Sei sulla pagina 1di 4

Colegio Profesional de Antropólogos de Lima

“Mi padre, Gustavo Valcárcel, y nuestro


personaje [Carlos Monsiváis] cultivaron una
amistad singular. Por fortuna lo pude conocer el
20 de julio de 2005, en el Salón de Grados del
Centro Cultural, cuando fue incorporado a mi
Alma Mater. Lo saludé sin titubeos, me dio un
abrazo cálido (…)” (Rosina Valcárcel).

Nuestra siempre querida colega Rosina Valcárcel


nos envía constantemente -para que los
publiquemos en TUTAYKIRI-, los productos de
su fecunda pluma, pluma productora de bellezas
sin final, pluma productora de aquellas
preciosuras que uno puede observar, leer, gustar
desde diversos ángulos. El discurrir de nuestros
ojos por sus textos es un viaje maravilloso que
nos lleva más allá, siempre más allá... de este más acá donde la encontramos retozando con
lecturas como las suyas.
Nadie podría negar la importancia de lo que dice, más aún en tratándose de un texto como
éste, que ahora nos hace llegar, dedicado al viaje sin retorno que ha emprendido Carlos
Monsiváis, quien fuera parte sustancial de la vida de su padre Gustavo Valcárcel, y de ella
misma -aunque no lo conociera-, en esa infancia vivida en un México que no ha olvidado
nunca, que siente intensamente.
La vida de Rosina Valcárcel ha sido dura, incomprendida muchas veces, comprendida la más
de las veces y apreciada siempre por propios y extraños. Rosina ha sabido prodigarse
intensamente a las causas que precisan apoyo, a las causas justas.
¡Ah! Rosina, la de los versos pletóricos de infancia, la de los versos juguetones, la de los
versos llenos del Perú todo, contenido en un suspiro que rodea el mundo de nuestros
sinsabores, llenándolos de dulzuras y eternidades dentro de las infinitas muertes que vienen a
visitarnos, y pretenden llevarnos hacia un mundo que no es el nuestro, mientras nosotros nos
defendemos con sorbiendo textos destiladores de emociones, como estos que tu escribes
Rosina apreciada dedicados a rememorar a Carlos Monsiváis.
Emociones llenas de vida vienen a visitarnos en nuestras noches de introspectivos viajes hacia
donde el sol se pone. Pero, en esas circunstancias nos levantamos para colgarnos del
amanecer más prístino que surge de tu voz, que existe anidando en el balcón de los recuerdos
donde las golondrinas llegan a compartir tus veranos, en los inviernos crudos que suelen
visitarnos de cuando en cuando.
Conversaba con mi conciencia -en uno de esos días que jamás levantan vuelo ni se quedan a
nuestro lado-, conversaba y le decía que nada es tan hermoso como la belleza de unos escritos
como los tuyos Rosina. Apasionada Valkiria que recoges a los valientes guerreros sin que
haya llegado el final de la batalla, sin que el combatiente se abrace al primer hombre para
1

poder echarse a andar. A esos guerreros siderales les das el pecho de la vida jamás lontana,
Página

para que tengan fuerzas y regresen a luchar sin que el desaliento estorbe su amoroso batallar

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado E-mail: Tutaykiri@gmail.com


(Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfonos Celulares: 993136063
Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm). 995145917
Colegio Profesional de Antropólogos de Lima

en estas llanuras inmensas donde dolor y placer, tristeza y alegría se dan la mano para
continuar lo que generaciones anteriores comenzaron.
Te acercas Valkiria, para decirles a los guerreros, que jamás llegará el final de aquello que ha
de continuar mientras la vida sea vida. Y aunque nadie vea que estás, ahí te encuentras, como
estuvo siempre Dulcinea aunque don Quijote no la viera jamás… Pero es que -como si fuera
Atenea, que en algunos lugares tomaba el nombre de la Virgen María-, Dulcinea es el Dulce
Pensamiento, por eso no se le ve jamás. Es el pensamiento de la Dulce…, la Dulce María,
imagen de la Virgen que se encuentra en la iglesia de San Lorenzo, de quien Miguel de
Cervantes era devoto. Llevando a La Dulce como estandarte, don Quijote batalló para elevar a
La Mancha al sitial que tuviera en los tiempos pasados, tiempos de gloria y esplendor.
Pero Dulcinea está representando también a la mujer manchega, incluso a la más humilde,
como aquella labradora que Sancho presentara como Dulcinea. Lo que al ilustre manchego le
causa tanto dolor, es que a la mujer manchega se le hubiese reducido a la pobreza más
extrema, habiendo vivido en la opulencia. La humilde aldea fabricadora de vasijas, El Toboso,
es la imagen humillada y pobre de Castilla, aquella Castilla que antes fuera opulenta y
dominadora.
Te acercarás a los guerreros, Valkiria, para infundir ánimos a sus corazones. ¿Viste el
poderoso brazo de don Quijote –jamás derrotado ni cuando lo vencieron- estrechando la mano
de Frey mientras empuñaba su sin igual espada? ¿Por qué a Viriato, héroe de Castilla la vieja,
le llamaban El Cerdo?
¡Y dicen, Valkiria, que un manchego trajo la vid al Perú, no desde La Mancha, sino desde
Islas Canarias! ¡Un manchego! Estando prohibido y todo, lo trajo desde Castilla la Nueva
diciendo que era de otro lugar. Rocinante está emparentado al vino rocinado y él,
precisamente por ser rocín, era el caballo de los caballeros andantes que, luego, al desaparecer
la caballería, fuera convertido en caballo de labor por su fortaleza.
Carlos V, que se proclamaba “caballero”, a quien don Quijote llama “caballero cortesano”,
hizo desaparecer la caballería andante al poner de moda los arcabuces en los ejércitos…
El manchego que trajo el vino, actuó de la misma manera que aquel andaluz cuando llamó
Jaén –nombre de la ciudad donde nació- a aquella ciudad que fundara en Cajamarca: Jaén de
Bracamoros, es decir, Jaén de los guerreros moros.
Simón Bolívar y José de San Martín fueron descendientes de rancias familias castellanas... y
Lautaro, aquel guerrero araucano que diera nombre a la logia de caballería a la que ambos
pertenecían (como tantos otros que lucharon por la independencia americana), fue quien
infringiera una gran derrota a las huestes de Carlos V… que llegaron después de su opositor,
el manchego Diego de Almagro. Las luchas de las comunidades castellanas, vencidas en V
siguieron dándose en América.
¿Recuerdas Valkiria fragante, cuando con Freya ibas por los cielos y veías que los rayos
tronaban a tu lado con su luz blanquecina rindiéndose ante la alegría incólume de tus versos
jamás tocados por la tristeza ni siquiera en el dolor más terrible? ¿Recuerdas Valkiria, de
fuego encarnada, cuando las gaviotas formábanse en batallones enardecidos para poder
prestarle alas a tu imaginación, siempre fecunda en ardides, como el ingenioso Ulises?
El ingenio es una maquina… inicialmente una máquina de guerra… ¿el ingenioso hidalgo don
2

Quijote de la Mancha? ¿Quiénes eran los manchegos? ¿Recuerdas mi querida Valkiria aquel
Página

Toledo que jamás olvidas? Los guerreros más temidos, descendientes directos de los godos,
esos eran los manchegos… claro, no únicamente ellos. Pero ¿quién tenía la fama de Toledo,

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado E-mail: Tutaykiri@gmail.com


(Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfonos Celulares: 993136063
Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm). 995145917
Colegio Profesional de Antropólogos de Lima

donde surgiera María Pacheco, aquella Leona de Castilla que luchara contra Carlos V después
que los comuneros fueron derrotados en los campos de Villalar y su esposo –dirigente
comunero- muriera en el cadalso?
Bien hizo don Quijote enfrentándose a los negros leones flamencos de Carlos V,
representando él al león godo, el león de España. Luego de humillar a los leones flamencos –
representados por los leones africanos- proclamó que dejaría de ser el de “El Caballero de la
triste Figura”, el caballero de la figura magra, la figura de la generalidad de los manchegos,
figura ocasionada por la hambruna que llevara el rey alemán -nacido en Flandes- a Castilla,
llamándose, por eso, orgulloso “El Caballero de los Leones”.
¿Recuerdas –que bien sé que lo recuerdas- que don Quijote era godo? Godo era también
Viriato, a pesar de llamársele lusitano, que no es lo mismo históricamente que portugués. No
es pues raro que José María Arguedas encontrara su fiesta –la de Viriato- rozagante en
Castilla la Vieja, donde estuvo investigando. ¿Es, Valkiria, la imaginación al poder o el poder
de la imaginación?
José María fue a Castilla buscando a don Quijote, y se acercó a Salamanca, aquella Salamanca
de Miguel de Unamuno. Sayago está muy cerca de Salamanca. Y, además, Cervantes
menciona a Sayago como el lugar más atrasado de Castilla ¿adónde más podría haber ido
Arguedas a hacer sus estudios antropológicos? Así, Literatura y Antropología se daban la
mano tiernamente. Como se dan la mano en tu obra, tierna discípula de José María.
Tú tejes tus versos, Rosina, con amor sólito por la vida, por el ser humano, por las manos que
se tienden hacia tu pecho henchido de justicia. Y te prodigas hacia quien precisa de vida, esa
vida que a ti te sobra. Incluso cuando nada queda en ti, incluso cuando todo lo has dado, te
prodigas pletóricamente porque… ¡siempre habrá en ti más para dar, más, mucho más…
aunque ya no te quede nada, habrá siempre en ti más para dar a quien se acerca a pedirte lo
que no tienes!
¿Has visto los veleros que se alejan tendiendo sus velas hacia donde tú te encuentras mientras
tus rubios capitanes nos contemplan? ¿Cómo se puede alejar quien, como Carlos Monsiváis,
se va sólo para acercarse más al punto aquel de donde ha partido y nosotros nos
encontramos… a tu lado?
Cuando leo aquello que tiernamente enternece los corazones de quienes han sabido luchar por
la vida -como Carlos Monsiváis supo luchar-, entonces me doy cuenta por qué muchos no
comprenden que toda lucha no es simplemente agarrar un instrumento y dar mandobles por
aquí, mandobles por allá… Incluso con las armas más modernas. Hay, Valkiria, quienes
siempre están dando mandobles con sus propias vidas.
Hay gente, Rosina mía, que no se ha dado cuenta aún que la espera -el no hacer nada-, es
también una forma de luchar. Hay quien no se ha dado cuenta de todo eso Rosina, la de los
corazones henchidos de emoción intensamente dadores de aquellos espejos que emocionan a
quien se pone a verse para contemplarse mejor, mucho mejor que aquel Lobo Estepario que
jamás imaginó Herman Hesse porque lo veía constantemente en sí mismo ¿cómo lo iba a
poder imaginar? ¿Cómo no exclamar con José María: Isaías Candela.
Yo sé que no debemos esperar lo que no se nos ha de dar, Valkiria la de los suspiros bravíos.
Yo sé que tenemos que luchar por aquello que deseamos. Pero, si nadie comprende nuestra
3

búsqueda, ¿cómo habremos de explicarles que aquello que no tenemos es lo que en realidad
Página

llena de vida nuestra vida?

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado E-mail: Tutaykiri@gmail.com


(Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfonos Celulares: 993136063
Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm). 995145917
Colegio Profesional de Antropólogos de Lima

No siempre habrá un Junín en el camino de lo todo Ayacucho que esperando está por
nosotros. ¿Es que no habremos realmente visto a un, todavía invicto, Napoleón aunque esté en
su isla cerca de Luca donde nació Anita, la de José Carlos? Napoleón quiso ser rey para
trascender su humanidad y no se dio cuenta que los reyes no son sino simples hombres.
Yo he visto, Valkiria soñadora, aquello que nadie ha podido ver… ni yo tampoco. Me subí al
médano y solamente encontré el hueso que un enano había llevado consigo para bailar un
huayno en medio de los valses y las marineras costeñas y… nadie supo jamás que José María
no había podido subir adonde otros no habían subido antes que él. Pero en el cerro El Dorado
estamos mirando a los pescadores artesanales desafiando la muerte en cada paso que dan para
ganarse la vida.
¡Ay Valkiria! Eternos retozones nos hemos vuelto quienes somos mirados por otros que no
pueden ver sino lo que pensaron que éramos cuando creían conocernos y no nos conocían
porque simplemente miraban aquello que querían ver y ahora dicen que uno es quien ha
cambiado porque sigue siendo el mismo que siempre fue y que ellos jamás conocieron…
Aunque uno sea diferente a como antes fue, sigue siendo el mismo... ¿te das cuenta?
¿Dónde iremos a parar quienes buscamos los ardores de los soles sembradores de vida en
medio de los desiertos calcinadores de toda vida? Algunos dirán que me he desviado de lo que
tenía que decir. Pero eso no es cierto. Jamás será cierto Valkiria, fecunda de ingenio. Jamás
será cierto porque nunca he sabido hacia dónde voy. Solamente sé que camino y que he de
llegar. ¿Me he desviado Rosina del camino que jamás tomé y siempre caminé?
¡Ah! Rosina de versos llenos de vida, aquella la de los versos rebeldes, de los versos llenos
del Perú todo, contenido en ese suspiro que rodea el mundo de nuestras dulzuras y eternidades
que nos visitan para llevarnos hacia aquel Nunca Jamás destilador de emociones y desde
donde emprendemos introspectivos viajes hacia donde el sol se pone y donde nos colgarnos
del amanecer más prístino que surge de tu voz.
Yo también digo –como aquel que lo dijo antes, mas no sé quien pudo ser, aunque me lo
dijeron mil veces-, yo también digo que no sé lo que no sé y grito mi ignorancia al mundo
entero. Y así yo sigo siendo el que fui, sigo siendo aquel que nadie comprende, aquel que
sigue siendo. Sigo diciendo yo soy el que no soy y me acurruco a tus pies para beber a sorbos
tus versos en los cuencos de mis manos… Entonces, me doy cuenta que el mundo no existe,
no existe simplemente porque yo mismo no existo ¿no es eso terrible?
Carlos Monsiváis ha muerto… la vida está de luto. La vida sigue luchando con las espadas del
dolor para traer la alegría a un mundo cuyos estertores anuncian el despertar de la felicidad.
Carlos Monsiváis ha muerto. Es el dolor quien habla en las hermosas palabras de Rossina
Valcárcel que TUTAYKIRI, publica ahora.
4
Página

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado E-mail: Tutaykiri@gmail.com


(Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfonos Celulares: 993136063
Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm). 995145917

Interessi correlati