Sei sulla pagina 1di 113
Obras de SAN AGUSTIN ') I 1 I Obras filo5Ó ficas BIBLIOTECA DE ,. AUTORES

Obras

de

SAN AGUSTIN

')

I 1 I

Obras filo5Óficas

BIBLIOTECA

DE

,.

AUTORES CRISTIANOS

1

1

1::

1
1

1

1

1

1

1

1

'f
'f

'

!

1

BIBLIOTECA ' DE ¡ AUTORES CRISTIANO.'' 1 Declarada de interés nacional ESTA COLECCIÓN SE
BIBLIOTECA
'
DE
¡
AUTORES
CRISTIANO.'' 1
Declarada
de
interés
nacional
ESTA COLECCIÓN
SE
PUBLICA BAJO
LOS AUSPICIOS
Y ALTA
DIRECCIÓN
DE
LA
PONTIFICIA
UNIVERSIDAD
DE
SALAMANCA
LA
COMISIÓN
DE
DICHA
PONTIFI CIA
UNIVERS IDAD
ENCARGADA
DE
LA
INMEDIATA RELACIÓN
CON
LA
B. A.
C.
ESTÁ
INTEGRADA
EN
EL
AÑO
1963
POR
LOS
S EÑORES
SIGUIENTES
:
PHESIDENTE:
Excmo. y
Rvdmo. Sr.
Dr.
Fr.
FRANCISCO
BARBADO
VIE­
JO,
O. P., Obispo
de
Salanutnca y
Gran Canciller de la
Pontificia Universidad.
VICEPRESIDENTE: Ilmo.
Sr.
Dr. LoRENZO TmmADO, Rec­
tor
Magnífico.
VocALES: R.
P. Dr.
LUis ARIAS, O. S.
A., Decano de
la
Facultad
de
Teología ;
R.
P. Dr.
MARCELINO
CABRE­
ROS,
C.
M.
F.,
Decano
de
la
Facultad
de
Derecho ;
R.
P.
Dr.
Pn.AYo
DE
ZAMAYÓN,
O.
F. M. Cap.,
Deca­
no de
la Facultad
de Filosofía ;
R.
P.
Dr.
JuLIO
CAM·
PO,_,
Sch. P.,
Decano adjunto
de
la
Sección
de Huma­
nidades
elásicas ;
R.
p. Dr.
ANTONIO
GARMENDIA
DE
0TAOLA,
S.
I., Decano adjunto
de
la
Sección
de
Pedago·
gía ;
R.
P.
Dr. MAXIMILJANo
GArtCÍA
Cmmtmo,
O. P.,
Catedrático
de
Sagrada
Escritura ;
R. P.
Dr.
BERNARDINO
LLO!IíA,
S. I.,
Catedrático
de l/istoria
l�clesiástica.
SECIIKI'AIUO: M.
T. Sr.
Dr.
Lurs
SALA
I IALUST
, Profesor.
l.A
EDITOIUAL
CATOLICA,
S.
A. APARTADO
466 1
1
MADRID
• MCMJ.XIII
. ·---------' '
··---·-
OBRAS DE SAN AGUSTIN EN EDJCJON BILINGOE 1 1 1 O B R A S
OBRAS
DE
SAN
AGUSTIN
EN
EDJCJON
BILINGOE
1 1 1
O
B
R A S
F IL OSOFIC
AS
Contra
los
académicos,
Del
libre
albedrío.
De
la
cuantidad
del
alma.
Del
maestro.
Del
alma
y
su
origen
De
la
naturaleza
del
bien: contra
los maniqueos
VERSIÓN,
INTRODUCCIONES
Y NOTAS
DE
LOS
PADRES
FR.
VICTORIN O
CAPANAGA,
O.
R.
S.
A.
FR. EVARIS TO
SEIJAS,
O.
S.
A.
FR.
EU SEBIO
MA N UEL
M ATEO
C
U
EVAS,
O.
S.
A.
FR .
MARTINEZ,
O.
S.
A.
FR.
LA
N
SEROS,
O. S.
A.
TERCERA EDICION
BIBLIOTECA
DE
AUTORES
CRISTIANOS
MADRID
• M CMLXIII

Nthil "''·''"':

.lonquín

( ;.,111.íd•·z

Co11d

,

C¡,nsor.

l m p t imi l"''''st:

Fr.

lm¡llimatnr: "1'

Munucl

A.

(;utiért<'l.,

Prior

prov.

Cu"imir�, Oh. a�x. y Vi.:. gen.

Madrid, 22 marzo 1 947.

Oh. a�x. y Vi.:. gen. Madrid, 22 marzo 1 947. 1 N D 1 �· E

1

N

D

1

�·

E

G

E

N

E

R

gen. Madrid, 22 marzo 1 947. 1 N D 1 �· E G E N E
gen. Madrid, 22 marzo 1 947. 1 N D 1 �· E G E N E

Núm.

Depósito

Registro

legu.l

M

1516-1962

893.'>-1962

A

L

Madrid, 22 marzo 1 947. 1 N D 1 �· E G E N E R

90

95

98

99

90 95 98 99   CONTRA LOS ACADEMICOS'   (Vertión, introducción y nota! del P.
 

CONTRA LOS ACADEMICOS'

 

(Vertión,

introducción

y

nota!

del

P.

VICTORINO

CAPÁNAGA,

O.R.S.A.)

 

Págt.

INTRODUCCIÓN

1

CAPÍTULOS:

 

l.

La filosofía académica

 

2

2.

La duda académica de San Agustín

 

8

3, Los libros «Contra los académicos» o la criteriología agus-

 

tiniana

15

4. Examen de algunos ln¡1;ares paralelos

 

25

5. Valor criteriolúgico de los axiomas

6. El diagnóstico del error

33

41

7. Una conclusión sobre el principio de la filosofía agustiniana.

46

B.

Contra los académicos de hoy o la filosofía agustiniana es

una filosofía de lo absoluto

50

APÉNDICES:

l.

La filosofía cnst1ana en los libros «Contra los académicos».

55

2.

Del ljbro prjmero de las Retractaciones de San Agustín

58

CAPÍTULOS:

LIBRO PRIMERO

l.

Dedicación del libro a Romaniano

63

2.

Felicidad

y

conocimiento

68

3.

llna

objeción

70

4. Qué

es

el

error

75

5. Qué

es

la

sabiduría

79

6. Nueva definición de la sabiduría

82

7. Defiéndese la definición anterior

84

8.

9. Conclusión

El adivino y el sabio

LIBRO SEGUNDO

CAPÍTULOS:

l. Exhortación a Romaniano

2.

3. El amor de la hermosura y de la sabiduría

Beneficios de Romaniano a San Agustín y la gratitud de éste.

87

4. Transición

102

5. Exposición del sistema académico

104

6. Divergencias entre la antigua y la nueva Academia

106

1

La colección último volumen un

de

las

copwso

Obras

de

índice

San

general

Agustín

de

publicada

en

la

nombres

y de ideas.

BAC

lleva

en

el

VIII

INI)Jl l.

I,LI\I·:HAL

ÍNDICE GENERAL

IX

Págs.

108

113

115

117

119

121

123

Págs.

GENERAL I X Págs. 108 113 115 117 119 121 123 Págs. 214 218 221 223

214

218

221

223

225

227

229

233

238

239

244

7 .

8.

9 .

]0,

l!tlpli<'n

a

los

"'�"'"''"'"·'

los

n•·ndí·mi.:os

l"""l•·mn

de la

co111rarios

verdad

6. L::t ley eterna, moderadora de las leyes humanas.-Noción

de

la ley eterna

7. Cómo el hombre está perfectísimamente ordenado a un fin

según la ley eterna, y cómo, según este fin, vale más el saber que el vivir

8. La razón, que hace al hombre superior a la� bestias, es la que debe prevalecer también en él

La diferencia entre el sabio y el necio está en el señorío o vasallaje de la m ente Nada es capaz de obligar a la mente a ser esclava de las pasiones

La

es

nente que de s I propia voluntad se entrega a la libídine

9.

. 10.

ll.

!

Justamente

castigada

12. Los que son esclavos de las pasiones, justamente son castiga­

dos con las penas de esta vida mortal, aunque nunca hayan

sido

sabios

13. Por nuestra propia voluntad vivimos una vida feliz o una

vida

miserable

14. ¿Por qué llegan a ser felices tan pocos, siendo así que to-

dos lo desean ?

15. Extensión y valor de la ley eterna y de la ley temporal

16. Epílogo de los capítulos anteriores

CAPÍTU LOS:

l.

2.

LIBRO SEGUNDO

capítulos anteriores C AP Í TU L OS: l. 2. LIBRO SEGUNDO 1\r¡¡;u.:ias de Cmvednd .J,

1\r¡¡;u.:ias de Cmvednd .J, . ¡

No "" <au:sti•'•H "" palabras, sino de cosas

l l. Sobre In proLnbilidad

12. Se insiste sobre el mismo argumento

13.

Conclusión

LIBRO TERCERO

CAPÍTULOS:

l.

Hay que buscar la verdad con ahínco

-

126

127

130

134

138

141

142

2. La sabiduría y la fortuna

3. El sabio conoce la sabiduría

4. Sobre el mismo argumento

5. Vano subterfugio de los académicos

6. Necesidad de un divino socorro para conocer la verdad

7. ljna opinión de Cicerón

:

8.

Rebátese la opinión de Cicerón

145

9.

La definición de Zenón Contra una objeción de los académicos La certeza del mundo y de las verdades matemáticas La certeza moral y los sentidos Las certezas de la dialéctica

147

10.

151

11.

154

12.

158

1 3.

160

14.

El sabio y el asentimie1].to a la sabiduría

162

15.

Peligros del probabilismo o el apólogo del bivio

165

16.

Consecuencias inmorales del

probabilismo acad é mico

168

Por qué nos ha dado Dios la libertad, causa del pecado 247

Objeción : si el libre albedrío ha sido dado para el bien, ¿cómo es que obra el mal ? Para llegar al conocimiento claro de la existencia de Dios, es preciso inquirir antes sin desmayo a ·ver qué es lo más noble y excelente que hay en el hombre

250

17. La verdadera opinión de los académicos y los dos mundos de Platón 171 3.
17. La verdadera opinión de los académicos y los dos mundos
de Platón
171
3.
176
;w.
177
Notas
18. Divisiones de la nueva Academia
19. Escuelas filosóficas
Conclusión. Platón guía a Cristo
complementarias
174
4.
180
a
Bibliografía
187
5.
6.
DEL LIBRE ALBEDR/0
si
7.
(VerJión,
introducción
y
notas
del
P.
EVARISTO
SEIJAS,
O.S.A.)
INTRODUCGÓN
190
8.
LIBRO PRIMERO

CAPÍTULOS:

·254

261

26 2

266

268

274

El sentido interior percibe su propio acto, ¿pero se siente sí mismo ?

El sentido interior aventaja a los sentidos exteriores, siendo

además su moderador y juez

La razón aventaja a todo lo demás que hay en el hombre, y

hay algo más grande que ella, es Dios

Cómo una misma cosa es percibida por muchos a la vez y por

cada uno en particular, ya sea en su totalidad, ya sólo en alguna de sus partes

ya sea en su totalidad, ya sólo en alguna de sus partes La razón de los

La razón de los números no la percibe ningún sentido cor­ poral y es en sí una e inmutable para todas y cada una de las inteligencias que las perciben

9. Qué cosa sea la sabiduría, sin la cual nadie es feliz, y si es

l.

¿Es Dios autor del mal?

200

una en todos los sabios

2. Antes de investigar el origen del mal, veamos qué debemos

 

10. La luz de la sabiduría es una y común a todos los sabios

creer acerca de Dios

203

11. ¿Son una misma cosa la sabiduría y el número, o existen

3. La concupiscencia es el origen del mal

205

una cosa en la otra o dependiente de la otra?

4. Objeción respecto del homicidio cometido por uliedo.-Qué

 
12. La verdad es una e inconmutable en todos los seres inteli-

12. La verdad es una e inconmutable en todos los seres inteli-

concupiscencia es culpable

208

gentes, y es superior a nuestra mente

5. Otra objeción fundada en la muerte del injusto agresor, per-

 

1 3. Exhortación a abrazar la verdad, que es la única que hace

1 3. Exhortación a abrazar la verdad, que es la única que hace

mitida por las leyes humanas

211

felices a los hombres

279

284

288

292

294

297

334

444

451

X

C

297 334 444 451 X C r•o11 "'�uricluú PágJ. 299 Í NDICE GENERAL H l!i. lfo.
297 334 444 451 X C r•o11 "'�uricluú PágJ. 299 Í NDICE GENERAL H l!i. lfo.

r•o11

"'�uricluú

297 334 444 451 X C r•o11 "'�uricluú PágJ. 299 Í NDICE GENERAL H l!i. lfo.

PágJ.

299

Í NDICE GENERAL

H

l!i.

lfo.

l.n

vr·r cinc!

�o

po.-.·r·

21 .

En qué materias es permcwso el error

Jo:l mzou¡uuir•nlo llllll'l'ior, urnpliamente expuesto, demuestra

<'iortamr·ul" lu exislt:neia úe Dios

l.n �aloi c lu ría snle al paso de los amantes que la buscan me- clinllle los números impresos en cada cosa

22 . Si la ignorancia y la debilidad fueran connaturales al hom-

bre, no por eso dejaría de haber razón para alabar al Creador

Son injustas las quejas de los ignorantes acerca de la suerte

de los párvulos y úe los males del cuerpo que los afligen. -

302 23

306

.

17. Todo loien y toda perfección proceden de Dios

18 . Aunque puede el hombre abusar de la libertad de su volun­ taú, no obstante ha de consiúerarse ésta como un bien

19. Tres clases de bienes: grandes, pequeños y medianos.-La

dolor?

309 24 . El primer hombre no lo creó Dios insensato, sino capaz de

El primer hombre no lo creó Dios insensato, sino capaz de ¿Qué es el sabiduría. -¿Qué

¿Qué

es

el

sabiduría. -¿Qué es la ignorancia?

313 25 . ¿Qué es lo que mueve a la criatura racional a pasar del bien

316

al

mal?

libertad es uno de estos

últimos

20 . El movimiento por el que la voluntad se aparta del bien in- conmutable no tiene su origen en Dios

LIBRO TERCERO

AP Í TULOS:

l. De dónde trae su origen el movimiento por el que la volun-

tad se aparta del bien inconmutable De cómo la presciencia de Dios no anula la voluntad de los que pecan, cuestión que trae preocupados a muchos 3 . La presencia de Dios no nos obliga a pecar, es decir, no

quita la libertad al pecador 4 . La presciencia de Dios no obliga a pecar, y, por tanto, justa-

2

.

mente

castiga

Dios

los

pecados

5 . Debemos alabar a Dios por haber dado el ser aun a las cria­

turas que pecan voluntariamente, y que son, por lo mismo, desgraciadas 6 . Nadie podrá decir con razón que quiera más no ser que ser desgraciado

por los mismos desgraciados, por-

que la tienen de aquel que es el sumo ser 8 . Nadie prefiere el no ser, ni aun aquellos que se suicidan 9 . La infelicidad de las almas pecadoras contribuye a la perfec- ción del universo 10 . Con qué derecho entró el diablo en posesión del hombre y con qué derecho le libertó Dios ll. Persevere o no en la justicia, la criatura contribuirá siempre

7 .

La existencia es amada aun

al

ornato

del

universo

12 . El gobierno del universo no se perturbaría aunque todos los

ángeles pecaran 13 . La misma corrupción de la criatura y la vituperación de sus

vicios

manifiestan su

bondad

14 . No toda corrupción es digna de vituperio 15 . Los defectos de las criaturas no siempre son culpables

16 .

No pueden imputarse a Dios nuestros pecados

17 . La voluntad es la primera causa del pecado 18 . ¿Puede pecar alguien en aquello que no puede evitar? 19 . La ignorancia y la debilidad, transmitidas a la humanidad por el pecado de Adán, no excusan a los pecadores de sus pecados 20 . Sea cual fuere la verdadera doctrina acerca del origen de las almas, no es una injusticia el que las consecuencias penales del pecado de Adán hayan pasado a sus descendientes

319

324

326

332

341

343

346

349

355

359

361

364

367

370

373

376

378

381

383

DE LA

CUANTIDAD DEL ALMA

(Versión,

introducción

y

nota¡

del

P.

EusEBIO

CUEVAS,

O.S.A.)

I NTRODUCCI Ó N

C

AP Í TULOS:

l. Evodio propone seis cuestiones acerca del alma.-De dónde

viene el alma. -Dios es la patria del alma.-La substancia del alma es simple y singular 2 . Naturaleza del alma

3 .

De la cuantidad del alma

4 . El alma, aunque no sea ni larga ni ancha, es algo

5 . El alma tiene fuerza infinita

6 . La

7. La magnitud llega a alcanzar la verdad con mayor seguridad

longitud pura y simple

y presteza por medio de la autoridad que de la razón

y presteza por medio de la autoridad que de la razón 8 . De las figuras

8 . De las figuras geométricas. -Con cuántas líneas se engendra una figura. -Cómo puede hacerse una figura con tres líneas.

perfecta.-Qué se opone al ángulo en

el triángulo 10 . La máxima igualdad en las figuras 11 . Prestancia de las figuras.-Qué es el punto y qué el signo 12 . Potencia del punto 13 . El alma incorpórea ve lo incorpóreo. -Qué es el alma 14 . Poder del alma inmaterial 15 . Se objeta que el alma crece con la edad 16 . Se responde a la objeción y se demuestra que el alma pro- gresa sin que el cuerpo se desarrolle 17 . El alma crece con el tiempo metafóricamente

18. La facultad de hablar, que el niño adquiere paulatinamente, no se ha de atribuir al incremento del alma

19 . En qué sentido crece y decrece el alma

20 . Si sabe el alma algo de sí misma . 21 . Las mayores fuerzas, debidas a la mayor edad, no prueban crezca el alma

22 . Origen de

23 . Aunque el alma siente en todas las partes del cuerpo, no por esto es extensa como el cuerpo.-Qué es la sensación y cómo se realiza la visión

9.

Cuál es la figura

más

las mayores fuerzas del cuerpo

XI

Pág1.

388

393

396

401

405

412

418

420

421

423

426

430

432

433

435

438

441

447

448

453

456

458

462

463

464

466

471

Í NDJt f

!,.FNbRAJ

XIII

9 .

u.

13 .

15 .

635

17

.

19

.

649

C A

Í TULOS:

P

l.

654

3 .

6 .

7 .

666

670

671

674

13

.

676

679

15

.

680

681

XII

fNilll 1

1 1 NfHAI

PagJ

476 480 484 487
476
480
484
487

24.

25.

2(),

27. Hall'lll

J•:xnnlllllht

In ddinr• ron

,J,

"rhaC!Ón

Cl11no "' ha dt• <•xan11nar una defmiCIÓn

; )• xr-tPrt

y

In

< 11 11< ra

y

IRGIOClmo

la razón en los animale.,!

28 . Lo, nnunales tienen la facultad de sentir, pero no la ciencia.

29 . Fn qué difieren la

No porque el alma s1enta por todo el cuerpo está difundida

c1encia y la sensac1Ón

30

.

490

492

por todo él

495

31 . Los gusanos sec<ewnados en partes se mueven, 6es esto señal de que el alma �stá extendida por todo el cuerpo? 32 . Dividido el cuerpo, el alma no se d1v1de.-La, partes del

ueden VIvir aun cuando el alma no ha óldo

dividida.-Algo aún de la cantidad del alma por tazón de su

cuerpo dividido

p

virtud y potenci a

33 . La potencia del alma sobre el cuerpo, en sí misma y delante de Dws, constituye los siete grados de su magmtud

sólo El debe

ser ad01ado 35 . Los actos del alma se denomman de d1stinto modo, según los

34

.

Sólo Dws es meJor

que el

alma,

y

por esto

36

.

siete grados mencionado,

Se tratan las re�tantes cuestiones acerca del alma.-Cuál es

498

503

508

516

519

la verdadera rehg Notas complementanas

1ón

520

522

( Veruon,

tTJtroduccron

DEL MAESTRO

y notas

del P

MANUEL MARTINEZ,

O S A

)

I NTRODUCCI Ó N

C APITULOS:

l. Fmahdad del lellguaje

2

.

3 .

4

5.

.

.

.

6

7

8

9 .

10

11

.

.

El

m1,mas

S1 puede mostratse alguna cosa sin el empleo de un s1gno

hombre

mue�tra

el sigmhcado

e l empleo de un s1gno hombre mue�tra el sigmhcado de las palabtas por palabras las

de las palabtas por

palabras

las

Si ]o<; s1gnos son necesarios para mostrar los signos Signos reciproca s Signo'i que se sigmhcan a sí mismos

Ep1logo de los f¡ntenores capítulos No se discuten n1útilmente estas cueotwnes.-Asnn¡smo, para responder al que pregunta, se ha de llevar el pensamiento de los s1gnos 01dos a las cosas s1gmf¡cadas S1 se ha de preienr las cosas o el conocimiento de las m1s ma' a los s1gno� que ]a, representan

'm s1gnos

-Las cosas no se apren·

den por medw ele las

Aprendemos no con el somdo externo de las palabras, smo

S1 puedG enseñarse algo

palabras

con la eno;eñall7a mterna de la

verdad

12 Cnsto es la verdad que no' emeña mteriormente

13 la palabra no puede mamfestar lo que nosotros tenemos en

14 .

el espmtu

Cnsto eno;eña dentro, fuera el hombre advierte con palabras.

Notas complementanas

fuera el hombre advierte con palabras. Notas complementanas 5 2 6 5 3 8 541 544

526

538

541

544

548

554

563

565

569

575

580

587

589

593

596

598

( Vemon

I NTRODUCCI Ó N

C AP Í TULOS:

l.

2 .

3 .

4

5

.

6

7

8

.

.

lO.

12 .

14 .

16 .

18 .

20 .

2 .

4.

5.

8

9

10

.

.

ll.

12

14

16

17

.

.

.

.

DEL ALMA

tntroduccron

y

notas

10 . . ll. 12 14 16 17 . . . . DEL ALMA tntroduccron y

Y SU ORIGEN

del P

MAlEO

LANSEROS,

LIBRO PHIMERO

O S A )

LIBRO SEGUNDO
LIBRO
SEGUNDO

Ptigr

602

607

608

609

610

611

612

613

614

617

619

620

623

625

626

633

638

642

646

651

652

658

660

662

663

665

668

684

l.

.

687

:l.

···················· ·······

···· ·····

·····

692

······ ··· · ····· · · ···· ·········

······· ·

694

········· · ···· · ········· ···· ················

773

···· ··············· ··· ···· ······ ·······

695

7.

········ · · ·········· ··· · · ····· ·· · · · ····· ···

· · ······

696

······· ···· · · · · ····· ····· · · ·· ····· · ····· · ····· ···

·

·

···· · · ·· · · ···· ···

··········· ····

775

704

707

717

724

729

732

734·

753

755

757

79]

795

XIV

LIIIHO TEI{CERO

PágJ.

:!.

4.

5.

6.

8.

···

·····

········ ···

··· ···· · ····· ····· ·

· ··············· · · ··········· ········ ··· ··· ··

Y.

·

·

···· ·············· ······ ········

···· ··· · · ······ ····· · ···· ······· ····

.

.

.

lO.

··· ····

·

· ·

· ········

····· ····· · · ···· ··· ··· ·

· ·············· ······ ····· · · ···· ······ ···

ll.

12.

1.3.

14.

15.

· · · ··

···· ·

········· ········ · · · · · · ····

··· ····· ····· ·

CAPÍTULOS:

LIBRO COARTO

l. ······· ···· · ········· ············ ········· ····· ······ 2.
l.
······· ···· · ········· ············ ········· ·····
······
2.
3.
4.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
5.
···· ······· ········ ·
······ ···· ···· ···· ···············
6.
.
7.
8.
9.
10.
ll.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
12.
13.
] 4.
15.
16.
.
17.
. .
. .
.
.
.
.
.
.
.
18.
•.•
. .
. '
19.
.
.
,
20.
21.
22.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
2�.
24.
Notas comp1ernf'ntarias
Bibliografía
· ·

685

689

697

699

701

705

709

712

713

718

720

722

727

730

737

739

741

743

745

746

75l

759

762

765

767

Í NDICE GENERAL

XV

PágJ.
PágJ.

DE LA NATURALEZA DEL BIEN: CONTRA LOS MANIQUEOS

(VerJión,

introducción y

notaJ

del P.

MATEO LANSEROS,

O.S.A.)

I

NTRODUCCI Ó N

C

AP Í TULOS:

••.•

••.••.•

•••

770

l. Dios, bien supremo e inmutable, del cual proceden todos los

demás bienes espirituales y cor.porales

2. Bastan estos principios para refutar a los maniqueos

3. El modo, la belleza y el orden, bienes generales que se ha-

llan en las críaturas

4. El mal es la corrupción del modo, de la belleza y del orden.

5. La naturaleza de un orden superior, aunque esté corrompida,

aventaja a toda otra naturaleza de orden inferior, aunque

774

776

 

incorrupta

 

776

6. La naturaleza incorruptible es el sumo bien; la que puede corromperse es un bien relativo

 

777

7. La corrupción de los espíritus racionales es voluntaria o penal

778

8. La belleza del universo resulta de la corrupción y muerte de los seres inferiores

778

9. Institución del castigo para reintegrar al· recto orden a la

 
 

natura1eza transgresora

 

779

lO. La naturaleza es corruptible, porque fué hecha de la nada.

 

780

ll. A Dios no se le puede inferir ningún daño ni puede perju.

 
 

dicarse a otra naturaleza si no lo permite El

 

780

12. Todos los bienes proceden de Dios

 

.•

781

13. Dios es el principio de todos los bienes en particular, gran-

 
 

des y pequeños

 

781

14. Por qué los bienes inferiores reciben nombres opuestos

14. Por qué los bienes inferiores reciben nombres opuestos

.

782

15.

La belleza corporal de la mona es nn bien, aunque de or-

den inferior

 

783

16. Dios ha ordenado convenientemente la privación del bien

 

en 1 as cosas

 

784

17. Ninguna naturaleza, en cuanto tal, es mala

 

784

18. El hyle, que los antiguos llamaban materia informe, no

 
 

es un mal

 

785

 

·

19. Sólo Dios es el verdadero

ser

 

.

786

20. El dolor solamente se halla en las naturalezas buenas

 

787

21. Módico se dice etimológic;�mente de modo

 

738

22. ¿Conviene

a Dios el modo bajo alguna razón'?

789

23. Por qué se dice a veces que el modo, la belleza y el o:·den

 

50ll

rna1os

rna1os

789

24. Se prueba con testimonios de la Sagrada E.sc::itura que Dios

es inmutable y que el Hijo es engendrado y no hecho

25. Aquello del Evangelio: «Nada ha sido hecho sin él», mal en-

tendido por algunos

792

26. I"as c:-iaturas han sido hechas de la nada

793

27. La expresión «ex ipso» no significa lo mismo que «de ipso».

794

28. El pecado no es obra de Dios, sino de la voluntad de los pecadores

29. Dios no es mancillado por nuestros pecados

795

XVI

XVI Págs :10. l.uH lliPne.� m á s imperfectos y terrenos son también obra .¡,. Dios

Págs

:10. l.uH lliPne.� más imperfectos y terrenos son también obra

.¡,.

Dios

:11. ( :urrespond., 11 Dios lo mismo el castigar que el perdonar

los peendos :12. El mi.,llto poder de hacer daño procede de Dios :1:.1. Los Í\ngeles malos no fueron pervertidos por Dios, sino por

RU

pecado

:14. El pecado no es deseo de una naturaleza mala, sino aban- dono de otra mejor

35. El árbol fué prohibido a Adán no porque era malo, sino por-

sometido a Dios

a Adán no porque era malo, sino por- sometido a Dios que era bueno al hombre

que era bueno al hombre estar

796

797

798

799

800

801

36. Ninguna criatura de Dios es mala, sino que el mal consiste

en hacer mal uso de ella

37. Dios convierte en bien el mal de los pecadores

38. El fuego eterno, que atormenta a los impíos, no es un mal.

39. Dícese que el fuego es eterno, no con la eternidad de Dios, sino porque no tiene fin

ada puede : rjudic r a Dios ni a ninguna criatura sin la

40.

Justa ordenaciOn de Dws

,

801

802

803

803

804

41. Bienes que los maniqueos atribuyen a la naturaleza del mal

y males que atribuyen a la naturaleza del bien

42. Blasfemias de los maniqueos contra la naturaleza de Dios

43. Los maniqueos suponen males en la naturaleza de Dios antes de mezclarse con el mal

44. Increíbles torpezas imputadas a Dios por Manés

45. Algunas nefandas torpezas atribuidas con razón a los ma- niqueos

46. Doctrina abominable de la carta llamada del Fundamento.

47. Manés obliga a practicar estas torpezas nefandas

48. Oración de Agustín por la conversión de los maniqueos

Notas complementarias Bibliografía

,

804

807

811

813

816

817

819

821

823

825

1

N T
N
T

R

o

D

u

e e 1
e
e
1
complementarias Bibliografía , 8 0 4 8 0 7 8 1 1 8 1 3 816

o

N

complementarias Bibliografía , 8 0 4 8 0 7 8 1 1 8 1 3 816
complementarias Bibliografía , 8 0 4 8 0 7 8 1 1 8 1 3 816
DEL L 1 B RE A L BEDR/ 0   L I BRO CAPITU LO

DEL

L

1

B

RE

A

L BEDR/

0

DEL L 1 B RE A L BEDR/ 0   L I BRO
 

L I BRO

CAPITU LO

1

¿ Es Dros EL AUTOR DEL MAL?

l. Evodio.- -Dime, te ruego : ¿ puede ser Dios el autor del mal ? Agustín.-Te lo diré, si antes me dices tú a qué mal te re­ fieres, porque dos son los significados que solemos dar a la palabra mal : uno, cuando decimos que «alguien ha obrado mal» ; otro, cuando afirmamos que «alguien ha sufrido al­ gún mal». Ev.-De uno y otro deseo saber quién sea el autor. Ag.-Siendo Dios bueno, como tú sabes o crees-y cierta­ mente no es lícito creer lo contrario-, es claro que no puede hacer el mal . Además, si confesamos que Dios es _j usto-y ne­ garlo sería una blasfemia-, así como premia a los buenos, así tambén castiga a los malos ; y es indudable que las penas con que los aflige son para ellos un mal. Ahora bien, si nadie que padece, padece injustamente, como nos vemos obligados a confesar, pues creemos en la Providencia divina, reguladora de cuanto en el mundo acontece, síguese que de ningún modo es Dios autor del primer género de mal, y sí del segundo. Ev.-¿ Hay, pues, otro autor de aquel primer género de mal, del cual acabamos de ver que no es Dios el autor ?

L IBER

C A PUT

acabamos de ver que no es Dios el autor ? L IBER C A PUT 1

1

 

A'i

DEUS

AL!CUIUS

MAL!

AUCTOR

SÜ ?

l.

Evodius.-Dic

mihi,

quaeso

te,

ntrum

Deus

non

sit

auctor

mali ?

A ugustinus.-Dicam,

si

planum

feceris

de

quo

mala

quaeras. Duo­

bus enim modis appellare solemus malum : uno,

cisse

Ev.-De utroque scire cupio. A ug.-At si Deum bonum esse nosti ve! credis, neque enim aliter fas est, male non facit: rursus, si Deum iustum fatemur, nam et hoc negare sacrilegum est, ut bonis praemia, ita supplicia malis trihuit ; quae utique supplicia patientibus mala sunt. Quamobrem si nemo iniuste poe­ nas luit, quod necesse est credamus, quandoquidem divina providentia hoc universum regí credimus, illius primi generis malon1m nullo modo,

huius autem secundi auctor est Deus.

cum

male

quemque

fe­

dicimus ;

alío,

cum

mali

aliquid

esse

perpessum.

Ev.-Est ergo alins auctor illius mali, cuius Deum non esse com­ pertum est?fe­ dicimus ; alío, cum mali aliquid esse perpessum. 1, l, 2 DEL LIBRE ALBEDRÍO 2

auctor illius mali, cuius Deum non esse com­ pertum est? 1, l, 2 DEL LIBRE ALBEDRÍO

1,

l, 2

DEL

LIBRE

ALBEDRÍO

201

puede ser hecho sino por

no

tf' lo puedo decir, por la sencilla razón de que no es uno ' ae­ terminado y único, sino que cada hombre que no obra recta­

mente es el verdadero y propio autor de sus malos actos. Y si

1? _ dudas, onside a lo que antes dijimos, a saber : que la jus­

tlcla de Dws castlga l as malas acciones a. Y claro está que no

serían justamente castigadas si no procedieran de la voluntad libre del hombre.

2. Ev.-Mas no sé yo que peque nadie que no haya apren­

dido a pecar. Y si esto es verdad, dime, ¿ quién es aquel de

quien hemos aprendido a

Ag.-¿ Crees tú que la disciplina 1 es un bien ? Ev.--¿ Quién se atreverá a decir que la disciplina es un mal ? Ag.-¿ Y si no fuera ni un biPn ni un mal ? Ev.-A mí me parece que es un bien. Ag.-Y con mucha razón, puesto que por ella se nos co­ munica la ciencia o se enciende en nosotros el deseo de adqui­ rirla, y nadie adquiere conocimiento alguno sino mediante la disciplina. ¿O piensas tú de otro modo? Ev.-Yo pienso lo mismo, o sea, que mediante la disciplina

no aprendemos sino el bien. Ag.-Mira, por tanto, no aprendas el mal, ya que disciplina no se deriva sino de discendo. Ev.--¿ De dónde procede, pues, que el hombre obre el mal, si no lo ha aprendido ? Ag.-Quizá de que se aparta de la disciplina y se hace

1g.-Sí, cie tamente, ya que n

;

algmen. Pero SI me preguntas qmep sea éste en concreto

.

pecar ?

nullo auctore fieri posset. Si autem

quaeris quisnam iste sit, dici non potest : non enim unus aliquis est, sed quisque malus sui malefacti auctor est. Lnde si dubitas, illud atien­

de quod supra dictum est, malefacta iustitia Dei vindicari. Non enim inste vindicarentur, nisi fierent voluntate. 2. Ev.-Nescio utrum quisquam peccet, qui non didicerit : quod si verum est, quisnam sit ille a quo peccare didicerimus, inquiro. A ug.-Aiiquid boni existimas esse disciplinam ? Ev.-Quis audeat dicere malum esee disciplinam ? A ug.-Quid, si nec bonum nec malum est ?

A ug.-Est

certe :

non

enim

Ev.-Mihi

honum

videtur.

Aug.-Bene

sane;

siquidem

scientia

per

illam

datur

aut

excitatur,

nec

quisquam

niei

per

per

disciplinam

non

aliquid

nisi

bona

discit:

disci

an

tu

aliter

Ev.-Ego

Aug.-Vide ergo ne non

disciplinam

arbitrar.

nam

discantur

mala :

Ji<ociplina.

putas?

nisi

a

discendo

non

dicta

est.

Ev.-I.:nde

ergo

ah

homine

fiunt

si

non

discuntur '?

Aug.-Eo

fortasse

quod

se

a

disciplina,

id

est

a

discendo

avertit

Retract.

c.9

n.3.

 

b

Disciplina

viene

de

discipu/i

doctrina!

o

sea

la

tin

toma

ordinariamente

la

palabra

diJcíplrna

en

toma

aun

también. en .

por

la

oenoa

sentido

general

mtsma.

de

método

enseñanza

este

senttdo

·

recibida.

pero

San

a

Agus­

veces

la

escolástico

o

pedagogía,

enseñanza

y

de método enseñanza este senttdo · recibida. pero San a Agus­ veces la escolástico o peda

202

DEL LIBRE ALBEDRÍO

1, 1, 3

com p letamente extrañ _ o

lla. Mas, sea de ello lo que fuere,

lo

discendo, y que el ma� no se puede en mdo alguno aprender ; porque, SI se aprendiera, estaría contenido en la disciplina,

y entonces no sería ésta un bien, como tú mismo acabas de

decirme. No se ap ! ·ende, pues, el mal, y es, por tanto, inútil

que preguntes qmen sea aquel de quien aprendemos a hacer

el mal ; y si aprendemos el mal, lo aprendemos para evitarlo,

no para hacerl o. De donde se infiere que ob rar mal no es otra cosa que alejarse de la disciplina.

3. Ev.-No obstante, yo creo ciertamente que hay dos dis­

ciplinas : una que nos enseña a obrar bien y otra que nos enseña a obrar mal. Lo que ha ocurrido es que, al preguntarme

tú si la disciplina era un bien, el mismo amor del bien cautivó

de tal modo mi atención, que, fijándome en aquella que nos enseña a obrar bien, contesté que era un bien ; pero ahora me doy cuenta de que hay otra disciplina, de la cual afirmo que

indudablemente es un mal, y de ésta precisamente deseo saber quién sea el autor. Ag.-Pero al menos admitirás sin distingos que la inteli­ gencia es un bien. Ev.-Sí, y la considero un bien tan grande, que no sé que en el hombre pueda haber otro mayor, ni diré jamás que nin­ guna inteligencia pueda ser mala.

y que se deriva de

cierto es que la disciphna es un bien

Ag.-Dime entonces, cuando

se trata

de instruir a alguien,

si no entiende lo que se le enseña, ¿ podrá parecerte docto?

n d e lo que se le enseña, ¿ podrá parecerte docto? Ev.-No, de ningún modo.

Ev.-No, de ningún modo. Ag.--Si, pues, toda inteligencia es buena, y nadie que no

atque

festurn est, quoniarn disciplina bonum est, et a

nti­

nentur, atque ita disciplina non erit bonum ;

concedis:

discun­

tur. Ex quo rnale facere nihil

quam

bene facere, aliarn per quarn rnale facere discimus. Sed curn quaereres

utrurn disciplina bonurn esset, ipsius boni amor intentionem rnearn ra­ puit, ut illam disciplinarn intuerer, quae bene faciendi est, ex quo bo­ nurn esse respondi : nunc autem admoneor esse aliarn, quarn procul

dubio malum esse confirmo,

discimus,

rnani­

discendo dicta est disci­

plina, mala disci omnino non posse. Si enirn discuntur, disciplina c

est autern, ut 1pse

et frustra illurn a quo male facere

abalienat :

sed

sive hoc,

sive

aliud

aliquid

sit,

illud

certe

bonurn

non

non igitur discuntur mala,

quaeris ;

aut

si

ego

discuntur

mala,

duas

est, nisi

a

disciplinas

vitanda

facienda

per

disciplina deviare.

esse

puto ;

unam

3.

Ev.-Prorsus

et

cuius

auctorern requiro.

J. 2, 4

3. Ev.-Prorsus et cuius auctorern requiro. J . 2 , 4 DEL LIBRE ALBEDRÍO 2 0

DEL

LIBRE

ALBEDRÍO

203

t-ntienda aprende, sígue�e que

todo aquel que aprende obra

bien. Porque todo el que aprende, entiende, y todo el que en· tiende, obra bien. Por consiguiente, desear saber quién es nues. lro maestro en orden al conocimiento de alguna cosa es lo mismo que desear saber quién nos enseña a obrar bien. Desiste, pues, de preguntar por no sé qué mal doctor o maestro, porque, si es malo, no es doctor, y si es doctor, no es malo.

CAPITU LO

II

malo, no es doctor, y si es doctor, no es malo. CAPITU LO II A"lTES DE

A"lTES DE IlWESTIGAR EL ORIGEN DEL MAL, VEAMOS QUÉ DEBEMOS \.REER ACERCA DE DIOS

4. Ev.-Sea como dices, y puesto que me acosas de ma­

nera que me veo obligado a confesar que no aprendemos a

hacer el mal, dime :

¿ cuál es el origen

del

mal ?

Ag.-i Ah ! Suscitas precisamente aquella cuestión que tan­ to me atormentó a mí siendo aún muy _j oven, y que, después de haberme fatigado inútilmente en resolverla, me empujó e hizo caer en la herejía de los maniqueos a. Y tan deshecho quedé de esta caída y tan abrumado bajo el peso de sus tantas y tan insulsas fábulas, que, si mi ardiente deseo de encontrar la verdad no me hubiera obtenido el auxilio divino, no habría podido desentenderme de ellos ni aspirar a aquel_la mi primera libertad de buscarla b. Y porque en orden a mí actuó con tanta eficacia que resolví satisfactoriamente esta cuestión, seguiré contigo el mismo orden que yo seguí y que me puso a salvo. Séanos Dios propicio y haga que lleguemos a entender lo que

intelligit, discit; omnis qui discit, bene facit : omnis enim qui di'lcit, intelligit; et omnis qui intelligit, bene facit: quisquis igitur quaerit

auctorern, per quem aliquid discimus, auctorern profecto, per quem bene

facimus,

quaerit.

Quapropter

desine

velle

investigare

neocio

quem

ma­

lum

doctorem.

Si

enirn malus est,

doctor non

eq :

oi

doctor

est.

rnalll'i

non

est.

CAPUT

1/

MALUM

UNDE

PRIU5QUAM

DISQU!RATUR,

QUID

DE

DEO

CREDENDUM

 

PROPONITUR

4. Ev.-Age iam, quoniam satis cogis ut fatear non nos discere male

Aug.-Saltern

intelligentiam non

nisi

bonum

putas?

facere. die rnihi

unde

male faciamus.

Ev.-lstarn

plane

ita

bonarn

puto,

ut

non

videam

quid

in

hornine

Aug.-Eam quaestionern moves, quae me admodum adolescentem

possit esse praestantius ; nec ullo modo dixerirn aliquam intelligentiam malam esse posse.

vehementer exercuit, et fatigatum in haereticos irnpulit, atque deiecit. Quo casu ita surn afflictus, et tantis obrutus acervis inanium fabula­

Aug.-Quid?

cum

docetur

quisque,

si

non

intelligat,

poteritne

tibi

mm, ut nisi mihi amor inveniendi veri opem divinarn irnpetravisset,

doctus videri?

t>mergere inde, atque in ipsam prirnarn quaerendi libertatem respirare non

Ev.-Ornnino

non

poterit.

possem. Et quoniam mecurn seduJo auctum est, ut isla quaestione libe-

Aug.-Si

ergo

ornnis

intelligentia

bona

est,

nec

quisquarn

qui

non

a Conf.

III

I0-18.

 
 

b Conf.

III

I9.

bona est, nec quisquarn qui non a Conf. III I0-18.     b Conf. III I9.
DEL LIBRE ALBEDIIÍO 1 , 2 , 5 lwn ro� ereído, ya que estamos ciertos

DEL

LIBRE

ALBEDIIÍO

1, 2, 5

DEL LIBRE ALBEDIIÍO 1 , 2 , 5 lwn ro� ereído, ya que estamos ciertos de

lwn ro� ereído, ya que estamos ciertos de se��;uir en esto el ca­ ruino trazado por el profeta, que dice : Si no rreyereis, no en­ lt•/l(leréis . Creemos que hay un solo y único Dios y que de El procede todo cuanto existe, y que, no obstante, no es Dios el autor del pecado. Turba, sin embargo, nuestro ánimo esta con­ sideración : Si el pecado procede de las almas que Dios creó, y las almas vienen de Dios, ¿ cómo no referir a Dios el pecado, siendo tan estrecha la relación entre Dios y el alma pecadora?

5. Ev.-Acabas de formular con toda claridad y precisión

la duda que cruelmente atormenta mi pensamiento, y que me

ha obligado y empeñado en esta discusión contigo. Ag.--i Animo ! No desmayes y cree firmemente lo que crees, pues no hay creencia alguna más fundamental que ésta, aun­ que se te oculte el porqué ha de ser así, ya que el concebir a Dios como la cosa más excelente que se puede decir ni pensar, es el verdadero y sólido principio de la religión, pues no

tiene esta idea óptima de Dios quien no crea que es omnipo­ tente y absolutamente inconmutable, creador de todos los bie­ nes, a todos los cuales aventaja infinitamente, y gobernador justísimo de todo cuanto creó, y que no necesitó de cosa al­ guna para crear, como si a sí mismo no se bastara. De donde se sigue que creó todas las cosas de la nada, mas no de sí mismo, puesto que de sí mismo engendró sólo al que es igual

a El, y a quien nosotros decimos Hijo único de Dios, y al

que, deseanelo señalar más claramente, llamamos «Virtud de

Dios» y «Sabiduría de Dios», por medio de la cual hizo de

y «Sabiduría de Dios», por medio de la cual hizo de rarer, eo tecum agam ordine

rarer, eo tecum agam ordine quem secutus evasi. Aderit enim Deus, et

prophe­

nos intelligere quod credidimus, faciet. Praescriptum enim

per

tam gradum, qui ait : Nisi credideritis, non intelligetis ' , tenere nos, hene

nobis conscii sumus. Credimus autem ex uno Deo omnia esse quae sunt; et tamen non esse peccatorum auctorem Deum. Movet autem animum, si peccata ex iis animabus sunt quas Deus creavit, illae autem animae ex Deo, quomodo non parvo intervallo peccata referantur in Deum. 5. Ev.-ld nunc plane abs te dictum est, quod me cogitantem satis

excruciat, et quod ad istam inquisitionem coegit et traxit. Aug.-Virili animo esto, et crede quod credis : nihil enim creditur melius, etiamsi causa lateat cur ita sit. Optime namque de Deo existi­ mare verissimum est pietatis exordium ; nec quisquam de illo optime existimat, qui non eum omnipotentem, atque ex nulla particula oommu­ tabilem credit ; bonorum etiam omnium creatorem, quibus eE>t ipse prae­ stantior; rectorem quoque iustissimum eorum omnium quae creavit: nec ulla adiutum esse natura in creando, quasi qui non sibi sufficeret. Ex

quo fit ut de nihilo creaverit omnia ; de se autem non

creaverit, sed

genuerit quod sibi par esset, quem Filium Dei unicum dicimus, quem cum planius enuntiare conamur, Dei Virtutem et Dei Sapientiam nomi­ namus, per quam fecit omnia, quae de nihilo facta sunt. Quibus consti-

1

Is.,

7,9, sec. LXX.

l. 3, 6

Quibus consti- 1 Is., 7,9, sec. LXX. l . 3 , 6 DEL LIBRE ALBEDRÍO 1101\

DEL

LIBRE

ALBEDRÍO

1101\

la nada todas las cosas que han sido hechas. Sentado esto, y contando con el auxilio divino, intentemos ahora con empeño la inteligencia de la cuestión que propones, por este orden.

CAPIT ULO

III

LA CONCUPISCENCIA ES

EL ORIGEN DEL MAL

6. Ag.-Deseas saber, sin duda, cuál es el origen del mal

que hacemos. Pero antes es preciso saber qué se entiende por obrar mal. Dime, pues, ¿ cuál es tu parecer sobre este par· ticular? Y si no· puedes resumir todo tu pensamiento en pocas palabras, dámelo a entender enumerando al menos particular­ mente algunas acciones malas. Ev.-Omitiendo algunas por falta de tiempo y otras de las que no me acuerdo, ¿ quién duda que son obras malas los adul­ terios, y los homicidios, y los sacrilegios? Ag.-Dime, por tanto, y en primer lugar, por qué te pare­ t::e a ti que el adulterio es una acción mala. ¿Acaso porque la ley lo prohibe ?

Ev.-Es malo, no ciertamente porque la ley lo prohiba, sino que la ley lo prohibe porque es malo. Ag.-Y ¿ qué decir si alguien nos apremiara exagerando el placer del adulterio y preguntándonos por qué lo juzgamos un mal, y un mal digno de condenación? ¿ Crees tú que ha­ brías respondido satisfactoriamente a los que desean no sólo creer, sino también entender, escudándote ante ellos con la autoridad de la ley? Porque yo creo contigo, y creo indubi-

tutis, ad

hoc modo.

intelligentiam eius

rei

quam requiri�. opitulante Deo,

nitamur

CAPUT

CONCUPISCENTIA

lll

CAUSA

MAL!

discutien­

<:lum

Quod

particulatim malefacta ipsa commemorando. sententiam

mihi. Ev.-Adulteria et homicidia et sacrilegia, ut omittam caetera, qui­ bus enumerandis ve! tempus ve! memoria non suppetit, quis est cui non

exprome.

saltem

tuam notam fac

6.

Aug.-Quaeris

est

si

quid

non

sit

male

potes

certe

totum

unde

male

qua

de

hreviter

faciamus :

re

tibi

verbis

prius

ergo

facere ;

simul

quid videatur

comprehendere,

maJe facta

videantur?

 

Aug.-Dic

ergo

prius,

cur adulterium male

fieri

putes ;

an

quía

id

facere

!ex vetat?

Ev.-Non

sane

ideo

malum

est,

quía

vetatur lege :

sed ideo

vetatur

lege,

quía

malum

est.

Aug.-Quid,

si

quispiam

nos

exagitet, exaggerans

delectationes

adul­

terii,

et

quaerens

a

nobis cur

hoc malum et

damnatione dignum

iudice­

mus ;

num

ad

auctoritatem

legis

confugiendum

censes

hominihus,

iam

.non

tantum

credere,

sed

intelligere

cupientibus ?

Nam

et

ego

tecum

206

DEL

LIBRE ALBEDRÍO

1, 3, 7

tablemente, y digo muy alto a todos los pueblos y naciones

que deben creer que el adulterio es un mal muy grande. Pero

a h ? ra tratamos, además, _ d saber y entender y tener por cer­

hsimo . lo que hemos recibido por la Ie. Así, pues, reflexiona

cuanto puedas, y dime luego por qué razón te parece que es un mal el adulterio.

. f!v.- -Sé ciertam nte que es un mal esto, que yo mismo no

qmsiera verme obhgado a ver en mi mujer, porque el que hace a otro lo que no quiere que se haga con él, obra cierta­ mente mal. Ag.-Y ¿ qué dirías de cualquier hombre cuya lujuria lle­ gara a tanto que de buen grado prestara a otro su mujer para que libremente abusara de ella, a condición de tener él a su vez la misma libertad respecto de la mujer de aquél ? ¿Te pa­

rece que nada malo haría en eso? Ev.-Al contrario, muchísimo mal. Ag.-Pues, como ves, éste no peca contra el principio que acabas de citar, pue�to que no hace lo que no querría que se hiciera con él. Así que debes buscar otra razón por la que me convenzas de que el adulterio es un mal. 7. Fv.-Me parece ser un mal, porque con frecuencia he visto que han sido condenados los hombres acusados de este crimen. Ag.-Y qué, ¿no se ha condenado también con frecuencia a muchos hombres por sus buenas acciones ? Recuerda, recuer­ da, la Historia, y no digo la profana, sino la que goza de autoridad divina, y verás cuán mal tendríamos que juzgar de los apóstoles y de todos los mártires, si es que hemos de considerar la condenación de unos hombres por otros como

credo, et inconcusse credo, omnibusque populis atque gentibus creden­

dum

in fidem recepimus, etiam intelligendo scire ac tenere firmissimum. Con­ sidera itaque quanlum potes, et renunlia mihi, quanam ratione adulte­ rium malum esse cognoveris. Ev.-Hoc scio malum esse, quod hoc ipse in uxore mea pati nollem :

quod

esse

clamo,

malum

esse

adulterium :

sed

nunc

molimur

id

quisquis autem alteri facit quod sibi fieri non vult. male utique facit. Aug.-Quid, si cuiuspiam libido ea sil, ut uxorem 'mam praebeat

alteri, libenterque ah eo corrumpi patiatur, in cuius uxorem vicissim parem cupit habere licentiam ? nihilne mali facere tibi videtur?

Ev.-Imo

plurimum.

 

Aug.-At

isle

non

illa

regula peccal:

non enim

id

facit

quod pati

nolit. Quamobrem aliud tibi rium convincas.

quaerendum

est. unde malum esse

adulle­

7.

Ev.-Eo

mihi

videlur

malum,

quod

huius

criminis

homines

vidí

saepe

damnari.

Aug.-Quid,

propter

recte

facla

nonne

homines plerumque

damnati

s �

dJVma

de ommbus

n t?

.

Recense historiam, ne te ad alios libros mittam. eam ipsam quae

et

certum

uctoritate

raecellit

:

iam

i

si

venies

placet

quam

nohis

male

de

damnationem

Apostolis

martynbus sent1amus,

nohis male de damnationem Apostolis martynbus sent1amus, I, 3, 8 DEL LIBRE ALBEDRÍO · " na
nohis male de damnationem Apostolis martynbus sent1amus, I, 3, 8 DEL LIBRE ALBEDRÍO · " na

I, 3, 8

DEL LIBRE ALBEDRÍO

·"

na mala acción de los condenados,

asi que todo;; aquellos fueron hallados dignos de con­

� , m por haber confesado la fe de Jesucristo. De suerte

s hombres condenan, síguese

creer en Jesucristo y

confesar es ta fe . Si no todo lo que los hombres condenan es

malo, preciso es que aduzcas otra razón por la que pruebes

que el adulterio es un mal. Ev.-No sé qué responderte. B: Ag.-Tal vez la malicia del adulterio proceda de la

hbidme, pues, como ves, te has encontrado con dificultades in­ superables al querer dar una razón extrínseca de la malicia de este hecho, que por lo demás te parece evidPntemente malo.

r qup !a maicia del aaulterio pro­

cede de la hbidme, te due que, si algmen deseara eficazmente

y de algún modo l legara a

saberse su mtento, Y que lo hubiera llevado a cabo de haber podido, éste no sería ciertamente menos culpable que si real­ mente hubiera sido sorprendido en flagrante delito, aunque de hecho no hubiera podido realizar sus deseos. Ev.-Nada más claro, y ya veo que no es necesario un largo discurso para convencerme de lo mismo respecto del ho­ micidio y del sacrilegio, y así de todos los demás pecados, pues es evidente que la libídine es el origen único de toda suerte de pecados.

indicium esse malefacti, cum illi omnes damnatione digni propter con­ fessionem suam iudicati sint. Quamobrem si quidquid damnatur malum est, malum eral illo tempore credere in Christum, et ipsam confiteri

u . na pruea cierta de alg

s1end

?

denaci

que,

SI

es mal ?

aquel tiempo era un cnmen el

todo

cuanto l

que en

_

.

,

y

para que . e ti _ endas m j 5>

abusar de l mujer de su prójim ?

fidem :

unde adulterium malum esse docea�.

malum

si

autem

tibi

non

omne

est

quod

damnatnr,

quaere aliud

malum

est:

sed dum

malum

quaeris,

pateris

malum

coniuge

esse

si

deprehenderetur.

Ev.-Quid

8.

respondeam