Sei sulla pagina 1di 12

BOSQUEJO DEL SERMÓN

TITULO

DE TAL PALO, TAL ASTILLA

TEMA

LOS HIJOS DE DIOS VS LOS HIJOS DEL DIABLO

TEXTO

1 JUAN 3.4-9

INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN HIJOS QUE SE PARECEN A SUS PADRES
INTRODUCCIÓN HIJOS QUE SE PARECEN A SUS PADRES

HIJOS QUE SE PARECEN A SUS PADRES

INTRODUCCIÓN HIJOS QUE SE PARECEN A SUS PADRES
INTRODUCCIÓN HIJOS QUE SE PARECEN A SUS PADRES

PROPOSICIÓN

PROPOSICIÓN

FRASE INTERROGATIVA

FRASE INTERROGATIVA

FRASE TRANSICIONAL

FRASE TRANSICIONAL

PRIMERA DIVISIÓN

DIVISIONES

LOS HIJOS DEL DIABLO

a.

PRACTICAN EL PECADO - INFRINGEN LA LEY

b.

NO HAN VISTO A DIOS

c.

NO HAN CONOCIDO A DIOS

D.

SON DEL DIABLO

SEGUNDA DIVISIÓN

EL DIABLO

a.

ES EL ENCARGADO DE HACER PECAR AL HOMBRE

b.

HA PECADO DESDE EL PRINCIPIO Y ES SU NATURALEZA

TERCERA DIVISIÓN

LOS HIJOS DE DIOS

a.

PERMANECE EN CRISTO

b.

ES JUSTO COMO CRISTO

c.

ES NACIDO DE DIOS

 

NO PRACTICA EL PECADO PORQUE LA SIMIENTE DE DIOS

d.

PERMANECE EN ÉL

CUARTA DIVISIÓN

EL HIJO DE DIOS

a.

NO HAY PECADO EN EL

b.

VINO PARA QUITAR NUESTROS PECADOS

c.

VINO PARA DESHACER LAS OBRAS DEL DIABLO

CONCLUSIÓN

CONCLUSIÓN

1 Juan 3:4-9

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.

5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.

6 Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido.

7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo.

8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Introducción.

Para muchos hijos es una carga llevar el apellido de sus padres, ya que al ser hijos de alguien se espera de que sea como aquel que lo engendró. Para algunos esto es positivo, para otros negativo.

Tal es el caso de Alexander, Louis y Brian Stuart- Houston, últimos descendientes del linaje “Hitler”. Adolf Hitler no tuvo hijos, pero si algunos medio-hermanos. William Hitler, sobrino del Adolf, al ver el accionar de su tío, se autoexilió en New York, cambio su apellido a Stuart-Houston e incluso se enlisto y combatió en la guerra del lado de los aliados, siendo herido en batalla.

Hace poco se encontró a estos últimos descendientes del linaje Hitler, pero ellos cargan con un estigma tal que a pesar de ya tener otro apellido, hicieron un pacto de hacer desaparecer el linaje Hitler, y se comprometieron a no tener hijos y no los tuvieron.

Cargar con el apellido de una familia o ser hijos de tal persona produce un impacto tal que hace que la gente espere que estas personas sean como su familia o como su padre.

Hay un dicho popular que nos muestra un poco este estigma “De tal palo, tal astilla”.

El apóstol Juan no ha venido hablando en los versos anteriores sobre la importancia de la nueva naturaleza del creyente, al decir, Somos hijos de Dios, les muestra a los hermanos que se espera que sean como su Padre, ya que los falsos hermanos que se habían introducido, decían de si mismos ser iluminados e hijos de Dios, Juan sale enfáticamente y les muestra por medio de este contraste que esto no era a así.

Los gnósticos de ese tiempo se jactaban de no tener pecado, siendo que se entregaban a sus más bajas pasiones, puesto que la máxima en la vida de un gnóstico era “conocer todo”. Ellos creían que el cuerpo no tenía nada que ver con el espíritu y que cuando pecaban, su ser no se contaminaba.

En respuesta a esto Juan hace un contraste entre los verdaderos hijos de Dios y los otros, quienes son hijos del diablo.

Los hijos del diablo

1. Infringen la ley (V4).

4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.

Esto lo dice, porque para el griego el pecado era una imperfección propia del hombre, en cambio para el A.T. este era una transgresión de la ley.

El pecado no es algo simple, no es algo que solo afecta al hombre que lo comete, no hermano, el pecado siempre afecta horizontalmente y verticalmente, recordemos lo que dijo el “hijo prodigo” al volver a la casa del padre. (Lc 15:21)

Por lo mismo el pecado atenta y rompe todo lo ordenado por Dios, la ley misma de Dios, esta es una ofensa directa contra Dios y contra el prójimo. Pecar no es equivocarse ni errar solamente, cuando me equivoco, eso es algo que me afecta a mí y se olvida con el tiempo.

Por ejemplo, Alexis Sánchez erró el penal en los octavos de final de la copa mundial el 2014 frente a Brasil, se sufrió, dolió, pero nadie se acuerda de eso hoy, ya que en el 2015 en la final de la copa américa, con total clase y categoría le hizo un golazo de penal a Romero. Lo del 2014 fue un error que pudo enmendar el 2015, el pecado no se puede enmendar.

Santiago 4:17

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.

1 Juan 5:17

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Toda injusticia es pecado; pero hay pecado no de muerte.

Pecar es ofender y violar la naturaleza santa de Dios manifestada por medio de su ley. El tiempo verbal aquí en el pasaje es un presente perfecto, es decir que peca en el presente, o como lo dice más adelante Practica el pecado. Practicar es permanecer constantemente haciendo eso, como practica un futbolista.

2. No ha visto a Dios (V6). Las escrituras nos dicen en muchas oportunidades que nadie ha visto a Dios, y eso es un verdad, nadie ha visto físicamente a Dios.

1 Timoteo 6:16

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

Pero aquel que ha nacido denuevo por medio de Cristo puede contemplar a Dios por medio del Hijo, el mismo Señor le dijo a Felipe: “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14:9)

El que no es hijo de Dios no puede ver a Cristo como tal, para el será un buen maestro solamente pero no el Hijo de Dios, para aquel que es hijo de Dios, a pesar de no ver con nuestros ojos al Señor, le vemos por medio de su misericordia en nuestras vidas, por las cosas que ha hecho y hace continuamente por nosotros. Un incrédulo no quiere y no puede reconocer siquiera que la vida, la salud y todo lo que posee proviene de Dios y no de su esfuerzo.

3. No le conoce (V6). En el matrimonio, al ser una relación íntima, cuando pasa un tiempo tú vas conociendo cada vez más a la otra persona, puedes saber con un solo gesto si está mintiendo, si está molesto, pero además de poder conocer sus acciones o emociones también puedes conocer su corazón, saber que le gusta, que le ofende, etc. De la misma forma un incrédulo no conoce a Dios,

no puede tener una relación con Dios, por lo mismo es que no le importa ofenderlo. Los separatistas de la iglesia, decían conocer a Dios, se jactaban de eso, pero Juan a su cara les dice que no le conocen.

1 Tesalonicenses 4:5

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;

4. Es del diablo (V8) Asi de simple, el que no ha nacido denuevo, el que no es hijo de Dios es hijo del diablo. No hay términos medio, no hay “hijos de la naturaleza” o eres hijo de Dios o hijo del diablo.

Le pertenece al diablo. El diablo, Satanás, no tiene el poder de engendrar nada, el hombre se hizo esclavo del diablo al obedecerle.

2 Corintios 4:4

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Efesios 2:1-2

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,

Como sabemos si alguien es hijo del diablo, simple, practica el pecado ya que los deseos de su padre quiere hacer

Juan 8:44

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

Su Padre el diablo

1. Peca desde el principio. Es decir que la naturaleza del diablo posterior a su caída es pecar y seguir pecando, el no solo pecó en el pasado, continúa pecando y lo seguirá haciendo. A pesar de haber sido creado perfecto, de su propio corazón nació orgullo y rebeldía lo cual lo llevó a corromperse y a autosatisfacerse, un hijo del diablo no es distinto a eso.

Ezequiel 28:15-16

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.

16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.

Lo peor es que el diablo no solo peca el, sino además indujo a la humanidad representada en Adán a romper la ley de Dios y lo sigue haciendo hoy por medio de la tentación, ante la cual un incrédulo no puede resistir.

Los hijos de Dios.

1. No practica el pecado (V6).

Es importante decir que lo que Juan está diciendo no es que

el hijo de Dios no peque, si fuera asi sería una contradicción

ya que en el capítulo 2 da por sentado que nadie puede decir

que no tiene pecado, los verbos empleados acá son presente y da la idea de que no peca habitualmente, como parte de su rutina diaria.

La razón por la cual no peca es que permanece en Él, Si nos mantenemos aferrados a Cristo, no caeremos, tenemos una nueva naturaleza hemos nacido de nuevo y somos nuevas criaturas.

Marín Lutero dijo sobre este pasaje:

“Juan no está diciendo que el que mora en Dios no pueda pecar; lo que dice es que el que habita en Dios no puede seguir siendo un pecador constante y voluntario”.

2 Corintios 5:17

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

A pesar de eso tenemos una lucha que batallar, al nacer

denuevo el pecado no puede enseñorearse de nosotros. Pero sigue batallando en nuestro interior.

Romanos 7:16-18

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.

17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

Romanos 6:14

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Ahora podemos luchar y vencer.

2. Es justo. (V7)

Al no pecar, el hijo de Dios obra con justicia, pero es importante recordar que es justo y ya no practica el pecado porque Él es justo, al ser hijo de Dios, tenemos esta nueva naturaleza, a semejanza del verdadero hijo de Dios. Ya no tan solo no peca, sino que ahora obra con justicia honrando a Dios y a su prójimo como lo demanda la ley de Dios.

3. La simiente de Dios permanece en él (V9) En este contexto no parece estar hablando del Espíritu Santo sino más bien de la nueva vida espiritual producida por la Palabra de Dios que vive y permanece en el corazón del hijo de Dios transformándolo día a día, evitando que el creyente practique el pecado.

Colosenses 3:16

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

4. Es nacido de Dios. (V9) El verso 9 comienza y termina repitiendo la misma expresión, haciendo un énfasis notorio.

“Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado…” …Y no puede pecar, porque es nacido de Dios”

Es por la obra de Dios, por el nuevo nacimiento, la nueva naturaleza en el creyente que el santo no practica el pecado, ya que es como su Padre, por medio de la obra del Hijo de Dios.

El Hijo de Dios.

1. Apareció para quitar nuestros pecados. (V5) El Señor Jesús vino para quitar nuestros pecados. Es interesante notar que cuando Juan el bautista vio al Señor dijo “He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Aquí Juan está hablando del pecado en singular, haciendo referencia al pecado original, es decir, la culpa por el pecado del corazón del hombre. Sin embargo, Juan el apóstol habla de pecados en plural. Él dice: “quitar nuestros pecados” refiriéndose a los pecados individuales, la vida de pecado que el creyente tenía antes de nacer de nuevo.

Quitar: tiene que ver con quitar, levantar y llevar encima, es como quitarle la montura a un caballo y ponérsela uno mismo.

Isaías 53:6

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

2. No tiene pecado (V5) El arquetipo de Hijo de Dios fue sin pecado, Cristo nunca pecó, fue tentado en todo pero sin pecado, vivió una vida perfecta. Por lo mismo es que podemos confiar en su sacrificio ya que fue un sacrificio perfecto, agradable al padre en nuestro lugar.

2 Corintios 5:21

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Hebreos 7:26-27

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

Esa es la justicia del Hijo, la obediencia perfecta a Dios.

3. Deshizo las obras del diablo. El diablo es el pecador por excelencia, el inventor y padre del pecado, por lo mismo Juan vuelve a repetir la idea de que Cristo apareció para quitar nuestros pecados diciendo que este pecado corresponde a la respuesta del hombre frente a la tentación del diablo.

Deshacer: Soltar, disolver.

“La destrucción fue una desatadura, como si esas diabólicas obras fuesen grilletes que nos encadenasen”

- John Stott

-

Hoy somos hijos libres de Dios, ya no practicamos el pecado, obramos en justicia, por medio de la Palabra de Dios que como una buena semilla crece más y más

en nuestros corazones.