Sei sulla pagina 1di 3

ADORACIÓN ANTE LA CRUZ

MONICIÓN

En este tiempo de Cuaresma, acercándonos ya a la Semana Santa, venimos a la capilla porque


queremos tener un gesto de adoración ante la cruz. Es la cruz que el año pasado se nos
entregó para que la disfrutáramos durante todo este tiempo, y que al término de esta semana
haremos entrega de ella a otro colegio. Por eso venimos a despedirnos, sabiendo que la cruz de
Jesús sigue con nosotros a lo largo de nuestra vida.

ACTO PENITENCIAL

La cruz sólo se entiende desde el amor, amor sin límite que Dios tiene por cada uno de
nosotros, por cada persona.
La cruz nos identifica como cristianos, no es un simple adorno, recordadlo siempre: es el
símbolo de quienes seguimos y amamos al Señor. Por ello, le pedimos perdón por no haber
correspondido a su amor:

- Perdónanos, Jesús, porque muchas veces no nos comportamos como debemos, ni en


clase, ni en casa. SEÑOR, TEN PIEDAD
- Perdónanos, Jesús, porque nos olvidamos de que Dios, ante todo y sobre todo, es amor
gratuito. CRISTO, TEN PIEDAD
- Perdónanos, Jesús, porque muchas veces no amamos a nuestro prójimo como a nosotros
mismos. SEÑOR, TEN PIEDAD

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (Jn 3,16-17)

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no
perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar
al mundo, sino para que el mundo se salve por él. PALABRA DE DIOS

REFLEXIÓN

La cruz de Cristo no era sólo el leño que llevó a cuestas y en el que murió. La cruz de Jesús
fue, junto a ésa, el dolor de la soledad, las injusticias que sufrió, los insultos que recibió. El
dolor que siente por lo que yo he hecho mal hoy contra otra persona, o contra mí mismo o
contra Él. Esa es su cruz. Por eso yo soy RESPONSABLE DE LA CRUZ DE JESÚS.
Y mi cruz de cada día, la que tengo que coger para seguirle, no es un leño de madera. Mi cruz
es el cansancio en el trabajo, el dolor que me supone luchar contra la pereza, las injusticias
que sufro, el esfuerzo por ser generoso -porque me cuesta dar mis cosas-. Mi Cruz es
trabajar bien cuando no me apetece. Mi cruz es el DOLOR QUE SUPONE A VECES ACTUAR
DE ACUERDO CON EL AMAR A DIOS, CON EL AMAR A LOS DEMÁS -más que a mí mismo- y
CON EL AMARME BIEN A Mí MISMO. Durante esta Cuaresma, Señor, quiero coger mi cruz
de cada día porque quiero seguirte. ¡Que sea generoso, Dios mío!

ACTO DE ADORACIÓN (se van acercando en fila mientras se escucha el canto ‘Nadie te ama
como yo’)
ORACIÓN FINAL
Jesús, nos has dado el ejemplo, con gestos y actitudes,
nos enseñaste de palabra y de obra,
a amar hasta el extremo, con la vida
nos mostraste con tu vida y con la entrega.
lo que es vivir para los demás.
Ayúdanos a vivir Amar como Jesús,
el mandamiento del amor, en la práctica concreta
siguiendo tus pasos, y real de cada día,
tus opciones, amando en el hoy y ahora,
tu estilo y forma de amar. amando a todos,
a través del servicio, la donación
Amar como Jesús, y la entrega de lo mejor de cada uno
con paciencia y pasión, para el bien de los demás.
con coraje y valentía,