Sei sulla pagina 1di 1

Acta Notarial de Sobrevivencia

En la ciudad de Guatemala, diecisiete de octubre de dos mil seis, siendo las nueve

horas en punto, yo JUAN JOS REYES PEA , notario, soy requerido por CARLOS

ALFREDO TORRENTE JARAMILLO de setenta y un aos, casado, jubilado,

guatemalteco, de este domicilio, quien se identifica con la cdula de vecindad nmero

de orden A guin uno y registro ciento sesenta y siete mil extendida por el Alcalde

Municipal de esta ciudad, con residencia en la dcima avenida tres guin veintiocho de

la zona catorce de esta ciudad, con el objeto de hacer constar su SOBREVIVENCIA, y

para lo cual procedo de la manera siguiente: PRIMERO: Manifiesta el seor Carlos

Alfredo Torrente Jaramillo bajo juramento prestado de conformidad con la ley y

enterado de las penas relativas al delito de perjurio que: a) es de los datos de

identificacin personal consignados; b) que disfruta de una pensin que otorg el

Estado a su favor consistente en una prestacin civil de jubilacin bajo el nmero de

partida siete siete siete guin tres (777-3); c) no trabaja para el Estado o sus

entidades descentralizadas, autnomas, semiautnomas o municipalidades; d) que no

ha sido condenado en sentencia firme por los delitos de traicin a la patria o rebelin;

e) que no ha perdido la nacionalidad guatemalteca. SEGUNDO: Manifiesta el

requirente que acredita su supervivencia con el objeto de seguir disfrutando del

beneficio indicado. En virtud de lo expuesto, yo el notario DOY FE DE LA

SOBREVIVENCIA de CARLOS ALFREDO TORRENTE JARAMILLO por haberla visto y odo

y adems por haber estado a mi presencia en mi oficina profesional ubicada en la trece

calle ocho guin setenta de zona diez de esta ciudad, lugar en el cual se celebra la

presente acta notarial. TERCERA No habiendo nada ms que hacer constar, se da por

finalizada la presente treinta minutos en el mismo lugar y fecha de su inicio, la cual se

encuentra contenida en una hoja de papel bond til en su anverso y reverso, a la que

se le adhiere un timbre fiscal de cincuenta centavos y un timbre notarial de diez

quetzales para cubrir los impuestos correspondientes, y leyendo lo escrito al

requirente, quien bien enterado de su contenido, objeto, validez y efectos legales, la

acepta, ratifica y firma conjuntamente con el notario autorizante que de todo lo

relacionado, Doy Fe.

Ante m

Juan Jos Reyes Pea


Abogado y Notario