Sei sulla pagina 1di 1
SEMANARIO LITERARIO ILUSTRADO | Las espinelas blancas y violalas| género inferior, lamado rubias) Benen tanto valor como el ori, tre los rubies eélebres se citan «| see ef Salt de Persia y que pes: lates; otro que pertenecia al Fey sapur, se vendié en 1653 por 1:4 74350 francos. Segiin el inventario de 1791, Yay seia Sr rubies de Oriente. Un. 4) ued mucho tiempo en bruto, pay Se podia hacer desaparecer sui @ sin disminui el volumen de 1a igi artista del cual no se sabe el m my yo la exiraordinaria habilidad partido de estos defectos, y tra. sl piedra brian un dragdn co extendidas, Se asegura que éste jor rubi de Oriente que se con ‘Traje de boile PARA LA MUJER. LAS JOYAS. Durante mucho tiempo Jas jayas no han gozado del favor de las damas elegantes} F relegadas en el fondo de sus mullidos Zetuches parecian esperar pacientemente que la veleidosa moda Jes permitiera Iucir dernuevo sit brillo en los salones de don- de las habian alejado otras joyas senci- lias y perecederas, las flores Las mujeres preferian adornar sus ca ellos con guimaldas de rosas y erisan- temas, y st pecho con rojos claveles, que A veces representaban delicados recuerdos de amor. Ta exageracion Megé-& tal punto que se suprimid, hasta ef 30 de los aretes. Hoy las joyas vuelven a aparecer y se vengan de su largo abandono. Sortijas, brazaletes, collares, broches; todo ese lindo cortejo de piedras precio- sas, oro y plata, que la fortuna pone al servicio de la belleza ‘Aetuaimente, los rubies destronan fal ra sesore joven. diamante; ya no es éste ta piedra de mis precio; un bello rubi vale mas que un be- ilo. diamante, Hay tres clases de rubies; el de Oriente, el de Siam y el rubi espinel. Estas pie- diras som los “corindons 6 altimina” crista- Vizado. ‘ios mis hermosos rubies proceden de Ceylan, de las Indias y de China; el de Siam se distingue por sw eoloracion de wn rojo sombrio. Fi rubi mis apreciado y que hoy com- pite con el diamante, es el oriental cayas propiedades de mas valor son las del vo- amen, ue sus tintas: tengan la misma juerza’& a luz natural que & la artificl y el color de sangre 6 como el rayo rojo lel espectro solar; puede formarse idea de este brillante color por cl que tienen flgunas vidrieras rojas de nuestras anti- fas catedrales 4 los reflejos de la clari- joyeros conceden dad del dia. It mas rara de las “Todos los lapidarios que un buen rabies faravilsasproduccones de Tn’ nara leza, Pero volviendo & lo que 4 principio, es preciso que las