Sei sulla pagina 1di 1

En Bolivia, se han tenido dos Reformas Agrarias, en 1953 luego de la revolucin del 52 y el

ao 1996 con la Promulgacin de la Ley INRA, lgicamente en ambos casos se ha impactado


muy poco en cuanto a la gestin de la tierra urbanizable, la tierra para vivir. Los pocos avances
en legislacin urbana se han dado como una situacin derivada de la evolucin en la
administracin de la tierra agrcola, con la ley de reforma urbana el ao 1954 que implementa
nuevos criterios para el cambio de uso del suelo en propiedades superiores a 10 mil m2, luego
de 40 aos.

Como pas no se tiene un marco legal urbano propiamente constituido, sino solo un conjunto de
normas que forman una estructura legal urbana amorfa. El suelo urbanizable en los municipios
de las principales ciudades de Bolivia es presa de un crculo vicioso que beneficia a la
especulacin mercantil del suelo y la vivienda. No existen mecanismos municipales que regulen
y fiscalicen los costos del suelo, abandonando este recurso a la ley de la oferta y demanda. Al
centro de este crculo est el subsistema especulativo del negociante de la tierra, ante quienes
la gente est obligada a caer y aceptar las condiciones y costos establecidos. A la par de la
especulacin del suelo est el negocio de la vivienda que duplica sus costos sin ms cuando el
municipio lo ha dotado de todos los servicios y beneficios de una ciudad.

1. Del derecho a la Vivienda al Derecho a la Ciudad: Nace el Comit Impulsor del


Estatuto de la Ciudad, hoy Derecho a la Ciudad

El ao 2005, declarado por las naciones unidas ao internacional de las ciudades, la Fundacin
Pro Hbitat organiz la Feria del Da mundial del Hbitat en su 3 Versin logrando la
participacin de las afiliadas de la Red RENASEH, instituciones municipales, activistas del
Derecho a la Vivienda y algunas organizaciones de base. La riqueza del intercambio y
articulacin interinstitucional del evento motiv a convocar a la primera reunin de instituciones
y personas interesadas en el tratamiento del Derecho a la Ciudad en ambientes del Ceplag. En
su mayora quienes asistieron fueron personas involucradas