Sei sulla pagina 1di 22

Módulo 2 Administración y gestión de proyectos comunitarios

Clave:

37161102

Unidad 1 ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1 Administrar y gestionar con otros

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Índice

Introducción

2

¿Qué es una comunidad?

3

La vida en comunidad

6

Las comunidades territoriales

8

Comunidad, sociedad y Estado

10

Comunidad y participación social

11

¿Qué es un proyecto comunitario?

13

Las dimensiones de un proyecto comunitario

14

El liderazgo en el proyecto comunitario

16

Acción en comunidad y liderazgo

16

Los conflictos y la negociación

18

Para saber más

20

Cierre

20

Fuentes de consulta

21

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Introducción

En el módulo 1 reconocimos la importancia de administrar y gestionar nuestro proyecto de vida, ello nos llevó a establecer la distinción entre gestión y administración. Concluimos que administrar surge de la necesidad de dar dirección y rumbo a lo que deseamos alcanzar a corto, mediano y largo plazo, y que es un proceso que nos permite planear, organizar, implementar, controlar, evaluar y dar seguimiento a acciones intencionales con el fin de alcanzar nuestros objetivos y metas.

Asimismo, asumimos que gestión significa actuar de forma continua para conseguir que nuestros objetivos se conviertan en las metas trazadas. Es el momento en el que lo planeado se convierte en acción. Su utilidad radica en que para direccionar y ejecutar un plan de acción requerimos recursos que muchas veces no tenemos disponibles, motivo por el cual debemos hacer todo lo posible para conseguirlos y hacer realidad nuestro proyecto. Entonces gestionar es hacer que las cosas se cumplan.

A partir de los conocimiento previos, en este módulo 2 estudiaremos, identificaremos y analizaremos otros aspectos de los proyectos, pero ahora de los proyectos comunitarios. Considerando que para realizar un proyecto requeriremos establecer la misión, la visión, los objetivos, las estrategias y tener clara una propuesta inicial de proyecto. Además, debemos tener presente que el éxito de cualquier proyecto depende del manejo de los recursos, costos y riesgos en términos de viabilidad y factibilidad para alcanzar nuestros objetivos. En fin, todos los aspectos de la administración y la gestión de los proyectos comunitarios los analizaremos durante todas las 10 sesiones que comprenden este segundo módulo.

En esta primera sesión iniciamos con los conceptos primordiales que debemos conocer, como por ejemplo comunidad y proyecto comunitario. Asimismo entenderemos cómo y por qué la administración y la gestión se entienden a partir de la convivencia con otros.

Iniciamos con qué es comunidad y cómo podemos definirla.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

¿Qué es una comunidad?

La palabra comunidad está relacionada con el vocablo latino communitas que hace referencia a una cualidad común, es decir que pertenece o se extiende a varios1 A partir de esto podemos entender dos características principales de la comunidad, la colectividad y la pertenencia.

Para definir comunidad hay quienes hacen referencia a los aspectos estructurales y/o a los funcionales del concepto. Quienes atiende “los elementos estructurales se refieren a la consideración de la comunidad como un grupo geográficamente localizado regido por organizaciones o instituciones de carácter político, social y económico y, quienes atienden los aspectos funcionales se refieren a la existencia de necesidades objetivas e intereses comunes.” 2 Ahora bien, estos aspectos estructurales y funcionales del concepto son importantes, aunque pueden ser aplicados a otras entidades, no solamente a la comunidad como concepto.

Como podemos observar, la comunidad puede ser definida desde varios puntos de vista. Por un lado, se entiende que una comunidad es producto de un proceso social de convivencia en construcción; está conformada por un conjunto de personas con fines y con valores comunes donde los usos y costumbres son la parte sustantiva para que se organicen y realicen prácticas colectivas a fin de resolver problemas mutuos con base en sus necesidades e intereses compartidos:

el conjunto de vecinos se convierte en comunidad en la medida que construyen finalidades, metas

comunes (obras, servicios, festividades). El conjunto de vecinos no constituye por sí mismo una

comunidad. La comunidad es un atributo que los vecinos construyen progresivamente. Los vecinos se

1 Diccionario de la lengua española. (2016). Definición de comunidad. Recuperado de

http://dle.rae.es/?id=A5NKSVv

2 Causse Cathcart, Mercedes. (2009). El concepto de comunidad desde el punto de vista socio-histórico-cultural y lingüístico. Ciencia en su PC, núm. 3, 2009, pp. 12-21 Centro de Información y Gestión Tecnológica de Santiago de Cuba Santiago de Cuba, Cuba. p 15. Disponible en http://www.redalyc.org/pdf/1813/181321553002.pdf

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

transforman a sí mismos en comunidad a través de su organización. La comunidad la van construyendo,

los propios vecinos, a través del ejercicio de su organización. 3

Por otro lado,

…la organización vecinal es una tendencia histórica que se desarrolla con el tiempo. Parte del supuesto

que la gente quiere el control de sus propias vidas y desea mejorar la calidad de su vida comunitaria sobre

la base de la autosuficiencia, la colaboración y la participación. 4

Ahora bien, comunidad y comunidad local no es lo mismo. El término comunidad local se refiere a

…una asociación de personas de base social que persiguen fines comunes a intereses colectivos guiados

por una autoridad, donde la identidad, el arraigo, las relaciones de vecindad, creencias y valores son los

ejes vertebrales de su cohesión social. Una comunidad es una asociación que tiene como contexto espacial

de su organización permanente, un territorio específico, un lugar determinado en el engranaje político de

los municipios. 5

Por lo tanto, hacemos mención a una comunidad cuando consideramos la acción colectiva en una zona geográfica a nivel local, ya sea como parte de un lugar, un pueblo, barrio, vecindario, ranchería, villa, caserío o un distrito en una provincia, ciudad, municipio o estado. Podemos reconocer por su ubicación geográfica a los vecinos que viven en Tepoztlán y Chamilpa (Morelos) o en Atlacomulco y Metepec (Estado de México) o las personas que habitan en Tulancingo y Mineral del Monte (Hidalgo), etcétera. De esta otra definición se desprende una clasificación asociada por su desarrollo social, rural o urbano como las ciudades de Hermosillo, Morelia y Distrito Federal:

La administración nace del instinto de conservación y de la voluntad de mantenerse en comunidad [] Es

parte orgánica de la comunidad que se expresa en cualquier organización de individuos que se congregan

3 Olmedo, R. (2005). El cuarto orden de Estado. México: Instituto de Administración Pública de Jalisco y sus Municipios, p. 27.

4 Ibidem, p. 28.

5 Polo, H. (2012). Administración pública comunitaria y gobierno local en México: las autoridades auxiliares municipales. México: Instituto Nacional de Administración Pública, p. 15.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

con propósitos específicos y que, en pro de su convivencia organizada, se hacen representar por una

estructura cupular para su gobierno. 6

La administración comunitaria se ubica por debajo del nivel municipal y su existencia es producto de la supervivencia y perpetuación de las comunidades en busca de su beneficio propio donde el territorio es el lugar de su convivencia vecinal.

Nos referimos a una comunidad local cuando su naturaleza reside en producir bienes e insumos materiales para la subsistencia de sus habitantes. Este término también se conoce como comunidad doméstica.

Comunidad local no es un término general, ya que su diferencia reside en el grado de desarrollo social y económico que haya alcanzado durante su evolución histórica:

La comunidad local es un conjunto de valores y construcción de voluntades adheridas por relaciones de

vecindad e intereses comunes, dirigidos por quienes, de modo alterno y periódico, asumen los cargos

civiles [] La comunidad local es la arena donde la cercanía de las relaciones vecinales es continua y

llevadera, los conflictos de intereses que encierra demandan cordura y entendimiento. Es donde la

autoridad está inmersa en los problemas y en sus soluciones, de tal modo que encabeza situaciones reales

y procura respuestas concretas. Es como una red de agentes y relaciones que se establece en un territorio

concreto. 7

Otra definición de comunidad está relacionada con las funciones o temas de un grupo de personas organizadas para intervenir en la vida colectiva que comparten intereses, valores, ideologías y preferencias comunes. Sus tareas se relacionan con temas y objetivos específicos. No tienen un espacio territorial, sus actividades pueden ser temporales y abordan necesidades sociales tales como: problemas de género, inseguridad pública, niños abandonados, salud, deporte, aspectos medioambientales, turísticos y culturales.

6 Ibidem, p. 33.

7 Ibidem, p. 59.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Como podemos observar la comunidad bien puede estar definida desde los aspectos estructurales y/o territoriales; desde los aspectos funcionales, o bien por medio de una combinación. En los aspectos estructurales hacemos referencia a los elementos que la componen, los agentes o el territorio, por poner un ejemplo, y en los aspectos funcionales a los roles o estatus que juega cada agente o estructura, como los valores, los intereses, las costumbres, etc. Entonces podemos concluir que la comunidad si bien tiene diversas definiciones como concepto, tiene algunas características que le permiten diferenciarse del grupo o de la sociedad, y esas características son la colectividad, la identidad, la pertenencia, el territorio, los valores y la organización. Por lo tanto, a partir de éstas características podemos construir una definición propia, además de las mencionadas en este texto. Es importante considerar que comunidad no es lo mismo que sociedad. Más adelante nos concentraremos en estas diferencias.

Por ahora, ya que hemos definido y analizado qué es comunidad podemos conocer otros aspectos de la comunidad. Estudiaremos en el siguiente apartado la vida en comunidad.

La vida en comunidad

Los seres humanos realizamos nuestras actividades en comunidad, con base en la interacción de necesidades, intereses y expectativas individuales, familiares y colectivas para alcanzar una mejor calidad de vida, de desarrollo y cohesión social.

una mejor calidad de vida, de desarrollo y cohesión social. Cultura Maya Fuente: http://bit.ly/1H5hbZJ Vivir en

Cultura Maya

Fuente: http://bit.ly/1H5hbZJ

Vivir en comunidad es producto del desarrollo de la humanidad que data de la época primitiva y de la evolución de las civilizaciones. Se puede decir que el legado de las antiguas culturas orientales (otomanos, chinos, egipcios, babilonios y sumerios) y occidentales (griegos y romanos), sin perder de vista las propias del continente americano (maya, azteca e inca), ha residido en sus formas y la capacidad de organizarse social, cultural y políticamente.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

En la Antigüedad, los mecanismos de convivencia estaban supeditados a normas, costumbres, valores, creencias y tradiciones; así como a sus capacidades empíricas para desarrollar proyectos para el desarrollo de sus civilizaciones.

En México, el origen de la vida en comunidad se remonta a las culturas mesoamericanas entre las que destacan la maya y mexica, las cuales alcanzaron una importancia cultural y política muy avanzada. Cuando llegaron los españoles a México-Tenochtitlán, la ciudad contaba con un núcleo central, el Templo Mayor. De él partía una organización territorial, política, administrativa y comunitaria que se definía del centro hacia los cuatro puntos cardinales que marcaban las fronteras de los cuatro huey calpullis o parcialidades. Dentro de cada calpulli había entidades más pequeñas, constituidas por unidades comunales con una distribución en lotes (manzanas) a los que los españoles llamaron barrios.

Una de las actividades que permitía y/o fomentaba la vida en comunidad era el trabajo comunitario (tequio), que era una práctica realizada por las antiguas culturas indígenas mexicanas y, hoy en día, forma parte de las tradiciones de muchas comunidades. Dichas actividades y costumbres son la base de la cooperación y la solidaridad. En muchos pueblos, por ejemplo, el trabajo colectivo no es remunerado. Este tipo de servicio voluntario se conoce como faena y está pensado para beneficio de la comunidad. Las faenas consisten en el trabajo conjunto de vecinos que se organizan para la construcción y mantenimiento de escuelas, capillas, caminos o calles, etcétera.

El tequio es una forma de trabajo donde los vecinos de un pueblo cooperan de forma recíproca. Es una práctica comunitaria arraigada en la que todos los habitantes realizan acciones basadas en la idea “yo te ayudo y tú me ayudas”. Es una práctica ancestral que permite la mejora de las condiciones de vida de la comunidad.

la mejora de las condiciones de vida de la comunidad. Tequio Fuente: http://bit.ly/1Q4BGsh Entre los quechuas,

Tequio

Fuente: http://bit.ly/1Q4BGsh

Entre los quechuas, la minga es otra forma del trabajo colectivo; consiste en prácticas tradicionales de los indígenas sudamericanos para realizar actividades en beneficio de la comunidad. Las ideas que

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

movilizan la minga están asociadas con la organización del trabajo colectivo, con la idea de realizarlo de forma más rápida y mejor; su importancia reside en los valores actitudinales, en la capacidad de organización comunitaria y se asocia con el festín y la celebración.

Las comunidades si bien se unifican por las actividades que realizan en común, también lo hacen por el territorio que comparten. En el siguiente apartado se identifican y analizan las comunidades territoriales.

Las comunidades territoriales

Cuando centramos nuestra atención en una comunidad de tipo territorial, nos referimos a la organización y a la acción colectiva de los habitantes de una localidad.

y a la acción colectiva de los habitantes de una localidad. Constitución Fuente: http://bit.ly/1H5iB6t En México,

Constitución

Fuente: http://bit.ly/1H5iB6t

En México, la organización territorial está definida por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se divide en 32 entidades federativas las cuales incluyen al Distrito Federal. Estas entidades, o estados, se dividen para su organización política y administrativa en municipios o delegaciones, como el Distrito Federal.

En la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos en el artículo 115 se establecen las atribuciones de los municipios. Raúl Olmedo nos explica que los municipios son una forma organizada política y territorialmente constituida por un conjunto de comunidades. Es la instancia de gobierno más cercana a la comunidad. Pero esta forma de organización dista mucho de la organización de una comunidad concreta. Los municipios son una mezcla de jurisdicciones locales de territorio urbano y rural similar a los distritos o condados en otros países. 8

8 Olmedo, R. El cuarto orden de Estado, op. cit.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Dentro del territorio municipal o delegacional existen a su vez espacios más pequeños como son las manzanas, los barrios o las colonias. Para denominarse ciudades deben estar formadas por aproximadamente 20 000 habitantes; las villas (10, 000 habitantes); los pueblos (2, 500); las rancherías (500) o las comunidades (menos de 500 habitantes). Estos espacios territoriales pueden encontrarse dentro de los municipios, a partir del número de habitantes.

El municipio como institución de gobierno local ejerce un control administrativo, político y económico de los recursos comunitarios y tiene como función canalizar la dinámica comunitaria de esos recursos. En este sentido, toma decisiones e instrumenta respuestas a problemas locales. Cada municipio cuenta con un ayuntamiento, que es el órgano máximo de gobierno del municipio que implementa la gestión de los intereses de la comunidad. 9

Las acciones gubernamentales de los ayuntamientos deben estar articuladas con el Plan Nacional de Desarrollo (PND), el cual es un plan de gobierno que se realiza sexenio tras sexenio y que contiene los principales ejes de acción que habrán de guiar las acciones públicas del gobierno federal y, por lo tanto, también se pretende que las políticas de los gobiernos locales y municipales estén articuladas a este PND. Algunos de los ejes de este plan para el sexenio 2013-2018, son los siguientes: el rezago educativo, la pobreza extrema, la falta de acceso a los servicios públicos, la desigualdad social, el desempleo, la marginación, la inseguridad pública, etcétera. Esta información es importantes porque a partir de estos grandes ejes se pueden plantear o implementar políticas y/o programas en nuestras comunidades.

También existen los Planes Estatales de Desarrollo, estos se realizan por cada entidad federativa y tratan de dirigir la planeación con un enfoque más local y acorde con las necesidades de sus propias comunidades, además de ir aparejadas PND respectivo.

Hasta aquí, podemos entender que la comunidad puede estar constituida por el trabajo colaborativo y/o por el territorio que comparten. En México existen comunidades desde la época prehispánica y

9 Polo, H. op. cit., p. 15.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

actualmente los municipios son un tipo de comunidad, aunque muchas veces una comunidad no requiere forzosamente tener un territorio específico de colaboración para considerarse como tal, de allí las llamadas comunidades virtuales (pero esto será un tema posterior). Ahora lo importante es poder diferenciar entre comunidad y sociedad. A continuación atenderemos esta diferencia.

Comunidad, sociedad y Estado

Como hemos visto, una comunidad es el espacio social en construcción donde todas las personas tienen objetivos y fines sociales de convivencia colectiva y común. Mientras que una sociedad es un

sistema de relaciones entre diferentes agentes sociales y se refiere a la vida organizada adscrita a reglas

y normas de convivencia general. Como podemos observar, comunidad y sociedad poseen elementos

comunes, como la unión. Sin embargo En este sentido, el término sociedad es genérico y se distingue de la organización política de la sociedad (Estado) y de la comunidad. La sociedad es una multitud, una diversidad de la cual se sirve el individuo para satisfacer sus necesidades particulares. 10

Ferdinad Tönnies dice que “Comunidad es lo antiguo y sociedad lo nuevo, como cosa y nombre […] comunidad es la vida en común duradera y auténtica; sociedad es sólo una vida en común pasajera y aparente. Con ello manifiesta que la comunidad misma deba ser entendida a modo de organismo vivo,

y

la sociedad como agregado y artefacto mecánico11 Entonces, la sociedad es un agregado sistémico

y

la comunidad es la convivencia de las personas según afinidades.

Un ejemplo que nos puede dar claridad de la diferencia entre comunidad y sociedad es identificar, a la sociedad mexicana y a la comunidad china en México. Si nos damos cuenta, al decir sociedad mexicana nos estamos refiriendo al grupo de personas que viven en un territorio determinado, sometido a un sistema común de autoridad política y que es consciente de poseer una identidad que lo distingue de otros grupos. 12 Y al hablar de comunidad, nos estamos refiriendo a un conjunto de personas con identidad y convivencia propia, es más un organismo vivo, dice Tönnies. 13

10 Ochoa, M. (1979). La reforma municipal. México: Porrúa.

11 Tönnies, Ferdinan. (1947). Comunidad y Sociedad. Losada, Buenos Aires. Página 21.

12 Giddens, Anthony (1999). Sociología. Madrid, Alianza. Página 739.

13 Tönnies, Ferdinan. (1947). Comunidad y Sociedad. Losada, Buenos Aires. Página 21.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

El Estado, a diferencia de la sociedad o de la comunidad, es el supra organismo político. Es un conjunto de entidades y organismos públicos, es una comunidad política, cuando nos referimos a su papel como director, administrador, coordinador y gestor de los recursos para lograr los fines colectivos de las comunidades.

El Estado es un tipo de comunidad política que presenta unos rasgos que la identifican: su base territorial,

la coacción y el poder absoluto e ilimitado soberanía[] Esa comunidad política como sistema

comprende otras comunidades políticas inferiores: estados, provincias, departamentos y municipios. A este

tipo de integración, algunos autores le llaman comunidad política compuesta y se cristaliza en los sistemas

federales. 14

Algunos elemento de suma importancia que se desprenden de los conceptos de sociedad, Estado y comunidad son las personas, la interacción entre ellas y los espacios de convivencia. Estos aspectos nos permiten considerar como importantes, la necesidad de que las personas actúen y el espacio de actuación: a esto se le conoce como participación social y espacios de participación (que bien pueden ser públicos o privados). Veamos algo sobre estos conceptos.

Comunidad y participación social

La comunidad en general se desenvuelve con espacios de participación colectiva y/o pública. Lo colectivo y lo público no es lo mismo. 15 Lo primero hace referencia a grupos o comunidades con aspectos en común, pero no generales (y menos universales), y el segundo (lo público) hace referencia a lo que puede estar a disfrute de todos. Por ejemplo, supongamos que la comunidad de arquitectos mexicanos construye un espacio de convivencia, se entiende que sólo ellos podrán acceder a ese espacio. Es decir, es una colectividad con un espacio colectivo, no público. Sin embargo un parque es un espacio público, donde pueden asistir tanto arquitectos como cualquier otra persona. Allí, parte de la diferencia.

Por lo tanto, el espacio público permite interacciones sociales, políticas y/o económicas, siempre considerando que es un lugar a disposición y disfrute de todos. En la antigua Grecia el espacio público

14 Polo, H. Administración pública comunitaria…, op. cit., pp. 35-36. 15 El tema de lo público y lo privado se tratará a profundidad en el módulo 3.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

consistía en la apertura de foros asambleasdonde actores sociales los políticos y la comunidad organizadainteractuaban para gestionar sus problemas comunes.

Hoy en día, la participación de los ciudadanos, las comunidades y los actores no gubernamentales es más dinámica, producto de la transformación acelerada de la sociedad y del incremento de las demandas sociales. La globalización, el desarrollo tecnológico y la crisis económica han suscitado una serie de acontecimientos y fenómenos sociales cada día más complejos que afectan el desarrollo económico y el bienestar social de las comunidades.

Asimismo, los avances en el proceso democrático han facilitado la gestión ciudadana considerando sus derechos humanos, civiles, sociales y políticos. Por ejemplo, a través del derecho a la información, las comunidades cuentan con datos del quehacer público, lo que hace posible que gestionen recursos para sus proyectos productivos, culturales y sociales, pero este derecho también le permite a los ciudadanos que soliciten al gobierno que rinda cuentas y ofrezca información transparente para conocer los avances en la gestión comunitaria.

En la actualidad, la participación, la solidaridad, la cooperación y la construcción de redes sociales han fortalecido la inclusión social de las comunidades para gestionar los problemas y necesidades del desarrollo local desde su propio espacio comunitario.

Existen instituciones que fomentan y permiten la interacción entre el Estado, la sociedad, las comunidades y las personas. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) juegan un papel social importante como interlocutoras entre las comunidades y las instituciones del Estado, pues contribuyen con el diseño, administración y gestión de proyectos comunitarios. Participan como vía de comunicación entre los líderes de las comunidades y el Estado a través de la consultoría, coordinación, capacitación y gestión para proporcionar respuestas a problemas y necesidades de la comunidad. Las ONG pueden ser filantrópicas o estar ligadas a comunidades, fundaciones o instituciones para recibir ingresos de subsistencia.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Con estas reflexiones sobre comunidad, sociedad, Estado, participación y espacio público podemos comenzar por conocer qué es y cómo se constituye un proyecto comunitario, el cual trataremos en el siguiente apartado.

¿Qué es un proyecto comunitario?

Una comunidad tiene aspectos estructurales y funcionales, ambos institucionales. Es decir, cuenta con reglas propias de mando y subordinación, de autonomía, interdependencia y autogestión. Sus normas son integrales y tienen un compromiso ético, dirigido por los valores compartidos. Las comunidades suelen organizarse de forma horizontal o vertical, con jerarquías definidas. Sin embargo, lo más relevante radica en que son organizaciones que construyen capital social, es decir, hacen uso de sus recursos intangibles: los que no tienen un valor necesariamente económico pero que construyen una riqueza social por su repercusión en beneficio de la vida comunitaria.

La organización social en una comunidad local, como ya lo vimos, está formada por una asociación y organización de personas constituidas por una autoridad (líder) y sus miembros; su identidad colectiva deriva de las necesidades e intereses comunitarios, muchas veces de un sistema de usos y costumbres, los cuales sirven de hilo conductor para lograr cohesión social. Por lo tanto, tenemos que una comunidad local se moviliza por el liderazgo, por normas, sus rutinas y por la distribución de tareas asignadas a sus miembros. Cuenta, además, con la capacidad para abrir cauces a la participación de sus integrantes. Realizan sus actividades y prácticas, así como sus proyectos comunitarios, mediante el cálculo para maximizar sus beneficios colectivos.

Los fines, las actividades, las necesidades e intereses de una comunidad suelen manifestarse en proyectos. Estos proyectos son la planeación, la organización, la dirección, el control y la evaluación de las metas y objetivos que se proponga una comunidad. Es decir, es la administración y gestión de los recursos para lograr sus fines. Generalmente los proyectos comunitarios suelen estar orientados a resolver necesidades de procesos autoproductivos, espacios habitacionales, ecotecnias, tratamiento integral del agua, sistemas de riego, sustentabilidad del aire, preservación de bosques, rescate de plazas para actividades culturales y educativas, electrificación, vivienda, etcétera.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Actualmente, por poner un ejemplo, en el Distrito Federal se realizan proyectos dentro del Programa Comunitario de Mejoramiento Barrial, donde participan las comunidades, las ONG, las universidades y el gobierno. En el Distrito Federal a diferencia de las entidades federativas no hay municipios, pero si Delegaciones, que son las autoridades públicas que atienden de manera directa al ciudadano en los problemas relacionados con vivienda, infraestructura (pavimentación de calles y avenidas), servicios públicos, escuelas, parques y jardines, etcétera.

En este sentido, el desarrollo de las comunidades en el entorno urbano se vincula con la necesidad de realizar proyectos a través de grupos con intereses comunes sobre temas específicos para abordar problemas de una colonia o una manzana en la ciudad, como las campañas para prevenir el alcoholismo en los jóvenes, capacitación para madres solteras, proyectos con niños en situación de calle, apoyo a grupos vulnerables como víctimas de violencia intrafamiliar o adultos mayores, etcétera.

Entonces un proyecto comunitario es un conjunto ideas, acciones, proceso y planeas que se crean, piensan, imaginan, programan y presupuestan de manera coordinada en una comunidad para cumplir el objetivo y las metas definidas. Este proyecto debe tener ciertas características, como las siguientes.

Las dimensiones de un proyecto comunitario

Un proyecto comunitario se puede contextualizar en dos dimensiones que fluyen de forma simultánea:

a) una dimensión social que define el proceso mediante el cual un individuo se relaciona con otros individuos para conseguir metas comunes mediante la gestión o actuación conjunta; y b) una dimensión técnica que engloba todo el planteamiento metodológico que ayuda a diseñar, planificar, organizar, valorizar y priorizar los objetivos y las metas que conforman los fines colectivos.

Dimensión social: Un proyecto comunitario por su propia naturaleza tiene un impacto social ya sea en una localidad determinada o ya sea a través del abordaje de un tema de interés común. La fase social es el primer acercamiento para realizar un proyecto comunitario. A través de este escenario se transita de la idea y de las expectativas a la propuesta del proyecto, es decir, se pone en claro qué se hará y cómo se hará.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

En un escenario comunitario, el establecimiento de reglas para la organización del proyecto, los acuerdos, los consensos, el liderazgo y la negociación son la parte esencial para lograr los resultados esperados.

Un proyecto comunitario simboliza la relación de un individuo, con el otro y los otros para resolver un problema o necesidad común que afecta el desarrollo de una comunidad. Su importancia radica en conciliar argumentos divergentes como producto de los intereses de grupos, de preferencias, valores, percepciones, ideologías y tradiciones que resultan ser el origen de sus demandas.

En esa medida, un proyecto comunitario puede ser entendido como la síntesis de las demandas de una comunidad, producto de un esfuerzo colectivo para solucionar problemas comunes. Por otra parte, el éxito de un proyecto comunitario reside en el involucramiento de todos los actores que influyen en la toma de decisiones colectivas en una comunidad.

Dimensión técnica: Un proyecto comunitario es un plan de trabajo en el que se plantea de forma coherente y sistematizada una serie de elementos metodológicos para administrar los recursos, los objetivos y las metas a fin de lograr los resultados esperados; está constituido por un proceso instrumental que tiene por objetivo direccionar y planificar el curso de acción para lograr los fines propuestos.

Los elementos de un proyecto comunitario se establecen por la misión, la visión, los objetivos, las actividades, los responsables, así como por los valores de la población objetivo (igualdad, accesibilidad, calidad en los servicios, respeto a los derechos humanos, de género, etcétera), y los recursos financieros (tipo de financiamiento), costos, recursos materiales y humanos, que darán sustento, viabilidad, factibilidad y sustentabilidad al proyecto.

Cuando los habitantes de un territorio inmediato se organizan y se empoderan de su entorno mediante acciones colectivas, suelen construir proyectos comunitarios. La función más importante de las comunidades es su capacidad para aprovechar los insumos internos. Las actividades comunitarias tienen sentido en la medida que sus procesos surgen de grupos organizados y son sustentables con el

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

medio ambiente, el desarrollo económico y social de la comunidad y en su sustentabilidad para que perdure después de que haya finalizado el proyecto por lo que se requiere de una evaluación continua para ir midiendo el seguimiento de las acciones y mejorar las decisiones que sean requeridas. La toma de decisiones indudablemente está relacionada con la dirección y/o liderazgo. Veamos en el siguiente apartado las implicaciones del liderazgo en los proyectos comunitarios.

El liderazgo en el proyecto comunitario

Para llevar a cabo un proyecto comunitario, es esencial considerar las relaciones sociales y políticas que se van construyendo en la organización comunitaria, ya que de ello depende su forma de gestionar el proyecto con las entidades públicas y con los organismos que van a financiar el proyecto. Por ello, en esta sesión, hemos tratado la dimensión social para destacar la forma de gestionar problemas y necesidades comunes a través de la relación de un individuo con los otros.

Existen diferentes formas de organización para la tomar decisiones, existen desde la tradicional forma jerárquica con un líder a la cabeza, hasta las asambleas colectivas y con mecanismos de democracia participativa y directa. El tipo de dirección dependerá en gran medida de las tradiciones, las costumbres, las interacciones y/o los objetivos o metas que se pretendan conseguir.

Acción en comunidad y liderazgo

El liderazgo es el ejercicio de dirección que consiste en la capacidad para combinar la organización, la administración y la gestión; reside en las relaciones interpersonales para lograr los objetivos, en este caso de la comunidad, para mantener una misión, establecer cursos de acción, de dirección y coordinación. Un líder cuestiona, analiza y actúa. Crea conciencia y sensibiliza a su comunidad; pero además, tiene capacidades para innovar, reconocer y aceptar las implicaciones que genera introducir nuevas formas de participación colectiva.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros Texto de apoyo Líder Fuente: http://bit.ly/1MfYra6 Un líder no

Líder

Fuente: http://bit.ly/1MfYra6

Un líder no se entiende por su posición jerárquica sino por su autoridad moral y su capacidad para movilizar las voluntades y gestionar los recursos de los diferentes grupos de la comunidad.

Un líder resuelve y apoya la solución de problemas, controla y supervisa las acciones, organiza las actividades, busca los recursos, fomenta el compromiso y afronta las dificultades y riesgos. Un líder es empático, procura proyectos comunes y está comprometido con resultados y beneficios comunitarios. Sus actividades se basan en la apertura para buscar y fomentar nuevas formas de interacción con todos los actores sociales y gubernamentales; impulsa la supervivencia de la organización comunitaria mediante el análisis y evaluación de las actividades, fomenta la capacitación de procesos autogestivos y productivos, realiza reuniones de trabajo y asambleas de forma continua para mantener informada a la comunidad de los avances en los proyectos de trabajo. Además, tiene una visión a futuro, a corto, mediano y largo plazo.

Mediante una visión de capital social, la relación entre los miembros de una comunidad se establece con base en la confianza y la reciprocidad, la solidaridad y la cooperación para reducir los conflictos grupales. Una comunidad tiene reglas de comunicación vinculadas a valores para saber escuchar, saber expresar y saber respetar; dicha comunicación se puede construir a través de redes sociales para generar mayor impacto local, regional, estatal o incluso global.

Un líder tiene la capacidad de distinguir la tarea (actividades orientadas a fines comunitarios), mediar en los conflictos que se producen entre los grupos de la comunidad como producto de diferentes percepciones, creencias, ideologías e intereses particulares. Los conflictos internos y hacia afuera de una comunidad pueden deteriorar las relaciones sociales y terminar con los espacios de interacción, de ahí la importancia del liderazgo en las organizaciones comunitarias.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Los conflictos y la negociación

Los conflictos son parte de las relaciones e interacción con los otros. Las diferencias entre las personas se pueden solucionar cuando se reconoce que los conflictos son producto de las percepciones y de la comunicación entre unos y otros. La búsqueda a las soluciones debe establecerse a través de la separación de las ideas de lo que es un problema y de los intereses, las preferencias y las percepciones de las personas.

Cuando se reconoce que hay una variedad de posibilidades y alternativas antes de tomar decisiones y se acepta que un proyecto comunitario debe estar fundamentado en objetivos comunes, se pueden lograr mejores resultados. La solución de conflictos y la negociación se pueden afrontar desde una visión integral (técnica, operativa, financiera, humana). En un proceso de negociación es más importante contar con habilidades para gestionar los proyectos, por lo que es muy importante el estilo del liderazgo, de cómo manejamos los problemas y las relaciones sociales. Además, para dar continuidad a cursos de acción colectiva, es necesario contar con una visión histórica y contextual para dar dirección a los cursos de acción de la vida colectiva que deriva de sus tradiciones, de sus intereses y de su bienestar colectivo.

La negociación y la solución de problemas o conflictos sólo son posibles cuando existe la voluntad de las partes por tomar acuerdos mutuos. Una negociación se realiza con base en un intercambio de ideas, es un proceso de búsqueda conjunta para crear soluciones y generar oportunidades compartidas a futuro. A la hora de negociar debemos comprender que los intereses comunitarios dependen de las decisiones que tomen las otras partes; por lo que en una negociación es importante saber comunicar con claridad lo que deseamos y queremos lograr, para qué y porqué.

Cuando gestionamos un proyecto con otros, es importante tener apertura para aceptar las diversas personalidades e idiosincrasias. También es necesario identificar cuáles son los intereses y las metas de los actores que intervienen en el proceso de toma de decisiones para conciliar y generar consenso de forma más rápida.

En el momento de negociar tenemos que saber cuándo y cómo hacerlo, funciona mejor si dedicamos tiempo para conocer al otro y realizamos una planeación de la sesión de trabajo señalando las líneas de

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

acción y temas a tratar. Puedes negociar cuando pones en claro las estrategias, la duración de los tiempos de intervención, el ritmo, la intensidad, el lugar, la agenda y los acuerdos que se deben tomar. También es importante considerar posibles escenarios, las actitudes, acciones, posibilidades y riesgos que conlleva, tomar decisiones y establecer acuerdos.

En una negociación, no siempre gana un actor sobre el otro, lo mejor es llegar a acuerdos buscando el bien común, por acuerdo ético colectivo. Al inicio, generalmente se expresan desacuerdos, ambas partes presentan su posición y plantean argumentos para justificar sus intereses y preferencias, insertándolo como soluciones comunes, viables y factibles. La negociación es una paradoja de poder porque requiere de estrategias para persuadir y mantener el control de la situación a través de la inteligencia emocional. Cuando se negocia se puede aplicar un proceso que consiste en tres etapas: planeación, negociación y revisión de acuerdos.

1. La etapa de planeación se construye con la recopilación de información, pláticas, identificación de roles, determinación de metas y diseño de estrategias.

2. En la etapa de negociación, se evalúa la información, se ponderan implicaciones, se escucha, se plantean argumentos, se aportan opciones, se toman decisiones y se controla el proceso. La mediación y el diálogo son atributos personales para encontrar una solución aceptable para las partes que intervienen en la toma de decisiones.

3. Por último, en la etapa de revisión, las partes consideran un resultado benéfico para ambas y se revisan los acuerdos.

El éxito de la negociación está asociado con la evaluación de las posiciones de forma continua y con la necesidad de determinar el nivel de concesión y aceptación. Finalmente, los acuerdos se establecen cuando las partes logran y deciden establecer convenios con beneficios mutuos.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Para saber más

Báez, Mariana. (2004). Construyamos la cultura de paz y el desarrollo local desde nuestra comunidad. Módulo 2. Liderazgo comunitario. Guatemala: Oficina de Derechos Humanos del

de

http://es.slideshare.net/MarianaBaez96/construyamos-la-cultura-de-paz-y-el-desarrollo-local-

Arzobispado

de

Guatemala.

Recuperado

desde-nuestra-comunidad-modulo-5-perfil-proyectos

Díaz, J. (2004). Liderazgo en gerencia comunitaria. Segundo cuaderno. Venezuela: ILDIS.

Cierre

En esta sesión hemos conocido, analizado e identificado que la vida colectiva en comunidad hace alusión a la forma en cómo se relaciona un individuo con otros para lograr objetivos y metas comunes. Una comunidad es una congregación de personas organizadas que buscan dar solución a sus problemas y necesidades sociales.

Cuando hablamos de una comunidad local nos referimos a la acción colectiva organizada en una zona geográfica. Cuando ubicamos a una comunidad dedicada a resolver problemas comunes con base en temas específicos, la podemos identificar como una comunidad organizada de tipo funcional.

En nuestra relación con los otros, los proyectos comunitarios son producto del esfuerzo colectivo para construir el desarrollo comunitario. La dimensión social es esencial para lograr los resultados esperados de un proyecto porque en ella se construye el involucramiento de los actores más destacados en la vida colectiva. En esta dimensión se destacan las formas de organización y de cómo los actores gestionan un proyecto comunitario mediante acuerdos, negociaciones, liderazgo a fin de establecer convenios con todos los involucrados para lograr las metas del proyecto. Y la dimensión técnica de un proyecto es la parte instrumental que construyen de forma conjunta los involucrados a través de un plan de trabajo para administrar los recursos y lograr los objetivos y metas, mediante una planificación y sistematización del problema a través de una metodología que permita establecer, la misión, la visión, lo objetivos y las metas, los costos, el tipo de financiamiento, los recursos humanos y los materiales para dar sustento a una evaluación continua con base en la viabilidad, factibilidad y sustentabilidad.

Unidad 1. ¿Cómo gestionar y administrar un proyecto comunitario?

Sesión 1. Administrar y gestionar con otros

Texto de apoyo

Finalmente, además de definir los conceptos básicos relacionados con los proyectos comunitarios, también identificamos los aspectos de liderazgo, conflicto y negociación, mismos que deben ser considerados al definir nuestros objetivos y metas en comunidad. En la siguiente sesión continuaremos conociendo y teniendo elementos para crear nuestro proyecto comunitario.

Fuentes de consulta

Causse Cathcart, Mercedes. (2009). El concepto de comunidad desde el punto de vista socio- histórico-cultural y lingüístico. Ciencia en su PC, núm. 3, 2009, pp. 12-21 Centro de Información y Gestión Tecnológica de Santiago de Cuba Santiago de Cuba, Cuba. p 15. Recuperado de

http://www.redalyc.org/pdf/1813/181321553002.pdf

Diario Oficial de la Federación (2015). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, título quinto, artículo 115. México.

Diccionario de la lengua española. (2016). Definición de comunidad. Recuperado de

Giddens, Anthony (1999). Sociología. Madrid. Alianza.

Gobierno Federal. (2013). Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. México. Recuperado de http://www.pnd.gob.mx

Márquez, M. (2012). Capital social y desarrollo comunitario (pp. 1-71). México. Instituto de Administración Pública de Sinaloa.

Ochoa, M. (1979). La reforma municipal. México: Porrúa.

Olmedo, Raúl. (2005). El cuarto orden de Estado. México: Instituto de Administración Pública de Jalisco y sus Municipios. Recuperado de http://www.raulolmedocarranza.com.mx/

Olmedo, Raúl. (2007). Participación ciudadana y organización vecinal (pp. 1-152). México:

Polo, H. (2012). Administración pública comunitaria y gobierno local en México: las autoridades auxiliares municipales. México: Instituto Nacional de Administración Pública. Recuperado de

Tönnies, Ferdinan. (1947). Comunidad y Sociedad. Losada, Buenos Aires.