Sei sulla pagina 1di 5

Nuestros valores espirituales.

Los valores son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento
en función de realizarnos como personas. Estos valores espirituales, son
primordiales para nuestro diario vivir como iglesia, ya que estos les dan un
verdadero significado a nuestras vidas y a la iglesia del señor.
La iglesia del señor necesita conocer y practicar dichos valores espirituales
para su crecimiento integral y saludable.
El primer valor espiritual que vamos a considerar es: Lealtad

Pr 21:21 El que busca ser recto y leal, encuentra vida y honor. DHH
Pr 3: 3 Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen!
Átalas alrededor de tu cuello como un recordatorio. Escríbelas en lo
profundo de tu corazón. NTV

“La lealtad es la capacidad de honrar a alguien aun cuando conoces


sus errores”.

Este sistema nos ha enseñado que cuando nos damos cuenta de


que esa persona no es lo que pensábamos y nos produce dolor la
abandonamos. Estos son tiempos donde se abandona todo lo que nos
incomoda y nos produce dolor porque no nos sentimos ajusto con las
personas o hasta con la misma iglesia donde se nos pueda causar
dolor.
Un verdadero encuentro con Dios cambia tus valores
Cuando se tiene un verdadero encuentro con Dios no puedes ser
igual, ese encuentro se convierte en la esperanza para otros. Col 1:27

a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este


misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza
de gloria,
Jacob es un ejemplo de un verdadero encuentro con Dios Gen 32:24-
28 a Jacob le cambiaron el nombre y hasta la forma de caminar.
El libro de 1 Samuel encontramos un buen ejemplo sobre la lealtad
8:7-18-22, en este pasaje podemos notar un principio y es al no
aceptar el orden de Dios, es a Dios que estas rechazando.
Si insistimos Dios nos dará lo que pedimos solo para que veas las
consecuencias de lo que estas pidiendo. 1 Samuel 9:2- Pr 3:5-6- 1
Samuel 15:10
Luego el SEÑOR le dijo a Samuel: 11«Lamento haber hecho a Saúl rey,
porque no me ha sido leal y se ha negado a obedecer mi mandato». Al
oírlo, Samuel se conmovió tanto que clamó al SEÑOR durante toda la
noche.
A pesar de que Saul había sido rechazado por Dios, y que el en varias
oportunidades intento matar a David por los celos, David le fue leal al
rey 1 Samuel 24:3 pero leamos que llevo a David a ser leal 16:13
Al estar David de pie entre sus hermanos, Samuel tomó el frasco de
aceite de oliva que había traído y ungió a David con el aceite. Y el
Espíritu del SEÑOR vino con gran poder sobre David a partir de ese
día. Luego Samuel regresó a Rama.
Lealtad entiende la providencia de Dios. Providencia es Dios
ordenando todas las cosas para el bien de los hombres. Rom 8:28
Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien
de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene
para ellos.
Como hijos de Dios debemos practicar la lealtad (la capacidad de
honrar a alguien a pesar de sus errores) y enseñárselas a nuestros
hijos y futuros miembros de la iglesia. Rubén fue desleal a Jacob Gen
35:22
- El segundo valor que debemos considerar es la fidelidad.
La fidelidad es una actitud de alguien que es fiel, constante y
comprometido con respecto a los sentimientos, ideas u obligaciones
que asume.
Fidelidad es un valor moral que capacita al ser humano para cumplir
con las promesas y compromisos.
Leamos Mat 25:14-15,18
14Porque el reino de los cielos es como un hombre que, yéndose lejos,
llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15A uno dio cinco talentos, y a
otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue
lejos. 18Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y
escondió el dinero de su señor.
Este pasaje es una parábola, es decir algo que revela una verdad espiritual
por medio de algo común, es por eso por lo que comienza diciendo que el
reino de los cielos es semejante a, y posteriormente usa la ilustración. A si
que notemos que en el reino de Dios se nos encomienda algo que Dios
espera que llevemos a cabo, y ese algo varía de acuerdo con cada persona
1 Cor 12:4-7-14:26
El problema que a veces tenemos como cristianos es que estamos
escondiendo lo que Dios me ha dado ya sea por temor o porque no le
estamos dando el suficiente valor a lo que Dios nos ha encomendado
Al leer notamos que el que recibió un talento fue y lo escondió, este
hombre le fue más fácil ir a esconderlo que ponerlo a trabajar, podemos
notar que no le dio el suficiente valor, para este hombre le fue más fácil
esconder el talento porque esto evitaría un esfuerzo en ponerlo a trabajar
y él no estaba dispuesto en Aser ese esfuerzo porque él tenía otras cosas
que hacer
Un talento tiene mucho valor. Un talento de plata era equivalente al sueldo
de 5.000 días de trabajo. ¡Era el sueldo de 16–20 años!17 Por tanto, el
siervo con un solo talento recibió algo de gran valor, muchas personas
piensan que su talento no puede servir para ayudar en la iglesia.

Efe 4:16- Col 2:19


Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente. Y cada parte, al
cumplir con su función específica, ayuda a que las demás se
desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de
amor.
Debemos preguntarnos si estaré poniendo de mi parte para el
crecimiento de mi iglesia estaré colaborando con mi talento, don o
ministerio o liderazgo o estaré escondiendo lo que Dios me ha
entregado y me estoy rehusando a colaborar en el reino de Dios.
Dios castigara a la persona que no pone de su parte. En la parábola,
la persona con un sólo talento no quiso usarlo. Él ofreció muchas excusas. El número de
palabras que él habló fue el doble del número de las palabras habladas por los siervos
fieles. Tal vez hubiéramos esperado que el siervo con los cinco talentos descuidara
uno de ellos. Pero el problema no está con Dios. Dios es un Dios bueno. El problema
está con los siervos que no quieren hacer nada para Dios.

Dios castigará a los que rehúsan usar sus habilidades para Él. Mire lo que dijo Jesús:
“Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el
crujir de
dientes” (Mt 25:30). Esta persona era un siervo. Pero no entró al cielo. ¡Él fue echado
al infierno! Aquí tenemos un ejemplo de un creyente que rehusó permanecer en Cristo
(Jn 15:2, 6). Él rehusó permitir que la vida de Cristo fluyera en él para llevar buen fruto.
Siervos de Dios, ¡mucho cuidado! Sí, hay muchos versículos que
demuestran que somos salvos por gracia. Pero no debemos ignorar las
enseñanzas sencillas de esta parábola de Jesús. Dios juzgará a cada siervo
que rehúsa poner de su parte. Mire de nuevo el pasaje de Efesios 4:16. Este
pasaje dice que cada parte del cuerpo desempeña una función muy especial.
Demostramos que somos parte de su cuerpo al desempeñar el trabajo que
Él nos pone por delante. Aún si nuestra parte es pequeña, como llevar agua
de beber a los que labran en los campos, debemos hacerlo de todo corazón.
No importa cuán pequeña sea nuestra parte. Lo que importa es que
hagamos algo con nuestra habilidad.

La fidelidad nos lleva a ser obedientes y constantes en el señor, nuestra


fidelidad a lo que Dios nos ha entregado es para provecho de otras personas
también, y para traer edificación para nuestra iglesia.

El tercer valor que debemos considerar es: OBEDIENCIA


Obediencia en hebreo es shama este verbo significa: escuchar, obedecer.
Esto significa escuchar a alguien y, por extensión, someterse a hacer lo que
pide o requiere. Con frecuencia describe la acción de obedecer los
mandatos e instrucciones de Dios. Det 4:30-11:27-13:4
Leamos 1 de Samuel 15:22
Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y
víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová?
Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar
atención que la grosura de los carneros.

El relato completo de este pasaje habla sobre como Dios le asigna


una misión al rey Saul de derrotar a toda la nación de Amalec, por el
hecho de que esta nación se opuso a Israel cuando salió de Egipto
(Ex 17:8-16) pero este pasaje revela como Dios desecho a Saul por
su desobediencia al no cumplir fielmente a la voz de Dios.
Analicemos dos versos del pasaje y podremos encontrar una actitud
que había en Saul.

(1Sa 15:13) Vino, pues, Samuel a Saúl, y Saúl le dijo: Bendito seas
tú de Jehová; yo he cumplido la palabra de Jehová.

(1Sa 15:20) Y Saúl respondió a Samuel: Antes bien he obedecido la


voz de Jehová, y fui a la misión que Jehová me envió, y he traído
Agag rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas.
Saul creía que había obedecido la voz de Dios, pero sus acciones
demostraron que hizo conforme a sus propios deseos, Saul estaba
tan seguro de que estaba haciendo lo correcto que se lo afirmo a
Samuel dos veces. ¿Tendremos nosotros en nuestras vidas cristianas
esta misma actitud que tuvo Saul?

Saul se estaba engañando a si mismo creyendo que el si estaba


obedeciendo al señor.

Jueces 17:1-13
Micaias se engañó a si mismo al creer que podía recibir la bendición
de Dios v 13 mientras quebrantaba la palabra de Dios v2,3-5,6
Micaias y su madre parecían ser buenos y morales y quizás hayan
deseado adorar a Dios sinceramente, pero lo desobedecieron al
seguir sus propios deseos en vez de Aser lo que Dios quería.

Jesús les enseño el principio de obedecer su voluntad a sus discípulos


(Mat 7:21) No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino
de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los
cielos. Luc 6:46- Satg 1:22

Obedecer la palabra de Dios de todo corazón es mejor que cualquier


forma exterior de adoración, servicio a Dios o sacrificio personal. El
pecado de Saul fue poner su propia idea de lo que era correcto por
encima de la revelación bíblica.
La biblia señala que ese pecado será a si mismo el punto central de la
apostasía final profetizado 2 tim 4:3-4.
La adoración, las alabanzas, los dones, ministerios son inútiles ante
sus ojos si no van acompañados de la explicita obediencia a Él y Asus
justas normas.