Sei sulla pagina 1di 6

Manifiesto

MANIFIESTO DEL FUTURISMO, Marinetti, 1909 (Fragmento)

I. Queremos cantar el amor al peligro, a la fuerza y a la temeridad.

II. Los elementos capitales de nuestra poesía, serán el coraje, la audacia y la rebelión.

III. Contrastando con la literatura que ha magnificado hasta hoy la inmovilidad de pensamiento, el éxtasis
y el sueño, nosotros vamos a glorificar el movimiento agresivo, el insomnio febriciente, el paso gimnástico,
el salto arriesgado, las bofetadas y el puñetazo

.IV. Declaramos que el esplendor del mundo se ha enriquecido de una belleza nueva: la belleza de la
velocidad. Un automóvil de carrera con su vientre ornado de gruesas tuberías, parecidas a serpientes de
aliento explosivo y furioso... un automóvil que parece correr sobre metralla, es más hermoso que la Victoria
de Samotracia.. Queremos cantar al hombre que es dueño del volante cuyo eje ideal atraviesa la Tierra
lanzada sobre el circuito de su órbita.

Vl. Es necesario que el poeta se desviva, con ardor, con fuego, con prodigalidad por aumentar el fervor
entusiasta de los elementos primordiales, su ignición.. No hay belleza más que en la lucha. No debe
admitirse un jefe de escuela si no tiene un carácter recalcitrantemente violento. La poesía debe ser un asalto
agresivo contra las fuerzas anónimas y desconocidas para hacerlas que se inclinen ante el hombre.

VlIl. ¡Estamos sobre el promontorio extremo de los siglos! ¿A qué mirar detrás de nosotros, que es como
ahondar en la misteriosa alforja de lo imposible? El Tiempo y el Espacio han muerto. Vivimos ya en el
Absoluto, puesto que hemos creado la celeridad omnipresente.

IX. Queremos glorificar la guerra—única higiene del mundo—el militarismo, el patriotismo, el gesto
destructor de los anarquistas, las bellas ideas que matan y el desprecio a la mujer.

X. Queremos demoler los museos, las bibliotecas, combatir el moralismo, el feminismo y todas las
cobardías oportunistas y utilitarias

XI.Cantaremos a las grandes muchedumbres agitadas por el trabajo, el placer o la rebeldía, las resacas
multicolores y polifonas de las revoluciones en las capitales modernas: la vibración nocturna de los
arsenales y de los almacenes bajo sus violentas lunas eléctricas, las estaciones ahitas, pobladas de serpientes
atezadas y humosas, las fábricas suspendidas de las nubes por el bramante de sus chimeneas; los puentes
parecidos al salto de un gigante sobre la cuchillería diabólica y mortal de los ríos, los barcos aventureros
olfateando siempre el horizonte, las locomotivas en su gran chiquero, que piafan sobre los railes, bridadas
por largos tubos fatalizados, y el vuelo alto de los aeroplanos, en los que la hélice tiene chasquidos de
banderolas y de salvas de aplausos, salvas calurosas de cien muchedumbres (...)

PRIMER MANIFIESTO DADAÍSTA, fragmentos (Escrito por Tristan Tzara y publicado en 1918 en el
número 3 de la revista DADA de Zurich, el Manifiesto Dada es el primer manifiesto del movimiento
dadaísta).
(...) Dada no significa nada

Si alguien lo considera inútil, si alguien no quiere perder tiempo por una palabra que no significa nada….El
primer pensamiento que se agita en estas cabezas es de orden bacteriológico…, hallar su origen etimológico,
histórico o psicológico por lo menos. Por los periódicos sabemos que los negros Kru llaman al rabo de la
vaca sagrada: DADA. El cubo y la madre en una cierta comarca de Italia reciben el nombre de DADA. Un
caballo de madera, la nodriza, la doble afirmación en ruso y en rumano DADA. Sabios periodistas ven en
todo ello un arte para niños, otros santones jesúshablaalosniños, el retorno a un primitivismo seco y
estrepitoso, estrepitoso y monótono. No es posible construir la sensibilidad sobre una palabra. Todo sistema
converge hacia una aburrida perfección, estancada idea de una ciénaga dorada, relativo producto humano.
La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto; ni alegre; ni alegre ni triste,
ni clara ni oscura, no debe divertir ni maltratar a las personas individuales sirviéndoles pastiches de santas
aureolas o los sudores de una carrera en arco a través de las atmósferas. Una obra de arte nunca es bella por
decreto, objetivamente y para todos. Por ello, la crítica es inútil, no existe más que subjetivamente, sin el
mínimo carácter de generalidad. ¿Hay quien crea haber encontrado la base psíquica común a toda la
humanidad?(...)

Así nació DADA, de una necesidad de independencia, de desconfianza hacía la comunidad. Los que están
con nosotros conservan su libertad. No reconocemos ninguna teoría. Basta de academias cubistas y
futuristas, laboratorios de ideas formales. ¿Sirve el arte para amontonar dinero y acariciar a los gentiles
burgueses? Las rimas acuerdan su tintineo con las monedas y la musicalidad resbala a lo largo de la línea
del vientre visto de perfil. Todos los grupos de artistas han ido a parar a este banco a pesar de cabalgar
distintos cometas. Se trata de una puerta abierta a las posibilidades de revolcarse entre muelles almohadones
y una buena mesa (...)

M.C. Scher, "Drawing hands"

SECRETOS DEL ARTE MÁGICO DEL SURREALISMO (Extraído del Primer Manifiesto Surrealista
de André Bretón, 1924)
Composición surrealista escrita, o primer y último chorro
Ordenad que os traigan recado de escribir, después de haberos situado en un lugar que sea lo más propicio
posible a la concentración de vuestro espíritu, al repliegue de vuestro espíritu sobre sí mismo. Entrad en el
estado más pasivo, o receptivo, de que seáis capaces. Prescindid de vuestro genio, de vuestro talento, y
del genio y el talento de los demás. Decíos hasta empaparos de ello que la literatura es uno de los más
tristes caminos que llevan a todas partes. Escribid deprisa, sin tema preconcebido, escribid lo
suficientemente deprisa para no poder refrenaros, y para no tener la tentación de leer lo escrito. La
primera frase se os ocurrirá por sí misma, ya que en cada segundo que pasa hay una frase, extraña a
nuestro pensamiento consciente, que desea exteriorizarse. Resulta muy difícil pronunciarse con respecto a
la frase inmediata siguiente; esta frase participa, sin duda, de nuestra actividad consciente y de la otra, al
mismo tiempo, si es que reconocemos que el hecho de haber escrito la primera produce un mínimo de
percepción. Pero eso, poco ha de importaros; ahí es donde radica, en su mayor parte, el interés del juego
surrealista. No cabe la menor duda de que la puntuación siempre se opone a la continuidad absoluta del
fluir de que estamos hablando, pese a que parece tan necesaria como la distribución de los nudos en una
cuerda vibrante. Seguid escribiendo cuanto queráis. Confiad en la naturaleza inagotable del murmullo. Si
el silencio amenaza, debido a que habéis cometido una falta, falta que podemos llamar «falta de
inatención», interrumpid sin la menor vacilación la frase demasiado clara. A continuación de la palabra
que os parezca de origen sospechoso poned una letra cualquiera, la letra l, por ejemplo, siempre la 1, y al
imponer esta inicial a la palabra siguiente conseguiréis que de nuevo vuelva a imperar la arbitrariedad.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh, poetas!, hacedla florecer


en el poema
MANIFIESTO DEL CREACIONISMO, Vicente Huidobro

El Creacionismo no es una escuela que yo haya querido imponer a alguien; el Creacionismo es una teoría
estética general que empecé a elaborar hacia 1912, y cuyos tanteos y primeros pasos los hallaréis en mis
libros y artículos escritos mucho antes de mi primer viaje a París.
En el número 5 de la revista chilena Musa Joven, yo decía:
"El reinado de la literatura terminó. El siglo veinte verá nacer el reinado de la poesía en el verdadero
sentido de la palabra, es decir, en el de creación, como la llamaron los griegos,aunque jamás lograron
realizar su definición".

Más tarde, hacia 1913 o 1914, yo repetía casi igual cosa en una pequeña entrevista aparecida en la revista
Ideales, entrevista que encabezaba mis poemas. También en mi libro Pasando y pasando, aparecido en
diciembre de 1913, digo, en la página 270, que lo único que debe interesar a los poetas es el "acto de la
creación", y oponía a cada instante este acto de creación a los comentarios y a la poesía alrededor de. La
cosa creada contra la cosa cantada.
En mi poema Adán, que escribí durante las vacaciones de 1914 y que fue publicado en 1916, encontraréis
estas frases de Emerson en el Prefacio, donde se habla de la constitución del poema:
"Un pensamiento tan vivo que, como el espíritu de una planta o de un animal, tiene una arquitectura propia,
adorna la naturaleza con una cosa nueva".
Pero fue en el Ateneo de Buenos Aires, en una conferencia que di en junio de 1916, donde expuso
plenamente la teoría. Fue allí donde se me bautizó como creacionista por haber dicho en mi conferencia
que la primera condición del poeta es crear; la segunda, crear, y la tercera, crear.
Cuando escribo: "El pájaro anida en el arco iris", os presento un hecho nuevo, algo que jamás habéis visto,
que jamás veréis, y que sin embargo os gustaría mucho ver.
Un poeta debe decir aquellas cosas que nunca se dirían sin él.
Los poemas creados adquieren proporciones cosmogónicas; os dan a cada instante el verdadero sublime,
este sublime del que los textos nos presentan ejemplos tan poco convincentes. Y no se trata del sublime
excitante y grandioso, sino de un sublime sin pretensión, sin terror, que no desea agobiar ni aplastar al
lector: un sublime de bolsillo.
El poema creacionista se compone de imágenes creadas, de situaciones creadas, de conceptos creados; no
escatima ningún elemento de la poesía tradicional, salvo que en él dichos elementos son íntegramente
inventados, sin preocuparse, en absoluto de la realidad ni de la veracidad anteriores al acto de realización.

Para que tengáis un conocimiento general de estos y otros vanguardismos, no os perdáis el


siguiente video:

Y también os acercaréis al mundo de las vanguardias con las siguientes entradas del blog:
- La literatura de vanguardia
- Caligramas y poemas visuales

Y para acceder a los trabajos vanguardistas que hicieron el año pasado los alumnos de primero y cuarto
de ESO del IES "Consaburum" pincha en Caligramas, greguerías, collages y odas

El manifiesto
El manifiesto es un tipo de texto que puede ser utilizado tanto en la literatura, como un texto
funcional fuera de ella. Descubre en que consiste.

ÍNDICE
 1 Manifiesto: Expresión pública
o 1.1 Ejemplos:
 2 Ejemplo de manifiesto no literario
 3 Ejemplo de manifiesto literario

MANIFIESTO: EXPRESIÓN PÚBLICA


El manifiesto se define como un tipo de texto que consiste en establecer principios, doctrinas,
intenciones, ideologías y propósitos de cualquier tipo, como una manera de expresión y declaración
pública de los mismos. Su propósito es mostrar claramente al público, una institución en particular, o
a la audiencia en general, una opinión, voluntad o corriente específica, que en la mayoría de los casos
es innovadora y divergente de la visión tradicional. Aunque en muchos casos el manifiesto es un
documento no literario que sirve a fines prácticos, como por ejemplo la declaración de la
independencia o un manifiesto de una corriente política determinada, dentro del arte el manifiesto
adquiere mucha importancia debido al gran uso que le dan las vanguardias artísticas para expresar sus
nuevas corrientes de pensamiento e ideologías artísticas, y debido a la forma en que estos manifiestos
son desarrollados, se inscriben dentro del arte y la literatura.
EJEMPLOS:
EJEMPLO DE MANIFIESTO NO
LITERARIO
Manifiesto de John Perry Barlow (español)
Declaración de independencia del ciberespacio
Gobiernos del Mundo Industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del
Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis
en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna
soberanía sobre el lugar donde nos reunimos. No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos
tenerlo, así que me dirijo a vosotros sin mas autoridad que aquella con la que la libertad siempre
habla.
Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las
tiranías que estáis buscando imponernos. No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis
métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente.
Los gobiernos derivan sus justos poderes del consentimiento de los que son gobernados. No habeis
pedido ni recibido el nuestro. No os hemos invitado.
No nos conocéis, ni conocéis nuestro mundo. El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras.
No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto publico de construcción. No podéis. Es
un acto natural que crece de nuestras acciones
colectivas.
(Fuente: http://nomadasyrebeldes.files.wordpress.com/2012/05/manifiesto_de_john_perry_barlow-
1.pdf (fragmento))

EJEMPLO DE MANIFIESTO
LITERARIO
Manifiesto técnico de la literatura futurista
Sentado sobre el depósito de gasolina de un aeroplano, con el vientre caliente por la cabeza del
aviador, sentí la rídicula inutilidad de la vieja sintaxis heredada de Homero. ¡Violenta necesidad de
liberar las palabras, sacándolas de la prisión del periodo latino! Naturalmente, como todo imbécil,
tiene una cabeza previsora, un vientre, dos piernas y dos pies planos, pero jamás tendrá dos alas.
¡Apenas lo necesario para caminar, para correr algunos instantes y pararse casi en seguida
resoplando!…
He aquí lo que me dijo la remolinante hélice, mientras volaba a doscientos metros sobre las poderosas
chimeneas de Milán. Y la hélice añadió:
I .- Es necesario destruir la sintaxis, disponiendo los sustantivos al azar, tal como nacen.
2.- Se debe usar el verbo en infinitivo para que se adapte elásticamente al sustantivo y no lo someta
al yo del escritor que observa o imagina. El verbo en infinitivo puede sólo dar el sentido de la
continuidad de la vida y la elasticidad de la intuición que la percibe.
3.- Se debe abolir el adjetivo para que el sustantivo desnudo conserve su color esencial. El adjetivo,
que tiene en si mismo un carácter matizador, es incompatible con nuestra visión dinámica, porque
supone una pausa, una meditación.
4.- Todo sustantivo debe tener su doble, es decir el sustantivo debe ir seguido, sin conjunción, de otro
sustantivo al que está ligado por analogía. Ejemplo: hombre-torpedero, mujer-golfo, multitud-resaca,
plaza-embudo, puerta-grifo.
Como la velocidad aérea ha multiplicado nuestro conocimiento del mundo, la percepción por
analogía se hace mucho más natural para el hombre. Por lo tanto hay que suprimir el como, el cual,
el así, el parecido a. Mejor aún, hay que fundir directamente el objeto con la imagen que evoca, dando
la imagen abreviada mediante una sola palabra esencial.
5.- Abolir también la puntuación. Al suprimirse los adjetivos, los adverbios y las conjunciones, la
puntuación queda lógicamente anulada, en la continuidad variada de un estilo vivo que se crea por
si mismo sin las pausas absurdas de las comas y los puntos. Para acentuar ciertos movimientos e
indicar sus direcciones se emplearán signos matemáticos: + – x = ( ) y signos musicales.
6.- Los escritores se han entregado hasta ahora a la analogía inmediata. Han comparado, por
ejemplo, el animal al hombre o a otro animal, lo que casi equivale, más o menos, a una especie de
fotografía. Han comparado por ejemplo un fox-terrier a un pequeñisimo pura sangre. Otros, más
avanzados, podrían comparar ese mismo fox-terrier trepidante a una pequeña máquina Morse. En
cambio yo lo comparo con el agua hirviendo. Hay en ellos una gradación de analogías cada vez más
amplias y unas relaciones cada vez más profundas y sólidas, aunque muy distantes.
La analogía no es más que el amor profundo que une las cosas distantes, -aparentemente diversas y
hostiles. Sólo por medio de analogías amplisimas se logrará un estilo orquestal, al mismo tiempo
policromo, polifónico y polimorfo capaz de contener la vida de la materia.
(Fuente: https://www.uclm.es/artesonoro/FtMARINETI/html/manitec.html (fragmento))