Sei sulla pagina 1di 55
UNA DEFINICIÓN DE “CÉLULA DE HOGAR” “Es un grupo aproximado de entre 4 a 12

UNA DEFINICIÓN DE “CÉLULA DE HOGAR”

“Es un grupo aproximado de entre 4 a 12 personas que se reúnen semanalmente fuera del edificio de la iglesia con el propósito de evangelizar, confraternizar y edificarse, y que están comprometidos con las funciones de la iglesia local”.

ENTENDIENDO ESTA DEFINICIÓN…

La célula o reunión tiene tres propósitos:

EVANGELIZAR, significa: Ganar almas. CONFRATERNIZAR, significa: Fomentar el amor de unos a los otros. EDIFICAR, a través de oír la palabra de Dios.

Dicho de otra forma:

Conocer a Dios…es Edificarse. Conocerse unos a otros…es Confraternizar. Que otros conozcan a Cristo…es Evangelizar.

Que otros conozcan a Crist o…es Evangelizar. Año V ∙ Vol. XV I Enero a Marzo

Año V ∙ Vol. XVI Enero a Marzo

2010

Departamento de Redacción de Comunicaciones Restauracion SFV

REDACTOR GENERAL César W. Flores

COLABORACION

Manolo López

DISEÑO DE PORTADA César W. Flores

El Texto Bíblico ha sido tomado de la versión Reina- Valera © 1960

BOSQUEJOS para células, es una publicación trimestral de IGLESIAS DE RESTAURACION en el Valle de San Fernando California Estados Unidos

P.O. Box 661 North Hollywood, CA. 91603 Tel. (818) 891-2400 Fax (818) 891-7332

floresc@restauraciononline.org

Impreso en U.S.A

Todos los Derechos Reservados IGLESIAS DE RESTAURACION San Fernando Valley, CA. © 2010

Contenido

3

Puntos Claves para tener para exitosa

4

Cómo utilizar esta serie de Bosquejos

5

Lección 1 EL TESTIMONIO DE JESÚS ES VERDADERO

6

Lección 2 UNA DIFÍCIL MISIÓN

11

Lección 3 LA INCREDULIDAD HUMANA

15

Lección 4 JESÚS ES EL CONSUELO DE SUS HIJOS

18

Lección 5 LAS MARAVILLAS DE DIOS

21

Lección 6 UNA ESPERANZA PARA TODOS

24

Lección 7 ¿CÓMO PODREMOS DEMOSTRAR NUESTRO AMOR A DIOS?

28

Lección 8 LA ENTRADA TRIUNFAL

32

Lección 9 UN DESEO CUMPLIDO

35

Lección 10 LA OBEDIENCIA DE JESÚS RESULTARÍA EN SU MUERTE

38

Lección 11 UNA OPORTUNIDAD PARA APROVECHARLA

41

Lección 12 UNA DEMOSTRACIÓN DE AMOR Y HUMILDAD

45

Lección 13 LA TRAICIÓN DE JUDAS

51

Programas de Planificación y Estudio

54

Recursos y Bibliografía

55

13 – LA TRAICIÓN DE JUDAS 51 Programas de Planificación y Estudio 54 Recursos y Bibliografía
Cesar W. Flores
Cesar W. Flores

Un año más, un año menos…

Q ue la gracia y bendición de Dios sea con cada uno de ustedes, es mi ferviente oración.

Aprovecho este espacio para compartir con ustedes la dicha y bendición de servir a nuestro Señor. Estamos iniciando un año nuevo, un año que lo declaramos nuestro mejor año para la gloria de nuestro amado Dios.

Un año de proyectos y de cosecha. Hemos estado sembrando y desde meses atrás, hemos visto los retoños de lo que se ha sembrado. Vidas se han agregado a las congregaciones, hemos sido visitados por la presencia del Espíritu Santo en los Retiros Pastorales, Dios ha manifestado su poder en los Congresos y el trabajo celular está alcanzando el ritmo y nivel óptimo que tanto hemos anhelado.

Lo más glorioso de todo esto es el hecho de que usted hermano y hermana, miembros de RESTAURACION, son parte activa. No dudo que la recompensa de Dios está preparada y sé que la recibirá de manos del Dios fiel y justo al que servimos.

Un año menos para el encuentro con nuestro Salvador Jesús. Así es hermanos amados: ¡Maranata! ¡Cristo viene! Los días se acortan y son malos. Debemos por lo tanto enfilar nuestra mirada y pasos al blanco perfecto…Cristo.

Finalizo invitándole a que este sea también un año de constante oración a Dios. La oración puede mucho y los resultados serán palpables en las diferentes áreas de la obra de Dios.

Dios. La oración puede mucho y los resultados serán palpables en las diferentes áreas de la

Adelante!!!

Dios. La oración puede mucho y los resultados serán palpables en las diferentes áreas de la

3

PUNTOS CLAVES PARA TENER UNA REUNION EXITOSA

1. Ganando almas con eficacia.

Tenga un deseo fervoroso de ganar almas. Escoja una persona específica a quien le dará el testimonio de Jesucristo.

Prepárese de antemano con suficiente oración a favor del alma que desea ganar. Establezca algún contacto social antes de comenzar a darle testimonio. Diagnostique las necesidades inmediatas de la persona. Comparta el testimonio de otras personas que tenían dificultades similares. Después de que la persona haya recibido Jesucristo, cuide de su desarrollo espiritual al menos por tres meses.

2. Atención a los miembros de la reunión.

Ore por los enfermos. Ore por la solución de los problemas personales de los miembros de la reunión. Ore por las metas y deseos personales en sus vidas.

Ore para que sean llenos del Espíritu Santo.

3. Consejería eficiente para sus miembros.

Deje que sus miembros hablen tanto como sea posible, escúchelos con atención.

Diríjales para que vean su situación personal a través de la fe. Deles orientaciones fundamentadas en la Palabra de Dios. Antes de finalizar cualquier consejería siempre oren juntos. Anímeles a que confiesen una fe positiva.

4. Puntos para recordar en su reunión.

Siempre proteja a sus miembros para que no se extravíen con falsas doctrinas. Evite siempre pláticas improductivas. Evite siempre transacciones comerciales entre miembros de su reunión.

Una palabra para el líder La reunión de estudio de la Palabra debe ser esperada con gran expectativa, confiando en el respaldo de Dios para el éxito de todo lo que se ha planificado. Ya hemos estudiado que hay que planificar, delegar visitas programadas, hacer invitados, etc. Recuerde que es importante llevar a los amigos a la iglesia, para terminar el trabajo de evangelismo iniciado. Añadiríamos el decoro. Cuide su presentación, tenga buen gusto.

COMO UTILIZAR ESTA SERIE DE BOSQUEJOS

Aunque la lección se basa en una porción breve, lea todo el capítulo en que se encuentra la enseñanza y familiarícese con él.

No comience a leer la lección hasta que haya comprendido claramente la verdad central del día.

Use la introducción con el fin de preparar e interesar a los asistentes.

Desarrolle claramente y con sencillez cada uno de los puntos en que se divide el cuerpo de la lección.

Haga una aplicación amplia de las enseñanzas impartidas a la vida personal de los asistentes.

Permita que el Espíritu Santo le llene y le use a lo largo de toda la lección.

Recuerde, sea claro con lo que quiere decir durante los “veinte minutos” que tiene para exponer la lección del día.

El significado de las palabras subrayadas en las diferentes lecciones. Lo pondrá encontrar al pie de cada lección. Le recomendamos que adquiera un Diccionario Bíblico para complementar así la consulta de palabras y términos con los que no esté familiarizado. Puede también hacerse de un Diccionario de la Lengua Española.

Puede utilizar también la serie de Bosquejos en Audio para apoyo en su estudio diario. Este puede solicitarlo en la librería de la iglesia o poniéndose en contacto con el Ministerio.

Puede consultar con su Supervisor o Pastor para cualquier tipo de orientación y ayuda en su estudio personal.

Lección 1

EL TESTIMONIO DE JESUS ES VERDADERO

Lección 1 EL TESTIMONIO DE JESUS ES VERDADERO Sn. Juan 10:31-42 Por: Cesar W. Flores LECTURA

Sn. Juan 10:31-42

Por: Cesar W. Flores

LECTURA BÍBLICA:

31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. 32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? 33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios. 34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? 35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), 36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? 37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis. 38 Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. 39 Procuraron otra vez prenderle, pero él se escapó de sus manos. 40 Y se fue de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde primero había estado bautizando Juan; y se quedó allí. 41 Y muchos venían a él, y decían: Juan, a la verdad, ninguna señal hizo; pero todo lo que Juan dijo de éste, era verdad. 42 Y muchos creyeron en él allí.

VERDAD CENTRAL:

INTRODUCCIÓN:

Jesús es la revelación plena del Padre.

Los judíos habían insistido en una declaración clara de la identidad de Jesús. Como nunca antes él satisfizo su demanda, identificándose en obra y esencia con el Padre. Para los líderes de los judíos, tal declaración era “la madre” de blasfemias. No demoraron en levantar piedras para cerrar la boca y vida del culpable. Su hostilidad había llegado al punto de “hervir”, o más. La ley indicaba que el castigo para la blasfemia sería el apedreamiento, estaban tan indignados que no iban a esperar el fallo del Sanedrín, ni una sinagoga para ejecutar la sentencia. Esta acción ya se había dado anteriormente. Una y otra vez la ignorancia de los hombres pretendía opacar la claridad y veracidad del testimonio de Jesús.

CUERPO:
CUERPO:

1. Los milagros que Jesús realizó eran evidencias de su poder y deidad (vrs. 31-33). Antes de comenzar a “llover” las piedras, Jesús frenó por el momento la intención de ellos, desafiándoles a reflexionar sobre la justicia de sus propósitos. Él apela otra vez a las obras como la evidencia más convincente de su identidad como Hijo de Dios. Ciertamente, Jesús había realizado muchas buenas obras, siendo la más reciente la sanidad del hombre nacido ciego. Sin embargo, los judíos descartaron esa obra porque fue hecha en día sábado, violando así las restricciones establecidas por su interpretación de la ley de Moisés. El término obras se refiere a las obras sobrenaturales o los milagros. La expresión os he mostrado indica que las obras tenían el propósito de constituir una señal apuntando a Jesús como el Hijo de Dios. Notemos la insistencia de Jesús en señalar que sus obras se realizaban en obediencia del Padre de tal modo que pudo decir que eran de parte del Padre. En realidad las obras de Jesús tenían un carácter o cualidad de bueno y divino que los judíos no lo percibieron, o no querían percibir. Ellos no contestan el desafío de Jesús, pero vuelven al tema de la blasfemia, ofensa mucho más grave que la violación de las reglas del sábado. Esta es la primera vez que lo acusan directamente de blasfemia, aunque se implica antes (ver 8:59). Los judíos entendieron muy bien en la declaración de Jesús de que sostenía ser igual al Padre (v. 30). Este cargo ignoraba por completo la evidencia de los milagros que Jesús había realizado, los cuales lo certificaban como el Mesías de Dios. Ellos lo consideraban meramente como un hombre cualquiera. No podían ver más allá de su apariencia física.

2.

Las Escrituras son testimonio de la naturaleza divina de Jesús (vrs. 34-35). Cuando Jesús recurre

a las Escrituras como base de su testimonio utiliza

el término ley en el sentido más amplio, refiriéndose a todo el AT. Jesús cita de memoria una parte del Salmo 82:6, donde el salmista se refiere a los jueces de Israel como “dioses” en que ellos ejercían su oficio sagrado en nombre y bajo la dirección de Dios. Eran considerados como representantes personales de Dios, tal como Jesús, excepto en su caso su relación con Dios era única y eterna. Jesús sigue desarrollando su línea de argumento, indicando la base de ese título dioses que fue aplicado a los jueces: es porque a ellos fue dirigida la palabra de Dios. Jesús había afirmado desde el principio que él hablaba palabras que procedían del Padre y obraba conforme a su voluntad, acreditándole el derecho de ser igual a Dios. Jesús presenta otra pregunta que probaba el corazón y la conciencia de los oyentes. Establece una comparación entre los jueces quienes, siendo mortales y temporales, fueron llamados “dioses”, y él mismo a quien el Padre santificó y envió al mundo. Comparados, Jesús tenía mucho más derecho al título de “Dios” que cualquiera de los jueces u otro ser humano.

3. Los hechos sobrenaturales realizados por Jesús enfatizan su testimonio (vrs. 37-38). Jesús vuelve

a referirse a las obras en el v. 37, la evidencia más convincente de su divinidad y de su derecho de llamarse Hijo de Dios. Había comprobado que eran de Dios, pues jamás un hombre había hecho obras tan estupendas como las de Jesús. Esos milagros eran precisamente lo que uno esperaría de un Dios compasivo y omnipotente. Jesús plantea su argumento así: “Suponiendo que no hago las

obras… no sigáis creyendo en mis palabras”. Jesús vuelve a recalcar el hecho de que sus obras son las de su Padre. Habiendo presentado una hipótesis negativa en el versículo anterior, ahora presenta el caso positivo Pero si las hago o “Pero puesto que las hago”. Aunque no habían sido convencidos por sus palabras y su vida inmaculada para creer en él, Jesús apela a la fuerza de las obras como evidencia en la que deben creer. Esta creencia en sus obras les llevaría a un conocimiento importante: la unión del Hijo con el Padre. Al leer este párrafo, uno quisiera interpretar que Jesús esperaba que ellos tuvieran un momento de iluminación y, después, que siguieran permanentemente en ese conocimiento. El hecho es que unos cuantos de los judíos fueron impresionados o “creyeron” en Jesús momentáneamente, pero pocos perduraron en esa creencia y la maduraron. Ante la resistencia de los judíos para creer en él, Jesús no rebajaba su declaración de ser el Mesías, gozando de una relación íntima y única con el Padre. Las obras que él realizaba, siendo de la calidad que uno esperaría únicamente de Dios, deberían llevar a las personas no sólo a creer en él, sino a percibir una relación estrecha entre él y el Padre.

APLICACIÓN:

Pudiéramos sugerir que la meta del Evangelio es conducir a los hombres a creer en Jesús sin ver milagros, es decir, creyendo por el testimonio de las palabras, pero en las primeras etapas de lograr una comprensión de la relación entre Jesús y el Padre, las obras eran necesarias. Entonces el Evangelio tiene el propósito de servir como una transición de obras a palabras como base de la fe. No es la primera vez que intentaban echarle mano a Jesús o prenderle. En vez de apedrearlo, ahora desean prenderlo, pero quizá aun este intento tenía el propósito de llevarlo

afuera para apedrearlo. Otra vez es casi como si una mano invisible se interpusiera para evitar la realización de su propósito “porque aun no había llegado su hora”. Llegaba el momento de Jesús en que debía marcar la transición del ministerio público al privado. Había hecho su intento final de convencer a los líderes religiosos de su identidad como Hijo de Dios y, ante la hostilidad creciente de ellos, optó por dejarlos en su incredulidad y entrar en la etapa final de su ministerio: la preparación concentrada y final de los discípulos. En un lugar remoto, lejos de Jerusalén, estaría fuera de la mira y el poder de los líderes religiosos. La fama de Jesús a esta altura de su ministerio era tal que atraía a la gente desde lejos a un lugar remoto y poco habitado. Creyeron en él(v. 42), es irónico que Jesús haya tenido muy limitado éxito en la capital del judaísmo, pero en esta zona remota la gente respondió positivamente.

Lección 2

UNA DIFICIL MISION

Lección 2 UNA DIFICIL MISION Sn. Juan 11:1-16 Por: Cesar W. Flores LECTURA BÍBLICA: 1 Estaba

Sn. Juan 11:1-16

Por: Cesar W. Flores

LECTURA BÍBLICA:

1 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. 2 (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.) 3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús:

Señor, he aquí el que amas está enfermo. 4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella. 5 Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6 Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba. 7 Luego, después de esto, dijo a los discípulos: Vamos a Judea otra vez. 8 Le dijeron los discípulos: Rabí, ahora procuraban los judíos apedrearte, ¿y otra vez vas allá? 9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; 10 pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él. 11 Dicho esto, les dijo después:

Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. 12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará. 13 Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. 14 Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto; 15 y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él. 16 Dijo entonces Tomás, llamado Dídimo, a sus condiscípulos: Vamos también nosotros, para que muramos con él.

VERDAD

CENTRAL:

Jesús

siempre

tiene

recursos

extraordinarios para cumplir sus planes.

INTRODUCCIÓN:

El pueblo de Betania estaba ubicado unos tres kilómetros al este de Jerusalén en el camino a Jericó. Estaba lo bastante cerca de Jerusalén para que Jesús y sus discípulos estuviesen en peligro, pero a suficiente distancia para no atraer la atención prematuramente. Jesús amaba a esta familia y a menudo les visitaba. Conocía su dolor, pero no respondió enseguida. Su demora tenía un propósito específico. El tiempo de Dios, en especial sus demoras, tal vez nos haga pensar que no responde o no lo hace como quisiéramos. Pero Él suplirá nuestras necesidades de

acuerdo con su programa y propósito perfectos. Cuando Lázaro, hermano de María y Marta se agravó, acudieron a Jesús pidiendo ayuda. Cuando tenemos necesidad de ayuda extraordinaria, Jesús ofrece recursos extraordinarios. No debiéramos vacilar en pedirle ayuda. Jesús no fue de inmediato, sino que esperó dos días antes de regresar a Judea. Sabía que Lázaro estaría muerto cuando llegara a Betania, pero iba a realizar un gran milagro.

CUERPO:
CUERPO:

1. Estar enfermos no es nada nuevo para quienes Cristo ama (vrs. 1-6). Las dolencias corporales corrigen la corrupción y prueban las gracias del pueblo de Dios. Él no vino a resguardar a su pueblo de estas aflicciones, sino a salvarlos de sus pecados, y de la ira venidera; sin embargo, nos corresponde apelar a Él por cuenta de nuestros amigos y parientes cuando están enfermos y afligidos. Que esto nos reconcilie con el lado más oscuro de la Providencia, que todo es para la gloria de Dios: así son enfermedad, pérdida, desilusión; y debemos satisfacernos si Dios es glorificado. Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Favorecidas grandemente son las familias en que abundan el amor y la paz, pero son felices hasta lo sumo aquellas a las que Jesús ama, y por las que es amado. Ay, que este raras veces sea el caso de cada persona, aun en familias pequeñas. Dios tiene intenciones buenas aun cuando parece demorar. Cuando tarda la obra de liberación temporal o espiritual, pública o personal, se debe a que espera el momento oportuno.

2. Cristo nunca pone en peligro los suyos si no va con ellos (vrs. 7-10). En la vida de Dios es muy común enfrentar la persecución y el rechazo, aunque muchas veces no queremos reconocer esta

situación, llegará el momento de hacerlo. Los discípulos de Jesús temían por su vida pues habían sido amenazados por los religiosos y estaban

marcados por la persecución. Somos dados a pensar que somos celosos por el Señor cuando, en realidad, somos celosos sólo por nuestra riqueza, crédito, comodidad y seguridad; por tanto, necesitamos probar nuestros principios. Nuestro día será prolongado hasta que nuestra obra esté hecha y finalizado nuestro testimonio. El hombre tiene consuelo y satisfacción mientras va en el camino de

su deber, según lo estipule la palabra de Dios, y esté determinado por la providencia de Dios. Donde quiera que Cristo fue, anduvo en el día, y así nosotros si seguimos sus pasos. Si un hombre anda

en el camino de su corazón, conforme al rumbo de este mundo, si considera más sus razonamientos carnales que la voluntad y la gloria de Dios, cae en tentaciones y trampas. Tropieza porque no hay luz en él, porque la luz en nosotros es a nuestras acciones morales como la luz alrededor de nosotros

es a nuestras acciones naturales.

3. El verdadero propósito del tiempo de Dios (vrs. 11-16). Cuando muere el cristiano verdadero no hace sino dormir; descansa de las labores del día pasado. Sí, de aquí que la muerte sea mejor que dormir, porque dormir es sólo un descanso breve,

pero la muerte es el fin de todas las preocupaciones y esfuerzos terrenales. Los discípulos pensaban que ahora no era necesario que Cristo fuera donde Lázaro y se expusiera Él junto con ellos. Así, a menudo, esperamos que la buena obra que somos llamados a hacer, sea hecha por alguna otra mano si hay riesgos en hacerla. Pero cuando Cristo resucitó

a Lázaro de entre los muertos, muchos fueron

llevados a creer en Él; y se hizo mucho para

perfeccionar la fe de los que creyeron. Vayamos a Él; la muerte no puede separarnos del amor de Cristo ni ponernos fuera del alcance de su llamado. Como Tomás, los cristianos deben animarse unos a otros en tiempos difíciles. La muerte del Señor Jesús debe darnos la disposición de morir cuando Dios nos llame.

APLICACIÓN:

A menudo recordamos a Tomás como «el que dudaba», porque dudó de la resurrección de Jesús. Pero aquí demostró amor y valor. Los discípulos conocían los peligros de ir a Jerusalén con Jesús e intentaron convencerlo para que desistiese de hacerlo. Tomás sencillamente expresó lo que sentían todos. Al fracasar sus objeciones, estuvieron dispuestos a ir e incluso morir con Jesús. Tal vez no entendían bien por qué Jesús iba a morir, pero eran leales. Existen peligros desconocidos al realizar la obra de Dios. Es sabio considerar el alto costo que implica ser discípulo de Cristo. Cualquier prueba que deba enfrentar un creyente puede en última instancia glorificar a Dios porque Él puede sacar cosas buenas de cualquier situación mala (Génesis 50:20; Romanos 8.28). Cuando vienen las dificultades, ¿murmura, protesta y culpa a Dios, o ve en sus problemas la oportunidad de honrarlo?

Lección 3

LA INCREDULIDAD HUMANA

Lección 3 LA INCREDULIDAD HUMANA Sn. Juan 11:17-27 Por: Arnoldo Coreas LECTURA BÍBLICA: 1 7 Vino,

Sn. Juan 11:17-27

Por: Arnoldo Coreas

LECTURA BÍBLICA:

17 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro. 18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; 19 y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano. 20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. 21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. 23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. 24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. 25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? 27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

VERDAD CENTRAL:

Solo en Jesús encontraremos la ayuda

para superar las dudas y debilidades.

INTRODUCCIÓN:

Es muy cierto que todos los seres humanos somos muy complejos, pues en ellos puede habitar la fe y la incredulidad a la misma vez, esto es realmente contradictorio. Esta realidad está presente tanto en creyentes como inconversos. Es en estas circunstancias donde la paciencia y misericordia de Dios se hacen palpables en la necesidad de superar dichas contrariedades de la vida, solo se logra cuando vivimos plenamente confiados en sus promesas.

CUERPO:
CUERPO:

1. La fe y la duda humana (vrs. 21-22). La lectura de hoy nos narra la ocasión cuando la que el buen amigo de Jesús Lázaro había fallecido. Este Lázaro era el hermano de María y Marta, aquella familia de Betania a quien Jesús había visitado muchas veces y

con las que tenía una relación muy estrecha y quienes estaban experimentando la desgracia de un ver morir a un ser querido. Al oír que Jesús venia a

la casa de ellas, una de las hermanas, Marta salió al

encuentro de Jesús expresando una inmediata negatividad ante la hora de la llegada de Jesús. “Si hubieses estado aquí…” señala la idea de un reclamo,

una queja, como diciendo al Señor: “si no te hubieras tardado, no estuviéramos pasando esta calamidad”. Tanto María como Marta conocían del poder de Dios en la persona de Cristo, pero en esta

ocasión la fe había fallado. Un leve intento de fe se ve venir en las palabras de Marta en el versículo 22, “Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará…” Podríamos pensar que esta declaración de Marta era muestra de una fe genuina, pero, al afirmar Jesús que su hermano resucitaría en ese mismo instante, salió a luz de forma inmediata su duda. Cuantos en este tiempo cavilan en dos pensamientos con relación al poder de Dios, a veces creen, a veces dudan, que grande deficiencia es la que se encuentra en el ser humano

al momento de probar su fe en Dios.

2. La respuesta de Jesús ante la duda e incredulidad (vr. 25). Ante la falta de fe de las hermanas de Lázaro, Jesús comienza a penetrar en sus corazones con palabras positivas, con esto buscaba alimentar

y alentar la poca o nada de fe de estas mujeres.

Dichas palabras terminarían de una vez con su incredulidad. En la expresión: “Yo soy la resurrección…” Jesús procuraba instarles a creer en

Él, no necesariamente a ver el imposible de una resurrección inmediata de su hermano. Si frente a ellas estaba aquel que era resurrección, ¿Cómo no sería capaz de levantar a su hermano de la misma

tumba? Cuando Jesús está presente no hay nada que temer, ni aun la misma muerte.

3. Jesús es el objeto de nuestra fe (vrs. 26b-27). La declaración posterior de Marta es muy distinta a la primera, “…yo he creído que tu eres el Cristo, el hijo de Dios…” Esta respuesta contrastaba con la duda momentánea que Marta había expresado. La ulterior 1 respuesta era contundente. Lo declara el Enviado e Hijo de Dios, reconociendo así su poderío sobre la muerte de su hermano. Tal debe ser el calibre de la fe que decimos tener en Dios, sin ningún lugar a la traicionera duda que en nada nos beneficiará para tener una firme relación de comunión con el Hijo de Dios.

APLICACIÓN:

Es muy importante que cuando nos rodee la duda confiemos plenamente en Jesús, quien es nuestro Salvador. Que nunca la incredulidad nos robe la esperanza, ante bien vallamos a Jesús para que nos ayude en la desesperanza. Él es fiel con sus hijos y nos habilitará con la fe necesitamos para poder ver su gloria, gloria como la que vieron María y Marta.

1 Que se dice, sucede o se ejecuta después de otra cosa.

Lección 4

JESUS ES EL CONSUELO DE SUS HIJOS

Lección 4 JESUS ES EL CONSUELO DE SUS HIJOS Sn. Juan 11:28- 37 Por: Adrian Duque

Sn. Juan 11:28-37

Por: Adrian Duque

LECTURA BÍBLICA:

28 Habiendo dicho esto, fue y llamó a María su hermana, diciéndole en secreto: El Maestro está aquí y te llama. 29 Ella, cuando lo oyó, se levantó de prisa y vino a él. 30 Jesús todavía no había entrado en la aldea, sino que estaba en el lugar donde Marta le había encontrado. 31 Entonces los judíos que estaban en casa con ella y la consolaban, cuando vieron que María se había levantado de prisa y había salido, la siguieron, diciendo: Va al sepulcro a llorar allí. 32 María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano. 33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, 34 y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. 35 Jesús lloró. 36 Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba. 37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?

VERDAD

CENTRAL:

Cuando

enfrentamos

momentos

de

angustia

y

desesperación,

procuremos

refugiarnos

en

Cristo.

INTRODUCCIÓN:

En la vida de todo ser humano se puede ver el sufrimiento, el dolor y desesperación. Todos estos conflictos han llevado, en muchos casos, a buscar el refugio en lo que el mismo mundo ofrece como el alcohol, la droga, el adulterio

y aun en la misma muerte. Todos los tipos de alicientes que

este mundo ofrece, son solo un intento para aliviar el dolor

y la angustia, es simplemente un bienestar pasajero. Con la lección de este día, queremos conocer quien es el verdadero ser que traerá el verdadero consuelo y gozo que nuestra alma necesita.

CUERPO:
CUERPO:

1. Una noticia alentadora (v. 28). Continuamos este día el relato de la muerte de Lázaro, hermano de

María y Marta y un buen amigo de Jesús. Marta comunica a su hermana la llegada de Jesús. En los momentos que estas hermanas estaban viviendo, no había mejor noticia que la presencia de Aquel que había dicho ser la resurrección y vida. Aunque amigos y dolientes estaban al lado de estas hermanas, la presencia de Jesús cambiaria el panorama. En ocasiones anteriores Marta había procurado mantener alejada a María de Jesús para que le ayudara en los quehaceres, pero en esta ocasión ella misma la había atraído para que ella conversara con Jesús. En la expresión de Marta: “el Señor esta aquí y te llama”, encontramos un sentimiento de triunfo, de convicción de que lo que se estaba esperando estaba allí en medio de la aflicción. Ah que palabras tan llenas de alivio, Jesús esta aquí y nos llama, quiere hablarnos, consolarnos, sanarnos, fortalecernos y establecer el gozo en nuestras vidas.

2. Debemos atender el llamado que Jesús nos hace (vrs. 29-30). En la reacción de María ante la invitación de Jesús encontramos que ella no espero dos veces para atender al llamado. Podríamos preguntarnos por qué Jesús las llama a conversar con Él antes de llegar a la casa en Betania, podría ser el deseo de tener una conversación específicamente con ellas o probablemente se detuvo cera de la tumba misma de Lázaro que sería el lugar más adecuado para el duelo. Lo importante del hecho es que ambas mujeres acudieron al llamado de Jesús. No dieron importancia al consuelo que ofrecían los judíos que como mera tradición hacían duelo y llanto por el fallecido, sino que dieron más valor al hecho de que la persona de Jesús había llegado para impartirles su aliento.

3. Los pensamientos equivocados de los que no conocen a Jesús (vrs. 31-32). Cuando María sale al encuentro de Jesús vemos que tan equivocados estaban los judíos que se habían quedado en la casa de las hermanas. Marta posiblemente era más fuerte de ánimo para soportar las aflicciones que su hermana María, de allí la percepción de los judíos de creer que ella salía de la casa para ir a llorar con más libertad al sepulcro de su hermano. Sin embargo, tales suposiciones son muestra de la falsa compasión de estos falsos que solo se imaginan cosas que en lugar de ayudar a aceptar la voluntad de Dios, sirven más bien para alimentar el dolor. Debiera ser el deber de los que tratan de ayudar y consolar el que los afligidos levanten sus ojos al cielo y abandonen el dolor presente.

APLICACIÓN:

Cuando te encuentres en situaciones como estas, no acuda

a los hombres. Recuerda que no siempre es beneficioso

confiar en ellos, pero, cerca de ti siempre hay alguien que quiere ayudarte y que está esperando que atiendas el llamado que te hace. Él es el único que te puede rescatar

del lodo cenagoso, del pozo de la desesperación. No lo pienses más, así como María atendió en seguida el llamado

y fue al encuentro con el Maestro, porque eso era lo que ella estaba esperando.

Lección 5

LAS MARAVILLAS DE DIOS

Lección 5 LAS MARAVILLAS DE DIOS Sn. Juan 11:38-44 Por: Omar Andino LECTURA BÍBLICA: 3 8

Sn. Juan 11:38-44

Por: Omar Andino

LECTURA BÍBLICA:

38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. 39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. 40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? 41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. 43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo:

Desatadle, y dejadle ir.

VERDAD CENTRAL:

sino en poder.

INTRODUCCIÓN:

El reino de Dios no consiste en palabras

Las lecciones anteriores nos introdujeron al relato de la muerte de Lázaro. Este acontecimiento serviría para aprender una serie aspectos relacionados al poder de Dios en la acción. Para María, Marta y el resto de los presentes; ya no había esperanza de ver en esta vida a su querido Lázaro. Sin embargo había llegado a Betania Aquel que dijo ser “resurrección y vida”, Aquel para quien nada es imposible (Lc. 1:37), Jesús el Hijo del Dios viviente. Hoy queremos aprender una vez más a confiar en Dios.

CUERPO:
CUERPO:

1. Uno de los atributos de Dios (vrs. 38-39). La muerte de Lázaro había conmocionado profundamente a Jesús. Tal era el afecto que su espíritu fue estremecido. En esta reacción de Jesús resalta uno de los atributos más gloriosos de Dios, su amor. Tal amor a los suyos es amplio en las

misericordias que recibimos cada mañana. Es una dicha saber que aunque siendo pecadores, hay un Dios que nos ama con un amor puro y sincero. Ese amor de Dios sigue vigente para el mundo de hoy, no cambia y siempre va en una sola dirección. Aunque las esperanzas de María y Marta se habían desvanecido porque cuatro días habían trascurrido desde la muerte de su hermano, el amor Dios les demostraría que nunca es tarde para ser receptor de sus maravillas.

2. Lo que a veces nos impide ver la gloria de Dios en nuestra propia vida (vrs. 40-42). La condición del cadáver de Lázaro estaba muy deteriorada. Al decir:

“hiede ya…” significaba la absoluta imposibilidad de vida para Lázaro. Todo esto a pesar de que el mismo Jesús había dado la seguridad de vida con su expresión: “tu hermano resucitará…” (v. 23). Nuestra incredulidad sigue siendo el elemento que nos impide ver las grandes obras de Dios. Jesús alzando sus ojos agradece al Padre, como cuando multiplicó los panes, ya que siempre fue la voluntad de su Padre hacer aquello para lo cual fue enviado. Esto serviría para alentar la revelación de Dios a los hombres, tanto por su Palabra como por sus milagros.

3. El poder del Evangelio en Jesús (vrs. 43-44). Los

versículos finales que narran la resurrección de Lázaro nos ratifican lo dicho por el Apóstol Pablo a los Romanos, que “ni la muerte, ni ninguna cosa ”

creada nos separará de su amor

dicha es saber que si mañana nos llegara el fin de nuestra existencia, hay aun una esperanza para todos aquellos que le hemos entregado la vida a Jesús recibiéndole como nuestro Salvador. Para eso vino Él, para dar vida y darla en abundancia a los

(Ro. 8:38). Que

que creen en Él. Esto es lo que Dios promete a la humanidad, una vida eterna en Jesús, ese es el mejor regalo que como pecadores podemos recibir. Cuando la boca de Jesús se abre para decretar la resurrección de Lázaro entendemos como su Palabra se cumple lo mismo que ocurrió con la hija de Jairo en Marcos 5:14.

APLICACIÓN:

Tal como la Palabra lo declara en el evangelio de Lucas 1:37, no hay nada imposible para Dios. Que esta lección nos impulse a seguir confiando en el Señor cada día pues Él siempre está dispuesto a ayudarnos y sacarnos adelante. Él quiere glorificarse en cada uno de nosotros, espera que le creamos y tengamos plena certidumbre de fe. ¿Qué pues diremos a esto?, si Dios es por nosotros ¿Quién contra nosotros?

Lección 6

UNA ESPERANZA PARA TODOS

Lección 6 UNA ESPERANZA PARA TODOS Sn. Juan 11:45-57 Por: Yury Ferrer LECTURA BÍBLICA: 4 5

Sn. Juan 11:45-57

Por: Yury Ferrer

LECTURA BÍBLICA:

45 Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él. 46 Pero algunos de ellos fueron a los fariseos y les dijeron lo que Jesús había hecho. 47 Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: ¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales. 48 Si le dejamos así, todos creerán en él; y vendrán los romanos, y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación. 49 Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada; 50 ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca. 51 Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación; 52 y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos. 53 Así que, desde aquel día acordaron matarle. 54 Por tanto, Jesús ya no andaba abiertamente entre los judíos, sino que se alejó de allí a la región contigua al desierto, a una ciudad llamada Efraín; y se quedó allí con sus discípulos. 55 Y estaba cerca la pascua de los judíos; y muchos subieron de aquella región a Jerusalén antes de la pascua, para purificarse. 56 Y buscaban a Jesús, y estando ellos en el templo, se preguntaban unos a otros: ¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta? 57 Y los principales sacerdotes y los fariseos habían dado orden de que si alguno supiese dónde estaba, lo manifestase, para que le prendiesen.

VERDAD CENTRAL:

que creen.

INTRODUCCIÓN:

La gloria de Dios se revela a aquellos

Al estudiar este pasaje de las Escrituras, notaremos en seguida las reacciones encontradas departe de los que presenciaron una señal tan grandiosa, que no solamente asegura sino también certifica la promesa de la resurrección, Lázaro resucitado (Jn. 11:25). Dicho hecho trajo una esperanza viva a aquellos que pudieron abrir su corazón, esta esperanza sigue siendo el ofrecimiento a una humanidad sumergida en la tristeza y en la dureza de su corazón.

CUERPO:
CUERPO:

1. Los constantes intentos por opacar el poder del Evangelio (vrs. 45-48). Entre muchos que acompañaban a las hermanas de Lázaro para consolarles se suscitó una serie de reacciones, en primer lugar preguntémonos: ¿Qué habrán dicho al ver este milagro? Las reacciones fueron diversas: y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él” (vr. 45). Era innegable el poder y las maravillas exhibidas por Jesús. Pero algunos de ellos (los informadores; ¿espías?) fueron a los fariseos y les dijeron lo que Jesús había hecho. ¿Con qué propósito fueron estos a los fariseos? ¿Será que querían convencerles que estaban equivocados acerca de Jesús? ¿Para consultar con ellos antes de decidir si aceptarían o no a Jesús? Probablemente se sentían obligados a decir toda cosa nueva a sus guías religiosos. La reacción de los religiosos fue muy contraria pero obvia ya que los principales sacerdotes y los fariseos evitaban que algunos confesaran a Cristo con la amenaza de expulsarlos de la sinagoga, pero ahora se requería otra medida más fuerte para detener la influencia de Jesús pues inevitablemente todos creerán en él, todos, incluso algunos de los gobernantes, (12:42; 7:48).

2. El complot para matar a Jesús (vrs. 49-54). Jesús había explicado la naturaleza espiritual de su reino. No tenía ambición alguna para tomar ningún poder humano o político (Jn. 6:15), sino que venía a manifestar al corazón de aquellos que se encontraban inmersos en su maldad una esperanza plena en Dios. Ante un complot para matarle uno de ellos El sumo sacerdote de aquel año Caifás (sumo sacerdote durante los años 18-36 d.C.) les dijo:

Al decir esto Caifás

Vosotros

no

sabéis

nada”.

propuso que Jesús fuera entregado a la muerte para evitar problemas con los romanos, pero Dios quería decir que Jesús había de morir para salvar no solamente esa nación, sino también a su hijos que estaban dispersos. Caifás razonaba que sería justo y correcto matar a Jesús porque tal acto sería para el beneficio de la nación (es decir, mejor que muriera un solo hombre en lugar de que toda la nación pereciera) tras todo esto la voluntad de Dios, sin resultar en lo más mínimo contaminada, se dirigió en su cumplimiento de tal forma que las palabras que saldrían de los labios de este frío asesino, resultarían exactamente las que se necesitaban para expresar la verdad más sublime y gloriosa respecto al amor redentor de Dios. ¡Sin tener conciencia de ello el villano se había convertido en profeta!

3. Rumbo al cumplimiento de las Escrituras (vrs. 55-57). Jesús mismo inició los encuentros con los judíos. El sabía exactamente cuándo y cómo El iba a poner su vida, judíos y romanos no podían cambiar ese plan. “Y buscaban a Jesús”, (la fama de Jesús aumentó aun más después de la resurrección de Lázaro), “y estando ellos en el templo, se preguntaban unos a otros: ¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?”. La elaboración de estos interrogantes indica que se esperaba una respuesta negativa; pero, la respuesta era afirmativa si, vendría a la fiesta para poder llevar acabo y hacer exactamente lo que Caifás había dicho: ¡morir por la nación! Y los principales sacerdotes y los fariseos habían dado orden de que si alguno supiese dónde estaba, lo manifestase, para que le prendiesen”. La hora de Jesús estaba llegando. Los líderes de los judíos estaban muy atentos para prender a Jesús. "Tuvieron consejo para prenderle con engaño, y

matarle. Pero decían: No durante la fiesta (la Pascua), para que no se haga alboroto en el pueblo" (Mt. 26:4-5). Jesús mostro una y otra vez la validez del evangelio prevaleciendo en justicia dejando todo hombre mentiroso; No existe una esperanza tan completa cuando la vida misma cuando abraza la fe que está en Cristo.

APLICACIÓN:

A pesar de los intentos por querer evitar que muchos

recibieran el amor incondicional de Jesús la fe, esperanza y

el amor jamás pueden destruidos más bien en Dios hay

esperanza ante toda imposibilidad refugiémonos en El.

Lección 7

¿COMO PODEMOS DEMOSTRAR NUESTRO AMOR A DIOS?

Lección 7 ¿ COMO PODEMOS DEMOSTRAR NUESTRO AMOR A DIOS? Sn. Juan 12:1-8 Por: Jorge Salazar

Sn. Juan 12:1-8

Por: Jorge Salazar

LECTURA BÍBLICA:

1 Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. 2 Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. 3 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. 4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: 5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? 6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. 7 Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto. 8 Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

VERDAD CENTRAL:

agradecimiento.

INTRODUCCIÓN:

Cuando servimos a Dios lo hacemos por

En la presente lección volveremos a mencionar a aquella familia que tenía un gran cariño por Jesús, María, Marta y su hermano Lázaro. Una de las lecciones que queremos destacar en esta narración es acerca de la manera en que podemos servir y demostrar nuestro agradecimiento a Dios. Muchas maneras y formas hay de mostrar nuestro agradecimiento a nuestro Salvador, sin embargo cada una de ellas debe ser pesada para conocer hasta qué punto es tal agradecimiento por el favor recibido de Dios hacia nuestras vidas.

CUERPO:
CUERPO:

1. Una reunión muy esperada (vrs. 1-2). La razón por la cual Jesús retorna a visitar a estos queridos amigos parece ser obvia. En esta oportunidad no

era motivo de luto o tristeza sino mas bien la alegría de tener de nuevo a Lázaro, ahora más vivo que nunca. Tal era el aprecio y gratitud de esta esmerada familia que dice que después de las festividades con motivo de la pascua, tuvieron a bien hacerle una cena a Jesús y sus discípulos. Como es sabido por los escritos anteriores, Marta era la hacendosa de la casa, siempre sirviendo y preparando los alimentos que serian consumidos, Lázaro aprovechando su recién volver a la vida escuchando hablar a su Maestro y gran amigo. Faltaba María aquella mujer que había llorado tanto por su hermano pero que había creído la Palabra dicha por Jesús acerca de la resurrección de su hermano. Pero, esta ultima estaba dedicada a realizar una de las muestras más sobresalientes de agradecimiento por el favor recibido departe de Dios.

2. Una muestra de agradecimiento llena de excelencia (vrs. 3-6). Juan describe en detalle tanto el perfume y su alto costo, como también la manera en que María lo aplicó. La cantidad del perfume es importante; “una libra” pesaba unos 327 gramos. El nardo puro” era un aceite perfumado con que se ungía la cabeza en ocasiones festivas. No tenía valor curativo pero sí monetario, al describirlo como “de mucho valor”. Con esta descripción de la cantidad y lo valioso del perfume, Juan señala la devoción y desbordante amor de María. La manera en que aplicó el perfume también revela el hermoso espíritu de María. En vez de ungir la cabeza, como se acostumbraba, ella “ungió los pies de Jesús”. El ungir o lavar los pies de una persona era la tarea del esclavo más humilde. Con este acto, María expresaba la profundidad de su amor y devoción a Jesús en dos maneras: al ofrecerle algo de gran

valor y al humillarse a sus pies. Considerando el peso del nardo con que ungió los pies, posiblemente era necesario secar el exceso. Por otro lado, el hecho de limpiar los pies “con sus cabellos” hacía necesario soltar los cabellos. Ninguna mujer judía decente soltaría sus cabellos en público, pues el cabello suelto era señal de las prostitutas. Pero aun este acto indicaría el extremo de humillación a que María estaba dispuesta a ir para expresar su amor. La expresión “Y la casa se llenó con el olor del perfume” tiene la estampa de un testigo ocular. La fragancia del olor llamaría la atención a todos en la casa del acto realizado e indicaría la calidad y valor del perfume.

3. Jesús reprende a Judas (vr. 7). La protesta de Judas revela el enorme valor estimado del perfume. Los trescientos denarios representarían el jornal de casi un año de un obrero, cada denario siendo una moneda de plata que representaba el jornal de un día. Uno puede imaginarse la atención que Judas, el tesorero, puso a esta extravagancia, a esta “perdida irrecuperable”. Allí estaba sacudiendo la cabeza en incredulidad de que Jesús permitiera tal cosa. Judas quería aparentar simpatía por los pobres, pero en su corazón avaro otro motivo lo dominaba y lo movía a protestar por la acción de María. Como un auténtico hipócrita, estaba jugando un “papel” que no representaba su carácter. Jesús conocía bien que Judas sustraía, dinero de la “bolsa” donde como tesorero guardaba el dinero. Jesús no demoró en salir a la defensa de María ante la protesta o crítica que Judas lanzó a ella y a él. Según Judas, ella era culpable por la “pérdida” y Jesús por permitirla. El “Déjala” (v. 7) que Jesús expresó representa en una sola palabra una fuerte reprobación a Judas y una tierna aprobación a María. Aparentemente este

mandato ocurrió mientras que María cumplía su acto de amor, con lo cual Jesús la autorizó a continuar y completar lo que había iniciado. Jesús percibía que el ungimiento estaba de acuerdo con el propósito divino, pero es casi seguro que María no lo entendía en esos términos. El cuerpo de Jesús no fue ungido cuando fue sepultado, de acuerdo con la costumbre entre los judíos, pero este acto de María anticipaba ese evento y, en efecto, cumplía la costumbre con una semana de anticipación.

APLICACIÓN:

Notemos el contraste entre a los pobres y a mí(v. 8). Jesús sigue la reprensión de Judas y la aprobación de María, indicando que ella aprovechó una oportunidad que muy pronto pasaría y no volvería. En cambio, siempre habría la oportunidad de socorrer a los pobres. Sabiendo de la prioridad que Jesús asignaba a los pobres durante su ministerio terrenal, difícilmente un escritor inventaría lo que él dijo en esta ocasión. Este versículo asigna el deber de expresar nuestro amor y devoción a él en dos maneras:

por ofrendas generosas a él para la extensión de su reino y por socorro a los pobres. De esas dos formas podemos entonces demostrar cuanto amamos y cuan agradecidos y dispuestos estamos a servir al Señor.

Lección 8

LA ENTRADA TRIUNFAL

Lección 8 LA ENTRADA TRIUNFAL Sn. Juan 12:9-19 Por: Jose R. Campos LECTURA BÍBLICA: 9 Gran

Sn. Juan 12:9-19

Por: Jose R. Campos

LECTURA BÍBLICA:

9 Gran multitud de los judíos supieron entonces que él estaba allí, y vinieron, no solamente por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de los muertos. 10 Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro, 11 porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús. 12 El siguiente día, grandes multitudes que habían venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, 13 tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna!¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel! 14 Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él, como está escrito:

15 No temas, hija de Sion; He aquí tu Rey viene, Montado sobre un pollino de asna. 16 Estas cosas no las entendieron sus discípulos al principio; pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de él, y de que se las habían hecho. 17 Y daba testimonio la gente que estaba con él cuando llamó a Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos. 18 Por lo cual también había venido la gente a recibirle, porque había oído que él había hecho esta señal. 19 Pero los fariseos dijeron entre sí: Ya veis que no conseguís nada. Mirad, el mundo se va tras él.

VERDAD CENTRAL:

La muerte de Jesús fue un plan de Dios

para la salvación humana.

INTRODUCCIÓN:

Los acontecimientos que se relatarán en la presente lección nos ubican en el preludio de los últimos días del ministerio de Jesús en la tierra. El movimiento masivo hacia Jesús, en parte por la noticia de la resurrección de Lázaro, alarmó a los líderes y los empujó a tomar medidas drásticas. Su posición privilegiada estaba en juego y estaban dispuestos a hacer cualquier cosa para evitar lo que parecía inevitable. Se dice que “Muchos de los judíos(v. 11) en referencia a los que antes eran enemigos de Jesús, llegaron a ser simpatizantes y ahora comienzan a

creer en él. Habrían pasado por varias etapas para llegar finalmente a convencerse. Se apartaban de la lealtad a los líderes religiosos y se comprometían con Jesús. Era inminente que el pueblo estaba dispuesto a reconocer la gloriosa persona de Jesús, aunque en pocos días después este reconocimiento se volviera en un rechazo a la persona del Maestro.

CUERPO:
CUERPO:

1. El recibimiento a Jesús (vrs. 12-13). Que contraste era el que se presentaba en el momento de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Aunque fue recibido con honores, nadie pensaba en ese momento que Jesús se estaba enfilando a la muerte cruenta. Significaba que su entrada lo estaba llevando a la entrega que como Cordero inocente estaba dispuesto a enfrentar. Él sabía las consecuencias de ese viaje, sería el sacrificio máximo, el pago por el pecado, la entrega por el pecador. Nadie imaginaba que en la mente de Jesús, más que el mero alago que pudiese significar tal recibimiento, su parte humana estaba experimentando el precio de la humillación. La humillación que posteriormente le llevaría a la eterna exaltación por parte de su Padre, Dios.

2. Todos estos acontecimientos eran parte del plan divino (vr. 14). Era quizás inconcebible para la multitud que ese personaje que montaba un sencillo asno fuese su futuro Salvador. Pero así son los planes de Dios, pues la Escritura aclara que los pensamientos de Dios difieren mucho a los del ser humano. El plan que en las eternidades divinas se gestó en el corazón de Dios mismo, se estaba cumpliendo al pie de la letra. Las glorias y loores que la multitud prodigaba al Mesías no eran

comparables con la que estaba reservada por el Eterno Dios quien en su maravilloso plan no concebía a otro capaz y perfecto para llevarlo a su completo cumplimiento. El plan era la muerte de uno, de una sola vez y para siempre para dar vida a los elegidos en Él y por Él; para dar vida a su Iglesia.

3. Jesús vino en cumplimiento de las profecías (vrs. 15-16). En la vida y ministerio de Jesús podemos notar el fiel cumplimiento de las profecías dadas en relación a su persona. Aunque sus discípulos no pudieron entenderlo en el momento, posteriormente sus sentidos espirituales fueron iluminados para recordar que todo estaba en las Escrituras. La entrada a Jerusalén de manera gloriosa estaba prevista según lo revelado al profeta Zacarías (9:9). Muchos siglos antes este fiel profeta de Dios tuvo la visión de cómo iniciaría la entrega del Mesías de Dios. Nada falló, todo se cumplió, todo fue perfecto como perfecto es el amor y la salvación que Dios ofrece a la vida del hombre.

APLICACIÓN:

El plan de Dios también nos incluye a nosotros que en este tiempo vivimos. La misión de Jesús y sus resultados de ella se ofrecen a toda persona para que así reciba los beneficios de la misma. El sacrificio que Jesús estaba a punto de cumplir seria el método de Dios para poder formar parte de su pueblo

Lección 9

UN DESEO CUMPLIDO

Lección 9 UN DESEO CUMPLIDO Sn. Juan 12:20-26 Por: Cesar W. Flores LECTURA BÍBLICA: 2 0

Sn. Juan 12:20-26

Por: Cesar W. Flores

LECTURA BÍBLICA:

20 Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta. 21 Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús. 22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús. 23 Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. 24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. 25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. 26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

VERDAD CENTRAL:

Reflexionemos hasta donde estamos

dispuestos a llegar en nuestro deseo de conocer a Cristo.

INTRODUCCIÓN:

El relato de la llegada de los griegos cierra los eventos relacionados con la resurrección de Lázaro y su efecto en las multitudes lo que, según Juan, lleva directamente a una confrontación final entre Jesús y los líderes religiosos. La búsqueda por parte de los griegos señala a Jesús que su hora había llegado. ¿Quiénes eran estos griegos? ¿Cuál era la intención de su deseo? Si los griegos son definidos como aquellos quienes por no ser judíos no merecían las promesas de Dios, entonces ¿Cuál sería la respuesta a su petición? Veamos algunos aspectos sobresalientes en la lección de hoy.

CUERPO:
CUERPO:

1. Los que buscan mediadores para alcanzar el deseo de sus corazones (vrs. 20-22). Para los judíos, los griegos eran considerados aquellos ciudadanos que no eran de su nación, es decir, todas aquellas razas que según ellos no alcanzaron

el privilegio de nacer en el ceno de un hogar hebreo. Sin embargo llama la atención que son estos los que antes del fin del ministerio de Jesús en la tierra, demuestran interés por conocerle. Realmente muchas veces son aquellos que menos pensamos los que toman una decisión sincera por conocer de Dios, contrariamente a lo que comúnmente se supone. El inconveniente fue que no lo hicieron directamente. Quizá por vergüenza de no ser de la nación judía o por no haber conocido el acercamiento que Jesús tenía con las personas. Sea cual fuera la razón, utilizaron a un discípulo de Jesús, Felipe, quien este a su vez se lo comunica a Andrés, otro discípulo del Señor. Que tedioso se vuelve que muchos en su deseo de búsqueda de Dios tengan que recurrir a “mediadores” cuando hay una línea directa a Dios, Jesucristo.

2. El deseo tiene un precio (vrs. 23-25). No quiero que mal entienda este encabezado. Las cosas de Dios son dadas por gracia, por un favor inmerecido. Nos referimos más bien en cuán capaces estamos de entender lo que cuesta o significa conocer y seguir a Cristo. La respuesta de Jesús pareciera no estar relacionada al deseo de estos personajes, pero es más bien la correcta respuesta. En otros pasajes de los Evangelios hemos leído cuando algunos expresaron su deseo de seguir a Jesús y Jesús les aclaró lo que exactamente significaba seguirle. En esta ocasión el precio se presentaba igual de alto, significaba la negación, la entrega, el sacrifico máximo. La figura del grano de trigo es muy significativa y simbolizaba que para vivir en el conocimiento y la vida de Dios, se debe morir. Que contradictorio, morir para vivir, si, ese el precio. No se trata de una mera curiosidad, es más bien, la entrega total por la causa del Señor. ¿Es ese nuestro

real deseo cuando decimos que deseamos conocer a Dios?

3. Nuestro deseo vs. el deseo de Dios (v. 26). La entrega a Dios es completa pues es la demanda de la entrega misma a Dios y su causa, su reino. La invitación de Jesús era a la de ser un fiel servidor, lo que resultaría en una vida de comunión constante con Él. “Donde yo estuviere, allí estará también mi servidor”, habla de un deseo de Dios para con nosotros de una oferta que no se puede rechazar. De una oferta de exaltación para la vida del hombre. “Mi Padre le honrará” fue la promesa pero el deseo del que será honrado deberá ser el permanecer como un servidor del que le dará honra.

APLICACIÓN:

Al meditar la presente lección deberíamos de hacer una reflexión profunda en cuanto a cuáles son nuestros verdaderos deseos de Dios. No pueden ser mezquinos, egoístas ni simples. Nuestro deseo de comunión con Dios debería ser, en definitiva, la meta en nuestra vida espiritual. Ni siquiera la felicidad puede ser la meta, es más bien un morir cada día a los apetitos de la carne, a la vanidad de la vida, a todo aquello que no me permita vivir para Dios.

Lección 10

LA OBEDIENCIA DE JESUS RESULTARIA EN SU MUERTE

Lección 10 LA OBEDIENCIA DE JESUS RESULTARIA EN SU MUERTE Sn. Juan 12:27- 36 Por: Cesar

Sn. Juan 12:27-36

Por: Cesar W. Flores

LECTURA BÍBLICA:

27 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. 28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez. 29 Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado. 30 Respondió Jesús y dijo: No ha venido esta voz por causa mía, sino por causa de vosotros. 31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. 32 Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. 33 Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir. 34 Le respondió la gente: Nosotros hemos oído de la ley, que el Cristo permanece para siempre. ¿Cómo, pues, dices tú que es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado? ¿Quién es este Hijo del Hombre? 35 Entonces Jesús les dijo: Aún por un poco está la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va. 36 Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y se fue y se ocultó de ellos.

VERDAD CENTRAL:

El pecado de nuestras almas fue la

angustia del alma de Jesús.

INTRODUCCIÓN:

Jesús sabía que le aguardaba la crucifixión y, como era humano, sentía terror. Sabía que debería cargar los pecados del mundo y sabía que eso lo separaría de su Padre. Deseaba liberarse de esa muerte horrible, pero sabía que Dios lo envió al mundo a morir por nuestros pecados, en nuestro lugar. Jesús le dijo no a sus deseos humanos a fin de obedecer y glorificar a su Padre. A pesar de que nunca tendremos que enfrentarnos a una tarea tan difícil y espantosa, también tenemos el llamado a obedecer. Pida lo que pida el Padre, debemos hacer su voluntad y glorificar su nombre. Aprendamos hoy como la

obediencia de Jesús fue una actitud constante aun a pesar de que tal obediencia incluía su muerte en la cruz.

CUERPO:
CUERPO:

1. La ofrenda por la salvación y la redención humana (vrs. 27-33). Cristo, cuando emprendió nuestra redención y salvación, hizo de su alma la ofrenda por el pecado. Cristo estaba dispuesto a sufrir, pero oró pidiendo que se le salvara de sufrir. La oración pidiendo ser librado de la tribulación puede concordar bien con la paciencia que hay tras ellos, y con el sometimiento a la voluntad de Dios en ellos. Nuestro Señor Jesús decidió satisfacer la honra de Dios injuriado, y lo hizo humillándose a sí mismo. La voz del Padre desde el cielo, que lo había declarado su amado Hijo, en su bautismo y en la transfiguración, se oyó proclamando que había glorificado su nombre que lo volvería a glorificar. Reconciliando el mundo a Dios por el mérito de su muerte, Cristo rompió el poder de la muerte, y echó fuera a Satanás como destructor. Llevando el mundo a Dios por la doctrina de su cruz, Cristo rompió el poder del pecado y echó fuera a Satanás como engañador. Hay que decir que Satanás es real, no simbólico, y siempre está obrando contra Dios y los que le obedecen. El alma que estaba distanciada de Cristo es llevada a amarle y confiar en Él. Ahora Jesús se iba al cielo, y llevaría allá los corazones de los hombres. Hay poder en la muerte de Cristo para atraer las almas a Él. Hemos oído del evangelio lo que enaltece la libre gracia, y también hemos oído lo que llama al deber; debemos aceptar ambos de todo corazón sin separarlos.

2. El lado no conocido del Mesías (vrs. 34-36). La multitud no podía creer lo que decía Jesús con respecto al Mesías. Batían ramas de palmera para

un Mesías victorioso que establecería un reino político terrenal que nunca tendría fin. A partir de la lectura de ciertos pasajes, pensaban que el Mesías nunca moriría (Salmos 89:35- 36; 110:4; Isaías 9:7). Otros pasajes, sin embargo, mostraban que sí moriría (Isaías 53:5-9). Las palabras de Jesús no concordaban con el concepto que tenían del Mesías. En primer lugar, debía sufrir y morir; después, algún día, establecería su reino eterno. ¿Qué tipo de Mesías o Salvador es el que busca usted? Cuídese de tratar de obligar a Jesús a amoldarse a su patrón. No cabrá jamás. Jesús dijo que estaría con ellos en persona por poco tiempo y que debían aprovechar su presencia. Cual luz que brilla en sitio oscuro, Él les mostraría por dónde debían andar. Si andaban en su luz, llegarían a ser «hijos de luz», revelando la verdad y señalando a las personas el camino hacia Dios. Como cristianos, debemos ser portadores de la luz de Cristo, permitiendo que su luz brille a través de nosotros. ¿Con cuánta intensidad brilla su luz? ¿Pueden otros ver a Cristo en sus acciones?

APLICACIÓN:

La gente sacó nociones falsas de las Escrituras porque pasaron por alto las profecías que hablan de los sufrimientos y la muerte de Cristo. Nuestro Señor les advirtió que la luz no seguiría con ellos por mucho tiempo más, y les exhortó a caminar en ella antes que la oscuridad los alcanzara. Los que quieren andar en la luz deben creer en ella y seguir las instrucciones de Cristo. Pero los que no tienen fe, no pueden contemplar lo que se presenta en Jesús, levantado en la cruz, y son ajenos a su influencia, como lo da a conocer el Espíritu Santo; hallan miles de objeciones para excusar su incredulidad.

Lección 11

UNA OPORTUNIDAD PARA APROVECHARLA

Lección 11 UNA OPORTUNIDAD PARA APROVECHARLA Sn. Juan 12:37- 50 Por: Moises Campos LECTURA BÍBLICA: 3

Sn. Juan 12:37-50

Por: Moises Campos

LECTURA BÍBLICA:

37 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él; 38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo:

Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? 39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:

40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, Y se conviertan, y yo los sane. 41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él. 42 Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. 43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios. 44 Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; 45 y el que me ve, ve al que me envió. 46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas. 47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. 48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. 49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. 50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

VERDAD CENTRAL:

Debemos aprovechar con gratitud la

oportunidad que Dios nos da, pues una vez pasada no volverá.

INTRODUCCIÓN:

A lo largo de nuestro estudio del evangelio de Juan hemos descubierto como una vez tras otra, el Señor invitaba a los hombres a aprovechar la oportunidad de salvación que se les ofrecía. La realidad es que hasta en los asuntos espirituales, hay una ocasión para cada cosa. Si dejamos

pasar la oportunidad de Dios, posiblemente no se nos volverá a ofrecer otra. La decisión de seguir a Cristo no puede posponerse, pues es muy probable que tal ocasión no exista. Sin duda que todo lo que se refiere a la salvación del alma, debe ser cuestión del hoy mismo. Esta es la enseñanza que en repetidas veces se ha dicho a los hombres y que nosotros haremos bien en entender.

CUERPO:
CUERPO:

1. El temor del qué dirán (vrs. 42-43). Muchas almas han llegado al estado de condenación eterna por culpa de su temor ante los comentarios de los hombres. Parecería que este es un asunto sin importancia, pero, nos sorprenderíamos de la gran cantidad de personas que rechazarán a Cristo por dicho temor de perder el favor de sus amistades. “Aun de los gobernadores muchos creyeron en él, pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios”. (vrs. 42-43). Al igual que estos judíos, hay en el presente millares de seres humanos que están convencidos de la verdad del Evangelio pero que temen recibir a Cristo como Salvador pues piensan en lo que sus amigos o vecinos puedan decir. El tiempo de la oportunidad de la salvación suele ser muy corto y ocurre muy rápidamente. No permitamos que el temor del hombre hunda nuestras almas en la condenación eterna. Son ya muchas las almas que han sido consumidas por la cobardía moral como para que nosotros vengamos también a ser parte de ellos. No importa perder viejas amistades, que disminuya nuestra popularidad, sigamos a Cristo con firmeza. Su amistad suplirá todo lo que deseamos.

2. El testimonio que Cristo nos trajo (vrs. 44-46). Cuando el Señor cumplió su misión aquí en la tierra hablo muy claro de su objetivo. El dijo: “Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que crea en mi no permanezca en las tinieblas”. (v. 46). En la figura que Jesús usó de ser la luz, encontramos una hermosa ilustración que nos enseña lo que Él es para los hombres. Así como hay diferencia entre la luz y las tinieblas, la hay también entre Cristo y el pecado. La diferencia es tan marcada que no hay ninguna persona que en el día del juicio pueda decir que no la comprendió. Cuando tengamos que ser juzgados ante Dios no podremos tener excusa de no haber entendido el mensaje de la vida, pues, así como la luz resplandece, Cristo brilla con tanto fulgor que solo los ciegos voluntarios no lo ven. El testimonio que el hombre ha recibido de Cristo le deja sin ninguna excusa. Jesús es la luz que ha resplandecido en este mundo opacado por el pecado, Jesús brilla para el bien de los que creen en Él. Si tornamos los ojos hacia Cristo, su luz penetrará nuestro oscuro entendimiento, iluminará la senda de nuestra vida y reanimará nuestros corazones de tal manera que en el día de la desgracia, no les abatirá ya el dolor.

3. El testimonio que la Palabra de Dios ha dado (vr. 48). Las Buenas Nuevas del Evangelio de salvación es otro de los testimonios que alumbra el entendimiento del hombre. Siendo que el día del juicio se aproxima, debemos considerar muy seriamente cual es nuestra actitud con respecto a esa Palabra. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”. (v. 48). Con frases tan solemnes como las citadas, el Señor advirtió sobre el hecho del que nadie puede quedar

impune del juicio de Dios, después de haber rechazado las palabras del Evangelio pues es la máxima revelación que Dios ha dado al hombre. Nunca Dios manifestó tan claramente su voluntad como lo ha hecho a través de su Palabra escrita. Esto mismo deja sin excusa a los hombres de nuestro tiempo, todos aquellos han leído u oído la verdad de vida y no han creído a ella, sino que la han rechazado, serán juzgados severamente en el día final. El juicio es algo que no se puede evitar, por esa razón es necesario tomar la fe en Dios como la única manera en que podremos ser guardados. Solo la sangre de Cristo puede librarnos de la ira divina que pronto se desatará sobre este planeta.

APLICACIÓN:

Una oportunidad perdida es igual a una flecha disparada al aire, ya no puede hacerse regresar. No desaprovechemos por tanto la oportunidad que hoy se nos ofrece para recibir la salvación y luz de Cristo.

Lección 12

UNA DEMOSTRACION DE AMOR Y HUMILDAD

Lección 12 UNA DEMOSTRACION DE AMOR Y HUMILDAD Sn. Juan 13:1-20 Por: Daniel Avalos LECTURA BÍBLICA:

Sn. Juan 13:1-20

Por: Daniel Avalos

LECTURA BÍBLICA:

1 Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. 2 Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, 3 sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, 4 se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5 Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. 6 Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? 7 Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. 8 Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. 9 Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos. 12 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis. 18 No hablo de todos vosotros; yo sé a quienes he elegido; mas para que se cumpla la Escritura: El que come pan conmigo, levantó contra mí su calcañar. 19 Desde ahora os lo digo antes que suceda, para que cuando suceda, creáis que yo soy. 20 De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

VERDAD CENTRAL:

ello.

No es posible amar a otros sin vivir por

INTRODUCCIÓN:

El acto de lavar los pies era un acto de cortesía en la casa de cualquier anfitrión que consistía en tener a un esclavo para lavar los pies de los invitados a su llegada a la casa. En la cena de la Pascua que Jesús celebró con los discípulos nadie quiso hacerlo porque eso hubiese significado que admitían su inferioridad, y ellos habían estado pensando en posiciones de autoridad en el reino de Cristo. Jesús no tenía este problema porque él había “tomado la forma de siervo” a pesar de existir “en forma de Dios” (Fil. 2:6-7). Así que tomó una toalla y una vasija y “comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con la toalla” (13:5). En el relato de hoy podemos descubrir grandes lecciones acerca de estas cualidades personificadas en la vida de Jesús.

CUERPO:
CUERPO:

1. Una lección práctica (vrs. 1-7). Jesús sabía que uno de sus discípulos lo traicionaría, otro le negaría y todos lo abandonarían durante un tiempo. Aun así, «a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin». Dios nos conoce completamente, así como Jesús conocía a sus discípulos. Conoce los pecados que hemos cometido y los que nos faltan por cometer. A pesar de eso, nos ama. ¿Cómo responde usted ante esta clase de amor? Todo el relato nos cuenta lo que dijo Jesús a sus discípulos la noche antes de su muerte. Todas estas palabras las expresó una noche en la que, contando únicamente con la presencia de los discípulos, les dio las últimas instrucciones a fin de prepararlos para su muerte y resurrección, sucesos que cambiarían sus vidas para siempre. Imagínese que usted es Pedro que observa a Jesús lavar los pies de los demás, y que este va acercándosele cada vez más. A Pedro debe haberle confundido que su Maestro estuviera realizando tareas de esclavo. Todavía no comprendía la enseñanza de Jesús de

que para ser un líder, debía ser un siervo. Este no es un pasaje agradable para los líderes a los que les cuesta servir a los que están bajo su dirección. ¿Cómo trata a los que trabajan bajo sus órdenes, sean estos hijos, empleados o voluntarios?

2. Las lecciones espirituales son difíciles de comprender (vrs. 8-11).La exclamación ¡Jamás…! que Pedro hace podríamos entenderla así: “Tú de ninguna manera lavarás mis pies mientras que el mundo exista”. Pedro es suficientemente humilde para ver la discordancia de la acción de Jesús y, sin embargo, lo suficientemente orgulloso como para ordenar a su Señor”. La respuesta de Jesús tiene un doble significado, como vemos frecuentemente en este Evangelio. Si no lavaba sus pies no tendría parte con él en la Cena, pero probablemente se refería también a la limpieza moral y espiritual, basado en la sangre derramada de Jesús, necesaria para participar con él en su reino. Ante la perspectiva de ser excluido del reino, el impulsivo Pedro va al otro extremo. Jesús iba a lavar sólo los pies, pero Pedro pide mucho más: de arriba hasta abajo, cabeza, manos y pies, es decir, todos los miembros expuestos. En ambos casos, Pedro no se somete con humildad al propósito de Jesús; primero se niega categóricamente, luego demanda más de lo que Jesús se propone. Esta respuesta de Pedro indica que no entendió que Jesús no se proponía dar un baño a los discípulos, sino que realizaba un acto de limpieza simbólica. Jesús responde a Pedro con una alusión a la costumbre de lavarse bien en casa antes de ir a una fiesta. Al llegar a la fiesta, no sería necesario lavarse otra vez, excepto los pies, sobre todo cuando caminaban en sandalias abiertas por caminos de tierra. Esta además pudiera ser una alusión a la limpieza

interior y radical que se efectúa en la conversión; luego es necesaria sólo la limpieza de la “basura” que se pega a uno en el curso del día. Todos habían experimentando esa limpieza radical en la conversión, al creer en Jesús, es decir, todos menos uno (v. 2). Jesús sabía cada paso que Judas estaba dando. La expresión le entregaba indica que ya estaba negociando con los líderes para vender a Jesús por un precio y solo esperaba el momento oportuno para efectuarlo. La revelación del traidor se hizo lentamente, pero de aquí en adelante el ritmo se aceleraría como se verá en los siguientes versículos. Al decir no todos estáis limpios Jesús aludía a Judas, pero aparentemente los discípulos no prestaron atención.

3. Debemos comprender el acto y su significado (vrs. 12-17). Después de realizar esta parábola en acción lavando los pies de todos los discípulos, y sin decir una palabra, excepto en respuesta a la protesta de Pedro, “se reclinó otra vez” (v. 12). La pregunta “¿Sabéis lo que os he hecho…?” les invita a una reflexión sobre el significado del acto. No era meramente el cumplimiento de un rito. Era una expresión del amor y humildad del Hijo de Dios:

“Entended lo que os he hecho”, como dando a entender que: “por lavar sus pies él había lavado sus corazones. Por inclinarse a este servicio servil él les hizo pasar vergüenza por haberlo resistido. Por esta simple acción él había convertido una compañía de hombres celosos, enojados, peleadores en una compañía de discípulos humillados y unidos”. Jesús mismo en otras ocasiones hablaba de su mansedumbre y humildad (Mt. 11:29) y recién había expresado ese sentimiento al lavarles los pies, pero aquí afirma su dignidad y que cumple perfectamente lo que los títulos implican: Maestro y

Señor. Jesús acepta y aprueba el empleo de los títulos de parte de sus discípulos: y decís bien, porque lo soy. Si él, reconocido por ellos como digno de supremo respeto, había tomado la posición del siervo más humilde, ellos deben estar dispuestos a hacer lo mismo cuando surja la ocasión, o que haya necesidad. Juan el Bautista tuvo esa actitud ante Jesús (ver 1:27). Morris comenta que ningún acto de servicio debe ser demasiado humilde para los seguidores de Jesús. Jesús dice que el lavado de los pies de sus discípulos es un ejemplo. El ejemplo es algo señalado para revelar la actitud o conducta que otros deben seguir. Jesús no dice que es un mandato, o que literalmente los creyentes deben repetirlo como una ordenanza. Llama la atención al hecho de que Jesús no dice “así lo que yo os hice”, sino así como yo os hice, es decir, con la misma actitud y humildad. El servicio mutuo, sometiéndose unos a otros en humildad, es lo que Cristo manda. Sin lugar a dudas, los creyentes hoy en día lavarían los pies de Jesús gustosamente, pero el problema es que pocos estamos dispuestos a lavarnos los pies los unos de los otros.

APLICACIÓN:

Jesús fue el siervo modelo y mostró su disposición de servicio a sus discípulos. Lavar los pies de los huéspedes era una tarea que debía llevar a cabo un sirviente de la casa cuando llegaban los invitados. Pero Jesús se colocó una toalla a la cintura, del modo que lo haría el más humilde de los esclavos, para luego lavar y secar los pies de sus discípulos. Si incluso Él, Dios hecho carne, está dispuesto a servir, nosotros sus seguidores también debemos ser siervos, dispuestos a servir de cualquier modo que glorifique a Dios. ¿Está usted dispuesto a seguir el ejemplo de servicio de Cristo? ¿A quién puede servir hoy? Hay una bendición especial para los que no solo están

de acuerdo en que el servicio humilde es característico de Cristo, sino que también van más allá y lo cumplen (v. 17).

Lección 13

LA TRAICION DE JUDAS

Lección 13 LA TRAICION DE JUDAS Sn. Juan 13:21- 30 Por: Luis Mundaca LECTURA BÍBLICA: 2

Sn. Juan 13:21-30

Por: Luis Mundaca

LECTURA BÍBLICA:

21 Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu, y declaró y dijo:

De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar. 22 Entonces los discípulos se miraban unos a otros, dudando de quién hablaba. 23 Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. 24 A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba. 25 El entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es? 26 Respondió Jesús: A quien yo diere el pan mojado, aquél es. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón. 27 Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto. 28 Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto. 29 Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres. 30 Cuando él, pues, hubo tomado el bocado, luego salió; y era ya de noche.

VERDAD CENTRAL:

INTRODUCCIÓN:

Debemos ser siempre fieles a Dios.

Para todos los que conocemos un poco la historia de Judas y su traición, quizás nos parezca incomprensible su acción. A pesar de que aparentemente Judas reconoció a Jesús como el Hijo del Dios viviente, de haber predicado que Jesús era el Mesías prometido para Israel, de haber sido testigo ocular de todos los milagros y maravillas que el Señor hizo (tal vez él mismo las realizo en el Nombre de Jesús); aun así fue capaz de venderlo por 30 piezas de plata lo que equivalía al precio o valor de un esclavo en aquellos días. Todo esto demostró que no fue del todo un verdadero discípulo de Cristo. A pesar de lo sucedido con Judas, si hubieron otros discípulos que permanecieron fieles y leales al Señor, hasta la muerte.

CUERPO :
CUERPO
:

1. Jesús conoce las intenciones del corazón (vr. 21). Reunido Jesús con sus discípulos anuncia en una actitud de conmoción su entrega en manos de pecadores. Tal conmoción de espíritu obedecía al hecho de que a pesar de todo, conocía y amaba al que lo iba a traicionar. Es tal naturaleza de Dios que ama al pecador, solo Él conocía las intenciones y los pensamientos del corazón de Judas. Razón tuvo Job de decir: “Yo conozco que todo lo puedes y no hay pensamiento que se esconda de ti” (Job 42:2). Jesús sabía lo que se estaba tramando en contra de Él, era significativo que aunque era el cumplimiento fiel de la Escritura, tal anuncio causó incertidumbre en el resto del discipulado.

2. Los verdaderos discípulos siempre querrán conocer aquello que atañe a su Maestro (vrs. 22- 24). De todos los Apóstoles, sabemos que Pedro destacaba por ser osado, impetuoso y propenso a preguntar; sin embargo no lo hizo, solo hizo señas a Juan quien estaba en mejor posición recostado en el pecho de Jesús. El interés era muy obvio, su Maestro estaba a punto de encarar una tarea difícil.

A veces este mismo interés es demostrado por los

seres humanos, quizá no por conocer los asuntos de Dios, sino por conocer que traerá el mañana. A pesar de esto es solo a sus fieles seguidores a quienes Dios revelará sus planes.

3. Jesús amaba a Judas, el traidor (vrs. 25-30). Normalmente en la tradición judía era muy común que entre los muy conocidos se dieran de comer en

la boca. Jesús recurre a tal tradición y moja el pan y

lo da a Judas. Judas sabía de antemano secretamente lo que estaba a punto de hacer pero el Señor lo descubre y en lugar de ponerlo en evidencia con el resto del discipulado solo alcanza a

pedirle que apresure su acción. Era el momento crucial en donde comenzaría la agonía del Mesías. Aunque los discípulos no entendieron el dialogo entre Jesús y Judas pues creyeron que hablaban de aspectos financieros o del uso del fondo del cual Judas era el encargado, Jesús si conocía que era el momento permitido a Satanás para ejecutar su plan malévolo de destrucción. Este plan incluía la destrucción de Judas, pues la traición causa muerte y la muerte condenación eterna.

APLICACIÓN:

La traición consiste en violar la lealtad o fidelidad que se ha prometido a una persona, causa o nación. Es un delito que ha causado mucho daño en la historia de la humanidad, lo mismo sucedió en el caso de Judas, Satanás causó la muerte del Señor. Esta muerte después de todo fue nuestra bendita victoria después de tres días. Por su amor incomparable para el pecador. Es posible que hayamos traicionado a alguien o que alguien nos haya traicionado, sin embargo, quiera Dios que hayamos aprendido a amar e incluso a perdonar a los que nos dañaron y que eso no sea obstáculo en nuestra vida para permanecer fieles a Dios y su obra. Que podamos ser capaces de expresar las mismas palabras de Jesús: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen…”

PROGRAMAS DE PLANIFICACIÓN Y ESTUDIO

La mecánica de trabajo en las Reuniones de Hogar comprende dos reuniones: PLANIFICACION y ESTUDIO.

DEFINICIÓN DE PLANIFICACIÓN.

Tiene por objeto evaluar la reunión anterior y planear la siguiente reunión celular asignando responsabilidades.

Esta reunión debe desarrollarse de manera breve inmediatamente después de la reunión de estudio de la Palabra.

LO QUE ES PLANIFICACIÓN.

Es tener una reunión de trabajo.

Es una reunión de evaluación.

Es una reunión de alimentación de la visión.

PROGRAMA DE LA REUNIÓN DE PLANIFICACIÓN.

1)

Oración inicial.

2)

Compartir la Visión y los lineamientos para la semana.

3)

Revisar los resultados de la semana anterior.

4)

Planificar para la siguiente reunión de estudio.

5)

Delegación de privilegios para la reunión de grupo.

6)

Anuncios.

7)

Oración convenida por peticiones generales.

IDEAS PARA REFLEXIONAR.

NO sea impositivo; mejor identifíquese con las necesidades de sus miembros.

Sea ejemplo.

LA REUNIÓN CELULAR (O DE ESTUDIO).

Esta es la reunión donde se cosecha lo que se planificó.

El objetivo principal es la evangelización y multiplicar la

reunión.

Debe desarrollarse en una hora.

ALGUNOS CUIDADOS QUE DEBE TENERSE.

No debe convertirse en un mini culto.

No es una iglesia de casa la reunión familiar.

La reunión de estudio debe de estar envuelta en un ambiente de confianza y unidad con los amigos.

No coloque las sillas una tras otra.

Debe conservar el orden natural. Controlar la modulación de voz.

Evite utilizar púlpito.

No es necesario llevar flores.

PROGRAMA DE LA REUNIÓN DE ESTUDIO (CELULAR)

1) Bienvenida

Anfitrión.

2)

Oración inicial

Líder

3)

Canto de dos o tres coros……………

Líder

o delegado

4)

Estudio del Bosquejo o lección del día

Líder

5)

Llamado a recibir a Cristo

Líder

6)

Motivación y recolección de la ofrenda

Líder

o delegado

7) Anuncios 8) Oración final convenida

Líder

Líder

REFRIGERIO.

Este no tiene límite de tiempo, sin embargo se recomienda de 15 a 20 minutos.

Este tiempo es para saludarse y compartir experiencias.

Durante el refrigerio el secretario debe pasar lista discretamente a los asistentes a la reunión.

Objetivo: mostrar al mundo por medio de nuestra vida el mensaje más poderoso que tenemos… El Amor.

RECURSOS Y BIBLIOGRAFÍA

Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 17: Juan (1ª Edición). El Paso, TX 2004: Editorial Mundo Hispano.

Comentario de la Biblia Matthew Henry en un tomo. (2003) Miami: Editorial Unilit.

Biblia del diario vivir. 2000, c1996 (Electronic Edition.) Nashville: Editorial Caribe.

Biblia de estudio : LBLA.

Biblia plenitud. 2000, c1994 (Electronic Edition). Nashville:

Editorial Caribe.

Diccionario de la Lengua Española. (22ª Edición)