Sei sulla pagina 1di 24

Lecturas

P E R I Ó D I C O D E L I B R O S

C R Í T I C A S
P V P $ 5 . 0 0 0 - Pe r i ó d i c o d e c r í t i c a b i b l i o g r á f i c a . No . 8 . B o g o t á - X X I I I F I L B 2 0 1 0 - I S S N 2 0 1 1 - 6 1 2 8

Manual de ateología:
La quimera de dios

Myriam Jimeno, Jorge Volpi, Alda Merini, Roger Santiváñez


Sainte-Beuve, Fernando Iwasaki, Andrés Newman, Fernando Vallejo
Slavoj Žižek, Oscar Wilde, Cesare Pavese, Victor Gaviria
No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 1
C o n t e n i d o
Lecturas C R Í T I C A S

Director: Carlos Andrés Almeyda Gómez


Subdirector: Celedonio Orjuela Duarte
Dirección editorial Juan Carlos Gonzalez Franco
Ensayo
Colaboradores:
Juan Manuel Roca, Omar Ortíz, Ramón Andrés,
Republicanos... 3 Por Laura García
Jaume Vallcorba, Santiago Mutis, Carlos Aguasaco,
Sophia Vázquez Ramón, William Beltrán, Alberto Rahal
Angélica Hoyos Guzmán, Lorena Ruiz, Gabriel Arturo Castro Sobre la violencia 4 Por Hollman Lozano
Nuno Júdice, Alexander Prieto, Rodrigo Pérez Gil, Carlos Pachón
Pablo Maire, Carlos Sánchez Lozano, Juan Manuel Zapata Manual de ateología 6 Por Alberto Rahal
Alfonso Carvajal, Hollman Lozano, Jaime Londoño, Esmir Garces
Alberto Bejarano, Nelson Romero, Darío Sánchez-Carballo Historia de mi vida 8 Por Jaime Londoño
Carlos Flaminio Rivera, William Acosta, Hellman Pardo
Leonardo Lovera, Julieta Penagos, Juan Andrés Valderrama El alma del hombre 9 Por Celedonio Orjuela

ISSN 2011-6128 Literatura


http://periodicolecturascriticas.blogspot.com
Jardín devastado 11 Por William Acosta
Periódico de libros Lecturas Críticas
El viajero del siglo 12 Por Hellman Pardo
Cr 14A. No. 46-91 Apto. 401. Bogotá, Colombia.
Teléfonos: 320 4804837 - 3183372355 - 3107654225 El don de la vida 13 Por Rodrigo Pérez G.
No. 8. Agosto de 2010
PVP: $5.000 Consejo para la buena muerte 15 Por Esmir Garcés
lecturas_criticas@yahoo.it - lecturascriticas@gmail.com
©2010 La playa 16 Por Cristian Soler

Criterios editoriales y de selección competen exclusivamente al periódico. Poesía (perfiles, reseñas y entrevistas)
Colaboración solicitada. Los juicios emitidos en la presente edición
son responsabilidad de sus autores y no comprometen la opinión de Manicomio Rock 17 Por Nelson Romero
Lecturas Críticas.
Alda Merini 18 Por Darío Sanchez-Carballo

Roger Santiváñez 19 Por Robinson Marín V.

Otras voces (Novedad para el Bicentenario)

El árbol imaginado 20 Por Jaime Londoño

Cine

Victor Gaviria 21 Por Pedro Claver T.

Arte

Expo. Int. de grabado 22 Por Juan Carlos Gonzalez

Sobre la crítica

Sainte-Beuve 15 Por Juan Manuel Zapata

Nuestra Carátula:
Ritual
Ángel Alfaro.
Cuba.
Grabado
P/A
74 x 51 cm.
2000

2 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Ensayo

Republicanos: doscientos años


de no ser realistas
Por Laura García
con el hecho de que las naciones de comunicación siempre estarán bolivariano para justificar sus in-
Republicanos latinoamericanas no se indepen- al servicio de los partidos gober- tervenciones en la política inte-
Cuando dejamos de ser realistas dizaron del todo, es decir, no ad- nantes y de su clientela, porque rior de terceros países, porque en
Fernando Iwasaki quirieron del todo una identidad los partidos mercantilistas tienen nombre de la unidad latinoame-
Algaba ediciones propia. La historia nos muestra, una concepción patrimonial del ricana es posible legitimar desde
España, 2008 claramente, aunque a veces nos poder y de las instituciones de- guerrillas revolucionarias hasta
214 Páginas mocráticas. Por eso la mayoría de declaraciones de guerra, pasan-
neguemos a aceptarlo, que las
naciones latinoamericanas eran países hispánicos no tiene estados do por actos terroristas, golpes
imagen y semejanza de la metró- republicanos sino estados «pu- de estado, secuestros políticos y
poli y que como tal se atrevieron blicanos». Es decir, obsesionados pactos con narcotraficantes.»
a formar “rancho aparte”, sin con la recaudación de impuestos. Repasar la historia de Latino-
purgar los vicios, sin corregir los Por desgracia, en las democracias américa, sin embargo, no está
defectos, sin enderezar los rum- hispánicas abundan los partidos sujeto solamente a un asunto
bos. También es un asunto eco- mercantilistas que cada vez que de estética, si bien este libro está
nómico y aquí le dejo la palabra cuentan con mayorías absolu- cargado de ironía, nos revela cru-
al autor, quien así lo propuso: tas, sucumben a la tentación de damente lo absurdas de ciertas
«(…)El mercantilismo era un sis- convertir en «asunto de interés creencias y decisiones políticas
tema que suponía la intervención social» o en «expresión de la vo- históricas, oficia un poco de es-
estatal para asegurar la riqueza, luntad popular» todo lo que sus pejo, reflejando lo que realmente
las ganancias y la prosperidad parlamentarios sean capaces de hemos sido en 200 añoos. Detrás
de unos en perjuicio de otros, a aprobar por aclamación dentro de esta obra, hay, sin duda, una
través de exenciones, franquicias, de las cámaras. Es decir, otra investigación rigurosa, puesto
Desde “El descubrimiento de Es- prebendas y todos los recursos vez el Monopolio Comercial, la que quien lo escribe es historia-
paña”, ese libro que Cabrera In- políticos, legislativos, judiciales «compra de la legalidad» y el tri- dor y por lo tanto no deja al azar
fante consideró “inteligente y sui y administrativos del poder. En buto indígena, sólo que ahora en esas reflexiones que dispara capí-
generis” que Fernando Iwasaki un sistema mercantilista el es- nombre del pueblo. En realidad, tulo a capítulo, por el contrario,
no publicaba de nuevo un ensa- tado recorta la libre elección de igual que en el siglo XIX, quizás están firmemente apoyadas en al-
yo histórico. Ahora ha regresado los consumidores, obstaculiza la lo mismo que en la colonia y sos- gún texto histórico de importan-
con Republicanos, cuando deja- competencia y decide qué ini- pecho que tal cual lo entendía cia, algún hallazgo bibliográfico
mos de ser realistas, que ganó el ciativas económicas tienen que Felipe II, porque una cosa es ser excepcional y sobre todo, en el
premio de ensayo Aldaba 2008. ser favorecidas y cuáles perjudi- republicano y otra muy distinta testimonio escrito que nuestras
Una delirante y deliciosa obra en cadas. Sin embargo, el mercanti- un publicano reincidente.» Pero naciones han conservado duran-
la que repasa los tan mentados lismo no es incompatible con las Fernando no sólo repasa lo eco- te estos años de vida republica-
“doscientos años de vida repu- formalidades democráticas, pues nómico y lo social. Las naciones na, pero que no todos han sabido
blicana” que en 2010 conmemo- cuando los partidos que tienen latinoamericanas no son tragi- interpretar. Ahora bien, ¿por qué
rarán la mayoría de las naciones hegemonía dentro de una demo- cómicas a medias, no señor, lo este libro habría de hacerlo dife-
latinoamericanas. Se trata de un cracia son de vocación mercanti- son completamente y el absurdo rente? Juzgue usted lo que dice
ensayo fresco y divertido, que lista, asumen con entusiasmo la se extiende a lo político y hasta el autor: «Cuando recién me ins-
juega con dos recursos impor- representación de los sindicatos, el valor heroico de los caudillos talé en Sevilla, descubrí que era
tantísimos para no caer en pe- los empresarios, la jerarquía ecle- anda un poco truncado. El capí- imposible dejar de mirar España
sados academicismos que hacen siástica, las multinacionales, o de tulo en donde aborda la histórica como latinoamericano; mas des-
textos ilegibles, estoy hablando cualquier otro grupo de interés reunión de Guayaquil de Simón pués de vivir aquí la mitad de mi
del absurdo y la exageración. dispuesto a conceder poder y Bolívar y José de San Martin, es vida, he descubierto, perplejo,
Iwasaki repasa el verdadero sig- el detonador de esta reflexión que también puedo mirar Amé-
respaldo a cambio de privilegios
nificado que encierra la palabra que tiene tanto de aguda y fuerte rica Latina como español»
y beneficios. En una democracia
“republicano” en el contexto gobernada por partidos mercan- como de desconcertante: «(…)
histórico y social de las nacio- tilistas, las leyes y la justicia, las De hecho, ambos regímenes –el Laura García es bloguera de
nes latinoamericanas. Tal vez, inversiones y las subvenciones, la castrista y el chavista- han recu- www.elespectador.com, escritora y
propone Iwasaki, tenga que ver educación y los medios públicos rrido más de una vez al comodín comentarista de libros.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 3


Ensayo

¿Problematizar conceptos?
Por Hollman Lozano García

negativa es invisible, pero sos-


Sobre la violencia tiene el orden estructural sobre
Slavoj Žižek el cual descansan las estructuras
Paidós sociales. Para Žižek, la violencia
Barcelona, 2008 negativa es similar a la materia
182 Páginas negra de la física quántica, es in-
visible pero está presente y debe
tenerse en cuenta, de lo contrario
En los paradigmas de las socie- la violencia subjetiva se entende-
dades modernas se encuentran rá como irrupciones virulentas e
tradicionalmente dos modelos: irracionales de ciertos sujetos.
el primero, el descrito por Geor- No es gratuito entonces el hecho
ge Orwell en el libro 1984, en de que los ejercicios físicos de
el cual un comité de censura se fuerza sean los primeros asocia-
encarga de prohibir libros, pelí- dos al término violencia, pues es
culas y obras de teatro, en otras ahí donde se encuentra el nudo
palabras, un modelo de prohibi- gordiano de ésta, en tanto su re-
ción y censura, similar al llevado ferente se centra en lo subjetivo.
a cabo en los regimenes comu-
violencia. Para Žižek, uno de los por los individuos a través del En ese mismo orden de ideas,
nistas; el segundo, descrito por
inconvenientes principales de los lenguaje, en tanto esta estructu- los esfuerzos desesperados de
Aldous Huxley en Nueva visita
acercamientos al fenómeno de la ra (marcos de referencia), valora quienes deciden enfatizar sobre
a un Mundo Feliz no se preocu-
violencia es la identificación di- experiencias y define paráme- ciertas crisis humanitarias, hacen
pa por prohibir nada, todo lo
recta con la víctima, la cual pres- tros. Žižek reconoce que existe un llamado urgente a la acción,
permite, pues no existe interés
cribe la ecuanimidad del análisis, una violencia estructural en el pero la reflexión está prohibida,
por la lectura o el arte, hay tanta
por ello su intento desapasio- acto mismo del lenguaje, pues las causas no son relevantes, lo
información que los seres huma-
nado de considerar la violencia la capacidad de nombrar, de dar que importa es resolver el que
nos son reducidos a la pasividad
desde un marco conceptual trata significado a ciertas experiencias “Colombia tiene dos millones
y al egoísmo. En la autodeno-
de ignorar sus efectos traumáti- en vez de otras, de imponer un de desplazados”, o “una de cada
minada “sociedad de la infor-
cos, al tiempo que determina sus universo de significados, deter- cuatro mujeres será abusada
mación”, no es necesario hacer
causas, razones y motivaciones. mina de antemano los márgenes sexualmente en el tiempo que le
un estudio pormenorizado para
Žižek habla de dos tipos de vio- de percepción y racionalidad a toma leer esta frase”, sin consi-
concluir que el modelo previsto
lencia: la subjetiva y la objetiva. priori, es decir, las estructuras derar que si no se resuelven las
por Huxley ha triunfado, luego
La violencia subjetiva es aque- mismas de comunicación. causas de la violencia subjetiva,
de lo que Francis Fukuyama lla-
mó el “fin de la historia”, o el as- lla que es llevada a cabo por un Si bien lo primero que viene a la las cuales están en la violencia
censo a la cúspide del modelo de individuo o grupo claramente memoria al considerar el térmi- objetiva, lo que queda es la vio-
“capitalismo liberal” luego de la identificado, esa que se ve a dia- no violencia es el ejercicio físico lencia divina de Benjamin en la
caída del Muro de Berlín. Pero rio en los noticieros y las prime- de la fuerza, ello ocurre porque que no hay inocentes, todos son
es allí, en ese modelo descrito ras páginas de los medios masi- este tipo de violencia irrumpe la culpables por acción u omisión.
por Huxley, donde Slavoj Žižek vos, la violencia ejercida por los estabilidad o normalidad de la Al buscar la acción inmediata,
ha encontrado su nicho, no grupos al margen de la ley, por violencia negativa, o el estruc- sin dar espacio ni tiempo para
sólo para criticar a la izquierda ejemplo. La violencia objetiva, tural flujo normal de las cosas. la reflexión, se generan las con-
tradicional que cree tener unos por otra parte, es más impersonal Es decir, la violencia subjetiva diciones para soluciones corto-
valores morales superiores y que y por lo tanto a menudo menos irrumpe la “normalidad” de la placistas y mediocres, que sólo
todo se arregla con suficientes percibida como violencia y tiene violencia negativa: las formas de posponen en el tiempo nuevos
dosis de integración y toleran- dos sub-categorías, la violencia coerción, explotación y domina- resurgimientos de violencia sub-
cia, sino también para criticar sistémica y la violencia simbóli- ción sobre las cuales está consti- jetiva, pues la violencia objetiva
a lo que él llama los “liberal-co- ca. La sistémica se refiere a las tuida la sociedad. En otras pala- permanece.
munistas” o los grandes merca- consecuencias de la mano invi- bras, la violencia subjetiva actúa No se trata de que los hechos
deres como George Soros o Bill sible del mercado, es decir, los sobre la violencia inicial funda- enunciados –los desplazados en
Gates que devienen mecenas de ajustes estructurales del FMI o cional sobre la cual la sociedad, Colombia, o la violencia de gé-
causas sociales. En su libro Sobre los decretos de Emergencia So- las relaciones políticas y econó- nero- no necesiten respuesta ni
la violencia, seis reflexiones margi- cial del gobierno de turno, para micas descansan. Pero, de acuer- acción, se trata de que el llama-
nales Slavoj Žižek trata de hacer negar el acceso a la salud de los do a Žižek, los dos tipos de vio- do a la acción –no sólo porque
un balance desapasionado desde más necesitados, mientras que la lencia no pueden ser vistos desde precluye la reflexión sino porque
los márgenes del fenómeno de la violencia simbólica es la ejercida el mismo ángulo. La violencia se origina a partir de la violencia

4 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Ensayo
subjetiva–, busca sostener la vio- ocupan de alcanzar la paz nega- cual los consumidores de lo or- reclama justicia social, igualdad,
lencia objetiva. tiva, o el fin de la confrontación, gánico se distancian de los sucios pero no tolerancia. Otro de los
Para Žižek, la exclusiva preocu- lo que Žižek llamaría la erradica- capitalistas que no se preocupan referentes sobre los cuales Žižek
pación por la violencia subjeti- ción de la violencia objetiva, sin por el ambiente, sino por consu- llama la atención, es sobre la de-
va es una de las consecuencias ocuparse de las causas que mo- mir. voción por el diálogo para solu-
del liberalismo democrático, el tivaron la confrontación, lo cual Una de las destrezas de Žižek a cionar conflictos. El lenguaje es
cual pretende resolver a través implica paz positiva. lo largo de su vida académica ha inherentemente violento porque
de concertación y tolerancia, lo Uno de los apartes más notables sido su capacidad para explicar establece prioridades, estánda-
que la izquierda no pudo a tra- de Sobre la Violencia en los que temas y autores complejos que res, valores, construye sentidos,
vés del socialismo en sus dife- más brilla el cinismo del autor van desde Hegel, Lacan, Kant, significados; el acto de nombrar
rentes vertientes. Ya no se trata esloveno es en su crítica a los que Marx y Heidegger con ejemplos un objeto o una experiencia, es
de cambiar el sistema, de llevar él llama “comunistas liberales”. de la cultura popular, chistes, un acto de fuerza, de violencia
el socialismo y la igualdad al po- Žižek habla del hecho de que películas de Hollywood o de lite- simbólica, por lo tanto pretender
der, o de frases de Mayo del 68 Bill Gates y George Soros hayan ratura, de mezclar esos dos mun- resolver a través del dialogo equi-
como “seamos realistas, pidamos decidido dedicarse a la filantro- dos culturales, así como trascen- vale a querer resolver la violencia
lo imposible”, la utopía se acabó. pía, lo cual no elimina el hecho der las fronteras de lo previsible subjetiva a través de la violencia
Ahora se trata no de hacer un de que sus fortunas han crecido y llevar debates a esos temas álgi- objetiva. En otras palabras, los
socialismo sino un capitalismo a través de soportar y promover dos a los que el pudor o el recato mecanismos a través de los cuales
con una cara humana. Dentro la violencia objetiva sin la cual académico o político no permi- se desea resolver la violencia sub-
de las múltiples actitudes que la violencia subjetiva que ellos ten llegar. Como el cuestionar jetiva, la tolerancia y el diálogo,
la izquierda ha tomado para asi- objetan no tendría lugar. Para abiertamente frases de cajón recurren a la violencia objetiva
milar el triunfo del Capitalismo Žižek, resulta paradójico que es- como “un enemigo es una perso- en un circulo repetitivo que sólo
Mundial Integrado, está el acep- tos personajes al tiempo que uti- na cuya vida no conoces” con la posterga en el tiempo la violencia
tar que este ha triunfado aunque lizan las estructuras de la violen- cual buena parte de la izquierda subjetiva.
aún no sea posible hacer de él un Si bien los planteamientos de
sistema más humano a través de La motivación de los Žižek son conceptualmente inte-
reformas legales, modelo acep- resantes y las críticas son puntua-
liberal-capitalistas es la misma
tado por la social democracia, o les, la falla fundamental del libro
la autodenominada tercera vía, que anima a los consumidores ocurre cuando el autor debe res-
o los modelos de “Imperio” –el de Starbucks, cuando por el precio ponder cuál es la solución a los
libro de Michael Hardt y Tony de un café podría ayudar a un niño problemas enunciados, pues para
Negri–, en el cual se acepta la en Guatemala o Colombia, él lo mejor es no hacer nada. “Lo
hegemonía del capitalismo pero verdaderamente radical es no ha-
pues más que la motivación
se le resiste desde los intersticios. cer nada”. Si bien las razones de
Abunda incluso a la actitud de de ayudar al otro, se trata Žižek para no hacer nada están
aquellos que consideran que no de comprar la tranquilidad justificadas, la pregunta recu-
hay nada que se pueda hacer, el de quien consume. rrente a lo largo del libro es ¿cuál
capitalismo está para quedarse es entonces la alternativa? ¿Cuál,
y lo único viable es esperar una el mecanismo para trascender el
explosión de violencia divina o cia objetiva para promover sus pretende resolver la discrimación ciclo de la violencia subjetiva y
una catástrofe que haga posible productos y eliminar del merca- y el racismo. Si bien la crítica a objetiva? Žižek se niega a respon-
un cambio en las relaciones del do a sus competidores, aparecen la idea de tolerancia como me- der, simplemente porque no ha-
juego. Si bien los planteamientos como benefactores de causas so- canismo para resolver los con- cer nada es lo mejor que se puede
de Žižek en cuanto a la violencia ciales, promoviendo la tolerancia flictos sociales fue inicialmente hacer, también porque cualquier
no parecen tener referente direc- y la reconciliación. Sin embargo, expuesta por Nancy Fraser, Žižek mecanismo de alternativa a la
to, se hallan analogías en el tra- en un nivel diferente, la motiva- extiende el análisis al asegurar violencia subjetiva será cooptado
bajo de Walter Benjamin sobre ción de los “liberal-capitalistas” que la base de la tolerancia es la por la maquina capitalista, de la
la violencia, al cual Žižek hace es la misma que anima a los con- intolerancia misma, por tanto, misma manera que los discursos
constante referencia, así como en sumidores de Starbucks, cuando tolerar a alguien es simplemen- feministas y de derechos de los
los postulados de Jhon Galtung por el precio de un café podría te dejarlo ser sin que se acerque homosexuales fueron cooptados.
sobre paz negativa y paz positiva. ayudar a un niño hambriento demasiado, aislarlo por su idio- Sin embargo, resulta no menos
Frente al primero, Žižek acoge en Guatemala o Colombia, pues sincrasia, es decir, la tolerancia es que contradictorio que luego de
en principio la división binaria más que la motivación de ayu- una forma pasiva de intolerancia cerca de doscientas páginas des-
de la violencia, y considera junto dar al otro, se trata de comprar que si bien le “permite” al otro cribiendo los acercamientos tra-
con Benjamin la violencia divina la tranquilidad de quien consu- ejercer sus derechos culturales y dicionales a la comprensión de la
como una forma pura de violen- me. Esta misma motivación está religiosos, lo distancia en tanto violencia, lo mejor que se puede
cia que no tiene ningún propósi- detrás del reciente interés por los otro lo aísla. Para Žižek, resul- hacer es simplemente nada. Se-
to excepto la expresión de oposi- productos orgánicos, pues si bien ta paradójico que la mayoría de gún él, la labor del filosofo no es
ción a las injusticias del mundo. se puede alegar que la demanda los conflictos sociales pretendan proponer soluciones sino hacer
Sin embargo, frente a la obra de por estos tiene en su base una ser resueltos a través de la tole- análisis, o como decía Foucault
Galtung no existen referencias preocupación medioambiental, rancia, pues según él, ninguno problematizar conceptos.
directas a pesar de la similitud de al mismo tiempo en una suerte de los planteamientos de Martin
perspectivas. Para Galtung, los de valor agregado, tiene un con- Luter King Jr. o Nelson Man- Hollman Lozano es crítico y es-
modelos tradicionales de paz se tenido ideológico a partir del dela tratan sobre tolerancia, se critor. Reside en Canadá.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 5


Ensayo

La quimera de dios
Por Alberto Rahal

cia en la medida en que utiliza gen y semejanza del dios y debe mente femeninas como Atargatis
Manual de ateología sus propios métodos y establece someterse a sus designios inmu- o Chía, Florence Thomas dejaría
Varios autores su misma causalidad. Aunque no tables. de ser atea?
Tierra firme editores. parezca evidente, en una danza
Bogotá, 2009 Cambiar todos los dioses por Igual consideración vale para
para provocar la lluvia o en la uno solo no simplifica el proble- Juan Manuel Charry quien tras-
188 Páginas
preparación de una poción de ma, sino que lo complica ya que lada su objeción a las motiva-
hierbas rezadas subyace el con- lo convierte en una verdadera ciones políticas de las diferentes
cepto de que fenómenos natu- cuestión filosófica acerca de los religiones.
rales son creados, modificados o orígenes del universo y el hom- Ana Margarita López nos pro-
explicados por causas naturales1. bre, concentrando en un solo porciona la razón más obvia y
El dilema filosófico de la existen- ser todo el cúmulo de fuerzas poderosa para ser ateos. Ella no
cia de dios es simple y nada tiene no naturales que le permitirían, cree en dios ¡pues porque no
que ver con la moral. O consi- no explicar, sino más bien evadir existe! Parece un chiste pero en
deramos que existen dentro de la la explicación de los fenómenos realidad es la objeción más ra-
naturaleza causas o fuerzas capa- que aún están por fuera del al- zonada sobre la inexistencia de
ces de producir y explicar todos cance de la ciencia. El paso de dios. Aquellos que hayan leído a
los fenómenos naturales como lo múltiples dioses a uno solo, no Carl Sagan recordarán su famo-
indica la ciencia, o consideramos solamente cambia la visión que sa fábula2 en la que un hombre
que existe una especie de mundo el hombre tiene de sí mismo y trata de convencer a su vecino de
sobrenatural, es decir, que tras- de su mundo sino que crea una que tiene un dragón encerrado
ciende a ésta naturaleza visible, y nueva ética. Un célebre ateo cuyo en su garaje, pero cuando éste
el cual está poblado por fuerzas y nombre no recuerdo, le hacía a trata de verlo resulta que el dra-
seres que influyen directamente un esforzado creyente de alguna gón es invisible, no se deja rociar
sobre nuestro mundo como pre- religión monoteísta la siguiente con pintura aerosol porque es
Creer o no creer. El Manual de propuesta: Si me explicas porqué
tenden las religiones. incorpóreo, no deja marcas en el
Ateología de Tierra Firme Edito- no crees en todos los demás dioses,
res es una interesante colección A través de su corta historia el piso cubierto de harina porque es
hombre ha imaginado múltiples yo te explicaré porqué no creo en ingrávido etc.
de opiniones, ideas, sentimien- el tuyo.
tos, presentimientos y reivindi- maneras de explicar los fenóme- No dudo que estarán de acuerdo
nos de un universo que apenas El Manual de Ateología no es con Sagan en el hecho de que un
caciones sociales, pero es tam-
empieza a conocer. En las socie- una colección coherente de en- ser que no podemos ver ni oír,
bién un ensayo importante que
dades con muchos dioses, estos sayos sobre la no existencia de sentir, oler ni palpar, medir ni
nos pone a reflexionar sobre la
estaban por lo general al servicio dios. Hay de todo incluyendo pesar y ni siquiera podemos ima-
compleja cuestión filosófica de la
del hombre y eran especializados exigencias de género y reclamos ginar cabalmente en todas sus
existencia de dios. Escribo dios
en tareas puntuales. Algunos se políticos, reivindicaciones sexua- dimensiones, es lo más parecido
con minúscula porque aquí es-
encargaban de hacer que la tie- les y análisis filosóficos, en los a un ser que no existe!
tán en cuestión, no solamente el
rra produjera buenas cosechas, que 16 ilustres personajes de la
tradicional dios de las religiones Alejandro Gaviria protesta con-
otros del clima o de las tempes- vida nacional exponen sus ideas
monoteistas sino todos los dio- tra la represión sexual y los predi-
tades marinas, otros más se en- acerca de dios. Unos afortunados
ses. Todas las fuerzas sobrenatu- cadores falaces. Hector Abad Fa-
cargaban de las labores amorosas y serios, otros divertidos y des-
rales que a través de su historia ciolince es un ateo manso: …lo
o de la familia. Todo ello en un complicados. Florence Thomas
el hombre ha imaginado para ex- combatido no deben ser las perso-
ambiente altamente humanista desde su posición respetabilísima
plicar los fenómenos de un uni- nas o las cosas sino las ideas… Creo
en el que los dioses, creados por de defensora de los derechos y
verso que no comprende. que el Dios cristiano, así como el
el hombre a imagen y semejanza calidades de la mujer se declara
Y es que cuando el hombre dejó enemiga de las religiones mono- islámico o los millones de dioses de
de sí mismo, debían obedecer a la religión hinduista, están hechos
de manejar su mundo a través teístas que la segregan y oprimen
éste y podían inclusive ser amo- del mismo material fantástico con
de la magia (definida aquí como y apoya su convicción en los
nestados y reprendidos cuando que fueron compuestos Funes o el
una acción coercitiva sobre la escritos bíblicos que constitu-
no cumplían bien sus labores. El Quijote.
naturaleza) y empezó a recu- yen una verdadera apología del
paso a las religiones monoteístas
rrir a fenómenos sobrenaturales machismo y la discriminación. Humberto de la Calle, Carlos
viene aparejado con una ética
(fuerzas que están por fuera de Pero la cuestión filosófica sigue Gaviria, se declaran agnósticos,
autoritaria. El hombre ya no es
la naturaleza) para explicar las irresuelta. El maltrato por par- mientras que Antonio Vélez y
creador sino que es creado a ima-
cosas que aún no estaba en ca- te de ciertas comunidades hacia José Arizala son ateos convenci-
pacidad de comprender, provo- la mujer no es una premisa que
1 Para una revisión más profunda
có una ruptura profunda en su permita deducir la inexistencia
sobre este tema véase FRAZER, 2 Sagan, Carl: El mundo y
manera de ver la realidad. Según James George, La Rama Dorada, de dios. ¿Será que en una socie- sus demonios, capítulo 10: Un
Frazer la magia precede a la cien- capítulo IV: Magia y Religión. dad cuyas deidades sean esencial- dragón en el garaje.

6 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Ensayo
dos. Los ateos definitivamente no El método científico nos permite La ciencia moderna ha plantea- las partículas atómicas o la re-
creen en la existencia de un ser construir hipótesis, o como lo he- do la existencia de dimensiones versibilidad del tiempo. La física
sobrenatural. Los agnósticos, apa- mos dicho, modelos de explica- diferentes y mundos paralelos a atómica modela nuestro universo
rentemente más cautos, aducen ción de los fenómenos naturales. éste para explicar algunos fenó- como una serie de fluctuaciones
que no es posible demostrar la La mecánica clásica daba cuenta, menos, pero ninguno de ellos del campo electromagnético, re-
existencia de tal ser, pero tampo- a comienzos del siglo XX, de una está por fuera del cosmos en el duciendo la materia a solamente
co es posible demostrar su inexis- gran cantidad de fenómenos ob- que estamos inmersos y como una combinación de partículas
tencia y por lo tanto permanecen servables en un universo simple. siempre a ella, la ciencia, corres- que por sí solas no son más que
a la expectativa. La mecánica relativista, a media- ponde demostrar su existencia. energía. Sin embargo nada de ello
Difícil posición la de los agnós- dos del mismo siglo, revisa las Por muy insólitos que nos parez- quiere decir que estos fenómenos
ticos. Y es que con la perniciosa nociones de tiempo y espacio, can los sucesos que observamos estén por fuera del universo que
idea de dios, los teólogos nos han incluye un par de conceptos adi- no es necesario recurrir a fuerzas percibimos. En otras palabras te-
endilgado además la pesada carga cionales y afina enormemente la sobrenaturales para explicarlos. nemos que acogernos a las sabias
de probar su inexistencia. Como precisión de los cálculos. La mecánica cuántica puede dar palabras de Paul Éluard, citado
si no fuera responsabilidad de La mecánica cuántica es aún más cuenta incluso de fenómenos tan por Sagan: Hay otros mundos…,
quien plantea la existencia de una explicativa y no se les opone sino extraños como la ubicuidad de pero están en este.
entelequia tan irreal el probar que que las complementa. No puede
ésta es cierta y no al revés. decirse que una teoría niega a la
Es completamente absurdo, tan- otra, una nueva teoría solamente
to desde la perspectiva científica incluye a las anteriores como ca- Oración de un desocupado
como desde la filosófica, tratar sos particulares cuando no se co-
de probar la inexistencia de una nocen algunas variables. Padre,
cosa que no podemos percibir. Pero un principio económico im-
Yo podría retar al lector a que me desde los cielos bájate, he olvidado
portante del método científico
demuestre que sobre el escrito las oraciones que me enseñó la abuela,
consiste en tratar de construir los
que está leyendo no está parada modelos utilizando los conceptos pobrecita, ella reposa ahora,
una mosca, o que bajo su cama existentes, ya probados, y no in- no tiene que lavar, limpiar, no tiene
no duerme un unicornio ena- troducir ningún nuevo concepto
no o que en su garaje no hay un que preocuparse andando el día por la ropa,
a menos que sea absolutamente
dragón. Y podría multiplicar los no tiene que velar la noche, pena y pena,
necesario. Para explicar la peren-
ejemplos hasta llevarlo a la locu- rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.
nidad del universo no es necesario
ra. Si dependiéramos de ello para
imaginar un ser eterno que lo an- Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
construir una imagen coherente
tecede, basta con darle al mismo
y precisa del mundo, no nos al- que me muero de hambre en esta esquina,
universo las propiedades necesa-
canzaría una vida entera para aco- que no sé de qué sirve haber nacido,
rias –eternidad-.
meter la empresa de probar que
En lo que se refiere a la creación que me miro las manos rechazadas,
no existen todas las cosas que
pueden pasar por nuestra imagi- del mundo, obstinados en no que no hay trabajo, no hay,
nación! reconocer la inutilidad del con- bájate un poco, contempla
cepto de dios, algunos creyentes
No faltan en el Manual las posi- esto que soy, este zapato roto,
ciones declaradamente científicas, plantean la solución facilista de
afirmar que el Big-Bang es dios esta angustia, este estómago vacío,
o cuando menos probabilísticas:
o que la naturaleza es dios, pero esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
Gustavo Álvarez Gardeazábal,
Tito Livio Caldas, Eduardo Arias, eso no se corresponde con el ca- cavándome la carne,
Felipe Zuleta… Una de las más rácter sobrenatural que las religio- este dormir así,
populares interpretaciones de la nes pretenden darle. Es solo una
salida escapista. El Big-Bang, la bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
idea de dios es la de explicar el
naturaleza, el éter, un árbol, una te digo que no entiendo, Padre, bájate,
origen del universo. La idea del
Big-Bang es una hipótesis, la idea piedra no pueden ser dios. tócame el alma, mírame
de dios es otra hipótesis. Una hi- Los que así lo plantean solamente el corazón,!
pótesis científica es un modelo están satisfaciendo su deseo nar- yo no robé, no asesiné, fui niño
de explicación de algo que perci- cisista de que su idea no sea fal-
y en cambio me golpean y golpean,
bimos y de lo cual queremos co- seada.
nocer el funcionamiento (en este te digo que no entiendo, Padre, bájate,
Podemos concluir aseverando que
caso la creación del mundo). lo realmente perverso de la idea si estás, que busco
La carga de la prueba de la ocu- de dios es que sea considerado resignación en mí y no tengo y voy
rrencia del Big-Bang recae sobre como un ser sobrenatural. Allí ya a agarrarme la rabia y a afilarla
los científicos que la plantearon. no nos enfrentamos con la idea
para pegar y voy
La carga de la prueba de la exis- simple de la creación del mundo
tencia de dios recae sobre los sino con todo un mundo diferen- a gritar a sangre en cuello.
teólogos. Y yo como espectador te compuesto por una naturaleza
tengo que elegir una de las dos so y una sobrenaturaleza que no ve- Juan Gelman
pena de incurrir en la más absur- mos ni sentimos ni percibimos de De Violín y otras cuestiones.
da de las contradicciones. ninguna forma.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 7


Ensayo
La explicación del universo por
la vía teológica es facilista. El ca-
mino de la ciencia, por el contra-
Las voces del resguardo
rio, no es fácil. El método cien-
tífico nos exige que las hipótesis
sean demostradas mediante la re- Por Jaime Londoño
petición de la experiencia en un
ambiente controlado. En estas
condiciones inclusive la astrofí-
sica está lejos de comprobar sus pidiese que se conozca la otra El libro consta de dos apartados.
más significativas teorías. Aguje- verdad del asunto. No obstante, En el primero de ellos se expo-
Juan Gregorio Palechor: gracias a Myriam Jimeno, tuve nen teorías y estudios en los que
ros negros, quasares, estrellas de historia de mi vida
neutrones, Big-Bang siguen sien- la fortuna de conocer la historia antropólogos de diversas nacio-
Myriam Jimeno
do hipótesis que hay que demos- de un indígena que paso a paso nalidades tratan de dilucidar
Bogotá, 2006
trar3. Algunas son predicciones superó las barreras del analfabe- sobre la importancia de las his-
Editorial Universidad Nacional
derivadas de los modelos mate- tismo impuesto por los caciques torias de vida para desarrollar un
201 páginas
máticos utilizados en la forma- aliados del Estado y dedicó toda trabajo de campo y llegar a una
lización de hipótesis complejas su vida a luchar por las tierras y conclusión. Estas teorías sirven
como la mecánica cuántica o la los derechos de su comunidad de base para explicar mediante
mecánica relativista, pero igual- asentada en el macizo colombia- qué mecanismos y cuáles aspec-
mente deben ser comprobadas no. tos fueron tenidos en cuenta a la
por la experiencia antes de ser Con las torturas y posteriores hora de analizar las palabras de
aceptadas como verdades. asesinatos de los líderes indíge- Palechor, en donde se le indica al
nas acusados por el gobierno de lector que “en el caso de Palechor,
Leer el Manual de Ateología es
Turbay de pertenecer a la guerri- la narración ofrece la ventaja de
una experiencia divertida, pero
lla, la autora inicia el libro paraestablecer una unidad particular
es también un severo ejercicio
contarle al lector cómo y en qué entre las sociedades indígenas y
mental en el que tenemos que
circunstancias conoció a Juan las no indígenas puesto que éstas
poner a funcionar nuestra lógica
Gregorio. Las conversaciones se no permanecen separadas en los
al extremo.
inician en 1980 en una modesta procesos históricos contemporá-
Solo tenemos dos opciones. neos, como a veces se pretende”.
casa, propiedad de Juan Grego-
Creer o no creer. No se pue-
rio, ubicada en Timbío; siguen el En la segunda parte del libro,
de creer a medias. No se puede
En un país donde los crímenes curso de su vida en torno a la for-Palechor es quien toma la pala-
creer en dos cosas contradictorias
de Estado siguen decorándose mación que tuvo como dirigen- bra para narrarnos la historia de
o excluyentes, como tampoco se
con nombres pomposos para res- te. Las charlas se interrumpieron su familia desde sus antepasados
puede dudar de todo.
tarle importancia y poder ocultar por una década debido a la im- que lucharon en La Guerra de
Recordemos la gran lección de a los culpables, como en el caso posibilidad de acordar fechas y los mil días hasta el instante en
un maestro de la duda: No po- de los mal llamados Falsos Positi- lugares de encuentro. La autora que él se hace líder comunitario
demos afirmar que el mundo no vos, también es dado que las pu- nos advierte en la introducción y tiene su propia familia. La voz
existe como tal sino que es un blicaciones en las que se resaltan que el libro no tiene pretensio- de Palechor se hace manifiesta
constructo de nuestra imagina- la vida y la obra entre las letras
ción y afirmar a la vez que tam-
de los dirigen- “La historia de un indígena que superó mientras nos
poco nosotros existimos, porque
tes indígenas o lleva de la mano
entonces no habría ninguna ima-
campesinos se las barreras del analfabetismo impuesto en un recorrido
ginación donde ese constructo
pudiera residir para poder dudar
vea relegada a por los caciques aliados del Estado y dedicó por las cimas
estudios univer- su vida a luchar por las tierras y y senderos del
de él.
sitarios, que la macizo colom-
Es un razonamiento muy sutil y mayoría de las los derechos de su comunidad asentada biano. Por va-
sólo así podemos comprender el veces no supe- en el macizo colombiano”. lles y cañadas
principio cartesiano con que este ran las cuartillas va delimitando
hombre sabio quiso ponerle un que se presentan el territorio al
límite a su duda. en el aula para el profesor de tur- nes literarias ni es un trabajo de que su resguardo pertenece, mu-
no. Esto se entiende porque to- etnografía indígena, no obstante tilado por “caciques”, prelados,
davía continúa la persecución a al seguir de cerca las palabras de políticos y violentos. Al narrar
3 Por estos días, el Centro Europeo todas aquellas personas que abo- Juan Gregorio el lector se puede la vida en familia da a conocer
para la Investigación Científica gan por una verdadera reforma adentrar en el pensamiento de las dificultades y la pobreza a las
CERN conduce a término un agraria y por las que protegen los una zona abatida por los cons- que se ven sometidos los miem-
experimento en su acelerador de resguardos y los Derechos de los tantes ataques provenientes del bros de su comunidad, mientras
partículas que puede ser consi- indígenas. Si alguien interesado establecimiento. A pesar de los dibuja un panorama de la vida
derado como la reproducción a en esos procesos viaja de librería dos intentos por dar a conocer la rural. Asiste a la escuela sólo por
escala reducida del Big-Bang.
en librería hallará que son pocas autobiografía, Palechor no alcan- dos años, al igual que su maes-
Alberto Rahal es linguista, no- las publicaciones dedicadas al za a verla publicada, pues muere tra, quien junto con los curas
velista y ensayista. Profesor univer- tratamiento del tema, como si en 1992, doce años antes de su les decían que los únicos libros
sitario. una prohibición soterrada im- lanzamiento. que se podían comprar eran los

8 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Ensayo
de religión y que a los curas y Refiriéndose al obispo nos dice: dad de convertirse en tinterillo, ocurrido en el ámbito nacional
a los obispos había que decirles “Entonces él, teniéndolo como en un defensor de los pobres: tanto en lo que se refiere a los in-
excelentísimos, pero agrega: “Yo ministro de Cristo, ministro de “Para coger esos conocimientos, dígenas como lo concerniente a
pienso que se le debería decir ex- la Iglesia, pues no desempeñaba resulta que como no sabía nada los campesinos.
celentísimo es al pueblo trabaja- ningún papel, porque era el que de leyes, entonces me fui para Gracias a Palechor la lucha con-
dor…” Y aunque tuvo que pres- colaboraba contra los indígenas, Cali a la librería Caicedo, por tra el genocidio que se inició en
tar servicio militar no continuó, incluyendo hasta terratenientes. allí me compré unos códigos de 1492 no va a terminar hasta que
puesto que no estaba de acuerdo Como el caso del arzobispo Arce policía y otros libritos que me cada comunidad sea libre.
con que el hombre humillara al Vivas que le había quitado la sirvieron para asesorarme y eso
hombre. De la iglesia piensa que tierra a las comunidades de Co- me sirvió”.
no cumplió ningún papel en de- conuco, lo que obliga a que los Es decir, la vida de Palechor, “un
fensa de los indígenas, todo lo indígenas ocupen las tierras de la autodidacta que se sirvió de la
contrario, hasta los mismos cu- curia en 1973”. prensa escrita para alimentar el
ras se aprovecharon del analfabe- Al hablar de las masacres y los conocimiento del país y confor- Jaime Londoño es poeta, comen-
tismo para apoderarse de nume- atropellos cometidos por el ejér- mar su discurso…”, se puede to- tarista de libros, editor y profesor
rosos terrenos de los resguardos. cito dice que se vio en la necesi- mar como síntesis de lo que ha universitario.

Wilde y el socialismo individualista


Por Celedonio Orjuela Duarte
entre los jóvenes como el uso cuestionaban el imperio. Apa- En muchos de los profesionales,
El alma del hombre del cabello largo, los pantalones rece por primera vez en 1891 intelectuales, artistas y científicos
bajo el socialismo de pana y otros atavíos propios –momento de fermentación del –entre quienes Darwin fue uno
Oscar Wilde de lo que sería el Wilde dandy, pensamiento en Inglaterra–, en el de sus protagonistas–, se gestan
Editorial Domingo Atrasado quizá como una respuesta a ese Fortnightly Review, alejándose del variadas teorías, al igual que in-
Bogotá, 2010 tiempo retardatario que le tocó marasmo sin ideas de la época y sólitas concurrencias artísticas
70 páginas vivir: la era victoriana (1819- dando cabida a lo que se llamó prediciendo el futuro del hom-
1901). Su carrera literaria fi- socialismo utópico, teoría acerca bre como ser social: es el caso
naliza con el libro Balada de la de la sociedad basada en la co- de la novela de William Morris,
cárcel de Reading, extenso poema munidad de bienes, en el traba- Noticias de ninguna parte, saga
que escribiera en la prisión como jo obligatorio para todos y en la anarquista que bordea la ciencia
producto de las tormentosas pa- igual distribución de los produc- ficción. Aparece el mismo año en
siones que lo obligaron a llevar tos. En esos debates no dejaba de que Wilde publica El alma del
una doble vida: la que exigía el tener presencia el pensamiento li- hombre bajo el socialismo. En la
comportamiento conservador bertario como cuerpo versátil de obra de Morris discurre un an-
al lado de su mujer y de sus dos las variadas propuestas sobre el helo socialista libertario en una
hijos y la que llevara de forma futuro del hombre y la sociedad. lejana Inglaterra de inicios del si-
tormentosa junto a su amante Es normal encontrar entre los glo XXI (la utopía persiste). Nos
Douglas: holgazan y bon vivant teóricos anarquistas a pensado- muestra a veces la nueva Londres,
de quien Wilde se enamora y por res como Proudhon, uno de sus en la que encuentra casas pareci-
el que va a prisión dejando un fundadores, quien en su estudio das a las de la Edad Media, pero
bello testimonio, De profundis. ¿Qué es la propiedad? deduce que envueltas en la belleza del socia-
Para un escritor como Wilde, la propiedad es el robo, y una de lismo, aunque a veces el narrador
las apreciaciones evidenciadas las formas de paliar dicho abuso tenga la impresión de estar en el
en el libro El alma del hombre es mediante el pluralismo y la au- siglo XIV. Wilde nos hace posi-
Hay libros que, en principio, bajo el socialismo, parecieran no togestión. De la misma manera ble un individualismo del ser en
parecieran no corresponder a los corresponder a su entelequia, en hay otras proposiciones que nie- una sociedad en la que el matri-
escritos por un autor de quien la que merodea otra clase de fic- gan toda jerarquización, donde se monio, ese fortín monogámico y
conocemos su tono y las obse- ción: la utopía del hombre visto entiende que el Estado no tiene por ende conservador, ya no exis-
siones en su escritura. Este es el desde sus propias mezquinda- razón de ser. O las marcadamente tirá porque las uniones entre per-
caso de Oscar Wilde; el gran pú- des, pero también con posibi- ateas, pero también las que enca- sonas serán libres. Evidencia que
blico lo distingue como el autor lidades de futuro. Por tanto, es ran cierta fusión con el cristianis- a través del socialismo libertario
de la novela El retrato de Dorian un libro reflexivo que condensa mo como lo hace el escritor ruso encontraremos la reconstruc-
Gray. Sabemos que su vida lite- todo su pensamiento en cuanto León Tolstoi en su libro Cristia- ción de la sociedad sobre unos
raria la inició siendo muy joven a las ideas políticas, la utopía y nismo y anarquía. Igual pasa en cimientos tales que la pobreza
con el poema “Ravena”, que le el sentido del arte. Desde luego, los intersticios del presente libro. resulte imposible. Esta declara-
mereció un reconocido premio no cayó bien a los moralizadores Wilde, en su propuesta, también ción de intenciones incomodaba
y de inmediato lo catapultó a victorianos pues entraba a hacer transita por ideas estéticas del a una Inglaterra arribista que vi-
la fama. Impuso ciertas modas parte de la baraja de críticos que Arte por el Arte. vía del lujo que le procuraban las

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 9


Ensayo
colonias; sólo se ocupaban de las al ser humano por lo que es, no
intrigas de Gladstone o Disraeli. por lo que tiene.
La voracidad burguesa mantiene El presente libro cobra un sen-
los estrictos círculos de mora- tido profético en muchas de
lidad que oprimían a una gran sus afirmaciones: antiguamente
parte de la población sin derecho existía la tortura. Hoy día exis-
a voto. Pese a sus posturas civilis- te la prensa, que la sustituye.
tas, no será sino hasta después de O cuando constata que, como
la primera guerra mundial que consecuencia del poder que ha
llegará el sufragio universal mas- adquirido el periodismo, el he-
culino. Las mujeres aún deberán cho es que el público siente una
esperar más. Cuando aparecen insaciable curiosidad por saberlo
las ideas socialistas de Wilde, todo, excepto aquello que vale
el imperio británico entraba en la pena saberse. Todos esos fun-
una profunda crisis, los dirigen- damentos iban a pertenecer a
tes sindicales hacían acuerdos y los seres humanos del porvenir.
lograban algunas mejoras de tra- Wilde terminó su vida alejado
bajo. Engels criticó esa pasividad de Inglaterra, casi como un des-
de los que juzgaba amordazados terrado. Una vez sale de prisión,
por su participación en las miga- en mayo de 1897, se traslada a
jas del imperio colonial. Su deca- Francia. En Bernaval, nos dice
dencia lo hizo enfrentar nuevos Gide,
desafíos, hasta el punto que el …discreta aldehuela de los al-
presidente norteamericano Cle- rededores de Dieppe, se trasladó
veland se enfrenta a Londres por un tal Sebastian Melmoth: era
sus diferencias en las Guayanas y Wilde. Como yo había sido el
Venezuela. Esa decadencia pro- último de sus amigos franceses
voca una considerable agitación en verlo, quise ser el primero en
teórica alrededor del socialismo, nes entran en enconados debates que la sociedad británica cam-
volverlo a ver. Una vez supe su
se crean partidos, federaciones, en los círculos socialistas. bie: el primer partido obrero se
dirección (…) Wilde prendió un
sociedades de carácter reformis- En esos mismos medios se mez- crea en 1893, fecha en que los
cigarrillo… El público es de tal
ta como La Sociedad Fabiana clan exiliados rusos o alemanes, sindicatos agrupan ya a más de
modo terrible, que sólo conoce a
de George Bernard Shaw, uno que aportan sus propias visiones un millón y medio de obreros
un hombre por las últimas cosas
de sus más tempranos socios, o del marxismo o del anarquismo, para luego protagonizar la gran
que ha hecho. Si yo ahora volvie-
de Herbert George Wells, que se y que contribuyen a la difusión huelga del puerto de Londres de
ra a París, no se querría ver en
incorpora a principios del siglo de las ideas emancipatorias. Esta 1889, aunque la burguesía inicie
mí más que al presidiario. Yo no
XX, y de Bertrand Russell, quie- cocción de pensamientos hace una contraofensiva que creará
quiero reaparecer hasta no haber
grandes dificultades para el mo-
escrito un drama. Es necesario
vimiento obrero.
hasta entonces que se me deje
Al final de la centuria, diferentes tranquilo.
grupos formalizarán el nacimien-
Y agregó bruscamente:
to del partido laborista, aunque
todavía no se llame así. Nacía el —¿No hice bien en venirme
siglo XX y con él nuevas formas aquí? Mis amigos querían que
de organización obrera, pero ese me fuera al Mediodía para re-
no sería ya el siglo de Wilde. posar, porque al principio estaba
muy fatigado. Pero yo les pedí
La defensa que hace Wilde del
que me buscaran en el norte de
socialismo individualista lo lle-
Francia, una playa pequeñita
va a ligarlo con el helenismo
donde yo no vea a nadie, don-
que siempre profesó. La idea de
de haga mucho frío, donde casi
socialismo del escritor irlandés
nunca haya sol…! Oh!
brota de la sordidez industrial, la
negrura de las ciudades, la visión ¿No hice bien en venirme a Ber-
de los niños descalzos, los repug- naval?
nantes vapores de las fábricas, la (Afuera hacía un tiempo
miseria de los ghettos obreros. espantoso)1
Wilde, al mismo tiempo, con-
1 Gide, André. Oscar Wilde. Estu-
sidera que el arte no debe ser dio preliminar de Juan Pacheco.
popular. Rechaza el socialismo Contiene además Salomé de Wil-
autoritario y considera que la de. Editorial Cultura, 1934.
propiedad privada hace la vida
completamente insoportable,
forzando al individualismo a Celedonio Orjuela Duarte es
ocuparse del progreso material y poeta, novelista y comentarista de
no del progreso espiritual: valora libros.

10 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Literatura

Post-data a una trilogía


Por William Acosta

a un año de haber concluido la y a la imaginación que a las pala- en su blog : “Se trata de un Vol-
El jardín devastado trilogía formada por En busca de bras mismas de la novela. Como pi íntimo en cuyo narrador no
Jorge Volpi Klingsor, El fin de la locura y No el siguiente capítulo: cuesta reconocer ciertos aspec-
Alfaguara será la Tierra. Un punto y aparte tos de su biografía: el intelectual
Bogotá, 2009 CNN
después de diez años de explorar que deambula por el mundo, el
182 Páginas Un hombre encapuchado deca-
los mismos temas, el mismo esti- hombre exitoso capaz de una fe-
pita a otro en vivo y en directo.
lo -la claridad-, las mismas ten- roz autocrítica” el Volpi sin hijos
Lo miramos y lo miramos.
taciones cotidianas. En busca de –el narrador habla que ese es su
Y no dejamos de mirarlo.
mí mismo tras haberme extravia- único consuelo− que ha pasado
do en largas y arduas parrafadas, Y es de este modo mediante el por Emory, Cornell, universida-
cientos de rostros imaginarios cual va sumergiendo al lector en des por las que ha pasado el au-
y miles de páginas al garete”.  Y el drama de las tres historias que tor. Es obvio que tampoco pre-
vaya que ha ido marcando un se van entrecruzando, la de Lai- tendo insinuar que este narrador
punto de quiebre y no solo con la a quien una bomba de racimo sea el mismo autor, tan solo que
El jardín devastado (Alfagua- mata a todos sus familiares, y co- hay cosas en común, que llevan a
ra.2008)  sino con su más recien- mienza la búsqueda de sus her- pensar en este personaje también
te novela Oscuro, bosque oscuro manos que residen en Bagdad, como un desarraigado en su mis-
(Almadia, 2009) donde trata de pero a su vez, también inicia un ma profesión (analista político)
explorar el verso, la rima y el rit- viaje hacia su interior y su dolor la cual se le hace vana, una ciu-
mo volviendo a uno de los temas propio reflejado, amainado y por dad que le parece retrasada, a la
En la pasada Feria Internacional de la II Guerra Mundial.   momentos también agudizado que no se termina de acomodar
del Libro de Bogotá, dentro de No obstante, El jardín devasta- en el de las demás victimas de a la además llega casi por obliga-
la comitiva del país invitado de do, a pesar del quiebre estilístico Irak. La de Ana y su esposo, en ción o sin mucha intención.
honor −México− estuvo el escri- con sus anteriores obras, parecía busca de una estabilidad matri-
En conclusión: El jardín devasta-
tor Jorge Volpi (1968), quizás, a ser también la Post-data −¿acaso monial algo imposible, y la del
do, es el final de una búsqueda y
mi modo de parecer, el escritor también la conclusión y conse- narrador y a su vez protagonis-
de un sentido de la historia trans-
mexicano más importante de la cuencia?− de su Trilogía del Siglo ta que vuelve a México, sin un
figurada en personajes que no
actualidad (inclusive por enci- XX. Puesto que se vuelve a su- sendero muy claro, con un dolor
terminan de encajar en un mun-
ma del reciente Premio Herralde mergir en temas digámoslo así: profundo y una repugnancia evi-
do que les ha tocado al azar y al
Daniel Sada, de Elmer Mendo- históricos. Esta vez trata de ex- dente por todo cuanto lo rodea.
cual aborrecen. Es también esta
za Premio Tusquets de Novela plorar el dolor humano (como lo Pero las tres historias, cada uno novela la demostración y el pun-
en una de sus pasadas versiones, declaro en una de las entradas del de los personajes, es un exilia- to de llegada de una guerra san-
y sin temor a equivocarme por blog) y agregaría yo, el desarrai- do (desarraigado como lo había grienta, de una locura sintomáti-
encima del aclamado –pero tri- go, a través de la Guerra de Irak puesto con anterioridad) en sí ca y pegadiza y de la expresión de
llado− Carlos Fuentes, abuelo – por un lado a través de la figura mismo y en su exterior. Laila la avaricia, de la individualidad
como para nosotros García Már- de una muchacha iraquí llamada luego de que su esposo y su hijo y el egoísmo, que terminan por
quez los colombianos− de los Laila y de un personaje-narrador hubieran perecido, tiene que di- decantar en la indiferencia, en la
escritores mexicanos) y en dos o que vuelve a su país, sin hallar- rigirse a otro lado, sin estar se- indiferencia por el dolor ajeno y
tres ocasiones lo escuche expresar se aun en él y la de una relación gura que ese sea el sitio al cual propio. Pero es también una no-
su descontento con las fronteras, matrimonial atravesada por la quiere llegar y en el cual se pue- vela amable y bastante saludable
tanto en lo territorial como en lo desazón y el egoísmo. Pero va- de hallar. Ana y su esposo ya no de leer que como muchas nove-
literario y su altivo animo trans- mos por partes. El jardín devas- son los mismos, sobre todo Ana, las tiene la misión de iluminar
gresor frente a esa realidad rom- tado, es una novela que rompe quien comienza a tener una re- episodios oscuros de la vida y la
piendo los esquemas literarios. en cuanto está llena de pequeños lación con el narrador-personaje, propia existencia.
Desde finalizada su internacio- capítulos con el tinte de aforis- y a buscar salidas fuera del ma-
nalmente aclamada Trilogía del mos que son reveladores y aun trimonio, ha tenido que exiliar- * Para leer la novela en sus cien
Siglo XX en 2006, se ha toma- más contundentes: “Dos hay dos se, arrancarse de su intimidad entradas en el blog del “Boo-
marital para pasar a una poco merang”, seguir el enlace: http://
do un año sabático, que culmi- hay un abismo”, “el jardín esta www.elboomeran.com/blog-
nó en noviembre de 2007, con bajo la arena”, “No hay crimen: conyugal y licita. Y por último el post/12/2725/jorge-volpi/el-jar-
el comienzo de la publicación de los inocentes irán de cualquier narrador de quien no conocemos din-1-proposito-o-desproposito/
cien entradas de una nueva no- modo al paraíso”, y de otros un el nombre, pero que es a todas
vela en el blog literario el “Bo- tanto más extensos con tres o luces un alter ego del autor, “Él,
omerang”*. Un punto de quie- cuatro o líneas, y de no muchos el narrador, que tiene lo peor de
bre con su anterior trabajo “Un párrafos cortos que van marcan- mí” comenta en alguna entrada William Acosta es estudiante de
ejercicio de escritura, una forma do un tipo de ritmo y de tono es- Volpi, además y como lo hacía Ciencia Política, escritor y comen-
de aprender a escribir de nuevo pecial que deja más a la reflexión denotar Edmundo Paz Soldán tarista de libros.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 11


Literatura

Memorias de un errante
Por Hellman Pardo

Europa decimonónica, que nos


El viajero del siglo recuerda a La Guerra y La Paz,
Andrés Newman de Tólstoi.
Alfaguara
Bogotá, 2009 En el viajero del siglo se entrevé
544 Páginas una progresión en la narrativa de
Neuman, a pesar de contar con
tan solo 32 años: ya no es el De-
Una iglesia que se dobla hacia

Andrés Newman. © Alfaguara.


metrio Rota cuya aflicción por la
adelante; una ciudad en medio
vida deja un hálito de desespe-
de la nada de la cual parece im-
ranza en Bariloche. No es Jacobo
posible huir; un arcón donde
que vuelve a retomar un pasado
cabe todo el conocimiento de la
completamente desconocido
Europa del siglo XIX; un caris-
para sus ojos, en la novela, Una
mático perro cuyo dueño, un or-
vez Argentina. Esta vez nos pre-
ganillero, cambiará el destino de
senta a Hans, aquel hombre al
un traductor venido a menos; un
que le cuesta permanecer en un
enmascarado que aparece y des-
solo lugar, un nómada que en-
aparece por las calles cambiantes
cuentra por primera vez una ra-
de Wandernburgo. El viajero del Saramago. Como dice acertada- 531 páginas. Año y medio reto-
zón, o quizá varias razones, para
siglo (Premio Alfaguara de No- mente el propio autor: “Todo un mándola y corrigiendo cualquier
detenerse y contemplar su futuro
vela 2009), contiene infinidad homenaje al siglo XIX desde el descalabro que le resultase a lo
en Wandernburgo.
de relatos que se anudan magis- siglo XXI”. Vista desde un ángu- largo y ancho del extraño viaje-
tralmente en una ambiciosa his- lo postmoderno, la novela resulta ro. Según descifra el argentino, El viajero del siglo se semeja a
toria, y que va esbozando, con ser un collage: epístolas del más para escribir El viajero del siglo ese viento que nos acaricia leve-
un agudo argumento, todos los variado tono, progresión ensa- se acercó a tres películas: Barry mente, casi imperceptible, pero
cauces de la novela clásica con yística, poesía barroca, escenas Lindon, de Stanley Kubrick, Ma- que, una vez anidado alrededor
la narrativa contemporánea. El de teatro, sensaciones musicales, ría Antonieta, de Lucía Coppola, nuestro, permanece íntegro y
tratamiento literario en El viaje- historia de la Europa de la Res- y Retrato de una dama, de Jane sosegado, o, quizá, El viajero del
ro del siglo es más propio de las tauración, montaje cinemato- Campion, basada en una novela siglo sea, como se describe en las
técnicas usadas en los siglos XX gráfico. Aproximadamente seis de Henry James. últimas páginas de este maravi-
y XXI. Existe un universo de años le tomó a Andrés Neuman llosos libro, “un viento que corre
Otra fuente para la elaboración
monólogos que re- crear el ámbito de por todas partes, que se estira y
del argumento parece ser el fran-
memoran al Ulises esta novela cuya se catapulta, haciendo tirabuzo-
cés Stendhal, ya que una de las
de Joyce, Wandern- avidez es notable. nes, precipitándose sobre los te-
principales historias, la cons-
burgo (que traduci- Dos años recorrien- chos, las escalinatas, tropezando
truida entre el amor de Hans y
da al español resul- do la Europa cen- en las bancas, es una corriente
Sophie, nos remite sin señal de
taría algo así como tral, sobretodo el interior que se queda, inmóvil,
equivocación a aquellos pasajes
Fuerte Errante), país germano, para es un viento que no quiere irse”.
de la célebre novela Armancia.
parece una ciudad hallar tanto las ca- De allí se desprende la fábula de
imaginada por el racterizaciones de las ideas que pretende el argen-
mismo Kafka, y la los personajes como tino, armado sagazmente en la Hellman Pardo es escritor, poeta
estructura de los la atmósfera ideal. novela a manera de salón litera- y ensayista. Premio Nacional de
diálogos nos remite Dos años escribien- rio, donde se discute economía, Cuento Corto convocado por la re-
inmediatamente a do el argumento de historia, filosofía y política de la vista Soho en 2009.

12 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Literatura

Polucionar para apropiarse


Por Rodrigo Pérez Gil

por los loros que vuelan sobre el la Parca o la Chirifusca: “mors, Sin embargo, en esta novela, en
El don de la vida parque expresa: “Me retrotraen a mors, mortem, mortis, morti, mor- lugar de hacer una travesía o un
Fernando Vallejo mí mismo, a mi niñez, y con su te (…) morior, mortuus sum ”. viaje inmóvil, está uno sujeto a
Alfaguara aleteo verde me encienden la es- dar vueltas en un suelo cenagoso
Bogotá, 2010 Si en el rosario que rezamos en
peranza. ¿Ven? Es que yo espero alrededor del cordón umbilical
162 páginas Los días azules (1985) los mis-
al revés. Lo que quiero es que el del autor-narrador y de la repre-
terios que contemplamos eran
mundo pare, dé media vuelta y sentación para ser al fin devorado
gozosos, los misterios que va-
vuelva atrás, a lo que fuimos, que por Cronos-Saturno, aderezado
mos a contemplar en El don de
con todo y lo malo que era era eso sí con algunos divertimen-
la vida (2010) son dolorosos. Las
mucho menos malo que esto”. tos cultos y unos desplantes que
declaraciones de amor a los ani-
En El don de la vida la flecha del sacuden, pero ¿en qué sentido?,
males (las ratas, los gallinazos y
tiempo ha invertido su sentido a hay que ver...
los loros) y al “compadre” en esta
tal punto que el polo del pasado El compadre llama “maestro”
novela son meras declaraciones
se lo ha tragado todo, o casi, y ha al narrador. En cierto aparte el
y gravitan a una distancia años-
dejado sin futuro al narrador, “ya narrador advierte: “¡Ay del que
luz del afecto animal que senti-
se lo gastó”, le dice el compadre, le digan en Colombia ‘maestro’!
mos en Años de indulgencia con
lo cual no es grave, pero “lo que Más le valiera atarse una piedra
el rapto del narrador que, ten-
sí tiene, y de sobra, es pasado”, y de molino al cuello y tirarse al
dido en la terraza del edificio en
aferrado a estos restos se queda mar”. Enseguida el narrador, el
Nueva York donde vive haciendo
también sin un devenir varado “maestro” se aplica pero como de
trabajos negros con su hermano
en un presente mustio: “yo soy mentirillas el castigo que aplica-
Darío, acoge amorosamente los
los muertos de mi libreta”. ¿Que- ba el Evangelio al que escanda-
besuqueos de las ratas; o cuan-
Sentado en una banca del par- da por lo menos la bendición de lice a uno de esos pequeñuelos y
do en Las ramblas paralelas el
que Bolívar en Medellín, el na- la Muerte entre tanta hojarasca? cae presa de una regresión en el
narrador-autor (que cree estar en
rrador acecha como una araña a Será el “compadre”, empleado infantilismo de la literatura: “Al
las últimas) evoca los momentos
la espera de una mosca ocasional menor de la alcaldía a quien el mar sí, pero con un infante en-
en que sostenía en sus brazos a la
que pase y caiga en las redes de narrador aconseja que aguante cantado. ¡Ah quién vivir pudiera
perra Bruja que agoniza. Quedan
su telaraña memoriosa; en una en el trabajo hasta jubilarse para eternamente en una isla desierta
unos pocos retazos de memoria
banca del parque donde escan- que luego “haga como yo, que con un principito de cuento de
hago lo que me canta el culo”, viva en esta novela de Vallejo,
cia el tiempo agobiante anotan- como el viaje del narrador per hadas y detener el reloj! Que no
do sus muertos “conocidos” en será este compadre el que dará bien entre el principito a la pu-
la fórmula o ecuación del libro orthodoxam viam a través de las
la “libreta de los muertos”, a los cuevas y los hondos pliegues de bertad ahí se pare. ¡Y a medirlo
que va ensartando en el hilo del mismo, como culebra que se entonces de arriba abajo con una
come por la cola: “Pero hablan- la joven panadera veracruzana.
recuerdo con responsos a dos vo- Tiene maña el autor para esco- cinta métrica para la mayor glo-
do en plata blanca a mí se me ria de Dios!”. En otro arrebato
ces junto con el “compadre” a su ger las palabras más cercanas al
hace que el Cambio es lo mismo de ñoñería parejo a este último
lado en la banca y con quien pla- oído y una sintaxis eficaz que va
que el Tiempo, y el Tiempo lo con “el principito” dirá: “Si el
ticará a lo largo de 162 páginas, al grano sin que se note el paso.
mismo que la Vejez, y la vejez lo Cauca se muere, ya no quiero
apegado a la consigna de que “La Como le dice el compadre, “us-
mismo que la Muerte. Cuatro vivir. Yo soy los ríos de Colom-
única forma de medir el presente ted, maestro, cuida el idioma”; su
que son tres, tres que son dos, bia”. El compadre reclama aquí
es poniendo el oído izquierdo so- prosa está despojada de imágenes
dos que son uno”. Montado en al narrador en un tono que se
bre el corazón de Cronos. Mi pa- y metáforas que hurtan al lector
esta escalera regresiva por fuerza va poniendo color de hormiga,
dre. El único que reconozco”. El un mundo posible y le dejan en
el pasado es fuente de infelicidad “No, maestro, por favor no se
asunto de la novela se anuncia al cambio un producto sublimado.
intermitente: “Sufro por lo que
principio: “El niño es una piedra
un día fue y ya no es, por lo que
estulta, el viejo una pavesa que
se fue”. “¡Ay, todo se acaba, todo
se lleva el viento. He ahí, resu-
pasa, qué tristeza!”.
mido, el libro que voy a escribir
para dedicárselo a usted: un tra- Es que Cronos, padre y maqui-
tadito sobre la vejez y sus mise- nista de Vallejo en El don de la
rias en que Cronos se enloquece vida es el mismo Saturno que
y se tira al río. ¡Cuánta agua no devora a sus criaturas, y de qué
ha arrastrado el río bajo el puen- modo lo podemos apreciar en la
te y cuánto tengo que contar!”. impactante imagen de Goya y
Cual pescador aguas arriba del en la manera como el narrador Héctor Suarez Castro 3115187738 - 4720821
río de la memoria y embelesado declina sustantivo y verbo de

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 13


Literatura
nos vaya a ir tan pronto que hay voz exterminadora que limpia
mucho hijueputa por insultar e “malezas”, juzga y condena con
impostor por desenmascarar y “la intransigencia del bien” de
usted apenas está empezando”. Laureano Gómez , “era un sol”,
La súplica del compadre al na- así evoca Vallejo en Los días azu-
rrador cae como una amenaza, les a este émulo de Goebbels en
o casi, para cualquier lector que Bogotá; esta misma voz hace en
no tenga el don del narrador, eso El don de la vida el retrato del
que lo “salva”, según dice, de ti- hombre del campo en Colom-
rarse desde la azotea del Palacio bia: “El campesino colombiano
Nacional en Medellín, su “cuali- es lo peor de lo peor, la más da-
dad de translúcido” o la “trans- ñina alimaña (…) Ellos llevaron
miniluminicidecencia”. a cabo la violencia, la que se de-
Volcada en un pasado distante y jaron azuzar en sus podridas al-
anclada en un presente mustio, mas por los políticos, y no digo
esta memoria pura tiene un pre- sembrar porque desde siempre la
cio que se manifiesta aquí y allá traían: los caseríos incendiados,
en forma de exclusión, de parti- los campos devastados, los ríos
Casa Quinta. Lima - 2007. © Pablo Maire. ensangrentados”. ¡Porque desde
ción, de separación entre el cielo
siempre la traían (¡!), la violencia,
perdido de la finca Santa Anita “Lo único bueno que tiene Co- beta-de-laboratorio recae en una
regresión infantilista: los campesinos colombianos!...
junto con su infancia y el infier- lombia son los negros. El resto es
no aquí y ahora, la dicotomía podredumbre mezclada”. Negros Un paredón de fusilamiento En el caso de Colombia, que car-
de lo alto y de lo bajo; así, lue- “puros” son sin “gota de blanco para el que se reproduzca es lo ga a cuestas con el nombre del
go de confesar que “entendí por ni gota de indio”. La pureza de que les voy a montar en este par- avorazado esclavista Colón, hay
fin qué son la gravedad y la luz raza, aspiración totalitaria, tanto que cuando me elijan, de suerte que decir con Joe Bousquet, “Mi
y cómo las neuronas del cerebro como la dicotomía, espejismos que si por un lado del tubo en- herida existía antes que yo, yo
producen el espejismo del alma”, comunes al platonismo de ascen- tran por el otro lado salen: el que nací para encarnarla”. El juicio y
viene la súplica: “A Satanás le sos y caídas, al puritanismo y a la engendra y el que pare mueren condena de Bolívar, entre otros
ruego que me levante en vilo lo lógica de la matemática de Eucli- para que viva el producto. Esta ex abruptos, es para el narrador
que digo para darle una lección des donde se hace valer la ley del es la nueva ley del mundo que pura “lucidez rabiosa”. De Co-
de altura a esta chusma bellaca. tertio excluso, ley que barren las impongo yo. Y punto. Ay, ay, ay, lombia había dicho “que escupe
No permitas, Ángel Caído, que paradojas como un cuchillo sin me he pasado la vida fusilando a a la felicidad y me trata como a
tu siervo se muera en esta banca mango y sin hoja.
diestra y siniestra en el corazón, un paria”. Odia pero quiere ser
de este parque sin levitar ni al- Cierta gracia de la “lengua pai- limpiando maleza, y ahora quie- amado, y pregunta: “¿Por qué
canzar, tras la levitación ansiada, sa” de antaño que Vallejo cultiva ro descansar. Déjenme cerrar los será, compadre, que detesto tan-
a llegar en taxi a su casa”. Y: “el con tanto esmero se la lleva el en- ojos un instante para vivir in- to a los pobres? ¿Por paridores?”.
que se quiere caer, que se caiga, sanche al reinscribirse en la len- tensamente un episodio de deli- ¿No será porque los puritanos le
que yo subo, asciendo, mientras gua mayor, cuando habla con la rio sexual febril con un principi- tienen horror a los pobres, así
el populacho se hunde más y más lengua del patrón; en este punto to de cuento de hadas (…). como el puritanismo es una con-
en su abyección”. se normaliza, acaba por cerrarse
El juicio vuelve y juega con re- ducta de simple exclusión? ¿Un
sobre sí y ni qué añorar la danza
De Federico García Lorca dice lación a Simón Bolívar, blanco- puritano Vallejo, este purista de
de los viejos buenos tiempos. En
el narrador que “se pasó la vida mulato-mestizo-y-hasta-gitano- la lengua?: “La puta mientras no
el mejor estilo de los combos de
cagando octosílabos asonanta- sublevado-contra-la-opresión- para es dama de mi más alta con-
sicarios, aunque éstos no fueran
dos, sonsonetudos”; y agrega amigos de los policías, nichos de y-la-tiranía-española; no podría sideración”.
que todavía le interesa como fascismo en la década de los años gustarle este “revoltijo” a Fernan- Según Hofmannsthal, “Lo que
a pocos este mariquita taurófi- 80 en Medellín azuzados por los do Vallejo y a su admirado bió- es el espíritu lo capta sólo el
lo; es que con mucho talento y narcos, los nuevos amos, y a la grafo español Salvador de Mada- oprimido”. ¿Cuál es el fuerte del
por muy memorioso que sea el vista de un policía-bachiller que riaga que prefiere honrar y exal- narrador a punto de “levitar” en
alzado Vallejo, para decirlo con deambula por el parque Bolívar, tar al Despescueznarizorejizador El don de la vida y cuál el fuerte
Lorca en su poema El Presen- este desplante: mayor en América, al esclavista del compadre? El juicio, que se
timiento, No podemos arrancar A estos muchachos recién salidos voraz, truhán y precursor del extenderá hasta la vida misma:
un suspiro a lo viejo. El pasado se del bachillerato la sociedad los secuestro en Colombia Colón: “Con su espejismo de la finalidad
pone su corazón de hierro y tapa recluta para que la defiendan ad “Si se acaba el oro, cambiaremos la vida es un experimento fallido
sus oídos con algodón del viento. honorem, pero les impide dispa- esclavos por oro” (carta de 1503 de la materia. O mejor dicho,
Nunca podrá arrancársele un se- rar: sólo pueden dejarse acuchi- a Don Fernando y Doña Isabel su único experimento fallido,
creto. Sus músculos de siglos y su llar. ¡Ah con esa alcahuetería de la Católica). Bolívar es para Fer- desastroso, trágico”. Ya casi para
cerebro de marchitas ideas en feto los derechos humanos! Déjenme nando Vallejo (y para Salvador terminar, dice el narrador: “El
no darán el licor que necesita el co- que suba y van a ver, les mon- de Madariaga mutatis mutan- cambio es la Muerte”, a lo que el
razón sediento... El narrador con- to un paredón de fumigamiento dum) “el hideputa” y el “granu- compadre replica: “¡Y qué! Vivi-
fiesa sus apetencias sexuales de de dos kilómetros y fumigo hasta ja”. “¡Ah venezolano bellaco, hijo mos para cambiar y cambiamos
momento, los negros “puros”, y misiá hijueputa. de la que te parió por su vagina para morirnos”. A la exclama-
aclara que “los revoltijos no van Tras un ataque a los que se re- puerca! (…) Mentiroso, tísico, ción del narrador: “¡Maldita la
conmigo”, para decir enseguida producen, el augur del bebé-pro- cabrón. ¡Maricón!”. Esta misma ocurrencia de este viejorro loco,

14 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Literatura
de esta eminencia chambona de los angelitos culirrosas”. El com- con un disfraz precario que deja pre meciéndola en su mecedora:
inventar la Muerte!”, el compa- padre había decretado: “El hom- ver lo que se quería ocultar y de ‘Abuela, me voy a morir pensan-
dre replica: “¡Qué va! El error del bre es malo por naturaleza. ¡Qué ahí los vaivenes del compadre, do en vos’”. La regresión se en-
monstruo fue inventar la vida. Si le vamos a hacer!”; había hecho suerte de comodín que hace el cadena de nuevo con un ataque,
vivir es una desgracia (y mien- suya esta convicción del Demo- papel de la Muerte, del Diablo esta vez contra Gandhi, “¡A la
tras más tiempo más), la Muerte nio y de los cristianos-adeptos-a- y del mismo narrador, aunque al mierda con ese fakir farsante! Yo
es una bendición”. El compadre la-tecnociencia-mediática-actual final el compadre le diga “a partir sólo creo en la bondad del que
(Demonio, Muerte o narrador) que amagan con hacer valer la ley de este momento sepa que dejo la oculta (…)”, según la pres-
insiste: “La vida es una pesa- del infierno en la tierra; declara- de ser su amigo y paso a ser el cripción evangélica Que tu mano
dilla de la materia y la materia ción que hace el compadre para que soy”? Justo antes de que el izquierda no sepa lo que hace tu
un espejismo de la nada”. “¿Y la complacer su propia vanidad y la narrador “descubra” que ha es- mano derecha. Y ya para termi-
Muerte?”, pregunta el narrador. del narrador (aunque éste se dice tado platicando con la Muerte, nar, justo antes de “saber” que el
“La bendición de Dios”, respon- refractario a los halagos que no le dice a ésta o sea al compadre: compadre es la Muerte misma,
de el compadre. Pero ¿qué sería faltan a lo largo de la obra), sien- “¿Por qué me mira así?”, a lo que el narrador le confiesa, “Me está
la Muerte sin la vida? ¿A poco no do que la verdad es mucho peor, el compadre replica: “¿Cómo es entrando un arrepentimiento….
es como dicen los malayos, que lo que resulta aún más inquie- ‘así’? Siempre lo he mirado igual. de todo, de nada, de lo dicho, de
la novia de la muerte es la vida? Y tante: no somos malos por na- Lo que pasa es que usted nun- lo no dicho, de lo hecho, de lo
¿cómo podría la bendita Muerte turaleza sino que nos volvemos ca me ha visto. Ni a nadie. De no hecho (…)”. Haberse ahorra-
maldecir la vida si no es pasan- malos sin darnos cuenta siquiera. tan metido que ha vivido en lo do esto, ¿no?..., si Editorial Alfa-
do en boca del Demonio por la Demonio y/o Muerte, “filósofo suyo se le han resbalado siempre guara dejara.
“bendición de Dios”? “No me presocrático”, “cínico”, emplea- los demás por los ojos”. Al final
tiente, compadre (…) No haga el do menor de la alcaldía en una de la novela, presa de una pos-
papel del Diablo”, le dirá el na- oficinilla del último piso del trera regresión el narrador quie-
rrador al compadre cuando éste Palacio Nacional, ¿no será este re “Volver a Santa Anita” para
le propone que se vaya al cielo “A compadre el mismo autor-narra- “abrazar a la abuela y decirle, por Rodrigo Pérez Gil es profesor, in-
cantar en los coros celestiales con dor translúcido y todo, equipado última vez, lo que le dije siem- vestigador y comentarista de libros.

La horizontalidad de las palabras


Por Esmir Garcés esta época es sin duda la pala- mánica, una línea de frontera. este trabajo recoge once voces
bra soledad, que resulta ser nada Somos la marca de la historia, contemporáneas del Surocciden-
distinto al yo oculto entre las el herrero inclemente sobre los te del país. Los autores fueron:
catacumbas de la indiferencia, números perdidos. Guillermo Martínez González,
Consejo para la buena muerte un yo que no se conmueve ante En 1998, el Ministerio de Cul- Jáder Rivera, Winston Mora-
Antología los desastres y los dolores gene- tura creó, dentro del Área de les, Esmir Garcés, Felipe García
Ministerio de Cultura rados por los mismos hombres Literatura, los premios departa- Quintero, César Eduardo Sam-
Trilce Editores de carne y hueso, un yo que no boní Quintero y Francisco Javier
mentales en varios géneros. Fue
Bogotá, 2009 siente, peor aún, que no vive. Gómez Campillo, Nelson Ro-
el primer intento por construir
190 páginas La poesía devuelve los sentidos, mero y Luis Eduardo Gutiérrez,
el mapa poético del país a tra-
devuelve el mundo; hace de la Medardo Perdomo Váquiro, y
vés de sus diversas vocess. En el
piedra un relámpago. Mario Eraso Belalcázar. Así mis-
2002, el mismo Ministerio pu-
El libro Consejo para la buena mo, se quiso recordar al poeta
Lo anterior, permite dilucidar el blicó a los autores ganadores en
muerte: Panorama de poetas payanés Carlos Illera Benavides
trabajo que contiene este libro. la antología Por los verdes, por los
contemporáneos del suroccidente (1957-1999), de cuyos versos to-
Se hace muy difícil precisar un bellos países. Siete años después,
de Colombia, no nace del azar mamos, a manera de homenaje,
concepto estético sobre la poé- los escritores huilenses Betuel
o de la improvisación sino de la el título para el libro.
necesidad, desde la verticalidad tica que integra la compilación, Bonilla y Esmir Garcés crearon
debido a la multiplicidad de vo- el Primer Encuentro Nacional Ahora que sea el lector el comi-
del tallo de la creación y desde la sionado para escalar estos muros.
horizontalidad de las palabras. ces, acaso la diversidad geográ- de Escritores “José Eustasio Ri-
fica de los seleccionados. Aún vera”: Zona Suroccidente. El Es una celebración del lenguaje
Aquí se cumple la teoría social que participa así del ritual de la
de la escritura —si el sonido de así, asistimos a la sonoridad, al evento, realizado en Neiva du-
ritmo, o a la imagen que cons- rante los días 23, 24 y 25 de no- vida, de este conjunto de astros,
las trompetas derriba los mu- del yo enfermo y del ojo infini-
ros, la palabra escrita, leída o truye y decostruye la fusión de viembre, contó con la presencia
to que es como el imán para los
cantada, nos ha de acercar al cuerpo y espíritu. y la participación de los escrito-
dioses. Que sea el lector el que
concepto de lo humano—. No Octavio Paz nos enfatiza en la res de la región.
pueda cabalgar por la horizonta-
puedo asegurar que la poética idea de que “el poema nos hace Así, con el beneplácito de la Aca- lidad del verbo, por las páginas
pueda desviar los asaltos de la recordar lo que hemos olvida- demia Huilense de Historia, el aún pudorosas de este libro dis-
incomprensión y de la rabia, do: lo que somos realmente”; y libro Consejo para la buena muer- puesto siempre a ser profanado.
pero sí que puede, con ente- lo que somos, de la mano con te, resultó seleccionado y el pre-
ra seguridad, brindar luz a los Paz, tiene que ver con un cruce mio fue asignado a la institución Esmir Garcés. Premio de poesía
desposeídos. Si algo caracteriza de caminos, con una danza cha- participante. Debo indicar que U. Industrial de Santander.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 15


Literatura

Un dolor que se calla


Por Cristian Soler

aún no ha visto: “El mar yo siem-


La playa pre me lo he imaginado como
Cesare Pavese un cielo sereno visto a través del
Seix Barral agua”. “Historia íntima” es la re-
Bogotá, 1983 construcción de los paisajes de la
183 Páginas infancia, del ambiente del cam-
po en el que vive el protagonista
En La Playa, el escritor italiano cuando es niño y que interioriza
Cesare Pavese (1908-1950) nos para luego revivirlos en aquellos
ofrece una serie de historias en días de invierno en los que ya vive
las que la realidad de los perso- en la ciudad. Pero esta historia
najes está permeada por sus expe- es íntima no sólo por el hecho
riencias íntimas y su visión de la de que la memoria interiorice y
vida, no en vano todas ellas están recree el paisaje, lo es también
narradas en primera persona. En porque por medio del recuerdo el
estos cuentos se puede ver a un es- narrador reconstruye su vida per-
critor cuidadoso, que por medio sonal y familiar, su relación con
de la palabra da pinceladas de los su padre y con La Sandiana, una
hechos cotidianos, los recuerdos mujer que un buen día llega a su
de la niñez y aquellos instantes de casa y se queda a vivir con ellos.
(des)amor. Los narradores que aparecen en
Precisamente al estar construidos “La chaqueta de cuero” y “Primer
todos los cuentos en primera per- amor” son por otra parte adoles-
sona, éstos no pretenden abarcar centes, muchachos en quienes se
una totalidad sino que se mueven está produciendo ese instante del
entre la palabra y el silencio, entre despertar sexual. En “La chaqueta
lo que se dice y lo que se calla. Los de cuero” el protagonista es tes-
narradores reconstruyen por me- tigo de la forma como se crea y
dio de la memoria sus historias, posteriormente se desborona la
sin embargo en estas también hay relación entre Ceresa, el dueño
olvido y omisión. Hay cosas que lección de cuentos: la añoranza de descubre, ante las mujeres que en de un embarcadero junto al río y
el tiempo ha borrado y que por la tierra natal, las distancias insal- él se mueven, hasta el punto en mentor del protagonista, y Nora.
ello la memoria ya no puede re- vables que alejan a las parejas, el que él llega a enamorarse de Cle- Este cuento se constituye así en
cordar, pero hay tantas otras que contraste entre la vida del campo lia, amor que no puede pasar de la muestra del profundo cono-
resultan tan dolorosas que por y la ciudad, el mar y el nacer del ser algo simplemente platónico. cimiento psicológico que Pavese
ello es mejor no hacerlo. Pavese sentimiento amoroso en la juven- Es esta interacción entre Berti y tiene de sus personajes, si por un
de esta forma hace que el lector tud. el narrador y las conversaciones lado el narrador nos trata de con-
tome un papel activo en su na- En el transcurrir de unos días va- que entre ellos sostienen las que tar la forma en que se genera la
rrativa, es él quien debe reunir las cíos y sin sentido, en los que se hacen de “La playa” un cuento ruptura de la relación entre Cere-
piezas del rompecabezas y llenar mueve entre gente ostentosa y dinámico, que se mueve entre las sa y Nora, con sus peleas y sus in-
aquellos vacíos sugerentes. rodeada de lujos y presencia los esperanzas que da la juventud y el fidelidades, por otro lado, dada su
“La playa”, relato con el que ini- problemas conyugales de Doro desegaño que llega con la madu- aún corta edad e inocencia, éste
cia el libro y que le da el nombre, y Clelia, el narrador y protago- rez. se encuentra con ciertos espacios
se encuentra por su extensión en nista de “La Playa” se encuentra “El mar” e “Historia íntima”, son a los que no puede acceder, con
el límite mismo en que dos géne- con Berti, un muchacho que fue dos cuentos que se construyen a una imposibilidad de compren-
ros se funden: el cuento largo y alumno suyo en el colegio y en el partir de la mirada de la infancia. der todo lo que sucedió entre su
la novela corta. En este relato se que en últimas éste se refleja. Ber- El primero narra una travesía que amigo y Nora. “Primer Amor” es
narra la historia de un hombre ti personifica esa contradicción tiene como fin la búsqueda de por otra parte la historia de una
que decide pasar las vacaciones de que se presenta ante aquel estilo una ilusión, dos niños escapan de amistad y el encanto que el narra-
verano junto al mar con Doro, un de vida, por una parte hay en él su casa y huyen de su pueblo por dor tiene por una de las hermanas
amigo del que se había comenza- cierta repulsión hacia aquello que el deseo de conocer el mar. Si hay mayores de su amigo. Este cuen-
do a distanciar, y su esposa Clelia. ve en su estadía en la playa: “Hay algún momento en el que la prosa to resulta conmovedor en cuanto
Es en estas páginas en las que co- días en que el mundo, la vida, de Pavese logra adquirir un carác- se constituye en la entrada a la
mienzan a aparecer todos aquellos me parece un gran prostíbulo”; ter poético es precisamente cuan- adultez del protagonista, en la
temas que se van a repetir de una por otra parte hay también una do el narrador de esta historia comprensión de una realidad que
u otra forma a lo largo de esta co- atracción ante aquel mundo que hace un retrato de ese mar al que estaba latente en todo momento y

16 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Poesía

La comunidad de los rockeros


que sin embargo él ignora. De esta
forma el crecer y las verdades que
con ello se descubren, se constitu-
yen en un proceso doloroso pero
necesario, que si bien llevan a la
desilusión también traen consigo
Por Nelson Romero Guzmán
la comprensión.
“La ciudad” es un cuento corto,
simple en su estructura y que por la literatura: Borges, José Emi- de cristal para feriarlo a los ciegos,
ello mismo alcanza dimensiones lio Pacheco, Alejandra Pizarnik, ¡soy leño de mi propio infierno!, mi
Manicomio Rock
profundas. En esta historia se Amado Nervo, Joyce, Homero, cuerpo es hospicio de fantasmas, le
Jorge Ladino Gaitán
puede ver con mayor amplitud Universidad Nacional Sófocles). otorgan a la expresión un tono
ese contraste que se da entre la Bogotá, 2009 El rock alude a una expresión contestatario como las letras de
vida en el campo y la vida en la 182 Páginas cultural de la libertad cercana al las canciones de Charly, pero
ciudad, las formas como cambian desarreglo de los sentidos, que cargadas de sentido poético.
las costumbres y esa brecha que El libro de poemas Manicomio excita a la juventud a una expre- Entre los méritos de Manicmio
pueden generar en alguien que Rock de Jorge Ladino Gaitán sión de su mudo sin prejuicios, Rock tenemos la capacidad del
proviene de la provincia y que le encierra una clave en la vida del simbolizado en el golpeteo rítmi- lenguaje para transfigurar la ex-
cuesta adaptarse a ese nuevo am- rockero Charly García: la leyen- co del metal y demás instrumen- presión del rock como materia
biente. En este cuento también tos fusionados en la orquesta, así poética, para lo cual Jorge Ladi-
da de sus pasos constantes por
aparecen el amor y la desilusión, como las letras de las composi- no no exalta la figura de Charly
los hospitales psiquiátricos, pero
esas constantes en la narrativa de García como uno de los mejores
que igualmente puede leerse sin ciones. Esos componentes, más
Pavese, esa búsqueda por el otro representantes de esta música
ese prejuicio, pues el libro de una manera propia de asumirlo
que pueden conducir a laberintos en español, sino que la sondea
poemas como tal no asume al socialmente desde la moda y el
intrincados y callejones sin salida. en lo oculto, en su propio des-
ídolo en la tarima, en el tragaluz espectáculo, produce la imagen
Es quizás este el cuento que más garramiento frente a la realidad
del espectáculo, sino que a través de un caos, de un manicomio.
se destaca de esta colección, el que que oscila entre un adentro y
de imágenes poéticas que aven- Aprovechando esa confusión,
logra de mejor forma construir un un afuera con múltiples presen-
turan el delirio, la enfermedad y más la figura de Charly García
drama que escapa a las palabras, y cias, intuiciones y sorpresas en el
el desarraigo, nos develan al ar- que lo asume desde su experien-
en el que se intuye un amor no mundo interior del artista; es a
confesado, un deseo no satisfecho tista del rock en su lucha interior cia interior, llevan al lector, poe-
con la música y sus propias com- ma tras poema, al encuentro con ese submundo del alma del can-
y un dolor que se calla. tante a donde viaja la palabra de
posiciones (Tu vicio o Me tiré por una pequeña “temporada en el
Estos relatos de Pavese resultan vos), en diálogo con otros elegi- Ladino, para extraer imágenes y
infierno” que evoca a Rimbaud,
íntimos no sólo en cuanto están dos de su estirpe (Janis Joplin, confesiones no de un yo confe-
o el ambiente delirante de “Las
escritos en primera persona sino sional, sino de una historia per-
Kurt Cobain, Jimi Hendrix, An- cantinas” en Maicol Lowry. Jorge
también, porque hasta cierto sonal que involucra el encuen-
gus Young y Michael Young), así Ladino se vale para expresar la lo-
punto, aquellas anécdotas que se tro entre el rock (ahora hecho
como el propio músico expresa cura del rock (de su interioridad
narran irían más allá de la ficción poesía) con su comunidad de
su rabia frente al mundo desde o carnalidad) a través del recurso
y tocarían experiencias personales adeptos. Este es el libro de un
la literatura, o más exactamente poético de la imagen de conteni-
del autor. En estos relatos los na- admirador del rock instalado en
permitiendo el encuentro entre do fuerte, espeluznante, a veces
rradores no se limitan a describir la poesía, que une las líneas que
música y literatura. desde el yo despersonalizado en
los hechos sino a interiorizarlos, a parecen separar la música y la li-
hacerlos propios y dotarlos de una La música, la vida del músico, Charly García, o a partir de la
confesión de otros roqueros que teratura. Con Manicomio Rock,
prosa poética. conforman la materia bruta del
son testigos a través de la músi- Jorge Ladino resultó ser primer
libro; la forma en la que expre-
La realidad que describe Pavese finalista en el Concurso Nacio-
sa esa intimidad, las imágenes ca de un mundo polvoriento, en
en sus cuentos puede ser una rea- nal de Poesía María Mercedes
alucinatorias que lo configuran, el cual el artista asume la sucie-
lidad desoladora, creada a partir Carranza (2006).
definen su poética y el mayor dad, la enfermedad, la locura y
de las esperanzas ya desvanecidas
y esa nostalgia que deja el recuer- atractivo en la lectura. sus delirios: “Pueden llamarme
do de todo aquello que se ha ido El libro está subtitulado en tres Dios o Charly”. Imágenes del li-
y que quizás ya nunca volverá. partes significativas: Puertas bro rastreadas en varios poemas, Nelson Romero Guzmán es
Sin embargo, es en esos instantes adentro, Puertas afuera y Cade- como: la música funda la tormen- poeta, merecedor de varios premios
donde surge la ironía, esa forma na perpetua. Rastreados en su ta, creo en el infierno que soy, país literarios en el país.
de arrancarle una sonrisa trágica lectura esos tres apartados, el
a la vida, esa luciérnaga que brilla poemario alude a un adentro (la
débil entre las tinieblas y que le intimidad, los sueños con sus
recuerda al hombre que es mejor pesadillas, el yo en permanente
seguir recorriendo su camino. hastío, la soledad), a un afuera
(el mundo en descomposición,
el tedio de los minutos, la reali-
dad exaltada por los sentidos, lo
Cristian Soler es filósofo y litera- fantasmagórico) y a una ironía
to. Comentarista de libros y correc- de la prisión (la conquista de la
tor editorial. libertad encadenada a través de

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 17


Poesía

La mazmorra de la locura
Por Dario Sánchez-Carballo En homenaje a las mujeres que se me murieron en estos últimos doce
meses, mi madre, mi abuela paterna, Ángela Vélez, Rosalba Carballo
Baldayo, Alda Merini y nuestra queridísima
Mónica de la Casa de Poesía Silva.
Hace unos años, en un periódico El manicomio es una gran caja de resonancia
que solíamos editar cuando ni el y el delirio se vuelve eco,
odio, ni las sombras se condensa- medida el anonimato,
ban para ocultar la luz, logramos el manicomio es el Monte Sinaí,
un aguijonazo al publicar a Alda maldito, en el que recibes
Merini con la ayuda y la compli- las tablas de una ley
cidad de Efraim Medina Reyes, que los hombres no conocen.
quien impulsó esa edición. El
monográfico mostraba una poeta Alda Merini
fresca tanto en su poesía como en
su manera de ser frente al mun- lo desea nadie. Creo en la gran caja de resonancia que
do. Pero esa frescura no se po- que nuestra home- es el mundo. ¿Acaso no es un
día, ni en aquél entonces ni hoy, najeada conocía muy inmenso manicomio el planeta?
confundir con la ingenuidad que bien el significado Ahora le pregunto a Merini y me
alguno que otro detractor pensa- de estas palabras. El permito decir lo que diría ella.
ba. Para aquellos esos versos eran mundo y su gente su- ¿Qué es el eco?
elementales. Mas la desnudez es fren, indudablemen-
La voz de los que preguntan el
elemental y lo que siempre pude te, pero cuando de
porqué de preguntas estúpidas y
observar en la poesía de la italia- alguna manera logras
los que responden con leyes in-
na era esa piel, el frío que uno hala en los estertores de la muer- subvertir este orden a través de la
útiles, excepto para el castigo.
podía sentir cuando nos descri- te, en el espasmo muscular que estética, a través de la poesía y el
produce el invierno, en aquello dolor se vuelve belleza es cuan- Entonces, ¿qué es la locura?
bía las baldosas de las duchas en
que nubla la cara de los niños en do logramos tocar la eternidad, La gran mazmorra del mundo
los manicomios. Porque a sus 16
la mañanas al salir de las duchas. porque el infierno ya lo hemos donde recibes humillaciones y
años ya pisaba esas instituciones
Por ello su voz era clara y no ne- vivido. Coronada siempre por antes que me preguntes por la
donde según sus propias palabras
cesitaba de la gran metáfora, de un cigarrillo y su collar de perlas, caja de resonancia, ausculta tu
“encuentra las primeras sombras
la gran imagen poética, ni mu- aunque digan que murió en la cabeza, guarda tus palabras y lee
de la mente” la locura era el
cho menos del ostracismo que a indigencia, estoy seguro que no poemas. ¿Y ahora?
principio de todos sus sentidos
y luego la desazón, la injusticia veces se convierte en un laberin- necesitaba nada más para sentir-
de las violaciones para terminar to innecesario para llegar a nom- se plena.
pariendo una “hermosa niña” en brar las cosas como son las cosas. Vivió más de veinte años en los Canto de respuesta
uno de los círculos del infierno Murió a los 78 años de edad el manicomios entre entradas y sa-
donde dios no está “y sin em- pasado 1 de noviembre de 2009, lidas, una de ellas por romperle Haber estado en ciertos
bargo… todo fue perdonado” el año 11, el de la muerte, pero una silla en la cabeza a Ettore lugares tristes,
decía la poeta. Verla desnuda no también de lo que nace, como Carniti, su ex esposo. Después de cultivar fantasmas,
era verla en aquellas fotografías de cada latigazo nacía un poe- esto, la peor parte la llevó Alda, como dices tú, atento amigo mío,
transgresoras que tanto dieron ma en el alma de Merini. Fue así pues sus antecedentes le valieron no da derecho a creer que dentro
como concibió cinco hijas abso- una instancia en las mazmorras dentro de mí continúe la locura.
para hablar, era leerla y para leer
lutamente italianas Barbara, Fla- de la locura acompañada de de- He seguido siendo poeta hasta en el
a Alda Merini hay que quitarse
cenas de electrochoques. Allí te infierno
la ropa como lo hacía ella. Des- via, Simonetta, Emanuela y su
dan “las tablas de una ley que los sólo que yo buscaba a Eurídice
hacerse de lo que sobra. Volver a poesía. Por cada una sufrió y no
la casta sombra y no tengo más pa-
la instancia primaria del ser hu- pudo hacer más de lo que debía hombres no conocen” como en la
labras…
mano donde el lenguaje es lo que hacer. Como madre se reclamaba vida misma. Por ello sus poemas
Ésta, Franco, la tierna respuesta
es y lo que se tiene que decir se todo el tiempo por no estar con se comunicaban con la humani-
a tu dilema: yo soy poeta
dice sin giros de ningún orden, ellas, dicen sus allegados, y se lee dad porque el sufrimiento, las
y poeta seguí siendo tras lo barrotes;
nada más. en sus libros. Gelman decía que humillaciones que tuvo que vivir sólo que afuera, sin casa y perdida
Fue nominada al Premio Nobel ser poeta es un karma que no se son las mismas que se hacen eco he continuado a mi pesar el canto
de Literatura en 1996. Amada de la tristeza, y dentro de cada flor
y querida por maestros como de mi voz existe aún la esperanza
Salvatore Cuasimodo y Eugenio Alda Merini. 1931 – 2009 (Milán, Italia). Considerada una de las de que nada haya sucedido que de-
Montale. Sus libros hacen parte voces más importantes del siglo XX en Italia. Algunos libros publi- vaste
de las nuevas generaciones de cados La presenza di Orfeo (1953), La Tierra Santa (1988), Delirio mi surco de luz y haya perdido
poetas en Italia que buscan un amoroso (1989) e Il tormento delle figura, Vuoto d’amore (1991 la verdadera llave que me cierra a la
o Ipotenusa d’amore (1992). Otras de sus obras son La pazza della verdad.
lenguaje limpio, sin ripios de porta accanto (1995), Folle, folle, folle d’amore per te (2002) sus
ningún estilo. Sus mejores versos últimos trabajos se publicaron en 2003, più bella della poesía è stata
son los que no pretenden hacer la mia vita, y en 2005, Nel Cerchio di un pensiero (teatro por voce Darío Sánchez-Carballo es ar-
parte de ninguna clase de nómi- sola). En 1996 se le candidatizó al Premio Nobel de Literatura. Darío quitecto, poeta y profesor. Ha pu-
na literaria, simplemente los que Fo y la academia francesa fueron sus principales promotores. blicado el libro 49 habitaciones,
son parte del aliento que se ex- en la editorial El Zahir.

18 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Poesía

Toda poesía es un acto de liberación


Coversación con Roger Sativáñez práctica lo que toda la izquierda
peruana radical pregonaba. Pero
colectiva a la creación estricta-
mente individual.
Por Robinson Marín Valderrama para ese momento yo ya había En ese giro creativo y vital de lo co-
optado por la bandera negra. Y lectivo a lo individual que realizas
la soledad creativa, de modo que en la década del 90, que riesgos
En el poeta peruano Roger Santi- nuevo libro mío llamado saldrá
en los 90s me dediqué exclusiva- asumes como poeta y como indi-
váñez (1956) confluyen varios de en breve en Madrid bajo el se-
mente a la poesía. viduo y que consecuencias para tu
los planos comunes a los hom- llo Amargord en su colección
bres y mujeres que en América Transatlántica. En el pasado he De la etapa del proyecto colectivo, obra y su lenguaje tiene ésta nueva
Latina han desarrollado un tra- sido editor de los libros de otros, Kloaka ¿qué alcance crees posible etapa?
bajo creativo en procura de dar cuando en el Perú formaba parte reconocer hoy al movimiento y a Asumí los riesgos de la absolu-
cuenta de la condición humana del proyecto colectivo editorial sus postulados emancipadores y ta soledad. Escribía encerrado
en el escenario urbano a finales Asalto al Cielo. Y cuando saca- underground? en mi casa durante arduas ma-
del siglo XX y desde luego el glo- ba revistas. O publicaciones de Hoy en día Kloaka simboliza la drugadas. Como individuo –al
bal, expuesto a las contingencias los grupos y movimientos en los memoria de nuestra juventud dedicarme exclusivamente a la
de otras lenguas tan presentes en que he participado. Los Roberts radical. Lo importante para la poesía- me puse al margen de la
lo cotidiano a comienzos del si- configuran hasta el momento un actualidad, es la conseguida obra sociedad y padecí la segregación
glo XXI. universo de 17 cantos. Todo em- concreta de sus ex integrantes, que ella inmediatamente te res-
Desde Collingswood, donde pezó durante mi contemplación por ejemplo, Mariela Dreyfus, ponde. Las consecuencias –en
actualmente reside y mientras vespertina del cielo, en mis visi- Domingo de Ramos, Julio Here- esa época- fueron el enriqueci-
trabaja como profesor de espa- tas diarias a la piscina Roberts en dia, José Alberto Velarde, Mary miento de mi tono con el len-
ñol en Saint Joseph’s University mi barrio, Collingswood, New Soto, el pintor Enrique Polanco y guaje del lumpen nocturno de
–Filadelfia–, Roger compartió Jersey. los aliados Dalmacia Ruíz-Rosas Lima y de súbito el arríbamiento
con Lecturas Críticas parte de su y José A. Mazzotti. Ese sería su a una especie de auto-ilumina-
La etapa colectiva alcance hasta los días que corren. ción de la palabra más recóndita,
tiempo para dialogar con el poe-
El grupo Kloaka Sus postulados siguen de algún lo que desembocó en la elabora-
ta Robinson Marín acerca de su
vida y obra poéticas. En la década del 80 Roger inte- modo vivos en ciertos poetas jó- ción y filigrana actual en mí, cer-
gra junto a otros poetas, pintores venes y/o novísimos que ven con ca del neo-barroco. Pero fue un
Unos meses atrás en Bogotá, du- y creativos el colectivo Kloaka simpatía lo que intentó Kloaka. proceso solitario y personal, que
rante el XVII Festival Internacio- que se constituiría en un espacio Y por supuesto en el corazón de me ocurrió aislado en mi habita-
nal de Poesía llevabas contigo los heterodoxo de re-creación y visi- quienes estuvimos involucrados ción, algo así como un desarrollo
«Dolores Morales de Santiváñez». bilización de los espacios urba- en ese estado de revuelta poética. de mi propio cómputo poético
En que estás trabajando actual- nos, sus prácticas y lenguajes, de Permanecemos en la subversión de acuerdo a sus leyes internas.
mente? una Lima que, al igual que otras de vanguardia, sólo que de otro ¿Cómo nace el texto poético y que
Actualmente trabajo en una ciudades, procura matizar las modo. técnica empleas en la construcción
nueva colección tentativamente manifestaciones no instituciona- Teniendo tu obra un origen urba- de tus textos?
denominada Roberts Pool Cres- les de la reproducción cultural no ¿cómo has visto evolucionar la
púsculos. El texto poético nace de una se-
¿Qué papel tuvo en tu obra la rea- ciudad como espacio de interacción cuencia fónica. La única técni-
Cuanto tiempo llevas en éste pro- lidad política y social Peruana en social? ca que empleo es la que me da
yecto? dos momentos políticos y poéticos La ciudad de Lima es el lugar la intuición y el oficio de estar
Empecé este proyecto después de bien diferentes: las décadas del 80 original de mi poesía, aunque –en este negocio, como decía
regresar del Festival de Bogotá, y el 90? también my little town Piura, en Pound– desde hace 38 años.
hacia el principio del verano bo- En los 80s estuve muy metido e la costa desértica del Perú. He ¿Qué implicaciones ha tenido para
real. Y todavía estoy en él. interesado en la realidad socio- sido testigo de la tugurización tu obra vivir como intelectual e
La colección Roberts Pool Crepús- política del Perú. De esa etapa del centro de Lima por obra de
inmigrante en un espacio bilingüe,
culos, tu nuevo proyecto, se inscribe es mi militancia en Hora Zero la avalancha andina, y de la huí-
en el momento justo en el que el
dentro de tus facetas cómo poeta y y la fundación del Movimiento da de las clases burguesas cada
español se posiciona como segunda
editor, eres, me corriges, además de Kloaka. Me obsedía la idea de vez más al sur de la ciudad. Esto
lengua en Estados Unidos?
investigador y docente. hacer una poesía de acuerdo a –naturalmente– está en mi poe-
sía. Este proceso le ha dejado una Claro, esa ha sido y es una situa-
Son cuatro facetas de lo mismo: mi visión marxista del mundo, ción especial en la medida en que
primero y luego absolutamente gran marca a ella.
la pasión por la poesía. Trabajo nuestra lengua se convierte en la
como docente porque de algo anarquista. Quería expresar a las La etapa individual
segunda del país. Pero la verdad
uno tiene que vivir. Me gusta in- masas explotadas en poesía. En La creación
es que esta situación sólo reper-
vestigar en poesía, estoy perma- los 90s esto cambió al ritmo de Dentro de las apuestas que todo cute entre los jóvenes, quienes
nentemente leyendo y profun- mi decepción de la lucha política creador asume frente a su obra y se sienten motivados a aprender
dizando en los distintos leguajes en mi país. Las dirigencias de las su vida - y su vida como obra- español para poder interactuar
poéticos. Soy editor de mis pro- que yo estaba cerca defecciona- Santiváñez tomará un riesgo en ella también con sus amigos
pios libros. Aunque ahorita debo ron. Y finalmente sólo Sendero significativo y más o menos pre- hispanos. De hecho ya lo hacen
decir que “milagrosamente- un Luminoso empezó a llevar a la visible: el salto de la comunión en inglés. A nivel general de la

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 19


Otras voces
sociedad el castellano es eso: una ¿Qué percepción tienes de los
segunda lengua. Es decir, en lo
fundamental no cambia un ápi-
problemas estéticos planteados
por la poesía colombiana contem-
Novela sobre el Bicentenario
ce una realidad que es en inglés. poránea?
Hay matices claro, algunas pala- La poesía colombiana que
una pipa”, pienso en la novela de
bras que se filtran y son usadas me gusta es la de Aurelio Ar- Carlos Flaminio. No es un libro
por los gringos, por decir fiesta turo, Eduardo Carranza, Jorge de texto con solapas de hierro
o agua o chau, pero la estruc- Zalamea,Fernando Charry Lara. para aburrir a los alumnos de las
tura dominante es la del anglo. Algo de Jorge Gaitán Duran.Y veredas y de las ciudades, sino una
Lo que sí es cierto es que hay luego los nadaístas que leí en mi obra que podrá ser leída con placer
comunidades hispanas (como adolescencia en Lima, sobre todo en cualquier latitud: El sabio Mu-
la Obra negra de Gonzalo Arango. tis se sale de la academia y oficia
bolsones) que se desenvuelven como un igual ante un mineima,
mayormente en español, y hay Y Mi reino por este mundo de Jot-
que embebido por la flor de una
hasta dos canales nacionales de amario. X-504. Armando Rome- parásita lustra su piel con el betún
TV en la lengua de Cervantes, ro (a quien he conocido aquí en de la luna. Se le escapa por los cei-
pero todo esto vive aparte del USA) (...). Aquí puedo incluir a bos y los arcones la noticia de que
rostro –digamos– oficial de los Cobo-Borda. Durante el Festival un francés, aserrador de la Sierra
Estados Unidos. En todo caso de Bogotá para mí fue un descu- Nevada del Ruiz, bajó de esas lo-
brimiento muy interesante por mas el secreto de la orquídea.
serían dos mundos separados, Por Jaime Londoño
que por lo menos en el Este –que su nota barroca la poesía de Ál- Es cierto, las técnicas están extintas
es lo que conozco– no se juntan varo Miranda, del que sabía muy Todo viaje es una representación para la elaboración de una novela.
poco por aquella antología de la de la escritura. Los paisajes renglo- Pero hay quienes dicen que esas
para nada. obras para el arte y para el ocio de-
generación sin nombre de donde nes, los pensamientos palabras que
El Poeta habla de poesía esbozan el devenir que se hace bi- ben ser amalgamadas. Lamento el
recuerdo a Giovanni Quessep y a
tácora gracias a los vapores del río camellar de esas horas inoficiosas.
Colombia vive una revolución Elkin Restrepo. Los Poemas Ur- Persisten equivocados sus autores:
banos de Mario Rivero también y del misterio. Quizá todo viaje
neoconservadora que natural- en la cocina, en la pintura y en las
me llamaron la atención en su también sea una página en blan-
mente ha estimulado un orden letras, cuando todo se mezcla sabe
momento. En los 70s sabía algo co. Un trasteo de emociones que a pastiche. Siempre se deben selec-
de producción cultural determi- se cargan en el champán junto a la
nado. A propósito de ello, nos en Lima de la gente de Punto rojo cionar algunos ingredientes para
certeza de lo incierto. Nadie los ve, preparar la cena del lector. Y la de
habló un poco del quehacer poé- pero no mucho. Y por supuesto aunque sean parte del temor y de
tico peruano contemporáneo, de Álvaro Mutis, quien es muy uno mismo, porque la literatura es
los percances, mientras las comar- un juego. Si no me creen ensayen
sus intereses y apetencias y la apreciado aquí en USA en cier- cas le dan manigua a quien las ve. con sus ollas en la estufa. En la
aproximación que ha hecho a la tos círculos académicos. O Pie- Quizá esa suma le ocurrió a Don selección está la gracia, y el genio.
poesía del siempre creativo Tibet dad Bonnett, Samuel Jaramillo. Emilio Estupiñán del Alto, perso- Todos los elementos son buenos,
de los andes. De los 80 para acá conozco muy naje que inaugura la novela El ár- pero jamás al unísono en el mismo
¿Qué impresión tienes del curso de poco, salvo Rafael del Castillo a bol imaginado de Carlos Flaminio recipiente. Al haber escogido Fla-
la poesía latinoamericana? quien estimo y gente como Eu- Rivera. A medida que los extran- minio los ingredientes adecuados
genia Sánchez, Mauricio Con- jeros se mezclan con los nativos se para el árbol; el lector imaginado
Hasta donde yo conozco pue- dan cuenta que Mineima, no es de se dará cuenta que los poemas que
do decir que tengo una buena treras, Amparo Osorio, Gonzalo
la otra orilla, es “…el que viene de intercalan los capítulos apoyan
impresión. Es decir, actualmen- Márquez, Olga Malaver o más la fundación del onirismo conti-
la cumbre de los cielos, es nuestro
te me interesa la obra de gente jóvenes. nuo. Ese siempre sueño hermano
pájaro creador”. Mineima estable-
como Kozer, Echavarren, Milán, ¿Qué estás leyendo actualmente? ce con sus pensamientos una ruta donde alborada tras alborada las
Espina, Jiménez. Y también De- Ahora estoy leyendo a un poeta que quizá a Rimbaud también le metáforas invitan fraguar nuestros
niz, Montalbetti, Julio Eutiquio hubiese gustado recorrer: Coro- inventos. Lo entendemos univer-
de la Escuela de Nueva York, ten- salmente, somos del mismo río.
Sarabia, Cussen o Fariña Póveda. dencia surgida en los 50s que larios, geometrías de los ríos que
Se trata de poetas que presentan siempre me ha gustado. Se trata se beben la esperanza, deltas que Nosotros no fuimos descubiertos,
un elaborado trabajo de lengua- sorben con gusto la foresta en la los esperábamos para asombrar-
de unos poemas que recién se
noche, espesuras que invitan al los. No nos derrotaron, seguimos
je. Y yo estoy por este camino. han dado a conocer en la revista
lector a vivir entre las imágenes soñando. Y entre vigilia y vigilia
¿Cuál es tu lectura de la poesía que ‘Poetry’, del ya fallecido James que Flaminio ha urdido para be- seguimos enviando palabras, poe-
se hace actualmente en Perú, te Schuyler. Entre ellos, Tears, Oily neficio de la literatura y la alegría mas, novelas, que a la postre, y
interesa especialmente algún prob- Tears. del herbolario, quien sabe que gracias a escritores como Carlos
lema en ella? “nuestra boca tiene los plumajes Flamino Rivera, los tornarán bre-
[Róger Santiváñez. 12 febrero de del silbido”. Entonces uno vuelve viarios de sus propios menesteres.
De la poesía que se hace actual- La expedición de Mutis persiste,
mente en el Perú yo prefiero la 2010. Bajo el peso de la nieve , a afirmar que la novela histórica,
la buena novela histórica en el sen- deja huellas, descubre imagina-
de Mario Montalbetti –audaz en Collingswood, New Jersey]
tido preciso del término, no debe rios en los que el lector encuen-
su propuesta de ruptura radical ser un laberinto de hechos y de fe-
tra inéditos recorridos y hasta un
frente a los cánones establecidos Robinson Marín Valderrama es herbolario que teje con esencias
chas enhebrados literariamente. Es
de expresión–. También simpa- abogado especialista con estudios la memoria. Mientras la historia
la historia al servicio de la ficción verdadera se hace enigma, quien
tizo con el imaginario de Carlos de magister. Poeta, docente uni- quien genera “ciertas hierbas, la
versitario y gestor cultural. lee El árbol imaginado descubre
López Degregori y el neobarroco melancolía… los pájaros que dan sus raíces, las que nadie le podrá
de José Morales-Saravia. Y lo úl- sus cantos entre los últimos mano- inventar.
timo que ha publicado Paolo de Por razones de espacio, inclui- jos de oscuridad”.
Lima. Magdalena Chocano en mos apenas un extracto de la Rivera, Carlos Flaminio. El árbol
Al recordar a Magritte cuando
su reciente libro igualmente me entrevista que podrá leerse com- imaginado. Biblioteca Libanense de
escribió en su lienzo: “esta no es Cultura. Bogotá, 2010. 193 p.
gusta, pero ella vive en España. pleta en nuestro blog.

20 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Cine

Historia secreta de un guión


Por Pedro Claver Tellez

Capítulo 1 (fragmento) Breve recuento de los avatares cinematográficos Gaviria, ya fallecido, y de doña
Fabiola González. Como Santia-
En 1999, después del éxito al-
de un director que viene retratando el malhadado go, Víctor fue a la universidad,
canzado con La vendedora de cliché urbano del sicariato, algunas veces estudió psicología y empezó a
rosas, Víctor Gaviria andaba visto apenas como una torpe analogía hacer cine y poesía. Santiago,
buscando una historia que se le de la violencia colombiana. como Gaviria, es un hombre
apareciera ya hecha para realizar inscrito en el universo de una
una nueva película. “Una espe- fascinante, en el que suelen darse sobre Medellín, dividida en dos, ciudad institucionalizada, que se
cie de molécula muy elemental historias muy reveladoras y sig- como muchas otras ciudades del mueve en medio de profesiona-
–dice–, pero que estuviera ya país: una ciudad excluida y una les, una ciudad muy parecida a
nificativas. Pero Gaviria, que es
organizada, que la realidad me incluida. Sus dos largometrajes la que Gaviria había visto y en la
una esponja para absorber histo-
la organizara y me la diera, sin anteriores, Rodrigo D. No futu- que había vivido. También está la
rias, se olvida transitoriamente de
que yo tuviera que transformar- ro y La vendedora de rosas, eran otra ciudad, excluida, marginal,
ellas. Eso ocurrió con esta. Se ol-
la en el escritorio”. No era un películas que nos mostraban una que había irrumpido en el esce-
vidó de ella. O, mejor, la archivó
simple capricho. Era el producto ciudad y unos personajes exclui- nario social en los años ochenta
en el subconsciente, que debe ser
de una larga reflexión sobre las dos. La crítica y sus amigos más del siglo XX, a partir del narco-
un hervidero de larvas, de gérme-
historias que había leído y que cercanos le habían endilgado esas tráfico. Una ciudad representada
nes de la condición humana. Por
había escuchado. Gaviria se la limitaciones y le habían pedido por Gerardo Cardona y la gente
fortuna, el olvido no duró mu-
pasa escuchando historias por que se saliera de esos universos que se mueve alrededor de él, un
cho tiempo. Un día cual quiera,
donde quiera que va. La gente se el amigo se la volvió a contar, de cerrados. “Sálgase de eso, me de- traqueto promedio, dueño de un
le acerca para contarle cosas y él principio a fin, con más detalles. cían –recuerda Gaviria–. laboratorio, que le cocinaba a va-
es una esponja para absorberlas. Era la historia de un profesional rios capos, y que operaba como
Relacioné las dos ciudades, por- intermediario entre los pequeños
“Yo notaba –dice– que todas las joven, recién casado (que en la que ese no es Medellín, ese es el y los grandes capos, un hombre
historias que me contaban tenían película es el ingeniero Santiago Medellín excluido. De modo que intrépido y montaraz que logra
una gran complejidad dramatúr- Restrepo), que había conocido a me dije: vamos a mezclar esos hacer una gran fortuna. Esa era
gica, ocurrían de una manera na- unos traquetos, se asocia con uno dos mundos a través de ese acon- la historia que le había contado,
tural. Eran anécdotas, noticias, de ellos (Gerardo Cardona, en la tecimiento histórico del narco- en líneas generales, el amigo en
chismes, crónicas de periódicos. película), se pone a narcotraficar, tráfico que revolucionó la ciudad referencia. Y en lo que ese amigo
Eran hechos que sucedían, que se ve envuelto en un torcido, lo y creó una dinámica y un estilo le contó –que era, en el fondo,
tal vez transformaba el periodista secuestran y le roban todo lo que de vida”. Una historia sobre dos el germen de la historia– Ga-
o las personas que me las conta- tiene hasta dejarlo en la ruina ciudades a través de un par de
ban, pero que aparecían con un económica y moral (...). viria encontró lo que buscaba:
personajes representativos. Uno una historia completa, redonda,
núcleo grande de dramaturgia Las dos ciudades de ellos, Santiago Restrepo, un
en que estaba lo natural ya muy organizada de antemano por la
Gaviria tuvo la intuición de que ingeniero de treinta y tres años asombrosa realidad que se vivió
complejo”. que, como Gaviria, pertenece
podía ser una gran película, pues en esos años de euforia.
Y la historia, por supuesto, se le por primera vez tenía una his- a la pequeña burguesía. Víctor
apareció como por arte de magia. La escritura del guión
toria total, completa, redonda es hijo del médico Luis Emilio
Un amigo, cuyo nombre prome- Víctor Gaviria es un artista nato,
tió mantener en reserva, le contó instintivo. Una vez me dijo: “Yo
Casa Quinta. Lima - 2007. © Pablo Maire.
que lo habían secuestrado y le me doy cuenta de que se puede
refirió algunos de los episodios hacer una película cuando des-
que había vivido y lo que había cubro ese germen, esa primera
sentido. Fue un secuestro relám- unidad imperfecta, una historia
pago, de tres o cuatro días, que que, por supuesto, está llena de
le dejó huellas profundas y pérdi- preguntas, de retos, de cosas por
das irreparables, como la separa- desarrollar. Es decir, una especie
ción de su esposa. La historia lo de unidad que nos afecta”. Ese es
impresionó. el caso de Sumas y restas. La his-
toria lo afectó tan profundamen-
No por tratarse de un secuestro,
te que, a partir de ese momento,
delito que es pan cotidiano en
empezó a trabajarla en forma....
nuestro medio, sino porque era
un secuestro que estaba inscrito
en el mundo del narcotráfico Pedro Claver es escritor, guionista
y crítico de diferentes medios. Este
que vivió Medellín en los años texto hace parte de un libro en pre-
ochenta del siglo XX. Un mundo paración.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 21


Arte

Arte multiplicador: la gráfica universal


Por Juan Carlos Gonzalez Franco

mún en toda mues-


Expo. Int. de grabado tra de alguna forma
Planeta, Emb. de España iconográfica de la
MinCultura, BiblioRed modernidad.
Bogotá, 2009
176 Páginas El libro, fruto de la
muestra, es un viaje
in extenso a través

Oswaldo Guayasamín. Milay. Grabado, 1973.


Bajo el título “Exposición in- de los procesos de la
ternacional de grabado” se llevó gráfica con un muy
a cabo en Bogotá, entre abril y cuidadoso y metó-
mayo de 2009, una muestra co- dico sentido edito-
lectiva de carácter más o menos rial. La curaduría y
diacrónico en las salas del Cen- montaje de la obra
tro Cultural y Educativo Reyes estuvo a cargo de
católicos, el Museo Nacional de Daniel de Cam-
Colombia y la Biblioteca Pública pos de Campos y
Virgilio Barco. su equipo, quienes
Con un ánimo que juzgaría sobre presentaron memo-
todo pedagógico –en tanto gra- ria selectiva de las
bado como hermano mayor de puestas en escena
la imprenta de Gutemberg– pre- de estas tres salas.
tende descentralizar y hacer un El arte contemporáneo de Colom- Bien vale regresar a los lugares a los lugares de la lírica griega,
paneo menos ortodoxo de iconos bia, América y Europa es estudiado comunes, denotando aquí el am- el inmenso viaje del heroe que
y movimientos que han signi- desde los supuestos teóricos de ri- plio sentido semiótico tras el cual sin embargo decae, o presiente
ficado un hito en las sociedades gor en tanto completa muestra de no sólo el grabado ha sido objeto sin más el fin de su destino. El
premodernas, e incluso que han esta manifestación artística, maes- de significación de instrumentos surrealismo, la fragmentación,
llegado a soslayarse mediática- tros que por su técnica, compleja mediáticos, sino también como el ícono como catalejo, como
mente dentro de las estéticas que propuesta y dimensión en las mecanismo para configurar la forma a veces publicitaria e in-
hoy día sustentan paradigmas artes gráficas, han sido parte del identidad propia, por ejemplo de mediata de un entorno pleno
sociológicos al parecer distantes desarrollo y los imaginarios en la artistas como Oswaldo Guayasa- de significados y estructura hu-
del arte como cultura aledaña a la historia de la litografía, el agua min, quien a través de sus ya clá- mana, acaso antroplogía plasma-
aplastante sociedad de consumo, fuerte, la punta seca, el linóleo, la sicas agua fuertes, crea desde lo da desde el símbolo. Valdría la
Por ello, como democratizadora xilografía, y Colografía, parte de grotesco o teatral una suerte de pena detenerse un poco en obras
manera de abrir estos espectros un importante muestrario que identidad icónica con la cual un como la colografía de gran for-
y de demostrar la relación entre bien se precia de universal. Me- espacio geográfico asume su rol mato del cubano Eduardo Roca
esta técnica nacida en la antigua tales como el cobre, el plomo y el histórico, cultural, social y polí- (Choco), artista cercano como
china y puesta tanto al servicio de zinc que con el buril y los ácidos tico desde el espejo deforme en tantos otros latinoamericanos a
la temprana “propaganda” como se trabajan plasmando la matriz que se va configurando. las figuras ancestrales, ungidas de
al servicio del arte, se presenta que en altos y bajos relieves desci- la costumbre tribal de los territo-
Por ello, bien se pueden encon-
ante el público colombiano una fran la propuesta conceptual del rios indigenas, representaciones
trar aquí obras como aquellas
summa esporádica de nombres artista; las piedras litográficas de antropoides que revelan una tra-
que delatan costumbres triba-
que han venido forjando dicho las milenarias canteras babaras. gedia regional, ancestral, acaso
les o que simplemente vuelven
ideario gráfico. particular, continental, agresiva
Desde obras de la colonia hasta en un sentido metafísico y expre-
artistas como Ángel Loockart, siva en un sentido histórico, po-
Antoni Tapies, Beatriz Gonzá- lítico y sociológico, el cliché y los
lez, Choco, Dioscórides Pérez, frios aparatos de reproducción
Fernando de Szyszlo, José Luis que sin embargo van dando vida
Cuevas, Hernando tejada, Juan a uno de los idearios más ricos de
Antonio Roda, Lihie Talmor, Lu la humanidad.
Fang, Luis Caballero, Manuel
hernández, Nirma Zarate, Omar Juan Carlos Gonzalez Franco es
Rayo, Ricardo Benaim, Alejan- director de franco galería-Editora.
dro Obregón, Alonso Quijano, o Gestor cultural, editor y curador.
el propio Andy Warhol, lugar co- Director editorial del periódico
Lecturas Críticas

22 Agosto de 2010. XXIII FILB. No. 8.


Sobre la crítica

Pro Sainte-Beuve
Nacimiento de la crítica literaria moderna en Francia
Por Juan Manuel Zapata
Hace poco tiempo, en un periódico más amplia de Homme de lettres. identidad social del crítico literario. ta, crítico, colaborador de revistas y
literario de nuestro país, se compa- Hubo que esperar a la promoción y Para no ir mas lejos, fue el primero periódicos, profesor, miembro de
raba a un escritor colombiano con consagración del escritor que operó en percibir y denunciar los proble- la Academia francesa y, al final de
Sainte-Beuve, “el crítico literario el romanticismo y a la democratiza- mas de la democratización y la in- su carrera, senador Imperial, nunca
por excelencia de la Francia román- ción e industrialización de la litera- dustrialización de la literatura. En dejo de manifestar su voluntad de
tica”, como se le apellidaba allí. La tura que se puso en marcha a partir un artículo de 1839 titulado Sur la ser el portavoz de distintos discur-
comparación servía para señalar “la de 1830, para que la figura del crí- Littérature Industrielle, publicado sos y el intermediario de diferentes
mala leche” de ambos escritores y tico literario apareciera en la esce- en la Revue des deux Mondes, revista grupos, entablando así uno de los
el carácter incendiario de sus críti- na social. Sainte-Beuve fue testigo con la que colaborará Sainte-Beuve más fructíferos diálogos con la lite-
cas, hecho que no pienso discutir ejemplar y hábil protagonista de durante casi veinte años, el critico ratura y los personajes de su siglo.
aquí, puesto que la comparación, esta coyuntura. Del poeta tímido y pondrá en evidencia las paradojas La elección misma de la biografía
aunque extravagante, es del todo menesteroso de esos primeros años que deberá enfrentar el productor como método crítico le permitió
anodina. Lo que si quisiera hacer, en los que entabla una amistad sos- cultural con el advenimiento de la acercarse a las ya divinizadas figuras
aprovechando un poco la circuns- pechosa con Victor Hugo, amistad industria cultural. Según Sainte- del romanticismo. Pero aquello que
tancia, es volver sobre la figura de que se convertirá con el tiempo en Beuve, la explotación y organiza- comenzó como una estrategia par-
Sainte-Beuve y sobre su papel en un profundo y mutuo rencor, paso ción puramente mercantil de la ticular para asegurar su propia con-
la literatura francesa del siglo XIX, a ser el crítico implacable que cons- literatura, hábilmente estimulada sagración, anunciaba un progra-
especialmente en la crítica, donde truía y destruía carreras literarias por la sociedad industrial emergen- ma estético que daría lugar, unos
se destacó, pues no contó con la desde su trono de senador imperial. te, acarrea una ambigüedad peli- años mas tarde, a la historiografía
misma suerte en la poesía, donde si De tal suerte, la batalla de Sainte- grosa para el intelectual y el crítico. literaria tal y como se conoció en
le hubiese gustado sobresalir. Este Beuve por la consagración social y Inmerso en el universo de la reifi- Francia durante casi cien años. Al
personaje, con sus manías y sus la gloria mundana, pone en eviden- cación y de la mercantilización de anteponer la figura del autor en sus
obsesiones, sus intereses y sus gus- cia la transición de la vieja sociedad la literatura, el productor cultural estudios críticos, el critico-biográ-
tos, sus complejos de inferioridad monárquica, ya agonizante durante vivirá desde entonces un destino fico no solamente contribuyó a la
y sus ambiciones, encarna, mejor la Restauración, a la nueva sociedad contradictorio: por una parte, la emancipación y consagración del
que ningún otro, el prototipo del burguesa que caracterizará el nuevo inflación de la producción impre- escritor, sino que se elevó al nivel
crítico. Venerado y respetado por régimen de Louis-Philippe, junto a sa le permite vivir de su pluma y más alto de la escena social de su
unos, despreciado y condenado por la transición de la tradicional figura reinar sobre una populación mas tiempo al hacer de la crítica una
otros, lo cierto es que Sainte-Beuve del Homme de lettres al profesional amplia, pero, por otra parte, esa forma privilegiada de sociabilidad.
se convirtió, para el siglo XIX fran- de la literatura. No hay que olvidar misma extensión del mercado lite- La inserción de Sainte-Beuve
cés, en el modelo, o en algunos que el periodo en el que le toco vi- rario hace de la literatura una mer- asume la forma de una ardua ne-
casos en el antimodelo, del criti- vir a Sainte-Beuve coincide con la cancía y del escritor un mercenario gociación. La galería crítica que
co literario. Fue gracias a su hábil restructuración del espacio literario al servicio de intereses puramente conforman sus Portraits Littéraires
trayectoria social y a la minuciosa entorno de instituciones tales como comerciales. Pese a su apocalíptica constituye el proyecto más com-
construcción de su imagen de críti- la prensa, la edición, las academias y visionaria denuncia –él es el pri- pleto de descripción y sistemati-
co, que la crítica literaria se instau- y los salones literarios. Estas estruc- mero en utilizar el término de “li- zación del panorama intelectual,
ró por primera vez en Francia como turas de la vida literaria marcaran teratura industrial”– Sainte-Beuve cultural y político de la Francia
disciplina profesional autónoma, al el inicio de la autonomización de la terminara por adaptarse, mejor del siglo XIX. Él fue el primero en
investir al crítico de una función literatura y una transformación im- que ningún otro, a este proceso de constatar las relaciones reciprocas
social inminente y al diferenciar la portante no sólo para el estatus so- industrialización de la literatura. entre la obra, el autor y las diversas
crítica de otros campos de la acti- cial del escritor, sino también para Como muchos otros debutantes en instituciones literarias. Abordo las
vidad cultural. La crítica literaria, el del crítico literario. En este pe- el oficio, Sainte-Beuve se introduce complejas relaciones entre política
tal y como la conocemos hoy en ríodo de mutación de las prácticas en la nueva dinámica que exigía la y literatura, la cuestión de la trans-
día, es una invención del siglo XIX. literarias, la figura de Sainte-Beuve expansión de la emergente indus- formación del publico lector, los
La idea de un individuo consagra- es totalmente emblemática. A de- tria cultural. Él, como harán tantos problemas de la industrialización
do a juzgar, clasificar e interpretar cir verdad, su carrera, con todos otros en esa época, nacidos “en la de la literatura y sus efectos sobre
una obra frente a un publico, del los desplazamientos tácticos que más honesta burguesía, pero en la el estatus del intelectual, en una
cual ha recibido una autoridad tu- ésta presupone, muestra como las más modesta de las condiciones”, palabra, construyo las bases de la
telar, es relativamente moderna. transformaciones sociales, sobre las deja la provincia para ir a buscar sociología literaria en Francia.
Así pues, en los primeros decenios que reposan las configuraciones del en Paris, en sus salones y cenácu-
del siglo, cuando Sainte-Beuve co- campo literario, determinaron la los, en sus revistas y periódicos, la Juan Manuel Zapata. Master en Le-
mienza su carrera, el rol social del puesta en marcha de toda una serie consagración que sólo el público tras Modernas de la Universidad de
crítico no está establecido con cla- de estrategias de representación del y el poder institucional le podrían Rennes. Prepara su tesis de Doctorado
ridad y permanece aún asociado al crítico y de la critica que servirán garantizar. Allí, el futuro crítico co- sobre el autor y las prácticas literarias
del autor, o incluso a la categoría de base para la construcción de la mienza su implacable ascenso. Poe- de la Francia del Segundo Imperio.

No. 8. Agosto de 2010. XXIII FILB. 23