Sei sulla pagina 1di 6

COMPROMISO DE LOS PADRES

¿Qué es el Bautismo?

Es el sacramento que nos inicia en la vida cristiana. Nos hace Hijos de Dios y miembros de la Iglesia.

Etimología: la palabra “Bautismo” deriva de la palabra griega bapto o baptizo, significa lavar o
PORsumergir.
EL BAUTISMO, JESÚS
NOS:
llama por nuestro nombre.
da su vida nueva.
hace su familia.
invita a ser luz.
El Bautismo, como todos los otros sacramentos fue instituido por Cristo. Él le dio el mandato a los apóstoles de “ir y
bautizar” a todas las creaturas.

Por el Bautismo, Dios nos da el Don, el regalo, de ser hijos de Él, dándonos su mismo Espíritu, para que habite en
nosotros. A partir de ese momento Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, la Santísima Trinidad, habitarán en el
bautizado.

SIGNOS

La materia que se utiliza en el Bautismo es el agua natural.

La forma son las palabras que dice el ministro: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu
Santo”, las cuales deben pronunciarse al mismo tiempo que corre el agua.

“El que crea


y se bautice
se salvará”
Mc. 16,16

El ministro normalmente es el sacerdote o el diácono. En caso de necesidad, es decir, cuando un niño o un adulto
se encuentra en peligro de muerte y no es posible que el sacerdote esté presente, lo puede administrar cualquier
persona, siempre y cuando tenga la intención de hacerlo y use la materia y la forma correspondiente. Y hay que
notificar a la parroquia para que quede registrado y, en caso de que viva, para que pueda recibir la ceremonia del
Bautismo solemne.

El agua bautismal es entonces consagrada mediante una oración en el mismo momento o utilizar la de la noche
pascual. La Iglesia pide a Dios que, por medio de su Hijo, el poder del Espíritu Santo descienda sobre esta agua, a
fin de que los que sean bautizados con ella "nazcan del agua y del Espíritu”. ( Jn. 3,5)

El agua bautismal es signo de un nuevo nacimiento, en el Espíritu. El inicio a la vida de gracia, y a la pertenencia
del Pueblo de Dios.

Pero como todo sacramento posee un rito esencial, el signo más importante. Y este rito esencial del sacramento: el
bautismo propiamente dicho. El bautismo es realizado de la manera más significativa mediante la triple inmersión
en el agua bautismal, o derramando tres veces agua sobre la cabeza del candidato. Al mismo tiempo que se
pronuncia la forma. Las palabras que pronuncia el ministro son: " Fulano....... yo te bautizo en el nombre del Padre
y del Hijo y del Espíritu Santo".

La unción con el santo crisma, óleo perfumado y consagrado por el obispo, significa el don del Espíritu Santo al
nuevo bautizado. Ha llegado a ser un cristiano, es decir, "ungido" por el Espíritu Santo, incorporado a Cristo, que es
ungido Sacerdote, profeta y rey. Literalmente ungido significa “persona consagrada" y en este caso es a Dios.
La vestidura blanca simboliza que el bautizado se ha "revestido de Cristo" (Ga. 3,27); que ha resucitado con Cristo a
la vida de la gracia.

El cirio que se enciende en el "cirio pascual", significa que Cristo ha iluminado a la persona. En Cristo, los
bautizados son: "la luz del mundo" (Mt.5, 14) (Flp. 2,15).

El nuevo bautizado es ahora hijo de Dios. Por lo tanto, ya puede decir la oración de los hijos de Dios: "el
Padrenuestro". Sólo los bautizados podemos llamar "Padre" a Dios.

La bendición solemne cierra la celebración del "bautismo". En el bautismo de los niños recién nacidos, la bendición
de la madre ocupa un lugar especial.

EL BAUTISMO DE JESÚS EN EL JORDÁN

El Bautismo es: “El


perdón de los pecados
en la esperanza.”
San Agustín

Jesús avanza decidido entre el grupo de peregrinos que viene de Galilea; se coloca ante Juan que lo reconoce, y
comienza un breve diálogo. Jesús ha llegado al Jordán para ser bautizado por Juan. Pero éste se resiste diciendo:
"Soy yo quien necesita ser bautizado por ti, ¿cómo vienes tú a mí?"

Cumplir con la justicia


Cumple Jesús toda justicia. Desciende a las aguas ante Juan. En aquellos momentos el inocente de todo pecado
asume todos los pecados de los hombres. Los miles de millones de pecados de los hombres caen sobre sus espaldas,
y los asume haciéndose pecado, como si fuesen suyos, sin serlo. Esta decisión libre le costará sangre y sudor, amor
difícil, amor total que llegará a estar crucificado, hasta dar la vida por todos.

¿Qué sucede cuando se sumerge Jesús


Cuando Jesús entra en las aguas y Juan baña su cabeza, son sumergidos todos los pecados de los hombres. Las
aguas limpian el cuerpo, y por eso son tomadas como símbolo de la limpieza de las almas que se arrepienten ante
Dios de sus pecados. Más no pueden hacer. Pero al sumergirse Jesús en las aguas, las santifica, les da una fuerza
nueva. Más adelante, el bautismo lavará con las aguas los pecados hasta la raíz, y dará la nueva vida que Cristo
conquistará en su resurrección. Serán, efectivamente, aguas vivas que saltan hasta la vida eterna.

Dios se manifiesta
Al salir Jesús del agua sucede el gran acontecimiento: Dios se manifiesta. "Inmediatamente después de ser
bautizado, Jesús salió del agua; y he aquí que se le abrieron los Cielos, y vio al Espíritu de Dios que descendía en
forma de paloma y venía sobre él. Y una voz del Cielo que decía: Este es mi Hijo, el amado, en quien me he
complacido"(Mt).

La voz es la del Padre, el que engendra al Hijo en un acto de amor eterno, dándole toda su vida. El Hijo es el
Amado, igual al Padre según su divinidad. Los dos son uno en unión de amor. El Padre le dio toda su vida, y el Hijo
ama al Padre con ese amor obediente que vemos en Jesús cuando desciende a las aguas como hombre que se sabe
Dios, desde una libertad humana con la que se entrega por los hombres y ama al Padre. Y el Padre se complace en
ese hombre que le ama con amor total y mira a los demás hombres saliendo del pecado, y les ama en el Hijo.

El Espíritu
La paloma simboliza el Espíritu. Anunció la nueva tierra y la paz de Dios a los hombres después
del diluvio, que habían sido castigados por sus pecados. Anuncia el amor a los que quieren vivir
de amor. Anuncia junto a Jesús la nueva Alianza, en que, de nuevo, el Espíritu de Dios volará
sobre las aguas del mundo. Limpiará los corazones con el fuego de su amor, purificará las
intenciones, llenará de Dios a todos los que crean y esperen, inflamará de amor a los amantes
que desean el amor total, tan lejano al amor propio.

Jesús es ungido por el Espíritu. Jesús es así el Cristo, el nuevo rey del reino del Padre. Antes los reyes eran ungidos
con aceite, y la gracia de Dios les daba fuerzas. Ahora el Espíritu mismo invade a Jesús. Podrá actuar con plena
libertad en su alma dócil, le impulsará, le encenderá en fuego divino. Por eso "Jesús lleno del Espíritu Santo,
regresó del Jordán, y fue conducido por el Espíritu al desierto".

LOS PADRINOS
Su compromiso es de:

• Presentar a la iglesia al bautizado.

• Contestar en su nombre

• Asumir la responsabilidad de la educación cristiana del bautizado, si faltan los padres.

• Acompañar el proceso de Fe del ahijado.


1- Leer, en familia, el Email recibido.
2- Reflexionar sobre el mismo:

• ¿Qué dice el texto?


• ¿Por qué los padres deciden bautizar a sus hijos?
• ¿Qué me dice? Aplicándolo a mi Bautismo.
• Investigar este momento, buscando información con padres, abuelos y otros
familiares, que lo compartieron.
• Preguntarles como lo vivieron ellos.
• Recopilar: fotos, estampitas y otros recuerdos de ese día, que incluyan los
Bautismos también de los familiares.
• Armar con ellos una carpeta familiar.
• Comunicarse, por E mail con familiares o amigos distantes para que también
ellos interactúen, y realicen sus aportes.
• Imprimir los mismos.
• Compartir en la clase, con sus compañeros y catequistas.

3-¿Cómo obra el sacramento del Bautismo en mi vida?


4-¿Quiénes son tus padrinos?
Averigua: ¿Por qué los eligieron?
5-Si no estoy bautizado: ¿qué pasos seguir? ¿A quiénes consulto?
6-Rezar juntos:

ORACIÓN
Señor, te damos gracias por llamarnos al Bautismo.

Por la confianza que has puesto en nosotros invitándonos a trabajar en tu Reino.

Señor, que podamos descubrir los signos que nos envías a través de los acontecimientos.

Revélanos la esperanza que encontramos en los rostros de aquellos con quienes hacemos
camino cada día.
Señor, que, en la tarea encomendada, trabajemos con todos los demás para construir un mundo
mejor.

Amén