Sei sulla pagina 1di 2

Mejor amigo no hay

Objetivo del Programa

Reconocer que como Jesús no hay otro amigo, y lo importante de hacerlo saber a
otros. "¡Qué fuente de gozo para los discípulos saber que tenían un amigo tal en el
cielo intercediendo a su favor!" (The SDA Bible Commentary, Comentarios de Elena
White sobre Hechos 1:11, pág. 1054)

Sugerencias para el Director:


1. En la pared central de la plataforma, coloque un dibujo, o una lámina donde
aparezca Jesús compartiendo con otras personas.
2. Igualmente, coloque el título del programa.
3. Consiga un cantante cristiano con anticipación, para que tenga las diferentes
partes musicales de este programa. Si es posible, procure que la temática de los
himnos guarde relación con la temática del programa.
4. Para ilustrar la historia que presentamos en las "Palabras del Director", consiga
una yarda, de las que se utilizan para medir las telas.
Servicio de Cantos:

Lectura Bíblica:
"Porque Cristo entró en el cielo mismo... para aparecer delante de Dios como
nuestro amigo" (Hebreos 9:24).

Himno Inicial:

Núm. 131, "En Cristo hallo amigo", del Himnario Adventista

Oración de Rodillas:

Bienvenida: ¡Bienvenidos a la Escuela Sabática! Esperamos que les resulte un


verdadero placer adorar al Señor con nosotros. Él es nuestro mejor amigo; y
cuando le adoramos, nos bendice y nos conforta, llenando nuestros corazones de
gozo y amor.

Es el deseo de los oficiales de la Escuela Sabática, que ustedes hoy reciban


bendiciones que les recuerden durante toda la semana que viene, el amor y
cuidado del Salvador por ustedes y que puedan compartir esas bendiciones con sus
amigos y vecinos.

Parte Especial:

Y, ahora, con este especial que presentaremos a continuación, les extendemos una
cordial bienvenida a nuestra Escuela Sabática.

Informe Secretarial:

Relato Misionero: En este momento, el Departamento de Escuela Sabática, como


una sección sobresaliente en nuestro programa, nos presenta el Relato Misionero,
donde conoceremos otros amigos de diferentes partes de la División
Parte Especial:

Marcando el Rumbo:
Palabras del Director: Cierto hombre, dueño de una tienda por departamento, había
sido dueño del negocio por muchos años. Al llegar la edad en que debía retirar-se,
su hijo tomó las riendas del negocio.
El padre era un hombre honrado y era de la creencia que se debía tratar a los
clientes con toda honradez. Sin embargo, tenía el hábito de usar la vara de medir
para dar con ella en el suelo y así enfatizar lo que decía. Con el transcurso de los
años, la vara se había desgastado; pero el buen hombre no se había dado cuenta
de ello y los clientes no se lo mencionaban.

Un día, mientras el hijo usaba la vara, se dio cuenta de que se había desgastado
casi una pulgada; de modo que, al medir las telas, no entregaba una yarda
completa al cliente. Sin embargo, en lugar de conseguir una nueva vara, se rió
entre dientes y dijo:

"Si esta yarda sirvió para mi padre, está buena para mí también", y continuó
usándola.

No es necesario que hagamos ningún comentario acerca de la falta de honradez e


inconciencia de este hijo. Mientras que el padre no había cometido ningún pecado,
siendo que no había sido deshonesto a sabiendas, el hijo era inexcusable y, por lo
tanto, era culpable ante Dios porque sabía lo que estaba haciendo.

La conciencia es como una vara de medir. Es personal e individual. De hecho, no


podemos usar la conciencia de otra persona. Es de suma importancia que seamos
cuidadosos con ella; por lo tanto, lo importante no es lo que nos dicta nuestra
conciencia, sino si escuchamos su voz y seguimos sus dictados.

Jesús es el dueño de un departamento, y nos ofrece una amistad genuina. No


utiliza una vara para ver cuánto de su amistad merecemos, sino que la utiliza para
guiar-nos cuando estamos a punto de descarriarnos. Hallándonos perdidos e
indignos de su amistad, nos rescata y nos guarda para sí. Si el mundo nos
persigue, o si sufrimos tentación, podemos confiar en El. Jesús siempre muestra
honradez hacia nosotros porque nos ama, desea lo mejor para nosotros y, sobre
todo, porque es el mejor amigo que podemos encontrar.

Parte Especial:

Clausura: Examinémonos a nosotros mismos para descubrir si tenemos una Escuela


Sabática amistosa y evangelizadora, o si simplemente somos un club formado por
los miembros bautizados de la iglesia, que nos reunimos para disfrutar de
compañerismo mutuo. ¿Qué estamos haciendo para compartir lo que Jesús ha
hecho por nosotros? ¿Qué revela la vara de medir de nuestra Escuela Sabática?
¿Estamos al día, o necesitamos mejorar?

Ayudemos a otros para que reconozcan y se concienticen de que no hay mejor


amigo que Jesús, pues "la conciencia es la voz de Dios que se escucha en medio del
conflicto de las pasiones humanas" (Testimonios, Vol. 5, pág. 120).

Oración por los Maestros:


Estudio de la Lección de Escuela Sabática:

Himno Final:

Núm. 361, "Esparcid la luz de Cristo", del Himnario Adventista

Oración Final: