Sei sulla pagina 1di 171
Facultad de Educación Magíster en Gestión y Dirección Educacional “VIVENCIA DEL LIDERAZGO, COMO ESTILO CARISMÁTICO

Facultad de Educación

Magíster en Gestión y Dirección Educacional

“VIVENCIA DEL LIDERAZGO, COMO ESTILO CARISMÁTICO DE ANIMACIÓN Y GOBIERNO, EN DIRECTIVOS DE UN COLEGIO MARISTA”

Tesis para optar al grado académico de Magíster en Gestión y Dirección Educacional

Por

Christian Rodrigo Arancibia Gaete

Profesor Tutor de Tesis: Luis Navarro N.

Santiago, Chile

Julio de 2016

ÍNDICE GENERAL

RESUMEN

6

SUMMARY

7

INTRODUCCIÓN

8

1.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

11

1.1. Descripción del problema y su

11

1.2. Justificación

13

1.3.

Objetivos

15

1.3.1.

Objetivo General

15

1.3.2. Objetivos

15

2. MARCO SITUACIONAL

16

3. MARCO TEÓRICO

25

3.1. Liderazgo

25

3.2. Carisma

29

3.3. Carismático

Liderazgo

33

3.4. Liderazgo Carismático Marista

35

4. MARCO METODOLÓGICO

39

4.1.

Diseño Metodológico

39

4.1.1. Diseño de la investigación:

39

4.1.2. Participantes

40

4.1.3. Técnicas de Recolección de Datos

41

 

1. Entrevistas:

41

2. Grupo Focal:

42

3. Análisis Temático:

43

4.1.4. Procedimiento:

44

4.1.5. Análisis de Datos:

45

4.1.6. Aspectos Éticos

46

4.1.7. Dimensiones Analíticas

47

5. RESULTADOS Y ANÁLISIS

48

5.1.

Caracterización de la Propuesta de la Congregación de los Hermanos

Maristas, asociada a Percepciones y significados del Liderazgo Carismático

 

50

 

5.2.

Experiencia y discurso de representantes de la Congregación, que sirven

de referencia para la vivencia del LCM, al modo como ha sido planteado en el

 

documento marco

56

5.3.

Vivencia del Liderazgo Carismático Marista por parte de directivos de un

Colegio Marista

61

5.4.

Principales dificultades para vivenciar el Liderazgo Carismático Marista

68

6.

PROPUESTA DE FORMACIÓN Y FORTALECIMIENTO DE LIDERAZGO

CARISMÁTICO MARISTA

74

 

6.1.

Justificación:

75

Reflexión crítica frente al Nuevo Estilo de Liderazgo Carismático. Hallazgos y

 

75

 

A)

Aproximación al Liderazgo Carismático Marista

75

B)

Autopercepción de la condición de Líder Carismático Marista

77

6.2.

Implementación de la

80

Novedad y Continuidad, frente al Nuevo Estilo de Liderazgo Carismático Marista:

 

80

A)

Crear un ambiente de Liderazgo Carismático Marista al interior del

Instituto

80

B)

Fortalecer la Vivencia del Carisma Marista

85

Herederos del Carisma Marista, llamados a vivir un nuevo estilo carismático de

Animación y Gobierno

85

C)

Potenciar los Valores Maristas:

92

6.3. Elaboración de Documento Orientador Para la Realidad del Instituto. Marco

para el Buen Liderazgo Carismático

Fuente: Elaboración propia a partir de texto consultado (Subcomisión Formación

96

 

Directivos Maristas, 2014)

97

6.4.

Acompañamiento y Monitoreo de la Propuesta

98

7. CONCLUSIONES

101

8. BIBLIOGRAFÍA

107

Bibliografía

 

107

9.

ANEXOS

110

 

Anexo 1: Entrevista a Hermano Marista

110

Anexo 2: Entrevista a Laico Marista

111

Anexo 3: Grupo Focal

112

Anexo 4: Solicitud de colaboración en la Investigación

114

Anexo 5: DOCUMENTOS DE CONSENTIMIENTO INFORMADO

115

Anexo 6: Transcripción Entrevista a Hermano Marista (EHM)

118

Anexo 7: Entrevista a Laico Marista (ELM)

130

Anexo 8: Transcripción Grupo Focal Codi Instituto Marista

146

Anexo 9: JORNADA DE LIDERAZGO CARISMÁTICO MARISTA

168

ÍNDICE DE TABLAS.

Tabla 1: Cuadro Comparativo de Visiones

17

Tabla 2: Presencia de Hermanos Maristas en Chile

18

Tabla 3: Plan de Acción para el Objetivo estratégico del área LCM (Extracto)

22

Tabla 4: Primera fase de análisis temático

46

Tabla 5: dimensiones de análisis

47

Tabla 6: Comparación de Liderazgo Transaccional con LCM Innovador, Distribuido y

Transformacional

54

Tabla 7: Aproximación a una definición de LCM

75

Tabla 8: Autopercepción LCM Focus Codi Instituto

78

Tabla 9: Listado de Servicios de Animación y Gobierno (CPSM, 2014)

79

Tabla 10: Secuencia de formación e implementación de la propuesta, para crear un

ambiente de LCM en el

81

Tabla 11: Climas nutritivos y tóxicos asociados al LCM

89

Tabla 12: Núcleos del LCM

93

Tabla 13: Ejemplo de definición de indicadores para el núcleo

97

ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1: Organización de análisis de los resultados

49

Figura 2: Caracterización de LCM

56

Figura 3: Valores asociados al

67

Figura 4: Esquema global de la propuesta de formación en el Nuevo estilo de LCM.

 

74

Figura 5: secuencia para dar continuidad a la implementación del nuevo estilo de LCM

85

Figura 6: Temáticas asociadas al fortalecimiento del LCM

87

RESUMEN El propósito de la presente investigación está en determinar el nivel de logro, por parte de un grupo de directivos de un colegio marista, del liderazgo carismático marista; entendido como una actividad de animación y gobierno, que busca movilizar a las personas y a la comunidad marista, de manera dinámica y flexible; para que contribuyan, en el ejercicio de las funciones propias de sus responsabilidades, al desarrollo pleno e integral de cada miembro de la comunidad. El sello carismático de esta acción está dado por la vivencia y el testimonio, en la comunidad, de la misión recibida de evangelizar a través de la educación, cultivando una sólida espiritualidad cristiana, que tiene a María, la madre de Jesús como un referente fundamental. Dicho logro se establecerá respecto del ideal planteado por la Congregación de los Hermanos Maristas, en un documento que lleva como título “Estilo Carismático de Animación y Gobierno”; en consonancia con lo planteado por los representantes de la obra marista en Chile. En aras de conseguir dicho objetivo, se optó por un método de investigación y análisis cualitativo, y un tipo de estudio descriptivo. Los resultados dieron cuenta de que, en la determinación del nivel de logro de dicho ideal, es posible percibir una brecha importante entre lo que se busca instalar y lo que actualmente se vive en el instituto; Diferencia que encuentra sus explicaciones tanto en la apropiación de la categoría de “Líder Carismático Marista” , como en el tipo de liderazgo ejercido, particularmente asociado a creencias instaladas de que sólo a través de una educación orientada al éxito académico, se logra la excelencia educativa. Dicha brecha, busca ser acortada por la propuesta de formación y fortalecimiento en Liderazgo Carismático Marista, con la finalidad de instalar este nuevo estilo de liderazgo que se adivina más horizontal, distribuido y transformador. Palabras Clave: carisma, liderazgo, líder, gobierno, marista, animación, formación, valores, excelencia, proyecto estratégico, consejo directivo, comunidad cristiana, comunidad educativa, liderazgo transaccional, liderazgo distribuido, liderazgo transformacional, Liderazgo Carismático Marista.

SUMMARY

The purpose of this research is to determine the level of achievement by a management group of a Marist School, the Marist charismatic leadership; understood as an activity of animation and government, which seeks to mobilize people and to the Marist community in a dynamic and flexible manner; to contribute, in the exercise of the proper functions of their responsibilities, to the full and integral development of each member of the community. The charismatic hallmark of this action is given by the experience and testimony, in the community, of the mission received to evangelize through education, cultivating a solid Christian spirituality, which Mary has, the mother of Jesus as a fundamental reference point. Said achievement will be established from the ideal presented by the Marist Brothers, in a document that is titled "Charismatic Animation and Government Style "; in line with the points made by the representatives of the Marist work in Chile.

In order to achieve this objective, we chose a research method and qualitative analysis, and a type of descriptive study. The results showed that,

in determining the level of achievement of this ideal, it is possible to perceive

a significant gap between what it is sought to be installed and what is

currently lived in the school; difference which founds its explanations both in

the appropriation of the category of " Marist Charismatic Leader " as in the type of exercised leadership, particularly associated with installed beliefs that only through education focused on academic success, educational excellence

is achieved . This gap, seeks to be shortened by the proposed training and

strengthening of Marist Charismatic Leadership, in order to install this new style of leadership which is guessed as more horizontal, distributed and transformer.

Keywords: charisma, leadership, leader, government, Marist, animation, training, values, excellence, strategic project, directive board, Christian community, educational community, transactional leadership, distributed leadership, transformational leadership, Marist charismatic leadership.

INTRODUCCIÓN

Cuentan los biógrafos del fundador de la obra marista, que él no sólo llegaba donde otros no, sino que además se hacía cargo de niños que no tenían cómo acceder a instituciones educativas en el contexto histórico en el que le correspondió vivir. Fue en esa experiencia vital, desde donde comenzó a desplegar sus habilidades como líder y desde donde comenzó a testimoniar la vitalidad de un carisma que trascendió sus fronteras.

De ello hay un relato que da cuenta de la consistencia del liderazgo carismático del padre Marcelino Champagnat:

“La señora Jeanne Berne, miembro de la parroquia, era una mujer necesitada a la que el fundador ayudó material y espiritualmente. Había tenido un hijo antes de su matrimonio. El 25 de enero de 1820, cuando el niño tenía nueve años, Jeanne murió, por lo que el niño quedó solo. Marcelino decidió hacerse cargo del huérfano. El niño acostumbrado a vagar a su antojo por todas partes, no se adaptaba a una vida de internado, escapándose de él con frecuencia. Los hermanos, viendo su fracaso y la falta de enmienda, pidieron su expulsión a Marcelino, pero éste se opuso, animándoles a volverlo a intentar las veces que fuera necesario. Con el tiempo el niño cambió, de tal manera que pidió ser aceptado en la comunidad dos años después. Fue el Hermano Nilamon” (Mesonero, 2012)

El autor que recogió la historia planteará que reducir la educación cristiana sólo a lo urgente o a lo más necesario, habría sido una tentación demasiado fuerte. Por lo mismo el fundador propuso un sentido más alto:

“El fin del Instituto de los Hermanos es también dirigir casas de providencia o de refugio para jóvenes” (Mesonero, 2012, pág. 34)

Para quien lea las líneas precedentes no causará extrañeza la constatación de la brecha existente entre el liderazgo carismático del fundador de la obra marista y la vivencia de dicho liderazgo, por parte de quienes hoy dirigen las diversas instituciones educativas maristas, presentes en setenta y cuatro

países. Es más, más de alguno coincidirá con el autor que recogió la historia en que, “con frecuencia, los discípulos no tienen la osadía de sus fundadores” (Mesonero, 2012, pág. 34)

Esto podría llevar, por analogía, a sostener que con frecuencia los herederos del liderazgo carismático marista, corren el riesgo de descuidar aspectos importantísimos de la espiritualidad del fundador, que dieron consistencia y trascendencia a la expresión del carisma que originó la obra.

Sin perder de vista la plena conciencia de que hay diferencias sustanciales entre los contextos históricos de los inicios y los que cobijan actualmente a la obra marista; Así como tampoco, desconociendo que las problemáticas educativas son muy diversas y que la forma de ejercer el liderazgo en las instituciones maristas también ha experimentado evoluciones; la presente investigación postula positivamente , que es posible conectar con lo esencial del liderazgo carismático marista , en vistas a acortar la brecha originada por el desconocimiento de la riqueza de su tradición, acrisolada en una serie de experiencias que brotaron de una profunda actitud creyente.

De este modo lo primero que se aborda es la conciencia de esa brecha, exponiendo una situación problemática asociada al énfasis puesto en la “comunidad educativa” por sobre la “comunidad cristiana”. Esto en términos más técnicos se entenderá como una problemática global en la historia del instituto, particularmente en Chile, que derivó sus acciones fundamentalmente promoviendo el interés por los resultados educativos, descuidando aspectos de una formación integral centrada en la persona.

Para superar esa opción, junto con abordar la realidad educativa de una porción del instituto marista, representado por un Consejo directivo; se tendrá en cuenta el aporte de representantes clave de la Provincia Santa María de los Andes en Chile: Un Hermano Marista y un Laico Marista en puestos clave de Animación y Gobierno.

Desde el análisis temático e interpretación de los elementos aportados por estos interlocutores, en conjunto con un documento de la Provincia referido específicamente al Nuevo estilo de Animación y Gobierno, se elabora una propuesta de formación y fortalecimiento del liderazgo carismático marista.

Se tiene a la vista la convicción de que las comunidades perfectas no existen, así como tampoco los líderes con características celestiales; En dicho sentido siempre existirá una tensión entre lo ideal y lo real; Pero eso no debe ser obstáculo para pretender mejoras en la vida del instituto marista; la convicción se traduce en que es posible vivir un liderazgo carismático marista, que ayude a transitar desde una comunidad centrada preferencialmente en resultados, hacia una centrada en las personas y en su formación humana e integral.

1.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

1.1. Descripción del problema y su justificación.

La presente Investigación asume que existe una brecha significativa entre lo

propuesto por la congregación respecto del Liderazgo Carismático Marista y

lo que viven los integrantes de consejos directivos de colegios maristas, en el

ejercicio cotidiano de sus funciones como líderes carismáticos maristas

El documento que sirve de clave interpretativa de la vivencia del Liderazgo

Carismático Marista, plantea que “en nuestra realidad marista, hemos

desarrollado ampliamente la comunidad educativa. Ella nos ha ayudado a

organizarnos mejor y a avanzar significativamente en la entrega de una

educación de calidad. [No obstante] necesitamos reforzar, de distintas

maneras una cultura comunitaria que se exprese en florecimiento de distintas

comunidades cristianas donde se comparta y se crezca en la fe, en la misión

y en humanidad” (Consejo Provincial Santa María de los Andes, Sector Chile

(2014) Estilo Carismático Marista de Animación y Gobierno, N°29, pág.10; en

adelante CPSM, 2014)

El nudo central del problema está dado justamente porque en la comprensión

práctica de la “entrega de una educación de calidad” el acento se ha puesto,

mayoritariamente, en lo meramente académico, descuidando otros

indicadores de la calidad educativa que apuntan a una formación integral.

Gran responsabilidad en esa priorización de lo académico, por sobre lo

integral, le cabe a los miembros de los Consejos Directivos de los colegios

Maristas, en el ejercicio de sus funciones de Animación y Gobierno; por

cuanto es, a ellos, a quienes se ha encomendado la dirección, animación y

gobierno de la vida colegial

Esto no es del todo nuevo, puesto que bien se podría señalar que, en

consonancia con las problemáticas que se viven en otras instituciones

educativas de la realidad nacional, se da una abierta tensión entre un

liderazgo que busca sólo resultados académicos y un liderazgo orientado

hacia una educación más integral; Esto último, en la línea de lo que buscaba el fundador de la congregación, y que se puede inscribir en lo que denominamos un liderazgo carismático con rasgos transformadores, que permita mayor participación de los miembros de la comunidad, propiciando un ambiente de liderazgo en la organización(Maureira, Tendencias del Liderazgo Directivo en las Organizaciones Educativas, 2008, pág. 85)

En cierto modo , podría hablarse de la presencia mayoritaria de un liderazgo transaccional , puesto que, como se señala, surgiría de una fuerte presión por los resultados académicos y las mediciones estandarizadas; y produce, en definitiva una serie de opciones educativas que priorizan la inmediatez de los aprendizajes.(Maureira, 2008,p.86)

El liderazgo carismático con rasgos transformacionales apuntaría , en cambio ,más en la línea de los procesos, contribuyendo a una educación mucho más integral.

Entre los antecedentes que se tienen para sostener lo dicho en los párrafos precedentes, se tiene la constatación de que el colegio marista consultado, así como otros colegios maristas, ha sido reconocido como un colegio de excelencia educativa a nivel nacional y en este contexto hay por una parte ,directivos que plantean que el colegio se debe a sus resultados en mediciones estandarizadas como el SIMCE o la PSU, estableciendo como prioridad lo académico por sobre cualquier otro aspecto asociado al carisma marista; por otro lado, es justo señalar que también hay directivos preocupados de aspectos más propios de una formación integral. En el primer caso, se asume una situación de riesgo, puesto que podría ponerse el acento en la gestión de resultados académicos, por sobre otros aspectos de la educación integral; en el segundo caso, estos aspectos sólo se podrían abordar si el foco se pone en la persona y en una educación de calidad, sin descuidar necesariamente lo académico, atendiendo a elementos centrales del Liderazgo Carismático Marista tal como lo propone la congregación.

1.2.

Justificación.

adecuada comprensión del Liderazgo

Carismático Marista, tal como lo propone la congregación de los Hermanos

Maristas, contribuirá a mejorar humana, espiritual y profesionalmente la vida

de los directivos del colegio marista consultado, en orden al servicio que

prestan a la comunidad educativa. En dicho sentido también constituirá un

aporte para el clima organizacional de la comunidad toda; esto, porque

ayudará a adquirir competencias funcionales para desarrollar un clima

organizacional más fraterno , que tenga como base la espiritualidad marista;

dicha espiritualidad tiene como característica en quienes adhieren a ella,

mayor implicación en la misión de educar amando, disposición al servicio

desinteresado, honestidad en sus búsquedas, preocupación por la persona; y

, manifestándose en un estilo de trabajo marcado por la alegría de vivir y la

sencillez; otro aspecto no menos importante , puesto que se constituye en

dinamizador del Liderazgo Carismático Marista es la experiencia creyente.

Aspecto difícil de medir, pero que puede ser reconocido en la experiencia de

comunidad, caracterizada por la fraternidad que brota de la relación amorosa

con Dios. De esta relación de amor, podemos decir que brota un estilo de

relación auténtico que se traduce primero, en una búsqueda de espacios

para encontrar o dejarse encontrar por Dios, en dicho sentido el liderazgo

propuesto busca instalar la vivencia coherente de la oración como instancia

privilegiada para el cultivo de la relación con Dios.

Abordar

la

tarea

de

lograr

una

Lo anterior, en sintonía con las actitudes personales que caracterizaron al

fundador, se traducirá en apertura, amor a los hermanos y a la gente en

general, búsqueda de la voluntad de Dios, sinceridad, decisión, valentía,

entusiasmo, constancia y ecuanimidad (CPSM, 2014, pág. 7))

Algunas de esas competencias funcionales que anunciamos en el párrafo

precedente son: “habilidades sociales, asertividad, saber generar

participación, pro actividad, confianza y credibilidad entre las personas,

conocimiento personal del equipo de trabajo bajo su responsabilidad,

capacidad para escuchar y orientar a las personas en el desempeño de las

tareas propias del cargo. Al mismo tiempo, desarrollan competencias conductuales, tales como evidenciar en los comportamientos los valores institucionales de presencia, cercanía y espíritu de familia; relacionarse con las personas de manera franca, sincera y respetuosa; capacidad para manejar conflictos y quejas; imparcialidad y objetividad para abordar de manera ecuánime e integral las situaciones que impactan negativamente el ambiente organizacional; actitudes y comportamientos testimoniales, que singularicen una convivencia nutritiva y de comunicación efectiva entre los agentes, sean ellos educativos o no.” (CPSM, 2014, pág. 11)

En la presente línea argumentativa, mención especial requieren aquellas competencias funcionales asociadas a los niños y los jóvenes, que “son la razón de la misión de todo marista” (CPSM, 2014, pág. 7). En atención a la problemática enunciada, que expresa disonancia respecto del ideal propuesto por la congregación: a saber que no resulta coherente con el proyecto, priorizar los resultados académicos por sobre otros aspectos de la formación que son igualmente relevantes, tales como la formación valórica, espiritual y la maduración personal. Consideramos que abordar la tarea de una adecuada comprensión del Liderazgo Carismático Marista, puede contribuir a mejorar la relación de los directivos con los niños y los jóvenes, a partir de una relación basada en el afecto (cf. Champagnat, M. Circular a los Hermanos.PS 063, 19 de enero de 1836) , compartiendo tanto sus éxitos como sus fracasos. Otra consecuencia que resulta previsible a nivel institucional, se relaciona con el proyecto provincial 2011-2017 (Provincia Santa María de los Andes, 2011) que contempla la adecuación de los perfiles de cada uno de los cargos de animación y gobierno que tengan que ver con el Estilo carismático Marista; señalando que, a partir del año 2015, todo nombramiento en misiones de animación y gobierno estará en concordancia con el documento eje de nuestra investigación y se establecerá una evaluación de desempeño “según los criterios [en él] señalados y las competencias específicas de cada rol” (Provincia Santa María de los Andes 2011-2017, 2011). En sintonía con esto, la presente tesis constituye un

aporte para objetivar y visibilizar el estado actual de la vivencia del carisma

marista por parte de los actuales directivos maristas que representan el foco

de la investigación; así mismo, contribuye a relevar las necesidades que se

presentan, respecto de las exigencias contenidas en esta nueva forma de

presentar el Liderazgo Carismático Marista.

1.3.

Objetivos

1.3.1.

Objetivo General.

Establecer

directivos del colegio marista consultado, respecto del ideal esperado por la

el nivel de logro del Liderazgo Carismático Marista(LCM) de los

congregación de los Hermanos Maristas, planteado en el documento

normativo “Estilo Carismático Marista de Animación y Gobierno” (CPSM,

2014)

1.3.2. Objetivos Específicos. 1.- Caracterizar el ideal de liderazgo carismático marista propuesto para

quienes ejercen funciones de animación y gobierno en los colegios maristas,

a partir de rasgos explícitos del documento elaborado por la Provincia

(CPSM, 2014); y a su vez respaldado por la Congregación de los Hermanos

Maristas.

2.- Indagar en la experiencia y el discurso de representantes de la

Congregación de los hermanos maristas, tanto a nivel de vida religiosa como

laical, elementos que sirvan de referencia para la vivencia del liderazgo

carismático al modo como es planteado por la Congregación

3.- Explorar el nivel de asimilación y vivencia del “Estilo de Liderazgo

Carismático Marista” propuesto por la Congregación, por parte de los

directivos del colegio marista abordado (en adelante, CODI)

4.- Formular una propuesta para el fortalecimiento del Liderazgo Carismático

Marista basado en la opción libre, voluntaria y responsable, de adherir al

proyecto congregacional.

2.

MARCO SITUACIONAL

El colegio en el que se realiza la presente investigación (en adelante Instituto), es uno de los doce colegios maristas con presencia en Chile, pertenecientes a la congregación de los hermanos maristas.

En su proyecto colegial 2013-2017 establece como Misión: “Evangelizar educando en la Diócesis local, a los alumnos y alumnas del Instituto, según el estilo de María y Champagnat, para que puedan llegar a ser “buenos cristianos y virtuosos ciudadanos”, mediante el desarrollo de valores y capacidades, que les permitan descubrir la vocación personal y ponerla al servicio de la vida” (Provincia Santa María de los Andes, Sector Chile, 2013, pág. 7)[En adelante P.C.2013.]

Luego en su Visión establece:

“El Instituto busca alcanzar, en el año 2017, para sus niños, niñas y jóvenes, la excelencia educativa, en todos los ámbitos de su acción formativa, situándonos como el mejor colegio de la región. [para ello] ofreceremos espacios de participación e innovación a los diferentes estamentos colegiales, con un fuerte énfasis solidario, posibilitando a todos sentirse parte de un proyecto común, en un ambiente de familia, teniendo como soporte fundamental la vivencia del carisma marista(P.C, 2013)

La primera hebra de la problemática asociada al ejercicio del Liderazgo carismático, si se toma en cuenta que el objetivo general de la presente investigación busca establecer el nivel de logro del LCM tal como lo propone la congregación, para los directivos y líderes del Instituto, se encuentra ya contenida en la Visión del Instituto. Visión que sabemos ha sido elaborada por la comunidad educativa, liderada a su vez por el CODI que es el organismo encargado de garantizar el cumplimiento de las directrices dadas por la Congregación. pone en primera línea aspectos meramente asociados a la obtención de resultados de excelencia educativa, que los sitúen como

los mejores en la región; Por sobre otros aspectos asociados al Carisma , que aparecen débilmente anunciados hacia el final de la Visión. Aspecto que resalta con notoriedad al contrastarla con la Visión de los Maristas Sector Chile (ver tabla 1)

Tabla 1: Cuadro Comparativo de Visiones

VISIÓN DEL SECTOR DE CHILE MARISTA

VISIÓN DEL INSTITUTO (…)

Queremos haber logrado para el bicentenario de la congregación

El Instituto (…) busca alcanzar en el año 2017, para sus niños, niñas y jóvenes, la excelencia educativa, en todos los ámbitos de su acción formativa, situándonos como el mejor colegio de la(…) Región. Ofreceremos espacios de participación e innovación a los diferentes estamentos colegiales, con un fuerte énfasis solidario, posibilitando a todos sentirse parte de un proyecto común, en un ambiente de familia, teniendo como soporte fundamental la vivencia del carisma marista

(2017):

Vivir el Carisma, compartiendo la vida, espiritualidad y misión entre hermanos, laicas y laicos, con una mirada de provincia. Evangelizar educando, a niños, niñas y jóvenes, mayoritariamente en situación de pobreza y vulnerabilidad, con altos niveles de calidad, en conjunto con sus familias, siendo solidarios más allá de nuestros colegios y fronteras. Testimoniar la fraternidad marista, en comunión con la Iglesia local, en continuo discernimiento de nuestras opciones evangelizadoras, en un contexto diverso y cambiante.

Elaboración propia; extraído desde (P.C, 2013)

Por otra parte, el instituto marista enfrenta una realidad que hace hoy más difícil que ayer, la transmisión del Carisma Marista; esta situación puede ser formulada en términos simples, reales y dramáticos: a saber, la presencia de los hermanos maristas en la obra educativa marista, está en abierta retirada (Véase tabla 2).

Los hermanos maristas que, en cierto modo, eran la garantía de la supervivencia del Liderazgo carismático al estilo del Padre Fundador han venido experimentando hace décadas un período de fuerte crisis vocacional, que ha llevado a la vertiginosa reducción del número de hermanos en las obras maristas Tal como se muestra en la tabla que sigue; reduciendo también con ello su protagónica participación en funciones asociadas al Estilo Carismático de Animación y Gobierno de la Obra Marista.

Tabla 2: Presencia de Hermanos Maristas en Chile

Año

Número de Hermanos

1961

156

1986

112

2002

89

2016

45

Cuadro de elaboración propia a partir de documentos validados por la Congregación (Maristas.cl,

2016)

Lo dicho anteriormente es un problema que viene siendo tratado por la Congregación desde el período inmediatamente posterior al Concilio Vaticano II; y justamente a partir de ese tratamiento se comenzó a hablar de que el legado del carisma no es exclusivo de los hermanos, sino que pertenece a la comunidad marista toda; en ese contexto se revitalizó la idea de la vocación al Laicado Marista; Vocación que contempla que también Laicos puedan vivir el Liderazgo Carismático que Dios nos regaló y legó en la persona del Padre Champagnat.

Un observador externo, mirando lo que ocurre con la congregación marista y con muchas congregaciones religiosas vinculadas a la educación, bien

podría decir que estamos llegando al ocaso del liderazgo o al menos a un tiempo de crisis de las vocaciones hacia la vida religiosa que también se traduce en crisis de continuidad de los estilos de liderazgo instaladas en ellas. La literatura especializada ha visto en esta situación y en la de tantas otras instituciones educativas, una crisis asociada a un cambio de paradigma, que hace pender el liderazgo y sus características, no sólo de un individuo sobresaliente, a quien eventualmente se le confiera un poder por parte de la jerarquía dominante; Se trata más bien de transitar hacia un enfoque de múltiples liderazgos, que contempla la participación de diversos actores del centro educativo, que propicien apertura al aprendizaje permanente y a la innovación. Acorde a esta forma de liderar, se puede señalar que tiene como base, justamente, crear condiciones de participación, que fomenten el liderazgo de todos los miembros de la organización (Maureira, Tendencias del Liderazgo Directivo en las Organizaciones Educativas, 2008)

Surgen una serie de preguntas que pueden resultar un tanto problemáticas ¿Se experimentarán llamados a vivir este Liderazgo Carismático Marista quienes hoy tienen a su cargo labores de animación y gobierno en el Instituto marista abordado por la presente investigación? ¿Estará dentro de los planes de la Congregación contratar y mantener en los cargos a personas que no exhiban la vivencia del Carisma? ¿Es posible medir el grado de asimilación del Carisma propuesto por la Congregación? ¿Habrá personas, hermanos o Laicos, que “muestren” o exhiban rasgos o características vitales y relacionales que permitan reconocer la vivencia del Liderazgo carismático propuesto por la Congregación?

Tomada la misión desde la clave interpretativa del liderazgo podemos señalar que desde la Misión Educativa Marista, se invita a todo aquel que trabaja en las obras maristas a un compromiso libre y generoso con el Carisma Marista. El documento de la Misión Educativa Marista explicita la

conciencia de que, religiosos, laicos célibes o casados, vivimos el Carisma de maneras diferentes pero complementarias.

En un aspecto relevante para el presente trabajo de investigación, la congregación señala que quienes somos laicos “ofrecemos nuestras propias cualidades individuales así como los frutos de nuestro compromiso personal, nuestras profesionalidad y la experiencia que tenemos de las circunstancias ordinarias de la vida familiar y social. Como cristianos, testimoniamos a través de nuestras vidas personales la posibilidad de encontrar en Jesucristo el significado último de la vida” (Comisión Internacional Marista de Educación (1998) Misión Educativa Marista n°40 , pág.27 ); asimismo señala que quienes son hermanos, además de aportar sus cualidades personales, contribuyen con los dones que provienen del carácter profético de sus vidas de consagrados: en este marco establecen como punto central “el aporte desde el testimonio religioso, que brota de su rica formación en el Carisma de Champagnat, el sentido de acogida de las comunidades y la disponibilidad para dedicarse plenamente y con audacia a la tarea apostólica y para ir donde sea necesario” (Comisión Internacional Marista de Educación, 1998, pág. 27)

En el mismo tenor el documento seguirá explicitando que “nos inspiramos unos a otros para crecer en fidelidad al Carisma, descubriendo nuevos aspectos en su riqueza espiritual y en su dinamismo para el apostolado” (Comisión Internacional Marista de Educación (1998), Misión Educativa Marista, N° 41, pág.27)

Esto es lo que se hace visible en la comunidad educativa del colegio marista consultado; en donde, si bien ya no hay presencia de una comunidad de hermanos maristas asentados en la ciudad; Sí se da una continuidad de la vitalidad del carisma y del nuevo estilo de relación que se pretende impulsar; debido a la visita semanal de un hermano marista que desarrolla un rol de enseñanza de la espiritualidad y del carisma en tercero y cuarto medio. Hecho que llama poderosamente la atención a los directivos, puesto que se

establece esta solución de continuidad, aún en ausencia de la comunidad de hermanos local. Esto hace que cobren mayor relevancia los criterios de fecundidad del carisma, propuestos por la congregación.

A modo de referencia y por entrar en directa sintonía con la propuesta

congregacional que tiene la mirada puesta en la celebración del bicentenario

de la obra marista para el 2017; Se hará uso del Proyecto Colegial 2013- 2017 en los acápites referidos al Área Liderazgo Carismático.

Cabe destacar que la Comunidad Educativa del colegio marista abordado, se tomó más de dos años para el proceso de elaboración de este Proyecto Estratégico, en una experiencia en la que participaron representantes de todos los estamentos colegiales. Este hecho le otorga riqueza y validez que resultan fundamentales para nuestra investigación. En cuanto al área del Liderazgo Carismático, la comunidad del Instituto marista se propone dos ideas fuerza:

a) “Potenciar la comunicación efectiva con los demás colegios maristas, de acuerdo al modelo de gestión marista, como una forma de alinearnos con los requerimientos del sector”

b) Mejorar procesos de acompañamiento a educadores, estudiantes y familias, en busca de promover proyectos de vida cristiano con sello marista.(Provincia Santa María de los Andes, Sector Chile, 2013)

La

operacionalización de estas dos ideas, acorde al proyecto colegial, asocia

al

área del liderazgo carismático los siguientes objetivos estratégicos y de

acción, guiados por los directivos:

El Consejo Directivo desarrollará, aplicará, monitoreará y evaluará, entre los años 2014 al 2017, estrategias que permitan mejorar los resultados académicos del instituto, aumentando de 3 a 5 puntos anuales mínimo, de manera progresiva, en las pruebas SIMCE Y PSU.” (P.C, 2013).

“El Consejo Directivo aplicará, desde el 2013, de manera permanente, procesos de acompañamiento, monitoreo y evaluación del desempeño docente, aplicando la evaluación semestral de desempeño por parte del superior jerárquico, alumnos y apoderados.” (P.C, 2013).

El Consejo Directivo generará, entre los años 2013 al 2017, itinerarios de sociabilización, reflexión y apropiación del modelo de gestión marista sectorial, con el 100% de los modelos de todas las áreas de la planificación estratégica.” (P.C, 2013).

“El Consejo Directivo motivará, participará y compartirá, entre los años

2014 al 2017, en la capacitación sobre patrimonio marista, con al menos dos integrantes del Consejo Directivo y al menos dos docentes que culminarán el diplomado” (P.C, 2013). A modo de muestra, en la tabla 3, un extracto de la planificación estratégica del Instituto Marista que, que es objeto de investigación del presente estudio.

Tabla 3: Plan de Acción para el Objetivo estratégico del área LCM (Extracto)

1.

Área Liderazgo Carismático

 

Objetivo estratégico:

 

1.2 El Consejo Directivo desarrollará, aplicará, monitoreará y evaluará, entre los años 2014-2017, estrategias que permitan mejorar los resultados académicos del [Instituto], aumentando de 3 a 5 puntos anuales mínimo, de manera progresiva en las pruebas SIMCE y PSU

Objetivo de acción

Expectativa

de

Acciones

Año

Responsable

logro

1.2.1 L a Coordinación Pedagógica y los jefes de dpto. confeccionarán, durante el año 2014, un plan de mejora para las pruebas de medición nacional en enseñanza básica y media, que será presentado para el análisis y aprobación al Consejo Directivo

100% del Plan de Mejora para las

Confeccionar el plan de mejora.

2014

Coordinación

pedagógica

y

pruebas

de

Analizar y aprobar

jefes

de

medición nacional

departamento

en enseñanza básica y media

en el Consejo Directivo.

Presentación al cuerpo docente

Fuente: extracto a partir de (P.C, 2013)

Resulta interesante notar que en la declaración de intenciones presentes en el proyecto hay muchos aspectos del Liderazgo Carismático Marista que simplemente no son tocados: por ejemplo aspectos asociados a los nuevos estilos de liderazgo carismático de animación y gobierno, al cultivo de relaciones fraternas entre los miembros de la comunidad, entre otros aspectos asociados además a la formación líderes maristas que vayan permeabilizando las estructuras

Hay otros que se mencionan, cuando se hace alusión a la formación de al menos un directivos y un docente en Patrimonio Marista, en número muy reducido, con un impacto que se adivina muy débil en la comunidad;

Dado lo anterior, se puede inferir que el liderazgo carismático o más bien, la formación en Liderazgo Carismático, para toda la comunidad, no constituye una prioridad para el consejo directivo del Instituto Marista que redactó dicho proyecto; situación que sería problemática, sobre todo a sabiendas de que para la Congregación de los Hermanos Maristas, si constituye una prioridad que ha sido expresada tanto en el documento del Proyecto Provincial 2011- 2017 (ya citado), como en el documentos que comentaremos a continuación “Estilo Carismático Marista de Animación y Gobierno”

Respecto al último documento señalado, podemos decir que la principal motivación de instaurar en la Provincia un estilo de animación y gobierno que esté cada día más en consonancia con el Carisma Congregacional; brota de la convicción de que la mejor forma de responder al mandato capitular de “Salir de Prisa a una nueva Tierra”, es generar un nuevo estilo de animación y gobierno, como forma concreta de explorar esta nueva tierra. Que es “la nueva tierra de un estilo de relación basado en el ejemplo de Jesús y en la originalidad del Carisma Marista” (“Estilo Carismático Marista de Animación y Gobierno”, año 2014). Señala luego que en “el origen de este objetivo estratégico, está también la realidad de que en los próximos años, las tareas de animación y gobierno van a recaer, más que ahora, en manos de Laicos y

Laicas que no han tenido a lo largo de su historia profesional y vocacional, la experiencia carismática de la que han gozado los hermanos” (CPSM, 2014)

El texto también recoge el llamado del 2° Horizonte del XXI Capítulo General a “Una nueva relación entre Hermanos, Laicas y Laicos, basada en la comunión, buscando juntos una mayor vitalidad del Carisma en el Mundo de Hoy”(Documento Final del XXI Capítulo General ¡Con María, salgan deprisa a una nueva tierra! 1998. Pág.5 Letra b)

Tal como se puede apreciar en una suerte de panorámica congregacional, la vivencia del Liderazgo Carismático Marista de Animación y Gobierno constituye una prioridad para la congregación de los Hermanos Maristas. Hasta ahora podemos reconocer que en lo declarado en el Proyecto Colegial 2013-2017 no queda clara la idea de que pueda ser prioritario ; Esto queda también de manifiesto en el documento del proyecto colegial cuando se exhibe la Visión del Sector Marista Chile y a continuación la Visión del Instituto (ver tabla 3) . Por lo mismo se investigó, a partir del focus group realizado al consejo directivo, si efectivamente constituye una prioridad para la comunidad educativa, del colegio marista consultado; De igual manera, se indagó respecto de cómo se viven las nuevas formas de relación entre hermanos y laicos, en vistas a dar continuidad a rasgos esenciales del Liderazgo Carismático Marista; esencia a la que puedan adherir todos aquellos que quieran vivir su responsabilidad de animación y gobierno en las obras maristas en sintonía con el Carisma que nos legó el fundador.

3.

MARCO TEÓRICO

Antes de exponer aspectos específicos del liderazgo carismático marista de

animación y gobierno, se hace necesario transparentar el desarrollo y

desenvolvimiento que han tenido las categorías asociadas al concepto de

“liderazgo carismático” y cómo ha sido instalada en el mundo de la

educación; para este propósito se ha considerado atingente tratar las

categorías “Liderazgo” y “Carisma” por separado, para luego asumir la tarea

de lograr una definición de “liderazgo carismático marista”

3.1. Liderazgo En los contextos educativos, hoy por hoy, resulta muy habitual hablar de

liderazgo. No son pocos los jóvenes, y entre ellos los más destacados por el

desarrollo de sus habilidades sociales e intelectuales, invitados a participar

en talleres de liderazgo. Tampoco faltan los directivos que hacen gala de sus

habilidades de líderes, sacando a relucir, o explicitando muchas veces sus

supuestas capacidades para dirigir, guiar e innovar especialmente en

tiempos de crisis. Incluso la literatura especializada está plagada de

manuales de liderazgo que dan recetas que ofrecen el éxito seguro en la

formación de líderes. De ello se ofrece una interesante mirada crítica M.

Fullan, diciendo que ante las cambiantes circunstancias “Los líderes(…)

estarán tentados a buscar la comodidad de los paquetes de soluciones. Por

qué no tomar una pastilla para el cambio y si no funciona, ya habrá otra el

año que viene” (Fullan, Liderar en una Cultura de Cambio, 2002)

Atendida la situación que podría llevar a confusiones, cabe hacerse algunas

preguntas en torno al liderazgo que bien podrían echar por tierra lo que

comúnmente se entiende por liderar

¿El o la Líder nace o se hace? ¿En las comunidades educativas, están todos

llamados a ser líderes; o sólo unos cuantos que poseen capacidades

excepcionales? ¿De qué dependería eventualmente que un potencial líder

pudiera desarrollar sus capacidades de manera óptima?

Lo primero que diremos es que, en sintonía con la literatura consultada sobre liderazgo es que al tratarse de las acción de un líder, no se trata de acciones aisladas (DuFour, 2006), al modo de acciones heroicas que resultan completamente excepcionales; el liderazgo es más bien una tarea de equipo, en la que el comportamiento de uno o más líderes dependen también del grupo en el que se desarrolla su acción.

En sintonía con lo anterior, se torna interesante el aporte de Ronald Heifetz (Heifetz, 2009), quien señala que el concepto de liderazgo difiere mucho dependiendo de cómo se piense:

Si por una parte se piensa que el liderazgo significa “influir a la comunidad para que siga a un líder, la característica más propia del liderazgo será la influencia; y tendremos a un líder que buscará que la gente acepte su visión, y que las comunidades aborden sus problemas volcándose hacia él. Si algo anda mal, la culpa siempre la tendrá el líder” (Heifetz, 2009 pág.35)

Esta imagen de liderazgo es la que habitualmente se presenta en los centros educativos; en donde todo indica que se piensa que sólo unos pocos pueden llegar a convertirse en líderes y eventualmente ocupar posiciones de animación y gobierno; los otros han de asumir sin muchos cuestionamientos ni disensiones las directrices emanadas desde los sitiales de liderazgo conferidos

En el segundo caso “La medida del liderazgo, es el progreso [conjunto] en la solución de los problemas, y las comunidades logran esos progresos, porque los líderes las desafían y las ayudan a hacerlo” (Heifetz, 2009) . La responsabilidad, tanto en el éxito como en el fracaso, es compartida.

Según Milbry McLaughlin y Joan Talbert, citados por Dufour (DuFour, 2006) en investigaciones sobre educación, no se encontró ninguna instancia que apoye la teoría del gran líder. Los directores de escuelas más exitosos que ellos estudiaron promueven y apoyan el liderazgo de los maestros (Dufour,2006 pág.1). En la misma línea se desarrollan los aportes de Fullan

quien ha señalado que la distribución del liderazgo es esencial para que las mejoras tengan continuidad (Fullan, Investigación sobre el Cambio Educativo, 2011)

En igual dirección se orientan los aportes de Murillo y Krichesky, quienes señalan que actualmente está en “entredicho la idea de un liderazgo ejercido por un superman/superwoman con múltiples competencias y capacidades y va tomando fuerza la idea del liderazgo como una tarea compartida” (Murillo & Krichesky, 2014)

En conjunto con este común acuerdo, respecto del liderazgo compartido, de los expertos en la materia; surge, también como elemento común, asociado al liderazgo en educación, el énfasis en la mejora escolar. Se trata de que sea parte importante del liderazgo dar importancia al “impulso y la facilitación de los cambios considerados necesarios, por el centro educativo, para llevar adelante proyectos de mejoramiento de la acción educativa” (Maureira, El Liderazgo Factor de Eficacia Escolar, 2004)

Es justamente en el contexto de los centros educativos, donde cobrarán también relevancia los enfoques de liderazgo que plantean una evolución del liderazgo directivo, en orden a los fines señalados en el párrafo anterior. En dicho sentido se plantea una evolución desde el liderazgo transaccional hacia el transformacional, que apunta a la defensa de la “naturaleza intrínseca de la formación, en todas sus facetas (…)[como]un ámbito político insoslayable para el liderazgo” (Maureira, Tendencias del Liderazgo Directivo en las Organizaciones Educativas, 2008).

En la misma senda hay autores que señalan que este liderazgo transformador se presenta cuando el líder apela a principios trascendentes; “siendo capaz de movilizar a las personas hacia metas (…) trascendentales. Impulsando a sus seguidores a luchar por una causa al servicio de los demás” (Fischman, 2013).

Desde este prisma, este tipo de liderazgo transformador y distribuido resulta motivador, puesto que “compromete a la gente a la acción, convierte [a su vez] a los seguidores en líderes y es capaz de convertir a éstos en agentes de cambio” (Bennis, 2008)

Lo dicho hasta aquí, permite dar cuenta de lo que la literatura experta ha dicho sobre ciertos aspectos asociados al liderazgo en las comunidades educativas; no obstante, sobre la meta de lograr una definición consensuada respecto del liderazgo, se hace muy difícil llegar a puerto.

Sin embargo, se hace necesario hacer una definición que permita comprender de mejor manera el problema planteado en la presente investigación y que requiere de una apropiada concepción de liderazgo; que pueda ser tenida como clave interpretativa tanto para el análisis como para la propuesta que se busca generar. A saber: se decía que el nudo central del problema está dado justamente porque en la comprensión práctica de la entrega de una educación de calidad, por parte de quienes ejercen liderazgo, el acento se ha puesto en lo meramente académico, descuidando otros indicadores de la calidad educativa que apuntan a una formación integral. Tarea en la que cabe un rol fundamental a quienes ejercen liderazgo y animación en la institución.

Tampoco se debe obviar que la definición que pretendemos lograr, ha de circunscribirse a un contexto educativo que tiene su cultura y valores propios. Por tanto, es del todo relevante considerar que el presente escrito, apunta a generar una propuesta de formación en liderazgo para directivos de una institución con una visión compartida, una historia y una cultura común.

Respetando lo precedente, se ha juzgado oportuno definir Liderazgo adaptando una definición de Heifetz que obedece a los siguientes criterios (Heifetz, 2009):

a) Dicha definición debe adaptarse a los patrones culturales, para que

luego se aplique a la comprensión normal de lo que significa liderar en

el mundo marista.

b) Debe ser práctica, de modo que pueda ser puesta en ejercicio en

labores de animación y gobierno

c) Ha de tener una finalidad social; o bien apuntar al bien común

d) Ofrecer una definición de amplia utilidad social, que constituya un

aporte a diversas comunidades educativas.

Respetando tales criterios se define liderazgo como una actividad de

animación que busca movilizar a las personas para que contribuyan con su

acción, social y educativa, al desarrollo pleno e integral de todos los

miembros de la comunidad.

Esta acción ha de tener un sello que, en sintonía con el concepto de

liderazgo que hemos desarrollado, no descansa sobre los hombros de un

solo individuo; sino, más bien se convierte en espacio de posibilidad para

todos los miembros de la comunidad. Este sello puede ser reconocido a

partir de la categoría de “Carisma” que será abordada a continuación.

3.2. Carisma En orden a enmarcar una adecuada comprensión del término carisma, en el

contexto de la presente investigación, resulta relevante señalar que se

abordará tanto desde una visión bíblica-teológica, como desde una mirada

proveniente del campo de la sociología.

Con esto se tiene presente que el “liderazgo carismático marista” brota de

una experiencia de fe, vivenciada tanto por el fundador como por las

primeras comunidades educativas maristas, en una cultura determinada. Que

trasciende tanto la experiencia del fundador y de los primeros hermanos,

como la cultura y las circunstancias históricas donde se desplegó hace

aproximadamente doscientos años.

En dicho contexto se entiende el carisma como un don gratuito de Dios, que ha sido dado para ponerlo al servicio de la comunidad. El fundamento del carisma está contenido en la experiencia de seguimiento de Cristo y garantizado por la presencia del Espíritu Santo que sigue actuando en el seno de la comunidad.

La fuente privilegiada para referirse al Carisma está contenida en la primera carta a los Corintios entre los capítulos 12-14. Tal como se señaló en el párrafo precedente, se trataría de un don otorgado a la comunidad como testimonio visible de la presencia del Espíritu Santo:

“Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común” [1ª Co 12,4-7] (VVAA, 2009)

En este contexto no es de extrañar que la categoría carisma” encierre la razón de ser una congregación, esto es, de su por qué y para qué. Puesto que es la expresión de un modo de vivenciar el seguimiento de Cristo, con el sello de originalidad aportado por el Espíritu Santo; en dicho sentido, El carisma posee los factores de la identidad (Merino, 2015).

Por otra parte, se puede apreciar que el término “Carisma” también fue tomado por la sociología. En este campo Weber se perfila como el gran teórico del carisma.

Si bien hay un hilo conductor que conecta la visión de Weber con las nociones paleocristianas; oportuno resultará mantener la sana distancia que separa a un concepto abordado en el contexto de una experiencia de fe que, del todo es indemostrable; y la pretensión del estudioso de las ciencias sociales que requiere de cierta objetividad en el tratamiento de sus conceptos.

Hecho este alcance, se puede decir que Weber intentó destacar la importancia de las acciones de los individuos en las sociedades. Según Deusdad, a Weber “le preocupaba la excesiva burocratización que estaban tomando las sociedades. Así, veía en el carisma un elemento humanizador y, a su vez, revolucionario e irracional, que podía con su potencial, transformar, renovar y mejorar las sociedades” (Deusdad, 2003)

En medio de ese panorama social, según, Deusdad, se pueden destacar tres aspectos de su definición de Carisma:

Primero, el carisma es una cualidad percibida y construida a través del otro. Lo que encierra en sí un problema puesto que no posee realidad objetiva, sí una apreciación subjetiva que puede ser compartida. Problema que, puede tornarse en espacio de posibilidad para desarrollar nuestro concepto de carisma; en segundo lugar, entiende el carisma como una cualidad extraordinaria relacionada con valores excepcionales en los individuos; y, en tercer lugar, la importancia del carisma como elemento del liderazgo.

En dicho sentido, no se trata del único elemento de liderazgo, pero uno digno de atención.

Él planteó que existían diversos tipos de liderazgo o formas de dominación (Weber, 1969), que podían ser clasificados de la siguiente manera:

Liderazgo Legal, tradicional y carismático. Esto, para Weber (Weber, 1969, pág. 706) en función de la autoridad del poder de mando, la santidad de la tradición; o bien, en la autoridad, no fundada en la razón ni en la tradición, de una personalidad concreta

Respecto del tipo de liderazgo que se trata en esta exposición, resulta interesante notar en el planteamiento de Max Weber, que el término “carisma” se usa en un sentido muy polisémico “designando que son “carisma” tanto las cualidades de Napoleón, de Jesús o de Pericles. Porque para nosotros [refiriéndose a quienes ejercen en el campo de la sociología] lo

decisivo es si se consideraron como carisma o si actuaron como tal, es decir: si hallaron o no reconocimiento” (Weber, 1969 p.713) continuará diciendo Weber que la dominación carismática, siendo personal, puede ser continuada, subsistiendo de alguna manera por medio de un apostolado o un séquito carismáticamente calificado (…)(Weber,1969 p.714).Entre las tres opciones de continuidad que ofrece Weber se encuentran las siguientes: 1) por tradicionalización de las ordenaciones; 2) por paso del cuerpo administrativo carismático y 3) por transformación del sentido propio del carisma (Weber, 1969)

Atendida la problemática que presenta la naturaleza de un término tan elusivo como es el “carisma”, se hace necesario, al igual que con el término “Liderazgo” establecer algunos elementos que permitan fijar criterios de una definición que nos permita avanzar, en razón de poder lograr una mejor comprensión del problema planteado en la presente investigación.

Si una vía de solución al problema planteado, reside en una correcta interpretación y asimilación de aquello que se denomina “Liderazgo Carismático Marista”; es dable entender el Carisma como una cualidad o sello, no demostrable pero si percibible a través de una experiencia tanto subjetiva como comunitaria; presente en un sujeto o una comunidad que comparte una experiencia de vida , que busca mejorar las condiciones de vida de los seres humanos en orden al bien común, de ahí su carácter transformador.

Definido el Carisma, se dará un paso más buscando una aproximación al concepto de Liderazgo Carismático Marista.

3.3.

Liderazgo Carismático

Establecida continuidad con el desarrollo argumentativo precedente; se

puede entender que el Liderazgo Carismático Marista habiendo surgido en la

persona de Marcelino Champagnat en el siglo XIX, con la fundación de la

obra Marista el 2 de enero de 1817, ha tenido continuidad a través del

liderazgo, primero, de religiosos de la Congregación de los hermanos

maristas; y hoy por hoy cada vez más, en la persona de laicos considerados

herederos del Carisma del Fundador

Hay elementos del liderazgo carismático reconocido por Weber que

perfectamente pueden ser aplicadas al ámbito de la educación; y ensamblar

con la visión exclusivamente individual, carismática y jerárquica del liderazgo.

Visión que, según la literatura experta “está llegando a su fin a partir de las

lógicas de mejoramiento, innovación y complejidad de la organización

escolar” (Maureira, Moforte, & González, Más liderazgo distribuido y menos

liderazgo directivo., 2014). Idea que no resulta del todo nueva por cuanto

Warrent Bennis, ya señalaba desde la década del 90, que la atribución de si

el liderazgo seguía siendo una característica de un solo individuo

sobresaliente, que por diferentes situaciones, lograba la implicación y el

seguimiento de los integrantes de la organización hacia metas por él

propuestas, tenía que ser cuestionada, dada la complejidad de los

fenómenos educativos (Bennis 1999, citado en Maureira, 2008 p.83)

Es del todo atingente que se tome el sentido de lo expuesto en el párrafo

anterior, para aportar elementos que permitan superar esa visión

individualista del Liderazgo Carismático que bien pudiera quedar enmarcado

en la figura del Padre Champagnat, desconociendo el dinamismo del

liderazgo carismático vivido por quienes han sucedido al fundador en la

animación y gobierno de la obra marista. En dicho sentido se puede

perfectamente acoger esta idea del fin de liderazgos individuales, centrados

en cualidades carismáticas de individuos sobresalientes, para establecer un

punto de inflexión que permita generar una visión de un liderazgo

carismático distribuido, que se ajuste a los requerimientos de una realidad

educativa compleja que requiere innovación y mejoras en las formas de asumir el liderazgo.

El párrafo anterior genera las condiciones para pasar de una visión del liderazgo carismático impositivo, que no representa la mejor forma de abordar las organizaciones para el aprendizaje; hacia un enfoque del liderazgo que genere condiciones más democráticas, creando un ambiente de liderazgo al interior de la organización (Maureira, 2008 p.85). esta idea queda refrendada en el concepto de liderazgo carismático marista que se quiere establecer, entendiendo que la forma de liderar ha de estar abierta hacia una distribución y democratización del poder; situando el liderazgo ya no en una persona con características heroicas o excepcionales , que bien podría ser el Superior de la Congregación en lo macro, o el rector en lo micro de cada establecimiento educativo de la congregación; se trata más bien de desarrollar un estilo de liderazgo carismático que comprenda múltiples liderazgos que se dispongan de tal manera, que cada cual, devenido en líder haga su aporte en clave de servicio al principal fin de la comunidad educativa que es aprender.

Esto en clave de liderazgo transformador, al que se hacía alusión en líneas precedentes, lleva a la superación del mito de que sólo una reducida cantidad de personas tiene dotes de líder; Se trataría más bien de una comprensión de un auténtico liderazgo “que puede mover organizaciones desde una situación actual hacia una futura(…) crear nuevas culturas y estrategias en organizaciones que movilicen y centren la energía y los recursos” (Bennis, 2008, pág. 37)

Lo anterior no ha de llevar necesariamente al quiebre de la estructura organizativa de la obra marista; se trata más bien de generar un liderazgo compartido, que reconoce la función directiva de los miembros del consejo directivo; pero no obstante, plantea la necesidad de potenciar equipos de trabajo y desarrollo profesional cooperativo, que reconozca el protagonismo que todos los implicados deben tener en el proceso educativo.

Con lo anterior, se descarta de plano que el liderazgo resida sólo en posiciones formales, conferidas por la autoridad de turno. La presente investigación entiende que, en educación, se requiere establecer nuevos significados para el concepto de liderazgo que posibiliten el surgimiento de un nuevo liderazgo que, sin dejar de ser carismático, por cuanto conserva elementos del carisma, está impelido a ser democrático, inclusivo y distribuido.

Ya resuelta la conceptualización del liderazgo carismático, resulta atingente que se establezcan criterios esclarecedores de qué aporta lo “marista” a esta forma de ejercer el liderazgo.

3.4. Liderazgo Carismático Marista

Ya se señaló en la presente investigación (vid. Marco situacional) que quienes pertenecen a las comunidades maristas comprenden el carisma Marista como una realidad dinámica, ante la cual cabe descubrir nuevos aspectos de su riqueza espiritual. (Comisión Internacional Marista de Educación, 1998)

Lo anterior no obsta para que quienes pertenecen a dichas comunidades, se reconozcan herederos/as del Carisma del fundador de la congregación, el Padre Marcelino Champagnat.

La Comisión Internacional estableció que, aun cuando los tiempos y las circunstancias cambian, hay elementos del carisma del fundador que es necesario que sigan presentes:

Innovación: El documento pone el acento en que Marcelino desde joven demostró iniciativa y previsión, que sumado a su empeño y perseverancia lo llevaron a fundar una nueva comunidad religiosa a seis meses de ser ordenado sacerdote.carisma del fundador que es necesario que sigan presentes: Visión Práctica: Señala el documento que con

Visión Práctica: Señala el documento que con el fin de afianzar la obra de los hermanos no dudó en actuar como emprendedor, comprandoa su empeño y perseverancia lo llevaron a fundar una nueva comunidad religiosa a seis meses

terrenos, construyendo, renovando y ampliando instalaciones para adecuarlos a la vida de la comunidad religiosa. Realista y práctico también a la hora de afrontar los problemas, que presentó en su época el reconocimiento oficial para su congregación.

Habilidades comunicacionales: la clave de su liderazgo carismático residía en su habilidad para relacionarse y comunicarse con los demás. Su personalidad y proyecto atraían a los jóvenes de su tiempo y les permitían cultivar cualidades que, a su vez, también los convertían en líderes a ellos; que luego se convertirían en embajadores de su obra.su época el reconocimiento oficial para su congregación. Componentes éticos: En su afán por formar jóvenes,

Componentes éticos: En su afán por formar jóvenes, su principal método de educación era el testimonio. Señala el documento de la Comisión que “ vivía con ellos, les daba ejemplo y les ayudaba a desarrollarse humana y espiritualmente. vivía con ellos, les daba ejemplo y les ayudaba a desarrollarse humana y espiritualmente. El secreto de su éxito como educador estaba en la gran sencillez con la que se relacionaba con sus jóvenes discípulos y la enorme confianza que supo depositar en ellos.(Comisión Internacional Marista de Educación, 1998)

Entendido lo ético como carácter y como morada, podemos comprender que haya elaborado con ellos un sistema de valores que tenía como núcleo gravitatorio la sencillez y el servicio. Elementos que, Marcelino, encontraba presentes de modo especial en la persona de María, madre de Jesús de Nazareth.

Espiritualidad Apostólica: sustentada en la idea de la presencia de un Dios Amoroso y fiel, que tenía como modelo a María y que generaba una actitud fraternal vivida en comunidad. En la misma línea señala el documento de la Comisión (1998) que esta actitud fraterna se extendía más allá de la comunidad “El amor que sentía Marcelino por los pobres es extendía más allá de la comunidad “El amor que sentía Marcelino por los pobres es un modelo para aquellos que responden al nombre de “Marista”” (Comisión Internacional Marista de Educación, 1998, pág.

22)

Continuidad: el Hermano Francisco y los primeros hermanos continuaron su obra con entusiasmo. “Con un

Continuidad: el Hermano Francisco y los primeros hermanos continuaron su obra con entusiasmo. “Con un espíritu de fe y celo apostólico similares ofreciendo a los jóvenes de su tiempo, especialmente a los menos favorecidos, una educación integral, humana y espiritual, basada en el amor personal por cada uno de ellos” (Comisión Internacional Marista de Educación, 1998, pág. 23)

La tarea se percibe con cierta claridad para quienes se sientan llamados a continuar la obra marista, como herederos de un carisma que se torna dinámico, toda vez que las generaciones de niños y jóvenes que acuden a la obra marista también son modelados por las circunstancias de su tiempo

El liderazgo Carismático Marista abordado desde la condición laical, constituye un espacio para ofrecer las propias cualidades individuales, así como los frutos de un compromiso personal con la causa, que comporta elementos asociados al profesionalismo y a las características personales y familiares. Se trata también de un liderazgo cristiano, testimoniado como una vida que tiene a Cristo como referente principal y como dador de sentido.

Todo lo anterior viene a constituirse en una serie de ingredientes que perfectamente resultan compatibles con la idea de un Liderazgo Carismático Marista que genere comunidades en donde se viva y cultive el liderazgo de todos los integrantes de la comunidad educativa. Un liderazgo ya no basado en el poder posicional sino más bien en una forma de liderazgo distribuido. Esto, teniendo en cuenta que en la actualidad, la investigación privilegia perspectivas más colegiadas y sobre todo, más focalizadas en el conocimiento sobre prácticas de liderazgo de los diferentes actores que participan en las decisiones de mejora, desarrollo e innovación escolar(Maureira, Moforte, & González, Más liderazgo distribuido y menos liderazgo directivo., 2014)

Liderazgo Carismático Marista viene a ser en último término una actividad de animación y gobierno, que busca movilizar a las personas y a la comunidad

marista, de manera dinámica y flexible; para que contribuyan, en el ejercicio de las funciones propias de sus responsabilidades, al desarrollo pleno e integral de cada miembro de la comunidad. El sello carismático de esta acción está dado por la vivencia, en la comunidad, de la misión recibida de evangelizar a través de la educación, cultivando una sólida espiritualidad cristiana, que tiene a María, la madre de Jesús como un referente fundamental.

4.

MARCO METODOLÓGICO

4.1. Diseño Metodológico

4.1.1. Diseño de la investigación:

Tal como se señalaba en el capítulo 1, el objetivo general de la presente investigación es determinar el nivel de logro del “Liderazgo Carismático Marista” (en adelante LCM) de los miembros del Consejo Directivo de un Colegio Marista (CODI), respecto del ideal esperado por la Congregación de los Hermanos Maristas; Ideal que ha sido planteado en un documento titulado “Estilo Carismático Marista de Animación y Gobierno” (CPSM, 2014)

Atendiendo a dicho objetivo, que involucra elementos culturales característicos tanto de la congregación marista como de una comunidad educativa en particular, esta investigación se sitúa desde una perspectiva constructivista. Por cuanto se asume una aproximación al problema investigado desde una posición valórica compartida tanto por la Congregación Marista, como por los actores que interactúan en la presente investigación.

Como se trata , por una parte ,de caracterizar el “LCM” y por otra su asimilación, indicada por el nivel de logro alcanzado por parte del “CODI ”, respecto del ideal propuesto, se ha optado por un método de investigación y análisis cualitativo; por cuanto se busca el sentido y los significados que los actores atribuyen al Liderazgo Carismático , “apelando a rescatar el multidiscurso, las multimiradas, las interpretaciones, [y las] percepciones [de los sujetos que interactúan en la realidad investigada]” (Flores, Observando Observadores, 2009).

En este tenor se entenderá por nivel de logro , aquellos signos o vivencias por parte de los miembros del consejo directivo, que contengan o evidencien los sentidos y significados dados al Liderazgo Carismático Marista, por parte

de los actores clave, que representan una línea de continuidad con la

congregación y su fundador , que se constituyen en referentes del carisma y

que serán entrevistados; Sentidos y significados, que a su vez, están

explicitados en el texto usado como fuente primaria. (CPSM, 2014)

En cuanto al tipo de estudio, si se atiende a la necesidad de conocer

apropiadamente la categoría de “Liderazgo Carismático Marista”,

especificando sus principales propiedades y características (Roberto

Hernández Sampieri, 1997) y cómo se encarnan en un grupo específico de

directivos de la obra marista, será descriptivo.

4.1.2. Participantes. Tal como se señaló en los párrafos precedentes, atendiendo a que la

categoría estudiada, a saber el “ Liderazgo Carismático Marista”,

corresponde a un concepto polisémico y dinámico construido e interpretado

en el seno de una comunidad específica; y que además contiene elementos

propios de la tradición cultural y teológica donde se vive, resultará

fundamental para el presente estudio contar con una visión de actores clave

que intervienen en la tarea de la animación y gobierno donde se ejerce dicho

liderazgo. Por tal razón se ha considerado relevante la participación en el

presente estudio de un primer subgrupo de personas, compuesto por un

hermano marista y un laico marista, que representan a la jerarquía de la

congregación, en la Provincia Santa María de los Andes. Ellos, están

encargados de garantizar la formación y el acompañamiento de los directivos

de las diversas obras maristas.

1. Hermano Marista, quien se desempeña actualmente (año 2015) como

coordinador de la Comisión de Solidaridad; que es un organismo de

animación provincial para articular, coordinar y acompañar el Plan de

Solidaridad provincial en sus distintas áreas: Formación en

solidaridad, voluntariado, derechos de los niños y otras dimensiones

y/o actividades relacionadas.

2.

Laico Marista, quien desempeña actualmente (2016) el cargo de

Representante del Provincial para la Misión, que es el más alto cargo

al que haya llegado un Laico en la estructura jerárquica de la

congregación. Es reconocido por sus pares por una espiritualidad

coherente y por una capacidad de trabajo con altos niveles de

excelencia. Cabe destacar, además, que tuvo un rol activo en la

reflexión y redacción del documento que sirve de fuente primaria para

la presente investigación (Provincia Santa María de los Andes, 2014)

3. Un segundo subgrupo de participantes en la presente investigación

está compuesto por los miembros de un Consejo Directivo de un

Colegio Marista, que tienen como función el gobierno y animación de

dicha obra educativa. La Selección de este segundo subgrupo está

dada por la naturaleza de las funciones que desempeñan, que

requieren de un liderazgo que permita la pervivencia del Carisma

Marista, para que la obra cuyos destinos dirigen esté en sintonía con

las directrices de la Congregación Marista.

4.1.3. Técnicas de Recolección de Datos

1. Entrevistas:

Entre las técnicas de recolección de datos que permitirán determinar el nivel

de logro del Liderazgo Carismático Marista en los actores investigados

respecto del ideal propuesto por la Congregación Marista, se ha optado por

la entrevista; esta se considera una forma privilegiada de obtener

información, por cuanto “es capaz de relevar cómo los actores producen o

interpretan lo que dicen o hacen” (Flores, Observando Observadores, 2009);

Resultando de especial relevancia , por cuanto al tratarse de personas que

ocupan significativos cargos de animación y gobierno en la obra marista, en

el ejercicio del Liderazgo Carismático Marista, todo lo que ellos relaten y

compartan como experiencia frente al objeto del presente estudio, podrá

constituirse en referente para la vivencia , análisis e interpretación de dicho

liderazgo por parte de los miembros del Consejo Directivo.

Dada la naturaleza del objeto de estudio, se prefirió la entrevista

semiestructurada (cuyos guiones se adjuntan en material anexo 1 y 2), que

permitió mayor flexibilidad en el manejo de los tiempos, y mayor libertad al

entrevistado para profundizar aquellos temas que parezcan pertinentes a la

investigación.

En un primer momento se optó por la entrevista semiestructurada al hermano

marista, por cuanto permitió conocer su discurso, interpretación y vivencia

del Liderazgo Carismático Marista (LCM); y su percepción respecto de cómo

es vivido por los directivos de la obra Marista en general y de los directivos

del colegio marista consultado en particular.

Luego vino la entrevista al laico marista en un puesto clave de animación y

gobierno, que obedeció a la misma matriz semiestructurada; permitiendo

mayor flexibilidad en la interpretación y establecimiento de grados de

asimilación del LCM por parte de quienes ejercen cargos directivos; y, por

ende, roles relevantes de ejercicio de dicho liderazgo en la animación y

gobierno de la obra marista; en particular, en el caso del consejo directivo

consultado.

2. Grupo Focal:

Atendiendo a que en el objetivo general de la presente investigación se

apunta a determinar el nivel de asimilación del Liderazgo Carismático

Marista, por parte de un equipo de personas a quienes se les ha encargado

funciones de animación y gobierno; para la recopilación de datos que sirvan

a este propósito, se ha optado por la técnica del focus group, por cuanto

permitirá tanto explorar como describir la temática investigada,

particularmente a partir de la interacción entre los miembros de dicho equipo.

Es justamente esa interacción que brota de la aplicación de la técnica elegida

la que permitirá observar y escuchar cómo interactúan frente al tema

investigado, estableciendo valoraciones y dando cuenta de conocimientos y

prácticas recurrentes (cf. Flores, 2009.Pág. 232) Esto, en palabras simples,

apunta a ver en el terreno de las relaciones interpersonales, cómo los sujetos

conciben e interpretan el L.C.M tanto teóricamente como en su sentido práctico. Visualizar, por ejemplo el grado de asimilación de la propuesta ideal de LCM propuesto por la congregación y cómo lo experimentan tanto en las situaciones educativas del día a día, como en las decisiones más complejas que les corresponde abordar

Con el afán de maximizar la interacción entre los actores elegidos para el focus, y atendiendo a la demanda explícita de la Congregación de la Vivencia del Liderazgo carismático Marista, se realizó la opción a partir del criterio de la homogeneidad que da el cargo y la tarea asignada, en las funciones de Animación y Gobierno, correspondientes al equipo del Consejo Directivo del Colegio elegido.

En cuanto al lugar de la reunión, el tipo de preguntas, medios de registro y duración del grupo focal, véase anexo 3.

3. Análisis Temático:

En la misma línea, también se ha seleccionado el documento normativo, elaborado para la Provincia, que lleva por título Estilo Carismático Marista de Animación y Gobierno (CPSM, 2014) , que ya ha sido dado a conocer en páginas precedentes; Frente a este texto se realizará un análisis temático que permita potenciar aspectos asociados al liderazgo carismático marista ; tanto los presentes en forma explícita en dicho documento, como en las referencias que broten de las entrevista a las personas elegidas.

Se ha optado por este tipo de análisis porque permite una “ la representación del documento de una manera condensada y distinta al original” (García, 1993) que permite una mejor focalización de los conceptos clave que intervienen en la presente investigación, a saber: Liderazgo (líderes), Estilo, Carisma (carismático), Animación, Gobierno, Valores, Núcleos. Y, con ello, también una mejor caracterización del ideal propuesto por la Congregación

para quienes hoy ocupan puestos de animación y gobierno en la comunidad de directivos estudiada.

Otra razón asociada a la opción por este tipo de análisis, guarda relación con el paradigma interpretativo requerido para la presente investigación. En dicho sentido, este paradigma, requiere “de un sujeto cognoscente que inscribe su biografía en una cultura, que influye en sus formas de percibir, pensar y actuar. De esta manera, el conocimiento es una creación compartida entre quien investiga y el investigado (…) [en donde] subjetividad e intersubjetividad son los medios para conocer las realidades humanas y sociales” (Mieles, Tonon, & Alvarado, 2012). Desde dicho paradigma, la presente investigación ha generado diálogos con representantes del mundo marista, que también han sido parte relevante del proceso de construcción y redacción del documento propuesto por la Congregación, entendido como propuesta de un nuevo Estilo de Liderazgo.

4.1.4. Procedimiento:

Lo primero ha sido determinar el diseño metodológico, con la consiguiente selección de los métodos de recolección de datos planteados en los puntos precedentes.

En el terreno de las entrevistas individuales se optó por la entrevista semiestructurada; en la construcción del cuestionario validado por el experto, se buscó poner el foco tanto en el discurso que los entrevistados tenían frente al LCM y a su carácter de propuesta ideal, como en su experiencia frente a la vivencia propia y de los directivos estudiados de dicho liderazgo.

Luego se comunicó a los participantes elegidos para realizar la investigación, la necesidad de contar con su colaboración para el presente estudio, consultando por su eventual disposición para dicha colaboración. (Ver anexo

4)

Una vez conocida su disposición se agendó fecha y horario para la realización de las entrevistas quedando del siguiente modo:

1. Hermano Marista, para el 3 de Agosto de 2015 a las 16:30 Horas.

2. Laico Marista, para el día 9 de septiembre de 2015 a las 16:00 horas

3. Realización del Focus a los integrantes del Consejo Directivo del Instituto Marista, para el miércoles 6 de enero del 2016 a las 20:00 horas.

El aspecto ético asociado a la firma del protocolo del consentimiento informado (ver Anexo 5), quedó reservado para el día de la realización tanto de la entrevista, como del grupo focal; Aquí se puso mucho énfasis en dar garantías de confidencialidad.

4.1.5. Análisis de Datos:

Por tratarse de un estudio cualitativo que aborda un concepto de uso particular en el contexto cultural de una comunidad específica como lo es la Comunidad Marista, con una cultura y un lenguaje compartido; se ha optado por el análisis temático frente al material que proveerán tanto los documentos emanados por la Congregación Marista, como por los significados y núcleos de sentido presentes en el discurso resultante de las entrevistas y del grupo focal, obtenido a través de las grabaciones y de la observación directa en las situaciones comunicativas vividas.

La matriz en su primera fase se presenta de la siguiente forma (ver tabla 4) ; se hace presente que esta matriz ha sido enriquecida y modificada con los datos provenientes tanto de las entrevistas como del focus.

Tabla 4: Primera fase de análisis temático

Categorías

Dimensiones

Subdimensiones

Percepciones y significados del Liderazgo Carismático Marista

1.1

Desde la Congregación de

1.1.1

Propuesta congregacional

los Hermanos Maristas

 
 

1.2

Desde actores clave en el

1.2.1

Significado dado al LCM

Gobierno y animación de la

1.2.2

Vivencia de LCM

Congregación

1.2

3

Percepción de la Vivencia en Codi

 

1.3

Desde los Miembros del

1.3.1Significado dado a LCM

Consejo Directivo

1.3.2

Aplicación criterios asociados a LCM

2.

Prácticas

2.1

Diagnóstico

2.1.1

tipo de liderazgo ejercido.

referidas

al

congregacional

2.1.1

Desafío

LCM

 
 

2.2 Diagnóstico Provincial

2.2.1

Valoración de Liderazgos en ejercicio.

2.2.2Estrategias de acompañamiento

 

2.3 Autopercepción del Codi

2.3.1

Auto diagnóstico de la vivencia Desafíos

en clave de vivencia del LCM

2.3.2

Fuente: elaboración propia (2016)

4.1.6. Aspectos Éticos La presente investigación se acoge a las normativas éticas establecidas por

la Universidad Alberto Hurtado en sus protocolos de Investigación;

transparentando y explicitando en todo momento frente a los actores que

interactúen, en la presente investigación, dichas directrices éticas; esto

mediante escritos firmados que autoricen el uso del material obtenido a

través de las técnicas de investigación definidas en los puntos anteriores.

(Véase anexo 5)

4.1.7. Dimensiones Analíticas

Tabla 5: dimensiones de análisis

OBJETIVO

METODOLOGÍ

DIMENSIONES

SUBDIMENSIONES

ASPECTOS

A

Caracterizar

Análisis

Liderazgo

Liderazgo directivo en animación y gobierno. Identidad, sello del carisma marista. Distribución del liderazgo

Cómo se entiende el LCM. Animación y formación de líderes. Quiénes ejercen liderazgo

propuesta

temático de

Carismático

LCM

documento

Marista,

prácticas del

liderazgo,

 

desafíos

Indagar en experiencia de LCM, de laico y

Entrevista

Liderazgo

Vivencia de liderazgo en gobierno y animación. Identidad , rasgos distintivos Organización y apoyo a personas. Valores y metas compartidas por la comunidad

Experiencia de liderazgo. Foco en el acompañamiento de líderes. Animación y facilitación de nuevas formas de liderazgo. Sentido de continuidad con el carisma, misión compartida

Semies-

Carismático.

tructurada

Gestión del

liderazgo.

 

Cultura del

hermano marista

liderazgo

Explorar el nivel de asimilación de propuesta de LCM, en CODI colegio marista

Focus Group

Propuesta LCM. Prácticas del liderazgo. Cultura del LCM. Condiciones para el LCM

Conocimiento y valoración de propuesta. Asimilación de estilo de LCM Distribución del liderazgo. Autoconciencia de rol de líder Generación de condiciones para el LCM

Verbalización y dominio de elementos esenciales del LCM. Expresión de apropiación de estilo de LCM Quiénes son considerados líderes maristas. Expectativas de logro respecto de nuevo estilo de LCM. Sentido de Misión Desafíos, amenazas, y aprovechamiento de oportunidades para el desarrollo del LCM

Fuente: elaboración propia (2016)

47

5.

RESULTADOS Y ANÁLISIS En este capítulo se presentan los resultados obtenidos, tanto de las

entrevistas semiestructuradas , como del Focus realizado al Consejo

Directivo de un colegio Marista (Transcripciones disponibles en anexos 6,

7 y 8) ; Así mismo se presenta el resultado del análisis temático asociado

a la interpretación del documento que está en la base de la presente

investigación, por cuanto constituye un referente obligado para lograr una

adecuada comprensión del Liderazgo Carismático Marista en la

animación y gobierno de las obras maristas. (CPSM, 2014)

En la primera sección se ofrece una “caracterización de la Propuesta de

la Congregación de los Hermanos Maristas, asociada a Percepciones y

significados del Liderazgo Carismático Marista”; en ella se presenta el

análisis asociado a las dimensiones definidas en el marco metodológico;

integrando a lo propuesto en el documento base, principalmente, los

resultados de las entrevistas realizadas a los representantes de la

congregación de los hermanos maristas en puestos claves de animación

y gobierno: a saber la entrevista realizada a un Hermano Marista (EHM,

2015) y a un Laico Marista (ELM, 2015); Elementos relevantes de dichas

entrevistas se asocian al análisis temático del documento que sirve de

base a esta investigación (Provincia Santa María de los Andes, 2014) y

que constituyen, en el tenor de la investigación, al ideal propuesto por la

Congregación de los Hermanos Maristas, en lo referente al Nuevo Estilo

de Liderazgo Carismático de Animación y Gobierno de las diversas Obras

Maristas

La segunda sección apunta , más bien, a la vivencia del Liderazgo

Carismático Marista por parte de los directivos del colegio marista

abordado; por tanto ,en ella , se presentan las percepciones y significados

de dicho liderazgo verbalizados por ellos en el Grupo Focal, que

constituyen a su vez el conocimiento verbalizado frente a la temática

tratada; Luego, se ofrece la interpretación de la vivencia por parte de los

integrantes del CODI, del Liderazgo señalado; Para pasar luego a

presentar las principales dificultades que ellos experimentan frente a dicha vivencia ; Lo anterior, permitirá configurar ciertas tendencias en la comprensión práctica del Liderazgo Carismático Marista entendidos como aportes creencias, aportes personales y dificultades asociadas a dicho concepto. Una tercera sección se hace cargo de los desafíos referidos al Liderazgo Carismático Marista tanto en el documento base, como en aquellos elementos contenidos en las entrevistas y el grupo focal, considerados atingentes; Esto resulta fundamental para comprender luego , la pertinencia de la propuesta realizada en la presente investigación.

Figura 1: Organización de análisis de los resultados

Propuesta Congregacional Liderazgo Carismático Marista (LCM) sección 1 Caracterización de la Propuesta de la
Propuesta Congregacional Liderazgo
Carismático Marista (LCM)
sección 1
Caracterización de la Propuesta de la
Congregación de los Hermanos Maristas,
asociada a Percepciones y significados del
Liderazgo Carismático Marista.
Experiencia y discurso de representantes de
la Congregación frente al LCM
Nivel de conocimiento y asimilación del LCM
por parte de directivos
Sección 2
Vivencia del Liderazgo Carismático Marista
en un Consejo Directivo de un Colegio
Marista
Percepción de la Vivencia del LCM del CODI,
por parte de directivos y representantes de
la Congregación
Dificultades para vivenciar LCM
Desafíos referidos al Liderazgo Carismático
de los cuales brota la propuesta
Análisis de reultados
DIMENSIONES DE ANÁLISIS

Fuente: elaboración propia (2016)

49

5.1.

Caracterización de la Propuesta de la Congregación de los

Hermanos Maristas, asociada a Percepciones y significados del Liderazgo Carismático Marista. Conforme al objetivo específico 1, que apunta a caracterizar el ideal de

Liderazgo Carismático Marista, se puede aseverar que el documento

aportado por la congregación, comprende dicho liderazgo en una primera

etapa como un “Estilo Carismático de Animación y Gobierno” (CPSM, 2014);

Dicho estilo, es una forma concreta de vivir relaciones humanas basadas en

el ejemplo de Jesús y en la originalidad del Carisma Marista.

No obstante, esta definición, luego de una relectura y análisis en profundidad

tanto de las entrevistas realizadas a los miembros representativos de la

Congregación Marista, como del documento asociado al nuevo estilo de

Animación y Gobierno, se puede interpretar que no hay un acuerdo

consensuado, sobre una definición del Liderazgo Carismático de Animación y

Gobierno, que pertenezca al dominio autoritativo de unos y otros. Esto, no es

impedimento para reconocer que se están dando pasos en la construcción

de un Nuevo Estilo que apunta a lograr consensos tanto en la mirada teórica

como en la aplicación práctica de una forma original de comprender el

Liderazgo Carismático Marista de Animación y Gobierno.

Lo anterior queda ya evidenciado en el documento que la Congregación

presenta para caracterizar dicho liderazgo (CPSM, 2014), en donde aparece

sólo 5 veces el código “Liderazgo” frente a la categoría Carisma (carismático)

que aparece 26 veces. Sin perjuicio de ello, en su segundo capítulo, se

encuentra que “los destinatarios de este documento son los líderes maristas”.

En tal sentido, se puede apreciar que sí se presenta una categoría asociada

al liderazgo entendida como Estilo Carismático Marista

En la misma línea, el hermano Marista entrevistado, que está en un puesto

clave de animación y gobierno señala que “No hay una definición [de

liderazgo carismático marista] como tal. Es lo que hemos venido

reflexionando en los últimos años. Uno de los objetivos provinciales apunta a

un nuevo estilo de liderazgo; justamente, y a partir de eso, hemos generado este documento [LCM de Animación y Gobierno] (EHM, 2015)

A

partir de la entrevista al Laico Marista , se puede educir que este difiere de

la

primera afirmación, señalando que tal definición “se encuentra en nuestro

documento que habla de un nuevo estilo carismático (…) que partió en el XXI Capítulo General” (ELM, 2015, pág. 1) Coincide sí en el último punto señalado que precisamente, la formación en este nuevo estilo de liderazgo constituye un objetivo central para la Provincia Marista en la que ocupa un cargo de animación y Gobierno.

Entonces se entenderá que cuando se hable de este Nuevo Estilo, se estará refiriendo la Congregación al Liderazgo Carismático Marista que tiene elementos característicos que le son propios:

Al respecto, uno de los primeros elementos que surgen es la Presencia. Si miramos el documento que sirve de base al presente estudio nos encontramos con la siguiente cita:

Un liderazgo marista privilegia la presencia para estar al lado de las personas, compartir su existencia y velar para proporcionarles los elementos para su crecimiento; de establecer una relación con todos basada en el afecto, la escucha, la confianza, el diálogo, la tolerancia; de acompañar sus procesos personales y hacerlo en las diversas circunstancias de su vida.” (Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 19)

El núcleo de la Presencia, se convierte en un elemento gravitante, especialmente cuando se reconoce en la historia de la animación marista como elemento esencial. No obstante, resulta interesante notar que es esta misma Presencia la que necesita ser renovada desde este Nuevo Estilo Carismático de Animación y Gobierno. En el documento citado se hace alusión a que “En nuestra realidad marista, hemos desarrollado ampliamente la comunidad educativa. Ella nos ha ayudado a organizarnos mejor y a avanzar significativamente en la entrega

de una educación de calidad. Necesitamos reforzar, de distintas maneras, una cultura comunitaria que se exprese en el florecimiento de distintas comunidades cristianas donde se comparta y se crezca en la fe, en la misión y en humanidad(CPSM, 2014, pág. 16) Dicha afirmación se ve respaldada por los entrevistados en el sentido de que se reconoce una presencia marista vinculada históricamente, en Chile, más a la excelencia académica asociada a resultados, que a la entrega de una educación de calidad en su sentido integral, centrada en la persona y por tanto inclusiva. A este respecto el Hermano Marista entrevistado señala que puede tener que ver con cómo se entendió en lo práctico, la impronta del fundador asociada al “trabajo bien hecho y por ende, [al] gusto por la excelencia” (EHM, 2015, pág. 2) Por otro lado, a este respecto, el laico marista afirma que hay un antes y un después; el antes habría estado marcado por las características propias de los hermanos maristas que llegaron a Chile, y que eran a su vez directores del Instituto y superiores de comunidad. Desde esas características se establecían reinos personales que de manera particular en algunos colegios maristas, estaban orientados al éxito académico, pero con “poca preocupación a veces, hacia las personas” (ELM, 2015). “Por eso es que hay un acompañamiento que busca, en cierta medida, este estilo y la idea es romper lo que puede ser en lo positivo o en lo negativo, desde la perspectiva que lo quieras mirar. Romper un poco con estos reinos personales de los que hablaba el documento, que existió antaño.” (ELM, 2015, pág. 2) En la misma línea , sería inapropiado e injusto desconocer que el carisma, con toda su riqueza, contenido en la herencia histórica de la obra marista , ha estado presente. Y es justamente desde esos elementos presentes que son propios del carisma, desde donde se funda el después al que se hace mención. Estaríamos asistiendo a un momento inédito en el mundo marista, en donde se busca construir un nuevo estilo de liderazgo carismático.

Se trata de una nueva época para el Liderazgo Carismático Marista. En este sentido el tipo de Liderazgo que la Congregación plantea, no tiene parangón alguno, con los estilos de liderazgo vividos en las últimas décadas en las instituciones educativas maristas; menos aún con las recetas sobre estilos de gestión que tanto abundan en la literatura del mundo educativo, y que siguen promoviendo estilos de animación y gobierno centrados en resultados. Para la Congregación se requiere hoy más que antes de líderes preparados y fortalecidos desde el carisma. “Este tiempo de cambio no es muy diferente al que vivió Marcelino. Él fue un hombre de esperanza y abierto a los signos de los tiempos. Los líderes maristas de hoy asumen también los desafíos del cambio de época que nos toca vivir. Representan a Marcelino Champagnat en su servicio y asumen la misión de hacer que la adhesión a Jesús y a su Evangelio sea motivación fundamental en la organización y funcionamiento de la misión que tienen encomendada.” (CPSM, 2014, pág. 27) Corroborando este carácter de novedad uno de los integrantes del Consejo directivo con quienes se realizó el focus group, señala lo siguiente:

C1: “Antes de la idea que se va instalando, decir que este nuevo estilo de animación y gobierno lleva poco tiempo (en primer lugar), la socialización del deber ser hoy [pregunta a otro integrante] ¿Serán unos seis meses que compartimos el trabajo en el CEM [Centro de Espiritualidad Marista], del libro del nuevo estilo carismático de animación y gobierno? (…) yo diría que hay un llamado fuerte a tener una centralidad en Jesucristo; eso es como una piedra angular de todos los documentos que hoy se están socializando” (GFOCAL-LIMACHE, 2016) Llegados a este punto, se responde al objetivo 1 caracterizando el Liderazgo Carismático Marista como un estilo de animación y gobierno en los colegios maristas, que puede ser ejercido por directivos y también por quienes animan otras tareas en el instituto. Situación innovadora para una comunidad educativa que había conocido mayoritariamente en sus últimos cien años, formas de liderazgo más transaccionales y autoritarias; centradas en la figura

de un líder con una autoridad conferida, con capacidad de hacer y deshacer sin consulta a los dirigidos (ver tabla 6).

Tabla 6: Comparación de Liderazgo Transaccional con LCM Innovador, Distribuido y Transformacional.

Liderazgo Transaccional

 

LCM Innovador, Distribuido y Transformacional

 

Unos pocos individuos excepcionales llegan a ser líderes y administradores a la vez.

Hay

líderes

en

todos

los

niveles.

No

necesariamente administradores.

Se lidera mediante el establecimiento de metas, por ejemplo, beneficios a corto plazo (bonos por mejoras en puntajes PSU, SIMCE)

Se lidera mediante la Visión: creando nuevas orientaciones a corto y a largo plazo: completamente compatible con resultados académicos; pero el acento no está allí únicamente.

Diseñador

de

organizaciones

Diseñador de organizaciones más planas, horizontales, distribuidas, más colegiales. Con un líder como arquitecto social.

jerárquicas; amantes de organigramas.

 

Dirección y supervisión de individuos, con poco espacio para la creatividad.

Potenciación e inspiración de las personas, con énfasis puesto en trabajo de equipo.

La información queda sólo en unos pocos, que pueden ser los miembros del CODI.

Información compartida y socializada con muchos, en todos los niveles de la comunidad educativa.

Un

liderazgo

que

crea

comunidades

de

Un liderazgo centrado sólo en el control de procesos.

aprendizaje

 

El líder sólo es responsable del desarrollo de buenos administradores.

El líder también es responsable del desarrollo de futuros líderes. Poniendo sus capacidades al servicio de la formación de pestos.

El líder

puede

caer

en

la

autorreferencia. Con un sesgo también de egocentrismo. Y esa limitancia es

El líder asume su labor con sencillez y humildad, asumiendo la tarea como un servicio donde se juega el bienestar de la comunidad.

algo que puede desdibujar otros elementos” (ELM, 2015)

Elaboración propia a partir del Libro Líderes (Bennis, 2008)

54

Se trata de elementos innovadores, que dotan de sentido al marco teórico de la presente investigación; por cuanto se da pie a la construcción, en comunidad, de un liderazgo carismático distribuido y transformacional que apunta hacia una nueva cultura del liderazgo, más democrática y participativa. Se puede decir que acorde a la literatura experta se “supera la resistencia al cambio con la creación de visiones de futuro que evocan confianza en el dominio de las nuevas prácticas organizacionales” (Bennis, 2008); idea que se ve refrendada también en el documento marco “Los líderes maristas están llamados a permanecer abiertos al Espíritu y a modelar el futuro de manera decidida.(…)Asumen y se comprometen ,con gozo y entusiasmo, en los proyectos de futuro que la institución promueve al servicio de los niños y jóvenes. Contribuyen a transformar algunas estructuras actuales y a iniciar nuevos proyectos, tanto en la escuela como en otros espacios” (CPSM, 2014, pág. 28)

Desde una visión marista, la caracterización del nuevo LCM, busca movilizar las relaciones humanas al estilo de Jesucristo; cuidando espiritualidad, comunidad y misión, como aspectos esenciales del Carisma Marista. Estilo que, además, tiene una dimensión personal, asociada a “las convicciones y creencias que caracterizan el mundo interior de una persona marista con responsabilidad de gobierno y de animación” (CPSM, 2014); Una dimensión interpersonal, que comprende el modo como se relaciona con otros y , por tanto las “habilidades, actitudes, disposiciones que facilitan una determinada manera de relacionarse” (CPSM, 2014); y, la dimensión organizacional, que tiene en cuenta los criterios que rigen las decisiones que afectan o impactan a la comunidad liderada. Tal como se aprecia, esquemáticamente en la siguiente figura (Figura 2)

Figura 2: Caracterización de LCM

Dimensión personal Dimensión organizacional
Dimensión
personal
Dimensión
organizacional

LCM

Estilo de animación y gobierno, ejercido por líderes maristas en virtud del Carisma recibido

por líderes maristas en virtud del Carisma recibido Dimensión interpersonal (Elaboración propia adaptación

Dimensión

interpersonal

(Elaboración propia adaptación de Documento Marco (CPSM, 2014))

5.2. Experiencia y discurso de representantes de la Congregación, que sirven de referencia para la vivencia del LCM, al modo como ha sido planteado en el documento marco

En este punto, se usa como clave de análisis, el segundo objetivo específico;

orientado a indagar en la experiencia y el discurso de representantes de la

Congregación Marista, tanto hermanos como laicos, elementos que sirvan de

referencia para pasar del ideal planteado a la vivencia del LCM.

Un primer hallazgo permite afirmar que, tanto en las primeras líneas del

documento que sirve de base a la presente investigación (Provincia Santa

María de los Andes, 2014), como en las afirmaciones contenidas en las

entrevistas realizadas a dichos representantes de la Congregación de los

Hermanos Maristas, es claramente perceptible la firme intención de instaurar

una nuevo estilo de liderar desde la originalidad del Carisma Marista ; tal como se puede apreciar en la siguiente cita:

“El Hno. Provincial y su Consejo, han expresado, en el Proyecto Provincial 2011-2017, su deseo y compromiso de ayudar a instaurar en la Provincia un estilo de animación y gobierno que esté cada día más en consonancia con el carisma congregacional. Para ello, han impulsado la elaboración de un documento marco que explicite los contenidos y las características básicos de dicho estilo. (…) generar un nuevo estilo carismático de animación y gobierno es una forma concreta de explorar una nueva tierra, la nueva tierra de un estilo de relación basado en el ejemplo de Jesús y en la originalidad del carisma marista.” (CPSM, 2014, pág. 4) No obstante esta firme intención, el mismo Hermano Provincial y su Consejo, son muy conscientes de que en los próximos años, las labores de animación y gobierno que requieren de líderes idóneos, van a recaer en manos de laicos y laicas que “no han tenido a lo largo de su historia profesional y vocacional la experiencia carismática de la que han gozado los Hermanos” (CPSM, 2014, pág. 5) Cuando se refieren al estilo carismático, lo entienden como el modo concreto en que las personas que tienen responsabilidades de animación y gobierno actúan, en virtud del carisma recibido. En otro documento será definido como el “sello marista que está impreso en la gestión de una obra escolar, inspirada en el carisma y en la misión de evangelizar desde la educación.(…) La singularidad de esta labor proviene de ser asumida como un servicio de animación y gobierno, visible en la presencia y el acompañamiento de las personas y de los procesos, que se le confían al directivo marista.(Subcomisión Formación Directivos Maristas,

2014)

Completamente coincidente con el Laico marista entrevistado, se puede decir que el estilo carismático marista trata de un estilo evangélico fraterno que promueve y cultiva tres ámbitos: Espiritualidad, Comunidad y Misión:

“En esencia este estilo se basa en la fuente del Carisma. Y las fuentes del Carisma son tres: que es la Misión, dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar, la espiritualidad apostólica marista y la Comunidad. Que son los tres componentes del Carisma: Misión, Espiritualidad y Comunidad.” (ELM, 2015, pág. 1) El documento base expresa con claridad que se trata de una propuesta que requerirá de tiempo para ser internalizada y madurada. Habla de un proceso de aprendizaje y práctica y, también de un proceso de conversión. Se trata de “una nueva época para el Carisma Marista” (Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 3)

Pero es una propuesta que ya está en marcha. El simple hecho de que el laico marista entrevistado sea la máxima autoridad marista en el sector Chile, da cuenta de que los hermanos maristas han comenzado a vivir esta nueva etapa para el carisma, confiando los destinos de la obra a laicos que dan garantías de continuidad de su tarea evangelizadora.

“Entonces, esto habla de que no solamente está en el papel, sino que esta la vivencia misma de despojarse los hermanos del gobierno, de entregárselo a mucha gente; entonces, viene todo un enmarcado que está aquí [Documento] pero también procesos de acompañamiento y formación según este estilo.” (ELM, 2015)

Esto da cuenta de un proceso de renovación que pone a los laicos en nuevas posiciones de animación y gobierno, asimilando el carisma heredado de los hermanos, pero sin perder su condición laical. Laicos que siendo casados ya no solo pueden ejercer tareas de animación en la obra marista, sino también de gobierno en todos los niveles. Y es justo aquí donde se alcanza un punto que sirve de referencia para todos los laicos que cumplen tareas de animación y gobierno, y que son tenidos por líderes maristas.

“El hermano Pedro Marcos que inició como Provincial (…), hace una expresión muy interesante, el habla de que antes los laicos eran

considerados colaboradores. Pero hoy día, en la definición que da el Instituto Marista y el hermano Emili Turu de lo que significa el tener un estilo de gobierno en misión… habla de que existen dos categorías: los hermanos maristas, los maristas hermanos; y también los maristas laicos. Y dentro de los maristas hermanos, él habla que ellos son ahora colaboradores y servidores de los maristas laicos en misión. Es decir no nos ven como subsidio, sino que también como un complemento, cada uno en su vocación. Yo abrazo el Carisma, pero también en mi condición de Hombre Casado y con Familia. Y un hermano abraza el Carisma en su condición de Religioso, entonces bajo ese contexto el paradigma cambia absolutamente. Y te hace que si los dos estamos en condición de animar, los dos estamos también en condición de gobernar” (ELM, 2015)

A este respecto el hermano marista entrevistado, particularmente pensando en cómo se ha vivido en las obras educativas chilenas la animación y el gobierno, sintoniza con esta idea de que se requiere de tiempo para que este nuevo estilo de liderazgo carismático sea internalizado y asumido:

“Hay camino a trazar, por un tema de que los hermanos aspiraban bastante a ser dueños de su metro cuadrado, dueños de fundo, cuando estaban a cargo de la conducción de los colegios. Y cada uno hacía y deshacía bastante dentro de su colegio.(…) Yo creo que es un estilo de liderazgo que no tiene mucho sentido el poder perpetuarlo y ahí es donde yo creo que hay que tener cuidado, en el sentido de que no sea esto también lo que se transfiera a los laicos. (EHM, 2015)

En definitiva se trata de reconocer que los riesgos de quedarse aferrados a un estilo de animación y gobierno transaccional están presentes; pero también este reconocimiento contempla la posibilidad, con las herramientas adecuadas de superar dichos riesgos.

A mí me parece también que es más por desconocimiento, en el fondo. Por desconocer otra forma de cómo ejercer el liderazgo, es que lo único que se

sabe es cómo lo han hecho históricamente los hermanos. Y cuando los hermanos no están, son los laicos quienes asumen el puesto y el estilo” (EHM, 2015, pág. 9)

Justamente para superar ese riesgo, es la propia Congregación la que plantea una nueva forma de comprender el LCM. Para innovar no lo hace al modo de un reglamento escrito como un deber ser; sino de modo afirmativo, como una propuesta que es un nuevo estilo de Liderazgo, que es un ideal que tiene su punto de partida en el Evangelio y en el Carisma Marista. Por tanto es un liderazgo humanizador centrado no tanto en el poder que dan las estructuras, sino en el servicio. En ese contexto cobran nuevamente sentido las afirmaciones desplegadas en el contexto de la entrevista al Hermano Marista:

“El que sea un liderazgo humanizador y el que tenga algunas actitudes que son bien básicas de la lectura que nosotros hemos hecho del Evangelio, como por ejemplo la humildad y la sencillez, entendida por un lado como la transparencia, pero también como una relación horizontal, que no cae en el juego del poder por el poder ni en las relaciones verticales. Sabiendo, desde el rol que estoy ocupando, puedo relacionarme con otra persona en una lógica horizontal, no colocándome por sobre otros. Sabiendo que estoy al mismo nivel, que el liderazgo que estoy haciendo es simplemente como un servicio” (EHM, 2015, pág. 2)

En la misma línea, el hermano marista entrevistado, continuará diciendo que es fundamental que la dinámica de comunicar el nuevo estilo de Liderazgo Carismático Marista, debe ser de manera más participativa; distanciándose de la lógica de cascadas ;donde lo que viene de la congregación después lo asume la provincia y después lo asume el sector, lo asume el colegio, sino que también a la inversa, donde lo que emerge desde los estudiantes, desde la comunidad, desde los profesores, también encuentra eco en las instancias que van subiendo”. (EHM, 2015)

Se trata entonces de superar el riesgo de la lógica de cascadas , a través de

una lógica más asociada al liderazgo transformador y distribuido; puesto que

para construir una nueva manera de asumir y vivir el liderazgo carismático

marista, también se debe considerar a la comunidad:

Entonces, el rector es capaz de acoger eso y después, a nivel sectorial, un

representante hace lo suyo y después el provincial. Entonces, yo diría que es

importante cuidar la “bidireccionalidad”: acoger y bajar estas líneas de

animación que son transversales y saber acoger también las demandas, las

sensibilidades, los brotes que van surgiendo desde abajo.” (EHM, 2015, pág.

10)

Con esto, y en sintonía con la literatura consultada, se entiende el liderazgo

como un tarea de equipo en la que el comportamiento de uno o más líderes

dependen también del grupo en el que se desarrolla su acción; en el contexto

de la presente investigación se tratará de tener siempre a la vista los

alcances de las acciones en la comunidad educativa.

En la misma línea se puede afirmar que sólo superando la lógica de

cascadas, que es propia del liderazgo transaccional, será viable la instalación

del nuevo estilo de LCM. Aquí, “la distribución del liderazgo es esencial para

que las mejoras tengan continuidad” (Fullan, Investigación sobre el Cambio

Educativo, 2011)

5.3. Vivencia del Liderazgo Carismático Marista por parte de

directivos de un Colegio Marista En relación al “Liderazgo Carismático Marista”, tratado como categoría,

resulta interesante notar que de los participantes del focus, sólo uno se

refiere a él ; y, cuando lo hace , en el contexto de la propuesta de formación

en dicho liderazgo planteado por la congregación, dará cuenta de un proceso

que no ha sido fácil , ni sistemático en la comunicación o transferencia que

se ha dado desde los hermanos maristas hacia los laicos que ocupan posiciones de animación y gobierno

“C3Cuando hablamos de Carisma, hablamos de un don que el Espíritu Santo entrega a la Iglesia, en este caso a través del Padre Champagnat y ese don se ve “amenazado” por la falta de vocaciones de hermanos…ya…y en ese contexto surge esta necesidad de hacer una formación acelerada de líderes laicos que tenemos el trabajo de animación y gobierno en los colegios maristas, y esa formación rápida , o que pretende entregar los elementos fundamentales está de alguna manera plasmada en este estilo de liderazgo que es, además, un liderazgo carismático marista que tiene todas las características que describieron mis compañeros de equipo; pero que tiene una razón de ser, no surge de la nada.

Quizás sea esta misma carencia de una formación histórica en el liderazgo carismático de los laicos, la que convierta hoy en una empresa fundamental la tarea propuesta por la congregación en el planteamiento de este nuevo estilo de liderazgo. No obstante, difícilmente se podrá formar en aquello en lo que no se cree.

Al revisar en detalle el contenido del focus, es cierto que no se encuentra abundancia de referencias explícitas a la categoría de “Liderazgo Carismático Marista”; y, es más, cuando se pregunta a los miembros del consejo directivo si se consideran líderes carismáticos maristas, la respuesta rápidamente evita la categoría señalando que consideran que deben haber sido elegidos por algo, que se sienten muy maristas, pero difícilmente se apropian de su eventual condición de líderes; Esto se puede apreciar en algunas citas que presentamos como botones de muestra:

C3 Yo creo que… yo no me siento líder; sinceramente, tampoco sé si tengo el carisma. Creo que tú te haces líder cuando eres capaz de formar líderes; cuando haces que otro sea lo que tú quieres ser; creo que ahí tú lo

logras…pero es complejo, porque yo creo que a lo que aspiro en mi cargo es otra cosa; ser líder es algo muy complejo.(…)

C1 Yo creo que es difícil… entiendo la intervención de C3, pero hago la siguiente salvedad: Yo creo que uno no logra percibir , a veces, si es líder o no es líder , porque siempre uno tiene los referentes como de los grandes líderes… o sea dicen ¡Ah, tú eres líder! Y uno inmediatamente se homologa aunque no quiera y te comparas con los líderes que tradicionalmente a uno le han enseñado… Entonces, te comparas con un Gandhi, un Martin Luther King, con Cristo (…)

El líder es un líder por naturaleza [C2] Pero a veces el liderazgo natural y adquirido [coincide con el conferido] y en instituciones como la nuestra, muchas veces son problemáticos; porque el líder en general se rebela ante las estructuras que él no concibe… Entonces, a veces en instituciones como la nuestra , somos líderes por decreto, y vamos construyendo el liderazgo a partir de ese decreto. [C2claramente que eso también tiene un impacto en la gestión]

Entonces, tal como se puede apreciar, la autopercepción del liderazgo carismático marista se dificulta por la creencia de que “otros” pueden ser tenidos como líderes, pero no ellos; entonces nos enfrentamos a un problema no menor; puesto que, por un lado tenemos a la congregación de los hermanos maristas pretendiendo formar en liderazgo carismático marista; pero, por otro, tenemos a directivos que eventualmente respecto de un tipo de liderazgo no se consideran líderes carismáticos maristas.

Si se vuelve sobre el aporte de Heifetz, en el marco teórico de la presente tesis, es bien probable que en la base de dicha creencia se encuentre la idea de un liderazgo aislado, con líderes que buscan que la gente acepte su visión y aborden sus problemas volcándose hacia ellos. “Si algo anda mal, la culpa siempre la tendrá el líder” (Heifetz, 2009)

Bien podríamos usar ante esta situación una distinción de Ortega y Gasset entre ideas y creencias, diciendo que los participantes del focus están firmes en la creencia de que no evidencian en sus propias vidas elementos del liderazgo carismático marista en el que se les quiere formar. Y si es tan firme la creencia, al punto de que “es ella quien nos tiene y nos sostiene a nosotros” (Ortega, 1951), es muy difícil que una idea foránea por muy sólida y convincente que resulte transforme la creencia en la que se está. La sugerencia de Ortega y Gasset en estos casos puede ser inferida de la siguiente afirmación:

“La máxima eficacia sobre nuestro comportamiento reside en las implicaciones latentes de nuestra actividad intelectual, en todo aquello con que contamos y en que, de puro contar con ello, no pensamos” (Ortega,

1951)

Se tratará entonces de hacer sintonizar la propuesta congregacional, con las creencias que puedan constituir la base del liderazgo carismático marista; esto es, para efectos de la propuesta que luego será presentada, de contar con elementos propios del carisma y del liderazgo marista, que muchas veces sin ser reconocidos propiamente como “liderazgo carismático marista” , sí son constitutivos de dicha categoría. Se trata de trabajar con el subsuelo del directivo, para construir sólidas bases del nuevo estilo de liderazgo que se quiere movilizar tanto en los directivos maristas como en quienes tienen roles de animación y gobierno en los diversos ámbitos de la vida del Instituto.

La principal tarea estará en contribuir a pensar el LCM como algo propio de la comunidad marista en la cual se ejerce la tarea de animación y gobierno; no con acciones aisladas, sino con un actuar compartido, que busca impulsar los cambios considerados necesarios “para llevar adelante proyectos de mejoramiento de la acción educativa” (Maureira, El Liderazgo Factor de Eficacia Escolar, 2004); que en el caso del Instituto Marista y del Sector Chile debiera apuntar a vivir el Carisma, de manera distribuida y transformadora, para evangelizar educando, con énfasis en testimoniar la fraternidad.

Una de estas creencias fundamentales, a juzgar por el tono usado en el grupo focal, está constituida por la adhesión al anuncio del Evangelio, cuyo centro es Jesús. Se podría aseverar con firmeza que es una piedra de toque que ha estado presente en los casi 200 años de existencia de la obra marista. Uno de los directivos lo expresa del siguiente modo:

C1“yo diría que hay un llamado fuerte a tener una centralidad en Jesucristo; eso es como una piedra angular de todos los documentos que hoy se están socializando” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 1)

Otro elemento esencial está contenido en otra categoría clave que sí aparece presente con cierta nitidez al interior del grupo focal; Se trata del Carisma como un Don del Espíritu Santo que actúa de maneras diversas y está presente tanto en el actuar de los hermanos , como de los laicos maristas sin afectar la originalidad de cada vocación cristiana.

C3 Aquí la intención es mantener este regalo que donó el Espíritu Santo a la Iglesia que es el Carisma Marista…Como los hermanos ya están escasos y las vocaciones van disminuyendo, se ha hecho este trasvasije hacia los laicos y en eso estamos. (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 2)

C1 Algo en lo que han avanzado mucho los hermanos es en respetar al laico en su contexto; yo no le puedo pedir a un hermano que actúe como laico, seríamos irrespetuosos; y ellos también, y la opción es esa: a mí no me han pedido que actúe como hermano… Pero sí me piden que compartamos el Carisma(GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 17)

El centro de esta creencia, entonces, lo constituye la idea de que el Carisma es algo recibido como un regalo del Espíritu Santo para el bien de la comunidad, que puede ser perfectamente compartido por Hermanos Maristas y Laicos Maristas.

El núcleo del Carisma marista lo perciben conformado por un conjunto de valores que se aprecian como un sello particular de la educación marista.

Los miembros del consejo directivo del instituto marista lo expresan de la siguiente manera.

C1 “El estilo carismático va a estar dado por aquellos valores y actitudes que en la congregación,. Independientemente de que estén o no estén en estos documentos (Tú que eres exalumno marista, seguramente viviste, a través de los hermanos y profesores que conociste, este tema de la humildad, la sencillez, la presencia, cercanía, etc…)” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 2)

C4 Yo agregaría otro elemento que me ha ido resonando en el último tiempo…Siempre había escuchado la humildad , la sencillez….¿cierto? pero hoy día se está integrando un nuevo elemento que es el abajamiento(…)en que generas una interiorización profunda, en la que te conectas con el espíritu y dejas que fluya el espíritu y tus resistencias, tus egos, tu persona en el fondo se va abajando para que el espíritu surja; y eso yo creo que es fundamental dentro del Carisma” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 3)

C2 “Entregarse , al servir al otro y dejar de mirar al niño como un elemento de resultado; dejar de mirar al colega como un elemento de competencia, sino que tú ponerte al servicio del niño; y esto significará también ponerte al servicio del colega para que lo haga mejor” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág.

3)

C4 “nuestro actuar humano también enriquece al carisma, porque tenemos personalidades diferentes.” (GFOCAL-LIMACHE, 2016)

C1 “como elementos carismáticos que a mí en lo personal me podrían caracterizar y que yo comparto con el carisma marista y de Champagnat. Tienen que ver con la sencillez. Anoche conversábamos en la comida de la honestidad, de la lealtad y de la transparencia… Entonces yo digo ¿Soy un tipo honesto? yo creo que sí; ¿Soy un tipo tipo sencillo? Yo creo que sí; ¿Un tipo transparente y también leal? Sí; Entonces,

soy marista, y soy cercano, más marista aún.” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 12) Se trata entonces de una expresión del carisma que puede ser reconocida a través de un núcleo de valores maristas que sí están presentes en los documentos emanados de la congregación (ver figura 3); y que a su vez, han sido mencionados en la presente investigación:

A

saber la Sencillez, el Abandono Confiado, el amor al trabajo o laboriosidad,

el

amor a María, el Espíritu de Familia, la fraternidad, el servicio como clave

de la misión y la solidaridad como sello distintivo; elementos que aun cuando

no se expliciten de ese modo, constituyen también una forma de vivenciar el nuevo estilo de liderazgo Carismático Marista; por tanto cuanto encierran en su puesta en práctica, la garantía más sólida de que la persona será puesta

al centro de la obra marista, y que los liderazgos que broten de ellos tendrán

a la vista el bien de toda la comunidad.

Sencillez Vive la misión Fraterno en clave de servicio Solidario y comprometido con los pobres
Sencillez
Vive la misión
Fraterno
en clave de
servicio
Solidario y
comprometido con
los pobres
LCM
Valores
Amor al
trabajo , con
humanidad
Humilde y
Espíritu de
Confiado
Familia
Amor a María
Figura 3: Valores asociados al LCM.

Elaboración propia a partir del texto (CPSM, 2014)

Se hace necesario dar un último paso en la comprensión y análisis de cómo

entienden los directivos del instituto Marista, la categoría del Carisma o del

Liderazgo Carismático y de los alcances que el nuevo Estilo Carismático de

Animación y Gobierno comporta frente a las dificultades que ellos

experimentan en el día a día para ser coherentes y fieles al Carisma Marista.

5.4. Principales dificultades para vivenciar el Liderazgo Carismático

Marista Resulta interesante notar que para hacer un análisis temático de lo dicho,

siempre será fundamental ahondar en lo significado. Se hace mención a esto

porque en el terreno de las dificultades que aparecen para vivir el Liderazgo

Carismático el estilo Marista, aparecerán palabras o categorías que tienen

una carga de ambigüedad valórica. Por un lado pueden ser entendidas como

metas muy valoradas por la cultura y por otro, se pueden convertir en

verdaderos reduccionismos que inevitablemente contribuyen a la

deshumanización de los miembros de una comunidad educativa.

Nos referimos a términos como “Excelencia Educativa”, “Éxito Académico”,

“Prestigio”, “Competitividad”. Todos ellos considerados por la cultura como

algo digno de los mejores esfuerzos de cada generación; No obstante,

pareciera que cuando se buscan a la sombra de otros valores se convierten

en verdaderos lastres o rémoras, que dificultan los fines de la verdadera

educación.

Y quizás, sea justo aquello lo verbalizado y significado por los integrantes del

grupo focal cuando se les interpela en este sentido.

Lo primero que aparece como dificultad para vivir el liderazgo carismático tal

como ha sido propuesto es el “exitismo académico”. Su sentir es casi

unánime ante la consulta por cuáles son las amenazas o dificultades para

vivenciar el Liderazgo Carismático Marista:

“C3 El exitismo; yo creo que eso , al no ser bien llevado, te aleja del Carisma.

C2 Yo creo que el éxito es bueno, pero cuando te centras sólo en eso, ahí está el problema.

C4Si te sientes pleno con lo que haces y además tienes buenos resultados…pero a veces caer en el exitismo, es lo que te aparta del Carisma.” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 14)

Ante esta dificultad son muy conscientes de que si sólo se enfocaran en el éxito académico, serían muchos los estudiantes que quedarían fuera del proceso de aprendizaje-enseñanza, por cuanto atentarían contra los resultados colegiales. En esa línea y ante esa dificultad la Congregación de los Hermanos Maristas en un escrito posterior al documento que sirve de base a la presente investigación señala que es necesario: “potenciar una educación que transforme la lógica de la excelencia y la superioridad por la del servicio, la solidaridad y la justicia; vencer los temores y resistencias para promover y defender los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes; adoptar políticas de inclusión, de integración, de preocupación especial por el menos dotado; de apertura a la diversidad; de puertas abiertas para compartir los bienes que se poseen con escuelas que tienen mayor necesidad. (Secretariado de Misión Chile, 2015, pág. 65)

Asociado a este mismo exitismo académico, mal entendido como “excelencia educativa” está la “competitividad” que es visto “como un modelo que impone la sociedad del éxito” (GFOCAL-LIMACHE, 2016) cuya existencia con su carga de ambigüedad va desde la economía hasta la educación. En el primer campo es indiscutible que constituye una virtud; en el segundo no estamos tan seguros, tal como afirma Humberto Maturana algunas publicaciones, de las cuales se exhibe un extracto a continuación:

“Yo no pienso que la competencia sea un valor. Pienso que la competencia es una cosa negativa. Porque al competir yo dejo de respetar mi autonomía y responsabilidad, porque pongo al otro u otra como referente de la calidad de lo que yo hago. Hay personas que tienen distintos gustos, preferencias, que

llegan al colegio con una cierta habilidad lograda desde su vida anterior, pero

esas son diferencias circunstanciales de la historia que se resuelven si uno

presta atención al niño o a la persona que no sabe ciertas cosas.” (Maturana,

2015)

Mirada la realidad y el discurso desde este ángulo debiera llevar a modificar

ciertas categorías que invitan a competir. Como botón de muestra

presentamos un extracto de la Visión del Instituto Marista consultado que

representa una muestra de ambigüedad en la concepción de la excelencia

educativa , que luego se traduce en objetivos estratégicos y planes de acción

(ver Tabla 1, en marco situacional):

El Instituto [Marista] busca alcanzar, en el año 2017, para sus niños, niñas y

jóvenes, la excelencia educativa, en todos los ámbitos de su acción

formativa, situándonos como el mejor colegio de la [xx] región (…)

ofreceremos espacios de participación (…) con un fuerte énfasis solidario

(…) teniendo como soporte fundamental la vivencia del carisma marista”

(Provincia Santa María de los Andes, Sector Chile, 2013, pág. 9)

Luego agrega en los objetivos específicos asociados al área de liderazgo

carismático una serie de indicadores asociados a la mejora de “3 a 5 puntos

anuales mínimo, de manera progresiva [entre el 2014 y el 2017], en las

pruebas del SIMCE y PSU (Provincia Santa María de los Andes, Sector

Chile, 2013, pág. 15)

Esto claramente contrasta con el tono del documento marco y con la

experiencia del laico marista entrevistado, que ocupa un puesto clave de

animación y gobierno.

Según él, pensar y vivir la gestión conforme al LCM implica no buscar el exitismo como antaño; puesto que “hoy día, la educación marista y lo digo con mucho sentido profundo- busca la felicidad. Y si buscamos el éxito, ese es un éxito que va a buscar, en el fondo, un camino a la felicidad. Por lo tanto, esa es nuestra finalidad última con los chiquillos.(ELM, 2015)

En otro terreno de cosas, se puede observar que otra de las dificultades para asimilar o vivenciar el Liderazgo Carismático Marista está en el terreno práctico del día a día. Resulta muy fácil en ocasiones hablar de utopías o ideales respecto de cómo debieran ser los centros educativos. Por ejemplo, podría ser muy fácil hablar de que la persona debe estar siempre al centro, de que no se debiera nunca discriminar ni por condición social, ni por capacidades; pero en la realidad bien sabemos que se dan situaciones en donde la discriminación es un hecho y en donde se sugiere a los padres buscar otro establecimiento educacional al cual el hijo sí se pueda adaptar. Esto se da de diversas maneras; ante eso también reconocen como dificultad, los directivos del Instituto Marista, la Incoherencia o Incongruencia entre el decir y el actuar.

C1 “me parece que el principal enemigo es especialmente, en cuanto a lo que nosotros podemos generar como directivos es la inconsecuencia, incoherencia entre el discurso y el hacer. Y en muchas partes el discurso está pegado por todos lados y en cuadros grandes, bonitos y con dibujos muy lindos; por donde tu va’i , y en la práctica se hace todo lo contrario del deber ser y se hace oídos sordos de eso. El principal enemigo de cualquier instancia que se juega por una opción, en este caso un ideal educativo, que se juega por formar un chiquillo a la luz de lo que quiere Jesucristo, siendo un transformador de la sociedad (…) Incoherencia entre lo que se dice y en la práctica se hace; y, esa brecha, hay que achicarla lo más posible. Y esto me hace muy cercana y muy patente esta imagen de Champagnat, como un tipo que se enfrentó a muchas dificultades, pero que siempre fue de una línea y siempre la misma línea.(GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág. 18)

En sintonía con lo expresado por los propios directivos, la mejor forma de hacer frente a las dificultades para evitar caer en una educación deshumanizadora está en la esencia del propio Carisma Marista que hunde sus raíces en el Evangelio. Allí nos encontramos con la pedagogía del amor que queda muy bien recogida en aquella máxima que acompaña la

formación marista desde sus aulas primigenias en donde el fundador descubrió que “para educar bien a los niños hay que amarlos, y amarlos a todos por igual” (Comisión Internacional Marista de Educación, 1998, pág. 26). A este respecto un(a) directivo(a) compartió con emoción lo siguiente:

C2 Cuando leí “PARA PODER EDUCAR, HAY QUE AMAR A LOS NIÑOS” Me dije “esto no se habla afuera”…no se habla; Al profesor hay que entregarle un portafolio, hay que evaluarlo: excelencia, profesor destacado, experto 1, experto 2; nadie te dice que para poder educar hay que amar; entonces, tú te terminas enajenando, porque estás en un sistema que te exige y que para poder mantenerte vigente y poder mantener tu pega, tenis que rendir…entonces ¿A costa de qué? Entonces, cuando Champagnat nos da esta lecciones nos dice que tení’s que amar al niño; tanto al que más te hincha, porque tení’s que salvarlo” Como se puede apreciar, aun cuando no hay una evidencia clara y explícita de la vivencia de un Liderazgo Carismático Marista en cuanto autoconciencia por parte de los directivos; sí podemos encontrar elementos que hablan de una vivencia del carisma en sus rasgos esenciales. Esto es en vista a los elementos fundamentales que debieran estar presentes en un líder o lideresa marista, se puede reconocer que hay una preocupación por la persona; exhibiendo una clara tendencia a superar las lógicas transaccionales asociadas a la obtención de resultados académicos. Se da también una aspiración a transformar las estructuras con criterios cada vez más humanizadores: “Si no nos humanizamos, y la gestión se humaniza y pone a la persona antes de todo lo demás; en realidad, eso va a quedar sólo en el discurso, por muy lindo que sea.” (GFOCAL-LIMACHE, 2016, pág.

4).

En el tenor de los hallazgos asociados a la teoría aportada por la literatura experta, se puede asegurar sin temor a yerro, que los directivos maristas consultados son muy conscientes de la necesidad de los cambios ; y, que los desafíos en este nivel, requieren de hombres y mujeres dispuestos a asumir y manejar el cambio sin dejar de proporcionar una educación de excelencia,

“atendiendo a la diversidad a gran escala, inspirando optimismo, entusiasmo y compromiso”. (Bennis, 2008, pág. 235) Lo anterior no debiera hacer perder de vista que sí existen dificultades que pueden ser enfrentadas con un debido acompañamiento y con procesos graduales y crecientes de concientización, precisamente de aquellos elementos del carisma que continúan siendo valores y que desafían a la cultura y al paso del tiempo. Ante esto surgen con mucha naturalidad, entre los integrantes del Instituto marista, emociones positivas que hablan de que la Propuesta hecha por la Congregación va a encontrar tierra fértil. Ante la pregunta ¿Qué sienten ante esta nueva propuesta de Estilo Carismático de Animación y Gobierno? Ellas(os) responden C4 Entusiasmo y esperanza; Yo soy, ahí me sumo a rajatabla, entrega total en eso para mejorar lo que se está haciendo C2 Motivación, siento mucha motivación C3 Consecuencia, confianza en lo que el Señor hace C5 Siento un poco de temor que a lo largo del año [no pueda con lo encomendado] C1 Tengo mucha confianza en que lo que han hecho y pensado los hermanos brota del Espíritu…Ojo sí, en señalar que no resulte una especie de laico híbrido, “Laico-hermano”. “Nosotros somos laicos” Y si encontramos tierra fértil para la propuesta congregacional, lo más probable es que también se encuentre una positiva disposición de ánimo para la propuesta que brota de la presente investigación que conoceremos a continuación.

6.

PROPUESTA DE FORMACIÓN Y FORTALECIMIENTO DE

LIDERAZGO CARISMÁTICO MARISTA Desde un comienzo, se planteó que los objetivos de la presente investigación

estaban en caracterizar el nivel de logro del Liderazgo Carismático Marista

por parte de un grupo de directivos de un colegio marista (CODI), respecto

del ideal propuesto por la Congregación de los Hermanos Maristas. Y para

ello se acudió al análisis temático de elementos contenidos tanto en

documentos, como en el discurso de representantes de la Congregación y de

los miembros del consejo directivo de dicho colegio. Habida cuenta de una

brecha natural entre el ideal y la realidad, verbalizada tanto por los

representantes de la congregación como por el CODI del Instituto Marista,

surge la siguiente propuesta de Reflexión y Cultivo del Liderazgo Carismático

Marista, atendiendo a los elementos que han surgido en las diferentes etapas

de la presente investigación (figura 4). Y con la finalidad de aportar

elementos que ayuden a acortar la brecha entre el ideal y la realidad. De tal

manera que los líderes maristas, en diversas áreas se conviertan en agentes

de cambio, que sean capaces de movilizar a otros; estando alineados con las

directrices de la Congregación.

Figura 4: Esquema global de la propuesta de formación en el Nuevo estilo de LCM.

Justificación de la Propuesta:

Reflexión Crítica frente a LCM

Hallazgos y Desafíos
Hallazgos y
Desafíos
Propuesta de Formación en L.C.M.
Propuesta de
Formación en L.C.M.
Formar para un ambiente de Liderazgo Fortalecimiento del Carisma Marista Potenciar Valores Maristas
Formar para un
ambiente de
Liderazgo
Fortalecimiento del
Carisma Marista
Potenciar Valores
Maristas

Implementación: Nuevo Estilo de L.C.M

Producto: Elaboración de documento orientador del LCM

Definir Dominios o núcleos
Definir Dominios o
núcleos

Acompañamiento y

Evaluación

Fuente: Elaboración Propia.2016

6.1.

Justificación:

Reflexión crítica frente al Nuevo Estilo de Liderazgo Carismático. Hallazgos y desafíos.

A) Aproximación al Liderazgo Carismático Marista Uno de los principales hallazgos que ofrece la presente investigación guarda

relación con la falta de consenso frente a una definición del Liderazgo

Carismático Marista; tanto en representantes clave de la congregación, como

en quienes, desde una primera línea, ejercen tareas fundamentales de

animación y gobierno(ver tabla 7). Si esto ocurre con representantes de

cargos directivos, no es muy difícil inferir, en el sentido de derivar información

implícita de los datos obtenidos, que otros actores de la comunidad educativa

en tareas de animación también desconocen aspectos esenciales del estilo

de liderazgo que la Congregación les ofrece.

Tabla 7: Aproximación a una definición de LCM

Categoría

 

Afirmación frente a definición de LCM

Hermano

Marista

No hay una definición como tal. Es lo que hemos venido

en

puesto

clave

reflexionando en los últimos años

(EHM, 2015)

Laico Marista en

Sí hay una definición y está muy clara explícita en todos

puesto clave (ELM,

estos rasgos: Misión, Espiritualidad y Comunidad

2015)

Miembros Consejo

C1 Yo diría que hay un llamado fuerte a tener una centralidad en Jesucristo; eso es como una piedra angular de todos los documentos que hoy se están socializando… C3 “Cuando hablamos de Carisma, hablamos de un don(…) y ese don se ve “amenazado” por la falta de vocaciones de hermanos (…)y en ese contexto surge esta necesidad de hacer una formación acelerada de líderes laicos que tenemos el trabajo de animación y gobierno en los colegios maristas. C4 “Yo agregaría otro elemento que me ha ido resonando en el último tiempo…Siempre había escuchado la humildad , la sencillez….¿cierto? pero hoy día se está integrando un nuevo elemento que es el abajamiento”

Directivo

Instituto

Marista (GFOCAL-

LIMACHE, 2016)

Fuente: elaboración propia (2016)

En la presente propuesta resulta muy necesario que las comunidades educativas en donde se implemente, dialoguen reflexivamente sobre sus niveles de conocimiento sobre el Liderazgo Carismático Marista.

No dar por supuesto que se tienen criterios unificados frente a propuestas congregacionales. Para ello es muy necesario el diálogo que permite sacar a la luz las creencias y valoraciones de las personas.

Una vez conocidas las diversas valoraciones frente al LCM, se sugiere dar a conocer la propuesta congregacional, que apunta a desarrollar un estilo de liderazgo carismático marista con sabor a novedad. Esto, a partir de la literatura experta, consistirá en transitar desde un liderazgo reservado a unos cuantos elegidos con características transaccionales, hacia un liderazgo distribuido y transformador, más orientado a empoderar a las personas que están bajo su tutela, en procesos de creciente autonomía que

lo único que buscan es mejorar , en definitiva, los aprendizajes de la

comunidad educativa; dicho de otro modo, mejorar el liderazgo tendrá como consecuencia última, mejoras en los aprendizajes y climas organizacionales más nutritivos.

A este respecto, en total sintonía con el marco teórico de la presente

investigación , se puede afirmar que “el liderazgo transformador lleva a los centros educativos más allá de los cambios superficiales y de primer plano,

para llegar a unas transformaciones de mayor fundamento y más profundas” (Andy Hargreaves, 2008)

Esto tal como se señalaba ya desde el comienzo del presente informe, porque se logra la certeza de que hoy no se buscan directivos que puedan ser tenidos como líderes perfectos, capaces de motivar a toda una institución al cumplimiento de un ideal. Así lo asevera uno de los autores citados : “Actualmente nos vemos enfrentados con la urgente necesidad de terminar con el mito del líder completo, caracterizado como el individuo perfecto que está a la cabeza de la organización, y que tiene la capacidad

intelectual, los conocimientos, destrezas personales y habilidades que le

permiten tener todo ordenado, controlado y resuelto” (Maureira, Moforte, &

González, Más liderazgo distribuido y menos liderazgo directivo., 2014, pág.

8); Se trata, entonces, más bien de encontrar líderes capaces de promover el

liderazgo en sus liderados, con plena conciencia de las sus talentos y

capacidades para liderar y en conjunto para engrandecer a la institución en la

que trabajan.

Llegados a este punto urge ahondar en otro de los hallazgos de la presente

investigación; a saber, gran parte de los miembros del Consejo Directivo

colaboradores en la presente investigación, no se consideran líderes.

B) Autopercepción de la condición de Líder Carismático Marista El éxito de la instalación de la propuesta de la Congregación pasa por su

grado de asimilación en el terreno de lo cotidiano; para esto es fundamental,

en cada actor puesto en roles de animación y gobierno, el nivel de conciencia

que tenga de su condición de líder; En dicho sentido , resulta oportuno

recoger la evidencia que señala que el nivel de asimilación del LCM por parte

del CODI consultado no es el deseable, por cuanto revela que se

desconocen categorías fundamentales presentes en el documento marco;

Sobre dicho nivel, se exhibe una muestra en la siguiente tabla (ver tabla 8).

Se trata, en definitiva de tener clara conciencia de la visión y la misión que le

ha sido encomendada, como garantía de que también pueden liderar a otros

hacia los fines que benefician a todos los integrantes de la comunidad. En

dicho sentido la claridad en la visión “anima, vigoriza, transforma el propósito

en acción” (Bennis, 2008, pág. 46)

Tabla 8: Autopercepción LCM Focus Codi Instituto

Miembro

Afirmación

CODI

C3

“Yo creo que… yo no me siento líder; sinceramente, tampoco sé si tengo el carisma.”

C1

“Yo creo que es difícil… entiendo la intervención de C3, pero hago la siguiente salvedad: Yo creo que uno no logra percibir , a veces, si es líder o no es líder , porque siempre uno tiene los referentes como de los grandes líderes… o sea dicen ¡Ah, tú eres líder!”

C5

No sé si considerarme una líder carismática marista…pero lo intento. Mi objetivo (…) no era que ellos hablaran inglés, si bien lo intentaba…; pero, para mí, lo importante era ser profesora

C4

El líder es un líder por naturaleza [C2 “Pero a veces el liderazgo natural y adquirido coincide con el conferido] y en instituciones como la nuestra, muchas veces son problemáticos; porque el líder en general se rebela ante las estructuras que él no concibe… Entonces, a veces en instituciones como la nuestra , somos líderes por decreto, y vamos construyendo el liderazgo a partir de ese decreto.

Fuente: elaboración propia (2016)

La tabla 8 aporta elementos de análisis centrales para la reflexión crítica , respecto de la conciencia que pueden tener los destinatarios de la propuesta congregacional. No se debe olvidar que dicha propuesta va dirigida a una amplia población de líderes y lideresas ejerciendo acciones de animación y gobierno en el instituto, que deben ser conscientes de la Visión del Sector Chile y además conscientes del sentido que tiene su labor para el cumplimiento de la Misión que comparten con otros laicos y hermanos en comunidad, compartiendo además vida y espiritualidad.

Se llega así a un segundo elemento; surge la conciencia de que esto no puede sólo plantearse teóricamente; en ese sentido, tiene que generarse una instancia práctica que aborde desde las propias convicciones y motivaciones presentes en los líderes y lideresas maristas para quienes ha sido planteada (ver tabla 9), hasta acciones concretas que puedan exhibir la vivencia del nuevo estilo de liderazgo carismático, al interior de todo el instituto.

Tabla 9: Listado de Servicios de Animación y Gobierno (CPSM, 2014)

***Los destinatarios de este documento son los líderes maristas, es decir todos quienes, desde ese servicio, ponen a disposición sus propias capacidades humanas, profesionales y espirituales para que otras personas, comunidades e instituciones puedan realizarse y realizar la misión que les ha sido encomendada

1. Directivo de colegio

2. Guía de un movimiento de pastoral juvenil

3. Hermano animador de comunidad

4. Alguien que lidera una comunidad de laicos maristas de Champagnat

5. Alguien que lidera una fraternidad

6. Quienes sirven desde la animación y el gobierno a nivel sectorial

7. quienes sirven desde la animación y el gobierno a nivel provincial

Fuente: Elaboración propia, 2016

6.2.

Implementación de la Propuesta.

Novedad y Continuidad, frente al Nuevo Estilo de Liderazgo Carismático

Marista:

A) Crear un ambiente de Liderazgo Carismático Marista al interior del Instituto. Atendiendo a algunos elementos aparecidos en las entrevistas, asociados a

la dificultad por parte de los directivos de reconocerse como líderes, y

también al documento base de la presente investigación, tratado en el punto

anterior; una tarea paralela estará instalada en la necesidad de reflexionar

tanto al interior de los consejos directivos, como al interior del instituto, sobre

el Liderazgo Carismático Marista. Para esto sería altamente deseable poder

dedicar tiempo para vivir una jornada fuera del colegio, que permita

desarrollar dinámicas de conocimiento entre los diversos líderes y lograr así

espacios de desconexión de las labores habituales. Con esto se podrá

reflexionar y conocer, en un ambiente de mucho diálogo cuáles son las

creencias asociadas al LCM en la comunidad. (Ver anexo 7, Jornada de

Liderazgo Carismático Marista, hoja de trabajo N°1); después de eso resulta

muy apropiado abordar desde la mirada y testimonio de un experto en LCM,

cuáles son los acentos fundamentales que la Congregación quiere aportar

para la vivencia de dicho Liderazgo; haciendo alusión al paso de un liderazgo

de tipo transaccional centrado en resultados académicos, hacia uno más

democrático, inclusivo y humanizador, más propio de liderazgos

transformadores y distribuidos.

Ante el evento de que no sea posible la creación de nuevos tiempos para la

reflexión, igualmente se puede abordar en los espacios destinados para las

reuniones del CODI los días lunes y de profesores los días martes o

miércoles (según corresponda, citando con antelación a alumnos y

apoderados). En la base de esta idea se encuentra la convicción de que sólo

con directivos y líderes que se creen este llamado a ser líderes carismáticos

maristas en sus comunidades, podrán también sus dirigidos crecer en la

conciencia de liderazgo en los diversos servicios que prestan, formando así una comunidad de líderes y lideresas.

Para hacer esto se requerirá superar los mitos que hacen pensar que sólo unos pocos pueden llegar a ser líderes. O que líderes y lideresas pueden ser sólo unos cuantos iluminados/as, con características celestiales o atributos excepcionales.

Atendiendo a esto, la presente propuesta, que viene enriquecida con la literatura existente en torno al tema, busca generar instancias dinámicas de reflexión que permitan primero ser conscientes de las ideas que tienen todos los actores del cuerpo colegial, alumnos, apoderados, docentes y directivos, respecto del liderazgo. En un segundo momento presentar elementos aportados por la literatura experta asociada al paso de un Liderazgo Transaccional a un Liderazgo Transformacional y Distribuido. En esa Línea se hace muy necesario ampliar el concepto de liderazgo hacia todas aquellas tareas de animación y gobierno que se viven al interior de la comunidad educativa: Líderes en los centros de alumnos y de padres, en el centro de exalumnos, en los diversos niveles de animación pastoral, en ámbitos asociados al voluntariado. De modo tal que se comprenda en el terreno práctico, que sólo en comunidad se entiende de mejor manera la Misión y Visión de la Congregación. (Ver tabla 10)

Tabla 10: Secuencia de formación e implementación de la propuesta, para crear un ambiente de LCM en el Instituto.

 

Primera Fase Primera Jornada LCM

 

Segunda Fase Primera Jornada LCM

Tercera Fase

Segunda Jornada LCM

Instituto

Jornada LCM

 

Jornada LCM

Jornada LCM

Marista

Qué

es

ser

un

Líder

Cómo instalar un ambiente

Respuesta

a

la

Carismático Marista

de LCM; Presentación de

Propuesta

de

la

 

documento (CPSM, 2014)

Congregación

desde

por parte de un experto

perspectiva local

Fuente: elaboración propia (2016)

No se trata de desconocer lo valioso del trabajo realizado para instalar una forma de hacer comunidad ante los líderes y lideresas maristas que pertenecen a los consejos directivos; No obstante hay elementos que hacen pensar que si la Nueva manera de pensar el liderazgo tiene características más propias del liderazgo distribuido y transformacional, debieran activarse con más fuerza elementos contenidos en el propio documento que sirvió de base a esta investigación que hablan de flexibilidad, creatividad , innovación y horizontalidad.

“Relación horizontal donde la vivencia del carisma lleva no sólo a ensanchar la tienda, sino a construir todos juntos una nueva, donde cada uno encuentre su lugar y su verdadera vocación, al servicio de la Iglesia. Tal horizontalidad caracteriza de manera importante el nuevo estilo de relación marcado por la comunión y no por el poder. El Espíritu está invitando a multiplicar en la Iglesia distintas formas de vivir la comunión” (Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 29)

Se trata de superar la lógica de cascadas que se mencionó en el análisis y comenzar a entender el liderazgo también desde las bases. Esto se encuentra en plena sintonía con elemento obtenidos de la literatura experta, que sostienen que “los tipos de organizaciones con más probabilidades de prosperar en el mundo postindustrial y postmoderno son las caracterizadas por la flexibilidad, la adaptabilidad, la creatividad, el aprovechamiento de las oportunidades, la colaboración, el perfeccionamiento continuo, una orientación positiva hacia la resolución de problemas y el compromiso para maximizar su capacidad de aprender sobre su ambiente y sobre ellas mismas” (Hargreaves, 1996, pág. 93)

En contraste, tanto los directivos como los educadores del colegio marista consultado reconocen que el documento sólo fue presentado a los directivos; En circunstancias que ya la presente investigación mostraba que “los destinatarios de este documento son los líderes maristas, es decir todos quienes, desde ese servicio, ponen a disposición sus propias capacidades

humanas, profesionales y espirituales para que otras personas, comunidades e instituciones puedan realizarse y realizar la misión que les ha sido encomendada. Tanto un directivo de colegio, como el guía de un movimiento de pastoral juvenil, o un hermano animador de comunidad, o alguien que lidera una comunidad de laicos maristas de Champagnat o una fraternidad(…)” (Ver tabla 9)

Atendiendo al tenor del propio documento y al reconocimiento de la vitalidad del Carisma en la comunidad, se propone dar curso a un proceso de socialización, que liderado tanto por miembros del consejo directivo como de los diversos estamentos, genere espacios de reflexión y también de reacción frente a la propuesta; espacios que también permitan dialogar sobre cómo se está viviendo ese Nuevo Estilo Carismático que se quiere instalar en los diversos estamentos o comunidades de la vida colegial. Aquí tiene cabida el segundo momento de la jornada, generado para socializar, junto a un experto, elementos fundamentales del nuevo LCM. (Ver anexo 7, hoja de trabajo N° 2)

Dada la importancia del proyecto se debe precaver que las acciones no queden sólo en una escucha atenta del experto, posterior diálogo o en una lectura o análisis del documento marco; que sin ser malo, no resultaría óptimo, puesto que sería un modo de acceder a la información contenida en la propuesta hecha por la congregación, pero no necesariamente una forma de llevarlo a la práctica. Lo óptimo será hacerlo en un contexto que releve la importancia de la condición de líderes y lideresas que comparten la condición de creyentes al estilo del Padre Champagnat, por tanto iguales en dignidad. Líderes y lideresas que, además, buscan innovar en la forma de ejercer sus liderazgos. Primero siendo conscientes de su condición de líderes dinamizadores que buscan un progreso conjunto, con un alto sentido de comunidad y de responsabilidad compartida , como decía Heifetz (Heifetz, 2009), tanto en los éxitos como en los fracasos de la instalación de este nuevo estilo de animación y gobierno. Para ello será necesario explicitar

compromisos y tareas compartidas ante los nuevos desafíos. (Ver anexo 7, hoja de trabajo N° 3)

Puesto que la propuesta no es sólo la ocurrencia de unos cuantos representantes de la obra marista, sino más bien surge desde el corazón mismo de la Congregación. De ello han dado cuenta los frutos del XXI Capítulo General que invitó, luego de un profundo discernimiento, a todos los Maristas del mundo a salir de Prisa hacia Nuevas Tierras. Dicha invitación, acogida como llamado ha de entenderse dentro de un contexto de relación con Jesucristo y con el Carisma Marista.

Conscientes de ello, los redactores del documento enfatizan la necesidad de un compromiso personal por parte de sus destinatarios:

“Este documento que estamos entregando a la Provincia es valioso, pero no producirá efectos reales de cambio si es que las personas afectadas por él no adoptan el compromiso personal de hacerlo suyo y no dan los pasos necesarios para responder a sus requerimientos. Las decisiones que las personas actuales y futuras, con responsabilidades de animación y gobierno, tomen en este campo afectarán para bien o para mal a la Provincia. Y ciertamente encaminar los pasos en dirección a esta utopía hará que cada uno de ellos sea mejor profesional y, sobre todo, mejor persona.(Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 31).

Dicho compromiso, para fortalecer la implementación y asimilación del nuevo estilo de LCM puede comenzar con una jornada, pero requerirá de una serie de acciones paralelas que apunten en la misma dirección humanizadora, con el fin de desarrollar esa cultura de liderazgo con sello marista. Entonces , en continuidad con la secuencia iniciada en las Jornadas de Liderazgo Carismático Marista, será necesario un par de pasos más para que toda la comunidad esté alineada con las directrices de la Congregación. La figura 5 muestra esquemáticamente este proceso.

Figura 5: secuencia para dar continuidad a la implementación del nuevo estilo de LCM Potenciar
Figura 5: secuencia para dar continuidad a la implementación del nuevo estilo de LCM
Potenciar
Valores
Maristas
Fortalecer
Vivencia
del
Carisma
Jornadas de
LCM

Fuente: elaboración propia, 2016.

B) Fortalecer la Vivencia del Carisma Marista Herederos del Carisma Marista, llamados a vivir un nuevo estilo carismático

de Animación y Gobierno

Ya se dijo que conforme al análisis de las entrevistas y del focus realizado a

representantes tanto de la Congregación como del Instituto, se alcanzó

claridad en la certeza de que el trabajo asociado a la difusión del Nuevo

Estilo Carismático de Animación y Gobierno, estuvo dirigido en los últimos

dos años, casi exclusivamente, a los consejos directivos de las obras

maristas. Se dijo además que, aun a pesar de este trabajo de socialización,

el nivel de asimilación de los directivos del colegio marista consultado no

alcanzó una apropiación sustantiva de los conceptos contenidos en el

documento marco. Eso no es obstáculo para que hoy se plantee a todos los

docentes como sello de su condición de líderes maristas

Ello no debe llevar a desconocer que otro aspecto, no menos importante,

tiene que ver con la naturaleza del Carisma Marista y de todo Carisma; en el

sentido de que no puede ser impuesto; sino, que brota de la riqueza del

Espíritu y de cómo esta manifestación del Espíritu encuentra eco en la vida

de cada integrante de la comunidad, sea directivo o no. Esto no quita que la

Congregación, preocupada por la persona y por su desarrollo integral facilite

instancias de formación para propiciar la acción del Espíritu; En este tenor,

se propone un itinerario, del cual todos los líderes maristas, mencionados en

la presente investigación, se responsabilicen de su misión; que este nuevo

estilo de animación y gobierno, pueda ser abrazado libremente por alumnos,

apoderados docentes y directivos que desempeñen servicios de animación y

gobierno, con el fin de que les permita vitalizar el Carisma y enriquecer así la

vida en comunidad.

En este punto resulta fundamental comprender que la propuesta

congregacional está orientada a mejorar las condiciones en que se da la

educación evangelizadora en los colegios maristas. Entender que junto con

una espiritualidad concreta, este proyecto de un nuevo estilo carismático

tiene como fuente de inspiración la realidad de los niños que asisten a

nuestros colegios.

“Los niños y jóvenes son la razón de la misión de todo marista. Por lo mismo, también de quienes gobiernan y animan. Éstos tienen claridad de que son ellos quienes están al centro de sus preocupaciones y esfuerzos. Procuran todo lo necesario para facilitar una presencia efectiva y la posibilidad de brindarles tiempo, incluso más allá de lo estipulado para la dedicación profesional. La relación se basa en el afecto, de modo que favorezca un clima de aprendizaje, el desarrollo de valores y la maduración personal.(CPSM, 2014)

Por tanto para la presente propuesta, se torna especialmente atingente un tratamiento del LCM, en el día a día de la comunidad en donde se establecen las relaciones humanas que hacen posible la fecundidad del Carisma. Este tratamiento debe darse de forma paralela al trabajo específico tanto al interior de los diversos ciclos como en los espacios compartidos por apoderados, profesores y alumnos. A nivel teórico, se ofrece el tratamiento de 3 temáticas (ver figura 6) que buscan mejorar la vivencia del Carisma y del clima social de todo el Instituto.

Figura 6: Temáticas asociadas al fortalecimiento del LCM Clima Social LCM fortalecimiento Formación Ciudadana
Figura 6: Temáticas asociadas al fortalecimiento del LCM
Clima Social
LCM
fortalecimiento
Formación Ciudadana
Formación Creyente

Fuente: Elaboración propia, 2016

Formación Creyente Fuente: Elaboración propia, 2016 Clima Formación Humana: Social Escolar, Centralidad de la

Clima

Formación Humana:

Social

Escolar,

Centralidad

de

la

Persona

y

Este aspecto tan básico no puede quedar descuidado, para efectos de instalar de la manera más apropiada la presente propuesta. Puesto que es en las relaciones que se establecen entre docentes y directivos, con los demás actores de la comunidad escolar, en donde se quiere instalar el nuevo estilo de liderazgo carismático.

Para tal efecto será necesario indagar cómo se percibe el clima social escolar entre los actores; determinar a través de un grupo focal, si se trata de una vivencia nutritiva del clima escolar, o más bien de una vivencia de un clima social escolar tóxico.

Para la Congregación, “el clima organizacional hace referencia a los vínculos que establecen las personas y es componente insoslayable para hacer posible la evangelización y el buen trato. Se evidencia en las actitudes y comportamientos que singularizan una convivencia nutritiva y de

comunicación efectiva entre las personas” (Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 11)

Para la presente propuesta , la base, además de estar en el documento de la Congregación que sirve como plataforma, se sostiene en la reflexión realizada por las autoras Aron y Milicic que establecen , además criterios de evaluación de uno u otro nivel de categorización para climas tóxicos o nutritivos, respectivamente (Arón & Milicic, 2012)

La idea de la propuesta es potenciar aquellos aspectos del clima nutritivo que sean más valorados por la comunidad de docentes y directivos del instituto, para que luego se puedan ver favorecidos y fortalecidos los elementos del carisma que la propia congregación quiere instalar.

Se trata entonces de potenciar habilidades sociales que generen climas nutritivos; para ello según el documento, se hace necesario “adquirir competencias funcionales para desarrollar un clima organizacional fraterno en la institución marista y en los distintos campos de misión donde se desempeñen. Algunas de esas competencias son: habilidades sociales, asertividad, saber generar participación, pro actividad, confianza y credibilidad entre las personas, conocimiento personal del equipo de trabajo bajo su responsabilidad, capacidad para escuchar y orientar a las personas en el desempeño de las tareas propias del cargo” (Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 11)

Puesto que se parte de la base que sólo desde una comunidad en donde se vivan relaciones humanas auténticas , podrá cultivarse el sentido de una comunidad fraterna y dispuesta a vivir las funciones de animación y gobierno en clave de servicio tal como lo propone la Congregación.

Dicho de otro modo, sólo en un clima social nutritivo podrán generar los espacios que permitan desarrollar la apertura hacia los otros y se inicien en el hábito de compartir su tiempo, sus talentos y sus capacidades al servicio de los demás (…); [empeñándose] en que, tanto en las instituciones

educativas como en otros ámbitos, sea el servicio un valor prioritario y no la búsqueda de prestigio, de poder o de dinero, por más tentadores que aparezcan.” (Provincia Santa María de los Andes, 2014, pág. 13;16)

A modo de muestra, se adaptó una tabla (ver tabla 11) que muestra las características los climas nutritivos y tóxicos según las autoras señaladas (Arón & Milicic, 2012):

Tabla 11: Climas nutritivos y tóxicos asociados al LCM

Clima Social Escolar Nutritivo

 

Clima Social Escolar Tóxico

 

Percepción de un clima de justicia. Donde todos de una u otra forma participan de las decisiones y la conducción de Instituto

Percepción de injusticia. Donde sólo los líderes conocen y aplican las reglas del juego (EHM, 2015)

Reconocimiento.

 

Ausencia

descalificación.

de

reconocimiento

y/o

Predominio de la valoración positiva.

• Predominio de la crítica.

Tolerancia a los errores.

 

• Sobre focalización en los errores.

Sensación de ser alguien valioso.

• Sensación de ser invisible.

Sentido de pertenencia.

 

• Sensación de marginalidad, de no pertenencia.

Conocimiento de las normas y consecuencias de su transgresión.

Desconocimiento y arbitrariedad en las

normas, y desconocimiento de las consecuencias de su transgresión.

Flexibilidad

de

las

normas.

Por

Rigidez de las normas. Expresada en

medio de un liderazgo distribuido.

líderes maristas que pueden hacer y deshacer (EHM, 2015)

Sentirse respetado en su dignidad, individualidad y diferencias.

No sentirse respetado en su dignidad, individualidad y diferencias. Esto especialmente cuando se promueve la

 

competitividad

y

el

exitismo(GFOCAL-

LIMACHE, 2016).

Acceso y disponibilidad de la información relevante.

Falta de transparencia en los sistemas de información.

Favorece el crecimiento personal.

Interfiere con el crecimiento personal.

 

Favorece la creatividad.

Pone obstáculos a la creatividad.

 

Permite el abordaje constructivo de los conflictos. Desde : “la asertividad, saber generar participación, pro actividad, confianza y credibilidad entre las personas” (CPSM, 2014)

No

aborda

los

conflictos,

o

lo

hace

autoritariamente.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de una adaptación de texto (Arón & Milicic, 2012)

de una adaptación de texto (Arón & Milicic, 2012) Formación Creyente , evangelizadora y Discerniente: Resulta

Formación Creyente , evangelizadora y Discerniente:

Resulta fundamental propiciar una experiencia creyente que ayude a reconocer los pilares de la Tradición Cristiana y Marista: Jesús , María Y el Padre Champagnat.

Para ello se deberá contar con una formación básica bíblico-teológica que posibilite en docentes y directivos compartir su propia experiencia creyente y enriquecer las diversas formaciones que traen cuando ingresan a él.

Aquí es esencial abandonar la idea de que sólo con una formación teórica se puede lograr una buena asimilación de los contenidos de la fe; Se trata más bien de realizar esta formación como una invitación a profundizar de manera experiencial encuentros que posibiliten sentir, conocer y celebrar personas y acontecimientos centrales para la Tradición Marista.

En el plano práctico y desde la gestión, se puede propiciar un espacio de una hora pedagógica al mes, en los consejos de profesores, donde también hay

directivos, para hacer una lectura del Evangelio, al modo de una Lectio Divina, que permita conectar texto y vida. De modo similar, hacer lecturas de textos asociados a la vida del fundador de la Congregación, que permitan conectar de manera renovada, sus preocupaciones y respuestas ante problemáticas sociales de su tiempo, con las preocupaciones y respuestas de profesores y directivos del tiempo presente.

Urge la necesidad de reinstalar la idea de que todos, docentes y directivos, están llamados a evangelizar y vivir procesos pastorales. Esto es de vital importancia para poder acompañar procesos de construcción de comunidades cristianas al interior del Instituto Marista.

Un último elemento referido la formación creyente tiene que ver con un aspecto que para el fundador de la Congregación resultaba central: se trata de descubrir en todo la Voluntad de Dios. El Padre Marcelino Champagnat la tenía muy presente en la Fundación del Instituto; es más a la espera de su aprobación por las autoridades eclesiásticas francesas no dejaba de señalar que los esfuerzos humanos serían inútiles si la Voluntad de Dios no los acompañaban.

“Estamos haciendo los preparativos para París. Encomiende incesantemente este asunto al Señor para que sólo suceda lo que Dios quiere y nada más; su Santa Voluntad, eso es todo. Es inútil que pensemos de otra manera, nos agitaríamos en vano, tan sólo la Voluntad de Dios” (Sánchez, 2012, pág. 80)

En sintonía con el tenor del texto, que refleja un aspecto central del carisma desplegado por el fundador y de quien lo quiera vivenciar; la presente propuesta invita a tener en cuenta, el ofrecimiento de espacios de reflexión y discernimiento guiado, en donde docentes y directivos puedan hacer un alto en medio de sus labores y mirar lo que ocurre en sus vidas a la luz del Evangelio. Esta instancia resulta crucial para la toma de buenas decisiones que sintonizan, a su vez, con el torrente propio del Carisma; enriqueciendo

tanto la vida personal del docente que accede a la instancia, como la vida del

instituto que, a la luz de la fe, va viendo cautelada la fecundidad del Carisma

luz de la fe, va viendo cautelada la fecundidad del Carisma Formación ciudadana y socio-política: En

Formación ciudadana y socio-política:

En este punto cobra relevancia el “para qué” de la educación marista

recogido en un texto que ha sido citado pero que merece un nuevo enfoque:

“el centro de la misión de Marcelino Champagnat era “dar a conocer a

Jesucristo y hacerlo amar”, viendo en la educación el medio de llevar a los

jóvenes a la experiencia de la fe, y de hacer de ellos “buenos cristianos y

buenos ciudadanos” (Comisión Internacional Marista de Educación, 1998,

pág. 18).

Si atendemos al “para qué” asociado a la formación de buenos ciudadanos,

no se puede desconocer la necesidad de que tanto docentes como directivos

estén bien formados en ese ámbito; la presente propuesta busca cubrir esa

necesidad generando espacios de reflexión y formación tanto en las

problemáticas sociales, como en las soluciones a las cuales se puede

aportar desde el instituto.

C) Potenciar los Valores Maristas:

La originalidad del Liderazgo Carismático Marista se ha ido construyendo

sobre la base de principios, valores o núcleos que pertenecen tanto a la

historia del fundador, como a elementos propios de la evolución de

comunidad marista. En dicho sentido, uno de los hallazgos del análisis del

material recopilado en la presente investigación nos mostró que no se puede

entender el Carisma sin estos valores que forman parte de la herencia

marista.

“Este liderazgo va de la mano de un carisma. Por lo tanto, si va de la mano

de un carisma que antes lo testimoniaba la figura de un hermano per sé,

porque era un hermano marista, hoy día este carisma está adosado a estos

elementos que son propios de los valores y de los núcleos que nosotros les

llamamos (…) Que brota de una espiritualidad concreta, que se inspira en

María y Marcelino, hacer que los niños comprendan. Después habla de las

características del estilo. Y aquí están todos los núcleos. El sentido de

familia, la fraternidad, el énfasis en la presencia, la sencillez, comprometido

con los pobres, humilde y confiado, etc.” (ELM, 2015)

El documento marco que sirvió de base a la presente investigación explicita

con claridad que los valores asociados al liderazgo, cuentan con núcleos e

indicadores bien específicos que permiten orientar las relaciones humanas

que se establecen al interior del instituto. En la presente propuesta, es de

vital importancia conocer estos valores , núcleos e indicadores para estar

muy alineados con la Misión y Visión de la Congregación; no por un infantil

sentido del deber, sino por la convicción que brota de decisiones libres y

responsables.

El documento nos ofrece un “Marco orientativo de cómo afrontar, desde la

fraternidad, las relaciones de los animadores y personas de gobierno entre sí

y con las personas con las que se relacionan. Los núcleos son los ejes

centrales que se constituyen en fuentes vivas de animación y gobierno. Nacen de los valores de la Congregación y su mención y definición iluminan

el servicio que prestan quienes tienen alguna responsabilidad de gobierno y

animación. Por su parte, los indicadores de estos núcleos, con el fin de evitar abstracciones, definen en forma concreta y operativa, cómo hacerles presentes en las respectivas tareas de animación y gobierno.

Desde el presente estudio se ofrece un cuadro sinóptico de dichos núcleos en la siguiente tabla (Tabla 12).

Tabla 12: Núcleos del LCM

Núcleos o ejes que han de estar presente en la animación y gobierno de todo Líder Carismático Marista

Un estilo de liderazgo carismático marista horizontal, democrático, transformador y distribuido

El estilo de animación y gobierno debe brotar de una espiritualidad concreta

El estilo debe estar inspirado en María y Marcelino

Un estilo que acerque a los niños, niñas y jóvenes

Un estilo que sabe a familia y fraternidad

Un estilo que enfatiza la presencia

Un estilo que es sencillo

Un estilo solidario y comprometido con los pobres

Un estilo humilde y confiado

U