Sei sulla pagina 1di 2

SANANDO NUESTRA TIERRA...

12/07/09
UN CORAZN CONTRITO Y HUMILLADO
Dios nunca est tan interesado en los sacrificios externos, como en el corazn que est correctamente
relacionado con l. Si la relacin del corazn (del espritu) es correcta, ninguno de los otros sacrificios
ser un problema; pero si la relacin no es correcta, todos los dems sacrificios sern solamente
formas, ritos y costumbres. Es en este punto donde nuestra justicia sobrepasa a la de los escribas y
fariseos (Mateo 5:20). Es en esta condicin del corazn que brota la ADORACIN. La verdadera
adoracin solamente puede ascender de un corazn que ha sido quebrantado delante de Dios; slo
puede salir de los labios de uno que realiza su propia indignidad y, al mismo tiempo, mira la
magnificencia de Dios. Dios anhela un pueblo que le adore en espritu y en verdad (Juan 4:24).
Solamente un corazn contrito y humillado puede producir esto.

Los sacrificios de Dios son el espritu quebrantado; al corazn contrito y humillado no


despreciars t, oh Dios (Salmo 51:17).

Juntadme mis santos, los que hicieron


conmigo pacto con sacrificio (Salmo 50:5).

Voluntariamente sacrificar a Ti; alabar


Tu nombre; oh Jehov, porque es bueno
(Salmo 54:6).

Porque no ofrecer a Jehov mi Dios


holocaustos que no me cuesten nada (2
Samuel 24:24).

Estos sacrificios que vemos en el diagrama


nos han sido mostrados por Dios como
esenciales para un crecimiento espiritual. De
hecho, el escritor de Hebreos indica que son
sacrificios mejores que aquellos ofrecidos bajo
el antiguo pacto (Hebreos 9:23), y que
adems, son suficientes para llevarnos a la
perfeccin (Hebreos 10:1). Para que la Iglesia
sea el Templo de Dios, tiene que ser edificada
sobre la base de sacrificios. Como reyes y
sacerdotes para Dios tenemos el privilegio de
ministrar a Dios de esta manera. Gloria a
Dios!

Tu hno. Carlos Tern


admesteran@yahoo.com

DIOS PUEDE CAMBIAR TU VIDA HOY!...


Donde t ests, ahora mismo, ora a Dios
Dios te ama y tiene un plan para ti. haciendo tuyas las siguientes palabras con
(Jn. 3:16; Jn 10:10). una sincera actitud de arrepentimiento y
Tu eres pecador(a) y ests separado de creyndolas de todo corazn:
Dios. (Rom. 3:23; Rom. 6:23). Seor Jess. Soy un pecador(a) y necesito
Jess es el nico camino a Dios. Tu perdn. Creo que T tomaste mi lugar
(Rom. 5:8; 1 Cor. 15:3-6; Jn. 14:6). sobre aquella cruz. Quiero ser la persona
Individualmente debes RECIBIR a Jess, que T quieres que sea. Ven ahora a mi
para nacer espiritualmente. vida como mi Seor y mi Salvador. Amn
(Ef. 2:8-9; Jn. 3:1-8; Ap. 3:20). (Ahora busca una iglesia evanglica donde
puedas crecer)