Sei sulla pagina 1di 6

PSICOSIS

DEFINICIÓN:
La psicosis está definida como la alteración mental grave en la que se pierde el contacto
con la realidad, evitando e impidiendo que el paciente pueda relacionarse con otras
personas o grupos sociales.
CARACTERISTICAS:
La psicosis suele provocar cambios en el estado de ánimo y en la forma de pensar, dando
lugar a ideas anormales, por lo que resulta difícil entender lo que está sintiendo la persona
afectada.
Delirios: Con frecuencia la persona afectada de un episodio psicótico tiene creencias
falsas, conocidas como delirios. A tal grado está convencida de la verdad del delirio que
ningún razonamiento, por más lógico que sea, es capaz de desengañarla.

Pensamientos confusos: Los pensamientos más comunes se vuelven confusos o dejan de


guardar una relación adecuada entre sí. La expresión oral se vuelve difícil de entender o
no tiene sentido. En algunos casos le cuesta a la persona concentrarse, seguir el hilo de la
conversación o recordar las cosas. Sus pensamientos parecen acelerarse o volverse más
lentos.
Alucinaciones: Por efecto de la psicosis, la persona ve, oye, siente, huele o percibe con
el gusto cosas que en realidad no están presentes. Por ejemplo, oye voces que nadie más
alcanza a oír, ve objetos inexistentes, o percibe el olor o el sabor de las cosas de tal manera
que le parece que están echadas a perder o incluso envenenadas.
Cambios afectivos y de percepción: A veces la forma de sentir de la persona cambia de
repente, sin causa aparente, provocando que se sienta rara y aislada del mundo y le
parezca que las cosas se mueven con una gran lentitud. Son frecuentes los cambios
bruscos en el estado de ánimo, y la persona se siente extrañamente excitada o deprimida.
O bien, parece que sus emociones pierden intensidad, siente menos que antes, o
manifiesta menos sus emociones a quienes les rodean.
Cambios de conducta: Las personas afectadas de psicosis presentan conductas distintas
a las que acostumbran tener. En algunos casos, se vuelven extremadamente activas, o bien
les sobreviene un gran letargo que les hace estar sin hacer nada durante todo el día. Se
echan a reír en momentos inoportunos, o se enojan o se sienten contrariadas sin motivo
aparente. Muchas veces, estos cambios de conducta se relacionan con los síntomas arriba
señalados. Por ejemplo, si la persona cree que se encuentra en peligro, llama a la policía,
o si se cree Jesucristo, se pasa el día predicando por las calles. En otros casos, deja de
comer por temor a que la comida esté envenenada o le cuesta conciliar el sueño porque
tiene miedo de algo.
¿Cuáles son los diferentes tipos de psicosis?
La psicosis afecta a cada persona de diferente manera.
Psicosis inducida por las drogas
El consumo de drogas o de alcohol, así como la abstinencia tras un consumo prolongado,
pueden provocar síntomas psicóticos. En algunos casos los síntomas se resuelven
rápidamente al irse pasando los efectos de la sustancia, en tanto que en otros la
enfermedad, aunque comenzó como una psicosis inducida por drogas, se hace más
prolongada.
Psicosis orgánica
A veces los síntomas psicóticos aparecen a consecuencia de lesiones de la cabeza o
enfermedades orgánicas que afecten el funcionamiento del cerebro, tales como la
encefalitis, el SIDA, o un tumor. En estos casos, suelen presentarse junto con la psicosis
otros síntomas, tales como amnesia o confusión.
Psicosis reactiva breve
En ocasiones los síntomas psicóticos surgen de repente como respuesta a una situación
de mucha tensión en la vida de la persona, tales como un cambio importante en sus
circunstancias personales, o la muerte de un familiar. Aunque los síntomas pueden ser
agudos, la persona se recupera en pocos días.
Trastorno delirante
El síntoma principal es la firme creencia en cosas que no son ciertas. La característica
esencial del trastorno delirante es la presencia de uno o más delirios que persisten durante
al menos un mes. Los sujetos con trastorno delirante pueden ser capaces de describir el
hecho de que otras personas consideran sus creencias irracionales pero ellos mismos son
incapaces de aceptarlo.
Esquizofrenia
El término esquizofrenia se emplea para referirse a aquellas enfermedades psicóticas en
que los cambios de conducta o los síntomas persisten durante un período no inferior a los
seis meses. Tanto los síntomas como la duración de la enfermedad varían según el caso,
y al contrario de lo que se suele creer, muchas personas afectadas de esquizofrenia llevan
una vida plena y feliz, logrando muchas de ellas una total recuperación.
Trastorno esquizofreniforme
No se distingue de la esquizofrenia, salvo en que los síntomas han persistido durante
menos de seis meses. Dos o mas de los síntomas siguientes, cada uno de ellos presente
durante una parte significativa de tiempo durante un periodo de un mes. (delirios,
alucinaciones, discurso desorganizado)
Trastorno bipolar (maníaco depresivo)
En el trastorno bipolar, la psicosis se presenta como parte de un alteración afectiva más
generalizada, caracterizada por alternancias violentas entre la gran excitación (manía) y
la melancolía (depresión). En caso de presentarse síntomas psicóticos, suelen
corresponder al estado anímico de la persona: por ejemplo, si está deprimida oye voces
que le dicen que debe suicidarse, en tanto que si experimenta una excitación o euforia
anormales, se cree un ser excepcional capaz de realizar grandes hazañas.
Trastorno esquizoafectivo
Este diagnóstico corresponde a la presencia simultánea o consecutiva tanto de síntomas
de trastorno afectivo (tales como la depresión o la manía) como de psicosis. Es decir, el
cuadro clínico no es típico ni del trastorno afectivo ni de la esquizofrenia.
Depresión psicótica
Consiste en una depresión aguda combinada con síntomas psicóticos, sin que en ningún
momento de la enfermedad se lleguen a producir períodos de manía o excitación, por lo
que se distingue del trastorno bipolar.

ESQUIZOFRENIA
DEFINICION: La esquizofrenia es un trastorno mental severo que afecta al pensamiento,
las emociones y el comportamiento. Es poco frecuente antes de la pubertad y más
probable que comience entre los 15 y los 35 años. Las infecciones virales durante el
embarazo, complicaciones en el parto, crecer en el centro de grandes ciudades y el uso de
drogas también parecen jugar un papel en el desarrollo de esta enfermedad. La
esquizofrenia afecta a diferentes personas de forma diferente. Existen dos formas de
grupos: “positivos” y “negativos”. Las personas que sufren la enfermedad normalmente
tienen una mezcla de los dos.
Síntomas positivos:
Delirios. Esto significa mantener creencias que no sólo no son ciertas sino que pueden
parecer incluso bastante extrañas. Si intentas discutir estas creencias, encontrarás que el
que las tiene las mantendrá a pesar de que exista mucha evidencia en su contra.
Trastorno del pensamiento. Esto es una dificultad para pensar con claridad. Será difícil
entenderlos porque sus frases parecen no tener sentido: pueden saltar de una idea a otra,
perdiendo el tema del que están intentando hablar.
Alucinaciones. Estas son cuando ves, oyes, hueles o sientes algo que no está ahí. Por
ejemplo, la alucinación más común que la gente experimenta es la de oír voces. Estas
voces parecen absolutamente reales, pueden asustar y hacer creer que la gente te está
observando, escuchando o molestando. La gente joven que tiene estas experiencias puede
parecer suspicaz y actuar de una forma extraña. Por ejemplo, hablar o reír para sí misma
como si estuviera hablando con alguien que no está. Esto es bastante diferente del habla
o las risas de los niños pequeños cuando están realizando un juego imaginativo o en su
mundo imaginario.
Síntomas negativos:
Las personas jóvenes que padecen esquizofrenia puede volverse muy inactivas, solitarias
y parecer desmotivadas. Parecen perder interés y motivación y pueden dejar de lavarse
regularmente o cuidarse de una forma apropiada. Normalmente no pueden concentrase
en un trabajo o en el estudio. Generalmente los síntomas son de una gravedad suficiente
como para causar preocupación, tanto en casa como en la escuela. Los síntomas positivos
o negativos por sí solos no necesariamente causan esquizofrenia. Síntomas parecidos
pueden ocurrir en otras enfermedades, como en una depresiva o como parte de una
reacción severa al estrés. Síntomas como estos significan que deberías pedir consejo
médico.

Síntomas positivos:
Los síntomas característicos (Criterio A) pueden conceptualizarse como pertenecientes
a dos amplias categorías: los positivos y los negativos. Los síntomas positivos parecen
reflejar un exceso o distorsión de las funciones normales, mientras que los síntomas
negativos parecen reflejar una disminución o pérdida de las funciones normales. Los
síntomas positivos (Criterios A1-A4) incluyen distorsiones o exageraciones del
pensamiento inferencial (ideas delirantes), la percepción (alucinaciones),
el lenguaje y la comunicación (lenguaje desorganizado), y la organización
comportamental (comportamiento gravemente desorganizado o catatónico).

Síntomas negativos:
Los síntomas negativos (Criterio 5) comprenden restricciones del ámbito y
280 Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos la intensidad de la expresión emocional
(aplanamiento afectivo), de la fluidez y la productividad del pensamiento y el lenguaje
(alogia), y del inicio del comportamiento dirigido a un objetivo (abulia).
Las ideas delirantes (Criterio A1) son creencias erróneas que habitualmente implican una
mala interpretación de las percepciones o las experiencias.
Los síntomas negativos de la esquizofrenia (Criterio A5) constituyen una parte sustancial
de la morbididad asociada con el trastorno. Tres síntomas negativos —aplanamiento
afectivo, alogia y abulia— están incluidos en la definición de esquizofrenia; otros
síntomas negativos (p. ej., la anhedonía) están incluidos en el siguiente apartado referido
a los «Síntomas y trastornos asociados». El
aplanamiento afectivo es especialmente frecuente y está caracterizado por la inmovilidad
y falta de respuesta en la expresión facial del sujeto, contacto visual pobre y reducción
del lenguaje corporal.

F20.0x Tipo paranoide [295.30] (v. pág. 292)


F20.1x Tipo desorganizado [295.10] (v. pág. 293)
F20.2x Tipo catatónico [295.20] (v. pág. 294)
F20.3x Tipo indiferenciado [295.90] (v. pág. 295)
F20.5x Tipo residual [295.60] (v. pág. 296)

Esquizofrenia catatónica

Este tipo de esquizofrenia se caracteriza por las graves alteraciones psicomotoras


que presenta el paciente. Estas alteraciones patológicas no siempre son las mismas,
aunque las principales son la inmovilidad y la rigidez cérea, en las que la persona
mantiene los músculos tensos de manera que parece una figura de cera (de ahí el
nombre del síntoma), la incapacidad de hablar y la adopción de posturas extrañas
estando de pie o en el suelo.

Esquizofrenia paranoide

Uno de los tipos de esquizofrenia más conocidos, en este caso los síntomas tienden
a ser más psíquicos que motores; de hecho, las personas con esta clase de
esquizofrenia no tiene fallos en la capacidad motora o del habla. Entre estas señales
de alteración en las funciones psíquicas se encuentra la manía persecutoria, es
decir, la creencia de que otras personas tienen quieren hacernos daño en el
presente o en un futuro.

También es frecuente que en este tipo de esquizofrenia se den alucinaciones


auditivas y delirios (en estos últimos no se perciben elementos extraños a través de
los sentidos, pero el pensamiento está tan alterado que se construyen narrativas
extrañas sobre la realidad).

Los delirios de grandeza, clásicos de las personas megalómanas, también pueden


hacer su aparición aquí.

Esquizofrenia simple

Esta ha sido una categoría para designar un posible tipo de esquizofrenia en el que
no hay tantos síntomas positivos (es decir, aquellos que definen la conducta
proactiva y las iniciativas de la persona) y sí síntomas negativos (es decir,
caracterizados por la ausencia de procesos psicológicos básicos y con la falta de
voluntad y motivación). Dicho de otro modo, este tipo de esquizofrenia se caracteriza
por los procesos mentales que se ven disminuidos, y no tanto por los excesos
inusuales de actividad mental.

Las personas que presentaban este tipo de esquizofrenia presentaban muchas


formas de inhibición, aplanamiento afectivo, poca comunicación verbal y no verbal,
etc.

A diferencia del resto de tipos de esquizofrenia que veremos aquí, este no aparecía
en el DSM-IV, sino que ha sido una categoría propuesta por la OMS.

4. Esquizofrenia residual

Esta categoría era usada como un tipo de esquizofrenia que se da cuando en el


pasado ha habido un brote de esquizofrenia pero en el presente los síntomas
positivos son muy moderados y de baja intensidad, mientras que lo que más llama
la atención son los "restos" de síntomas negativos que han quedado. Así pues, para
entender este tipo de esquizofrenia es muy importante tener en cuenta el factor
tiempo y realizar comparaciones entre el antes y el después.

5. Esquizofrenia desorganizada o hebefrénica


En este tipo de esquizofrenia, más que existir comportamientos que en sí mismos
son signo de patología (como por ejemplo la adopción de una postura totalmente
rígida), la enfermedad se expresa a través del modo en el que se organizan y se
suceden las acciones de la persona. Es decir, que su característica principal es el
modo desordenado en el que van apareciendo las acciones, en comparación con el
resto.

Su conducta es caótica y no está organizada alrededor de temas que se mantienen


en el tiempo, es decir que no se construye una narrativa más o menos coherente
que dé pie a la manía persecutoria o las alucinaciones que se tienen, por ejemplo.
La persona muestra desorganización en sus estados emocionales, en lo que dice
y/o en su forma de moverse.

6. Esquizofrenia indiferenciada

Esta es una categoría "cajón de sastre" para poder clasificar aquellos casos que no
encajan en los criterios diagnósticos del resto de tipos de esquizofrenia. Por ello, no
se puede considerar un tipo de esquizofrenia consistente.