Sei sulla pagina 1di 11

14

MEDIO AMBIENTE

14 MEDIO AMBIENTE
14 MEDIO AMBIENTE

Nuevas técnicas de iluminación y su influencia en el medio ambiente

D. GABRIEL

GASCON PEREZ

OSRAMS.A.

INTRODUCCIÓN Con el avance en el desarrollo de los países, constatamos que cada vez son más acuciantes los problemas en el medio ambiente, haciéndose imprescin- dible su protección desde todos los sec- tores.

Sin ser exhaustivos vamos a ver el peso específico que la iluminación tiene en la producción, distribución y consumo de energía eléctrica, en la generación de residuos y los efectos que todo ello tiene en el medio ambiente, así como las medidas que van tomando, tanto los gobiernos como los fabricantes de fuentes de luz y sus equipos para mitigar dichos efectos.

MEDIO AMBIENTE

El medio ambiente resulta ser el conjunto de factores físico-naturales, sociales, culturales, económicos y estéti- cos que interactúan entre sí, con el indi- viduo y con la comunidad en que vive, determinando en consecuencia su forma, carácter, relación y supervivencia. La directiva 85/377/CEE considera como factores ambientales (artículo 3º):

- El hombre, la fauna y la flora.

- El suelo, el agua, el aire, el clima y el paisaje.

- La interacción entre los ante-

riores.

- Los bienes materiales y el patrimonio cultural. La degradación del medio ambiente constituye, sin duda alguna, uno de los problemas capitales de la Humanidad desde la mitad del siglo XX. La explotación intensiva de los recursos naturales, el desarrollo tecnológico, la industrialización, etc. han llegado a amenazar en determinadas regiones la capacidad asimiladora y regeneradora

de la naturaleza, de tal manera que urge una adecuada planificación ante la inminencia de una perturbación irrever- sible del equilibrio ecológico general. Es por ello que todos los países reconocen la necesidad de respuestas efectivas al tra- tamiento de la problemática ambiental, con el fin de evitar cualquier atentado contra la naturaleza y proteger la cali- dad de vida.

ENERGíA ELÉCTRICA y MEDIO AMBIENTE La energía eléctrica (Fig. nº 1), dejando aparte las alternativas por su

todavía escasa aportación, se genera por centrales termonucleares, térmicas con- vencionales e hidráulicas.

Ya en la obtención de la energía

se produce erosión en la naturaleza y

cuantiosos residuos hasta que se obtiene la energía útil para las centrales. En la explotación se produce:

- Calor

- Emisión de di óxido de carbono

(C0 2 ) y di óxido de azufre (S0 2 ) que

genera el efecto invernadero y la lluvia ácida

- Baja emisión radiactiva direc-

ta

- Residuos, algunos duraderos

de gran radioactividad

- Inundación y por tanto desa-

parición de enormes espacios naturales

En el aire el problema que se con- figura en la actualidad como más impor- tante es el del efecto invernadero en que confluyen los gases que lo provocan y el calor, muy relacionado con el sector energético.

A las importantes pérdidas de

transformación de la energía primaria, hay que añadir las pérdidas y consu- mos propios en generación, las pérdi- das en la red de transporte y en la de

Luces CEI ï septiembre 1993

MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE 15
MEDIO AMBIENTE 15

15

MEDIO AMBIENTE 15 distribución. Siendo muy difícil de eva- luar el conjunto de estas pérdidas, debido

distribución. Siendo muy difícil de eva- luar el conjunto de estas pérdidas, debido a muy diversos factores como materia prima, procedimiento de extracción, tecnología de la central, etc. diversas fuentes consultadas, estiman factible que por cada vatio que llegue al consumidor final, se emplean alrede- dor de 3 vatios equivalentes de energía

en origen. Por tanto, los vatios ahorra- dos en el consumo, representan el tri- ple de ahorro en extracción de energía primaria con el consiguiente beneficio para el medio ambiente. Desde la primera crisis del petró- leo en 1973, los precios de la energía eléctrica se han disparado. (Fig. nº 2). Tomando el año 70 como 100 en 1980 se

energía eléctrica se han disparado. (Fig. nº 2). Tomando el año 70 como 100 en 1980

Luces CEI ï septiembre 1993

16

MEDIO AMBIENTE

16 MEDIO AMBIENTE
16 MEDIO AMBIENTE

llegó al 285%, en 1985 al 525% y en 1990 al 720%, es decir en solo dos déca- das se ha incrementado en más de seis

dora de Nueva York, subvenciona la uti- lización de elementos modernos de alumbrado de bajo consumo del siguien-

veces. Esta tendencia ha despertado el

te

modo:

interés por el ahorro de energía. Por ello en los países donde el precio de la electricidad es relativa- mente alto, como Japón o los países de

Utilización de lámparas fluorescentes compacta Utilización de lámparas

12

$/unidad

Europa Central, esta evolución ha favo- recido la aceptación de nuevas técnolo- gías para ahorrar energía. En otros

fluorescentes T 8 Utilización de equipos electrónicos para dos

3,50

$/unidad

como Estados Unidos, Australia o los países escandinavos, no han reacciona- do tan pronto.

lámparas Sustitución de una lámpara antigua por

25

$/unidad

Pero es precisamente en estos

una moderna

1

$/vatio

últimos países, donde actualmente se

 

ahorrado

aprecia un crecimiento casi dramático de las medidas de ahorro de energía eléctrica, debido a los tres siguientes factores:

Por ejemplo, si se sustituyen luminarias antiguas de 4 lámparas fluo-

rescentes T 12 con balasto convencional,

1.

En algunos sectores no hay

por luminarias modernas de 3 lámparas

más capacidad de producción eléctrica. La construcción de nuevas centrales,

lleva consigo enormes costes y complejos procedimientos de autorización.

2. Las redes eléctricas de distri-

bución han alcanzado sus límites máxi- mos de transporte en determinadas regiones. Su ampliación es imposible sin enormes costes. 3. El ahorro energético y el apro- vechamiento racional de los recursos son metas propuestas y apoyadas por los gobiernos y la opinión pública como medida práctica de protección del medio ambiente. Bien por factores directos como los del punto 3, bien por factores de enti- dad económica, como los de los puntos 1 y 2, esta problemática actual de la pro- ducción, distribución y consumo de la energía eléctrica, favorece al medio ambiente, por la tendencia a limitar la expansión de centrales y redes de distri- bución.

ILUMINACIÓN y MEDIO AMBIENTE - ¿Qué hacen los gobiernos? Algunos gobiernos en este capítu- lo están tomando medidas, veamos algu- nas de ellas:

USA Se han dictado nuevas ordenan- zas de ahorro de energía, coordinándo- las las autoridades supervisoras con las empresas productoras de electricidad. Como ejemplo Con Edison, suministra-

T 8 con balasto electrónico, hay una sub-

vención de 78 $ (unas 8.000 pts.) por luminaria.

AUSTRALIA Las fuentes energéticas princi- pales en Australia son el carbón, el gas natural y la energía hidroeléctrica. Se ha decido no recurrir en el futuro a la energía nuclear. El precio de la electri- cidad oscila según la región, entre 10 y 17 centavos por kilowatio-hora. La protección ambiental ha sido siempre un punto importante en la polí- tica del Gobierno Australiano; el ahorro energético es un factor esencial dentro de esta política. La mayor compañía estatal productora de electricidad, la State Electricity Commission of Victoria (SECV) ha decidido en un programa (3 Year Demand Action Plan) que la pro- ducción energética no debe aumentar en los próximos años, a pesar del creci- miento económico esperado de un 8% anual.

En Junio de 1990 entró en vigor un programa experimental de aprove- chamiento, concediendo un bono de 1000 dólares australianos a las oficinas (de 600 a 1500 m 2 ) con una potencia lumíni- ca instalada menor de 13,5 W/m 2 ; si se utilizan además sistemas modernos de regulación del alumbrado (por ejemplo QUICKTRONIC DE LUXE DIM), se concede una subvención de 5 a 20 centa- vos por cada kWh ahorrado. Esto signifi- ca en la práctica una subvención de 10 a

Luces CEI ï septiembre 1993

MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE 17
MEDIO AMBIENTE 17

17

40 dólares australianos (unas 2.600 pts.) por luminaria.

PAISES BAJOS En los países bajos, un Plan de Acción para la Protección del Medio ambiente (MAP) ha movido a todas las

empresas productoras de electricidad a redactar programas propios de ahorro energético. La meta es reducir clara- mente las emisiones anuales de C0 2 y

S0 2 por medio de un ahorro en el consu-

mo eléctrico de las instalaciones de alumbrado. En el sector industrial, se concede una subvención de 0,40 florines por cada kWh ahorrado. En la práctica, esta subvención supone de 10 a 50 flori- nes para las luminarias con equipos de

conexión electrónicos (unas 2.900 pts.).

ALEMANIA En Alemania, la nueva ordenan- za Federal para Tarifas Eléctricas 9BTOElt.) ha obligado a un gran número de empresas productoras de electricidad

a dictar nuevas directivas tarifarias, que han entrado en vigor el 1.10.1991. El objetivo de esta nueva ordenación legal es promover el ahorro y la utilización racional de la energía eléctrica. En líneas generales puede decirse que se reducen los cargos por potencia instalada, mientras que se aumentan los cargos por energía consumida. Las tasas exigidas por los municipios (unos 0,025 DM/kWh) se incluyen a partir de ahora en el precio por consumo, y se añade además una tasa de compensa- ción (el llamado "céntimo para la hulla"), que supone actualmente un 7,8%, así como e114% de IVA.

SUECIA En Suecia, las fuentes principales de producción de electricidad son la energía nuclear y la hidroeléctrica, con un 45% de la producción en cada caso. El consumo eléctrico anual alcanza unos 150 TWh en todo el país. En referendum se decidió renun- ciar a la energía nuclear, con un período de transición hasta el 2010. Este objeti- vo sólo puede alcanzarse si se logra aprovechar más eficientemente la ener- gía disponible. Para ello, el Gobierno y los productores de electricidad han ela- borado un ambicioso programa de acción conjunta. Las autoridades energéticas

estatales (NUTEK) y las empresas ener- géticas (VATTENFALL, SYDKRAFT, STOCKHOLM ENERGI) subvencionan sobre todo la utilización de técnicas modernas para el ahorro energético en el alumbrado, que actualmente supone un 13% del consumo total. Teniendo en cuenta que el precio de la electricidad en Suecia es relativamente bajo (unas 0,5 coronas/kWh), se han ofrecido ventajas financieras para la utilización de lámpa- ras de bajo consumo y equipos de ali- mentación electrónicos. Por ejemplo, NUTEK ofrece 1,50 coronas (unas 25 pts.) por la utilización de equipos de conexión electrónicos.

ESPAÑA En España el IDAE a través del programa europeo V ALOREN ha obte- nido subvenciones por ahorro de ener- gía para proyectos concretos, fina- lizando su concesión en 1991. Ahora es operativo el programa THERMI que no contempla directamente subvenciones por emplear lámparas y equipos ahorra- dores de energía. Este INSTITUTO PARA LA DI- VERSIFICACION Y AHORRO DE ENERGIA tiene la misión de desarrollar planes y campañas de ahorro de energía, lo cual realiza de forma continuada. ¿y que hacemos cada uno de nosotros? ¿Cómo es el consumo de ener- gía eléctrica en iluminación? Las fuentes luminosas eléctricas se basan fundamentalmente en dos téc- nicas, la de incandescencia y la de des- carga a baja o alta presión. El producir luz llevando a la inca- descencia a un filamento, comporta una baja eficacia luminosa, por lo que podrí- amos decir que las lámparas incandes- centes son derrochadoras de energía. Con la descarga entre dos electro- dos a través de una atmósfera de gas y de vapor metálico la eficacia luminosa es considerablemente mayor, en ocasio- nes superior a 10 veces, por lo que pode- mos decir que las lámparas de descarga son ahorradoras de energía. El consumo de energía eléctrica en iluminación varía de unos países a otros desde un 8 a un 20% del consumo total, por ejemplo Alemania consume un 8%, Suecia un 13% y respecto a España no hemos encontrado un dato definido,

Luces CEI - septiembre 1993

18

MEDIO AMBIENTE

18 MEDIO AMBIENTE
18 MEDIO AMBIENTE
18 MEDIO AMBIENTE pero varias fuentes consultadas afirman que debemos estar alrededor del 18%. En la

pero varias fuentes consultadas afirman que debemos estar alrededor del 18%. En la República Federal de Ale- mania (Fig. nº 3), del 18% de energía eléctrica consumida en iluminación, la mitad se utiliza en lámparas de descar- ga (ahorradoras de energía) y con ellas se satisface el 80% de la demanda de iluminación, con la otra mitad solo el 20%. Es patente que el ahorro de ener- gía pasa por cambiar en la medida máxima posible, las lámparas incan- descentes por lámparas de descarga. Atendiendo a estas últimas vea- mos cual es la composición de las ventas anuales estimadas en España (Cuadro nº 1):

de las ventas anuales estimadas en España (Cuadro nº 1): Vemos que, en unidades, la fluo-

Vemos que, en unidades, la fluo- rescencia representa el 86% al que hay que añadir el 6%) de la fluorescencia com- pacta, por lo que, en adelante, pondremos el acento en este tipo de lámparas. - ¿Qué hacemos los fabrican- tes de lámparas? En relación al medio ambiente, adoptar la siguiente filosofía:

Aplicar criterios ecológicos en el desarrollo de nuevos productos. Reducir al máximo el empleo de materiales per- judiciales para el medio ambiente.

Nuevas técnicas en iluminación:

Respecto al ahorro de energía Como hemos visto, el ahorro de energía favorece directamente al medio ambiente, ya que según hemos comenta- do puede estimarse que por cada vatio ahorrado en energía eléctrica, no parece descaminado estimar el ahorro aproxima- damente en 3 W equivalente de energía primaria, lo que supone menor extracción de la misma y menores residuos. Se crean nuevas fuentes de luz de gran eficacia luminosa y se mejora ésta constantemente en las lámparas exis- tentes.

También se profundiza en los equipos auxiliares de las lámparas y se lanzan con gran fuerza los equipos de conexión electrónicos (ECE) (Figura nº 4) para lámparas halógenas, fluorescen- tes, fluorescentes compactas y de des- carga a alta presión. Por su importancia, como ya ha quedado patente, vamos a comentar pre- ferentemente las lámparas fluorescen- tes, compactas y sus equipos. En fluorescencia hay gran gama con diversidad de tipos, tonos de luz y reproducciones cromáticas que la hacen apta para la mayoría de las aplicaciones y ambientes. Para el tema que nos ocupa des- tacamos las lámparas fluorescentes de alta eficacia, cuyos valores rondan los 100 lm/W y además con muy buena reproducción cromática (Ra 85). ¿Cómo se ha conseguido esto?

Luces CEI ï septiembre 1993

MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE 19
MEDIO AMBIENTE 19

19

MEDIO AMBIENTE 19 Por un lado, por pasar del tubo de 38 mm φ al de

Por un lado, por pasar del tubo de 38 mm φ al de 26 mm φ, el consumo se redujo en un 10%. Por otro lado, y como razón funda- mental, empleando una sustancia fluo- rescente de alta emisión luminosa para recubrir el interior del tubo, que emite luz en tres bandas espectrales de los colo- res fundamentales, azul, verde y rojo. Según sea la proporción de cada uno de estos colores en la composición de la citada sustancia, se consiguen los dis- tintos tonos de luz, desde el más cálido, 2700 K como la lámpa- ra incandescente, al más frío, 6000 K, que las hacen aptas para cualquier ambiente.

fluorescencia

siempre se ha caracteri- zado por ser una fuente de luz lineal, mientras

que la incandescencia es mayoritariamente puntual. Para conse- guir nuevas aplicacio- nes y también con el objetivo de destronar a la incadescencia, se comenzó a miniaturizar las lámparas fluores- centes consiguiéndose las lámparas fluores centes compactas.

En estas modernas lámparas se ha tenido en cuenta el ahorro de energía al emplear la sustancia que proporcionan los tonos de luz de mayor eficacia luminosa. De todas ellas la que más directa- mente va a sustituir a las lámparas in- candescentes y que está siendo una re- voluciÓn en este sentido, es la lámpara compacta con electrónica incorporada (Fig. nº 5). La miniaturización de la fluo- rescencia, la electrónica y el casquillo E 27 (ahora también E 14) en un conjun-

fluo- rescencia, la electrónica y el casquillo E 27 (ahora también E 14) en un conjun-

La

Luces CEI ï septiembre 1993

20

MEDIO AMBIENTE

20 MEDIO AMBIENTE
20 MEDIO AMBIENTE
20 MEDIO AMBIENTE to, reemplaza sin temor a cualquier comparación a la lámpara incandescente con igual

to, reemplaza sin temor a cualquier comparación a la lámpara incandescente con igual tono de luz y mayor eficacia luminosa y duración, además de un diseño más moderno. Veamos el balance energético, su economía y su mayor duración ya que con una duración inicial de 6.000 h., hemos logrado incrementarla en un 33%, estando ahora en 8.000 h. El funcionamiento de los equipos electrónicos (Fig. nº 7) se basa en un fil-

trado que impida el paso de radiointer- ferencias y armónicos, un rectificado de la corriente para posteriormente gene- rar alta frecuencia y finalmente propor- cionar a las lámparas la tensión que precisen.

La banda más idónea de frecuen- cia se encuentra entre 20 y 40 kHz. Debido al funcionamiento a alta fre- cuencia (Fig. nº 8) una misma lámpara tiene mayor eficacia luminosa, las pérdi- das se reducen a una tercera parte, se

lámpara tiene mayor eficacia luminosa, las pérdi- das se reducen a una tercera parte, se Luces

Luces CEI ï septiembre 1993

MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE 21
MEDIO AMBIENTE 21

21

MEDIO AMBIENTE 21 produce menos calor y la seguridad es más completa. Las ventajas de los

produce menos calor y la seguridad es más completa. Las ventajas de los equipos elec- trónicos, desde distintos aspectos, son (Fig. nº 9):

Confort Arranque sin destello Luz sin parpadeo Ningún efecto estroboscó-

pico

Menor calor Ausencia de ruidos Desconexión automática

de lámparas defectuosas

o agotadas.

Rentabilidad Menor gasto de energía Menores costos de clima-

tización

Mayor duración de las

lámparas

Menores costos de man-

tenimiento

Seguridad Protección contra sobre-

tensiones

Desconexión automática

de lámparas defectuosas

o

agotadas

Diseño Pequeñas dimensiones Poco peso Existen equipos de conexión elec- trónicos para una o dos lámparas fluo- rescentes convencionales T 8 de Krypton. N o precisan por tanto el uso de lámparas especiales. La duración de la lámpara con equipo electrónico se ve incrementada

hasta un 50% (Fig. nº 10) y la deprecia- ción del flujo luminoso es sensiblemente menor. Esto sin ninguna duda beneficia

el medio ambiente. Como ejemplo de ahorro de ener-

gía (Fig. nº 11) veamos el comportamiento de dos lámparas de 58 W en conexión dúo

o las mismas con ECE. Ya en la propia

lámpara la eficacia luminosa es superior por efecto de la alta frecuencia y con las

reducidas pérdidas es claramente venta- joso el sistema, ahorrando en conjunto un 27%. Considerando además los ahorros

por aumento de vida de la lámpara por menor mantenimiento y por menores gas- tos de climatización, el mayor coste de emplear equipos electrónicos se amortiza aproximadamente en año y medio (a veces en un año) ya partir de ese momento todos los ahorros se convierten en beneficios anuales permanentes. También existen equipos igual- mente para lámparas fluorescentes con- vencionales, que, además son regulables del 10% al 1%, la mayor regulación conse-

guida.

Con diversos accesorios pueden regularse desde pequeños hasta muy grandes grupos de lámparas:

-Manualmente -Por sensor de luz -De forma centralizada Con sensor de luz puede aprove- charse la luz natural, teniendo un nivel de iluminación uniforme.

Luces CEI ï septiembre 1993

22

MEDIO AMBIENTE

22 MEDIO AMBIENTE
22 MEDIO AMBIENTE
22 MEDIO AMBIENTE En todos los casos cuando actúa la regulación, obtenemos un ahorro de energía

En todos los casos cuando actúa la regulación, obtenemos un ahorro de energía adicional que puede llegar hasta el 87%.

Todas las familias de lámparas compactas de 4 pines, cuentan con sus correspondientes equipos de conexión electrónicos. Con objeto de seguir aumentando las posibilidades de uso de estas lámpa- ras, comentaremos algunas novedades presentadas en la Feria de Hannover:

En lámparas fluorescentes la T 2

de 7 mm φ para 6 W, 8 W, 11 W y 13 W, operándose exclusivamente con equipo electrónico. Su utilización primordial es en muebles, estanterías, iluminación de escaparates y de cuadros. En compactas aparecen las de tres tubos utilizables con balasto con- vencional o electrónico, en 18, 26 y 32 W con 13, 14 y 16 cm de longitud total, realmente cortas que posibilitan el dise- ño de luminarias reducidas y estéticas. También compactas de exterior en 18 y 24 W que funcionan desde -20ºC

y estéticas. También compactas de exterior en 18 y 24 W que funcionan desde -20ºC Luces

Luces CEI ï septiembre 1993

24

MEDIO AMBIENTE

24 MEDIO AMBIENTE
24 MEDIO AMBIENTE
24 MEDIO AMBIENTE La duración de la lámpara es de 7500 h un 50% superior que

La duración de la lámpara es de 7500 h un 50% superior que las de sodio blanco. No se emplea mercurio. Como podemos observar se dan tres de las condiciones favorables al medio ambiente, mayores eficacia lumi- nosa y duración y no contiene sustancias nocivas para la naturaleza. Todas las lámparas de descarga en general y las fluorescentes y compac- tas con equipos electrónicos en particu- lar pueden utilizarse en oficinas, industria, comercio, prácticamente en todos los lugares. Por supuesto se deben aplicar en los edificios de la administra- ción del Estado, que cuentan con un pro- grama concreto de ahorro de energía por acuerdo entre la Dirección General del Patrimonio del Estado y el IDAE, así como en los edificios de las administra- ciones autonómicas y locales. Existen pues millones de puestos

de trabajo donde se puede ahorrar ener- gía y además mejorar la calidad de la iluminación. Con objeto de resaltar la impor- tancia que tiene el ahorro de energía con los balastos electrónicos (Cuadro nº 2), suponiendo que en España cada lámpa- ra fluorescente vendida al año se dotará con este equipo, a lo largo de su vida se ahorraría 1 millón de toneladas de car- bón mineral. Abundando en este tema, si en Alemania todas las lámparas fluo- rescentes instaladas se equiparan con equipos electrónicos se estima un ahorro de potencia 2,0 GW, como una central eléctrica media tiene una potencia de 1,2 GW, se podría prescindir de 1,7 cen- trales eléctricas.

RESPECTO A LOS RESIDUOS La permanente investigación, por un lado, consigue aumentar constante-

Luces CEI ï septiembre 1993

MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE 25
MEDIO AMBIENTE 25

25

MEDIO AMBIENTE 25 mente la vida de las lámparas (Cuadro nº 3) y por otro, desarrolla

mente la vida de las lámparas (Cuadro nº 3) y por otro, desarrolla equipos de conexión electrónicos optimizados para las diferentes lámparas que también actúan en esta dirección. Se dejan de emplear algunas sus- tancias perjudiciales para la naturaleza como el arsénico en 1979 y el cadmio en 1980 y se reduce al máximo el empleo de mercurio. Prácticamente no se emplean ele- mentos radioactivos y en las raras excepciones en que se utilizan, se hace en cantidades insignificantes. Algunos países tienen discrimi- nadas las basuras (en España hay expe- riencias piloto), con lo cual pueden tratarse fácilmente los residuos perjudi- ciales de las lámparas de descarga y en ocasiones a los grandes consumidores les obligan a reciclarlas o que las envíen a reciclar . Para ayudar en este punto, OSRAM ha desarrollado los sistemas Kapp Trenn con capacidad de tratar hasta 4000 lámparas fluorescentes por hora, consiguiendo después de diversas etapas reciclar hasta el 85% de las mis- mas.

EPíLOGO Es patente que los gobiernos deben incrementar las medidas de pro- tección del medio ambiente, tanto a nivel interno, como a nivel de comunida- des internacionales, ya que hay proble- mas que trascienden de las fronteras y algunos incluso de los continentes. España debe destinar un presupuesto

importante para subvencionar directa- mente empleo de fuentes de luz y equi- pos ahorradores de energía, lo cual aún no se realiza. Importante es seguir investigan- do en nuevas tecnologías que obtengan mayores rendimientos en el aprovecha- miento de la energía, con menores resi- duos. El mejor ejemplo aún utópico sería el de la fusión nuclear con un rendi- miento energético extraordinario frente al actual sistema de fisión nuclear, sin apenas residuos y estos de baja radioac- tividad, pero aún está en fase experi- mental y tardará décadas en estar disponible. Igualmente investigar y utilizar el conjunto de energías alternativas renovables. Por parte de los fabricantes de lámparas continuar con la labor investi- gadora para conseguir fuentes aún con más eficacia luminosa, equipos para las mismas con mínimas pérdidas y todo ello fabricado con materiales y sustan- cias no dañinos para la naturaleza.

REFERENCIAS Y BIBLIOGRAFíA Universidad Politécnica de Valencia. 1991. Evaluaciones del Impac- to ambiental UNION FENOSA. 1992. Libro de UNION FENOSA. Mº de Industria y Energía. 1990. INFORME SOBRE LA INDUSTRIA ESPAÑOLA OSRAM. 1/1992. Revista ECE-

SPOT

OSRAM. 1992. Licht und Umwelt.

Luces CEI ï septiembre 1993