Sei sulla pagina 1di 12
COLECCION CRIMINOLOGIAS Gabriel Tarde SOCIOLOGIA CRIMINAL Y DERECHO PENAL ‘raducllo por ‘Ana Blanco, Delina Cabrera Sabrina Garcia, Guido Manat, Nols Cardone y Sergio Tonkonott @ ADHOC mdacio 4. Texto? 1 :QUEES EL CRIMEN? 1. Se hileron grandes esfuxerzos, durante estos altimos anos, para precisar la nocion de criminal, pero se dejo en el oli do a idea de crimen, que es, sin embargo, la primera eestin a definir. Puede ser porque se pense qui los erininologos de hasan tiguas escuelas habian abusade de esta defincion, Pero ésta no 8 una razén para imilarlos y, por oposiclén, ahora ocuparse del eriminal sin alender al erimen, dado que ellos e oeuparon excl sivamente de esto sin oeuparse de aquello. No sélo consideraron, a Individuo delimeuente separado de st grupo, primera abstrac: 16n reprochable, sine que incluso, estudiaron st delito separado de mismo, lo que los lev, por ejemplo, en materia de reine! dencia, ano eomnprender la necesidad de una pena mias dura por tun segundo delito semejante al primero. [Los nuevos eriminelogos, por el contraro, relaclonaron al acto com el agente y al agente con el grupo social: doble mersto muy apreciable. Sin embargo, el primero de estos méritos 10 €S luna novedad pensada por ellos, ya en los eédigos mas antiguos hhos encontraihos con esta misiia preocupacion por el criminal ‘mas que por el crimen, Claramente sparece en el rodigo nso de 1648. EI rasgo caracteristieo de esta ley, segin la legislacion com: ‘Parada de Von Listz “eonsiste en que no es el eto, sino el atitor fel acto el que aparece como peligroso: es la primera tentaiva por distingutr a los eriminales segin sts dispostelones personales de vyoluntad maligna. El destino de aquel que es un malhechor reco nocido es totalmente diferente del de aqtel sin pasado Judicial. Se pena de muerte el segunde deito™ Bl error de los antiguos autores ha sido el defini al crtmen cn términos escolasticos; aliora se (rata de definirlo en términos {an positives como sea posible. A falta de wna explteacion de este Lipo, los antropdlogos varlaron al infinite sin poster jams poner: se de acierdo eon tna elasifieaciin de los erminales e implicit ‘mente dieron a ia idea de erimen tints veces la neepelon ms am: pliay otras, la mas restictiva, a menudo la mas abusiva, como ‘cuando refirieron ala eriminaliead cle fos animales de Ins pla Pero, por desgracia, el problema es arduo y al observar con atencin las milliples transformacianes sea del erimen, sea de la fea det crimen a leaves de fa histori, parece ser irresoluble. De luna poca a la ola, el erimen con mayor repaaeon vari sani rente: blasfemia, brujria, ofensa a la autoridad divina 0 real, Aduiterio, here, robo, asesinalo... Un simple aceidente, un acto Involuntarto parce criminal en elertos momentos. Enlre esas va finclones, sin embargo, tana noctin se elabora, poco a poco sc va Sdesprendiendo de las ligazanes tnpuras y se la reeonoce en germen por todas partes, dese los primers tempos, al nrenos st se eons {eran los erimenes interiores, los anions senides com tales en el teirculo socal primitive, cerrado yrigido, que va ensanchandose y emumbandase. En cuanto a los erimenes exleriores, en un eo: imlenzo no aparecieron ris que com hechos de guerra o persecu ‘tomes, (oda hala afirera dl lan ola eh, ce Ia fia Ia cas {a era eaza humana: bueno para matar 0 domestica. En realidad, el erimen exterior no dej de tellejarse, a ment, en la idea de er ‘men interior para adullerara, Pro in eviizacion ka depeia, ye en este estado de depuracion que nuestto andlisis debe tosexbita “Algunos ensayos bastante desafortunados se han aventir 49 on Is bieguecn de volver "tentifie” I definieion buseada. Se ometié el error de creer que positivo aqul debia signtiear fico 0 {fsiolégico y que toda concepeion psicoligica debia ser desterrada a tentaliva mas euriosa de profundizar esta tendencia ha sido formmatada enn un Congreso de Antropologin Criminal, y st bien ‘sivo tin éxilo muy Feductdo, s! bien se echo un velo de prudencia sobre ella, no ¢8 argumento para que no fa relevemos, primero a razon de ott originalidad y. en segundo lugar. a titulo de excelen te muestra de Ins extraordinarias singulartdades donde pueden ‘er conductos fos naturalistas levados hacia un dominio extra fo al de sus habitos espirituales. Sigulendo a Jos Stes, Onanoff y ore SOCIOLOGIA CRMARALY BRECHO FERAL Dloeq! ef erimen y la desgracia tendrian en comin que tanto el ‘uno como la otra, finalmente, transformarian las fuerza fisico- fquituieas inestables del Universo ambiente en Suerzas fsco-qui Ileas estables, mientras que Ia virlud y la dicha produciian el clecta inverso, Unieamente la desgracia seria una estabilzncin ‘aceidentalmente surgida de esas fteraas,contraria a la expecta ‘va del agente, como consecuencia de un “defecto en su mecanis to funcional” ex deeir, porque este agente “determing a las cosas ‘lribulos no tdenlicos n aquellos de Ia representacién mental que habia tenide”, Por el contrario, existe erimen “eada ver que un Ssujelo, tenlendo Tas representactones mentales exactas de los Alribuios de ins cosas, habra derivado dichas eosas para su bene- fieio personal y este ho sera conseguido sin una disminncion, en el mlsino acto, de las fuerzas vivas terrenales ullizables, ‘A través de las ambigQiedades e incongruencias de este len tafe confuso, e deseubre aquello que el autor quiso deci 0, me- jor dicho, to que no quiso deat, pero dijo de manera implcita: et frimen es una deagracia voluntaria, mnfentras que Ia desgracta es tesenclalmente involuniaria, Por mas que se intente lo contrart, fas noviones psicoligicas aqui se imponen, De cualquier modo, seit, un crimen e tanto mas grande cuanto mayor es la per dda de fuerza viva, Bs por esto que el asesinato es un erimen m {yor que el meendio, Sin embargo, en ef enso del naufragio del Mig hhonette. cuando Tos marineros ingleses sacriflearon a uno del {grupo para comeriay, gracias a este homicido, sobrevsieron, no Thubo evimen. porque la perdi de fa fuerza viva de an hombre tuvo por efecia evita Ia pérdila de la ferza viva de otto cinco 0 ss. jst es como los dactores resuelven los nidos gordianos del derecho penal Ellos se hacen, sin embargo. objeciones: por ejem- plo, tn malhechor viola a una nif, ero al violarla, la‘deja em barazada, No tri all aumento de fuerza viva por el nacimien- to del nino? Seguramente. Entonees, gseria éste un acto loable? No ge atreven a decirlo, Ellos llaman\a observar que las eonse- feuencias de la impunidad de tales hechos serian desastrosas {ePor qué, entonces, af allt la fuente total de fuerzas vivas seria at ‘mentadla? Me permiixé, asimismo, preguntaries yen que es delle "ese net de i ie de 1990 A lwo, segin eles, el robo de una stima de dinero, cometido en per- Juleio de tn aneciano ineapaz de aizarlo, de transformarlo en so Dreexritaciin viva de apetitos y pasiones, por un hombre joven {que lo lizard en orgs con toda sts banda? Pero prefiero no i sist Por ser menos paradojieas en apariencla, las definiciones del erimen en (érminos psicolégieas no son en el fondo mas ver dadderas. En un informe del Sr. Dallemagne en el Congreso de An- ‘wopologia Criminal de Bruselas, en 1809, let unas lineas donde ‘se expresan bien las confusiones de ideas familiares a los psico- logistas que pretenden socilogizar. He aqui las consideraciones fundamentates sobre las cuales, segin este pensador muy distin ‘guido, deberia reposar una buena deliniion del erie, "La con- servacin de Ia sociedad esta asegurada por dos actos importa les de la vida del individu: st nutricinn y su reproduceién. EL Drogreso (dle Ia sociedad) reside en el desarrollo y perfecciona- ‘lento de su inteligencia”# :Pero es la sociedad la que es conser. ‘vada de este mod, la que ¢ desarrollada de esta forma? Nov 36 wala de fa vida individual ola vida especifiea. Suponed que todos los franceses de hoy contingaran alimentandose eorrectamente reproductendose © mcluso se mantuvieran muy inteigentes, pero ‘gue, al misino Uempo, se olvidaran todas las tradiclones y eos. tumbres francesas, las ideas francesas, la lengua franeesa: jae conservatia y desarrollaria la sociedad francesa’? Remaread a ellextrafio olvido del eardeter junto eon la inteligencia, Pero el au lor continia y he agut como él comprende el erimen, hiego de esas consideraciones preliminares que, segiin dice, proveen alos leglsladores un ertertam seguro, vanamente buscado en atra de recelOn: “El crimen, esencialmente hecho de patologia social. no 8 mas que ls emanacion de un problema funcional del cual ¢ punto de partida reside en una modiicacion organtca determina da, Es la exploston de un centro (nervioso) en estado de eretismo" Pero lo que me pregunto es: gn que el robo de dinero ullizado por el lacron para su buena allmentacién, es contrario al buen funcionamiento de la nutrieion del conjunto de la sociedad? 72 ‘4ué ef homieidio del esposo impotente por la amante proliiea es br ens. poe ets a sain nal de de as er ‘ech tlives genesis © lcs SOCIOLOGIA CRIINAL DERECHO FEL a ontrarioal buen funcionamiento dela reproduectén? 2n que las estalas de gran escala, como aquellas de Panama o de ka Bane Romana, que ponen en furcionamlento ef mayor desplegie de ‘astuta inteligencia, de ingeniosas mentiras, en que lay habiles y lemibles difamaciones de la prensa son cantrarias al desarrollo Infelectual? gBstos no serian, entonces, nl erimenes ni deltos? 2, Pasemos a las definiciones concebidas en términos psico logicos. Pstas tambien son erraneas o insifeientes sf ag S60 se considera a la pstcologia proplamente dicha, puramente inv ual, inizacerebral y no a la tnterpsicologia, por asi Namar a la ciencia. de origen bastante reciente, que eatudla las relaciones psiquicas de persona a persona. Este reproche aleanea menos a Bentham que a otros, atingue no deja de serfe tambien aplieable a clen clerla medida, El erimen, segin este ator, es un acto que ende a disminuir Ia suma total de placeres y a aumentar aque lia de dolores en la masa social, sea por el mal directa que este acto produce, sea por el mal de alarm que le sige. Pero espe Fiquemos: puesto que, segin este razonaniento, un accidente de Ferrocarnl seria el as grande de los crimenes llevado a cabo por 1 empleado que lo hublese ocasionadla sin quererlo, © inchtso ‘con frecuencis, sin siquiera haber sido imprudente. Este no es el hecho que produce los mis grandes males inmedatos, ni que larma mas, Agreguemos entonces que no puede ser exestion mas que de actus voluntarios y Benthats lo sabe bien. gPor qué? Porque si bien fos hechos aceidentales, como los actos volunta- Hos, son suseeptibles de repetirsey, por lo tanto, son alarmantes, no son susceplibles, en tanto que iechos aceidentales, de repetir se por imitacin. La alarma susetlada por los hechos voluntarios, como una eatastrofe de ferrocarnl eatssada por la vengaza de un empleado despedido, debe ser. entoncea, en igual grad de mal di reclo, mas considerable que la alarma nacida de un simple acei- dente. En elect, no slo el acto voluntarie aparece pudlenda repro ‘ducirse esponlaneamente, sino inchiso, pudiendo seproduelrse Contagiosament, imitativamente ¥ ex alt, sobre todo, que la ala ta tiene lugar de ser intensa y general, porque la epediton imita la tende, st no se la deliene, 8 ta progrestn indefinida, miei ‘ras que la repeticién espontinea no sigue esa tendencia. Entre estos dos géneros de hechos alarmantes existe, ademas, est die rencla fundamental: nosolins posemos detener la progresidn de “unos tnfligiendlo 2 si atior un tal mayor o menor shmétrieamnen {c-opuesto? al mal que él produ. pero, por este mestio, no se sm- pedira en absoluto la reproducesin esponténes de los otros "No obstante, ol importante rl eye rg Tantei en ia de Anion del erimen no esta sndicado mas que de forma insaficiente por Bentham é no sefiala ni expliea con precisia un sentimen to especial, profandamente caracteristico de la vida sock, ha indi: nnacién, que viene a colorear la slarma nacida de una accion volun {artamnente afina. EI Sr. Garofalo parece haber respondido a esa ‘cestiin cuando definié a erimen como un acto que daa el sent lento de piedad o de probidad (por qué no tambien de prior?) ‘medianamente extendido en tin pueblo en wna época determinada, Vero est explieacén puramente sentimental da lugar a objectones lerefutables. En primer lugar, muchos actos heroicos ala vex pert. ds y despiadados, erucles y depredadores, son juzgados sublines. Por qué? Porque son diriyides contra el extranjero, contra el ene Inigo. Serfa necesario, enlonces, no omnlir ef especiiear ala viet ‘ma de los actos eontrarios ala probidad y ala pledad modia de una, Noted pacar, qu pares sitio de coy ees, my eo a ‘bo que nea open, last lon deen er de a eld. ‘sno pute mostar em Oppoiion iseree 4 Hague G Rebar ens bo ret tao, XU, ene pens ‘lent de ea “it morta om gar a lercio suntan yt drecho ou peccral Eth enc Que ce {ao free deta conc deen ar pos ors protege. neo pr ‘css 29 ve cman sprouts sgt or ant {Gi Eoe sume ona endure Ream en utente ‘piste oben I ecerd,4propino de I mpotnela de sac, ‘sr cambi, ca mas expe en sqlo qe oneme tk ia en soe ‘ons nin de ent In ne acres dese gl ue ag Sen ese sna er opin Ta cone de ent, ‘pena act, eon expr 0001064 CRMINALY DEECHO FERAL « sociedad pertenece o no al erculo social y, por lo tanto, habria que ‘dar las razonea de los limites reconoedos, sentidos como tales det ‘iteulo social en eacla épaca y en eada pueblo. En segundo lugar. rho es el sentimlento dafado lo que importa considerar, es el julcio Se exp, de reprabacion, provoeado por esta lesin del sentimien {o medio, y son los motives de este joi, los que se basan en la ‘olacion ms o menos aux o hipscrita de derechos 0 dberes e- teonacidos, derechos o deberes expresades y consagrados, pero mi- Tamente creados por los sentinientos que, de alguna manera, som. fu fuerza eleculiva, Es sobre tuna combinacion de necesidades y creenclas religiosas 0 poliieas que fueron fandados esos derechos Y deberes,eqlibrios convencionales de ntereses, como la legis ‘on © la moral —expresion de una minoria dominante o de una tayoria dominada—los eanclbteran y(razaron, Una ver admits, pliegan y modiican a su imagen el sentimtento medio de pledad, de probidad o de pudor que es st efecto y no sw eaisa. La fancidn del Ieglslacor no es conformarse con ese sentimiento, sino reformarlo ‘con vista al ideal social que bssea realizar. ‘Se intents enraclerizar al acto criminal por la naturaleza an: Lisocial de los moviles que lo provacaron. Pero esto es olvidar que, fen la mayoria de los easos, sino en todos, fos moviles de los en mmenes, sus objetivos, no tienen nada de antisocial. Bl eriminal persigic In salisfaceon de st fama, de sus necestdades genés fs, de aut envidia, de ss amor al dinero, de sus ambieion, de su venganza, o mismo —puesto que existen erimenes estéticos 0 cenlificas- de st curosidad tnteleetual y de su pastin por el late. Se acus6 a Vésale le haber practicado Ja viviseceion huma- tna, y nosotros vimos 2 un flatelsta asesino. Pero Loos esos mo ‘les —alli eomprendidos la sed de venganza y el odio, puesto que fexisten muchos edioswrtuosos y erueldades vindieatvas tmpues tas por el deber social ales primitives, e incluso alos eivilizados— ‘son legitimos y sociales en el mas alto grado: ninguna sociedad puede passrios por alto. quello que tlenen de antisocial, son los Iedios empleados para aleanzat dichos objetivos. O eémo def hirde otra manera el caracter crtnnal de esos medios que dicen flo que som Ia violnclon conselente y voluntaria de un derecho i portante del projimo? Tampoco podemos aceptar enteramente, a pesar de su esfuerzo par captar al sujeto por sus costados mas ‘omplejas, Ia sigulente definiidn dada por el profund eriminsto- 40 Haliano, el Sr. Colajanni. El ertmen, segin €l, es una acelin “determinada por motivas individuales y antisoctales que pertur. ban las condiciones de existencia y ofenden la moralidad media de un pueblo en un momento dado”, Deberia explicarse, enlon. es, con base en dicha “moralidad media Pero, st se exchuye el ‘aricter voluntario de los actos y os derechos vilados por ellos: gen qué pueden ser éstos inmorales? Tampoco me salisface ta coneepcion del St. Durkhelm, para quien es ertmen todo aquello {que es reprobado undnimemente por la “conciencia coleciva”. Se sigue de alli que ef mas grande de los erimenes fue. diane ii. les de anos, la brujeria, De acuerdo, ya lo comparto, pero dese. Fa sobre Lodo saber eémo es que esta eonciencia colectiva legs & ser lal, es decir emo, en un momento davlo, se encuentran pre sentes en todos los espiritus ala ver ccrtas sentencias todas lis (a3 a reprobar los mistnos actos que, en otra epoca, seran exer ssidos con la snisma unanimicad, por ejemplo: la brujeria. suleldio, el adulterio, einlanticido, ete. gPuede decirse que es Dao el imperio de las mismas “condiciones de existencia term fo tan vago como ambiguo— que esas sentencias de las cuales hhablo son siiscitadas, apareciendo toras al mismo tiempo, en _Bunos millones de cerebros y sin mula mitacion’? ¢Es espontane- amente que un determinado dia mailones de hombres se encon= ‘raron convencidos de que clertos inlviduos habian hecho wn pacto con el diablo y poselan tin poder magico, para sit sola vo luntad mathechora, de provocarles convulsiones a los pequenos bios, de hacer caer a topas y a hombres, de ocasionar la impo lenela de los jovenes esposos? Si son tunanimes en creer estas ex- lwanas cosas, cs que alguien las ha imaginado y qe, gracias st prestiglo sagrado 0 profano, las ha expandide en torno suyo, por ‘un contaglo imitative, Toda concienesa coleetiva esta formadla por ‘eas, primero individuales, que som propagaclas y generalizadas, luego Cransmitas por (radieién, imitaeton hereditaria. Pero, slo es asi, nosotros podemos, entonces, por una parte, diseulsr los juicios de la conciencia eoleciva remontandonos sus fen les, a sus motives, alas verdades y los errares sobre los que se lapoya, con frecuencia de modo inconsciente; y, por otta, pode mos, por la accion de las mismas causas que la formaron, ber: por la propagacion de nuevas ideas y de nuevas necesidades, ‘moditearla,rectiicarla, slentarla a que ya:no encienda hogueras SOCIOLOGIA CRINDALY BERECHO PENAL 6 para las brujas. Conclusion: es tndispensable hacer intervenir Aguilas consideraciones que indica, puesto qe sin ellas seria ti posible criticar las juicios eviosnales del pasado y deberiamos li- imitarnos a registrarlos servilmente, 9. En Ios preliminares que preceden ya hictnos presentir nuestra manera de pensar. gQué es entonces, « nvestios oj, frimen? Es, eon seguridad, tin acto sentido por el grupo socal fambiente como un ataque y un prablema, asi come la pena serd sentida como tina defensa y un alivio. Pero gque especie de ata- ‘que? 2Que especie de problema? Un proyectt que eae en una elt dad asediada es agresivo y perturbador, sin que ¢l tenga all nada de criminal, Distingamos entze la agresion perturbadora que pro- viene del enemigo externo y aquella que emana del enemigo iter ‘no, compatriola, consociado. Asi, todo el Wempo y por todas par- tes, cuando ella se presenta como intencional, es earacterizada por la naturaleza de fa emocion que susclla: no sélo alarma, sino {ambién indignaeién. Bn un eximen, una voluintad se levanta con (ra otra voluntad juzgada superior (divina, real, popular) © incur te en tna violacion de los derechos establecidos por esa volun {ad Ieglslaiva, Peto no toda vielacion, mismo voluntaria, de un derecho, es visla como criminal. Las desobdienclas a la ley €0 mietidlas por error no dan higar mas que a procesos elves (donde feiste stempre 0 una demand injusta, 0 sma resistencia injusta ‘una demanda jasta). pero incluso inuchas demandas o resist ‘as voluntaria y consclentemente injustas son reputadas de una naturaleza puramente elll, cuando ellas presentan un ataque a derechos de una tmportancta estsictamente individual jurdada como tal. A decir verdad, en teoria pura, el corte entre las tnjus Leias euiles y las Injusticias eriminiles deberia ser mas elaro® y [et (pt 7a en pu Rrninlsich Ablandorgen Wea 8), Merkel 4 de naan pena etenetto de ust, consstette ei esa {sue la vlan socal exprsada ela ly soe presente Se eo ‘Sencial ente una tsa comea por rar ea in jus deat sce pr stn nario dn {odas las inusticias conscientes y voluntarias, por mas minima ‘que fuera el dereetio desconoeid, pertenecerian, en el fondo, a la segunda categoria, puesto que todas alarmatian e indignarian al pblico si este fuese sufielentemente slminade y moral. Tambien In mala fe ele Tos plelteantes subleva, a veces, tanto a las conciew ciao reetas como ala conducta de delenidos o acuisades.Y, cx {do aparece claramente que el demandante o et detendide, en tn proceso llamada civil, viol6 comeciente y voluntariamente la ley. 90 esearia que el juez, despues de haberle hecho perder st proce 50, pueda condenario ala mula 08 in pristan, Pero, en Ia prac a, la cosa es imposible sea pore en raza de Ia complejdad de Clerias lees el error involuntarlo en fa incorrecta intespretacion puede siempre ser presumida 0 no podria ser ncgada con kas pruebas de apoyo, o'sea porque en mitchos eases donde el cari {er voluntario de Ia injusticia invocada es maniiesta, et jez se encuentra obligada a sanclonarla a pesar de él: goomo, despues ‘de haber davto por yantada la causa al pleteante deshonesto pero pendenciero retoreido, podtia él condenaclo a la pena correvet. nhal? Mucha gente encontraria aquello eontradictorio, aunque re conozco que it logiea personal no estaria en absolito escandal ada, De todas maneras, a diieultad para decidir a prion’ custes| son entre las violaciones voluntarias de derechos, aquellas que fereeen, o merecen mis particularmente, ser incriminadas yf Jar, asimisino, la medida en la que aquéllas deben serio, os gran. de tanto para el Iegislador como para el erimindlogo. {Dikemos ‘gue hay crimen cuando se tra de derechos nalurales? ¥ ges poe 1a impostidad de exurpar la idea de erumen vinculada ait viola ion que fa nocién de derecho natural poslria encontrar st fanda- ‘mento mis silo? Puede ser, pero esto e realmente kmpreciso, {eDhemas que la volacion vokuntarin de um derecho es er ‘inal cuando da lugar a creer que si se Ta deja impune y sin ser perseguida, el orden social seria compromelido; que éata estan fo mas criminal, para esta hipotesis, cuanto mis gravemente ccomprometida parece estar el orden soctal? Pero, segtn este fae ramiento, los que eonsitluyen los mas grandes erimenes no fo se tian: fos 1iés Horribles, os més monstruosas, son felizmente los menos contagiosos, aun en el caso leno aer perseguidos, No hay five olvidar que wna buena mild, sino las tres cuartas partes de Tos delitos y mismo de Ios crimenes propamente dichos, no son ddenuneciads o son absuelies, Cuando se ve la impuntdad absol {ay general de los delitos, precisamente de los que son mas tem bles para el orden social: los delitas superires, estafas nance tas. chanajes de a prensa, falsfieaciones alimentarias, deltos coalectivas, seetarfos, polities. y que. a pesar de tod, I sociedad tse mantiene, se pereibe la impostbiidad de defintr ei erimen por rave peligro social que restiltaris de sts impunidad. El peligro ‘Social del crimen es la eventualidad de su tilaeidn. Pero este pe: Tigro, mismo en el eas0 en que quede smpxine, es siempre conte: nndo en limites bastante estrechos, puesto que el efemplo dado por el acto criminal es combatide por los ejemplos multiples y Eontrarios de actos honestos que abundan en toda 1a sociedad fsana y, en esta lucha de ejemplos por la imllacion, el modelo cr final debe ser mias frecuentemente derrotado que teiunfante. He faqui el porgué no estaria permilido defitr al erimen como toil facto que, si se repiliese hnilativamente por todo el mundo, seria perjudicial para el orden social, Desde esta perspeetiva, noes una fonteavenclon tan minimis, de servicios o de higiene rural, e hecho de no thuminar el autorvovl 0 la bieleela en la noche, por sJemplo, ésta deberia ser elevada al rango de crimen 0 de delito, Por la misma razon, yo no podria adit la formula de Kant, se ‘in la cual se debe actuar de forma tal que la acci6n realizada sea Susceptible de ser maximizada universalmente.;Cuanta cantiad ‘de actlones loables, de acciones heroleas sobre todo, lales come te suicidio de Curtias, serian stsceplibles de generallaarse univer- salmenteo mismo de ser propuestas como ejemplo para todos, sin Serios inconvententes! Bs esencial a la va soctal ef presentar una ‘mulliformidad de conducias sin a cual no existtia armonia s0- Cal, ésta seria suprimida por Ia generalizacin fuora de ugar de luna condueta particular, aun cuando fuese Ia mas excelente No puiede set, entonces, mas que una cuestin de iliac parcial y resricla, considerada como probable y no simplemente caine posible o imaginable. Pero no es um problema tiger el pre= ‘isar al menos un poco el gradla de imitactén probable y preuista Fequerida para conferie a un acto un carats ériminal 6 delieivo ‘La imitatividad mas o menos grande de actos voluntariamente da- fines, sea para el agente en st mismo, sea pata el prdjimo, no ‘puede ser menos que un elemento esencial para st ineriminacion Pero existen otros —los mismos que, por otto lado, implican el functonamiento de la imitacion—y entre los cuales hay unto que podra servinnos para completar lo que precede, Analicemos culda- osamente aquello que se llama conmocion provocada por uh cr ‘men, En esta conmocion no hay mas que alarma, aprehension de verlo reproducirse; hay, tambien, a menudo, hortor psiquico pro. voeado por eiertos detalles repugnantes (mujer cortada en peda- ‘20s, eremacion de un eadaver, apetito malsano de detalles porno: ralicas, provistos notablemente por el perstaje medlico-lega en el ‘caso Pranzini), curiosidad, alraccion por el misterio titante de ‘lertos casos enigmaticos que, sobre todo si ali se mezela la poli ica, lenen el privlegio de dividtrrapldamente al publica en dos {grupos contrarios (caso de la Sra. Lafarge, caso Dreyfus): pesto ‘que no hay nada como las euestiones mas oscuras, cuando ellas dlividen Ia opinion, para suseitar las mas fueries eonvicclones, its ‘nas encarnizaudas y eontradictorias certezas. Hay, inalmente, in Aignacién moral Evidentemente, entre esos elementos mezelados, muchos no trataron mas que indireciamente nuestro tema: no se poxria fndamentar la ineriminacion de cestos actos sobre la eurtosidad crotica 6 romanesea, 0 sobre la repugnaneia fisiea que estos pro vocan; mientras que su naturaleza poktica sélo ha llamado alge nas veees Ia atencidn del leglslador. St impocta siempre consid: tar Ios caracteres extracriminales de certos erimenes. es porque éslos eontribuyen paderosamente a hacer aparecer en un relleve excestvo 0, por el contrarto, a ocular los caracteres verdadera lad. Entre varios eramenes igual mente eapaces de alarmar eundypiar, ano, porque no ofrece i ign detalle pleante, ningin eostado inmunido o capa de servir de ema en las pasiones politieas no alarma, no indigna pritica naulie: olro, porque es apto para exeitar el interes de los istas, alarm o indigna tnfinitamente mas de lo que conven dria; mientras que un (ercero, en el cual la politiea se inmiscuye ho excita la indlgnacion de nadie, pero sila exeeracion odinsa nnnlamente virluosa en un grupo, yet entasiasme o la advairada listima en el grupo contrarie. st la intervencion de la prensa lie ne por efecto volver muy caprichosamente inequilative el destino SOCIOLOGIA CREURALY DERECHO PENAL o de Ios diversos crimenes, y. por ello, tender a falsear el sentido ‘moral del publica habituandolo a inlcresarse en los proceso er mminales como en las piezas de teatro mis realstas. Aquello que ‘se desarrolla en gran medida, en efecto, en la conmocion publica pprovocada por un atentado, son los sentimlentos accesories y pa Tasllarios, ¥, olteciendo a las malhechores vanidosos la perspec. tiva de una celebridad extraordinariamente extend y epda, sia los empuja a deletar al pablico con las eseenas que éste ama, verdaderos dramaturgos del deo, De la alarina ¢ indighacion que los actos voluntartamente Pequdiciales al projimo no dejan Jamas de provacar,distingamos {res cosas: 1%) sti necesidad: 2°) su extension; 3) su razon de ser Primero, en cuanto a la alarm es claro que la que resulta mas in tensa en ef logar donde brilla no es siempre la que se expande ‘ao lejos: cierto bandolero, legendario en tin eantin @ en una Drovineia, es desconocido en otra parte. A Ja inversa, la alarma, ‘asada por los virulentos amorios es propagada muy lejos y muy ripido sin ser en ninguna parte muy ptolimda. Pero, e# S6bI€ {odo la causa final de la alarma la que es hnportante considera El mismo hecho, segun st el publica esta dispuesto ala conta. ‘21.0 l miedo, sobreexcitado 6 no por la prensa, alerlara prodlglo ‘samente o no alertara en absolute. Conviene que el legisladar, an {es de incriminar un hecho, se preacupe por el grado en el que la alarma que éste suseita en la media del pats es justificada, y por el grado, tambien, en el eual la no alarata, la seguridad excesiva Yy habitual, es injustifeable, Desde ef punto de vista utilitarista, ‘que itrodiyjo Bentham, es a ia causa Facional, es decir fal. de Ja alarma a la que hace falta atender, y no ala alariaa en sf ris ‘ma; pesto que, en sf, esta es un mal bastante livia y se disipa pido. Ahora bien, el peligro que la alarma senala pero eon el cual ella no es totalmente proporeionaida, el peligro de la repro sduceién voluntaria del eximen por el misina agente © por sus fm (adores. Si a alarma fuera racional, seria otto tanto mas viva, ro tanto mas contaglosa, que la imitatiidad de un acto. en tal grado de perjuicio posible, seria mas grande. Hace falta también, y sobre todo, tomar en cuenta el grado de indignacion, de profurda repulsion, que inspiran los miles de Clerlos actos y que motiva contra sus autores una suetle te exco. ‘munion social. Por haber tenido en la antigiedad un orien rel. soso manitesto, lado a la distincson entie puro e tmpura yal prejseo del tab, ese segundo erfertuntdel erimen no deja de ser prepondernnte aun en la socledad mas secularizada, De la kod Fnacln, al igual que de In alarm, ciremos que Ia ms tntensa no ‘es siempre Ia nis extensible, la mas comupieable:y que ni la mas Intenisa, la mas extendida, 8 menudo la mas racional. Igual aque la alarm, ella expresa mal aquello que expresa, aquelio que fev su razin de ser. La tndignacton e —y ella no fae jamas otra fque aquella de los primeros comlenzos religiosos— la inexact pero enérgica expresi6n social del profundo desacuerdo entre el Agente y la sociedad, de a disidencin esencial, de la contradle ‘on inconeiable por sts voluntades 0 mismo por sts ideas (en paises de fe religiosa, undnime e imtolerante), Sobre los puntos juzqades eapttales, con las yoluntades ideas de sus connaciona- Jes. En razon de esta contradiccion el agente es sentido como una vergoenza parn su pais qui hace esluerz08 por limpiar esa man cha, por expulsarla de su seno, aun evanda no exsste el ms me ‘nlm peligro aparente de vera exe mal eemplo expandirse. La in ‘ignaclon es tina suerte de natisea social Sila disidencia entre un hombre y su grupo reposa sobre un punto jxgado frivolo o seeundarto, esta provoea Ia isa. la sonr- fs, sobre (odo el desprecio bnudo. St se trata de una mariera de sentry de aciuar, no contraria a aquella de otros hombres pero Siferente y superior en un grado que les es inaccesible, um deal ‘de bomdad, cle genio, cle carafe, pereibide por ellos desde aba, fentonces nace Ia admirackinitelectsal ororal. Desprecio, adm ‘elon, indignaeién son los (es sentimientos generados que tra- ‘ducer las diicenctas individales segiin su naturaleza y su gra- fo, La ndlgnacion expresa la imperiona necesidad de unanisnidad fue In sociedad, que toda sociedad, siente sobre clertos puntos istos como furndamentales. De alli se sigue que la nocién de cri Imen implica esencialmente un elerto grado de tntolerancia, de Cconformismo obligaioro, ¥ que, por consecuencta, ef hiberalisive individualist, fyera de sie easilas, deberia logieamente resolver lamediante la maldad o el acedente, Esto solo ya bastaria para refutar por absurde al individualismo a ultranza. ‘Ahora, se pode, desde este punto de visa, dlstinguir des da ses decrimenes: aquclios que alanhan mas defo que tndignan @ que Seberian alarinar mis que indghar y aquellos que indignan mie de Jo que alarman o que deberian Indignar mas que alarmar. Puesto {que la indighacion es o debe ser muy raramente proporeional ala larma. Los atentados anarquisias, lus explosiones de dinamita, Alarmaron, sin duda, mucho mas de lo que tndigharon, porque la gente inspirada por el espirita de part, logré dasle un color po- Iiico, pretexto que todo fo excusa. Pero el acto por el cual Drey- {us fre condenadio (con o sin raza. no es aqui el problema) indlig- ng mas de lo que alarms: puesto que, en realidad, ol peligeo de Imilacion inherente a los aetos de (racion malta es de tos mas ‘minlimos entre los oficiales de ncstia armada; pero el earicter de Aisideneia moral que elas revelan entre su autor y et euerpo dela nacién es realmente acentuado. Que el oficial (rador haya om nieado a los enemigos sélo documentos de eacaso interés, poco Imporia; la alarma es débil, pero la tndignacion es rmcho mas fuerte Un asesinato comelido en condiciones honibles, como en e caso de Pranzini ode Anasiay, es y sera slempre excepeional aun, feuantdo quede impune, no es muy susceptible de propagarse: pero acusa tna anomalia moral de exirana profundidad. También ésle Alarmia un poco, pero indigha atin mas y con justila. A la inver- ‘a, una serie de incendios voluntaries cometdos por propietarios nnecesitados, deseosos de cobrar los seguros de sus inmuebles, es ‘un hecho que alarma mas que de Yo que ndigna. Una serte de vo bos y volaciones seguidas de muerte, ejecutadas por un pslceps- (a sexual homicida, indjgna fuerlemente —a menudo por error ‘cuando éste no es mas que un pobre loco sin alarmat micho, a brujeria antes tenia ese lamentable priviegio de exeltar ‘al mayor grado, ala ver, alarma e indigaacion, la una y la otra en ‘apariencia tan justifleadas camo fuera posible. Puesto que los ac tos attibuides a los brujos y confesos por éstos, mas alla de si ‘muy elevaca maldad, parecian susceptbles de repetire con gan Ircilidad si es que no fe acababa con sus fuentes: y, ademas, € tos eran sospechados de emanar de un pacto diabalica que cava: ba un abismo infernal entre el brjo y sus compatriotas. De al, las atroces severidades de Ia represion de las que ese erimen ima atnario fue logieamente el objeto. Pero la herefin indignaba mas de fo que alarmaha, en general; o mas bien esta indignaba Tuerte mente y casi no alarmaba en los paises indisolublemente prox mos la fede sus padres y poco inclinndos a escuchar a los no vatos, "Existen actos que, en general, no provoonn nt alarm nt in dgnacién en el public, y que, en consecuencia, pareeen crime. ries convencionales y fleticios, pero que, de hecho, merecerian Slarmar o indignar—p. cel aborto, en un pats de natalia in Sulelente, deberia alarman por ser uno dels actos mas facil inentetmiables—; pero, en realidad, nadie se alarma ni tampoco se escandaliza desmesuradamente, Diria praetieamerie fo mismo ‘on tespecto al infantiekio. Otro ejemplo, ¥ mas importante: Ia d- famacion mediante les pericaicos esta muy lejos de alarmar a la Jenfe mas honesta en la medida en que deberia: yo alarisa en nada al grueso del pabltco, aunque st rapida propavactdn, lin ada, favoreeida por st impunidad, sea uno de los grandes pelt- tgros de nuestro estado social. Por otra parte, indigha poco, no indigna en absoluto, porque halaga la maldad publica, cuando here la miixima de benevolencia universal. Otro ejemplo mis: Ia Pornografla es quizas el mas imulable de los delitos, el mas conta ‘loso por naturaleza, sin embargo éste no alarma mucho, ¥ mis mio provoca risas mas que indighacion en la mayoria de fos padres de familia. En sum, el erimen es la volacion de un derecho, es decir de una voluntad juziada superior (divin, real, colectiva) ‘contra la cual se levanta una voluntad rebelde y host y se pln sa que esta violaciin presenta, en diferentes grados, ese doble ea- ncter de ser un peligro social y una ofensa social —un peligro $0- fal a prevenir, 0 una ofensa social a corregir—. Camo peligro social, el erimen es reprobacla por uliarisme, como olensa social pr conformisme. Hf crimen genera mas alarma cuanto mas sus ‘ceptible es de ser imitada, provoca mas indignacien, cuanto ma: yor es la expresion en su ator de una disparidad moral prof dla que lo volvo reractario Ia tmacton moral de si meso. 4. gBaisten actos que, en todos los lempos y en todos los paises alarmen ¢ indignen a la ver? ¥ s\exislen, geules son es {os actos? ‘Yo no conozco mas que dos: ef homiceto voluntara, no ex ‘eusado por ta legtina defensa 0 por ta legtima venganza —y el robo en perjuicto de un miembro del mismo grupo social, En cuanto a los crimenes sexusles, éslos varian prodigiosamente de. tun pats a ol, y solamente en la medida en que el adultertoy la iolacion aparecen conno tin robo hecho all marido 0 2 los padres es que son puntbles en todas partes, Podemos agregar un lerver crimen universal: la injuria gra ve dirigte a ur miembre del grupo, pero a un miembeo juga st pertor (padre de familia, jee de clan, de tebu, rey. ele. y en pei mer lugar al dios del gripo: de allt ia biasfemia, Pero ia nates leza de las impustaciones repuitadas injuriosas varia tanto de pais a pais, de época en época, que es dill definir exactamente qué se enliende por injuria y encontrar alguna casa que, en todo pais yen todo (empo, haya sido juzgada tnyuriosa,