Sei sulla pagina 1di 26

La iniciación al

silencio y a la oración
en los niños

Módulo III
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

OBJETIVOS

I. Despertar el deseo de orar con la Palabra a través de la


Lectio Divina.
II. Incorporar herramientas pedagógicas para la aplicar
Lectio Divina.

CONTENIDO

I. Peldaños para aplicar Lectio Divina.

2
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

HABLAR DE DIOS Y CON DIOS


 

Bendecir la mesa
 

“La bendición de la mesa tiene algo de


solidaridad con los hermanos y de
unión con Dios.”
 
El domingo, en una comida de cumpleaños, el homenajeado 
bendijo la mesa y casi todos nos extendimos algo más en los 
agradecimientos; enseguida surgieron protestas: ¡Basta! ¡No se 
pasen! ¡Esto parece una homilía! Inmediatamente nos lanzamos 
todos sobre las viandas, como si nada hubiera pasado. Yo me 
preguntaba, ¿qué nos está pasando que está tan mal visto 
hablar con Dios y la mayoría de los cristianos prefieren lo en privado o en rito compartido en el templo? 
 
La bendición de la mesa tiene algo de solidaridad con los hermanos y de unión con Dios; es una oración 
que habría que cuidar en las familias cristianas. Dar gracias a Dios por lo que tenemos, recordar nuestro 
privilegio y aprovechar ese momento para hablar a Dios de nuestras cosas del día y de las que ocurren 
en el mundo, es una forma de mantenernos en comunicación con Él y entre nosotros. 
 
Se tiene pudor por los de afuera, por si no creen, o por no compartir algo tan personal, o se tiene pudor 
con los de dentro, porque da apuro compartir esa parcela de comunicación profunda entre unos y otros. 
Habría que hablarlo juntos y ver por qué en muchas casas se abandonó un día esa bonita costumbre y la 
posibilidad de recuperarla. A mí me parece que nos ha servido en casa para unirnos en un momento 
dado, para enterarnos de algo que le está ocurriendo al otro o de mantenernos cerca de Dios y saberlo 
unos de otros y constatarlo cada comida y cada cena. También nos ha servido para invitar a nuestros 
amigos a compartir ese nivel de comunicación, a la vez que nuestra mesa, que es como dejarles entrar 
más adentro de lo que vivimos, en lo que soñamos y en lo que gozamos. 
 

3
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Rezar juntos es un regalo


 

“En paz me acuesto y enseguida me


duermo, porque sólo tú Padre me
haces vivir tranquilo.”
 
El tiempo de Cuaresma invita a la oración. Yo creo que rezar juntos es algo que nos deja una profunda 
sensación de complicidad. Tenemos que inventar nuevas maneras para estos tiempos que vivimos. Hay 
adultos que en su día rezaron las “cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos que se la guardan” y 
no han actualizado su comunicación con Dios, así pasa el tiempo y se sienten ridículos, porque no lo han 
sabido traducir por “en paz me acuesto y enseguida me duermo, porque sólo tú Padre me haces vivir 
tranquilo”, y dejar todas las cosas en manos de Dios y dormirse a pierna suelta. 
 
Mi nieta, que es muy sabia, nos sorprendió un día con que se había aprendido el avemaría de carrerilla 
y, cuando su madre le preguntó cómo se reza, ella dijo: “¡Ah! ¡Hola, Dios…!”.  Diferenciaba 
perfectamente lo que era una oración oral, con el hablar con Dios. 
 
Permítanme que siga presumiendo de nietos que para eso soy abuela. Un día coloqué ante el pesebre 
un baúl pequeñito con unas tarjetitas con trozos de salmos con el fin de que nos fuéramos alimentando 
espiritualmente durante las fiestas navideñas. A los niños les conté que era un regalito que nos hacía el 
niño Jesús, cada día, a cada uno. Como era un regalo, ellos querían que, a cada rato les leyera uno, lo 
que yo hacía traduciéndoselos a su lenguaje infantil. Tanto les encantó la idea que a todo el que llegaba 
a casa le regalaban un salmito. Daba igual que fueran vecinos, el cartero, el basurero que venía a 
felicitar las pascuas o una señorita que vendía enciclopedias…En un momento salió el salmo de “si el 
Señor no construye la casa, en vano trabajan los albañiles” y lo guardaron para mi hijo el que está a 
punto de casarse y , al bendecir la mesa, le dieron su regalo diciendo: “¡Ah! que Dios los va a ayudar a 
hacer la obra de la casa, que lo pone aquí”. Y entonces el de dos años rezó: “Dios, y haz que también la 
casa de Fernan, que es un abujero…,” (refiriéndose al piso de mi hijo, que está en los cimientos). 
 
 

4
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Los niños saben vivir con Dios


 

“Ellos son capaces de integrar a Dios en


su vida, lo entienden y lo aplican.”
 
Saben vivir con esa dimensión vertical de comunicarse con Dios y 
ligarla con la horizontal de hacerla vida corriente. Nos 
sorprendieron, con sus tres y cuatro años, jugando con papelitos y 
pintando cartitas de Dios en las que, de sus garabatos, nos leían: 
“Dios tiene escribido tu nombre en su mano”, o “no te preocupes 
porque Dios te quiere muchísimo”, o “como Jesús es tu amigo, no 
tiene nunca miedo”… No sé si es amor de abuela, pero a mí esto me 
suena a teología pura y dura. 
 
Yo creo que siempre hay que intentar, por todos los medios, rezar juntos en pareja y en familia, que hay 
que contar lo que Dios va haciendo en nuestra vida y compartir lo que nos susurra al corazón de cada 
uno. Si queremos que la familia sea el lugar de transmisión de la fe, hay que explicitarla. Tengo para mí 
que muchos jóvenes han abandonado la fe porque no les sirve lo que ven en sus padres, ya que la 
experiencia de Dios se suele mantener oculta, no se cuenta, no se comparte, no se confidencia. 
 
Los padres no tenemos ningún pudor en hablar temas propios o ajenos, pero hay dos temas tabú como 
son la sexualidad y la relación con Dios. Dos temas tan importantes para la vida de cada ser humano, de 
la pareja y de la familia en general. Cuando una familia comenta el evangelio del domingo, o bendice la 
mesa, o “echa un rezo” de vez en cuando, los lazos afectivos se fortalecen y se produce una complicidad 
humana y espiritual que aumenta la conexión familiar, el sentido de pertenencia y la ilusión vital. 
Tenemos que ser más listos y poner más interés en cuidar esta parcela. 
 
PROPONGO 
 
Inventar juntos nuevas formas de hablar con Dios, eslóganes de presentación del evangelio, símbolos 
que nos lo representan, frases que resuman lo que es ser cristiano o escribir una versión personalizada 
del Padrenuestro, del Magníficat, o de algún texto evangélico, como el de la mujer encorvada, las 
bienaventuranzas, el encuentro  con Zaqueo. Se podría hacer, entre los niños, un concurso de 
bendiciones, de salmos, de oraciones para niños, para familias o para grupos. 
 
Mari Patxi (Esposa, madre y abuela. Catequista de pies a cabeza. Madrid) 

5
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

“¿TIENES MI LIBRO?”
DIOS
Presentación
 
Estefanía vivió con intensidad la escuela de oración que tiene lugar cada año en la Caruja de Pesio, en la 
provincia de Cuneo. Cuenta: “Después de mi experiencia espiritual muy fuerte, hecha hace algunos 
años, decidí encaminar a la misma también a los jóvenes que me confiaban y a los animadores de mi 
oratorio. El compromiso era Lectio Divina todos los días con una periódica Communicatio juntos. Yo 
proveía el aparte bíblico de cada día y añadía algún consejo. Inicialmente todos se desempeñaron… 
Luego algunos se retiraron, otros no fueron constantes, pero un grupo permaneció fiel. La Palabra 
transforma a las personas y las hace crecer. He constatado con estupor y dicha un camino muy lindo y 
una maduración humana y espiritual formidable. 
Una muchacha, a quien asesoraba desde el bachillerato, llegó a ser animadora de grupo. Me rogó que 
continuara sugiriendo los temas bíblicos y me confió: ´Ha sido uno de los pocos compromisos que logré 
mantener en este año´. Mostraba mucha satisfacción y dicha por esta fidelidad. Cuando nos separamos,  
me fui a agradecer al Señor quien está trabajando en ella. Un compromiso con Dios no es un peso 
insoportable o algo para hacer, sino un encuentro, y la fidelidad es una dicha. 
Reunirnos ante el Libro de la Palabra, escuchar a Dios que habla y dejarlo entrar en la vida es el 
momento más bello del camino de fe. Ha sido el don más grande de mi vida y es por eso que siento la 
urgencia de hacerlo también don para los demás. 
El camino que la Palabra cumple en nosotros me ha parecido fácil y adecuado a los adolescentes y ha 
comprometido a pequeños y animadores. 
 
En la primera Communicatio estaba titubeante: ¿hablarán? La primera en levantar las antenas fui yo 
misma y me he encontrado en la escuela de oración de mis muchachos. El señor les ha hablado y ellos 
han escuchado y lo han comunicado: las riquezas que ha compartido eran inmensas. Los pequeños no 
tienen máscaras, y son capaces de relación auténtica con Jesús. Son la Palabra viviente: ´ ¡Si no os 
volveréis como niños!´. He comprendido por qué Jesús estalló de alegría agradeciendo a Dios quien se 
revela a los pequeños (Cf. LC. 10, 21)”. 
 
El entusiasmo de Estefanía Raspo y su deseo misionero de comunicar su propia experiencia a tantos 
amigos ha logrado éxito: en la edición de este folleto, también Helena Visani y otras personas más nos 
ayudaron. Agradecemos por eso al Señor, porque muchos comprenderán que dedicarse a la Lectio 
Divina forma al cristiano y que ésta es una empresa al alcance de todos! También el Papa estaría 
contento, habiendo escrito que hay que partir de nuevo “de una renovada escucha de la Palabra de 

6
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Dios. En particular es necesario que la escucha de la Palabra llegue a ser un encuentro vital, en la 
antigua y siempre válida tradición de la Lectio Divina” (Novo Millennio Ineunte, 39).  
Juan Dutto 
Prefacio
 
El monje Gervasio amaba mucho la lectura de la Palabra de Dios, pero no sabía “como” leerla. Un día le 
llegó una carta de Guigo, un monje muy despierto e inteligente, que le iluminó todo, tan grande es la 
potencia de la amistad. 
La carta contaba que, mientras trabajaba en su huerta y usaba una escalera portátil, Guigo había 
entendido que la Lectio Divina, la lectura precisamente de la Palabra de Dios, podía ser representada 
con la imagen de la escalera. También la suya tenía cinco gradas o peldaños. 
 
“Los recorre la Palabra misma, que partiendo del cielo, cubre la distancia que la separa de nosotros y 
nos alcanza. Escuchándola pausadamente, aquella distancia podría ser vista en cinco momentos. 
También nuestra escucha puede ser significada en los cinco peldaños, y conducirnos a hacer cosas muy 
concretas, para que, la Palabra de Dios pueda alcanzarnos. 
 
Estos peldaños pueden ser llamados: 
 
LECTIO: leer 
MEDITATIO: meditar 
ORATIO: orar 
CONTEMPLATIO: asimilar 
COMMUNICATIO: compartir 
 
Querido Gervasio, ensayemos a pensar juntos esta escala, peldaño por peldaño. 
Un día Dios se dirigió al hombre. Toda la oración parte este hecho que está en la base de toda la vida. 
La historia de la salvación (en latín se dice historia salutis) es una carrera de la Palabra hacia la 
humanidad… Carrera, trayecto, camino…expresan como el sujeto de nuestra historia sea el mismo Dios. 
De lo contrario “la criatura sin el este fácil latín Creador desaparece (Gaudium et Spes, 36). No somos 
nosotros los protagonistas de nuestra misma historia: ¡protagonista es la Palabra! 
Aquel santo hombre Guigo, el Cartujo, lo entendió bien aquel día (en el 1150!), mientras trabajaba en el 
campo con una escalera entre las manos. Oraba: “A cada peldaño que subo me encuentro más cercano 
a la meta”. 
Tal vez estaba recogiendo las manzanas maduras y así oró: “Me gustaría encontrar unos peldaños 
también para mi vida espiritual para dejarme tocar por Dios”. Los peldaños él los podía subir, pero era la 
Palabra la que bajaba hasta él y lo alcanzaba. 

7
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Ha dado un nombre a aquellos pasos cumplidos por la Palabra que él debía experimentar. Los llamó en 
latín: Lectio, Meditatio, Oratio, Contemplatio, Communicatio. Conviene conservar, ahora que el Papa, 
escribiendo el programa de los cristianos para el tercer milenio, y también la Conferencia Episcopal 
Italiana, centraron todo en el caminar desde Cristo, y por lo mismo desde la Palabra usando el término 
latino. 
 
Por lo tanto, nosotros dedicamos tiempo y corazón en la escucha y la Palabra baja del cielo a morar 
dentro de nosotros!    
 

Margarita es una mamá joven que tiene dos niños: uno cursa la escuela elemental y la
otra la materna. He frecuentado por varios años la escuela de oración y quiere vivir
intensamente. Desde algún tiempo la atmósfera en casa se ha hecho un poco tensa: con
los suegros, el esposo y también con los chicos.
Un día, convoca a los niños y, mostrándoles el libro que está leyendo, intitulado: “¿Tienes
mi libro? Dios”, les susurra: “¡Hice un descubrimiento! ¡Encontré a un tal que me ama
verdaderamente mucho y que me dice lo que tengo que hacer! Entendí que tengo que
hacer sólo y todo lo que él me dice. Y he decidido querer pensar como él piensa y actuar
como él me indica. Su Palabra es la regla de mi vida”.
Los niños miraban a la mamá con ojos atónitos: “mamá, también nosotros queremos
hacer lo mismo. ¿Quién es? ¿Qué te dice?”.
La mamá clarificó con algunos ejemplos. El más reciente se relacionaba con la Palabra
que decía: “si perdonas la ofensa a tu prójimo, te serán perdonados tus pecados”.
Margarita compartió como trataba de vivirla: “Ayer, domingo, queríamos salir a
pasear, pero empezó a llover. Perdoné a las lluvia y me sentí en paz”. La maravilla de
los pequeños aumentaba. Margarita continuó: “Perdoné también a la enfermedad del
abuelito, que redobló mi trabajo… Perdoné a papá quien anoche volvió a la casa de
mal genio… Te perdoné a ti, porque dejaste el baño todo desordenado; continuabas
jugando cuando te llamé para la cena; ayer, por la mañana, te estabas demorando
mucho para ir a la escuela… Perdoné también a la niña: parecía más interesada en la
muñeca que en nosotros, su familia…”
EL juego había empezado. Las Palabras no faltan y continúan cada mes para
transformar toda la vida. Los niños son los más listos.
La casa, ahora, ha llegado a ser otra cosa.

Ayer Margarita, en el encuentro de la Palabra, confiaba:


“¡Voy a aprender de mis niños!”.

8
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

“Quien tiene como antorcha la PALABRA DE DIOS, dondequiera que vaya verá
siempre CLARO”
San Ambrosio

Antes de Subir: LA ESPERA


¡Dios SE DISPONE A HABLAR AL HOMBRE!
Espera significa ponerse en actitud de escucha y crear en nosotros una santa e invencible curiosidad. 
La escucha es el primer problema humano: el hombre que S. Pablo llama “viejo”, absorbido por la 
dispersión de las cosas de la vida cotidiana, es incapaz de eso. 
La escucha es pero lo tanto la actitud necesaria para que la persona pueda formarse. Escuchar es ante 
todo vaciarse para dar lugar a la Palabra. 
La Hna. Irene Stefani, una misionera fallecida en concepto de santidad en Kenya, en 1913 narraba en su 
cuaderno espiritual una conversación del bienaventurado José Allamano: “¿Cómo se puede colocar en 
una botella de agua una botella de vino? Se quita el agua y se pone el vino. Vaciamos nuestro corazón de 
todos los amores mundanos y llenémoslo de amor de Dios”. 
Escucha o silencio, adentro, como indica la Biblia: 
 
Í “Guardad silencio y sabed que yo soy Dios” (Cf. Sal. 36, 7; Sofonía 1, 7) 
Í “El Señor del universo está con nosotros” (Sal. 45) y está con la Palabra 
Í “Que todo ser se calle ante Yavé, pues él se levanta y viene a nosotros desde
su morada santa” (Zac. 2, 13; Sab. 18, 14; Hab. 2, 20; Apoc. 8, 1) 
 
María, en la anunciación, está en actitud de espera del Esperado por los pueblos. La escucha 
inicialmente es disponibilidad que acoge y que da espacio que deja hablar. Luego asimila: ¡llega a ser! 
María hizo así con su ¡Heme aquí! ¡Su Palabra se cumpla! (Lc. 1, 38). 
El agua no era mala, como ciertamente no lo eran las intenciones de la Virgen María, pero para que 
quepa la Palabra es simplemente necesario vaciar, hasta la última gota, la botella de agua. 
Escuchar es interrogarse siempre, a lo  largo de toda la vida. 
Es demoler seguridades y estructuras. Es decir: “Heme aquí”. Así María se hizo cielo (= seno) acogedor. 
 
“¡Oh miserables vicios, que convierten en tierra el cielo del alma! Cielo, la llamo, porque Yo la hice cielo, 
donde yo habitaba por gracia, escondiéndome dentro de ella” (S. Catalina de Siena). 

9
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

“¿Cómo se hace presente Jesús en las almas? A través del vehículo y la comunicación de la Palabra pasa 
el pensamiento divino, pasa el Verbo, el Hijo de Dios hecho hombre. Se podría afirmar que el Señor se 
encarna en nosotros cuando aceptamos que su Palabra se haga vida en nuestra vida” (Pablo VI) 
Parece que hablara María, y así es en el sentido que la “via Mariae” (al camino de María) es el camino 
de todos! 
Lo que verdaderamente se necesita, para actuar como María y como los santos, es un corazón de niño. 
¡Hay que ser un niño en el sentido evangélico! “En quien fijo realmente mis ojos es en el pobre y en el 
corazón arrepentido, que se estremece por mi Palabra” (Is. 66, 2)  
 
Se escucha con el compromiso personal; pero se escucha todavía mejor en la unidad fraternal. La 
Palabra, en efecto, tiende a construir la comunión de las personas. Un filósofo moderno lo ha dicho así: 
“Mirando al mundo, observo que toda la humanidad está en espera de un advenimiento extraordinario. 
Algo excepcionalmente grande está para acontecer. Todos lo perciben, pero no se conoce el contenido, 
ni el tiempo, ni las circunstancias. Se sabe una sola cosa: ¡acaecerá en la comunidad! Corramos, pues, a 
la comunidad” (Martin Buber).  

Primer peldaño: LETIO –leer-


Lectio significa simplemente lectura: en las universidades medievales la Lectio era la lectura de una 
obra latina, con traducción, a la cual seguía el comentario. Así empieza la Lectio Divina: con la simple 
lectura. Pero para que la Lectio sea Divina es claro que la lectura tiene que ser diversa de las 
acostumbradas. Se lee, en efecto, la Sagrada Escritura, que es verdaderamente “divina” y que es capaz 
de divinizar a quien la escucha en la debida manera. 
La Palabra y el comentario hacen la Lectio. 
 
Como LEER

 
S e puede leer el horario del tren y del pulman con indiferencia, sin emociones. Se 
puede leer historia o literatura para responder a la interrogación, de mala gana. Se 
puede leer con amor y afecto la carta del novio o de un amigo. Pero la Palabra de 
Dios, en cuanto es “de Dios”, hay que leerla: 
 

10
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

& Con fe. Habla Dios. ¡No lo ves, pero habla!


& Con humildad. No puedes decir: Ya me la sé, ya la oí, porque la Palabra es siempre actual
y tiene siempre algo nuevo para decir. De lo contrario sería humana, no divina.
& Con devoción. Si es Jesús quien anuncia su historia de salvación y está realmente
presente, te aconsejo que beses el Evangelio. Lo hace también el sacerdote durante la
Misa, después que ha leído. Esto ayuda a entrar en el clima y en la dimensión divina del
momento.

La Biblia resume todo diciendo: “Hoy el Señor te pide que escuches la Palabra con todo el corazón y 
con toda el alma” (Cf. Deut. 26, 16). Y te declara feliz si lo haces: “Bienaventurado el hombre que 
camina en la Palabra del Señor” (Sal. 118, 1). 
 
LEE y RELEE
 
El trozo de la Palabra de Dios es como un racimo de uvas que se come y se gusta grano por grano. Es un 
gesto repetitivo, es como desgranar las uvas; pero es la única manera para comer todo el racimo.  
Así es la Palabra de Dios: es realmente tan rica, y nosotros somos tan pobres, que no es suficiente leerla 
una vez para comprenderla. 
 
EXPLORA la PALABRA
 
Lee los pasajes del mismo relato en los demás Evangelios, cuando los hay. Busca las citas presentes en el 
texto y averigua los pasajes paralelos que tratan del mismo tema. Todo esto es “interpretar la Escritura 
con la Escritura”, como decían los Padres de la Iglesia. Es muy útil reconstruir el contexto: que hay antes 
y lo que hay después. La ubicación de un pasaje revela siempre la estructura de fondo de todo el Libro. 
 
APROVECHA los Comentarios
 
Unos estudiosos dedicaron toda la vida a estudiar la Biblia. Existen unos santos, unos competentes, unos 
papas…quienes te precedieron y ¡saben mucho! También tú puedes tener un guía espiritual, o alguien 
que te ayude en la comprensión de la Palabra.  
En librerías católicas puedes adquirir los lectionarios y los misales: comentan las lecturas de cada día. 
Tienen un precio favorable y constituyen una ayuda validísima. 
 

11
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Sobre todo, DETENTE: JESÚS ES LA PALABRA

Una cosa se impone aquí: hay que llegar a identificar a Jesús con la Palabra. Para el mundo, la Biblia 
puede ser un libro de mucho valor histórico, de altísima poesía, un tratado de antropología…  
¡Para ti, es Jesús! 
 
La lámpara puesta sobre el candelabro es la luz del Padre, la verdadera, que ilumina a
todo hombre que viene al mundo. Es el Señor nuestro Jesucristo quien, tomando nuestra
carne, se hizo y fue llamado lámpara, es decir sabiduría y palabra connatural del
Padre. Es a esta lámpara a quien la Iglesia de Dios muestra con fe y amor en la
predicación, colocada en lo alto, resplandece a los ojos de los pueblos en la vida santa
de los fieles y en su conducta inspirada en los mandamientos de Dios. Ella ilumina a
todos los de la casa, es decir, a todos los hombres de este mundo.
El Verbo autodenomina “Lámpara” en cuanto, siendo Dios por la naturaleza, se hizo
hombre para irradiar su luz.
San Máximo, el Confesor

12
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Segundo peldaño: MEDITATIO –meditar-


El cristiano se forma con la Palabra

“Crean en la luz, para que pertenezcan a la luz” (Jn. 12, 36; cf. 9, 39). 
“Tu Palabra es una lámpara para mis pies y una luz en mi 
camino” (Sal. 118, 105). 
“Recuerda que desde niño conoces la Sagradas Escrituras que 
pueden instruirte y llevarte a la salvación por medio de la fe 
en Cristo Jesús. Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil 
para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida 
de rectitud” (2 Tim. 3, 15‐16). 
“Tengo conmigo su Palabra: ésta es mi báculo, mi seguridad, 
mi puerto tranquilo. Aunque todo el mundo sea trastornado, 
tengo entre mis manos su Escritura, leo su Palabra. Ella es mi 
seguridad y mi defensa. Él me dice: << Yo estoy con vosotros 
todos los días hasta el fin del mundo>>” (San Juan 
Crisóstomo). 
Hacer Lectio Divina da esperanza extraordinaria y ayuda en cualquier situación. 
 
El discípulo de la Palabra, por ella formado, llega a ser una persona nueva. Jesús nos ha instruido con la 
comparación de la levadura que, escondida en un puñado de harina, hace fermentar toda la masa hasta 
llenar una amasadera. 
También nos ha amaestrado con la comparación de la semilla de mostaza que un hombre siembra en un 
campo y que crece hasta llegar a ser un árbol tan grande que las aves hacen nidos en sus ramas (Lc. 13, 
18‐21). 
Quien hace Lectio Divina “llega a ser” Palabra viviente: de hombre viejo “llega a ser” hombre nuevo, de 
pecador “llega a ser” santo, de uno que razona como los hombres “llega a ser” uno que razona como 
Dios (Cf. Mt. 16, 23; Sal. 35). Es decir, de lo que era pasa a ser una nueva realidad.  
 

13
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

La Lectio Divina renueva al mundo y lo hace según Dios

Para hacerte comprender lo que es la Meditatio, te cuento una leyenda: 

Había una vez un rey rico y poderoso. Tenía tres hijos que había educado al valor y a la
generosidad. Pero los tres hermanos eran muy distintos: uno era fuerte y atrevido hasta
la arrogancia; otro era muy inteligente, pero dominado por la avidez; el menor, sencillo
y ágil, no era muy estimado por los otros dos, el rey amaba a los tres y era orgulloso de
ellos. Teniendo que decidirse acerca de la sucesión, estaba muy incierto sobre a quién
debía dejar la corona. Un día los convocó en la sala del trono y les dijo: “Uno de vosotros
será pronto mi sucesor. Lo será aquel que me traiga la esmeralda verde, custodiada en
la gruta de una isla lejana”. Era una hazaña desesperada, en la cual se habían
arriesgado en vano los más valerosos caballeros. Pero aquella era la condición.
“Tengo confianza en vosotros-dijo el rey- y para ayudaros pongo a vuestra disposición
tres instrumentos”. Se trataba de una espada especial, un talego lleno de oro y una
concha. El hijo mayor agarró rápido la espada, el segundo se lanzó sobre el oro. Al
menor le tocó la concha en la cual, sin embargo, estaban encerradas las palabras del
padre.
Las aventuras fueron muchas y peligrosísimas. Los dos hermanos mayores sufrieron
asaltos de los bandidos y cayeron presos en sus manos. También el muchacho menor
padeció vicisitudes muy duras; pero acercando a menudo el oído a la concha, oía la voz
del padre y esto le infundía mucho coraje, sus palabras siempre le indicaron cómo salir
del apuro. Y no sólo eso, escuchando sus consejos, logró también liberar a los hermanos.
Un día entró en la gruta fatídica, encontró la esmeralda verde y la llevó triunfante al
padre, quien lo escogió como su sucesor.
 
Dios me llama a mí personalmente

La simple lectura del Evangelio puede hacer nacer la impresión de que se trate de un libro antiguo. 
¡Tiene, en efecto, dos mil años! ¿Puede todavía decir algo a una época tan diferente como la  nuestra? 
Pero he aquí que, si acercamos el oído a la Palabra, ella puede decirnos algo muy importante para 
nuestra vida. 
Aquella concha contiene la voz de “Papa” y nos hace comprender toda la existencia. ¡La Meditatio 
consiste pues en acercar el oído a la concha! 
Y entonces la Palabra me hace escuchar lo que Dios me dice a mí…, que habitó en…, en el 2000… 
 

14
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

La Palabra, en la Meditatio, me interpela

& ¿Cómo estás viviendo la Palabra que leíste?


 
Dicho con otras palabras: ¿Qué hiciste hasta ahora? ¿No habrías tenido que vivir como hoy has 
entendido leyendo esta Palabra? 
La Meditatio te propone un examen sincero de cómo has vivido hasta ahora: ¿eras verdaderamente 
cristiano? 
 
& ¿Tienes intención de aceptar lo que te propone el Señor? 
       
¿Quieres iniciar una vida según lo que te ha sido revelado? ¿No te gustaría orientar tu vida, desde 
ahora en adelante, según esta Palabra? 
 
He aquí lo que es la Meditatio:
Examino mi situación actual y organizo mi futuro según esta Palabra.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

15
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Tercer peldaño: ORATIO –orar-


El peldaño de la Oratio –orar la Palabra que hemos leído‐ está señalado por una R (= Reparación), una 
A (= agradecimiento), una P (= Petición al Espíritu Santo). 
 
 
Primer momento: REPARACIÓN

La Palabra nunca deja indiferente. 
Frente a lo que me dijo el Señor, he descubierto cuan incapaz y 
limitado soy. Por consiguiente tengo que pedir perdón, como hizo 
Baruc. 
“Hemos pecado contra el Señor, le desobedecimos y no le hicimos caso 
cuando nos ordenaba que viviéramos según las leyes que había puesto 
delante de nosotros. 
Desde el día en que el Señor, nuestro Dios, sacó a nuestros 
antepasados del país de Egipto hasta hoy, le hemos sido 
desobedientes y no hemos tenido cuidado de hacer caso de sus 
órdenes (1, 17‐19). Tampoco hemos hecho caso de lo que el Señor, 
nuestro Dios, nos ha dicho en todos los mensajes de los profetas que 
nos ha enviado (1, 21). Por haber pecado contra el Señor nuestro Dios, 
hemos quedado por debajo de los demás y no por encima… (2, 5). 
Nosotros te alabaremos ahora que estamos en es destierro, pues 
hemos alejado de nuestro corazón toda la maldad (3, 7)”. 
 
Hay un personaje de una parábola que hizo este camino de 
conversión. Leámosla juntos: 
 
“Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: ´Padre, dame la parte de
la hacienda que me corresponde´. Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el
hijo menor reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda
viviendo como un libertino.
Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a
pasar necesidad.
Entonces, fu y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus
fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían

16
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo dijo: ` ¡Cuántos jornaleros
de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me
levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco
ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros´. Y, levantándose, partió
hacia su padre.
Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido corrió, se echó a su cuello y le
besó efusivamente. El hijo le dijo: `Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco
ser llamado hijo tuyo´. Pero el padre dijo a sus siervos: `Traed aprisa el mejor vestido y
vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo
cebado, matadlo y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba
muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado´. Y comenzaron la fiesta.
Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música
y las danzas; y llamando a uno de sus criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo:
´Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado
sano´. Él se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él le replicó a
su padre: `Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero
nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; y ¡ahora que ha
venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el
novillo cebado!´. Pero él le dijo: ´Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo;
pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto,
y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado”.
 
(Lc. 15, 11‐32) 
 
Cuando uno hace bien la Meditatio, se da cuenta de todos sus errores, de todas las veces que se ha 
alejado. La petición de perdón es la fuerza y el coraje de volver humildemente, con el solo deseo de ser 
acogido otra vez. 
El “regreso” me dice que no se  va nunca demasiado lejos de Dios, el cual no cesa nunca de amarme: 
Todos los días me espera, hasta cuando me ve llegar desde lejos. 
 
El Padre no me humilla echándome en cara mis errores. Dios tiene memoria corta: cuando pedimos 
perdón, Él ya se había olvidado de nuestro pasado y ¡nos viene al encuentro abrazándonos! 
 
 

17
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Segundo momento: AGRADECIMIENTO

El agradecimiento brota espontáneo cuando se toma conciencia de que Dios 
habla. El Padre misericordioso hizo fiesta al hijo que volvió y preparó para él un 
banquete. Pedir perdón es honesto, porque fuimos viles y miserables. Pero ser 
perdonados da gran alegría. Quien experimenta el amor de Dios siente dentro de 
sí un fuerte deseo de agradecerlo: ¡reconocemos sus prodigios y sus maravillas! 
Cualquiera haya sido mi pasado, ahora tengo la Palabra, a través de la cual Dios 
me habla y me hace conocedor de que soy su hijo. 
Brota espontánea mi gratitud como hizo María: 
 
 “Engrandece mi alma al Señor porque el Poderoso ha hecho en mi favor 
maravillas, Santo es su nombre” (Lc. 1, 46‐49). 
 
La Lectio y la Meditatio me mostraron cuales grandes cosas hizo en mí el 
Todopoderoso: me amó “desde siempre”, me llamó, me redimió con la 
encarnación y el sacrificio de Jesús, continúa transformándome con su Palabra y 
con su Eucaristía. 
Agradecerlo entonces una necesidad, un movimiento espontáneo y hace también 
de mi vida un Magnificat. 
 
 
Tercer momento: PETICIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

El tercer momento de la Oratio es el pedido del Espíritu Santo. El Padre de la Parábola, viendo al hijo 
mayor indignado, sale afuera y le ruega de entrar a la fiesta, tratando de hacerle entender l motivo de 
su resentimiento. 
No es cosa tan fácil. El corazón humano se turba fácilmente y se enturbia. Es el Espíritu Santo quien 
“sale afuera”, es decir viene al encuentro, para que, desde lejos, en donde estamos caídos, podamos 
acercarnos al lugar de la fiesta, en donde habita Dios. 
 
El Espíritu Santo no determina nuestras elecciones: es suave como aquel Padre que trata de hacer 
entender al hijo su error. 
La experiencia enseña que sin el Espíritu nos vamos muy lejos y podemos equivocarnos de camino. 
Pasa lo que ocurrió a aquel niño que trataba de correr un enorme jarrón del jardín. Por cuanto se 
esforzara, el jarrón no se movía un centímetro. El papá lo observaba desde lejos y al fin le preguntó si 

18
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

había agotado todas sus posibilidades. El niño respondió que lo había probado todo. Pero el papá 
insistió: “Todavía no has pedido mi ayuda”. 
Jesús ha advertido claramente que es el Espíritu Santo 
quien nos hace comprender, que nos hace recordar y 
quien ¡nos dará el valor para actuar la Palabra! 
“Dios no niega nunca su Santo Espíritu a quien lo pide 
de corazón” (Lc. 11, 13). 
El Espíritu Santo, que es el Señor y da la vida, es el don 
de Jesús resucitado. Lo dicen los Hechos de los 
Apóstoles, describiendo como el Espíritu Santo ha 
transformado completamente a los Apóstoles que lo 
recibieron. Pedro, que había renegado tres veces a su 
Señor, llegó a ser jefe de la Iglesia, predicador en todo 
el mundo y mártir de la fe. Saulo, de perseguidor 
encarnizado contra los cristianos, llegó a ser el apóstol 
de los pueblos. 
Hay que insistir en pedir al Espíritu Santo el camino 
que condujo a los Santos a la Santidad. Este camino está pavimentado por los frutos y por los dones del 
Espíritu Santo.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

19
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Cuarto peldaño: CONTEMPLATIO –asimilar-


Un día el Rabí Mendel recibió a unos huéspedes eruditos y a quemarropa les preguntó: “¿En donde 
habita Dios?”. Aquellos visitantes, creyéndose burlados, rieron del maestro: “¿Pero, qué te pasa? ¿El 
mundo, tal vez, no está lleno de su gloria?” Entonces el mismo Rabí respondió: “Dios habita en donde se 
le deja entrar”. 
 
 
LA PALABRA SE HACE VIDA EN NOSOTROS

A Dios que viene “en el vehículo de la Palabra”, hay que abrirle. La Contemplatio es el momento en el 
cual, habiendo abierto la puerta de nuestra existencia a Dios, lo acogemos como nuestro huésped. 
Es el peldaño más importante, al cual tienden todos los peldaños 
anteriores. Es un poco difícil comprenderlo: tratemos de hacerlo 
juntos. Tal vez la Lectio Divina nos ha parecido hasta ahora como una 
acción humana: nosotros leemos, nosotros meditamos nosotros 
oramos. En realidad, todo nuestro trabajo tiene solamente una 
finalidad: la de ponernos en sintonía con Dios, para sea Él para que sea 
Él quien actúe en nosotros. En este momento tomamos conciencia 
que de hecho él actúa y hace lo que dice. 
Hay que llegar a ser como María: “El ángel entró en el lugar donde ella 
estaba y le dijo: María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de 
Dios. Ahora vas a quedar encinta: tendrás un hijo, y le pondrás por 
nombre Jesús. […] Entonces María dijo: Yo soy esclava del Señor; que 
Dios haga conmigo como me has dicho” (Lc. 1, 30. 38). Y “Aquel que es 
la Palabra se hizo hombre” (Jn. 1, 14), viniendo a vivir en ella. ¡Basta 
acoger la palabra de Dios y enseguida la Palabra se hace carne! 
 
La Palabra que alcanza el corazón creyente es creadora y poderosamente eficaz, no solamente golpea 
sino que graba y deja la señal. Es un cierto sentido hiere, como observa la Escritura misma: “Muchas 
veces y de muchos modos habló con Dios en la pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas; en 
estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien 
también hizo los mundos” (Heb. 1, 1‐2). 
Hiere para sanar y para re‐crear. La suya es una acción amorosa y de conquista. Quiere quietar toda 
distancia entre Dios y el hombre. Quiere habitar en el corazón para que el hombre viva en él.   
 

20
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

SER como JESÚS

La Lectio Divina es “divina” por su origen y por su efecto: nos diviniza viniendo a vivir en nosotros. La 
Palabra nos transforma, casi sin darnos cuenta, en el momento en el cual la encontramos. Esta 
comparación nos ayuda a entender como nosotros somos un pedazo de mármol sin forma que Dios 
esculpe sacando una imagen muy valiosa. Desde el punto de vista de la piedra, somos atropellados y 
dañados: la Palabra, en efecto, muchas veces duele, porque hace cambiar de dirección a la vida. Desde 
el punto de vista del escultor, por el contrario, la piedra toma una forma llena de significado. Lo que 
Dios hace se puede llamar “cristificación”: Él nos hace, dicho con otras palabras, semejantes a Cristo! 
Es cuestión de fe, es decir de conocimiento y de amor. Son “las grandes cosas” hechas en nosotros. La 
Lectio Divina trae el fruto de nuestro “Sí” dichoso a la voluntad de Dios. 
 
Prácticamente, me preguntarás, ¿dónde, cuándo, cómo, por qué y qué es lo que ocurre en la 
Contemplatio? 
La Palabra de Dios no queda nunca inactiva y, desde el punto de partida, contiene todo su propio 
camino. Cuando leemos un pasaje bíblico, la Palabra ya actúa en nosotros y nos transforma. A menudo 
ello ocurre de una manera casi sensible, cuando una expresión nos cae de improviso y se vuelve como 
una Palabra de visa: Dios quiere regalarnos aquella Palabra especial y quiere que “lleguemos a ser” 
aquella Palabra. Es importante repetírnosla a lo largo del día, rumiándola y memorizándola, haciéndola 
la “oración de corazón”. 
 
La mesa de la PALABRA y la mesa de la EUCARISTÍA

Tal vez te habrás dado cuenta que es un salto que vale más que un peldaño en su grandeza. Por este 
motivo hemos invocado al Espíritu Santo, para que nos haga llegar a ser como María. 
Hay un aspecto importante que tenemos que subrayar; existe un paralelismo directo entre 
Contemplatio y Comunión eucarística: ambas nos dan a Jesús. 
Recientemente encontré a Matilde, una abuela toda fe y sabiduría. Tenía una inquietud: su nieta, 
aunque muy viva y bien preparada, no obstante sus ocho años, no puede recibir la Comunión 
eucarística. Matilde cree tanto en la potencia de la Eucaristía, que encuentra muy raro que en aquella 
diócesis los niños sean admitidos a la Comunión solamente en el último año de la Primaria. Pero ahora 
ha descubierto la Palabra y la Lectio Divina. Estaba muy radiante cuando vino a hablarme: “La Iglesia 
afirma que siempre ha venerado la Palabra como el Cuerpo de Jesucristo, no ha cesado nunca de 
alimentarse de la única mesa de la Palabra y del Cuerpo eucarístico. (Cf. Dei Verbum 21). ¡Mi nieta no 
puede recibir la Comunión, peor puede recibir la Palabra! Hay que encontrar en seguida la manera de 
dársela en la forma más adecuada, come es conveniente a su edad”. 
 

21
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Es cierto, la Palabra viene primero. Es más, la Eucaristía pertenece a la así llamada “mistagogía”, es 
decir, a la vida madura del bautizado. La Palabra es propia del catecúmeno: lo alcanza, lo transforma, lo 
hace un creyente y finalmente un cristiano eucarístico. 
¡Contemplatio y Comunión eucarística son la misma cosa! 
También en los primeros siglos los discípulos se reunían por la santificación de la fiesta; pero los 
catecúmenos eran despachados después de la liturgia de la Palabra. Ésta era su alimento: los otros 
sacramentos se administraban después del Bautismo. 
 
 
 
 

Convertirse:
Volver la espalda
a todas las
realidades terrenales
y sobre todo darse
a la Palabra
de Dios.
 
 
 
 

22
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Quinto peldaño: COMMUNICATIO –compartir-


Hace algún tiempo, un campesino golpeó a la puerta del cercano convento y le mostró
todo sonriente, al fraile de la portería, un magnífico racimo de uva. “Es de mi viña. Y
quiero regalártelo, para que te dé un poco de dicha. Siempre has sido muy bueno
conmigo”. El hermano de la portería se sonrojó por la emoción, puso el racimo a la vista
de todos y lo miró toda la mañana.
Luego pensó: “Lo llevaré al padre abad. Tiene mucho que hacer y también él se merece
un poco de dicha”. El abad fue sinceramente complacido, pero lo llevó a un fraile que
estaba en la cama, enfermo, para que le fuera de alivio. Así el racimo emigró
nuevamente. El enfermo gozó largo tiempo de su vista y de su perfume, mas pensó que
el fraile cocinero se fatigaba todo el día por los demás, sin recompensa, y le envió el
racimo de uvas. El cocinero fue feliz de pasarlo al sacristán, para darle alegría también
a él. Éste lo llevó al novicio, tan joven y necesitado de gozar el clima de familia. El
racimo pasó todavía de uno a otro hasta que llegó al fraile de la portería, para llevarle
un poco de alegría. Así se cerró el círculo. ¡El círculo de la dicha!
 
 

El compartir es un círculo de Alegría

Llegados al quinto peldaño de la Lectio Divina, estamos llenos de alegría, porque la cumbre de la 
escalera es como la cumbre de la montaña. Cuando la alcanzas, ves el valle allá abajo en su 
magnificencia: ¡lo ves de lo alto! Así, quien hace Lectio Divina ve su vida claramente, porque la ve desde 
el enfoque de la Palabra. 
 
Compartir es donar la PALABRA

“No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” (Hech. 4, 20), “siempre dispuestos 
a dar respuesta a todo el que os pida razón vuestra esperanza” (1 Ped. 3, 15). Precisamente como dice el 
Papa: “quien de verdad ha encontrado a Jesucristo, no lo puede tener para sí mismo: sino que tiene que 
comunicarlo” (Novo milenio ineunte, 40). 
¡El misionero es el discípulo y el ministro de la Palabra! 

23
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

Hay mucha alegría en compartir los frutos que nacen de la escucha. Sabemos que cada uno tiene si 
sensibilidad y que percibe de manera inimitable lo que el Señor le dice a todos. Cada cual es un ser 
único y es por eso que participar la experiencia personal enriquece a todos enormemente. Si de verdad 
hicimos una buena Lectio Divina, no podemos callar la dicha experimentada al encontrarnos con Jesús y 
queremos comunicarlo a todos. ¿No ocurre algo semejante, cuando acaece algo extraordinario? Uno 
tendría miedo de estallar si no pudiera comunicarlo a otros. 
Si alguien hubiera encontrado dificultad en subir la “escalera”, o no hubiera pasado por todos los 
“peldaños”, en el compartir podría encontrar una gran ayuda para ver todo desde lo alto! 
 
La verdadera Communicatio es ser PALABRA Viviente

Mateo me hizo una pregunta difícil un día, mientras jugaba con los demás hermanitos. Yo estaba 
hablando acerca de la Lectio Divina con sus padres y él, interrumpiendo el juego, me preguntó: “¿Pero 
qué es eso de la Lectio Divina?” 
¿Qué podía yo decir a un niño de nueve años, todo ocupado en juegos bulliciosos y vivarachos? Me salió 
como un balbuceo lo siguiente: “Lectio Divina es esto: escuchas una palabra 
de Jesús y te transforma en aquella palabra”. Mateo volvió a jugar, pero algo 
estaba trabajando en su mente, porque de vez en cuando corría a decirme: 
“Dame un ejemplo”. Y el ejemplo a su vez se volvió un juego. 
Le di muchos ejemplos: 
“Dios te dice: `Te amo´ (Cf. IS. 43, 4), y por toda la vida tienes la certeza”. 
“Dios te dice: `No temas´ (Cf. IS. 43, 1.5) y ya no tienes más miedo´. Esto lo 
preocupó y quiso asegurarse si valía también para la noche. 
“Jesús te dice: `Bienaventurados los que no son violentos´ (Cf. Mt. 5, 4)”. Esto 
lo preocupó nuevamente porque, después de un poco tiempo, vino a 
decirme: `Pero yo no tengo paciencia…´Aproveché de lo que dijo para 
explicarle ulteriormente: “La Lectio Divina es precisamente esto. Jesús no te 
manda sólo desde lejos que seas paciente, sino que te dona la paciencia. La 
Palabra viene a vivir en ti”. LA cosa le gustó. Cuando nos despedimos, me 
aseguró: `Si Jesús me ha dado la paciencia, desde ahora en adelante no 
maltrataré más a mi hermanito, no tiraré más las puertas, no responderé más 
de mal modo a mamá cuando me manda ayudarla en la casa…´. 
También a María le ocurrió lo mismo. Dijo “Que tu Palabra se cumpla en mí” (Lc. 1, 38). ¡Y la Palabra 
vino a vivir en ella! ¡María se volvió Palabra viviente! 
Cada uno de nosotros, mediante la Lectio Divina, toma conciencia de que tiene en el corazón un tesoro 
precioso. Cuando lo lleva a la luz y lo dona a los demás, este tesoro alcanza su más alto valor. La 
Communicatio es un círculo de alegría, y el círculo se cierra cuando todos han donado su tesoro 
recíprocamente. 

24
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

De la Palabra brota siempre un compromiso concreto de vida, que indica el rumbo al camino. La 
Communicatio comunica esta nueva vida, que se puede vivir también recogiendo melocotones, o 
estudiando, o barriendo el piso. Cuando haces Lectio Divina llegas a ser transformado, también en las 
cosas más sencillas y concretas. Recogerás melocotones de otra manera, barrerás el piso de otra 
manera, estudiarás de otra manera. Y harás todo con alegría. Porque lo harás con amor… 
“No hay más banalidades”, ha constatado la beata Elizabeth de la Trinidad. Y san Pablo había exhortado: 
“Ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Cor. 10, 13). 
“Todo cuando hagáis, de palabra y de obra, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús” (Col. 3, 17). 
También cuando duermes eres cristianos, porque la Lectio Divina te ha hecho nuevo: “Velando o 
durmiendo, vivimos junto con Él” (1 Tes. 5, 10). 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

25
La iniciación al silencio y a la
oración en los niños
Módulo III

ACTIVIDAD FINAL DEL MÓDULO 

26