Sei sulla pagina 1di 3

LA CRISIS DE INDEPENDENCIA

A principios del siglo XIX la mayoría de las colonias españolas y portuguesas se independizan de
las metrópolis, España, solo conservaba Cuba y Puerto Rico, en tanto que Portugal hacia 1825,
no tenía posesiones en América.
Si bien a fines del siglo XVIII ya se insinuaban serios enfrentamientos entre los sectores
económicos locales y los funcionarios de la Corona. El enfrentamiento entre criollos y
peninsulares, se vio agravado por las reformas borbónicas, recién con la independencia de
EE.UU. (1776), la Revolución Francesa (1799) y la difusión de esas nuevas ideas se produce una
toma de conciencia generalizada que permite pensar seriamente en la posibilidad de la
independencia.

LA REVOLUCIÓN MEXICANA

México era independiente desde 1821, pero su proceso fue muy distinto al de las revoluciones
sudamericanas. Mientras en éstas la iniciativa correspondió a los criollos, en México la
revolución comenzó por ser una protesta india y mestiza, en tanto que los criollos y
peninsulares se aliaron contra el movimiento revolucionario.
Desde el siglo XVIII, la región del Bajío (área agrícola, minera, comercial y manufacturera), la
más próspera del virreinato, venía sufriendo una serie de crisis agrícolas que causaba escasez
de alimentos (maíz), suba de precios, hambrunas, enfermedades y tensión social. Uno de los
sectores más afectados fue el de los campesinos Los criollos, a su vez, disconformes con la
política peninsular y al tanto de los acontecimientos metropolitanos, comenzaron a planear
una conspiración que se proponía derrocar a los españoles y establecer una junta criolla en
nombre de Fernando VII. La conspiración fue descubierta y la mayoría de sus miembros
arrestados. Ante esta situación,en 1810, Miguel Hidalgo, cura de Dolores (norte minero) instó a
los campesinos a la insurrección. En septiembre de 1810 proclamaba su revolución por la
independencia, por el rey, por la religión, por la virgen de Guadalupe. El saqueo y la masacre de
Alhóndiga, motivó la separación de los criollos del movimiento. Pero Hidalgo es derrotado por
Trujillo y la revolución se derrumbó. Hidalgo fue capturado y ejecutado.

La revolución encontraría un nuevo jefe revolucionario en otro eclesiástico, José María


Morelos. El nuevo jefe surge en el sur de México. En 1812 ya domina todo el sur, con fuerzas
mejor organizadas que HidalgoSu programa contemplaba la independencia, un sistema de
gobierno parlamentario y una serie de reformas sociales (abolición del tributo, de la esclavitud
y restitución de las tierras a los indígenas). Moderó su revolución social (reconociendo la
propiedad privada y proclamando la supremacía de la iglesia católica), a fin de obtener el
apoyo de los criollos, pero no lo logró. Su movimiento fue un movimiento apoyado por
mestizos más que por indios.Morelos iba a ser vencido y ejecutado en 1815.
En México los españoles tenían una mayor gravitación que en cualquier lugar de América y
pensaban encarar, sin perder el control político, la separación de España.
En 1821 un oficial criollo, que habla luchado contra Morelos, llamado Agustín Iturbide, pacta
con el jefe revolucionario Guerrero, seguidor de Morelos, “El plan de Iguala”, que consagra las
tres garantías: Independencia, Unidad en la fe Católica, Igualdad para los peninsulares respecto
de los criollos. Preveía la creación de un México independiente gobernado por un infante
español elegido por Fernando VII.

LA REVOLUCIÓN EN BRASIL

En Brasil la independencia se consiguió sin una lucha tan violenta como el resto de América,
pero los problemas esenciales de la historia del Brasil independiente, son los mismos que los
surgidos en la América Española.
Por los Tratados de 1810 Gran Bretaña era la nación más favorecida, sus productos pagaban
tasas aduaneras menores que los de la metrópoli portuguesa. Estos debilitaban los frágiles
lazos entre Brasil y su metrópoli política.
En 1820 la revolución liberal estalla en Portugal. El rey decide retornar a su reino dejando a su
hijo Pedro como regente de Brasil.
Las cortes liberales portuguesas querían volver a dominar a Brasil como una colonia, Pero
presionado por las lucias del norte y del sur para constituir la república, Don Pedro proclama la
independencia en Ipiranga, el 7 de Septiembre de 1822, este acontecimiento recibe el nombre
de “Grito de Ipiranga”. Si bien propone un imperio, Don Pedro debe plantear en la constitución
de 1824 que el mismo sería de carácter liberal y parlamentario. En 1825 un mediador británico
lograba el reconocimiento de la corte de Lisboa a la independencia del Brasil.

Tulio Halperín Donghi - La larga espera (1825 – 1850)

Capitulo III

CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE AMÉRICA LATINA.

La Independencia de las colonias, prácticamente finalizada en 1825, destruye las bases del
sistema colonial, pues cambian drásticamente las relaciones comerciales que antes
monopolizaba la metrópoli. Ocurren cambies muy importantes que repercuten en todos los
sectores.

1. LOS CAMBIOS

a. La violencia: por un lado las tensiones raciales regionales y grupales acumuladas durante
largo tiempo originaban rápidamente una violencia popular incontrolable, y por la otra la
militarización de los nuevos Estados son la garantía centra la radicalización del proceso
democrático.

b. La Democratización: en este aspecto lo relevante es la abolición de la esclavitud y un cambio


favorable para los mestizos y blancos pobres, pero no así para los indios.

c. La Iglesia: La depuración es grande, ya que respondía a la Corona y al Papa, La nueva apoya


las luchas por la independencia.

2. RELACIÓN DE HISPANOAMÉRICA Y EL MUNDO


Durante la primera mitad del siglo XIX Hispanoamérica se vincula económicamente con
Inglaterra, quien busca colocar sus productos industriales y dominar los circuitos de
comercialización. Inglaterra no aspira a una dominación política directa. Se apoya en un uso
muy discreto de aun ventajas: predominio comercial, poder naval y tratados internacionales
favorables.

Hacia 1850 se percibe el influjo norteamericanos por una parte se expande sobre México y por
otra se va consolidando una red de comunicación en América Central, basada en el
descubrimiento de oro en California.

3. ESTRUCTURA PRODUCTIVA
Los países dedicados a la agricultura y ganadería, como Venezuela, Argentina y Brasil, logran
superar los niveles económicos de los años coloniales más prósperos, En cambio los países
mineros, México, Bolivia y Perú no logran ni siquiera llegar a los niveles anteriores a la
independencia. Hacia 1850 es Brasil el principal mercado latinoamericano para Gran Bretaña.
Las importaciones alcanzan 4 veces las del Río de la Plata y los resultados son: déficit comercial,
desaparición de la moneda y penuria en las finanzas.

La ruralización del poder

La revolución, al armar a vastas masas humanas, introdujo un nuevo equilibrio de poder: las
masas rurales que fueron más que las urbanas. El sector terrateniente es que el ascendió en la
sociedad post – revolucionaria. Los terratenientes pudieron más fácilmente rehacer sus
fortunas, ya que les había quedado intacto uno de los recursos productivos más importantes: la
tierra. Y además ahora tenían poder político para hacerlo. También es posible observar una
transferencia de capital del comercio, la usura, la especulación y la minería hacia la propiedad
de la tierra.

El caudillismo

Uno de los fenómenos más corrientes fue el “caudillismo”, es decir, la aparición de un hombre
fuerte, el “caudillo”, generalmente de origen militar que tenía una base de poder local, regional
y hasta nacional, que hacía uso de su carisma e influencia personal sobre un grupo de
seguidores a través de diferentes formas de patronazgo o fuerza directa para forjar lazos de
clientelismo y lealtad.
Ante la falta de un grupo burgués, capaz de ejercer la hegemonía e imponer su ley dentro de
un determinado marco institucional, se consolidó el caudillismo como forma de ejercer el
poder. El patronazgo y el clientelismo atentaban contra la institucionalización de las prácticas
constitucionales y fue una constante durante gran parte de la vida política americana. La gran
contradicción surgida entre la norma escrita, basada en los principios de un sistema político
liberal, que exigía respeto por los derechos individuales y el pluralismo sociocultural, y las
conductas prácticas, que tendían a arrasar con esos principios y esos derechos, hizo surgir, en
consecuencia, rivalidades personales entre los caudillos por el poder. Dentro de un mismo
partido se daban facciones personalistas y tendencias opositoras.
Básicamente, la militarización de la política presentó dos formas:
- Una, en donde los caudillos, teniendo como base de apoyo las unidades del ejército regular,
combinaban la ambición individual con el interés corporativo y la instigación de la clase alta
civil para controlar el gobierno nacional (casos como el de México y Perú)
- Y otra, en donde los caudillos, teniendo como punto de apoyo las milicias locales y el respaldo
de los propietarios y comerciantes de la región, intentaban conservar el orden en la región y
defender la provincia de la desorganización (es el caso del Río de la Plata).
Lo más común fue una combinación de ambas formas.