Sei sulla pagina 1di 2
4 Cosas que Descubrió un Ciego Lección para Células Marcos 10:46-52 Introducción El relato histórico

4 Cosas que Descubrió un Ciego

Lección para Células Marcos 10:46-52

Introducción

El relato histórico nos dice que fue cuando Jesús salía de Jericó con una gran multitud, que un ciego llamado Bartimeo, estaba sentado junto al camino mendigando.

Bartimeo tenía tres grandes necesidades:

1)

Era ciego

2)

Era pobre

3)

No tenía a Jesús en su corazón

Él estaba sentado impotente de resolver sus propios problemas. Sus posibilidades se habían terminado.

¡En la imposibilidad del hombre, comienzan las posibilidades de Dios!

¡Mi problema es muy grande! ¡Es imposible! ¡He probado en todo!

Probá en Jesús

Desarrollo

La ciencia médica ha determinado que cuando faltan algunos de los sentidos, los otros se agudizan. No veía, pero escuchaba muy bien.

El relato del pasaje paralelo del libro de San Lucas, nos dice: Y al oír la multitud que pasaba, preguntó qué era aquello.

1) Descubrió el poder de la Oportunidad

Los griegos decían que la oportunidad era calva, porque si se les pasaba no tenía cabellos por donde agarrarla.

Otros la han comparado a una tortuga, que tiene muy lento, pero pasa rápido como una liebre veloz.

La vida ofrece muchas oportunidades: Estudio, trabajo, matrimonio, familia, hogar, hijos, viajes, vacaciones, etc.

¡Pero Jesús es la gran oportunidad para esta vida y la eternidad!

Jesús perdona pecados, trae paz, esperanza y vida eterna.

2) Descubrió el poder de la Decisión

Sabía que tenía que hacer algo y lo hizo

¿Qué vas a hacer con Jesús? No se puede ser neutral.

¡El lugar más reservado del infierno está guardado para aquellos que son neutrales en las grandes decisiones de la vida!

Un hombre en la guerra civil de los EE.UU. no pudo definirse de qué bando pelear, por lo tanto se puso la camisa del color de uno de los ejércitos, y el pantalón del color del otro. Como resultado, le dispararon de ambos lados.

Josué tomó la decisión en su tiempo (Josué 24:15) / Elías hizo lo mismo (1 Reyes 18:21)

Si te decidís por Jesús, tu presente cambiará, y tu futuro será glorioso.

“…comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

3) Descubrió el poder de la Perseverancia

Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!

El corazón de Dios se mueve a misericordia.

Lo experimentó la mujer que tenía una hija endemoniada. (Marcos 7:26)

Lo comprobó la mujer que pedía justicia frente al juez injusto. (Lucas 18:1-8)

¿Estás enfermo, no tenés trabajo, problemas económicos, conflictos familiares?

Salmo 37:5 Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él, y él hará.

Ten confianza; levántate, te llama. Él entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.

Bartimeo dejó la capa. No tenía vista, pero tenía fe.

4) Descubrió el poder de la Sinceridad

Jesús le dijo: ¿Qué quieres que te haga?

Pero ¿Qué clase de pregunta es ésta? Si él estaba ciego, pobre y sin salvación. Esas eran sus necesidades.

Es que siempre esa pregunta irá asociada a esta otra: “’Para qué quieres lo que quieres?

Santiago 4:3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

¡Podemos engañar a muchos, pero a Dios nunca!

Muchos están en la iglesia motivados por lo que les pasa, pero el día que Dios les responda se irán.

Por eso el Señor que sabe toda la verdad, no responde, porque no quiere que se pierdan.

Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

Conclusión

Bartimeo era ciego, vivía la noche de los ojos, pero también la noche del alma.

Encontró la luz de su alma primero, luego la luz de sus ojos.

Tomemos unos minutos en el Grupo de Vida, e invitemos a recibir a Cristo a todos aquellos que todavía no lo han hechos, para que suceda el gran milagro del nuevo nacimiento.

Luego oremos por todas las personas que necesiten un milagro de Dios.

¡Esperemos milagros de parte de nuestro buen Dios!