Sei sulla pagina 1di 16

EXÉGESIS DE JUAN 2:13-22

Dra. Pamela Massiel Montilla Medina

08 DE ENERO 2018
INSTITUTO BÍBLICO VERBO DIVINO
Prof. Domingo Méndez
EXÉGESIS DE JUAN 2:13-22

TEXTO – CONTEXTO

Juan 2:1-25 (Reina-Valera 1960)

Las bodas de Caná


2 Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de
Jesús.2 Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.3 Y faltando el
vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo,
mujer? Aún no ha venido mi hora.5 Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo
que os dijere.6 Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la
purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres
cántaros.7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta
arriba.8 Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo
llevaron.9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde
era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo,10 y
le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho,
entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.11 Este principio
de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos
creyeron en él.12 Después de esto descendieron a Capernaum, él, su madre, sus
hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

Jesús purifica el templo (Mt. 21.12-13; Mr. 11.15-18; Lc. 19.45-46)


13
Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén,14 y halló en el
templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí
sentados.15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las
ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;16 y
dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi
Padre casa de mercado.17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El
celo de tu casa me consume.18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos
muestras, ya que haces esto?19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y
en tres días lo levantaré.20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue
edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?21 Mas él hablaba del templo
de su cuerpo.22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se
acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había
dicho.

Jesús conoce a todos los hombres


23
Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre,
viendo las señales que hacía.24 Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque
conocía a todos,25 y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del
hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.
INTRODUCCIÓN

Este capítulo empieza narrando el primer milagro de Jesús, el cual aconteció en


una fiesta de bodas en Caná de Galilea. La historia nos dice que se agotó el vino y
Jesús, por petición de su madre, envió a llenar las tinajas que habían de agua y
las cambió por un vino de calidad extraordinaria, al punto tal que el maestresala
lo considero el mejor vino al probarlo. Recordemos que cuando su madre le
sugirió que comenzase a manifestarse como Mesías en las bodas de Caná de
Galilea, él le contestó que todavía no había venido su hora (Jn 2:4), y por esa
razón, el milagro que allí llevó a cabo se hizo con toda la discreción posible. “Este
principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus
discípulos creyeron en él” (2:11).

Jesús sabía que el lugar en donde debía comenzar su manifestación pública era
el templo, y esto por varias razones:

1. Porque esto era lo que había anunciado el profeta: (Mal 3:1) "He aquí, yo
envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá
súbitamente a su templo el Señor...". Como ya sabemos, Juan el Bautista
vino como el mensajero de Dios que había de preparar el camino delante
de él. Después de esto, el mismo Señor debía aparecer en medio de su
pueblo, y el lugar indicado era el templo.

Por tanto, Jesús estaba presentando sus credenciales como el auténtico Mesías
al cumplir las profecías que varios siglos atrás se habían hecho en cuanto a él.
2. Malaquías anuncio cuál sería la labor que realizaría el Mesías cuando llegara
a su templo: (Mal 3:2-3) "¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida?
¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como
fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y se sentará para afinar y
limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y
como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia". El profeta había
anunciado que cuando el Mesías viniera, iba a limpiar "a los hijos de Leví", es
decir, a los sacerdotes, y a purificar las ofrendas en justicia. Y sin duda, este
era el propósito que el Señor tenía cuando entró aquel día en el templo.

Hay que destacar algunos puntos claves que podemos encontrar en este pasaje:

 El ministerio de Jesús comenzó en Galilea, que es el lugar donde se lleva a


cabo la mayor parte de su ministerio en los evangelios sinópticos. La
denominación evangelios sinópticos se utiliza para hacer referencia a tres de
los cuatro evangelios canónicos, en concreto los de Mateo, Marcos y Lucas,
en razón de su afinidad y de sus semejanzas en cuanto al orden de la
narración y al contenido. En los sinópticos, Jesús no va a Jerusalén sino hasta
los últimos días de su vida. En el evangelio de Juan, él va al principio de su
ministerio (2:13).

 Juan marca el milagro del vino como una señal, una palabra que será
importante a través de todo este evangelio.

 Está la mención de la palabra gloria, una palabra que encontramos primero


en el prólogo de este evangelio: “y vimos su gloria, gloria como del unigénito
del Padre (1:14), y es una palabra que será importante a través de todo este
evangelio.

 En Caná, los discípulos “creyeron en él” (2:11), una declaración muy similar a
la que concluye la historia de la purificación del templo, donde “muchos
creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía” (2:23).
“Es extremadamente significativo que ambas narrativas (la de Caná y de la
purificación del templo) presentan a Jesús como trayendo o encarnando lo que es
nuevo, desplazando lo que es viejo”.1

LOS SINÓPTICOS Y EL EVANGELIO DE JUAN

Los cuatro evangelios relatan la historia de la purificación del templo (Mateo


21:12-17; Marcos 11:15-19; Lucas 19:45-48), pero los sinópticos la colocan casi al
final de la vida de Jesús, y ponen a los principales sacerdotes y escribas
conspirando para matarlo (Marcos 14:10). El evangelio de Juan coloca la limpieza
del templo al comienzo del ministerio de Jesús, mientras que la resurrección de
Lázaro es el evento que precipita su juicio y crucifixión (Juan 11-12). Desde la
perspectiva de Juan, no se le quita la vida a Jesús, sino que más bien él la pone por
propia voluntad (10:17-18).

Existen tres teorías sobre las diferencias entre Juan y los sinópticos con respecto a
la cronología de este relato:

 La mayoría de los eruditos creen que la limpieza del templo se llevó a cabo
hacia el final de la vida de Jesús, tal como lo registran lo sinópticos. Esto
tiene sentido porque se considera que es el incidente que precipita la
crucifixión. Esto también da cuenta, en Juan, del abrupto salto del relato de
la boda de Caná a la de la limpieza del templo. Además, los sinópticos
enfatizan más la historia de la vida de Jesús y Juan enfatiza más la teología
que hay detrás de la vida del Maestro.

 Algunos eruditos creen que la secuencia de Juan es correcta y que los


sinópticos movieron la historia al final de la vida de Jesús para mostrar la
razón por la que Jesús fue crucificado.

 Otros eruditos han sugerido que hubo dos ocasiones en que el templo fue
purificado, pero esta teoría no ha contado con amplia aceptación.

No hay duda que Juan tiene un interés teológico en ponerlo en este lugar de su
narración, mientras que históricamente a lo mejor paso al final del ministerio de
Jesús. Quizás aún fue causa directa de su arresto y juicio frente los líderes judíos de

1Smith, D. Moody, Jr., Abingdon New Testament Commentaries: John (Nashville: Abingdon,
1999)
Jerusalén y Pilato, el gobernante Romano de Judea. Es difícil comprender como los
líderes religiosos y políticos permitirán a Jesús proseguir con su ministerio si esto
ocurrió al principio dado la gravedad de la acción.

Para Juan, la "purificación" del templo, junto al primer milagro de la conversión de


agua a vino en la boda de Cana (Juan 2:1-11), preparan el ambiente para el
ministerio de Jesús en dos formas particulares. El milagro de la boda demuestra la
gracia y abundante vida que el ministerio de Jesús traerá. Sin embargo, esta
confrontación en el templo de Jerusalén predice las dificultades y oposición que
inaugurar tal nueva vida también traerá.2

JUAN 2:13-17. LA CASA DE MI PADRE


13
Cuando se aproximaba la Pascua3 de los judíos, subió Jesús a Jerusalén. 14 Y en el
templo4 halló a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, e instalados en sus
mesas a los que cambiaban dinero. 15 Entonces, haciendo un látigo de cuerdas,
echó5 a todos del templo, juntamente con sus ovejas y sus bueyes; regó por el suelo
las monedas de los que cambiaban dinero y derribó sus mesas. 16 A los que vendían
las palomas les dijo: ―¡Saquen esto de aquí! ¿Cómo se atreven a convertir la casa
de mi Padre6 en un mercado7? 17 Sus discípulos se acordaron de que está escrito: «El
celo por tu casa me consumirá». Nueva Versión Internacional (NVI)

"Cuando se aproximaba la Pascua de los judíos, subió a Jerusalén"

“La Pascua de los judíos” (v. 13). Para el tiempo en que se escribieron los
evangelios, la iglesia incluía una gran mayoría de gentiles que tal vez no entendían
lo de la pascua judía. La Pascua se celebraba el 14 del mes de Nisán de acuerdo
con lo establecido en Éxodo 12, y era seguido por el festival de Los Panes Sin
Levadura del 15 al 22 de Nisán8. A través de Juan, la designación Judíos
(Gr. Ioudaiōn) significa los líderes Judíos, tanto religioso como político, que tienen
2 Vea Gail R. O'Day, "The Gospel of John" en The New Interpreter's Bible, Vol. IX
3 Griego = pascha, la palabra de la que obtenemos Pascual, como en “el cordero pascual”
4 Es decir, en el área general del templo; en vv. 19-21 el término griego = hiero

significa santuario.
5 Griego = exevalen
6 Griego = ton oikon tou patros mou, la casa de mi Padre
7 Griego = oikon emporiou, una casa de comercio
8 Carson, D. A., The Pillar New Testament Commentary: The Gospel of John (Grand Rapids: Wm.

B. Eerdmans Publishing Co., 1991).


como su centro de poder la ciudad de Jerusalén, incluso el templo, y que
mantienen un relación estrecha con el poder imperio de los romanos.

“Subió Jesús a Jerusalén” (v. 13). La Pascua era la más santa de las fiestas de
peregrinación por la que los judíos venían a hacer sacrificios al templo. Jesús
"sube" a Jerusalén porque aunque es al sur de Galilea, es un terreno alto. El pueblo
subía a Jerusalén en dos sentidos: Primero, Jerusalén está en la montaña, así que
literalmente la gente subía para llegar ahí. Segundo, Jerusalén es la ciudad santa,
así que la peregrinación tendría un sentido de subir a la presencia de Dios.
Jeremías estima que la población de Jerusalén aumentaba de 50,000 a 180,000
durante la Pascua9, por lo que la multitud en el templo sería difícil de imaginar.

“Y en el templo halló a los que vendían bueyes, ovejas y palomas”

En el templo (griego = hiero), Jesús encuentra vendedores de animales y cambistas


de dinero (V. 14). Tal comercio es necesario porque la gente que venía de fuera no
podía traer sus propios animales. Además, solamente animales de primera calidad,
sin mancha, eran aceptables para el sacrificio, y sería muy difícil mantener un
animal en perfectas condiciones incluso aunque fuera una corta jornada como la
de la cercana Galilea, y era imposible para quienes venían desde Roma o Egipto o
de otros lugares apartados.

“E instalados en sus mesas a los que cambiaban dinero”

Además, había cambistas que intercambiaban, por un porcentaje, moneda


Romana o de alguna otra nación, con sus imágenes de personajes, las cuales no
eran aceptables en el templo sagrado de Dios, ya que la Mishnah especificaba que
fueran las monedas de Tiro las que se usaran para el impuesto del templo (los
romanos no permitían a los judíos emitir sus propias monedas). Un buen número
de eruditos dicen que las monedas romanas no eran apropiadas porque llevaban
las imágenes del César e inscripciones sobre su divinidad. Sin embargo, el rabino
Israel Abraham dice que las monedas de Tiro tenían marcas similares y sugiere que

9Howard-Brook, Wes, Becoming the Children of God: John’s Gospel and Radical Discipleship(New
York: Maryknoll, 1994).
más bien fue la excepcional calidad de las monedas de Tiro (pesos exactos y alto
contenido de plata) lo que las hizo aceptables.10

Quienes eran responsables de la mercancía también pueden defender el comercio


en el templo diciendo que el dinero generado por las concesiones se usaba para
sostener las actividades del templo a través de todo el año. Escuchamos el mismo
argumento en la iglesia de hoy día: “Es para Dios”, así que todo lo que hacemos
debe ser bueno.

Estas acciones era lo normal en la celebración de la Pascua en Jerusalén cada año.


¿Por qué Jesús reacciona de esta manera aquí en Juan 2:15-16? En si, hay que
distinguir entre la versión de Juan y la de los Evangelios Sinópticos. En estos, desde
inmediato, Jesús empieza a limpiar del templo todo lo económico -- la venta y
compra de todo (sin mencionar animales excepto las palomas) y derrumbar las
mesas de los cambistas de monedas, alegando que "su casa" era "casa de oración"
y no "cueva de ladrones" (Marcos 11:15-17; Mateo 21:12-13; Lucas 19:45-46,
aunque este no menciona el volcán con las mesas). En los Sinópticos el enfoque
parece ser injusticia económica representada por el comercio, la venta de todas
clases y cambio de monedas para el pago de impuestos, tanto al templo como al
poder imperador Romano. Viene a ser la razón directa en los Sinópticos por el
arresto y subsiguiente juicio y ejecución de Jesús. Juan enfoque en otros aspectos
de esta visita de Jesús al templo, los cuales concuerdan con su mensaje principal
en este su Evangelio.

El hiero incluye todo el templo y sus anexos, y estos vendedores seguramente


estaban localizados en el patio de los gentiles, el recinto más alejado del templo.
Un poco antes estuvieron localizados en el valle de Cedrón, pero Epstein dice que
Caifás, el sumo sacerdote, permitió que quienes lo apoyaban fueran a los establos
del templo como una manera de vengarse de sus rivales en el sanedrín11. Si este es
el caso, seguramente había una gran cantidad de personas que estaban ofendidas
por este comercio en el templo, pero también la gente se sentía mal por el
innecesario amontonamiento y el mal olor en los patios del templo. Palmer nota
que nadie hace un movimiento para detener a Jesús, probablemente porque están

10 Morris, Leon, The New International Commentary on the New Testament: The Gospel
According to John (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1995).
11 Brown, Raymond, The Anchor Bible: The Gospel According to John I-XII (Garden City:

Doubleday, 1966)
contentos de ver que se remueven las ofensas del área del templo.12 Sin embargo,
podríamos imaginar qué enojado debe haber estado Caifás al ver su autoridad tan
directamente desafiada.

“Entonces, haciendo un látigo de cuerdas, echó a todos del templo”

Haciendo un látigo de cuerdas, Jesús echo (griego = exevalen) a todos del templo,
juntamente con sus ovejas y sus bueyes (V. 15) Muy frecuentemente encontramos
esta palabra, exevalen, en conexión con los exorcismos, donde Jesús saca
demonios.

Podríamos pensar que usar un látigo para arrear a los animales puede parecer
cruel, pero las ovejas y el ganado tienen gruesas pieles y mentes propias. “Para
que una sola persona arreara miles de ovejas y ganado fuera de los patios del
templo… no solamente era un acto asombroso de audacia profética, sino un
milagro de movimiento en medio de los llenos terrenos del templo”13Jesús voltea
las mesas de los cambistas, y manda a los vendedores de palomas que las quitaran
de ahí (V.16)

“¡Saquen esto de aquí! ¿Cómo se atreven a convertir la casa de mi Padre en un


mercado?”

En los sinópticos, Jesús critica a los vendedores por hacer del templo una cueva de
ladrones, sugiriendo que el problema son sus prácticas de negocios sin ética. En el
evangelio de Juan, sin embargo, Jesús no critica su conducta ética, sino su misma
presencia en “la casa de mi Padre”. El manda, “y no hagáis la casa de mi Padre casa
(griego = ton oikon tou patros mou, la casa de mi Padre) de mercado” (griego
= oikon emporiou, una casa de comercio). “El hieron es ahora llamado oikos. No es
solamente un área donde la gente se reúne para adorar a Dios (hieron), sino un
lugar entre hombres y mujeres donde el Dios de Israel, a quien Jesús llama ‘mi
Padre’, ha hecho su habitación (oikos)”.14

Zacarías 14:21 dijo: “y no habrá más Cananeo alguno en la casa de Jehová de los
ejércitos en aquel tiempo”. Esta es la primera vez que Jesús identifica a Dios como

12 Palmer, Earl F., The Book That John Wrote (Vancouver: Regent College Publishing, 1975)
13 Howard-Brook, Wes, Becoming the Children of God: John’s Gospel and Radical
Discipleship(New York: Maryknoll, 1994).
14 Moloney, Francis J., Sacra Pagina: The Gospel of John (Collegeville: The Liturgical Press, 1998)
su Padre, pero los judíos que lo desafían en el versículo 18 no captaron estas
palabras..

Por sus acciones, Jesús, un completo extraño a la estructura del poder del templo,
literalmente sacude sus cimientos, lanza la mecánica del culto del templo al caos,
interrumpiendo todo el sistema del templo durante una de las más significativas
fiestas del año haciendo que ni los sacrificios ni los diezmos se pudieran dar ese
día”.15

“El celo por tu casa me consumirá”

“Entonces se acordaron sus discípulos” (v. 17). Después de la resurrección, los


discípulos comenzaron a entender lo que había pasado en el templo. “Porque me
consumió el celo de tu casa”, estas palabras vienen del Salmo 69:9, donde el
salmista se lamenta del sufrimiento que ha resultado de su fidelidad al Señor. El
salmista dice “me consumió”, pero Juan cambia a “me consumirá” para que
corresponda a las circunstancias de Jesús. “Al citar este salmo… Juan provee a los
lectores con una importante pista para la interpretación de la historia de la
purificación del templo. El ministerio de Jesús va a estar arraigado en el celo por la
casa de su Padre, y este celo lo va a llevar al enajenamiento16 17

Cabe destacar que el enojo de Jesús estaba dirigido no en contra de quienes


estaban involucrados o dirigiendo el culto, sino en contra de quienes lo denigraba,
dígase que la acción en el templo se puede caracterizar como celo por la casa,
sugiere una actitud positiva hacia el templo, y no un rechazo total”.18

JUAN 2:18-22. EN TRES DÍAS LO LEVANTARÉ


18
Los judíos respondieron y le dijeron: —Ya que haces estas cosas, ¿qué señal nos
muestras? 19 Respondió Jesús y les dijo: —Destruyan este templo19 y en tres días lo

15 O’Day, Gail R., The New Interpreter’s Bible, Volume IX (Nashville: Abingdon, 1995)
16 Enajenamiento: viene de enajenar. Enajenar: pasar o transmitir a otro la propiedad o el
dominio de una cosa. Sacar a una persona fuera de si. Tumbarle el uso de la razón.
17 Johnston, Scott Black in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological

Exegesis for Sunday’s Text. The Third Readings: The Gospels (Grand Rapids: Eerdmans, 2001)
18 Beasley-Murray, George R., Word Biblical Commentary: John (Nashville: Thomas Nelson

Publishers, 1999)
19 Griego = naon, santuario, lugar Santo
levantaré. 20 Por tanto, los judíos dijeron: —Durante cuarenta y seis años se
construyó este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días? 21 Pero él hablaba del
templo de su cuerpo. 22 Por esto, cuando fue resucitado de entre los muertos sus
discípulos se acordaron de que había dicho esto y creyeron la Escritura y las
palabras que Jesús había dicho. Reina Valera Actualizada (RVA-2015)
“Los judíos respondieron y le dijeron: —Ya que haces estas cosas, ¿qué señal nos
muestras?”
“Y los judíos respondieron…” (v. 18). En este evangelio existen frecuentes
referencias a los judíos y el judaísmo. En muchos casos las referencias son
neutrales y en raras ocasiones positivas (12:11), pero los judíos crecientemente
serán identificados como los adversarios de Jesús.

“¿Qué señal nos muestras?” (v. 18). Esta no es la respuesta que podemos esperar
si los judíos estuvieran convencidos de que Jesús estaba rompiendo la ley. Es
aparente que ellos ven la purificación del templo como un acto profético,
posiblemente mesiánico, y que esperaban que los profetas realizaran milagros
para legitimar su autoridad. Su pregunta aquí parece más una invitación para que
Jesús los suba a bordo, más que un desafío hostil; aunque tal invitación
rápidamente puede convertirse en hostil si no se contesta rápido. Marcos
identifica a estos judíos como los principales sacerdotes y los escribas (11:18), y
nos dice que están conspirando para matar a Jesús; pero tengamos en mente que
los sinópticos localizan esta historia de la purificación al final del ministerio de
Jesús y la ven como la causa que precipita el hecho para la crucifixión.

“Respondió Jesús y les dijo: —Destruyan este templo y en tres días lo levantaré.”
“Destruid este templo (griego = naon, santuario, lugar Santo) y en tres días lo
levantaré (v. 19). En referencias previas al templo, la palabra ha sido hiero, que se
refiere a todo el templo y sus anexos. Ahora Jesús usa la palabra naon, que se
refiere al santuario del templo.

Como mucho de lo que sucede en este evangelio, las palabras de Jesús pueden ser
tomadas en dos niveles. “La palabra templo es usada tanto para el santuario
religioso como para el cuerpo, como en 1 Corintios 3:16; 6:19. La palabra
para destruir es usada tanto para la demolición de casas o templos como para la
disolución del cuerpo; y también levantar puede ser usada para levantar un
edificio, y en el uso cristiano constantemente se refiere a la resurrección de entre
los muertos”.20

En la superficie, parece que Jesús está desafiando a estos judíos para destruir el
templo (reconstruido por Herodes) y ofreciendo reconstruirlo en tres días; que es
la manera en que ellos lo entienden. En este evangelio, es típico que los
adversarios de Jesús, e incluso los discípulos, lo mal entiendan de esta manera.
Estos judíos, por supuesto, nunca podrían aceptar el desafío de destruir el gran
edificio como una manera para probar a Jesús y ver cómo podría reconstruirlo en
tres días. El templo es el lugar santo donde Dios habita, y difícilmente podrían
imaginar que alguien lo destruyera (aunque los romanos lo harían en el año 70
d.C.). Los sinópticos registran que, después, los adversarios de Jesús dirían que él
amenazó con destruir el templo y reconstruirlo en tres días, pero no se ponían de
acuerdo en su testimonio (Marcos 14:58-59). El evangelio de Juan provee nuestro
único registro de lo que actualmente se dijo.

Pero, por supuesto, en un segundo nivel de significado, Jesús está aludiendo a su


muerte y resurrección. Es su cuerpo que es el templo señalado para la destrucción.
Incluso los propios discípulos de Jesús permanecerán sin siquiera imaginarse este
segundo nivel de significado, sino hasta después de la resurrección. En ese
momento recordarán lo que les había dicho (v. 22,25).

“El contraste es dolorosamente claro. Un templo, construido como testimonio para


Dios y como medio para acercar a las personas a Dios, ahora es un objeto de
adoración, un fin en sí mismo. Por lo tanto, ya está maduro para la destrucción.
Pero en la agonía de la muerte y en un movimiento de auto-preservación, ¿acaso
los guardadores del templo destruirían al Único en donde Dios y la humanidad se
encuentran?” 21

“En cuarenta y seis años fue este templo edificado” (v. 20). La construcción
comenzó bajo Herodes el Grande en el año 20 o 19 a.C., que significa que la
purificación del templo realizada por Jesús se lleva a cabo en el año 27 o 28 d.C. La
mayoría de la obra del templo se ha completado para ese tiempo, pero los

20 Howard-Brook, Wes, Becoming the Children of God: John’s Gospel and Radical
Discipleship(New York: Maryknoll, 1994).
21 Craddock, Fred R.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through

the Christian Year B (Valley Forge: Trinity Press International, 1993)


acabados continuarán hasta el año 63 d.C., solamente siete años antes de que los
romanos destruyeran el templo.

“Más él hablaba del templo de su cuerpo” (v. 21). En este evangelio, las
explicaciones frecuentemente se ofrecen al margen para aclarar malos entendidos
para el lector (6:64, 71; 7:5, 39; 11:13, 51-52; 12:6, 33; 20:9). Es el cuerpo de Jesús
que se convertirá en “la morada viviente de Dios en la tierra, el cumplimiento de
todo lo que significa el templo, y el centro de todo culto verdadero (contra todos
los otros reclamos de ‘lugar santo’, 4:20-24). En este ‘templo’ el sacrificio último
tomará lugar”.22

“Por tanto, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron que había
dicho esto; y creyeron a la Escritura, y a la palabra que Jesús había dicho” (v. 22).
Durante su ministerio, Jesús tratará de preparar a sus discípulos para su pasión,
pero ellos encuentran la idea incomprensible. A estas alturas los discípulos todavía
esperan un tipo de Mesías guerrero, y las insinuaciones sobre la muerte y
resurrección solamente los confunden. Más tarde, después de la resurrección,
repentinamente se aclarará el cuadro para ellos. Creerán la Escritura y a la palabra
que Jesús había dicho. Esa Escritura no se identifica, pero posiblemente sea el
Salmo 69:9. Es interesante que Juan coloque “la Escritura y la palabra que Jesús
había dicho” una al lado de la otra, sugiriendo la gran autoridad de la palabra de
Jesús.

NOTAS IMPORTANTES
1) ¿Dónde estaba el autor cuando escribió este evangelio? Se encontraba en
residiendo en la ciudad de Éfeso.
2) ¿Qué estaba Haciendo? En ese momento se encontraba viviendo en aquella
ciudad, y desde allí ejercía su ministerio.
3) ¿Cómo era su estado de ánimo? En la forma que podemos leer los relatos,
podemos afirmar que el apóstol se encontraba en paz y tranquilidad,
meditando en el ministerio de Jesús y las profundidades de sus palabras.
4) ¿Cuál es el mensaje, que dice para nosotros? Así como a los judíos, esta
sigue siendo la respuesta que Dios da a todo aquel que le demande una
señal: la cruz y la resurrección de Cristo. ¡No puede haber señal más grande
que esta! Este es el propósito de este evangelio.

22 Carson, D. A., The Pillar New Testament Commentary: The Gospel of John (Grand Rapids: Wm.
B. Eerdmans Publishing Co., 1991).
CUADRO EXÉGETICO
HISTORICO /
TERMINOS CATEGORIA USO SIGNIFICADO OBSERVACION.
GEOGRAFICO

Ciudad de
Acción, situación de
Estaba Verbo Caná de Hallarse en un lugar
Lugar
Galilea

Cerca Adverbio De cercanía, proximidad

Pascua Nombre Jerusalén Fiesta central Judía Celebración

Nombre del pueblo Pertenece a la raza


Judíos Gentilicio
hebreos humana

Subió Verbo Subir Subir

Jesús Nombre El Cristo El Mesías

Jerusalén Nombre Ciudad Santa Ciudad, pueblo.

Hallar, edificación de
Hallo Verbo Encontrar
un lugar

También se refiere al
Templo Nombre Jerusalén Lugar Santo
cuerpo de Cristo

Vendían Verbo Vender De Vender

Ovejas bueyes, Animales que carecen


Animales Nombre
palomas de razón

Esparció Verbo Regar Esparcir, desparramar

Moneda Nombre Dinero Comprar, cambiar

Dedicado al cambio
Persona que cambia
Cambistas Nombre de cosas (animales,
dinero o cosas
dinero, otros)

Padre Nombre El que engendra El Protector y dador

Nombre El que Sigue al Que aprende del


Discípulo
Masc. o Fem maestro maestro
Lugar donde se hacen
Mercado Nombre Lugar de comercio
negocios.

instrumento que se
Azote Nombre utiliza para arriar
animales Instrumento para azotar

Instrumento que se
instrumentos hechos de
Cuerdas Nombre usa para realizar
fibra
ciertas actividades.

Hagáis Verbo que hace Hacer algo.

Lugar de refugio y Lugar de comunión y /u


Casa Nombre protección oración

Interés ardientes por la


Algo que se realiza causa de la gloria de
Nombre con interés y Dios y el interés de las
Celo Masc. cuidado almas

Consume Verbo Usar agotar algo

indicio que permite


deducir algo de lo que
Ministerio de no se tenía
Señal Nombre Fem. cristo indicar algo conocimiento directo

Nombre Conjunto de las partes


Cuerpo Masc. Que vive que forman un ser vivo

Pascua judía reunión , comunión

Destruido verbo Jerusalén Desbaratar deshacer derribar

Parar, enderezar hacer de nuevo algo


Levantar Verbo construir caído

Edificado Verbo Edificar algo destruido

Muertos Adjetivo Sin Movimiento Sin Vida

Resucito Verbo. Aparecer de nuevos Volver a la vida

Confirmaron la
Creyeron Verbo palabra Tener creencia religiosa
Constituye la palabra de
Escritura Nombre Fem. Escritos de Dios Dios escrita

se refiere a la palabra de
Palabra Nombre Fem. la palabra divina Dios