
en el Calvario y resucitado. Como su cuerpo glorioso está aquí ahora frente a ustedes,
igualmente su madre celestial, con su cuerpo glorioso, estoy aquí al lado de mi Hijo
Jesús.
Yo soy por lo tanto la Madre de la Eucaristía. Yo soy la Madre llena de gozo de la
Eucaristía.
Por lo tanto, hijos míos, consagrados a mi Corazón Inmaculado, sean ustedes hoy los
que, con su testimonio de vida en sus familias, expresen que mi Hijo Jesús está vivo
y está siempre en su Sagrario con los brazos abiertos para acogerlos y amarlos.

Canto: Milagro de amor


SÚPLICA CON MARÍA Música de fondo
Te saludamos dulce madre de la Eucaristía. Tú nos has dado con dolor y con mucho
amor a tu Hijo Jesús, mientras colgaba de la cruz.
Nosotros, débiles criaturas, nos aferramos a ti para ser hijos dignos de este gran amor
y dolor. Ayúdanos a ser humildes y sencillos, ayúdanos a amar a todos los hombres,
ayúdanos a vivir en gracia para ser siempre dispuestos a recibir a Jesús en nuestro
corazón.
Oh María, madre de la Eucaristía, nosotros no podremos nunca comprender este
gran misterio de amor. Alcánzanos la luz del Espíritu Santo, porque solo entonces
podremos entender, aunque solo por un instante, todo el infinito amor de tu Hijo
Jesús en su entre por nosotros. Amén.

NO TE RINDAS (Anexo 1)

Me dispongo a encontrarme con el Señor.


Me hago consciente de que es mucho lo que ignoro, mucho lo que no comprendo,
mucho lo que tengo que aprender. Por eso hoy me vuelvo a ti Señor, y te pido que
aumentes mi fe, que me enseñes a avanzar a buscar tu verdad, a profundizar en tu
Palabra y a vivir con una actitud de confianza.
Señor, quiero conocerte más, para amarte más y seguirte más.

En ocasiones, mi fe vacila Señor, por eso vengo a pedirte que me ayudes en la


dificultad, que pongas luz en mis sombras y me enseñes a acudir a ti en la hora de la
dificultad.

¡Creo Señor en ti, pero aumenta mi fe!

Canto: Nada te turbe


https://www.youtube.com/watch?v=go1-BoDD7CI
Señor, enséñame a volverme a ti. Que en las encrucijadas de la vida sepa hacer tu
voluntad. Que en las diferentes circunstancias viva a tu manera, desde la compasión
y el perdón. Que en el día a día sepa buscar en ti respuestas.

¡Señor, enséñame a creer!

Supliqué y se me concedió la prudencia,


invoqué y vino a mí el Espíritu de Sabiduría.
La preferí a cetros y tronos,
y en comparación con ella tuve en nada a la riqueza.
No la equiparé a la piedra más preciosa,
porque todo el oro a su lado es un poco de arena,
y junto a ella, la plata vale lo que el barro.

La quise más que a la salud y a la belleza,


y me propuse tenerla por luz,
porque su resplandor no tiene ocaso.
Con ella me vinieron todos los bienes juntos,
en sus manos había riquezas incontables.

Señor, quiero aprender de ti.


Escuchar tu Palabra, seguir tus pasos.
Amar a tu modo, allí está la Sabiduría.

Canto: Creo en un solo Dios


https://www.youtube.com/watch?v=Msh5ixdOmu0

MOMENTO DE ADORACIÓN
Aquí frente a nosotros, tenemos la Presencia Real de Jesús, Pan Vivo que se nos dona
como alimento espiritual. Junto a Él, está nuestra Madre, la discípula fiel y atenta al
querer de Dios. Renovamos nuestra respuesta de seguimiento, agradeciendo y
pidiendo con insistencia sus dones para responder en fidelidad al llamado de Dios.
A cada alabanza respondemos: Te bendecimos Señor, eres nuestro Consuelo.
(Anexo 2)
7 peticiones
Terminamos este tiempo de oración.
Creo Señor, contra viento y marea, con mis dosis de duda y mis pocas certezas.
Confiado en ti seguiré buscándote y caminando contigo. Ahora y siempre. Amén

SACERDOTE BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO


NO TE RINDAS (Anexo 1)

No te rindas, aún estás a tiempo y porque te quiero.


de alcanzar y comenzar de nuevo, Porque existe el vino y el amor, es cierto.
aceptar tus sombras, Porque no hay heridas que no cure el
enterrar tus miedos, tiempo.
liberar el lastre,
retomar el vuelo. Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
No te rindas que la vida es eso, abandonar las murallas que te
continuar el viaje, protegieron,
perseguir tus sueños, vivir la vida y aceptar el reto,
destrabar el tiempo, recuperar la risa,
correr los escombros, ensayar un canto,
y destapar el cielo. bajar la guardia y extender las manos
desplegar las alas
No te rindas, por favor no cedas, e intentar de nuevo,
aunque el frío queme, celebrar la vida y retomar los cielos.
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda, No te rindas, por favor no cedas,
y se calle el viento, aunque el frío queme,
aún hay fuego en tu alma aunque el miedo muerda,
aún hay vida en tus sueños. aunque el sol se ponga y se calle el
viento,
Porque la vida es tuya aún hay fuego en tu alma,
y tuyo también deseo. aún hay vida en tus sueños.
Porque lo has querido (Mario Benedetti)
MOMENTO DE ADORACIÓN (Anexo 2)

Aquí frente a nosotros, tenemos la Presencia Real de Jesús, Pan Vivo que se nos dona como
alimento espiritual. Junto a Él, está nuestra Madre, la discípula fiel y atenta al querer de Dios.
Renovamos nuestra respuesta de seguimiento, agradeciendo y pidiendo con insistencia sus
dones para responder en fidelidad al llamado de Dios.
A cada alabanza respondemos: Te bendecimos Señor, eres nuestro Consuelo.
 Gracias Dios de la Vida, por tu Presencia en la creación y en el corazón de la humanidad.
 Gracias Señor de la Historia, por llamar a María, mujer sencilla y abierta a tu Voz y
Voluntad.
 Gracias Dios de Amor, por hacerte uno de nosotros, pequeño, pobre y necesitado. Por
confiar cada día en nosotros.
 Te alabamos Señor, por tu Presencia Viva en la Eucaristía y en tu Palabra, llénanos
siempre de Ti.
 Te alabamos Señor, porque nos has llamado a tu servicio, fiándote de nosotros con
infinita misericordia.
 Te alabamos Señor, por Tu Madre, la Virgen María, quien es para nosotros maestra,
madre y guía.
 Bendito seas Señor, por regalarnos la fe necesaria para creer firmemente en Ti, la
esperanza para anteponer tu llamado a las realidades que nos rodea y tu amor para
servirte.