Sei sulla pagina 1di 166

Sinopsis

La Mayor Ramsey viene desde el siglo 21 y fue revivida muchos años en el futuro, para enfrentar la vida como esclava de la emperatriz Sarika en una sociedad bajo una rebelión.

2

años en el futuro, para enfrentar la vida como esclava de la emperatriz Sarika en una
(I) Por J.C. Wilder Traducido por Rocío Acosta Ruiz de la versión original en inglés

(I)

Avisos:

Este relato de Ciencia-Ficción/ Uber-Xena presenta una relación lésbica adulta entre sus protagonistas. Si eres menor de 21 años, no leas nada más.

NOTA DE LA TRADUCTORA: esta historia contiene algunas palabras malsonantes, no muchas, pero están ahí. Y puede que, al final, te sorprenda un poco. Pero tranquilo/a, todo forma parte de esta vida y hay que ser tolerantes. De cualquier modo, si eres demasiado puritano/a, o quisquilloso/a con ciertas cosas, te repito lo que dice JC Wilder: DEJA DE LEER. En cuanto a los DISCLAIMERS, como siempre, el copyright de la MCA/UNIVERSAL no ha pretendido ser en ningún momento infringido.

3

a los DISCLAIMERS, como siempre, el copyright de la MCA/UNIVERSAL no ha pretendido ser en ningún

Mi Protectora - J.C. Wilder

Prólogo

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Semanas de sufrimiento por causa de una misteriosa enfermedad habían transformado dramáticamente a la Emperatriz de Dethra de una mujer fuerte en un frágil saco de huesos. Sabiendo que la muerte se acercaba, reunió las últimas fuerzas que le quedaban y llamó a su hija a su presencia. Confiaba desesperadamente que Sarika estuviera lista para asumir todas las responsabilidades del liderazgo.

Pero, preparada o no, tendría que convertirse en la nueva emperatriz mientras una rebelión amenazaba el imperio. Las actividades religiosas de Sarika le habían dejado poco espacio para las estrategias de la política y la guerra. Su hija tendría que depender del Consejo de Ancianos para que la guiase.

4

La Emperatriz esperaba haber transmitido a Sarika algo más que una simple capa de responsabilidad.

La Princesa llegó, el pálido color castaño rojizo de su pelo mezclado con el verde de su toga flotando tras de sí. Ella rozó al pasar los sombríos rostros de las sacerdotisas y ancianos al llegar junto a la cabecera del lecho de su madre. Tomando entre las suyas las manos de su hija y llevándolas a su pecho, la frágil emperatriz miró con autoridad a su único vástago.

El futuro de Dethra está contigo, Sarika. No desperdicies el tiempo guardando luto por mí cuando mi espíritu se haya ido, sino conduce

está contigo, Sarika. No desperdicies el tiempo guardando luto por mí cuando mi espíritu se haya

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

sabiamente el gobierno y pon fin a la rebelión de los Serviles. El Imperio no debe caer.

Sarika se acercó más y apretó las manos de su madre mientras era consciente de su posición y de la importancia de no mostrar debilidad. Como siempre hacía cuando sentía las lágrimas amenazando con traicionarla, elevó su delicado mentón y se puso a la altura de las circunstancias.

Se hará como dices, madre.

Las palabras fluyeron más suavemente ahora, mientras la Emperatriz se permitía mirar fijamente y con cariño al interior de los acuosos ojos verdes.

Lo sé. Pero tú necesitarás más que sacerdotisas y ancianos para que te ayuden a restaurar la paz en Dethra, y más que los espíritus de tus ancestros. Dentro de poco llegará el momento de la unión. Tu poder se incrementará con la fuerza de tu compañero.

5

Sarika frunció el ceño, un breve lapsus en su autocontrol. Ella no había seleccionado a nadie de entre los elegibles. No se sentía físicamente atraída por ninguno de ellos, aunque algunos solteros habían manifestado su interés por ella de forma más o menos clara. Aún ahora, podía sentir al Anciano Tai-Po mirándola con lo que ella creía era lujuria. Deseó poder estar a solas con su madre, pero el protocolo no lo permitía.

mirándola con lo que ella creía era lujuria. Deseó poder estar a solas con su madre,

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Dado que no has elegido todavía continuó la Emperatriz, únete conmigo y juntas invocaremos una visión del Protector y le instaremos a venir a ti, hija mía.

El Anciano Tai-Po se puso cerca de la Emperatriz y su hija, confiando en que su visión le mostraría a él. Se consideraba a sí mismo la mejor elección, y deseaba a la Princesa Sarika. Él la había visto crecer y convertirse de una preciosa y mimada niña en una consentida y hermosa joven mujer. Una mujer cuya aura de poder ejercía desde ese sensual y pequeño cuerpo, atizando su pasión hasta un nivel enfebrecido.

Aunque estaba prohibido, había observado a Sarika durante su meditación matinal en el jardín de palacio. Cada amanecer, él se encontraba a sí mismo reaccionando ante el espectáculo de su surgimiento del estanque sagrado y, mientras disfrutaba de este irrespetuoso voyerismo, a menudo se recreaba con su propia visión del cuerpo de ella bajo el suyo. En ese momento Tai-Po sofocaba un gruñido, prometiéndose a sí mismo que la tendría pronto. Entrecerrando los ojos, él miró a la Emperatriz y a su hija colocar sus manos respectivamente sobre las sienes de la otra.

6

La Emperatriz habló a su hija sin utilizar la voz.

Enfoca tu energía desde el centro de tu ser y únete conmigo. Busquemos a tu compañero, el Protector. ¿Quién será?

Enfoca tu energía desde el centro de tu ser y únete conmigo. Busquemos a tu compañero,

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

La transpiración comenzó a surgir en los rostros de ambas mujeres mientras la vida de Sarika se unía con la de su madre y juntas se adentraban en lo desconocido, buscando.

Sarika buscó con todo su ser.

¿Quién? ella sintió una nueva e inexplicable ansia brotar en su interior y fluir por encima de su propio límite. ¿Dónde estás? Te necesito. Ven a mí.

Una imagen comenzó a cobrar forma y ambas mujeres sintieron la alegría del triunfo conforme la figura comenzó a aclararse. La Emperatriz jadeó y el color escapó del rostro de su hija mientras ambas contemplaban el llamativo color oliváceo de la piel de la figura. Su pelo agitado por el viento, largo y negro como la medianoche, caía por encima de unos hombros delicadamente musculados. El azul pálido de sus ojos revelaba un espíritu de gran pasión. Fuertes manos se apoyaban en las caderas sostenidas por unos exquisitamente formados muslos y pantorrillas, equilibrados sobre unos pies de dedos largos. En conjunto, una insondable fuerza y decisión irradiaban de la

persona ante ellas. A diferencia de cualquiera que Sarika hubiese visto

antes, la mujer era tan bella como inesperada

fuese, nunca podría ser el Protector. Madre e hija retiraron sus manos

Y, quienquiera que

7

y la visión se desvaneció, dejando a Sarika con un inquietante sentimiento de pérdida.

La emperatriz extendió una temblorosa mano hacia el hombro de su hija y la atrajo hacia ella hasta que sus labios estuvieron cerca de su oreja, susurrándole con voz jadeante: La mujer debe ser la llave para

hasta que sus labios estuvieron cerca de su oreja, susurrándole con voz jadeante: — La mujer

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ella está de camino hacia aquí. Deja que

sea tu consejera. Ese es el papel que siento que la mujer oscura va a

tener en tu vida

encontrar a tu compañero

Escúchala con el corazón.

Lo haré, madre.

8

que la mujer oscura va a tener en tu vida encontrar a tu compañero Escúchala con

Mi Protectora - J.C. Wilder

Mi Protectora - J.C. Wilder Traducción: Rocío Acosta Ruiz Los cambios en los patrones de sueño

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Los cambios en los patrones de sueño de la mediana edad eran desagradables para la doctora Hollis, y ella respondió a la llamada de medianoche con ojos cansados y una actitud antipática. Estaba agradecida a cualquier benevolente espíritu de la naturaleza que le hubiese dado su fuerza para ocultar su irritación del Anciano Tai-Po. Y, cuando vio el cuerpo destrozado de su paciente, rápidamente se metió en su papel de eficiente sanadora, olvidando su fastidio. Ella calculó los daños sosteniendo el escáner con una mano.

¿Quién es esta alma desgraciada, un Servil del exterior del reino?

Había estado siendo utilizada para tratar esclavos que el anciano le traía, y asumió que este era el último fugitivo hallado.

9

Tai-Po luchó brevemente con sus pensamientos acerca de cuánto contarle a la doctora.

No, respondió lentamente, al tiempo que recorría distraídamente con unos dedos gruesos sus bigotes, moteados de marrón y gris. Los restos de su nave dejaron muchos interrogantes que sólo ella puede contestar, ya que el resto de su tripulación ha muerto. Cuando pueda hablar

Cara terminó de escanear y programó su asistente mecánico para comenzar el proceso de sanación, incluyendo una fuerte dosis de anestesia para asegurar la inconsciencia del paciente durante la más

proceso de sanación, incluyendo una fuerte dosis de anestesia para asegurar la inconsciencia del paciente durante

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

intensa reparación, que tendría lugar a lo largo de las próximas dieciocho horas. Su paciente había perdido la mitad del volumen normal de sangre, había sufrido múltiples fracturas óseas en los miembros y daños en su hígado e intestinos. Tenía una conmoción cerebral y el cráneo fracturado, pero el cerebro estaba intacto. Considerando todo esto, podía decirse que era una mujer de suerte, quienquiera que fuese.

Ella debería estar suficientemente recuperada como para proporcionarle respuestas en veinticuatro horas, diagnosticó la doctora.

Tras colocar una gota de sangre en otro aparato para examinar, Cara esperó unos segundos y entonces leyó la información que los datos de la biblioteca general contenían sobre su paciente. Ella aspiró bruscamente antes de girarse para mirar al anciano.

10

Esto no puede ser correcto. ¿Quién es esta mujer?

Tai-Po sonrió sombríamente, revelando unos dientes desiguales.

Yo comprobé los datos por mí mismo, dijo. Aunque parezca imposible, nuestra paciente nació en el año 1992 después de Cristo, hace casi mil años.

Cara miró a su paciente con un temor reverencial mientras el Cicatrizador zumbaba y gemía, devolviendo huesos y carne a su lugar, cerrando vasos y uniendo nervios que el médico no podía ver. En poco tiempo, no quedaría ni una pequeña evidencia de aquello. Comprendiendo la oportunidad antropológica que su nueva paciente le

no quedaría ni una pequeña evidencia de aquello. Comprendiendo la oportunidad antropológica que su nueva paciente

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

proporcionaba, Cara aguardó con ilusión la mañana, cuando ella recobraría la consciencia. Obtener información de primera mano acerca de cómo era la vida hace mil años, rompería la monotonía del palacio y les daría a todos algo de lo que hablar aparte de la horrible rebelión. Mientras consideraba la bienvenida novedad, Tai-Po interrumpió sus pensamientos.

Y, como dije, Cara, hay muchas preguntas que responder. No diga nada a nadie sobre su paciente hasta que yo hable con ella, le advirtió el anciano, inclinándose hacia la doctora con actitud intimidante. ¿Comprendido?

Comprendo, Anciano.

Cara sintió alivio cuando él salió abruptamente. Tai-Po era el que menos le agradaba de los ancianos, y el que más la asustaba. Obviamente, estaba cortejando a la Emperatriz Sarika y Cara confiaba en que la nueva emperatriz no lo tomase como compañero. La única cosa por la que él se preocupaba era por sí mismo. La Emperatriz y el Imperio merecían algo mejor

x

11

¡Preparaos para el impacto! gritó la Mayor Ramsey a su tripulación.

En un minuto ellos estaban echando un vistazo detallado a un asteroide, a una corta distancia de la Tierra, y, al siguiente, el infierno se desató. En un rápido viraje, el asteroide y su nave colisionaron. Su

de la Tierra, y, al siguiente, el infierno se desató. En un rápido viraje, el asteroide

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

pequeña astronave no había sido construida para resistir una cosa semejante. Brillantes flashes de luz la deslumbraron. Lo siguiente de lo que fue consciente, fue el rápido descenso de su nave a través de la atmósfera de la Tierra y las instrucciones que gritó de forma automática. Iban a chocar. Su última emoción fue de pesar, porque no podría salvar a su tripulación.

Unas punzadas sordas y dolorosas a un lado de su cabeza atrajeron su atención y ella abrió los ojos para ver por qué no podía levantar la mano.

¿Qué ?

Ella estaba tendida, desnuda y expuesta, y atada con correas a una cama de metal.

Cara alzó la vista de su escritorio y se levantó para acercarse a su paciente, hablándole con tono tranquilizador.

12

Me alegra ver que estás despierta. Las correas son sólo una precaución hasta que hayas hablado con el Anciano Tai-Po.

Ramsey se obligó a mantener la calma después de rechazar el pensamiento de que estaba, literalmente, en el Infierno. Ella se asombró del inusual acento de la mujer de cabello gris.

¿Quién eres? ¿Dónde está mi tripulación?

Soy la Doctora Hollis, Cara Hollis le dijo la mujer, cubriéndola con una manta y hablándole con tono comprensivo. Siento decirte que

Cara Hollis — le dijo la mujer, cubriéndola con una manta y hablándole con tono comprensivo

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

no ha habido supervivientes del choque antes de continuar, le concedió a Ramsey un minuto para asimilar las malas noticias. El Anciano estará aquí en un momento. Él tiene algunas preguntas que hacerte. Si fueras inteligente, responderías con sinceridad. Acabo de curarte y no deseo tener que volver a empezar otra vez desde el principio. Mientras tanto, siéntete libre para preguntarme cualquier cosa que desees mientras reviso el trabajo del Cicatrizador.

Con ojo clínico, observó que no había signos de traumatismo en el cuerpo de Laren Ramsey mientras aplicaba el escáner sobre ella de

nuevo. Pero la mente era otra cuestión. Deseaba preguntarle cómo tuvo lugar el accidente y cómo podía ser que ella tuviese casi mil años.

¿Cómo habría sido Dethra hace mil años? Po la previno de hacer tales preguntas.

Pero su miedo hacia Tai-

Ramsey había perdido compañeros antes y esto siempre la dejaba triste y enfadada. Pero, esta vez, ellos estaban bajo su mando. Ella era responsable de sus vidas y ahora estaban muertos. Ella tendría que haber muerto, no su tripulación. Pero se forzó a alejar su pena.

De acuerdo, doctora, ¿dónde estoy?

13

Mirando al interior de los llamativos ojos azules de Ramsey, Cara sintió cómo un temblor recorría su columna vertebral. Ahora que había dejado de ser un revoltijo de pedazos sangrantes, Laren Ramsey le parecía extraordinaria. No aparentaba más de treinta años, y tenía una presencia física imposible de ignorar. Era fuerte. Si Tai-Po no lograba encontrar alguna utilidad para ella, probablemente se sentiría

imposible de ignorar. Era fuerte. Si Tai-Po no lograba encontrar alguna utilidad para ella, probablemente se

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

obligado a destrozarla antes de matarla. Cara no deseaba sentir simpatía por Ramsey, pero no podía evitarlo.

Estás es el palacio de la Emperatriz.

¿Emperatriz?

Sí. La Emperatriz de Dethra.

¿De Dethra?

Ramsey repitió las palabras de Cara como si estuviese haciendo una parodia de un loro bien entrenado.

¿Estamos en la Tierra, no?

Oh, sí. Dethra es el nombre que se usa para referirse a la que llamaban Tierra hace un milenio.

¿Hace un milenio? ¿Qué año es este?

Así que no lo sabe, pensó Cara.

14

Bueno, no es el siglo veintiuno precisamente.

¿Quieres decir que este es el siglo treinta y uno?

No todavía, pero pronto lo será. Bueno, nosotros ya no computamos los años del mismo modo, así que este es en realidad el año cuatrocientos ocho de la Era de la Paz. De este modo, puede parecer que tú naciste hace mil años. En 1992, ¿correcto?

Sí. ¿Cómo lo sabes?

Era de la Paz. De este modo, puede parecer que tú naciste hace mil años. En

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Recuerdo la historia. Hasta el más mínimo detalle está en nuestra biblioteca de datos, incluido cuando tú y tu tripulación desaparecieron en el año 2020. Debías tener unos veintiocho años

Sí.

Pero no estás muerta.

Parece que no Lo último que recuerdo es un asteroide golpeando

contra mi nave. Espera

asteroide nos golpease. Todo pareció acelerarse. Creo que entramos en una distorsión espacio- temporal de algún tipo que causó la colisión y nos lanzó hacia el futuro. Mil años hacia delante, aparentemente. ¿Qué piensas de esto, Dr. Hollis?

hubo un cambio de movimiento antes que el

Joven mujer, creo que has realizado un viaje muy largo y que puedes llamarme Cara.

x

15

Tai-Po entró en la enfermería con ostentación y frunció el ceño.

¿Por qué no me notificaste que Ramsey había recobrado la consciencia?

Ella no ha estado despierta más que unos pocos minutos, Anciano.

A Ramsey le disgustó el hombre de inmediato. Sintió repulsa por el filo de temor que oyó en la voz de Cara.

Anciano. A Ramsey le disgustó el hombre de inmediato. Sintió repulsa por el filo de temor

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Déjanos ahora. Tengo algunas cosas que preguntar y estoy seguro de que tú tienes cosas mejores que hacer que observarnos hablar, Cara.

De acuerdo. Pero recuerde que ella ya ha pasado por mucho.

Yo no olvido nada, incluyendo la insolencia. Déjanos.

De mala gana, Cara salió, esperando que su paciente no fuese a ser herida de nuevo, tan pronto.

Tai-Po giró su intimidante mirada hacia Ramsey, quien lo contemplaba con gesto divertido.

Pregunta sonrió ella de manera atractiva antes de mirar con desprecio sus muñecas aprisionadas. Prometo no marcharme.

No seas tímida, Mayor Ramsey, no te conviene.

16

¿Tímida? Disculpa si te he dado esa impresión Anciano Anciano Tai-Po, ¿no es así?

Puedes llamarme Anciano Tai-Po, sí. Y si respondes a mis preguntas de forma satisfactoria, podrás irte en paz. ¿Por qué estás aquí, Ramsey?

No más Mayor. Sin embargo, Ramsey pensó que era interesante que él se empeñase en usar su título.

Estoy aquí como resultado de un extraño accidente, me figuro. Mi tripulación y yo teníamos que examinar un pequeño asteroide y, de

resultado de un extraño accidente, me figuro. Mi tripulación y yo teníamos que examinar un pequeño

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

repente, todo se precipitó y nuestra nave colisionó con él. Lo siguiente que supe fue que estábamos cayendo a través de la atmósfera y aquí estoy. Aparentemente, han pasado mil años desde que salí. ¿Sabes si algo como esto ha sucedido antes?

No, nunca. Y por eso, aunque nuestra biblioteca de datos confirma tu identidad, no estoy convencido de que tu llegada aquí sea accidental. ¿Sabes que estamos en medio de una rebelión?

No, no lo sabía.

Pues sí, una rebelión que cambiará todo y echará abajo el Imperio de Dethra si no es detenida a tiempo. Es una rebelión de las clases inferiores contra las superiores, esclavos contra libres. ¿Qué piensas de eso, Ramsey?

Admito que no me agrada la idea de la esclavitud, y que esta no estaba permitida por el gobierno de mi época.

17

Correcto, pero ya puedes suponer lo que ocurrió. La anarquía se apoderó del mundo antes del fin de la siguiente generación. Como resultado, llegaron la hambruna, la enfermedad y la ignorancia. Perdimos mucho durante la Segunda Edad de la Oscuridad. La humanidad tardó mucho tiempo en volver a ser saludable de nuevo. Hemos tenido paz en el mundo por más de doscientos años, y ahora el orden ganado con esfuerzo está siendo hecho añicos por la arrogancia de los Serviles. Ellos envenenan las mentes de otros y estamos perdiendo lo conseguido en la Era de la Paz. Todos deben pertenecer a

Ellos envenenan las mentes de otros y estamos perdiendo lo conseguido en la Era de la

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

una de las dos categorías, Ramsey, categorías que tú quizá no aceptes. Tal vez, incluso estás aquí para derrocar al Imperio. ¿Lo estás?

Tai-Po miró el monitor junto a Ramsey.

No. No, yo no estoy aquí por razones políticas. Se trata sólo de un terrible accidente. Mi tripulación está muerta y supongo que yo debería estarlo también.

Ramsey volvió a la melancolía. Había perdido a sus soldados y todo lo que le era conocido, incluyendo a su familia y amigos.

No sé qué está pasando en el mundo y prefiero dejar la política para los políticos, como siempre he hecho.

Parece que no estás mintiendo. Pero todavía no estoy seguro respecto a ti. Eres un soldado, un oficial que llevó a cabo exitosas campañas militares para el poder político.

18

Tai-Po notó la elevación de los signos vitales de Ramsey reflejados en el monitor, con tal intensidad que dudó que ella pudiese disimular aunque lo desease. Era realmente un espécimen notable. Lo único que, a su juicio, la apartaba de ser hermosa era su piel oscura. Eso y el hecho de que, si se ponía de pie, sería más alta que él.

¿Yo no te gusto demasiado, verdad? le espetó.

No, no mucho.

El sentimiento es mutuo, Ramsey, así que no te sorprendas por lo que he decidido.

— le espetó. — No, no mucho. — El sentimiento es mutuo, Ramsey, así que no

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Una rápida sonrisa de Tai-Po la hizo temer que no le iba a gustar su decisión.

Te quitaré las ataduras, pero no hasta que te haya colocado el collar de un Servil. Serás mi esclava y, si me agradas, te dejaré vivir. Reconsideraré tu vida sobre unas bases diarias.

El anciano no quedó decepcionado por la ausencia de temor en sus ojos, pues había anticipado el placer que obtendría causándole dolor hasta que el odio se transformase en miedo, y entonces la mataría. Ella habría sido una mujer superior en su época, pero su tiempo ya había pasado.

x

El calor del sol matutino se convirtió en desagradable mientras el día transcurría y creyendo que estaba aislada mientras trabajaba en el jardín del palacio, Ramsey se quitó su taparrabos. Por tres días, la Mayor Ramsey había portado el negro aro de metal de un esclavo alrededor de su cuello. Había aprendido que Tai-Po podía hacerla caer de rodillas por el dolor simplemente presionando un punto negro en su brazalete. Él le tomaba el pelo con eso, algunas veces llevándolo a cabo sin ninguna otra razón más que su capricho. En la noche, la amenazaba con la muerte.

19

Así que esto es el futuro, pensó Ramsey con disgusto. La gente abusando de la gente.

la amenazaba con la muerte. 19 Así que esto es el futuro , pensó Ramsey con

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Se alegraba de no haber tenido hijos. No tendría descendientes que formasen parte de esa monstruosa atrocidad.

El tiempo pasaba rápidamente y Laren estaba aprendiendo cómo perderse así misma en las simples tareas que le eran asignadas. No había quitado las malas hierbas de un jardín desde que era una adolescente en el rancho de su abuela. Recordó y dejó que sus dedos jugasen en la oscura tierra, disfrutando con el contacto. Amaba el olor de la tierra.

Tierra. ¡Ja! Es extraño que tenga ganas de reír cuando mi vida ha acabado. Esto ya no es la Tierra, esto es Dethra, pensó Laren agriamente.

En el interior del palacio, la Emperatriz Sarika estaba perdiendo la paciencia con uno de sus Serviles.

20

¿Qué significa que no puedes reparar el biosistema hoy? Es absolutamente terrible estar aquí y yo deseo que esté arreglado para esta tarde. Consigue más esclavos que te ayuden si lo necesitas pero hazlo rápido, Talbert.

Haré todo lo que esté en mi poder, Emperatriz, pero el sistema es antiguo. No puedo encontrar los esquemas por ningún lado, y la biblioteca de datos muestra una instalación completamente diferente de la que tiene en realidad. Nadie hace esta clase de cosas ya.

Talbert se detuvo cuando comprendió que estaba gimiendo y, por el rabillo del ojo, pudo ver los encantadores rasgos de la Emperatriz teñirse de un rosa brillante.

gimiendo y, por el rabillo del ojo, pudo ver los encantadores rasgos de la Emperatriz teñirse

Mi Protectora - J.C. Wilder

Seguiré con ello, Emperatriz.

Bien. Ahora vete.

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Sarika permitió a sus esclavas personales colocar una compresa fría sobre su frente y abanicarla mientras sorbía su té helado favorito. Comenzaba a sentirse mejor cuando una esclava anunció que el Anciano Tai-Po solicitaba una audiencia con ella. La joven apartó la compresa y los abanicos.

Le recibiré.

Tai-Po entró con su habitual fanfarria, una elegante toga flotando tras él. Cuando llegó hasta Sarika, se inclinó sobre una rodilla, alisó su bigote y depositó un lento beso sobre el anillo en la mano derecha de ella.

21

Sarika inquirió: ¿Qué te preocupa que no puede aguardar hasta que el consejo se reúna mañana, Anciano?

Había pasado una semana desde la muerte de su madre y todavía Sarika no se había dulcificado con él, tratándole con la misma formalidad que a los otros ancianos. La Emperatriz no había revelado quién iba a ser su compañero, y su seguridad acerca de que la visión que ella había tenido había sido sobre él comenzaba a menguar. Se había ganado ya una terrible vida después de la muerte para conseguirla a ella. No permitiría que nadie más la tuviese y había decidido presionarla para que lo aceptase.

para conseguirla a ella. No permitiría que nadie más la tuviese y había decidido presionarla para

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Más ataques de los fugitivos, Emperatriz. Necesito tu aprobación para usar el gas nervioso nivel cuatro.

Pero eso contaminaría el área durante años, ¿no?

Sí, pero los Serviles renegados se las han arreglado para fabricar un antídoto para el agente nivel tres. Están acercándose a los límites del Estado Sagrado. Hay que escoger entre el gas o el láser de nuestras poco prácticas aeronaves. Cualquiera de los dos métodos tendrá efectos largamente duraderos en el medio ambiente.

Su formación espiritual era extrema y demandaba que ella protegiese el entorno. ¿Cómo podría tomar la decisión de actuar?

Él observó su expresión de dolorosa indecisión y su pequeño espíritu se alegró.

22

Emperatriz, déjame ayudarte. Daría cualquier cosa por hacerte esto

más fácil

¿Has considerado hacerme Protector de Dethra? Debes

saber que ya te quiero muy profundamente.

Él deseaba decir más, pero sabía que no le sería tolerado.

He considerado muchas cosas, Anciano.

Sarika se sintió mareada. Su visión de la oscura mujer de ojos azules no tenía mucho sentido y, dentro de poco, tendría que tomar un compañero. Su propio cuerpo se lo pediría. ¡Qué mala suerte que Tai-Po fuese el mejor candidato! A ella nunca le había gustado. Sus

propio cuerpo se lo pediría. ¡Qué mala suerte que Tai-Po fuese el mejor candidato! A ella

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

manipulaciones y cruel naturaleza no le habían pasado desapercibidas. Pero no tenía que entregarse a él hoy

Consideraré tus palabras, Anciano Tai-Po, y dejaré la decisión sobre cómo tomar represalias contra los fugitivos para mañana. Discutiremos esto de nuevo con el resto de los ancianos durante el Consejo. Entretanto, envía nuestras naves a lanzar ondas sonoras. Eso retrasará su avance.

Ella estaba rechazándole de nuevo y él apenas lograba ocultar su rabia. Ella no podría desentenderse de él por mucho más tiempo. En dos semanas, celebraría su decimoctavo cumpleaños y el Ritual de Madurez la conduciría a un irresistible impulso de aparearse. La última emperatriz que había rehusado copular se había vuelto loca y se había suicidado.

Ella no me dirá que sí ahora, pero pronto estará suplicándome que la tome. ¿A quién más podría elegir? Ninguno de los otros ancianos competiría conmigo. Su elección es simple. Deberá copular conmigo y hacerme el Protector de Dethra o morir.

23

Con estos pensamientos, la rabia de Tai-Po se alejó y él ofreció a la Emperatriz una genuina sonrisa que casi le hizo parecer guapo antes de salir.

Sarika suspiró al verse libre de las responsabilidades que pesaban sobre sus hombros. El alivio que encontraba en un baño frío era sólo temporal, y de nuevo con ese tipo de sentimientos en ella, vagó hacia el balcón, donde dejó a su mente a la deriva mientras sus ojos se

con ese tipo de sentimientos en ella, vagó hacia el balcón, donde dejó a su mente

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

posaban sobre la solitaria figura de un Servil trabajando en el jardín. Irguiéndose del suelo riendo, la esclava se quitó la escasa ropa que llevaba, permaneciendo de pie cuán alta era y desnuda a la brillante luz del sol.

Su piel relucía con el lustre de la transpiración, sus magníficas formas cubiertas sólo con el negro collar alrededor de su cuello. Ella alzó la vista y Sarika sintió una sacudida pasar a través de sí.

Esos ojos

visión hecha carne.

Por todo lo que existe en el universo y más allá, esa es mi

Y entonces su visión se sumergió en el estanque sagrado. Saliendo rápidamente a la superficie, sus largos brazos cortaron el agua y su cuerpo se deslizó suavemente hasta que la definición de su extraordinariamente musculado cuerpo se ocultó a la vista, sólo para alcanzar la orilla y nadar de vuelta otra vez. No atreviéndose a apartar sus ojos de la mujer de cabello oscuro, Sarika hizo algo desacostumbrado en ella: gritó para llamar a su esclava.

¡Celeste, ven rápido!

Y Celeste fue rápidamente hacia ella.

¿Sí, Emperatriz?

24

Inclinando su mentón hacia la piscina, Sarika exigió: ¿Quién es esa esclava que está en el estanque?

24 Inclinando su mentón hacia la piscina, Sarika exigió: — ¿Quién es esa esclava que está

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Celeste jadeó ante el sacrilegio revelado ante ella. Únicamente a la Emperatriz le estaba permitido entrar al sagrado estanque donde ofrendaba sus oraciones matutinas.

Su nombre es Ramsey, y pertenece al Anciano Tai-Po, Emperatriz. Ella es nueva en el palacio, y, obviamente, no le han dicho nada sobre el agua sagrada. Se lo diré yo.

Sarika se movió hacia Celeste con las mejillas ruborizadas.

No, sólo tráela ante mí.

Como desees, Emperatriz respondió la esclava, cruzando la suite real y bajando en el antiguo elevador cuyos sonidos de protesta había aprendido a ignorar.

Cuando llegó al jardín, la alivio encontrar a Ramsey fuera del agua y vistiéndose. La esclava era alta y el modo en que giró la cabeza y la miró directamente, hizo desear a Celeste no estar sola con ella.

25

La Emperatriz te ha convocado. Por favor, sígueme.

¿En serio? ¿La Emperatriz? ¿Qué desea de mí?

Acabas de nadar en el estanque sagrado Celeste estaba complacida de que Ramsey estuviese siguiéndola de buena gana. Pero no creo que ella desee castigarte.

Celeste recordó la expresión del rostro de la Emperatriz Sarika mientras miraba a Ramsey nadar y en todos sus años con la joven,

la expresión del rostro de la Emperatriz Sarika mientras miraba a Ramsey nadar y en todos

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

ella nunca había visto esa peculiar expresión antes. No parecía enfadada exactamente.

Quizá sólo tenga curiosidad.

Por cierto, cuando la vea, ¿debería hacer una reverencia o algo?

Sí, y no la mires directamente a los ojos. Haz lo que ella te diga sin preguntar. Ella contiene el Espíritu de la Fuente y tú debes mostrar tu respeto hacia su sacralidad y su autoridad.

Contemplando la atónita mirada que cruzó rápidamente el rostro de Ramsey, Celeste sintió una punzada de compasión por ella.

Es verdad, ¿no?

¿Qué es verdad?

26

Que vienes de un lugar tan lejano que eres ignorante.

No me gusta ser llamada ignorante, y estoy consiguiendo iluminarme realmente rápido. Dime, ¿la Emperatriz te provoca mucho dolor?

No, nunca. Y no debes hablar sobre el dolor, especialmente alrededor de la Emperatriz. A ella no le gusta.

Bueno, ahora ya somos dos, rió Ramsey.

Celeste sintió que se avecinaban problemas. Ramsey tenía el temperamento de un fugitivo. No obstante, hizo lo que le habían

sintió que se avecinaban problemas. Ramsey tenía el temperamento de un fugitivo. No obstante, hizo lo

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

ordenado y la llevó ante la Emperatriz, quien esperó a que Ramsey se inclinara antes de dirigirse a ella.

Ramsey nunca había conocido a una emperatriz antes, y no sabía dónde poner las manos, así que, finalmente, miró a Celeste en busca de ayuda. Esta vocalizó la palabra inclínate. El oscuro cabello de Ramsey rozó el suelo mientras ella se inclinaba con elegancia.

Sarika suspiró con alivio.

Dime tu nombre, esclava.

Su voz onduló y ella deseó que la mujer pudiese mirarla.

Ramsey. Mayor Laren Ramsey, su Alteza.

Ella dejó sus ojos descansando sobre los delicados dedos que asían los brazos de una silla apenas lo suficientemente pequeña para la mujer frente a ella.

27

Puedes llamarme Emperatriz Sarika. O sólo Emperatriz. Tienes un nombre inusual. Yo he viajado por el mundo y nunca había visto unos ojos o un cabello como los tuyos. Y articulas las palabras de una forma extraña. ¿Dónde naciste, Mayor Laren Ramsey?

En Texas. Por favor, Emperatriz, llámame Ramsey.

La Emperatriz tenía una voz sedante y ella deseó emparejar los sonidos con sus expresiones. Ramsey pensó que esto era difícil, ya que no era capaz de mirarla directamente.

los sonidos con sus expresiones. Ramsey pensó que esto era difícil, ya que no era capaz

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Dime, Ramsey, ¿en qué parte del universo está Texas?

No es que importe mucho, pero ¿no le ha comentado Tai-Po algo sobre mí?

No. El Anciano Tai-Po no lo ha hecho. ¿Debería?

De repente, Ramsey estaba mirando a sus ojos. Sarika descendió hacia la serenidad azul claro y sintió como si estuviese en una profunda meditación espiritual. Una radiante calidez la llenó. Ella nunca antes había visto ojos tan exquisitos como esos, ni sentido una conexión tan bienvenida hacia otra persona, y mucho menos hacia un Servil.

Ramsey estaba sorprendida de que la Emperatriz fuese tan joven. El tono de su voz no se compaginaba con su juventud. Y sus ojos eran hipnóticos. Ramsey se sintió atraída hacia ella, y la fuerza de esta sensación la asustó y la enojó. Esa joven mujer estaba considerada sagrada, sin embargo, gobernaba sobre un imperio malvado. Y eso la convertía a ella en malvada.

28

No creo que hayas tenido a nadie de Texas en Dethra antes, Emperatriz, por eso pensé que esta novedad podría haberte sido mencionada.

El tono sarcástico no pasó desapercibido para Sarika, quien se echó hacia atrás con brusquedad mientras la quietud en los ojos de Ramsey era devorada por un fuego hostil. Nadie había osado mirarla con desafío antes. Ella era reacia a decir lo que vendría a continuación, pero sabía que debía hacerlo.

osado mirarla con desafío antes. Ella era reacia a decir lo que vendría a continuación, pero

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Mírate a ti misma, esclava, y aparta tus ojos de los míos.

Ramsey apretó la mandíbula pero obedeció a la joven emperatriz.

Eres arrogante, y no durarías mucho con el Anciano Tai-Po. Es una bendición para ti que yo te reclame como de mi propiedad.

Ella garabateó una nota y se la entregó a Celeste.

Entrega esto al Anciano Tai-Po y dile que mi decisión es irrevocable.

Pero Emperatriz, el Anciano

Ella ya no es asunto del Anciano. Mi mensaje será suficiente, Celeste.

Celeste rumiaba el asunto en el elevador. Los problemas estaban viniendo todos juntos. Esa esclava no sería adecuada para la Emperatriz. Ella nunca encajaría en el palacio.

29

Sarika despidió al resto de las esclavas, excepto a Ramsey, quien estaba luchando con la idea de haber sido reclamada por la joven, fuese o no emperatriz. Percibiendo el disgusto de Ramsey, Sarika se levantó.

Arrodíllate ante mí, Ramsey.

Ramsey mantuvo sus ojos apartados de la pequeña emperatriz, pero permaneció de pie.

Nadie la había desafiado de ese modo antes.

sus ojos apartados de la pequeña emperatriz, pero permaneció de pie. Nadie la había desafiado de

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Te convertiste en mía en el momento que entraste al estanque sagrado. Ahora, póstrate.

Ramsey permanecía todavía de pie, y fue Sarika quien se estremeció ligeramente. Ella tenía que establecer su autoridad ahora o Ramsey no sería buena para ella, y estaba segura de que la magnífica persona que la desafiaba era la llave que la ayudaría a encontrar a su compañero, aunque ella comprendía que Ramsey no lo sabía. Antes de morir, su madre la instó a escuchar el consejo de la mujer oscura de la visión. Y Sarika estaba dispuesta a escuchar, pero sólo después de saber que podía confiar en ella. La joven utilizó su tono más autoritario para vencer la resistencia de la alta mujer.

Póstrate, Ramsey.

Contemplando el inmóvil cuerpo, ella experimentó desesperación por primera vez en su joven vida. Apuntó un brazo hacia su esclava y su dedo tocó el punto negro sobre su brazalete. Ramsey cayó sólidamente a sus pies, jadeando conmocionada ante el seco y candente dolor que la consumía.

30

Sarika elevó su mentón y quitó el dedo del brazalete. Un estremecimiento de empatía pasó a través de ella.

No me gusta hacer esto. Obedéceme a partir de ahora y nunca tendré que volver a hacerlo.

Ramsey llenó sus pulmones de aire mientras el agudo dolor comenzaba a remitir. Ella había aprendido la lección y sabía que haría mejor obedeciendo a su nueva propietaria. Había pensado que nada

Ella había aprendido la lección y sabía que haría mejor obedeciendo a su nueva propietaria. Había

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

podía hacerle más daño que la tortura de Tai-Po, pero ahora sabía que había un tormento peor en las manos de su nueva dueña.

Sarika sabía que pasarían varios minutos antes de que Ramsey pudiese ponerse de pie. Ella colocó su mano sobre la mejilla olivácea.

¿Harás lo que yo te diga?

Había pesar en su rostro, pero Ramsey no podía mirar a sus ojos y no pudo ver esto.

Sí Emperatriz.

Bien.

Sarika tocó la sedosa cabellera negra en un gesto reconfortante y supo que era la única que estaba buscando consuelo. Esperaba que su nueva esclava no la forzase a usar el collar de nuevo. Sería absolutamente horrible. Y la creciente necesidad que ella sentía de mirar sus ojos por segunda vez era casi angustiosa. La atracción y el alarmante poder de esta, la confundieron. Obligándose a sí misma a alejarse de la esclava, Sarika escogió aligerar su humor.

31

Dime qué clase de habilidades tienes, aparte de la jardinería y la natación.

Apartando de sí la humillación, Ramsey respondió a su nueva dueña.

Soy un oficial militar y una piloto bastante buena, no se me da demasiado mal la electrónica computarizada y hago un gran chili. A propósito, podría reparar tus elevadores y sistemas de refrigeración.

computarizada y hago un gran chili. A propósito, podría reparar tus elevadores y sistemas de refrigeración.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Sarika la miró boquiabierta.

¿Quién eres tú?

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Puedes leer todo sobre mí en la biblioteca, según he oído.

Caminando hacia su mesa de trabajo, Sarika pulsó algunos lugares en

Mayor,

Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América. Nacida el 26 de

Llevó a

cabo algunas exitosas misiones contra la Nación de China antes de su

muerte a la edad de 28 años, mientras comandaba una nave que colisionó con un asteroide

Noviembre de 1992 DC y fallecida el 2 de Diciembre del 2020

su superficie y leyó en voz alta: Ramsey, Laren Justice

Sarika se detuvo y elevó la mirada hacia Ramsey.

Muy divertido dijo, sin asomo de humor. ¿Cuál es tu verdadero nombre?

Es ese, Emperatriz.

32

Esperando evitar otra dosis de dolor, Ramsey hizo una sugerencia.

Por favor, habla con la Dr. Hollis y ella te lo confirmará. También podría el Anciano Tai-Po si quisiera. Él es quien me encontró medio muerta después de que mi nave se estrellase.

¿Y tú esperas que me crea que tienes novecientos sesenta y tres años?

Soy tan vieja como Matusalén, aunque sé que parezco joven, ¿no?

crea que tienes novecientos sesenta y tres años? — Soy tan vieja como Matusalén, aunque sé

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ella deseaba que la Emperatriz le dijese que la mirase, para que pudiese ver que era sincera. Ella no lo hizo.

Por favor, habla con la doctora.

Lo haré, esclava. Si estás mintiendo, lo lamentarás, y, si no es así, entonces Tai-Po lamentará haber ocultado la información.

x

Deseando no haber perdido la inspiradora calma de la meditación del mediodía, la Dr. Cara Hollis había arrojado unas píldoras de serenidad a su boca antes de responder a la convocatoria. Pero todavía estaba inquieta, sentada enfrente de su joven soberana mientras le contaba lo poco que sabía sobre la Mayor Laren Ramsey, parloteando como si fuesen las mejores amigas. Sabía que si su nerviosismo era molesto para ella, debía serlo aún más para la Emperatriz.

33

Sí, efectivamente, Ramsey era un revoltijo sangriento cuando posé mis ojos sobre ella por vez primera, con huesos rotos sobresaliendo por todas partes, ella se detuvo sólo para tomar aire. Pero ha sanado muy bien, ¿no lo diría usted, Emperatriz Sarika? Siento mucho estar divagando así, pero

Sarika desplazó audazmente sus ojos a través de Ramsey.

Está bien, Dr. Hollis, le agradezco su valoración.

pero Sarika desplazó audazmente sus ojos a través de Ramsey. — Está bien, Dr. Hollis, le

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ella admiró el brillo saludable que irradiaba la fuerte figura. Tan

diferente de los otros

y esa diferencia la emocionaba.

Ramsey podía no ver dónde se recreaban los ojos de la Emperatriz, pero la seductora mirada bien podía haber sido una caricia.

Una vez la habían apodado Mayor Machismo a causa de su destreza física y su comportamiento estoico, y Ramsey se maravilló ahora del entusiasmo que la inundaba. ¿Era eso azoramiento? Ella pensó que eso debía ser, y tuvo que llamarse al orden a sí misma para impedirse decirle a la joven mujer que parase lo que fuese que estuviera haciéndole, emperatriz o no. En cambio, habló a la inquieta doctora.

Cara, ¿qué te convenció de que soy la mayor Ramsey?

El Anciano me convenció. Supongo que no creí realmente que tú fueses del siglo veintiuno hasta que el Anciano Tai-Po dijo que él personalmente había comprobado el dato. Y todo sobre ti corresponde con alguien de esa Era. Tu piel y tu cabello oscuros, y tu estatura. ¿No has notado que todos nosotros tenemos el pelo y los ojos castaños? ¿Todos excepto la Emperatriz?

34

Cara inclinó la cabeza hacia la pintoresca Emperatriz con deslumbrante cabello castaño rojizo y ojos verdes.

Cara era el médico de la Sagrada Emperatriz y sabía que su inusual coloración era debida al único proceso de emparejamiento que no requería la unión de dos personas en la manera usual, sino un procedimiento médico similar a la clonación. El color del pelo y los ojos, junto con habilidades telepáticas y kinéticas, se transmitían de

similar a la clonación. El color del pelo y los ojos, junto con habilidades telepáticas y

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

este modo de madres a hijas. Una Emperatriz siempre heredaba más de su madre que de su padre.

El resto de la humanidad, que había surgido después de la Segunda Era de la Oscuridad, procreaba de la forma acostumbrada y compartían un colorido propio similar. Lo único que les diferenciaba era si usaban el brazalete de un Dominador o el collar de un Servil. Los Dominadores habían nacido Dominadores y los Serviles, Serviles. El Anciano Tai-Po había roto el patrón poniéndole un collar a Ramsey.

Cara continuó su razonamiento, su público inconsciente de la pausa.

Sí, cuando el Anciano confirmó los datos de la biblioteca esto cobró sentido. Tú has sido catalogada como muerta durante novecientos treinta y cinco años porque, por alguna razón, te estrellaste aquí. Dices que debiste entrar en una distorsión espacio-temporal, ¿no? ¿Ramsey?

35

Parecía que la viajera del tiempo miraba fijamente a la Emperatriz. Y, si no estaba en un error, su Emperatriz estaba mirando a Ramsey de la misma manera. Cara estaba asombrada de que la Emperatriz permitiese semejante intimidad y esperó en silencio, sintiendo la tensión.

Ramsey se preguntaba qué fuerza la inducía a mirar descuidadamente a la joven mujer. La Emperatriz veía dentro de su alma y saber que ella también veía dentro del alma de la Emperatriz, paradójicamente, alivio su azoramiento.

de su alma y saber que ella también veía dentro del alma de la Emperatriz, paradójicamente,

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Sarika se hundió de nuevo en las azules profundidades de los ojos de su esclava. Ella la creyó. Ramsey era diferente de todos los demás, era de otro tiempo. Y ella sabía que Ramsey estaba tan confundida acerca de esto como todos los demás. Quizá ella y su madre habían provocado que ella estuviese allí. Algunas cosas, ella lo sabía, no podían ser explicadas. Ella respetaba los elementos místicos. Antes de morir, su madre le dijo que esa mujer sería su consejera, pero ¿qué podía decirle alguien de novecientos años que ella no supiese ya?

Ramsey sentía un creciente deseo de hablarle a la Emperatriz.

Confía en mí. Yo siempre te diré la verdad, dijo finalmente.

Sarika vio la reluciente sonrisa blanca y quedó cautivada. Su barbilla se elevó hacia ella.

Lo haré.

36

La breve declaración significaba una promesa y selló un vínculo entre ambas. La intensidad del momento disminuyó cuando Ramsey desvió la mirada. Sarika estaba sorprendida de haber sentido la presencia de la recién llegada tan poderosamente. Girándose hacia Cara, obligó a su corazón a calmar sus veloces latidos.

¿Por qué no se me informó acerca de Ramsey cuando fue encontrada hace días?

Cara había estado esperando esa pregunta.

¿Por qué no se me informó acerca de Ramsey cuando fue encontrada hace días? Cara había

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

El Anciano Tai-Po estaba al cargo, Emperatriz. No pensé que debiese hacerlo yo.

Ella deseó añadir que el Anciano le había ordenado guardar en secreto la identidad de Ramsey, pero no intentó decir nada porque Tai-Po, indudablemente, se lo haría pagar más tarde.

Naturalmente.

Sarika centró su atención de nuevo en Ramsey, esperando la emocionante estimulación que sentía al hacerlo, y que no proyectaba a su esclava. Ella no siempre podía preservar a la gente de reacciones imprevistas al estar siendo telekinéticamente proyectadas.

El Anciano Tai-Po te eligió para hacerte su esclava. ¿Por qué?

Él dijo que no confiaba en mí, ya que no se sabía de nadie que hubiese viajado en el tiempo antes, y también porque yo sé cómo dirigir campañas militares. Pero, por encima de todo, creo que él deseaba un blanco para su brazalete.

Ramsey tocó su collar negro.

37

Sarika prefería que los Dominadores usasen el brazalete sólo como último recurso para disciplinar a los Serviles, y no era la primera vez que ella tenía noticias de que Tai-Po lo usaba para causar dolor de forma deliberada. Pero nada podía hacerse si otro Dominador no era testigo del abuso y lo reportaba. Ella estaba avergonzada de sí misma por haber disciplinado a Ramsey con el brazalete.

testigo del abuso y lo reportaba. Ella estaba avergonzada de sí misma por haber disciplinado a

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Nunca había sentido una mezcla tal de angustia y alivio cuando Ramsey respondió al dolor. A los Serviles no se les podía permitir ignorar la autoridad sobre ellos, no importaba cuánto le pudiese a uno gustar un esclavo, y el dolor inducido por el collar era una forma efectiva de inspirar obediencia.

Una vez que el collar es colocado, nunca puede ser quitado. ¿Lo sabes?

No, pero no me sorprende.

Ramsey era realista y pensaba que nada sobre Dethra podía sorprenderla, no importaba cuán aborrecible fuese.

Quizá fue lo mejor que el Anciano Tai-Po te hiciese su esclava, ya que eres una forastera y por lo tanto nunca podrías ser un Dominador. Todos deben ser una u otra cosa. Permitir a alguien vivir entre nosotros sin pertenecer a ninguna de ellas alteraría el orden que nos esforzamos por mantener. Y, dado que es mi deber como Sagrada Emperatriz preservar el orden, tú permanecerás como mi esclava. Pero quiero que sepas que seré buena contigo, y recordaré que tu ajuste es un proceso. Y tú recordarás que mi autoridad es absoluta.

Ramsey no tenía otra elección.

Sí, Emperatriz.

Sarika inclinó elegantemente su rostro.

38

Esta tarde me contarás cómo solía ser el mundo

— Sí, Emperatriz. Sarika inclinó elegantemente su rostro. 38 — Esta tarde me contarás cómo solía

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ella esperaba que el biosistema estuviese arreglado para entonces.

Entretanto continuóla Dr. Hollis puede mostrarte cómo acceder a la biblioteca. Deseo que aprendas todo lo que puedas sobre el mundo tal como es ahora, ya que este será tu hogar. Y yo consideraré qué trabajo sería mejor para ti.

Ella despidió a las dos mujeres y contempló el curso de la acción que emprendería contra Tai-Po por guardar a Ramsey en secreto. Deseaba llevar a cabo una dura represalia, pero le necesitaba para dominar a los rebeldes, así que tendría que ser algo simbólico. Quizás para el orgulloso anciano, perder su silla a su derecha durante el consejo, sería lo suficientemente doloroso como para hacer que se lo pensase dos veces antes de ocultarle algo importante nuevamente.

x

39

La luz proveniente del claro techo de la biblioteca brilló sobre la cabeza de Ramsey produciendo destellos azules. Ella no podía acceder a toda la información contenida en el lugar, pero lo que aprendió sobre la historia del mundo intensificó su dolor.

La guerra con China había terminado con un holocausto nuclear que casi arrasó la Tierra. Los sistemas de alta tecnología fueron en gran parte destruidos y la radiación envenenó el agua y la comida junto con la mayor parte de la gente. Tai-Po estaba en lo cierto. La locura y la anarquía reinaron durante mucho tiempo. Aquellos que eran fuertes

de la gente. Tai-Po estaba en lo cierto. La locura y la anarquía reinaron durante mucho

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

acumularon recursos y esclavizaron a otros para que trabajasen para ellos.

Surgió una religión basada en la depuración del medio ambiente y el orden establecido. El estatus pasó a estar determinado por el nacimiento. La religión proporcionó dirigentes para el gobierno y unió el mundo bajo el mandato de la Emperatriz Sagrada. Pero, en los últimos días, la insatisfacción de algunos de los esclavos había degenerado en una rebelión que alcanzaba los límites de la Tierra Sagrada y pronto amenazaría el palacio de la Emperatriz.

Ramsey se preguntaba qué armamentos estaban siendo usados en el conflicto, pero no aprendió otra cosa más que el hecho de que los Dominadores tenían aviones mientras que los rebeldes no. Esta única ventaja había otorgado la victoria a los primeros hacía poco. La mente militar de Ramsey estaba perpleja.

40

También aprendió que no había emperadores, sólo emperatrices. Según parecía, únicamente las mujeres de la línea de Dethra tenían la capacidad de otorgar limpieza a otros, y al medio ambiente. Era extraordinario que las emperatrices se pareciesen tanto unas a otras. La Emperatriz Vilell, la madre de Sarika, había sido la doceava, su vida truncada por una enfermedad desconocida.

Su imagen holográfica revelaba a una hermosa mujer en la flor de la vida. Había muerto hacía tan sólo una semana, lo cual explicaba la toga negra que la Emperatriz Sarika vestía. Su muerte también hizo de Sarika la treceava emperatriz de Dethra, un número desgraciado de acuerdo con la superstición.

muerte también hizo de Sarika la treceava emperatriz de Dethra, un número desgraciado de acuerdo con

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Aunque el doce tampoco ha sido tan afortunado, pensó Ramsey.

La luz del sol entraba a raudales a través del techo, comenzando a provocarle incomodidad, y Ramsey decidió que había pasado tiempo suficiente en la biblioteca por un día. Se levantó para salir y observó la pantalla holográfica en la siguiente cabina. Representaba claramente el plan de diseño de una unidad de control de temperatura, probablemente la única del palacio. Ramsey le habló al hombre que miraba el holograma con una expresión frustrada.

¿Has estado estudiando este diseño mucho tiempo?

Todo el día, y aún no le encuentro sentido. El sistema actual no está montado como este. Los colores y conexiones son diferentes y no veo cómo puedo arreglarlo. ¡Oh, a propósito! Soy Talbert.

Ramsey contempló el collar de esclavo que, al igual que ella misma, el hombre llevaba puesto, y se preguntó cuán severamente podría ser castigado si no podía arreglar el sistema pronto.

41

Ramsey. Encantada de conocerte tomando una rápida decisión, continuó diciendo: Yo sé cómo trabajar con sistemas como este y estaría encantada de ayudarte, no sólo por el aire acondicionado sino para evitar que tu propietario utilice contigo el brazalete. ¿A quién perteneces?

Si él decía que a Tai-Po, ella no tendría la menor duda de que sería castigado cruelmente.

¿Estás bromeando?

Si él decía que a Tai-Po, ella no tendría la menor duda de que sería castigado

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Talbert estaba dispuesto a besar los pies de esa majestuosa mujer oscura si ella podía ayudarle a reparar el biosistema.

Aceptaré cualquier ayuda que puedas ofrecerme, pero no porque la Emperatriz me provocase esa clase de dolor. Ella nunca usa el brazalete conmigo. En realidad, dicen que nunca lo ha usado con nadie. Pero tampoco deseo que ella se enoje conmigo. Aún puede convertir mi vida en miserable, ¿sabes?

Ramsey no deseaba decirle que la Emperatriz había usado el brazalete para presionarla a ella esa misma mañana.

Sí, lo sé.

Talbert le mostró los paneles de control del biosistema y ella se puso manos a la obra, reemplazando bobinas y conectando finas fibras usando magníficas lentes. Explicó el trazado a Talbert, quien estaba fascinado, pensando que Ramsey era única enredando las cosas o que era un verdadero genio. Pusieron en marcha el sistema ya reparado y el aire los circundó rápidamente, haciendo la respiración más cómoda. Él decidió que ella era un genio.

Ramsey sintió una oleada de alivio.

42

Lo próximo será comprobar los microprocesadores. Tendremos que construir unos cuantos si no tienes ninguno en el almacén. ¿Sabes?, esto no es tan diferente de mi tiempo.

Ah ¿de qué estás hablando? Tú eres más joven que yo, y este sistema es antiguo.

no es tan diferente de mi tiempo. — Ah ¿de qué estás hablando? Tú eres más

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Quiero decir que estos no son tan diferentes de los sistemas usados donde yo solía vivir.

¿De veras? No sabía que hubiese otros biosistemas por los alrededores. ¿De dónde eres?

De Texas.

Nunca oí hablar de él, Ramsey, pero he oído que tú vienes de algún lugar bastante lejano y que por eso pareces diferente. ¿Todos en Texas tienen el cabello negro?

No.

¿Y ojos azules?

No. Hay bastante variedad en mi hogar, pero Texas está muy lejos.

Suena como si lo echases de menos.

Lo hago. Daría lo que fuese por regresar.

43

Bueno, cuando le diga a la Emperatriz que tú sola has arreglado el biosistema, seguro que te concede una visita a Texas de buena gana.

Puede ser, Talbert, pero no lo creo así.

x

El tiempo pasaba demasiado rápido para Sarika. Necesitaba encontrar una forma de detener a los rebeldes con el menor daño posible al

demasiado rápido para Sarika. Necesitaba encontrar una forma de detener a los rebeldes con el menor

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

medio ambiente, y tenía que elegir un compañero antes de su cumpleaños. Ambas cosas parecían imposibles. Sus oraciones vespertinas estaban repletas de plegarias de ayuda y orientación a La Fuente y a los benevolentes espíritus de los muertos.

Cuando oyó voces audibles en respuesta, pensó que eran el resultado de haber ingerido demasiadas píldoras de la serenidad después de entrevistarse con Ramsey. Las voces sonaban como la de su madre, diciéndole que escuchase con su corazón. Ella esperó por si había más, pero sólo oyó el sonido de su estómago haciéndole saber que necesitaba comida. No le agradaba tener más misterios frente a sí cuando eran respuestas lo que ella necesitaba.

Inmediatamente después de cenar, Sarika mandó llamar a Ramsey.

Talbert me dice que el Palacio tiene que estarte agradecido por arreglar el biosistema. Gracias, Ramsey.

44

Recordando mantener los ojos apartados, Ramsey se inclinó con gracia.

Fue un placer, Emperatriz.

Cuando estemos solas como ahora, tienes mi permiso para llamarme Sarika. ¿Disfrutaste la biblioteca?

Disfrutar no es la palabra, pero alcancé a comprender lo básico de la historia del mundo durante los últimos novecientos años. Parece que nadie ganó la guerra, ni Asia ni Norteamérica.

la historia del mundo durante los últimos novecientos años. Parece que nadie ganó la guerra, ni

Mi Protectora - J.C. Wilder

Sarika notó la tristeza de Ramsey.

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

El holocausto fue terrible. Has perdido a tu familia y a tus amigos y te preguntas si ellos sufrieron. Lo siento. Yo también he perdido a alguien cercano a mí recientemente.

Tu madre, lo leí. Y lamento tu pérdida, Emperatriz.

Sarika, insisto. Ahora siéntate y háblame sobre tu vida.

Sarika dio una palmadita al cojín situado junto a ella.

Ramsey no deseaba que le gustase la joven mujer ante ella. Se recordó a sí misma que era una prisionera de clases y la Emperatriz era el carcelero jefe. También recordó el brazalete en la muñeca de la mujer y el collar alrededor de su propio cuello. Así que, cuando se sentó cerca de ella y rememoró su pasado, hizo como si estuviese sola y Sarika no formase parte de su mundo. Se sumergió en el relato y olvidó que estaba hablando.

45

Rememoró sus sueños de ser libre y volar como el viento. Cabalgando en el rancho que su familia había poseído por generaciones. El rostro de su hermano mientras luchaban en el barro, sus pecas desapareciendo. El duro trabajo de marcar el ganado. Las lecciones sobre cosechar lo que se siembra, y que, si algo valía el esfuerzo, merecía la pena dar lo mejor de uno mismo. La belleza del gran cielo azul en un día de verano, cuando las familias iban juntas de picnic. Las excitantes tormentas de verano y las primeras nieves de invierno. Las manos frías al romper el hielo sobre el agua. Los animales recién

de verano y las primeras nieves de invierno. Las manos frías al romper el hielo sobre

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

nacidos. El compañerismo. Y el amor a la libertad. Tener tu propia tierra y sentarte bajo tu propio árbol. Todo eso ella recordó.

Adelante continúa, Ramsey. Sarika estaba cautivada por la hermosa prosa que nacía de los labios de su esclava. Ella deseaba oír más de su rica voz, aún si sus ideas eran extrañas. ¿De veras montabas a caballo? ¿Y todo el mundo se sentaba bajo su propio árbol?

Sobresaltada por la voz y la mano en su muslo, Ramsey se giró y miró a Sarika. Estaba encantadora, aprendiendo a través de ella con los ojos muy abiertos y los labios sonriendo en una pose completamente expectante. Ramsey sintió un nudo en el estómago.

No todos, Emperatriz le dijo Ramsey, apartando la mirada.

No, deseo que me mires cuando estemos solas, y llámame Sarika.

46

Ramsey echó una ojeada a la mano sobre su pierna y luego alzó la vista hacia el rostro de Sarika, el cual se veía como si estuviese haciendo un ligero puchero. Ella era en verdad sólo una niña acostumbrada a salirse con la suya.

Pero es una niña peligrosa, supo Ramsey.

Vale, Sarika.

La Emperatriz sonrió complacida al oír a Ramsey decir su nombre mientras la miraba a los ojos. Ramsey estaba alarmada, aun así el

sonrió complacida al oír a Ramsey decir su nombre mientras la miraba a los ojos. Ramsey

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

placer se abrió paso a través de ella y se asentó por un hormigueante y angustioso segundo entre sus piernas.

Una niña con el cuerpo de una mujer, rectificó.

Sarika fue la primera en romper el contacto, retirando su mano y sus ojos de su esclava con una mirada conmocionada en el rostro.

¡Oh, mierda! , pensó Ramsey, sabiendo que Sarika había visto la breve respuesta sexual en sus ojos.

Ella se sintió humillada de nuevo, un patrón adquirido que estaba determinada a cambiar.

¿Puedo irme ahora?

Sarika acababa de comprender la naturaleza de su atracción por Ramsey y, si bien no estaba acostumbrada a los nuevos pensamientos que se formaban en su mente, se estaba adaptando rápidamente. No le estaba prohibido a una emperatriz tomar a una mujer como amante, sólo era inusual. Mucho más si la mujer era una Servil, pero ella estaba segura de que había un precedente de una relación así en algún lugar. Y si no, ella sentaría uno.

47

Miró a Ramsey con nuevos ojos, segura de sí misma por primera vez desde que se convirtió en Emperatriz.

No, no puedes irte aún. Todavía tengo algunas cosas en mi mente y tú te quedarás hasta que yo esté satisfecha.

Sarika estaba muy confiada.

Todavía tengo algunas cosas en mi mente y tú te quedarás hasta que yo esté satisfecha.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Demasiado, pensó Ramsey.

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Y, de repente, se sintió como una presa para la joven mujer.

¿Qué satisfacción puedo darte?

Ahora ella proyectó resueltamente su deseo y colocó una mano sobre el brazo de Ramsey, rozando con calidez la fresca piel mientras su mano encontraba el collar en el cuello de la esclava.

Dime, viajera, ¿has dejado atrás un compañero? le dijo, apretándose contra la sólida calidez. Sintió cómo crecía la agitación de su esclava y su confianza disminuyó.

La piel de Ramsey hormigueaba en todos los lugares en los que Sarika la tocaba, y estaba teniendo dificultades para pensar en lugar de sentir las deliciosas y sin embargo incómodas sensaciones.

No. Yo no tengo compañero.

48

Sarika movió la palma de su mano para acariciar su cuello y su mandíbula.

Pero tú eras un soldado. Seguramente has experimentado el sexo.

Sí, jadeó Ramsey, y cuando Sarika colocó su otra mano en su muslo de nuevo, ella detuvo sus movimientos hacia lugares más sensitivos colocando su propia mano en lo alto.

¿Sexo con una mujer?

ella detuvo sus movimientos hacia lugares más sensitivos colocando su propia mano en lo alto. —

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ramsey se maldijo a sí misma en silencio por decirle a la Emperatriz que siempre le contaría la verdad.

Sí.

Bien, yo nunca he tenido un amante. Tú serás la primera, Ramsey, esa es la satisfacción que necesito de ti.

Ella tocó con sus labios la piel color oliva de la garganta de Ramsey, causando que la turbada esclava saltase del cojín.

No.

Sarika estaba confundida de nuevo.

¿No? Pero tú me deseas. Puedo sentirlo.

Lo que tú has sentido es mi cuerpo respondiendo, eso es todo. Yo no te amo, tú no me amas y no deseo ser tu amante.

49

Viendo la mirada de furia en el rostro de Sarika, Ramsey se preparó para sentir el dolor del collar.

¿Tú te atreves a desafiarme?

No pretendo ser desafiante. Te estoy diciendo la verdad. Te dije que siempre lo haría.

La ira desapareció del rostro de la Emperatriz cuando vio la inquietud en los ojos de su esclava, y el breve pensamiento de usar el brazalete de nuevo fue rápidamente rechazado. Los sentimientos que Ramsey inspiraba en ella estaban casi fuera de control. Y ahora ella sintió

rápidamente rechazado. Los sentimientos que Ramsey inspiraba en ella estaban casi fuera de control. Y ahora

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

desesperación. Si sentía algo tan terrible antes del Ritual de Madurez, no deseaba imaginar cómo se sentiría en menos de dos semanas cuando la irresistible necesidad de tener un compañero tomase posesión de ella.

¿Por qué no deseas amarme?

Tú dispones sobre mí. Yo soy tu esclava. No soy libre para amarte.

Ella era la Emperatriz y nunca suplicaría, pero, en esos momentos, contemplando a su espléndida esclava, deseó poder hacerlo. Su barbilla se elevó y ella apartó los ojos del objeto de su ansia.

Vete entonces. Hazlo.

Cuando Ramsey salió, ella tomó otra píldora. Justo antes de caer dormida, oyó la voz de La Fuente una vez más.

50

¿Por qué te aferras con tanta fuerza a lo que podrías dejar ir tan fácilmente?

x

Sin haber podido dar descanso a sus sentimientos, Sarika se levantó y fue a realizar sus oraciones matutinas con cierta indiferencia, notando entumecida que el elevador no ofrecía su usual refunfuño al llevarla a su camino hacia el estanque sagrado.

Cuando llegó, la recibió el espectáculo de Ramsey durmiendo sobre el suelo. Ella se acercó a su esclava y puso sus dedos en sus labios.

recibió el espectáculo de Ramsey durmiendo sobre el suelo. Ella se acercó a su esclava y

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Silencio, esclava. No deseo alertar a todo el palacio de nuestra presencia aquí. ¿Qué estás haciendo en este lugar, de todos modos?

Ramsey se frotó los ojos.

No tengo otro lugar para dormir desde que tú me reclamaste ayer.

Ella observó cómo Sarika dejaba caer su toga de los hombros hasta el suelo.

¿Qué estás haciendo? preguntó, agarrando la toga a los pies de Sarika y colocándola de vuelta sobre sus hombros. Su pecho rozó contra el pecho desnudo de la Emperatriz, ya que la toga permanecía abierta.

Sarika fue recompensada con esa corriente de hormigueo que no podía sacar de su mente desde que lo sintió por vez primera la noche anterior. Ella colocó sus manos en la parte trasera del cuello de Ramsey y comenzó a atraer la oscura cabeza hacia sí para un beso muy deseado.

51

Ramsey sabía lo que estaba sucediendo y no tenía poder para pararlo. Los inexpertos labios de la Emperatriz presionaron contra los suyos y el mundo dio vueltas alrededor de ambas.

Sarika se oyó a sí misma gemir cuando Ramsey tomó el control del beso. Sí. Eso era lo que ella necesitaba. Nunca se había sentido tan viva. El perfume del jardín era potente, pero ninguna de las flores olía tan bien como Ramsey. La textura de su boca cálida era excitante,

jardín era potente, pero ninguna de las flores olía tan bien como Ramsey. La textura de

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

más allá de cualquier otra cosa que ella hubiese experimentado. Deseó sentir más de ella.

Oh gimió, cuando Ramsey la alejó de sí sólo para reclamar sus labios de nuevo en un beso aún más profundo.

El sonido de un cristal hecho añicos rompió el ensueño de las apasionadas amantes. Ramsey empujó a Sarika al suelo y la cubrió con su propio cuerpo, dejando sin aire de forma inadvertida los pulmones de la mujer más pequeña al hacerlo.

¿Quién está ahí?

Ramsey recorrió el perímetro del jardín con la mirada. Nadie respondió y Sarika luchó para poder moverse. Una vez que logró tomar aire, decidió que le gustaba su posición y enlazó sus brazos alrededor de la cintura de Ramsey.

52

No hay nadie aquí excepto nosotras. Estoy muy feliz de que hayas cambiado de opinión, le dijo, comenzando a mordisquear el cuello de la mujer encima de ella.

Ramsey sintió el calor de la pasión atizándose de nuevo, pero esta vez estaba preparada.

Hay una atracción, lo admito, pero esto no es amor y no he cambiado de idea, dijo, rodando hacia un lado y alejándose de la pequeña belleza. Esto no sucederá de nuevo.

cambiado de idea, — dijo, rodando hacia un lado y alejándose de la pequeña belleza —

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Decidiendo que no tenía tiempo que perder, Sarika hizo la toga a un lado de nuevo, y se irguió de forma audaz ante su testaruda esclava. Con un tono correspondiente a una mujer acostumbrada a ser obedecida, le arrojó a la cara sus órdenes.

Tus preparativos de sueño no serán pasados por alto ni una vez más. De ahora en adelante pasarás tus noches en mi cama.

¿Y dónde dormirás tú?

Sin molestarse en responder, Sarika se zambulló en el agua. Ramsey supo que había sido despedida y se fue para preguntar a Celeste dónde podría encontrar algo para desayunar, sintiendo que ya no tendría más control sobre su vida.

Sarika dejó que el agua la refrescase hasta que estuvo lista para meditar. Sus oraciones matutinas comenzaron con más agradecimientos de los usuales y terminaron con la nunca satisfecha necesidad de guía. La bendición era extraña.

53

Estoy lista para escuchar, madre, pero voy a tener a Ramsey, consejera o no.

Su desayuno no le resultó apetecible y comió poco de él. Sus esclavas personales le preguntaron si estaba enferma, pero ella les aseguró que no y le dijo a Celeste que le alcanzase su toga del consejo. Celeste sabía que era la hora y la tenía preparada. Ella dejó que Celeste la vistiera. Había transcurrido más de una semana desde que no vestía otra cosa más que el negro del luto. Desafortunadamente, la toga de color púrpura desentonaba con su colorido y ella, desafiantemente,

que el negro del luto. Desafortunadamente, la toga de color púrpura desentonaba con su colorido y

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

añadió una bufanda negra para que hiciese juego con su humor antes de dejar la suite.

Tai-Po acariciaba su bigote mientras hervía por dentro de celos e ira. Su posición en el consejo había sido disminuida y él ya no se sentaba junto a la Emperatriz. Peor que eso, había sido testigo de las relaciones amorosas entre la Emperatriz y Ramsey en el jardín. La Emperatriz le estaba dando a Ramsey lo que le pertenecía a él.

¿Dónde estaba la justicia en esa vida?, se preguntaba. ¿Cómo podía la Emperatriz hacerle eso a él? Pero esto cambiaría. La zorra de Ramsey había echado a perder sus planes un poco, eso era todo.

Él se levantó junto con los otros once ancianos cuando Sarika entró en el salón, inclinándose y hablando al unísono con los otros, saludando a la Emperatriz Sagrada.

54

Sarika les hizo saber que estaba tan comprometida como su madre antes que ella a poner fin a la rebelión de los Serviles, pero no a costa de hacer daño al medioambiente. El gas nivel cuatro era el último recurso, y en modo alguno una elección que ella desease hacer hoy. Ella solicitó la opinión de cada Anciano con respecto a otra solución plausible, y, uno a uno, ellos no pudieron aportar nada útil. Finalmente, le llegó el turno a Tai-Po y él puso en marcha su plan modificado.

Pienso que existe otra solución. Tenemos aquí en el palacio un experto en armamento y estrategias militares, alguien que probablemente podría reparar algunas de nuestras antiguas armas

experto en armamento y estrategias militares, alguien que probablemente podría reparar algunas de nuestras antiguas armas

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

como ya lo hizo ayer con el biosistema. Armas que mutilan pero no matan, y no dañan el medioambiente. Un antiguo para restaurar lo que es antiguo.

Los Ancianos miraron a la Emperatriz para que explicase de lo que Tai-Po estaba hablando.

Sarika se preguntó por qué ella no lo había pensado antes por sí misma. Naturalmente, Ramsey era una experta en electrónica computarizada.

El Anciano Tai-Po se refiere a la Mayor Laren Ramsey, alguien que él rescató de un accidente hace sólo unos días. Su innegable identidad es la de alguien que luchó en la Tercera Guerra Mundial, poco antes del holocausto nuclear.

Atónitas exclamaciones y preguntas surgieron de los ancianos. Sarika los aquietó con un brazo levantado.

55

Lo que es importante ahora es que ella es la única que conoce cómo hacer que las antiguas armas nos sean útiles. Tai-Po puede haber tenido la idea correcta. Pero Ramsey es mi esclava y debe ser controlada por alguien que conozca más sobre armas de lo que yo conozco.

Tai-Po fue el primero en ofrecerse.

Yo podría supervisar el trabajo de Ramsey.

más sobre armas de lo que yo conozco. Tai-Po fue el primero en ofrecerse. — Yo

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Sarika esperó a que otro anciano se ofreciese voluntario, pero el resto de los miembros del Consejo estaban de acuerdo en que Tai-Po era el más entendido con respecto a las armas de los antiguos.

Que así sea entonces. Tendré que enviar a Ramsey contigo, Anciano Tai-Po, pero espero un informe de los progresos al menos dos veces al día y que puedas anticiparte a la evaluación parcial que yo estaré haciendo a la guarnición.

Ella había aprendido que no se podía confiar en Tai-Po completamente

y no deseaba oír que él estaba utilizando el brazalete para atormentar

a Ramsey como hacía cuando era su esclava. Por ahora, había hecho su pequeña elección, pero para ponerlo en su lugar.

Tai-Po mostró sus dientes desiguales en una sonrisa tirante.

Puedes confiar en que estoy completamente escarmentado, Emperatriz. Compruébalo cuando gustes.

56

Su pequeña Celeste le haría saber cuándo ella iría de visita, él no tenía temor por eso.

cuando gustes. 56 Su pequeña Celeste le haría saber cuándo ella iría de visita, él no

Mi Protectora - J.C. Wilder

Mi Protectora - J.C. Wilder (II) Por J.C. Wilder Traducción: Rocío Acosta Ruiz Traducido por Rocío

(II)

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Este relato de Ciencia-Ficción/ Uber-Xena presenta una relación lésbica adulta entre sus protagonistas. Si eres menor de 21 años, no leas nada más.

NOTA DE LA TRADUCTORA: para avisos y DISCLAIMERS de mi propia cosecha, por favor regresa a la primera parte.

Entregándose a la total fascinación, ella permaneció en la puerta de su cámara imperial y observó. No estaba acostumbrada al modo en que sentía cuando su esclava estaba cerca, animada y extrañamente débil a la vez. Sin aliento.

57

La Mayor Ramsey era alta y exótica. Esa tarde, sólo llevaba puesto el negro collar y un blanco taparrabos. La palabra gloriosa tomó forma en los mudos labios de la Emperatriz Sarika, quien había llegado rápidamente a la mayoría de edad en un momento desafortunado. Las responsabilidades parecían no tener fin para ella tras la muerte de su madre. La Rebelión de los Serviles renegados amenazaba con llevar el caos al imperio y aunque su obligación de acabar con el conflicto requería su completa atención, la mente de la soberana estaba más ocupada con su nueva esclava que con sus deberes.

requería su completa atención, la mente de la soberana estaba más ocupada con su nueva esclava

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

El negro cabello de Ramsey flotaba suelto alrededor de sus firmes pechos y sus anchos hombros mientras se ejercitaba, pegándose aquí y allá a su piel húmeda. Su fuerza se revelaba por sí misma en todos los sitios donde la emperatriz miraba, desde las atléticas pantorrillas y muslos hasta sus suavemente delineadas nalgas y elegante espalda. Las venas en la unión de los bíceps y antebrazos de Ramsey eran prominentes, agregando un leve matiz azulado de perfección. Y en sus claros ojos azules existía una contradicción de peligro y paz. Sarika sintió una afinidad más profunda de la que experimentaba con La Fuente. Era una pasión incomparable. Y una vez que había despertado, ella no podía imaginarse viviendo sin eso.

Recordó el beso que habían compartido esa mañana. Una pulsación había latido salvajemente contra sus labios cuando ella tocó la calidez de ese espléndido cuello. Esos momentos los había guardado en su memoria, obsesionándola por el resto del día y distrayéndola en momentos inapropiados. De tal manera que el ritual de purificación de esa mañana con su sacerdotisa había sido casi imposible de completar. Como princesa, ella había meditado y orado durante toda su vida, aprendiendo la disciplina que había sido necesaria, mejorando su habilidad natural para completar el papel que le había sido destinado, y ahora que ella era emperatriz

58

Pero era maravilloso. Ramsey debía quererla. ¿Por qué más cubriría su cuerpo con el suyo propio cuando pensó que había una presencia amenazante en el jardín? En una visión compartida antes de morir, su madre había llamado a la Mayor Ramsey la oscura. Ella dijo que Ramsey sería la consejera de Sarika y la conduciría al Protector.

llamado a la Mayor Ramsey la oscura . Ella dijo que Ramsey sería la consejera de

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

No. Razonó ahora Sarika. Un Servil no puede aconsejar a un Dominador. Ramsey estaba destinada a jugar un papel muy diferente.

Un único o sencillo pensamiento la incendio. Ella podía hacer que Ramsey la amase.

La Mayor se detuvo y estrechó sus ojos. Ella ignoraba que la emperatriz la observaba, pero sentía una creciente conciencia de su propio cuerpo. No siendo especialmente presumida, lo atribuyó a su inquietud o preocupación. Se concentró en su improvisada bolsa de boxeo, contenta de que la blanca cuerda entretejida con jirones de trapos marrones sobrantes cosidos a la caja fuerte recubierta de cuero se mantuviese. Aunque abollada por los golpes que estaba recibiendo, la caja todavía mostraba un extraordinario parecido con el Anciano Tai-Po.

Vigorizado, su esbelto cuerpo respondió y ella atacó la caja una vez más, lanzando un fuerte golpe detrás de otro sobre la siniestra cara dibujada con precisión. Atacaba y paraba desde ángulos alternos, semejando una hábil bailarina en el arte del combate.

59

La inquietud había estado edificándose en su interior desde que había despertado en la enfermería de palacio hacía una semana y la enérgica actividad la ayudaba a tratar con eso. Su nave se había estrellado, su tripulación estaba muerta y habían pasado novecientos treinta y cinco años. Ella no sabía cómo había sido el salto hiperespacial al futuro, y, desafortunadamente, no podía repetirse. Estaba condenada a permanecer exactamente donde estaba, en un mundo que la eligió para esclavizarla.

no podía repetirse. Estaba condenada a permanecer exactamente donde estaba, en un mundo que la eligió

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Y para colmo, tenía que hacer frente a la Sagrada Emperatriz de Dethra, la peligrosa niña-mujer que la hacía caer a sus pies con dolores torturadores con sólo tocar su brazalete de Dominador. La joven mujer era de todo menos bendita. Ella, obviamente, deseaba una distracción de las presiones del gobierno y había decidido que seducir a una esclava le reportaría algo de diversión.

En ese mundo, Ramsey no tenía nada. Necesitaba un propósito más allá de la mera supervivencia, así que eso sería lo que haría por ahora. Se concentró en Tai-Po. «Desquitarse » . Esa era su misión y su cuerpo respondió como si hubiese sido entrenado para hacerlo en el familiar y aerodinámico confort de la zona de combate. Ella se concentró en esto hasta que nada más importó.

Su esclava se movía como los guerreros de los viejos hologramas de la Biblioteca. Y, tal como Sarika había sido conmovida la primera vez que vio a la oscura mujer en el jardín, estaba ahora absorbida por un feroz anhelo que la impulsaba reaccionar. Ella se aproximó a su esclava, pero entonces se echó atrás con un grito sofocado.

60

¡Detente! ordenó la emperatriz. Las manos de Ramsey estaban cubiertas de sangre. ¡Para! exigió de nuevo, con una autoridad más fuerte.

Tan concentrada estaba Ramsey en su blanco que no la oyó, y continuó los implacables y rítmicos empujes que alcanzaban su objetivo con precisión y poder.

blanco que no la oyó, y continuó los implacables y rítmicos empujes que alcanzaban su objetivo

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

¿Por qué se estaba castigando a sí misma? ¿Era esa la imagen de Tai-Po? Sarika contuvo una absurda urgencia de reír y permaneció junto a la muy golpeada caja fuerte. Al mismo tiempo, habló suavemente.

¿Tienes que matarle? Puedes pararlo ahora.

Ella le dedicó a Sarika una oscura y ardiente mirada antes de que sus ojos azul cielo relampagueasen con reconocimiento. Gruño ininteligiblemente por el esfuerzo que le tomó parar. Su puño se detuvo en el aire mientras su respiración salía duro y rápido.

Ramsey se había desempeñado brillantemente como oficial militar en su vida anterior. Aún ahora ella parecía lista para conquistar. Lista

para conquistar algo

húmedos labios antes de bajar sus ojos.

o a alguien. Sarika recorrió con la lengua sus

Tus manos

están

bien.

61

No lo están. Tú estás sangrando. ¿Estás intentando asustarme o sólo forzar mi caja de los tesoros? Preguntó Sarika con desaprobación. Las cosas en su interior no tienen precio.

Ramsey dejó caer sus manos sangrantes y echó una mirada alrededor de la habitación.

en su interior no tienen precio. Ramsey dejó caer sus manos sangrantes y echó una mirada

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Soy un soldado, eso es lo que soy. Este ella dibujó un círculo en

el aire mientras explicaba a la emperatriztenía para ejercitarme

el único espacio que

es

Lo que eres es mía.

Ella reaccionó rápidamente ante la persona que tenía delante. Suya. Su soldado, y, por alguna razón, mucho más valiosa para ella que lo que había en la caja fuerte.

Tú estás destinada a ser siempre mía.

Sarika alargó la mano para acariciar su mejilla caliente y Ramsey se encogió apartándose.

Tengo el derecho de tocarte.

Sarika alargó su mano de nuevo y esta vez Ramsey permitió a la suave mano rozar gentilmente su rostro. Ella dejó que su cabeza fuese atraída mientras sentía la cálida respiración de la alta mujer contra sus labios.

62

Cuando esto sea mi destino explicó Ramsey en tono bajo y prosaicola libertad será la única cosa que yo considere inevitable, Emperatriz.

Sarika se estremeció y la soltó, el pelo reluciente y cayendo como una cascada sobre sus hombros cuando elevó su mentón más alto que antes. Ella dio un paso atrás.

y cayendo como una cascada sobre sus hombros cuando elevó su mentón más alto que antes.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

En el futuro, harás cosas de soldados únicamente en la cámara de al lado. Te proporcionaré lo que necesites y tú tendrás la habitación

como tuya propia arreglos contigo.

pero vendrás a mí en la noche. No haré más

Sarika se marchó y entonces se giró.

Es mejor que te prepares ahora. Asistirás a mi coronación esta tarde. El Anciano Tai-Po estará ahí. Mañana comenzarás a trabajar

con él para restaurar los destructores. Yo estaré vigilando mientras

ustedes trabajan juntos

él no te hará daño nunca más.

Eres tan atenta ella esbozó una sonrisa irónica. Al menos los destructores no matarán a los Serviles, sólo son usados contra

Te refieres a los Rebeldes.

63

Me refiero a los esclavos, los pobres bastard Ramsey vaciló. Ellos serán pizarras en blanco por algún tiempo. Pensándolo bien, esto podría ser una bendición encubierta. Ellos nunca tuvieron mucha opción de ganar. Las muertes innecesarias serían prevenidas de este modo.

Sarika dejó salir el sarcasmo. Estaba percatándose de que podía tolerar muchas cosas de Ramsey. Pero todo tenía un límite.

Estoy encantada de que tengas confianza en el imperio. Estás bajo mi protección ahora. Pero, sin importar lo que opines de Tai-Po ni cómo él te trató cuando le pertenecías, él es un anciano y un Dominador. Respetarás su posición y su autoridad sobre ti. Eso

te trató cuando le pertenecías, él es un anciano y un Dominador. Respetarás su posición y

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

dijo Sarika señalando con el dedo hacia la destrozada réplica de Tai-PoNunca sucederá de nuevo.

La cara de Ramsey estaba desprovista de emoción.

Por otra parte, los Rebeldes probablemente prefieran la muerte a la esclavitud.

Mi deber es preservar el orden la emperatriz le habló como si lo estuviese haciendo a un niñoasí que no me hables de muerte. Nunca. Y no pensaré en usar el brazalete si tú no intentas cebarte en mí por permitir que la arrogancia gobierne tu lengua. Me parece

apropiado esperar obediencia de tu parte y tú aprenderás a aceptar tu

es mi deseo que nos tratemos en igualdad

posición. Ahora ven

cuando estemos en estas cámaras.

La mujer oscura elevó una ceja.

64

¿Igualdad? Preguntó, mientras recogía su largo y húmedo cabello detrás de su cuello con los dedos entumecidos.

Sí. Voy a lavarte y a vendarte las manos que has maltratado. Tus heridas no son tan severas como para pedirle a la doctora que utilice el Cicatrizador, ¿verdad? ¿No te has roto ningún hueso, no?

Ramsey sacudió la cabeza.

Bien. Entonces, esta noche, después de la ceremonia

No.

te has roto ningún hueso, no? Ramsey sacudió la cabeza. — Bien. Entonces, esta noche, después

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Y Ramsey sacudió la cabeza de nuevo para denegar la oferta, si eso es lo que era. Los límites entre ambas nunca serían equitativos. En ningún lugar, y especialmente en esas cámaras. La emperatriz siempre había tenido poder sobre los esclavos. ¿Cómo podría comprender a

alguien que no había nacido ni Dominador ni

alguien como ella Servil?

Deseo cuidar de ti. Los juveniles ojos de la emperatriz estaban inusualmente redondos y muy serios. Yo nunca he hecho cosas como éstas antes. Y no puedo hacerlo excepto en privado. Y tú ves de repente, ella pareció vulnerableestamos solas, no hay nadie más aquí.

No quiero ser irrespetuosa, Emperatriz, y puede ser que tú hayas

tenido siempre gente sirviéndote, pero ese no es mi caso. Yo no podría

estar cómoda teniendo a alguien

lavándome.

65

Pero hay algunas cosas entre nosotras que debo explorar.

¿El qué, un poco de lujuria? ¿Qué parecería si alguien que es

todavía una niña, y una Emperatriz Sagrada nada menos, mantuviese

una

esclava sexual? concluyó ella con sarcasmo.

La cara de la joven mujer bajó.

Ciertamente, yo no soy una niña, ni tampoco la primera emperatriz en mantener una conexión primaria con un esclavo, su barbilla se elevó con determinación. Tú serás mi amante.

Nunca habrá amor entre nosotras.

esclavo, — su barbilla se elevó con determinación — . Tú serás mi amante. — Nunca

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Yo sólo necesito nuestra unión física, pero ya que tú deseas más, entonces sí, Laren Ramsey, sentirás amor por mí.

Ella sabía que a Ramsey le gustaba que la tocase. Le gustaba mucho.

Y se sentía protectora con ella además. Esto haría más fácil el

compartir una conexión primaria.

El amor no puede ser forzado. Y yo no deseo nada de ti.

Pero lo haces, Ramsey estaba llegando a conocer a la mujer ante ella. Yo no necesito usar la fuerza contigo Sarika comprendió que era verdad en cuanto lo dijo. Y tan fuerte como eres, tan imperdonablemente testaruda como estás siendo ahora, tú no puedes detener lo que está ocurriendo. Tu primer pensamiento fue por mi seguridad esta mañana en el jardín.

La emperatriz sonrió, no deseando ocultar su placer.

Ramsey sintió un temblor recorrerla.

¿A qué estás jugando?

66

Ambas somos mayorcitas para los juegos, Ramsey, la profundidad

en sus líquidos ojos verdes era alarmante. ¿No crees?

Sarika sonrió en respuesta a la expresión transformada de su esclava. Acababa de darle algo en que pensar.

No hay mucho tiempo antes de la ceremonia, pero mandaré llamar a

la Dr. Hollis para que traiga algo que alivie tus manos, ella estrechó

sus ojos. Y conseguiré una toga para ti.

Dr. Hollis para que traiga algo que alivie tus manos, — ella estrechó sus ojos —

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Pronto, Cara llegó con extractos de hierbas medicinales y vendajes, inquiriendo cómo Ramsey se había hecho sus heridas. Ramsey fue la única que pudo ver la asombrosa y pequeña sonrisa de conspiración que se abrió camino a través de los labios de Sarika ante la pregunta de Cara y, antes de que ella pudiese contestar, la emperatriz lo hizo.

¿Prometes no decírselo a nadie, doctora? preguntó la emperatriz.

Como desees, Emperatriz.

La doctora, fácilmente aturdida en presencia de la emperatriz, estaba encantada de habérselas arreglado para no divagar a pesar de todo.

Sarika remolcó la pesada y abollada caja fuerte y la deslizó hasta ponerla a la vista desde la parte de atrás de su asiento real.

¡Oh! Vaya manos fuertes, Ramsey. Cara rió entre dientes.

67

La soberana miró de forma admirativa a su esclava.

Ella es muy fuerte

recordando partes de su alto cuerpo ahora ocultas

partes. La persona más hermosa que he visto en toda mi vida entera.

sus ojos la barrieron de arriba abajo,

por

todas

La doctora no pasó por alto el seductor deleite en la voz de Sarika.

La Mayor resistió la descarada evaluación con estoico silencio.

La vida entera de la emperatriz no ha sido tan larga, se recordó ella a sí misma.

evaluación con estoico silencio. La vida entera de la emperatriz no ha sido tan larga, se

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ella está experimentando una nueva consciencia de las cosas. Pensó Cara. Cosas que causarían que incluso yo me ruborizase si estuviese enterada de ellas. Está cercana al momento de su ritual. Pero, en serio Cara, algunas cosas sobre Ramsey te hacen ruborizar también, y tú no tienes justificación.

Quizás debería checar la cara del anciano Tai-Po por si hay algún efecto físico, bromeó Cara para impedir una subida de la tensión sexual que cubría cada centímetro de la cámara real.

Discretamente, Sarika seleccionó un instrumento de su escritorio y se deshizo del parecido al Dominador de la caja.

Confío en que te desharás de esto sin decir nada.

Cara guardó la evidencia en su bolsa. Ella se ofreció para esperar y vigilar a la paciente, pero Sarika le aseguró que no era necesario.

¿Hay algo más que pueda hacer?

68

Lo hay. ¿Podrías llevar a Ramsey contigo esta noche? No está permitido a los Serviles acudir sin un Dominador

Ella preguntó en lugar de ordenármelo.

La doctora sonrió a Ramsey mientras respondía.

Sería un honor, Emperatriz Sarika un honor.

Gracias, Cara.

. La doctora sonrió a Ramsey mientras respondía. — Sería un honor, Emperatriz Sarika un honor.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

La doctora amaba las diversiones en la rutina diaria y la coronación de esa noche sería algo para recordar a pesar de que la guerra continuase. Cara lo estaba esperando con ilusión, aunque su excitación probablemente no era nada comparada con la anticipación que la nueva emperatriz estaba experimentando. Las emociones reales debían estar en alza.

Pero ese giro de los acontecimientos provocaría un escándalo entre los que apoyaban a Tai-Po, quienes esperaban que la emperatriz eligiese al anciano como compañero. El orgulloso anciano estaba indudablemente escocido por su estatus rebajado en el Consejo. Pero él aún mantenía un considerable poder político. De hecho, después de la propia emperatriz, y del anciano Melborne, Tai-Po era el más respetado de Dethra.

Cara salió, esperando que la Mayor Ramsey fuese tan fuerte como parecía.

69

x

El anciano Tai-Po era atractivo y poderoso, y era todo lo que ella nunca podría realmente tener. Celeste era incapaz de impedirse a sí misma responderle y gimió suavemente.

¡Cállate! le ordenó él.

Su concentración estaba rota. Nuevamente, comenzó el proceso de visualizar el cuerpo de Sarika debajo del suyo. Imaginaba que era la piel de la emperatriz la que se ruborizaba mientras él acariciaba

cuerpo de Sarika debajo del suyo. Imaginaba que era la piel de la emperatriz la que

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

suavemente los contornos de su carne, en vez de la de la esclava que había llamado a su cámara en secreto.

Celeste llevaba lista algún tiempo y, si bien se preguntaba por qué el anciano no la penetraba, se cuidaba mucho de expresarlo.

Él gimió y sostuvo sus manos sobre su cabeza, poniéndola nerviosa con sus movimientos.

Por favor se quejó ella.

La mano de él voló hacia su garganta.

¡Calla!

La presión en su garganta se incrementó hasta que cada respiración era una batalla. Ella tiró de su mano, pero no pudo mover el vicioso apretón hasta que él finalmente gritó el nombre de Sarika y se estremeció. Cuando rodó sobre su espalda, él respiró tan profundamente como ella. La chica esperó hasta que su respiración se tornó fácil antes de ir a lavarse al baño contiguo.

70

Celeste era desagradablemente consciente del egoísmo del anciano, pero él tenía el derecho a pensar sólo en sus necesidades. El hecho de que ella le desease aún más a pesar de esto no era algo que hubiese analizado, así como ambos sabían que él la tomaba porque ella pertenecía a la emperatriz y nunca hablaba de eso.

Ella no estaba celosa. Conocía su lugar en el orden de las cosas. Y hasta que el anciano se convirtiese en el compañero de la Emperatriz

Conocía su lugar en el orden de las cosas. Y hasta que el anciano se convirtiese

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Sarika, ella le permitiría usar su cuerpo para fingir que realmente la poseía a ella. Ella simplemente se pondría su toga como siempre hacía y se retiraría a la cámara de él, retornando para su placer cuando él la desease, como siempre lo hacía.

Pero mientras se preparaba para salir, Tai-Po le arrebató la toga de las manos y le alzó la cabeza.

¿Te he herido?

Celeste apartó su rostro del suyo. ¿Él estaba preocupado por ella? Su corazón golpeaba en su pecho.

Tú me excitas demasiado, pequeña. Le dijo, abrazándola mientras esperaba que ella hablase.

Después de una larga pausa ella dijo que únicamente deseaba servirle.

Él acarició su pelo ausentemente.

71

Tú me sirves bien, pero la próxima vez debes recordar no echar a perder la diversión.

Intentaré recordarlo lo haré, ella deseó permanecer en su abrazo, pero él la sentó en una silla y comenzó a pasearse enfrente de ella.

¡Oh! Exclamó la joven, recordando la coronación. La emperatriz me necesitará pronto.

enfrente de ella. — ¡Oh! — Exclamó la joven, recordando la coronación — . La emperatriz

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ambos estamos interesados en su bienestar, ¿no? el anciano acarició su bigote moteado. No confío en Ramsey. Ella podría ser una rebelde infiltrada. Cuanto menos, va a perjudicar a la Emperatriz con sus extrañas maneras. Por eso nosotros garantizaremos su seguridad.

¿Nosotros? ¿Qué podemos hacer?

Ah, sabía que tú desearías ayudar.

Bien yo he pensado que la recién llegada es un problema, porque

ella habla

como un Rebelde. Pero a la emperatriz le gusta. De hecho,

esta mañana nos dijo que Ramsey permanecería en la suite real. Su

relación está

aumentando.

Mis esclavos dicen que ellas son amantes, ¿lo son?

72

Si lo son, creo que la emperatriz está cometiendo un error. Tú eres el único hacia quien ella debería inclinarse.

Sí, debería y lo hará. Tú comprendes el orden correcto incluso antes que la emperatriz. Y porque lo haces así, compartiré un secreto contigo. Aquí

Él recogió su toga y la sostuvo para ella. La chica deslizó sus brazos en ella y se cubrió con la prenda marrón, anudándose el cinturón.

Yo nunca conocí a mi padre. Continuó él mientras ella lo vestía en recompensa. Celeste estaba asombrada con esa intimidad sin precedentes entre ellos. Murió antes de que yo naciese. Mi madre me

Celeste estaba asombrada con esa intimidad sin precedentes entre ellos — . Murió antes de que

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

contó que él recibió un mensaje profético sobre mí incluso antes de recibir la noticia de que iba a tener un hijo. Él salvó la vida de una sacerdotisa que servía a la abuela de la Emperatriz Sarika. Después de

la purificación de una villa, la nave que la llevaba de vuelta al palacio se estrelló. Mi padre la encontró flotando en el océano del continente oriental, apenas con vida. Ella creyó que era un milagro que él la hubiese hallado, y predijo que el hijo de su hijo gobernaría Dethra. Así

que ya ves

estoy

él sonrió y mostró sus dientes irregulares a la

embelesada esclava, quien pensó que era el más guapo

destinado a ser el Protector. Lo he sabido toda mi vida. Deseo proteger a la Emperatriz Sarika y al Imperio como hasta ahora.

yo

Él era perfecto.

¿Qué puedo hacer para ayudarte?

¿Me harás saber cuándo la emperatriz deja el palacio? Deseo estar seguro de que Ramsey no tiene oportunidad para secuestrarla.

¿Secuestrarla? Oh, ¿de veras piensas ?

73

No me extrañaría. Tai-Po acarició el cuello de la chica. Nosotros somos aliados ahora. Llámame Chen.

Chen.

Sí, pero únicamente cuando estemos solos, sus duros ojos se estrecharon. ¿Me notificarás lo que te he pedido?

pero únicamente cuando estemos solos, — sus duros ojos se estrecharon — . ¿Me notificarás lo

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Lo haré, ella se irguió sobre la punta de sus pies y le dio un beso en la mejilla. Chen.

Ella tenía un lugar especial en el orden del mundo, y se lo agradeció a los Antiguos.

x

Celeste debía supervisar la preparación de Sarika para la extraordinaria ocasión y llegó puntualmente después de que la emperatriz la convocase para los preparativos finales.

Behira hizo la mejor elección, Emperatriz, absolutamente. Vas a ser la emperatriz más hermosa que ciña la corona.

Todas nos parecemos bastante, sonrió Sarika con indulgencia.

74

Pero ninguna tuvo una toga como la tuya. Me pregunto de dónde la habrá sacado la Sacerdotisa Behira.

No se lo pregunté. Ha tardado, pero no me importa. Es hermosa.

Oh, sí la perfecta elección para el suceso más importante en la

Celeste fue

hacia el armario y regresó con la túnica verde, apartando amenazadoramente de sí su inicial determinación de no entrometerse en la relación de la Emperatriz con su nueva esclava, se dijo que

vida de una nueva emperatriz. Debes estar nerviosa

simplemente estaba recabando la información que el anciano le había

pedido

¿estás segura de que Ramsey es la mejor elección de

pero

recabando la información que el anciano le había pedido — ¿estás segura de que Ramsey es

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

entre tus esclavas para servirte en tus habitaciones? Ella no está familiarizada con los asuntos del palacio. Podría causarte apuros.

Quizá. Sarika elevó sus brazos y dejó que Celeste la vistiese. No,

no quizá

esclava arrogante, y ella había cambiado su situación por segunda vez. Sí, definitivamente. Pero es mi elección.

probablemente. Ramsey era la encarnación de una

Celeste contempló el atuendo de Sarika y movió la banda real más alto sobre sus hombros. Cómo Ramsey había ganado semejante posición con la Emperatriz en tan corto tiempo sólo tenía una explicación. Ella era diferente. Era audaz y su joven emperatriz estaba impresionada. Esto asustaba a Celeste. El orden no debía ser olvidado, especialmente por la emperatriz.

¿Conoce ella lo que se le requiere?

Sarika rió.

¿Lo sabes tú, Celeste?

75

Estás bromeando. No es un secreto lo que una emperatriz necesita

bueno, durante la etapa que tú estás atravesando.

durante

¿Estás diciendo que he perdido mi buen juicio ?

Oh, no, Emperatriz, es sólo que bueno, sí, algo así. La gente está

diciendo que Ramsey es tu favorita rumorea por todo el palacio.

se

y tu amante.

Es

lo que

¿Y tú estás muy preocupada por ese cotilleo?

es tu favorita rumorea por todo el palacio. se y tu amante. Es lo que —

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

¡Sí! Ramsey no es como ninguna esclava que yo haya visto antes. No

ella desea ser como un

Dominador. Darle un lugar aquí sólo puede traer problemas.

encaja. Es diferente. Se comporta

Sarika se sentó mientras su esclava le cepillaba el cabello.

Tu preocupación es innecesaria, Celeste Soy la treceava Sagrada Emperatriz de Dethra después de todo, con o sin las infames hormonas reales, esto último fue dicho con una peculiar mueca. Sé que Ramsey tiene mucho que aprender sobre llevar el collar, pero es sólo porque es nuevo para ella. Yo la estoy educando.

Y, mientras estás ocupada con Ramsey, ¿qué piensas dejarle al Protector?

La tez de Sarika se bañó de un brillo rosado y Celeste supo que había ido demasiado lejos.

Perdóname Emperatriz.

76

¿Tan poco respeto me tienes? ella preguntó en un tono bajo antes de alzar la voz. Eres una responsabilidad mayor para mí de lo que crees que es Ramsey.

Celeste estaba asustada y se postró ante la Emperatriz. Viendo esto, la ira de Sarika se fue difuminando rápidamente.

Olvidaste tu posición pero estás perdonada. Levántate y no vuelvas jamás a suponer que puedes sugerir que no estoy desempeñando adecuadamente mis obligaciones.

Levántate y no vuelvas jamás a suponer que puedes sugerir que no estoy desempeñando adecuadamente mis

Mi Protectora - J.C. Wilder

Gracias, Emperatriz.

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Celeste se levantó, y cuando ella se enderezó, su collar se movió, revelando unas marcas.

¿Quién te hizo daño?

Nadie, Emperatriz, su voz era leve. Yo me magullé a mí misma.

¿En el cuello? Cuando alguien te daña, me daña a mí también. Dime qué sucedió.

No he notado ninguna marca. Por favor, ella estaba cercana a las lágrimas¿puedo irme?

Con una mezcla de preocupación e irritación, la emperatriz despidió a Celeste, preguntándose si todas sus esclavas irían a resistírsele ahora.

77

x

Ramsey se sentó en su propia silla, mojándose las manos cuando Sarika entró por una puerta lateral conectada con la suya. Su brillante cabello castaño rojizo había sido cepillado hasta obtener un reluciente brillo, y su majestuosa toga acentuaba su pequeña cintura. El espíritu luminoso de sus ojos cogió a Ramsey con la guardia baja.

Ella se sentó cerca y respiró el delicioso y cálido perfume de su esclava antes de sacar cada fría mano del cubo de hielo, en su mayor parte derretido. Gentilmente, ella las secó.

de su esclava antes de sacar cada fría mano del cubo de hielo, en su mayor

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Dime si te hago daño, le ordenó, y su voz tenía una calidad jadeante que era extrañamente sedante.

Cuidadosamente aplicó la medicina a través de los nudillos en carne viva. La mirada fija de Ramsey seguía cada movimiento. Finalmente, la joven soberana envolvió con limpias y coloreadas telas sus manos. Ramsey cerró sus puños libremente y asintió.

No demasiado tirante. Bien. Gracias Sarika.

La Emperatriz cerró los ojos. Sus sentidos se elevaron y la rica y aprobante voz diciendo su nombre la instaron a adelantarse. Ella depositó encendidos besos sobre las manos vendadas. Cuando miró a los azules ojos, estos la incendiaron con su intensidad. La garganta de Sarika se volvió seca y sus dedos le hormiguearon por tocar la bronceada cara.

78

Gracias por permitirme servirte, Mayor Laren Ramsey.

Ella necesitaba trazar el contorno de la suave mejilla y los rojos labios, necesitaba sentir la suave sedosidad de su oscuro cabello moviéndose contra su oscura piel.

«

Ámame» .

Inmoral o no, Sarika no podía detenerse y dejar de proyectar mentalmente su deseo. Ella resistió, obligando a Ramsey a mirarla mientras sus ojos la seguían. Ella recorrió con el dorso de la mano la fuerte mandíbula, perdiéndose en sus ojos. Estaba amansando a su soldado.

Ella recorrió con el dorso de la mano la fuerte mandíbula, perdiéndose en sus ojos. Estaba

Mi Protectora - J.C. Wilder

« Olvida todo lo demás » .

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Lentamente, ella delineó con un dedo los bien formados labios y sus ojos siguieron el sendero. En el instante en que sus sentidos acogieron la cálida y aterciopelada piel de los suaves labios deslizándose bajo sus dedos, la joven emperatriz dejó de respirar. Podía haber estado flotando en el aire y no notaría nada diferente de lo que estaba pasando en ese momento, tan completamente absorbida estaba en ese momento de revelación. Ella se inclinó, llevando su boca cerca de la de Ramsey. Tan cerca

Casi sin sentido, Ramsey separó sus labios

Mayor Ramsey, soy la Dr. Hollis.

Cara escogió ese momento para anunciar su llegada a través del panel de comunicación que estaba al otro lado de la puerta de la sala.

Con un abrupto gemido, Sarika se alejó.

79

Es la hora de ir al auditorio, Ramsey. ¿Estás lista?

Cara esperó.

La voz de Sarika estaba teñida de frustración y algo más que estaba empezando a ser igualmente familiar para ella.

Estaré esperándote en el salón de recepciones tras la coronación. No

olvides venir a mí. Y añadió, con una sonrisa tímidayo esperaré con ilusión a la noche.

yo

No olvides venir a mí. Y — añadió, con una sonrisa tímida — yo esperaré con

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ambas existían en un mundo lleno de expectación y aturdimiento, y, más por el comportamiento repentinamente recatado de la Emperatriz que por la potente sacudida de pura sensualidad que lo precedió, Ramsey asintió. Su cabello negro se agitó como seda alrededor de su rostro. Densas pestañas negras enmarcaban sus exquisitos ojos. Hizo que el pecho de Sarika le doliese incluso antes de que abandonase la sala.

x

Me gustaría hablar contigo, Cara. ¿Te importaría si vamos por las escaleras en vez de por el elevador?

No, pero cuando comience a resollar tendrás que cargar conmigo dijo la canosa doctora, sonriendo abiertamente¿En qué estás pensando, Ramsey?

No hay una forma delicada de plantearlo

80

No necesitas ser delicada. Somos bastante mayorcitas ya, así que sólo di lo que tengas que decir y yo haré lo mismo.

Eso suena como algo que solía decir mi padre.

Un hombre sabio la alta belleza dudó, así que Cara continuó:

Mira, si es sobre la Emperatriz, déjame asegurarte que guardaré cualquier cosa que me digas como una confidencia. Sólo no me pidas que te ayude a convertirte en una fugitiva o algo así, porque no lo haré. Te atraparían y yo sería ejecutada junto contigo.

ayude a convertirte en una fugitiva o algo así, porque no lo haré. Te atraparían y

Mi Protectora - J.C. Wilder

No, no es nada de eso

Habla entonces.

Necesito algunos consejos.

Te aconsejaré lo mejor que pueda.

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Gracias. La cosa es el problema es la emperatriz está aburrida.

¿De veras?, ¿eso piensas?

Creo que es obvio. Y ella está esto ella tiene

¿Sí?

Cada vez que estamos solas, ella intenta uh seducirme.

Los labios de Cara formaron un mudo « Oh» de asombro.

¿Y ella no tiene éxito?

81

No, pero intenta algún tipo de hipnotismo conmigo y ¡oye! Estoy hablando en serio.

Ya lo veo. Lo siento, Ramsey Cara suprimió su risilla. Olvido que hay muchas cosas sobre Dethra que no comprendes.

Sí, y yo realmente preciso de alguna ayuda en este asunto. ¿Sabes de algo, cualquier cosa, que pueda usar para distraer a la emperatriz?

¿Para hacerle olvidar con respecto al sexo? Cara sonrió muy abiertamente.

usar para distraer a la emperatriz? — ¿Para hacerle olvidar con respecto al sexo? — Cara

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

¿Esto de veras te resulta divertido, no?

Lo siento. No quería herirte. Pero lo único que puede distraer a la Emperatriz es el tiempo.

¿El tiempo?

Así es. Una emperatriz joven está sometida a enormes cambios hormonales cuando se convierte en adulta. Su centro telekinético está

aumentando, y ella está desarrollando la totalidad de su poder. Esta es

Tú y yo tenemos

las mismas funciones endocrinas, pero las suyas son mucho más activas. Y parece que ella ha concentrado una gran parte de toda esa actividad sobre ti.

la forma asombrosa en que sus cerebros trabajan

¿Por qué yo?

¿Y por qué no?

82

¿Qué por qué no? Porque porque estamos en desacuerdo con

respecto a algunas cosas muy básicas para nuestra relación

de la esclavitud

tripulación y terminar siendo el juguete de obsesionada con el sexo!

de una adolescente

¡porque yo no viajé mil años sólo para perder a mi

todo lo

¡Alto ahí, Mayor!

Cara agarró su brazo y, en su ira, Ramsey la arrastró bastantes escalones antes de detenerse finalmente.

¿Qué? Le espetó Ramsey, con un brillo peligroso en la mirada.

escalones antes de detenerse finalmente. — ¿Qué? — Le espetó Ramsey, con un brillo peligroso en

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Piensa en lo que estás diciendo. Tú estás hablando de alguien que es sagrado. No sólo para mí, sino para el mundo. Su poder la convierte en el perfecto conducto para La Fuente. Sus ancestros preservaron la vida

en el mundo, al igual que ella lo hará. Y todo eso es posible a causa de una anomalía genética que cada emperatriz traspasa a su hija. El incremento de la conducta sexual es una desafortunada secuela que será tratada con la mayor habilidad por las sacerdotisas en su

decimoctavo cumpleaños

si todavía fuese necesario hacerlo, claro.

¿Y eso será pronto? ¿Por qué podría no ser necesario?

En doce días. En el día y hora de su nacimiento, la sacerdotisa conducirá el Rito de la Madurez para ella. Todo esto es muy secreto y místico. Entonces, ella será oficialmente invitada a elegir un compañero, si no lo ha hecho todavía. Su compañero se convertirá automáticamente en el Protector de Dethra, y por esto yo espero que ella no elija al Anciano Tai-Po.

83

Ramsey hacía bien en saberlo todo, ya que ella tenía un papel importante en eso. Cara reanudó su descenso por las escaleras y una sobresaltada Ramsey la siguió, adelantándola rápidamente.

¿Tai-Po? ¿Por qué lo elegiría ella?

Porque es el único anciano soltero. Y él desea el puesto.

Sí, apostaría a que sí. Ramsey sonrió con ironía, disgustada con toda la situación. ¿No hay nadie más?

Sí, apostaría a que sí. — Ramsey sonrió con ironía, disgustada con toda la situación —

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Alrededor de una docena de ricos Dominadores han intentado cortejarla, pero yo diría que Tai-Po se las ha arreglado para desanimarlos a todos. No he visto a ninguno de ellos alrededor del palacio durante semanas. Cara se estaba viendo en dificultades para recuperar el aire mientras continuaban bajando las escaleras. Más despacio, Ramsey, tus piernas son más largas de lo que deberían. Resopló.

¿No puede ella rehusar?

Seguramente pueda, pero las consecuencias podrían comprometer su salud.

¿Quieres decir que se volverá loca si no pierde la virginidad? Eso es

por qué

terriblemente dramático, doctora. ¿Por qué ella no

simplemente no

ya sabes?.

84

Sus necesidades no pueden ser satisfechas por las actividades autoeróticas.

No me lo digas eso va contra su religión, ¿no?

Esto no tiene nada que ver con asuntos de moralidad, Ramsey. Es simplemente que una vinculación telepático-kinética es esencial para una emperatriz y eso únicamente es posible con una pareja. Cara hizo su mejor intento para poner algunas cosas que estaban más allá de la ciencia física y que eran raramente tratadas en un marco que una mente militar como la de Ramsey pudiese apreciar. Nada más que una crisis fisiológica de su compañero, u orgasmo, que actuaría como un gatillo, o, más bien como una válvula de escape, puede

fisiológica de su compañero, u orgasmo, que actuaría como un gatillo, o, más bien como una

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

descargar la presión establecida contra su centro telekinético. Sin esa liberación, ella enfermaría y, finalmente, moriría. Sí, es muy dramático. Da gracias de que no tengas que pasar por ello.

Creo que ya lo estoy haciendo a través de ella, meditó Ramsey oscuramente, habiendo conseguido más información de la que deseaba. Así que la emperatriz espera usarme como válvula de escape hasta que se empareje con Tai-Po.

Sí, supongo que podrías pensar de esa manera. Las sacerdotisas todavía llevarían a cabo el ritual pero este podría ser una versión modificada, imagino, y ella no tendría la presión de escoger un compañero hasta que necesite producir una heredera. Yo no creo que a ella le guste Tai-Po. Ella puede desear retenerte por mucho tiempo.

¿Retenerme?

Sí, probablemente.

¡Mierda! Cara, yo no puedo hacer eso.

85

Intenta mirar el lado bueno. Ella no es desagradable a la vista

Ramsey la cortó al final de la escalera.

¡Ella es una niña!

Cara enarcó una ceja y dijo: Apenas.

No me has sido de ayuda después de todo, doctora.

— ¡Ella es una niña! Cara enarcó una ceja y dijo: — Apenas. — No me

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

x

La tapicería ofrecía colores apagados y una perspectiva bi- dimensional, al estilo de la Edad Media, colgando de las paredes del auditorio. Enormes e impresionantes, los tapices representaban las vidas de las doce emperatrices de Dethra. Después de esa noche, comenzarían a incluir a la treceava.

La música llenaba el aire y también era festiva y extrañamente familiar para Laren Ramsey.

Ella y la Dr. Hollis recibieron miradas fijas y curiosas, algo menos que amistosas. Ramsey deseó poder hacer un anuncio general de que ella no tenía planeado cambiar el estado de las cosas en el palacio. Pero comprendió que semejante declaración no establecería una diferencia para mucha de esa gente, que la conocía sólo por las descripciones basadas en los cotilleos. Y la emperatriz aparentemente tenía planes de utilizarla para cambiar el curso de los asuntos.

86

Ella dijo hola a Talbert, quien le dio una palmadita en la espalda y le agradeció nuevamente su ayuda en la reparación del biosistema. Celeste fingió no verla cuando pasó, y cuando ella llegó a su asiento ya estaba preparada para la fría ojeada de Tai-Po. Asintió con la cabeza en un gesto de reconocimiento. El pensamiento del tiempo que tendría que pasar con él en los días por venir la sublevó.

un gesto de reconocimiento. El pensamiento del tiempo que tendría que pasar con él en los

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Los cuernos resonaron abruptamente. La llegada de «Su Santidad, la Emperatriz Sarika de Dethra » fue anunciada y el silencio cayó sobre la multitud.

En esta, la noche de su coronación, continuó el anunciantea todos es concedido el privilegio de contemplar a su Santidad hasta que ella deje el auditorio.

a pausadamente y con cadencia procesional hacia el frente de la inmensa habitación.

mientras ella marchaba

La

Guardia

Real

rodeaba

Sarika

Ella parecía imposiblemente joven para su título. Sosteniendo la cabeza en alto, le echó a Ramsey una lenta ojeada mientras pasaba. Ella era, la Mayor lo reconocía, pasmosa.

Melborne, el anciano más viejo, y Behira, la más antigua de las sacerdotisas, se reunieron con Sarika sobre la plataforma donde ellos habían estado esperando atentamente. El anciano se inclinó ante ella y declaró su lealtad a la nueva emperatriz. La muchedumbre ovacionó con entusiasmo cuando él cubrió sus hombros con un manto dorado. Cuando él dio un paso atrás, le llegó el turno a Behira, y ella se colocó junto a la joven mujer para sostener una sencilla corona dorada sobre su cabeza.

¿Quién eres? le preguntó.

87

Soy una vasija para La Fuente replicó Sarika con voz clara y segura.

— ¿Quién eres? — le preguntó. 87 — Soy una vasija para La Fuente — replicó

Mi Protectora - J.C. Wilder

¿Cuál es tu destino?

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Limpiar el mundo, como mi madre antes de mí.

¿Quién eres? ella preguntó de nuevo.

Soy la fundación del orden.

¿Cuál es tu destino?

Gobernar Dethra como mi madre antes de mí.

¿Cómo cumplirás tu destino?

Con la autoridad entregada a mí por mi madre, que ahora es una con La Fuente.

Muéstranos tu autoridad.

88

La vieja sacerdotisa bajó la corona hasta que esta descansó en lo alto de la hermosa cabeza. Encajó perfectamente, y, de inmediato, irradio una brillante luz blanca. Sarika contempló la corona y la luz disminuyó. Ella encontró la mirada azul eléctrico de su alta esclava y la acogió. Su corona brilló con un destello que fue creciendo rápidamente hasta deslumbrar y era tan caliente que Sarika tuvo que quitársela. Una vez que lo hizo, la corona volvió a su estado original. Le tomó varios minutos más a Sarika dejar de brillar ella misma.

Aunque absorta en la manifestación de poder y en la radiante joven emperatriz, la Sacerdotisa Behira era sin embargo consciente de que todo eso aseguraba la corona, y a la propia emperatriz.

la Sacerdotisa Behira era sin embargo consciente de que todo eso aseguraba la corona, y a

Mi Protectora - J.C. Wilder

Ella se postró.

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Tú eres la vasija de La Fuente anunció con adoración, antes de erguirse y susurrarle con disimulo: Ponte la corona de nuevo, pero mantén tus ojos apartados de la alta por ahora.

Una por una, las veintidós sacerdotisas y ancianos restantes se encaminaron hacia la plataforma para jurar su lealtad y postrarse ante la emperatriz.

Lentamente, Ramsey salió de su estado de semi-trance para descubrir que la Dr. Hollis ejercía un doloroso apretón sobre su brazo.

¿Qué

de la doctora.

?

Cara, ¿qué haces? preguntó, mientras aflojaba la mano

¡Por los Antiguos! ¿Lo has sentido?

89

La mujer de cabello oscuro se hundió en su silla.

Yo yo necesito echarme.

¿Cómo puedes estar cansada después de eso? le susurró Cara.

Los párpados se cerraron pesadamente sobre sus ojos azules y la oscura cabeza cayó poco antes de que su cuerpo se deslizase hacia el suelo.

¡Ramsey! gritó Cara, y todos los ojos se giraron hacia ellas.

Los guardias le dijeron al instante que se marchase con la esclava desvanecida, pero Cara continuó tomándole el pulso.

Los guardias le dijeron al instante que se marchase con la esclava desvanecida, pero Cara continuó

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

x

En la enfermería, Cara finalizó un tercer escáner del cuerpo de Ramsey. Los resultados eran los mismos.

Las manos de Sarika flotaron por un instante sobre la cara de la esclava inconsciente. Temerosa de dañarla, ella envolvió sus brazos alrededor de sí misma para evitar tocar la forma inmóvil.

¿Por qué está inconsciente?

Una sobre-estimulación psico-fisiológica.

Cara, por favor ¿qué significa eso?

Agotamiento. Ella está bien, está completamente reducida.

90

Pero estaba bien hace tan sólo una hora. Más que bien, excepto por las manos sólo recordando cómo Ramsey parecía mientras ellas se miraban fijamente la una a la otra provocó que Sarika se estremeciese de placer. Su esclava había brillado con incontenible vida. Y ella no se ha ejercitado excesivamente desde entonces.

Esa es otra Cara retiró los vendajesMira.

No había evidencias de heridas.

He de decir que sospecho que su situación actual tiene algo que ver

la parte donde tú

brillaste

con la ceremonia de la coronación, Emperatriz

bueno, en realidad destellaste.

algo que ver la parte donde tú brillaste con la ceremonia de la coronación, Emperatriz bueno,

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Yo no destellé, la corona lo hizo.

Cara sonrió.

fue

más que estimulante

asombroso

y contempló a Ramseyal menos para mí. Tu poder telekinético está creciendo, y parece que nuestra paciente comparte bastante de lo que quiera que eso sea

ella se detuvo para recordarse a sí misma no desvariar

De veras, fue lo más

Bueno, tú definitivamente iluminaste esta tarde. Sentí algo

mientras

Eso era La Fuente, fluyendo a través de mí más poderosamente de lo que pensé que podía.

Sí, bueno, eso ciertamente dominó a nuestra viajera del tiempo.

Behira hizo sentir su presencia.

91

Emperatriz Sarika, por favor, debo hablar contigo a solas.

Comprendo. Dame un minuto.

Ella echó una mirada alrededor de la estéril enfermería, y entonces bajó la cabeza. Era su culpa. Ella había deseado que su esclava la viese en toda su soberana gloria, para seducirla.

¿Ella estará bien? ¿Hay algo que yo pueda hacer?

Sí, bueno, necesita un buen descanso. Ininterrumpido.

De acuerdo. Haré que se quede en su habitación y veré que nadie la despierte.

un buen descanso. Ininterrumpido. — De acuerdo. Haré que se quede en su habitación y veré

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Ambas sabían que la emperatriz era la única en posición de molestar a su esclava.

Cara le inyectó suplementos que reforzarían su sistema inmunitario en la pronunciada vena de su inerte brazo. Sarika se mordió el labio inferior ante la visión de la biselada aguja pinchando la suave piel, como si estuviese entrando en su propia carne.

¿Cuánto tiempo?

Hasta que despierte, diría yo.

¿No lo sabes?

Sólo soy un médico. Conozco menos sobre La Fuente y lo que la Mayor Ramsey está atravesando que tú. Cara miró al interior de los prohibidos ojos verdes, comunicándole su preocupación. Es mejor que la naturaleza siga su curso.

92

Yo Sí, Cara. Parece que es lo mejor que se puede hacer.

La sacerdotisa Behira esperó a Sarika en la cámara real mientras la emperatriz comprobaba que su esclava era transferida cuidadosamente a su propia cama en su propia habitación.

Házmelo saber cuándo despierte. Ella y el Anciano Tai-Po tienen un trabajo importante que hacer con los destructores tan pronto como sea posible, informó la joven al guardia.

Ella se reunió con Behira y se quitó la corona y la capa, aliviada cuando la sacerdotisa sugirió que compartiesen unos momentos de

con Behira y se quitó la corona y la capa, aliviada cuando la sacerdotisa sugirió que

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

meditación para relajarse antes de su charla. Eso era lo que ella necesitaba.

Pero después de unirse mentalmente con la sacerdotisa de la toga dorada, todavía le era imposible deshacerse de la inquietud que sentía. Su desorden interno fue transferido a Behira como una falta de confianza, y la anciana mujer se retiró con preocupación.

Tanto tu abuela como tu madre me llamaban amiga. Ahora yo te sirvo, Santidad, le dijo, aguardando con expectante calma.

Sarika le dedicó una pequeña sonrisa, y entonces rozó su cabello castaño rojizo con su mano y lo colocó tras sus orejas, acentuando su juventud.

Como mi madre, yo aprecio la amistad de una mujer sabia.

93

Te pareces mucho a tu madre. Villel también tuvo dificultades a la hora de elegir.

¿Sí? No lo sabía, alegó Sarika, con los ojos muy abiertos.

Oh, sí, ella se resistía a la idea, y el día de su cumpleaños tu abuela eligió por ella. Escogió al único anciano que estaba soltero.

Sarika se estremeció, pensando que la historia parecía repetirse.

Mis padres no estuvieron muy unidos, dijo, de modo rotundo, y entonces suspiró con resignación.

repetirse. — Mis padres no estuvieron muy unidos, — dijo, de modo rotundo, y entonces suspiró

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Su madre le había contado un poco de su relación, pero ella creía que sabía lo suficiente.

No, no lo estaban, pero aprendieron a cuidar el uno del otro. A tu madre se le rompió el corazón cuando tu padre murió al poco de tu nacimiento. Ella dijo que él le había dado algo más valioso que la pasión, algo que siempre atesoraría.

¿Qué? ¿Qué era eso?

Tú.

La emperatriz elevó su barbilla e hizo todo lo posible para contener las lágrimas. Como sacerdotisa, Behira poseía el considerable privilegio de mirar a los ojos de la emperatriz, ahora llenos de dolor.

Yo también la echo de menos, reveló la arrugada y anciana mujer. Está bien, llora ahora y no te respetaré menos por eso.

94

Sarika permitió que la anciana mujer la abrazase y la confortase mientras lloraba. Cuando las lágrimas cesaron, Behira esperó que la emperatriz estuviese lista para confiar en ella.

Solicito permiso para hablar de asuntos privados.

Yo yo pensé que ya lo estábamos haciendo.

Más privados, entonces.

Tienes mi permiso.

de asuntos privados. — Yo yo pensé que ya lo estábamos haciendo. — Más privados, entonces.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Vi cómo mirabas a la alta esta noche. Tu preocupación por ella es evidente.

Ella es importante para mí.

Eso es lo que yo sospechaba. Sarika se comportaba como una mujer enamorada. ¿Estás compartiendo una conexión primaria con ella?

No

Sarika cerró los ojos y recordó cómo la luz del Sol brillaba sobre el largo y negro cabello de Ramsey, y sobre su piel oliva, cuando ellas se conocieron por primera vez. Cómo se tambaleó cuando vio el exótico azul de sus ojos. El aura de fortaleza que la rodeaba era estimulante y diferente. Había estado llena de ansia por ella antes de que Ramsey se derrumbase esa noche y lo cambiase todo. La próxima vez que ella usase sus poderes telekinéticos podría ser incluso más duro para su

esclava si estaba cerca, tan fuerte era su ansia por ella. Cuando abrió los ojos, las lágrimas pugnaron por escapar de su verde intensidad. Ella apoyó su cabeza contra el delgado hombro de la sacerdotisa,

para ser honesta, lo intento. ¡Oh, Behira!, tú sabes que todos

pero,

esperan que yo elija a Tai-Po como pareja. Él ciertamente desea ser el

Protector, pero a mí no me gusta. Yo iba a tomar a Ramsey como

amante hasta que estuviese lista para nombrar a un Protector. Ella es

tan atractiva para mí

ahora sé que nada puede salir de eso la frente de Sarika se arrugó y

su labio inferior se distendió, avisando de su disgusto. Y ahora sé

suspiróella es muy atractiva. Pero yo

95

inferior se distendió, avisando de su disgusto — . Y ahora sé — suspiró — ella

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

cuál es mi deber, pero no deseo escoger hasta encontrar al único con quien deseo compartir un hijo. No deseo hacerlo, Behira.

La sacerdotisa se separó suavemente de la emperatriz, instando a Sarika a mirarla.

Yo debo contarte lo que me ha sido revelado.

¿Una profecía?

En cierto modo. Esta noche, cuando te quitaste la corona, estabas brillando.

Eso dijo la doctora.

En todos mis años con tu madre y tu abuela, sólo he visto algo así en una ocasión. Yo estaba en la ceremonia cuando el huevo de tu

madre, preparado con los suficientes genes de tu padre para crearte, fue plantado dentro de su matriz. En el momento adecuado, la Emperatriz Villel se llenó de una brillante luz por varios minutos,

como tú

hoy.

Sarika inclinó la cabeza.

96

¿Me estás diciendo que crees que estoy embarazada?

Sí.

¿Una concepción inmaculada por el poder de La Fuente? alegó, con la voz teñida de sarcasmo.

— Sí. — ¿Una concepción inmaculada por el poder de La Fuente? — alegó, con la

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Con alguna ayuda de la alta, sí. Parece que la elección de quien será tu compañero, y el Protector de Dethra, ha sido hecha ya para ti por los Ancestros.

Sarika empalideció.

Lo que viste esta noche posiblemente no signifique lo que estás diciendo.

Yo vi tu poder apagarse hasta que miraste a la alta. Oí una multitud de voces diciendo claramente 'este es el Protector, con el cual nosotros

estamos complacidos’, y tú estabas llena de luz

procedía de La Fuente, sino de la alta. Parte de ella te ha sido entregada.

energía viva que no

¿Y tú lo crees? Sarika no sabía si deseaba reír o llorar, o sólo llamar loca a la anciana mujer.

97

Yo creo lo que he visto y oído, sí. El proceso es opuesto a lo que ha sido nuestra tradición, pero ¿quiénes somos nosotras para cuestionar la voluntad de La Fuente? La Dr. Hollis puede decirnos si estoy loca o no ella cacareó. ¿Te divierte una vieja sacerdotisa?

Tú has estado alucinando. Eso es lo que creo. Pero, porque te respeto, y no porque crea lo que estás diciendo, molestaré a la doctora una vez más hoy.

Pero, ¿deseas que sea verdad?

y no porque crea lo que estás diciendo, molestaré a la doctora una vez más hoy.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Estaría encantada si mi poder no fuese una amenaza para ella si

pudiésemos compartir como los amantes lo hacen. Pero, ¿deseo tener

un hijo con Ramsey? Ella es una esclava. Yo soy

afectaría eso a nuestra descendencia, no importa cómo sea concebida? ¿Qué pasaría con el orden del mundo? Ni siquiera puedo imaginarlo. ¿Por qué harían los Ancestros semejante cosa?

quien soy. ¿Cómo

Efectivamente suspiró Behira, mientras la emperatriz llamaba a Cara para reunirse con ella en la enfermería.

x

Montar su caballo favorito en el rancho de su familia en Texas era un sueño que proporcionaba a la Mayor un refugio, y era reacia a abandonarlo. Pero, finalmente, su cuerpo demandó la consciencia y ella abrió los ojos.

98

La emperatriz dormía en una silla junto a su cama. Rubias pestañas proyectaban sutiles sombras alcanzando la cumbre de sus rosadas mejillas.

Parece un ángel. Sin un seductor movimiento o una impaciente demanda que revele su verdadera naturaleza. Ellos creen que ella es sagrada porque tiene un poder especial y puede manipular moléculas con su mente. Pero lo que quiera que sea que le permite a ella hacer eso, la está convirtiendo en algo como yo ahora, una esclava, manejando su propio cuerpo mientras ella pueda « salvar el mundo » la emperatriz se movió y

yo ahora, una esclava, manejando su propio cuerpo mientras ella pueda « salvar el mundo »

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

susurró el nombre de Ramsey en su sueño. ¿Quién me salvará de ti, Sarika?

Saliendo por completo del profundo sueño en que había estado, la oscura mujer estiró sus largos brazos y piernas tanto como pudo y entonces encogió las manos y los pies, emitiendo un gemido satisfecho. Ella se detuvo repentinamente y miró sus manos.

Estás despierta, Sarika pestañeó y se sentó derecha.

Igual que tú, bostezó Ramsey. Perdona que me desmayase durante la ceremonia. El cambio de milenio debe haberme alcanzado finalmente.

Podría ser.

Mis manos. ¿Utilizó Cara el Cicatrizador después de todo?

99

No. El poder de La Fuente te tocó la pasada noche.

¿Sí? ¿Es por eso que me desmayé?

Ese es el veredicto de los expertos.

Estás siendo misteriosa. Y pareces preocupada. ¿Qué sucede? ¿Estás molesta con tu compromiso conmigo después de todo? Ella giró sus ojos, indicando su cama.

Había pasado la noche en su propia habitación, y Sarika la había provisto de su propia cama.

ojos, indicando su cama. Había pasado la noche en su propia habitación, y Sarika la había

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

No. Necesitabas descansar. No hay nada de ti por lo que preocuparse, respondió Sarika mientras observaba a su esclava recorrer con dedos fuertes su melena de largo cabello negro. Ella no deseaba nada más que unirse a ella en la cama y olvidar todo lo demás. Pero no podía hacer eso. Había asuntos que atender ahora. ¿Cómo te sientes?

Mejor de lo que he estado en oh unos mil años, Ramsey sonrió mientras un extraño humor le sobrevenía. Se levantó dramáticamente, tirando de una suave colcha para cubrir su desnudez. Y ahora estoy preparada para ir a trabajar para ti, mi emperatriz, para hacer tu voluntad y poner fin a la Rebelión que amenaza tu imperio. Concluyó, medio en broma.

Sus largas piernas parecen no acabar nunca, apreció Sarika, no oyendo realmente lo que ella estaba diciendo.

100

Condenación, esto suena como una escena de una de esas viejas películas de La Guerra de las Galaxias o algo así, rió Ramsey. Las he visto todas. Y tú, emperatriz, ¿tienes alguna pista acerca de lo que estoy hablándote? Di, ¿tengo tiempo de ducharme antes de irme? ¿Podría desayunar algo? ¿Hola? Luke Skywalker a Princesa Leia. ¿Estás despierta?

La emperatriz recordó la Rebelión y los destructores que esperaban para ser reparados.

Leia. ¿Estás despierta? La emperatriz recordó la Rebelión y los destructores que esperaban para ser reparados.

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

Sí, sí, de acuerdo. Informaré al Anciano Tai-Po y un guardia te escoltará a la guarnición después de que comamos. Mi piloto te llevará allí.

Bien. Estaré lista, mi emperatriz, sonrió abiertamente Ramsey.

La sonrisa de Sarika fue apenas evidente.

Mientras se duchaba, Ramsey se preguntó qué parecía diferente en Sarika. Ella estaba sumisa y tenía una mirada de inquietud cuando despertó. Lucía como quien acababa de percatarse de que está luchando en una batalla perdida y ha sido enviado a primera línea. Atrapada. Lo que fuera que estaba preocupándola debía ser grande, y no parecía ser la Rebelión.

x

101

Bajo el ojo vigilante del Anciano Tai-Po, Ramsey comenzó a reconstruir los destructores. Ella disfrutaba trabajando con el familiar equipo, y su trabajo progresaba más rápidamente de lo que Tai-Po había anticipado. Ramsey entregó la primera de las armas al anciano, quien la acomodó en su palma con esmero.

Cuando se enfocaban sobre un organismo vivo, el haz de luz del destructor alterada los procesos bioeléctricos. Para los humanos, el resultado era un estado catatónico temporal seguido de amnesia. Esto proporcionaba un enemigo confuso e indefenso por un período de días. Los Rebeldes olvidarían pronto por qué estaban luchando y serían capturados sin lucha. El anciano admiró el arma en su mano.

olvidarían pronto por qué estaban luchando y serían capturados sin lucha. El anciano admiró el arma

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

¿Sabes que la Emperatriz Sarika y yo vamos a ser pareja? él estaba complacido de ver cómo los ojos de Ramsey se ensanchaban.

Oh, sí. Ella va a convertirme en el Protector y nuestra hija será la

heredera del trono. Y tú

él la apuntó con el arma, entrecerrando

un ojo hasta que lo cerró mientras alineaba las miras frontal y

traseraquerida esclava

descubierto en su sonrisa de labios apretados

serás historia

antigua de nuevo él bajó el arma y rió ante el evidente alivio en el

rostro de Ramsey. Pero primero jugaré.

dientes irregulares quedaron al

Estamos aquí para trabajar. No hay tiempo para tus juegos sádicos y, por lo bajo, ella añadió: Y tan seguro como el infierno que no tienes suficiente clase para ser tan entretenido como Darth Vader.

¿Qué?

Ramsey escogió una herramienta y comenzó a desmantelar otro destructor.

102

¡Bah! ¿Quién habría supuesto que podrías ser tan aburrida, Mayor? ¿No sabes que siempre hay tiempo para obtener placer fuera del trabajo? Ven aquí. Tengo algo que mostrarte.

De mala gana, Ramsey siguió a Tai-Po al interior de la habitación de al lado. Una sangrienta figura estaba tendida y encadenada en el suelo. El anciano propinó un puntapié a la amontonada forma.

Levántate, rebelde, él pateó de nuevo, más fuerte. ¡He dicho que te levantes, traidor!

forma. — Levántate, rebelde, — él pateó de nuevo, más fuerte — . ¡He dicho que

Mi Protectora - J.C. Wilder

Traducción: Rocío Acosta Ruiz

El hombre en el suelo luchó por ponerse de rodillas ante la impaciencia de Tai-Po, quien lo levantó agarrando sus cadenas.

¡Talbert! jadeó Ramsey.

Él tosió y abrió unos ojos enrojecidos.

¿Ramsey? ¿Estamos en la guarnición?

Sí.

Ramsey puso una silla tras él y gentilmente le ayudó a sentarse.

Conmovedora reunión, se mofó el anciano.

Necesita un médico.