Sei sulla pagina 1di 16

MODULO PSICOLOGIA

UNIDAD CURRICULAR Psicología Social

CURSO: Psicología Social Año: 2013 Semestre: 3er.

Código:

612

Tipo de Curso:

Obligatorio

Créditos:

10

ENCARGADA/O DE LA UNIDAD CURRICULAR: Prof. Adj. Gabriela Etcheverry DOCENTE RESPONSABLE DEL CURSO:

Prof. Adj. Nelson De León Prof. Adj. Gabriela Etcheverry Prof. Adj. María Ana Folle Prof. Adj. Jorge Maceiras Prof. Tit. Joaquín Marqués Prof. Adj. Lis Pérez

BIBLIOGRAFIA BÁSICA:

II - La construcción del conocimiento en psicología social. Producción de saber y verdad. La construcción dialógica de conocimiento. El lugar del saber popular. Territorio, ámbito y campo. Herramientas para el pensamiento crítico.

II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.
II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo . En Etcheverry, G.

II.d. Maceiras J. & Bachino, N. (2008). Territorio, ámbito y campo. En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria. Montevideo:

y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria

Levy.

y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria
y campo . En Etcheverry, G. & Protesoni, A. (Eds.) Derivas de la Psicología Social Universitaria

PARA USO EDUCATIVO

Introducción

Territorio, Ámbito y Campo 1

Lic. Natalia Bachino Mag. Jorge Maceiras Besnati

Nos gustaría aludir que aquí no pretendemos agotar la temática a tratar, y a la vez, especificar que nuestro propósito es ante nada situarnos en la perspectiva de generar las condiciones de posibilidad para la interlocución con aquellos actores que así lo entiendan. Las categorías que trabajaremos a lo largo de esta comunicación son territorio, ámbito y campo, que como se verá, están vinculadas a posturas epistémicas. Tienen que ver con las posibilidades de conocer y comprender lo que ahí, en la delimitación de un recorte de realidad puesto a consideración, el sujeto que asume tal encargo despliega. En otras palabras, tiene que ver con la naturaleza de la relación entre quien pretende conocer y comprender y aquello que tiene por destino ser comprendido o conocido. Someramente queremos mencionar que desde el punto de vista epistémico nos situamos en la perspectiva que considera al mismo en términos de teoría del conocimiento, cuestión esta que nos independiza de dar cuenta del estatuto científico de las categorías a trabajar. “Este tipo de epistemología reflexiona sobre cómo se construye el conocimiento humano; intenta reflexionar sobre las condiciones de emergencia en que surgen los saberes, las posibilidades de enunciación, los niveles de validez y las relaciones que establecen con otros saberes.” (Folle & Protesoni, 2005: 42) Nos referiremos a las condiciones de surgimiento de las nociones antes mencionadas pero no para solidificarlas, hasta aquí territorio, hasta aquí ámbito, hasta aquí campo, sino para ver que en realidad no existen como categorías puras, todo lo contrario, se hallan en constante interpenetración y movimiento, a veces territorio, a veces ámbito, a veces campo. Transitaremos por el análisis y crítica de algunos dualismos, en particular los que interpelan las díadas sujeto-objeto y teoría-práctica. Ejercicio de la crítica que implicará

1 Esta comunicación es una versión revisada y ampliada de la que presentamos como docentes, en un espacio de trabajo diseñado en forma plenaria en el Curso de Introducción a la Psicología Social del Área de Psicología Social de la Facultad de Psicología de la UR. Agradecemos la revisión y corrección realizada a este trabajo por la Prof. Adj. Mag. María Ana Folle.

mostrar que en la creación de estos dualismos no hay nada de natural, todo lo contrario, todo naturalizado. Finalmente daremos cuenta de que las categorías referidas mantienen una relación de interconexión, continuidades y discontinuidades; no obstante lo cual, las estamos presentando claramente discriminadas solo con fines didácticos, sabiendo que a la hora de intervenir éstas se muestran con límites difusos.

Territorio

“…de un cuerpo inepto, se ha hecho la máquina que se necesitaba; se han corregido poco a poco las posturas; lentamente una coacción calculada recorre cada parte del cuerpo, lo domina, pliega el conjunto,

lo vuelve perpetuamente disponible Michel Foucault

La palabra territorio remite a “porción de la superficie terrestre perteneciente a una nación, región, provincia, etc. || 3. Circuito o término que comprende una jurisdicción, un cometido oficial u otra función análoga. || 4. Terreno o lugar concreto, como una cueva, un árbol o un hormiguero, donde vive un determinado animal, o grupos de animales relacionados por vínculos de familia, y que es defendido frente a la invasión de otros congéneres.” (Real Academia Española, 2001: 2165) Vemos que se sugiere soberanía y delimitación precisa de una cierta porción de realidad que está sujeta a formaciones instituidas de gobierno que la rigen y administran, y que por tanto reivindican autonomía e independencia de acción sobre ella. Metáfora que nos sitúa en la perspectiva de pensar las disciplinas invariablemente ligadas al territorio, ejerciendo poder, soberanía, dominación y exclusión de todo aquello que le es ajeno (“otros congéneres”) La noción de territorio es tributaria a una concepción epistemológica positivista propia de la modernidad, la que erige a las disciplinas como organizadoras del conocimiento, y en términos globales de una cosmovisión del mundo regida por la primacía de la razón y el progreso permanente y lineal. Es en este sentido donde advertimos que todo acto de conocimiento que contempla un objeto a conocer y un sujeto cognoscente se concibe en compartimentos estancos, fragmentados, hendidos, partidos, separados, desdoblados, descompuestos (splitting). “…el hombre se pensaba radicalmente separado de la naturaleza; observador y observado eran términos rigurosamente separados. En un universo domesticado de esencias estables, de procesos reversibles, de leyes universales, reglado y predictible […] creía poder observar desde una perspectiva exterior independiente y arrancar al

mundo-objeto sus secretos para dominarlo a su arbitrio, sólo un proyecto era posible:

conocer para dominar.” (Najmanovich, 1995: 53) Reparamos que la modernidad pone el énfasis en la razón como valor último, desplazando en este sistema de conocimiento a la emoción del sujeto cognoscente. La emoción en este universo se percibe como interferencia u obstáculo ya que le estaría quitando el estatuto científico a ese conocimiento, por lo tanto en este momento la implicación queda colocada en el lugar de lo impensado. Entendiendo por aquella al conjunto de relaciones concientes e inconcientes que los actores mantienen con los sistemas institucionales donde despliegan el acto cognoscitivo. Queda entonces excluida la posibilidad de que el sujeto se interpele por las circunstancias involucradas en la acción particular de conocer, lo que estaría obturando la capacidad del pensar en relación a lo que se hace, así como en relación al saber cómo se piensa en ese hacer. El sujeto que ejerce la acción de intervenir con la disposición de conocer es en este caso el técnico, y se ubica separado del recorte de realidad que define como su objeto de estudio. Objeto formal y abstracto que es medible, reproducible, cuantificable, autónomo, no contradictorio y unívoco y que se halla desligado de un sujeto cognoscente, que a su vez tiene las características de ser a-histórico, aséptico, trascendente y que en su interpretación de la realidad buscará verdades últimas regidas por la obtención de una pretendida objetividad. Clara primacía de la lógica de lo uno e imposibilidad de considerar lo múltiple que conllevaría la inclusión en el acto cognitivo de aproximaciones a otros campos disciplinarios. Modo de pensar y operar que en definitiva no supera los reduccionismos que son propios a las lógicas de objeto discreto “que se delimitaron en los momentos fundacionales de las ciencias humanas [y] que territorializaron tales saberes en disciplinas académico-profesionales…” (Fernández, 2007: 28) Se busca entonces generar visibilidad y comprensión a la vez que construir estrategias de intervención desde un territorio disciplinario y disciplinante. La teoría y la técnica despliegan en este sentido su mayor violencia simbólica, ya que diagraman cual lenteque se antepone a la mirada del técnico para indicarle y construirle el objeto de estudio que tiene ante sí. Violencia simbólica que consiste en poner formas reconocidas como convenientes y legítimas, produciendo efectos territorializantes que no se presentan como tales al percibirse como universales. Foucault diría que una de las razones de la eficacia del ejercicio del poder es que oculta parte de sus propios mecanismos; en este sentido, la violencia simbólica nunca se presentaría como tal y sus axiomas y dogmas no se cuestionarían sino que serían atribuidos al orden de las cosas, a lo natural.

El técnico, que a ciencia cierta de investigador tiene poco, interpreta y aplica, buscando de esta forma reencontrarse con un conjunto de certezas que empalmen

con el universo teórico disciplinario desde el cual partió. En última instancia, lo que se estaría buscando es el reconocimiento de ese universo teórico antes que cualquier eventualidad de un conocimiento nuevo, impredecible, que sorprenda. Aquí la lógica que impera es la de la trascendencia, a saber, a partir del código propio del territorio teórico disciplinario y mediatizado por la técnica, se va a otorgar un sentido a lo que se entiende acontece en aquel lugar definido como recorte de realidad

u objeto que se halla reservado a la indagación. Estamos ante el gobierno de las

técnicas (tecnocracia), y estas pasan a ser “instrumentos cristalizados, arrancados de las realidades que les dieron vida y considerados con un valor „en si‟ de carácter universal” (Raggio, 1999: 72)

El dualismo teoría-práctica ostenta su mayor cristalización, de hecho ubicados en este

registro epistémico podemos pensar que el nivel de articulación (y si hay algo para articular es porque está disociado) se da a partir de la noción de praxis. Entendida esta como la puesta en juego de una intervención sobre un recorte de realidad desde un

referente teórico y que en el encuentro con el referente empírico (lo que podríamos

llamar práctica), produce un efecto de retorno sobre la teoría en donde esta se ratifica

o rectifica.

Tomando como ejemplo, y para ilustrar cómo opera un territorio disciplinario, podemos remitirnos a las primeras experiencias de aplicación (y subrayamos esta palabra) del psicoanálisis a los grupos. 3 Ahí vemos cómo se extrae del psicoanálisis su teoría y su técnica creada para ser desplegada en un espacio de trabajo dual, y se la extrapola hacia un espacio de trabajo grupal. Y un momento donde esto se manifiesta claramente es en las primigenias intervenciones del psicoanálisis en los grupos. Donde se consideraba “…absolutamente válido [al psicoanálisis] para interpretar regiones de otras territorialidades disciplinarias; esto implica no considerar otros campos disciplinarios como tales, sino como meros espacios de aplicación del psicoanálisis. Este tipo de extrapolaciones que suelen constituir -aun hoy- fuertes impensables del psicoanálisis, pudieron hacer posible que estos primeros psicoanalistas de grupo consideraran que solo era cuestión de trasladar el bagaje tecnológico y su forma de contrato dual al colectivo, sin necesidad de grandes modificaciones.” (Fernández, 1989: 95)

3 Véase la primera parte del capítulo 4: Hacia una Clínica Grupal del libro de Ana Ma. Fernández “El Campo Grupal –notas para una genealogía”

Actualmente vemos que este artificio resulta sumamente rudimentario, ya que la violencia que se ejerce desde la teoría y la técnica es aquí evidente. Coerción que recae sobre lo que se pretende conocer o comprender a punto de partida de no reconocerlo como un universo con legalidades propias o a descubrir, pero claramente diferenciable del setting psicoanalítico tradicional.

Ámbito

“…líneas de articulación o segmentaridad, estratos, territorialidades; pero también líneas de fuga, movimientos de desterritorialización y de desestraficación.” Gilles Deleuze & Félix Guattari

La noción de ámbito tal cual la plantea José Bleger en “Psicohigiene y psicología institucional” en los años 60‟ es una categoría que aunque por momentos remite al disciplinamiento propio del territorio, por otros, tiene la capacidad de abrir el abanico a nuevas prácticas psicológicas que muestran atisbos rupturistas. Estos involucran una ampliación de los lugares de intervención del psicólogo, al tiempo que promueven el desarrollo de nuevos modelos conceptuales. Es por ello que desde una perspectiva actual lo entendemos como una categoría bisagra, entre la noción ya referida de territorio y la que trabajaremos más adelante de campo. José Bleger era médico, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) docente universitario y discípulo de E. Pichon Rivière, por lo que toma de él, entre otros aportes, el de epistemología convergente “según la cual las ciencias del hombre conciernen a un objeto único: „el hombre-en-situación‟ susceptible de un abordaje pluridimensional. Se trata de una interciencia, con una metodología interdisciplinaria, la que funcionando como unidad operacional permite un enriquecimiento de la comprensión del objeto de conocimiento y una mutua realimentación de las técnicas de aproximación al mismo.” (Pichon Rivière, 1985: 12) Por otro lado Bleger también es influenciado por las concepciones de estrategia de Atención Primaria en Salud (APS) que comienzan a desplegarse a nivel mundial en ese momento histórico. En la misma, el hombre es entendido como un ser bio-psico-social y por lo tanto compartimentado por distintas disciplinas en una lógica propia del territorio. Es en este escenario que Bleger convoca al psicólogo al trabajo en salud pública y en el espacio público en general, interrogando fuertemente las prácticas hegemónicas en psicología que tenían lugar en la época y que eran principalmente la del profesional

liberal, psicoanalista, trabajando desde la enfermedad y en forma individual en el consultorio privado. Es así que plantea que “El psicólogo clínico debe salir en busca de su „cliente‟: la gente en el curso de su quehacer cotidiano.” (Bleger 1991: 37) Al considerar relevantes las nociones pichonianas de hombre-en-situación y salud y enfermedad como un continuo, vemos cómo Bleger está apuntando a comprender al sujeto en el transcurrir de su vida cotidiana, afirmando que es aquí donde es necesario intervenir para prevenir la aparición de la enfermedad o promover conductas más saludables. Manifiesta asimismo que es preciso desarrollar nuevos instrumentos conceptuales, dispositivos de intervención y una concepción de trabajo en equipo interdisciplinario. También relaciona estrechamente la práctica con la investigación, donde la primera ya no es una mera aplicación de la técnica, y es aquí donde observamos que se ve influenciado por la metodología de investigación-acción de Kurt Lewin. Y esto le permite plantear que la práctica no está subordinada a la investigación sino que es su centro, y siendo consecuente con ello, critica al modelo médico asistencial disociado de la investigación, al tiempo que busca interrogar las prácticas psicológicas de la época, ampliando los ámbitos de intervención a la vez que los modelos conceptuales. “El enfoque social es doble: comprende movilidad y ampliación de los modelos conceptuales, y extensión del ámbito de trabajo. Para ello es necesario el desarrollo de nuevos instrumentos de trabajo que permitan el abordaje de cualquiera de los ámbitos con modelos conceptuales de otros. Bleger buscó responder algunas interrogantes del orden de ¿dónde intervenir?, ¿cómo y con qué?, ¿sobre quién o qué se interviene?” (Etcheverry, 2001:102) La noción de ámbito a veces aparece referida a un lugar físico y otras como modelo conceptual. A lo largo de “Psicohigiene y Psicología Institucional” por momentos refiere al ámbito como lugar de trabajo entendido empíricamente (individuos, grupos, instituciones y comunidades) y es ahí cuando lo encontramos más cerca de la noción de territorio antes trabajada y de un paradigma positivista, ya que estaría posicionado desde una lógica del objeto discreto. De todas formas creemos que intenta hacer un movimiento para salirse de esta restricción al establecer en su esquema la siguiente distinción. “Conviene aclarar que no son sinónimos y que, por lo tanto, no coinciden psicología individual y ámbito psicosocial, tanto como tampoco coinciden psicología social con ámbito sociodinámico; la diferencia entre psicología individual y social no reside en el ámbito particular que abarcan una y otra, sino en el modelo conceptual que utiliza cada una de ellas; así, se puede estudiar la psicología de grupos (ámbito sociodinámico) con un modelo de psicología individual, tanto como se puede estudiar al individuo (ámbito psicosocial) con un modelo de la psicología social”. (Bleger, 1991:

48) Es en este sentido que nos permite pensar que la psicología social no se encuentra definida ni por el número de personas con las que se trabaja, ni por el lugar donde se trabaja, sino por el enfoque con el que se trabaja. Por ello entendemos que la mayor potencia del término ámbito se encuentra cuando la referencia al mismo es en términos de modelo conceptual, donde el ámbito “…comprende la extensión o amplitud particular en que los fenómenos son abarcados para su estudio o para la actividad profesional.” (Bleger 1991: 51-52) El autor en cierta medida problematiza el curso del desarrollo histórico que han seguido los modelos psicológicos hegemónicos, los que tomando modelos conceptuales gestados para pensar los fenómenos que ocurren en el sujeto, los han trasladado para describir o caracterizar lo que acontece en las “agrupaciones humanas”. Claramente reparamos en que son insuficientes para manifestarse sobre las peculiaridades que en estas tienen lugar, y por eso destacamos la propuesta en cuanto convoca al desarrollo y creación de modelos conceptuales que puedan dar cuenta de los fenómenos específicos que en esas “agrupaciones humanastienen lugar. “En cuanto a la ampliación de ámbitos, el desarrollo de la psicología ha seguido el curso del sentido A, pero esta dirección ha coincidido en cierta medida con una extensión de los modelos de la psicología individual a todos los otros ámbitos.” (Bleger, 1991: 48)

A (Grupos) Sociodinámico Comunitario Psicosocial Institucional (Comunidades) (Individuos) (Instituciones) B
A
(Grupos)
Sociodinámico
Comunitario
Psicosocial
Institucional
(Comunidades)
(Individuos)
(Instituciones)
B

(Bleger, 1991: 47)

El sentido A estaría mostrando que los ámbitos en términos de modelos conceptuales,

yendo del individuo al grupo, a la institución y a la comunidad, generan un efecto de territorialización con la consecuente violencia simbólica. Aquí se hace visible el sesgo rupturista del planteo blegeriano, al que ligamos con la salida de esa lógica

disciplinaria unidireccional que se halla representada por el movimiento en la dirección

y sentido A. Por ello entendemos que este aporte lo ubica en el terreno de la

innovación, la que estaría planteada a partir de indicar la apertura a la movilidad y al uso de modelos conceptuales que provienen de diversos ámbitos, los que en su accionar son los que configuran el movimiento en el sentido B. El autor entonces dirá que “…a medida que vamos abarcando en la práctica nuevos ámbitos y se estructuran nuevos modelos conceptuales adecuados, se impone el sentido B.” Esta concepción nos permite por ejemplo al trabajar en clínica con un sujeto (individuo desde el texto de Bleger), poder pensar los distintos planos que lo componen así como las diversas dimensiones que se hallan “jugadasen esa singularidad; donde el mismo está incluido en distintos grupos, su familia (como forma distintiva de grupalidad), una determinada comunidad, al tiempo que es subjetivado por múltiples instituciones. También nos habilita en la utilización de una herramienta, como por ejemplo el mapa de red, surgido para intervenir en determinado ámbito como lugar empírico (comunidad), para trabajar en otro como puede ser la clínica individual, donde se lo estaría utilizando para abordar y comprender las redes sociales de un paciente

determinado. Vemos claramente cómo Bleger propone una inflexión respecto al modelo conceptual predominante, que estaba centrado en las disciplinas, con alto nivel de especificidad y bien delimitadas unas de otras. En dicho modelo al individuo debía abordárselo con teoría y técnica de alguna rama de la psicología individual, sea esta psicoanalítica o cognitivo comportamental, por nombrar dos; igualmente con un grupo, al que debía tratárselo con teoría y técnica de grupos, y lo mismo con los otros espacios demarcados (instituciones y comunidades), pero siempre, siempre manteniendo la relación entre el recorte espacial y la teoría y la técnica que para dicho ámbito se había gestado.

Campo

“La orquídea se desterritorializa al formar una imagen, un calco de avispa; pero la avispa se reterritorializa en esa imagen. No obstante, también la avispa se desterritorializa, deviene una pieza del aparato de reproducción de la orquídea; pero reterritorializa a la orquídea al transportar el polen”.

Gilles Deleuze & Félix Guattari

Lo que nos sugiere la noción de campo antes que nada, es que no estamos ante un objeto discreto con las cualidades que les son propias y que se constituyeron como tales en el encuentro con una forma de posicionamiento epistémico del sujeto cognoscente. Al decir de Ana Mª. Fernández y Juan C. De Brasi “campo que rescata lo diverso como aquello que agrupa lo discontinuo, sin cultivar lo homogéneo” 4 y que nos ubica en una concepción epistemológica de la complejidad “que implica una nueva manera de pensarnos a nosotros mismos, la ciencia que producimos y el mundo que construimos gracias a nuestras teorías y nuestra capacidad creativa.” (Dabas & Najmanovich, 1995: 62) Por lo tanto, si nos pronunciamos en términos de campo es porque nos distanciamos definitivamente de pensar en términos de objeto discreto, situación que amplía las posibilidades respecto a lo que se investiga, pudiendo pensar ahora sí desde la lógica de la paradoja y de lo discontinuo, dejando atrás un pensamiento lineal causaefecto. Este movimiento de descentramiento estaría implicando posicionarse desde una epistemología que contemple lo transdisciplinario, lo que posibilitaría generar mayor visibilidad ya que se minimizarían ciertos puntos ciegos, entendiendo por estos un cierto campo de visión epistémico que no es advertido, fenómeno que también involucra el no darse cuenta que no se ve, es decir, una ceguera de segundo orden. 5 En tal sentido lo que una teoría no permite percibir no son sus ocasionales errores o fallas sino sus impensados, o sea, aquellas invisibilidades producidas a partir de sus condiciones de posibilidad de enunciación. Poniendo a consideración el dualismo sujeto-objeto, al ejercer sobre este par dicotómico una mirada crítica desde esta perspectiva concluimos que ya no es sujeto cognoscente y objeto a ser conocido. Todo lo contrario o al menos todo diferente, el signo que los separe o los una no debe ser ya (-) sino (:), para así poder plantear la díada en términos de sujeto: objeto, buscando indicar de esta manera que la relación que establecen es de indeterminación. “La relación es de incertidumbre, lo cual nos remite a un camino de investigación. Hablamos de procesos a elaborar, porque la relación no está marcada y no sabemos bien cuál es la relación…” 6 Indicamos así que

4 Véase Ana Mª Fernández & Juan C. De Brasi (comp.) Tiempo histórico y campo grupal -Masas, grupos e instituciones-, p. 15.

Véase el artículo de Heinz Von Foerster Visión y conocimiento, disfunciones de segundo orden”, donde desarrolla ampliamente entre otras, esta noción de ceguera de segundo orden así como la de punto ciego.

6 Véase el artículo referenciado de Juan C. De Brasi (1995) “Grupo: Multiplicidad”, él trabaja con esta puntuación para dar cuenta de que la relación es de incertidumbre y

5

las fronteras que unen separando o separan uniendo son difusas, porosas, de límites inexistentes o imprecisos, lo que nos habilita a pensar en términos de conexiones y acoples. Condición de posibilidad para pensar en términos de multiplicidad, lo que lleva implícito el trabajo en el entre, en el “y”, donde se establece entre los elementos la síntesis conectiva que es lo inmanente mismo del encuentro. La figura que se ubicaría en el lugar del sujeto cognoscente queda claro que aquí no es la del técnico, asentado en formaciones de dominación y ejercicio de una violencia simbólica y disciplinaria, sino la del investigador, ya que como vimos, no hay nada que aplicar. Trabajaremos entonces con dos categorías que formuladas en términos de campo nos permiten especular cómo se interviene y piensa en relación a un recorte de realidad donde ya no existe un sujeto cognoscente escindido de un objeto de conocimiento. Donde al primero lo concebimos desterritorializándose para advenir constructor de un campo de conocimientos, al tiempo que al segundo, campo de problemáticas a formular. Enfoque que está indicando que ninguno posee existencia propia en tanto se conforman como tales en el encuentro, y es por ello que les corresponde ser pensados en términos de inmanencia. Y más aún al considerar que lo realmente importante es el proceso de conocimiento en un espacio abierto, interconectado y susceptible de adaptación y modificación en conexión con una realidad que es antes que nada contextual. Es decir, solo funcionan en conexión, acoplando, siendo asimilados al modelo de la máquina y no al de la mecánica. La forma en que opera la mecánica es cerrada sobre si misma, la máquina por el contrario no funciona nunca de manera aislada, siempre conectando, siempre borrando las fronteras o haciéndolas difusas, operando por flujos. “El trabajo en campos de problemas y no de objeto unidisciplinario implica considerar que pensar problemáticamente es trabajar ya no desde sistemas teóricos que operen como ejes centrales sino pensar puntos relevantes, que operen permanentemente descentramientos y conexiones no esperadas; el problema no es una pregunta a resolver sino que los problemas persisten e insisten como singularidades que se despliegan en el campo.” (Fernández, 2007: 29) En términos de campo no hay un lugar para lo teórico por un lado y lo práctico por otro como categorías disociadas, ya no teoría-práctica, solo relaciones de indeterminación (teoría: práctica) Es en este punto donde nos permitimos seguir a Foucault dialogando

con Deleuze cuando manifiestan: “La práctica es un conjunto de conexiones de un

punto teórico con otro, y la teoría un empalme de una práctica con otra. [

en lo que una teoría no expresa, no traduce, no aplica una práctica; es una práctica.” (Foucault, 1992: 78-79) Indicamos y reiteramos, desde este posicionamiento no se piensa ni opera desde un marco teórico que estaría signado por la lógica de lo uno y sumido en criterios de verdad adhiriendo a relatos totalizadores y totalizantes. Se trata de construir instrumentos para pensar campos de problemáticas, donde la constitución del campo de conocimientos desde donde intervenir se va construyendo atendiendo a lo específico, lo local y puntual, y donde no tienen cabida cristalizaciones teórico-técnicas con criterio de universalidad. Situados en este enfoque es que nuevamente recordamos el diálogo de Foucault con Deleuze cuando expresan: “Eso es, una teoría es exactamente como una caja de herramientas […] Es preciso que sirva, que funcione. Y no para uno mismo. Si no hay personas para utilizarla, comenzando por el teórico mismo, que deja entonces de ser teórico, es que no vale nada, o que el momento no llegó aún.” (Foucault, 1992: 79) Ya no marco teórico ni disciplina, la tarea propositiva entonces apunta al desdisciplinamiento de los cuerpos disciplinarios, cuestión que implica incurrir en procedimientos complejos por cierto y que están encaminados hacia una elucidación crítica, la que podríamos descomponer siguiendo a Ana Ma. Fernández en tres grandes líneas: desnaturalizar los dominios de objeto instituidos sin por ello invalidar los conocimientos que ellos han producido y producen. […] deconstruir las lógicas desde donde han operado sus principios de ordenamiento, [y] genealogizar, o al menos realizar algunos rastreos genealógicos que permitan interrogar los a priori desde los que un campo de saberes y prácticas ha construido sus conceptualizaciones.” (Fernández, 2007: 28) Nos gustaría ejemplificar sobre algunos de los aspectos presentados en este ítem a través de la siguiente viñeta: un hombre oriundo del medio rural se dispone a solicitar un tratamiento psicológico y en una primera instancia se le propone una frecuencia semanal de 2 sesiones de 50 minutos de duración. Se va viendo a lo largo de los primeros encuentros que esos minutos no son suficientes para que el paciente pueda desplegar un discurso que habilite a trabajar y pensar sobre su padecimiento. Luego de 2 o 3 sesiones de 50 minutos hay una comprensión por parte del psicoterapeuta acerca de aquello que insistiendo se presenta como obstáculo al trabajo clínico. La suposición que se construye por parte de este, recae sobre la existencia de una temporalidad diferente que no es la urbana. Se busca no violentar técnicamente esa disposición y consecuentemente se la considera e incluye en el trabajo clínico, es a

] Es en esto

partir de ello que se propone un cambio que consiste en una frecuencia de una sesión semanal pero de 100 minutos (es decir 1hora 40minutos). Allí, inmanentemente, se constituyó un campo de problemas a la vez que campo de conocimientos, en el entremedio, en el espacio de trabajo que es espacio de producción. Campo de problemas porque ya no hay una sujeción intransigente al referente temporal establecido a priori, nada a aplicar, sí “…desdisciplinar las territorializaciones disciplinarias, para poder demarcar las cuestiones de otro modo.” (Fernández, 2007:

28) Y también campo de conocimientos, porque el técnico adviene investigador, en tanto ya no hay una primacía de la técnica como criterio de verdad al interrogar el precepto que dice que es en 50 minutos que se tiene o debe desplegar un discurso en la clínica. “Los procesos de conocimiento están insertados de este modo a partir de sus historicidades, implicaciones, estrategias discursivas y extradiscursivas, afecciones singularizadas y requerimientos que los frenan o potencian…”. (Fernández & De Brasi, 1993: 14) En este ejemplo tan breve y que solo abarca algún aspecto de lo que aquí pretendemos mostrar, vemos cómo sería proceder en términos de campo, apartándose de territorializaciones técnico-disciplinarias al interrogar una regla que el encuadre psicoanalítico considerara un a priori de valor universal. Vemos también cómo este movimiento (el que propone el psicoterapeuta) posibilitó generar visibilidad sobre las temporalidades, que sería una de las líneas de análisis que componen el dispositivo de intervención y donde se deja entrever que dispositivo y encuadre son puestos a consideración como categorías claramente diferenciables. 7

Desenlaces

No es lo mismo estar inconcluso que estar indeciso. Estar inconcluso quiere decir estar vivo. Marcelo Percia

7 Véase el artículo referenciado “¿Que es un dispositivo?”, allí Deleuze dirá que un dispositivo es como una especie de ovillo o madeja y propone pensarlo como un conjunto de líneas hilos- que se entrecruzan de manera compleja, a la manera rizomática y no arborescente. Nos dice que “esas líneas del dispositivo no abarcan ni rodean sistemas cada uno de los cuales sería

sino que siguen direcciones diferentes, forman procesos

homogéneo por su cuenta [

siempre en desequilibrio y esas líneas tanto se acercan unas a otras como se alejan unas de otras. Cada línea está quebrada y sometida a variaciones de dirección (bifurcada,

ahorquillada), sometida a derivaciones.”

],

Nuestra intención, como esperamos se haya podido observar, fue darle trámite a las tres categorías puestas a consideración en la perspectiva de conocer y comprender algo más acerca de ellas. Algunas de las ideas propuestas por Deleuze y Guattari cuando trabajan sobre el Modelo tecnológico en “1440 Lo Liso y Lo Estriado”, nos posibilitan pensar la relación que se despliega en torno a la díada territorio y campo, pero no para fijarlos como par en radical oposición, nuevamente todo lo contrario o por lo pronto diferente, para pensarlos sí, pero antes que nada en movimiento. Nuestra disposición es promover la expansión de lo hasta aquí expresado con el trabajo sobre lo metafórico, valga para ello la idea de que una lenteque se antepone al observador lo puede hacer advenir técnico o investigador. Lente-tejido-disciplina o lente-fieltro-transdisciplina respectivamente. “Un tejido presenta en principio un cierto número de características que permiten definirlo como espacio estriado. […] el fieltro, procede de forma totalmente distinta, como un antitejido. El fieltro no implica ninguna separación de los hilos, ningún entrecruzamiento, sino únicamente un enmarañamiento de las fibras [] Un conjunto imbricado de este tipo no es en modo alguno homogéneo: sin embargo es liso, y se opone punto por punto al espacio del tejido (es infinito por derecho, abierto o ilimitado en todas las direcciones; no tiene derecho ni revés, ni centro; no asigna fijos y móviles, sino que más bien distribuye una variación continua)” (Deleuze & Guattari, 1988: 484-

485)

Si bien la referencia metafórica establecida por nosotros al considerar los diferentes posicionamientos epistémicos como lentesque diagraman una forma de encuentro entre objeto/campo de problemáticas y sujeto/campo de conocimientos parece lícita. No podemos dejar de advertir que esta categorización establece demarcaciones que segmentan duramente, por lo que corresponde mencionar que donde se construye un campo de problemáticas siempre existe también algún indicio de territorialización y a la inversa. Respecto a la primera derivación, siempre en el campo aparece un efecto de teoría, es decir, surgen micro-instancias donde lo procesual queda capturado bajo la égida del territorio. En cuanto a la segunda, siempre en un efecto de territorialización se materializan líneas que desatienden la captura, son desvíos que trascienden los dominios de ese territorio y que podrían, si el técnico cede, ingresar en un proceso de desterritorialización. Situación que sólo es posible si se contempla al desvío y se da cabida a lo novedoso que insiste y no puede ser comprendido (en una doble acepción:

como sinónimo de entender y de estar incluido en) desde un referente teórico disciplinario dado.

“Unas veces podemos señalar una oposición simple entre los dos tipos de espacios. Otras debemos indicar una diferencia mucho más compleja que hace, que los términos sucesivos de las oposiciones consideradas no coincidan exactamente. Otras, por último, debemos recordar que los dos espacios solo existen de hecho gracias a las combinaciones entre ambos: el espacio liso no cesa de ser traducido, transvasado a un espacio estriado; y el espacio estriado es constantemente restituido, devuelto a un espacio liso.” (Deleuze & Guattari, 1988: 483-484) Finalizando ya, queremos decir que nominamos este apartado desenlace con la intención de dejar de lado toda pretensión de conclusión o cierre; por el contrario, nuestra idea es dejarlo abierto al planteo de nuevas líneas que permitan desatar otras y así, y así sucesivamente. Pretendiendo significar de esta manera que desplegar los sentidos posibles que emerjan de esta comunicación en parte nos compete y en parte atañe al lector.

Bibliografía

Primavera de 2008

o Bleger, José. (1991) Psicohigiene y Psicología Institucional. 7ª ed. Argentina:

Paidós.

o De Brasi, J. (1995) Grupo: Multiplicidad. En Sylvia Castro, et. al. Dimensiones de la Grupalidad (91-108). Montevideo: Multiplicidades.

o De Brasi, J. (1990) A Modo de Introducción Crítica del Dualismo-. En Juan C.

De Brasi. Subjetividad, Grupalidad, Identificaciones Apuntes Metagrupales- (9-23) Buenos Aires: Búsqueda de AYLLU S.R.L.

o Deleuze, G. (1990) ¿Que es un dispositivo? En E. Balbier, et. al. Michel

Foucault, filósofo (155-163) Barcelona: Gedisa.

o Deleuze, G. & Guattari, F. (1988) 1440 Lo Liso y Lo Estriado. En Gilles Deleuze y Félix Guattari. Mil Mesetas capitalismo y esquizofrenia- (483-509) España:

Pre-Textos.

o Etcheverry, G. (2001) Psicosociología de los ámbitos. En Ana L. Protesoni y

Juan Fernández (comp.) Psicología Social: Subjetividad y Procesos Sociales (101-

107) Montevideo: Tradinco.

o Fernández, Ana Mª (1989) El Campo Grupal Notas para una genealogía-. Buenos Aires: Nueva Visión.

o Fernández, A. Mª (2007) Introducción y Haciendo met-odhos. En Ana Mª

Fernández. Las Lógicas Colectivas Imaginarios, Cuerpos y Multiplicidades- (15-

37) Buenos Aires: Biblos.

o Fernández, A. Mª & De Brasi, J. (1993) Introducción. En Ana Mª Fernández y

Juan C. De Brasi (comp.) Tiempo histórico y campo grupal Masas, grupos e instituciones- (9-15) Buenos Aires: Nueva Visión.

o Folle, M. & Protesoni, A. (comp.) (2005) Tránsitos de una Psicología Social.

Montevideo: Psicolibros.

o Foucault, M. & Deleuze, G. (1992) Los intelectuales y el poder. En Michel Foucault. Microfísica del Poder (77-86) 3ª ed. España: La Piqueta.

o Najmanovich, D. (1995) El Lenguaje de los Vínculos. De la Independencia

Absoluta a la Autonomía Relativa. En Elina Dabas & Denise Najmanovich (comp.)

Redes. El lenguaje de los vínculos Hacia la reconstrucción y el fortalecimiento de la sociedad civil- (33-76) Buenos Aires: Paidós

o Pichon Rivière, E. (1985) El proceso grupal -Del psicoanálisis a la psicología social [1]-. Buenos Aires: Nueva visión.

o Real Academia Española (2001) Diccionario de la Lengua Española 22ª ed. Buenos Aires: Espasa.

o Raggio, A. (1999) Por una ética de la intervención Notas acerca de la

dimensión ética de la práctica psicológica-. En Alfonso Lans (comp.) Comunidad:

clínica y complejidad (65-73) Montevideo: Multiplicidades.

o Von Foerster, H. (1994) Visión y conocimiento, disfunciones de segundo orden- En Dora Fried Schnitman (comp.) Nuevos Paradigmas, Cultura y Subjetividad (91-113) Buenos Aires: Paidós.