Sei sulla pagina 1di 4
DOMINGO - 1 DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO
DOMINGO - 1 DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO A
e-mail’s : agapeceb@gmail.com - area_evan@iglesia.org.bo
http://liturgia.iglesia.org.bo

“MANTÉNGANSE DESPIERTOS”

Lema: “Anunciamos tu Reino, Ven Señor Jesús”

Hoy, primer domingo de Adviento, iniciamos el Año Litúrgico, el “Ciclo A” iluminado por el Evangelio de San Mateo. Adviento significa: “venida” o “advenimiento”; es un tiempo para fortalecer la esperanza en el retorno glorioso del Señor. El Adviento es, además, tiempo propicio para acentuar la salvación del ser humano, en base a las promesas hechas por Dios.

La primera lectura presenta la visión del profeta Isaías acerca del futuro de Sión. En ella, la colina en la que se yergue el templo de Salomón emerge entre las cumbres más altas de la tierra a la que acuden todas las naciones del mundo, porque en Sión está la Palabra de Dios, que pide a los humanos convivir en paz, a no armarse para la guerra, a hacer de las armas instrumentos de trabajo: “de las espadas fabricarán arados y de las lanzas harán hoces para las cosechas”.

La segunda lectura nos ofrece el pedido del Apóstol a los cristianos de Roma, quienes estaban seguros de que el tiempo de la venida del Señor (la “Parusía”) era inminente y había que

del Señor (la “Parusía”) era inminente y había que prepararse. Al respecto, hace un contraste entre

prepararse. Al respecto, hace un contraste entre la luz y las sombras, entre el día y la noche. Considera que las obras de la noche son obras de maldad. Éstas deben ser vencidas para dar paso a las obras de la luz, a las obras del día:

que Pablo resume en este mensaje: “Revístanse del Señor Jesucristo”.

El Evangelio está tomado del llamado “discurso escatológico”, (mensaje sobre los últimos tiempos) en el Jesús exhorta a estar despiertos, mantenerse en vela, estar preparados para la venida del Hijo del Hombre. Lo hace con dos comparaciones muy sencillas. Una, de la historia del Antiguo Testamento: en tiempos de Noé, muchos no supieron estar atentos a los signos de los tiempos y perecieron. Y otra, de la vida cotidiana: del dueño de casa que no puede dormir despreocupado porque no conoce la hora en que el ladrón va a venir. Parábolas que señalan claramente cuál debe ser la actitud del discípulo, la de asumir su responsabilidad de creyente, preparando los caminos del retorno del Señor, y poder decir con gozo: “Anunciamos tu reino, ven Señor Jesús”. Es una preparación gozosa, sin miedo alguno.

PREGUNTAS • ¿Cómo vives y con qué disposición esperas la Venida del Señor? DE REFLEXIÓN
PREGUNTAS
• ¿Cómo vives y con qué disposición esperas la Venida del Señor?
DE REFLEXIÓN
• En este tiempo de Adviento ¿continuarás practicando las obras de Misericordia corporales y espirituales? ¿Por qué?
RITOS DE ENTRADA

M. Hermanas y hermanos: Con este primer Domingo de Adviento

comenzamos el Nuevo Año litúrgico. Preparemos nuestro corazón para recibir y vivir, con gozo, la venida de Jesús. Que este Adviento continuemos practicando las obras del Año del Jubileo que acabamos de concluir. Comenzamos con el canto.

1. CANTO DE ENTRADA: “Un pueblo que camina” (VSJ. 333)
1. CANTO DE ENTRADA: “Un pueblo que camina” (VSJ. 333)

Un pueblo que camina por el mundo gritando: ¡Ven, Señor! Un pueblo que busca en esta vida la gran liberación.

Los pobres siempre esperan el amanecer y un día más justo y sin opresión; los pobres hemos puesto la esperanza en Ti, Libertador.

Salvaste nuestra vida de la esclavitud, esclavos de la ley, sirviendo en el temor; nosotros hemos puesto la esperanza en Ti, Dios del amor.

2. SALUDO
2.
SALUDO
C. En el nombre del Padre, y del Hijo, (†) y del Espíritu Santo. Amén.
C.
En el nombre del Padre, y del Hijo, (†) y del Espíritu Santo. Amén.
C.
El Señor que viene a salvarnos esté con todos ustedes.
Y con tu espíritu
3.
LA CORONA DE ADVIENTO
M.
Al iniciar el nuevo Año litúrgico, tiempo de gracia y de espera
gozosa del Salvador, en esta primera semana de Adviento,
queremos levantarnos para esperarte preparados y recibirte con
alegría. Queremos estar despiertos y vigilantes porque Tú nos
traes la paz, el amor y la justicia. ¡Ven Señor Jesús! (Se entona

otra estrofa del canto de entrada) (El que preside dice la siguiente oración)

C. Bendice Señor esta corona, () que sea para nosotros signo

de preparar nuestra vida para recibirte. Que al ver su forma contemplemos que Tú, Dios Padre, eres el principio y el fin de todo cuanto existe, y su verde follaje, nos recuerde la esperanza de recibirte (se enciende la primera vela). Que al encender cada una de las velas se disipen las tinieblas del pecado y comience a clarear la luz de tu presencia en nuestras vidas. Que por la oración, la penitencia y la caridad nos preparemos para recibirte y anunciar a los que nos rodean tu presencia entre nosotros. Amén.

4. ACTO PENITENCIAL
4. ACTO PENITENCIAL

C. Hermanas y hermanos: Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados. (Breve silencio)

C.

Tú que vienes a visitar a tu pueblo con la paz:

R.

Señor, ten piedad.

C.

Tú que vienes a salvar lo que está perdido:

R.

Cristo, ten piedad.

C.

Tú que vienes a crear un mundo nuevo:

R.

Señor, ten piedad.

C.

Dios todopoderoso, tenga misericordia de nosotros, perdone

nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén

5. ORACIÓN COLECTA
5. ORACIÓN COLECTA

C.

que la práctica de las buenas obras nos permita salir al encuentro de tu Hijo que viene hacia nosotros, para que merezcamos estar en el Reino de los cielos junto a Él. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Oremos (Silencio). Dios todopoderoso y eterno, te rogamos

2

http://liturgia.iglesia.org.bo

DOMINGO - 1 DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO A

6. PRIMERA LECTURA. M. El profeta describe la gran peregrinación de los pueblos
6.
PRIMERA LECTURA.
M.
El profeta describe la gran peregrinación de los pueblos

la montaña del pueblo de Dios. Entonces, reinará la paz

y

Lectura del libro de Isaías 2, 1-5 Palabra que Isaías, hijo de Amós, recibió en una visión, acerca de Judá y de Jerusalén:

Sucederá al fin de los tiempos, que la montaña de la Casa del Señor será afianzada sobre la cumbre de las montañas y se elevará por encima de las colinas. Todas las naciones afluirán hacia ella y acudirán pueblos numerosos, que dirán: «¡Vengan, subamos a la montaña del Señor, a la Casa del Dios de Jacob! Él nos instruirá en sus caminos y caminaremos por sus sendas». Porque de Sión saldrá la Ley, y de Jerusalén, la palabra del Señor. Él será juez entre las naciones y árbitro de pueblos numerosos. Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra. ¡Ven, casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor!

a

desaparecerá para siempre la guerra y la violencia.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. 7. SALMO RESPONSORIAL 121, 1-2. 4-9 R. Vamos con
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
7.
SALMO RESPONSORIAL 121, 1-2. 4-9
R.
Vamos con alegría a la Casa del Señor.

¡Qué alegría cuando me dijeron:

«Vamos a la Casa del Señor» ! Nuestros pies ya están pisando tus umbrales, Jerusalén. R.

Allí suben las tribus, las tribus del Señor para celebrar el nombre del Señor. Porque allí está el trono de la justicia, el trono de la casa de David. R.

Auguren la paz a Jerusalén:

«¡Vivan seguros los que te aman! ¡Haya paz en tus muros y seguridad en tus palacios!» R.

Por amor a mis hermanos y amigos, diré: «La paz esté contigo». Por amor a la Casa del Señor, nuestro Dios, buscaré tu felicidad. R.

8. SEGUNDA LECTURA.
8. SEGUNDA LECTURA.

M. El Apóstol nos exhorta cómo debemos prepararnos para recibir con confianza el gran Día del Señor.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma 13, 11-14a

Hermanos:

Ustedes saben en qué tiempo vivimos y que ya es hora de que se despierten, porque la salvación está ahora más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está muy avanzada y se acerca el día. Abandonemos las obras propias de la noche y vistámonos con la armadura de la luz. Como en pleno día, procedamos dignamente:

basta de excesos en la comida y en la bebida, basta de lujuria y libertinaje, no más peleas ni envidias. Por el contrario, revístanse del Señor Jesucristo. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

EVANGELIO

9.

M. Jesús, mediante comparaciones tomadas de antiguas tradiciones, nos invita a prepararnos para recibirlo cuando Él venga para concluir su obra de salvación.

Aleluia. ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación! Aleluia.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 24, 37- 44

Jesús dijo a sus discípulos:

«Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en el arca;

y

no sospechaban nada, hasta que llegó

el

diluvio y los arrastró a todos. Lo mismo

sucederá cuando venga el Hijo del hombre. De dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro dejado. De dos mujeres que estén moliendo, una será llevada y la otra dejada.

Estén prevenidos, porque ustedes no saben

qué día vendrá su Señor. Entiéndanlo bien:

si

el dueño de casa supiera a qué hora de

la

noche va a llegar el ladrón, velaría y no

dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque

el Hijo del hombre vendrá a la hora menos

pensada».

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor, Jesús.

3

DOMINGO - 1 DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO A

http://liturgia.iglesia.org.bo

COMUNIDAD EUCARÍSTICA: COMUNIDAD MISIONERA 10. HOMILÍA / SILENCIO 14. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 11. CREDO
COMUNIDAD EUCARÍSTICA: COMUNIDAD MISIONERA
10. HOMILÍA / SILENCIO
14.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
11. CREDO DE LOS APÓSTOLES
C. Dios nuestro, acepta los dones que recibimos de ti y ahora te

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

12. ORACIÓN UNIVERSAL
12. ORACIÓN UNIVERSAL

C. Alegres por el anuncio de la Venida del Señor, elevemos hermanos, nuestras oraciones a Dios nuestro Padre en la esperanza de nuestra salvación. A cada petición respondemos:

Por Cristo, tu Hijo, óyenos.

Por la Iglesia, para que iluminada por la fe, sea en el mundo, sacramento universal de salvación. Oremos. Oremos.

Por el Papa Francisco, para que su mensaje, iluminado por la Palabra de Dios, impulse a las naciones a trabajar por la paz, la libertad, la justicia que Jesús nos ha dado en herencia. Oremos. Oremos.

Por los Obispos, Sacerdotes, Diáconos, para que en este tiempo de Adviento, continúen presentando a todos, el rostro misericordioso , para que en este tiempo de Adviento, continúen presentando a todos, el rostro misericordioso de Dios manifestado en Cristo. Oremos.

Por las personas que están en situaciones difíciles, para que encuentren en Jesucristo que viene y en nuestra solidaridad, motivos para seguir adelante. Oremos. Oremos.

Por las familias, para que en este tiempo de espera del Señor, vivan el lema de Adviento: “Anunciamos tu Reino, Ven Señor Jesús.” Oremos. “Anunciamos tu Reino, Ven Señor Jesús.” Oremos.

Por nosotros, congregados en Asamblea celebrante, para que el tiempo de Adviento nos ayude a vivir nuestro compromiso bautismal y nuestra solidaridad cristiana con los excluidos. Oremos. Oremos.

(El que preside la celebración motiva a la Asamblea congregada a orar por las intenciones que la coyuntura del mundo, del país, de la parroquia, de la familia exige)

C. Escucha favorablemente estas oraciones que te presentamos con confianza de hijos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

presentamos; que esta ofrenda realizada en el tiempo presente, sea para nosotros anticipo de la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

de la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. 15. PLEGARIA EUCARÍSTICA CANTO DE COMUNIÓN: “Cerca
15.
15.

PLEGARIA EUCARÍSTICA

CANTO DE COMUNIÓN: “Cerca está el Señor” (VSJ. 338)

Cerca está el Señor, cerca está el Señor; cerca de mi pueblo, cerca del que lucha con amor. Cerca está el Señor, cerca está el Señor; es el peregrino que comparte mi dolor.

Jesús es el Señor, le conocerás Él es la vida, es la verdad. Jesús es el Señor, le conocerás; Es el camino de libertad. Jesús es el Señor, no olvides su voz; es el Redentor de nuestro pueblo.

RITO DE COMUNIÓN 16.
RITO DE COMUNIÓN
16.
es el Redentor de nuestro pueblo. RITO DE COMUNIÓN 16. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN C.
es el Redentor de nuestro pueblo. RITO DE COMUNIÓN 16. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN C.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

C.

de los santos misterios con los que tú nos enseñas a amar y adherirnos a los bienes eternos, mientras peregrinamos en medio de las realidades transitorias de esta vida. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Te pedimos, Padre, que fructifique en nosotros la celebración

RITO DE CONCLUSIÓN
RITO DE CONCLUSIÓN

RITO DE CONCLUSIÓN

M. Hermanos: Luego de haber vivido el encuentro con el Señor en

este primer Domingo de Adviento, retornemos a nuestros hogares

y en unión con nuestra Madre, la Virgen María, preparemos el

camino para la llegada de su Hijo y hermano nuestro. Recibamos

la bendición para nosotros y nuestras familias.

17. BENDICIÓN C. El Señor esté con ustedes
17. BENDICIÓN
C.
El Señor esté con ustedes

Y con tu espíritu

C. Dios todopoderoso y lleno de misericordia, por la primera venida

de su Hijo Unigénito, en la que creemos, y por la segunda que

esperamos, los ilumine con su luz y los colme con su bendición, Amén

C. En el camino de esta vida los haga constantes en la fe,

alegres en la esperanza y activos en la caridad. Amén C. Para que celebrando la venida en el tiempo de nuestro Redentor, sean recompensados con el don de la vida eterna cuando Él venga por segunda vez en gloria. Amén

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo (†) y Espíritu

C.

Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre. Amén.

13. CANTO DE OFRENDAS: “EnestemundoqueCristonosda”(VSJ,138) 18. CANTO FINAL: “Santa María de la Esperanza” (VSJ.
13. CANTO DE OFRENDAS: “EnestemundoqueCristonosda”(VSJ,138)
18. CANTO FINAL: “Santa María de la Esperanza” (VSJ. 623)
En este mundo que Cristo nos da
hacemos la ofrenda del pan,
el pan de nuestro trabajo sin fin,
y el vino de nuestro cantar.
Traigo ante Ti nuestra justa inquietud:
Santa María de la esperanza,
mantén el ritmo de nuestra espera,
mantén el ritmo de nuestra espera.
Nos diste al esperado de los tiempos,
mil veces prometido en los profetas,
buscar la justicia y la paz.

Sabemos que vendrás, sabemos que estarás partiendo a los pobres tu pan. (2-2)

y nosotros de nuevo deseamos

que vuelva a repetirnos sus promesas.

Brillaste como aurora del gran Día, plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.

Y nosotros soñamos con su vuelta

queremos la llegada de su Reino.

SUGERENCIAS PARA LA CELEBRACIÓN 4En el momento más apropiado, el que preside ha de explicar
SUGERENCIAS PARA LA CELEBRACIÓN
4En el momento más apropiado, el que preside ha de explicar a la Asamblea los signos y símbolos del tiempo litúrgico
de Adviento que aparecen en la celebración eucarística de este Domingo.
4En el Rito de entrada llevar el primer testigo de Adviento: el profeta Isaías (Imagen, cuadro, nombre escrito) y depo-
sitarlo en un lugar visible.
4Participar en el rito de la Corona de Adviento. Encender la primera vela antes del Acto Penitencial.

4

http://liturgia.iglesia.org.bo

DOMINGO - 1 DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO A

DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO A ¡NUESTRA SALVACIÓN ESTÁ
DE ADVIENTO – 27 DE NOVIEMBRE 2016 - Nº 2319 – CICLO A ¡NUESTRA SALVACIÓN ESTÁ

¡NUESTRA SALVACIÓN ESTÁ CERCA! “Marana thá” ¡Ven Señor Jesús”

Adviento da inicio a un nuevo año litúrgico. Es un tiempo privilegiado, nos introduce en

Adviento da inicio a un nuevo año litúrgico. Es un tiempo privilegiado, nos introduce en un periodo de expectación, de preparación cristiana, de oración, y de reflexión, caracterizado por la espera vigilante; esto es, tiempo de esperanza y de vigilia, de arrepentimiento, de perdón y de alegría para la celebración del nacimiento de Jesús que viene a nosotros.

Nos ubica en el sentido de la historia. Por un lado, nos recuerda la venida histórica de Dios que se acerca, entra en la historia, haciéndose igual a nosotros. Por otro, aviva en nuestros corazones la espera del regreso de Cristo, Señor de la Historia.

Adviento es un redescubrir la centralidad de Cristo en la historia de la salvación prometido en el Antiguo Testamento y cumplido en el Nuevo Testamento.

Es tiempo de hospitalidad, de acogida, de encuentro, de diálogo. Cuando sabemos que una persona va a visitarnos nos preparamos, la esperamos con ilusión, con alegría. Este tiempo nos invita a acoger a Dios, a nuestros hermanos y vivir la hermandad. Sigamos practicando las obras de misericordia corporales y espirituales.

EL PAPA FRANCISCO NOS EXHORTA:

“El tiempo de Adviento nos restituye el horizonte de la esperanza, una esperanza que no
“El tiempo de Adviento nos restituye el horizonte de
la esperanza, una esperanza que no desilusiona
porque está fundada sobre la palabra de Dios.
¡Una esperanza que no desilusiona simplemente
porque el Señor nunca desilusiona. Él es fiel Él
nunca desilusiona! Pensemos y sintamos esta
belleza.
mujeres que esperan en Dios, en la potencia de
su misericordia.
Dejémonos guiar por Ella que es madre, que es
mamá y sabe cómo guiarnos, en este tiempo de
espera y de vigilancia operosa. (Ángelus 1- dic. 2013)
El modelo de esta actitud espiritual, de este
modo de ser y de caminar por el camino es la
Virgen María. Una simple joven de pueblo, que
lleva en su corazón toda la esperanza de Dios.
En su vientre, la esperanza de Dios ha tomado
carne, se ha hecho hombre, se ha hecho historia:
Jesucristo. Su Magníficat es el cántico del pueblo
de Dios en camino, y de todos los hombres y
Dios nos habla cada día: del 28 de noviembre al 4 de diciembre Liturgia de
Dios nos habla cada día: del 28 de noviembre al 4 de diciembre
Liturgia de las Horas: I Semana
Lunes:
Is 2,1-5; Sal 121,1-2.3-4a.8-9; Mt 8,5-11
Martes:
Is 11,1-10; Sal 71,2.7-8.12-13.17; Lc 10,21-24
Miércoles, san Andres: Rm 10,9-18;
Sal 18,2-3.4-5;
Mt 4,18-22
Jueves:
Is 26,1-6; Sal 117,1.8-9.19-21.25-27a;
Mt 7,21.24-27
Viernes:
Sábado:
Is 29,17-24; Sal 26,1.4.13-14; Mt 9,27-31
Is 30,19-21.23-26; Sal 146,1-2.3-4.5-6; Mt 9,35-10,1.6-8
Domingo, 2 Adviento: Gn 3,9-15.20; Sal 97,1.2-3ab. 3c-4; Rm 15,4-9; Lc 1,26-38
ÁREA DE EVANGELIZACIÓN, SECCIÓN: LITURGIA • Casilla 7857 • Teléfono: 2406790- 2406908 • Fax: 2406817