Sei sulla pagina 1di 16

l\S'fl1'l-r1'ODl'l l\\

I,STI(;\(,lO\ l'lsIrll,OS()l.'l(l\S

Colección:CUADERNOSDE CRiTICA

Director:l-\RIQLrlaVlt,l

ANtll!

A

Sccrcfaria: ¡.1trltA llI\ í1'llz

CtlI\DER\O-sDE (IRITICA23

HILARY PI]TNAM

Cerebro y conducta

I"ersit¡nt:usteIIunu

tlt'

Itosuilo '\ln

t,t

I\S1'lTL1'ODti l\ \'llS'l't().\(ilo\FlsFIl.osoFtc¡\-\

L\l\

l

RSll)\lJ

\ \(:lo\

\1. \t'ltirt)\l

 

l9t]3

\ l)[ \lllxlco

El ensavo dc IIilary Putnam "Brains and Rehavior" se publicó originalmente en R Butler (ed.) Amlytical Philosophy, Second Series, tsasilBlackwell' l9ó3. Esta edi' toriaf cedió aCrítica los derechosde la versión castellana.

DR O l9B3 [ niversidadNacional Autónoma de \'léxico Ciudad Ilniversitaria,Coyoacán,04510, México, D l'. DIRECCION GENERAI, DI] Pl.IT]LICACIONI]S Impreso y hecho en Nléxico ISSN 0185 -2604

*

CF]REBROY CONDUCT,\

Habíaunavezun filósofopocosentimentalquedijo: " ¿A qué

tanta palabreríasobrt)'mcntes','ideas'y 'sensaciones'?ltcal- mente -y quiero dt'r:irr<'almenteen el mundo real- no hay nada quc corre-cl)ondaa estossupuestossucesosy entidades 'mentalcs'.a no ser ciertosprocesosen nuestrascabezas'que sonnlaterialesdetodo a todo."

\

había una vezun filósofo que repuso:" ;Q,ré obramaes-

tra

de la confusiónl Puesaun si, digamos,el dolor estuüera

perfectamentecorrelacionadocon algúnsucesoparticularen

mi cerebro(cosa que dudo), estesucesotendría claramente

ciertas propiedades-digamos, cierta intensidad numérica mensurableen voltios- que seríaun sinsentidoatribuir a la sensaciónde dolor. Así quc se trata de dos cosasque están corrclacionadas,no d,euna,y llamaruna cosaa lo quesondos cosases peorquo trstart:quivocatlo:csuna rotunda colltradic- ción." Pormuchoticmpodualismoy materialismoparccíanagotar la.saltcrnativasposibles.St:cnsayarontransacciones(tcorías del "doblc aspecto"),pero ningunaganómuclrosatlcptosy

prácticamentetradicla-scncontróinteligiblcs.l,tlcgo,a mitad

de la décadadc los 30, scdcscubriólo quc parecíaunatercc-

ra posibilidad.l'lstatt:rt-'eraposibilidadscha llamadoronttuc- tisrnológico. Paracxponcrbrcvcmcntcla naturakrzadc csta tercrrraposibilidadcs ru't'csariorccordarcl tratamicntodt:

los númcrosnaturalcs(cstot:s,coro,uno, tlos,trtrs

lógicarnotlcrna.l,o-snúmt:rossc idr:ntificancon t:onjunlosy

) trnla

x Flstr:tralujo fur ¡rrcsr:ntarlo (x)mo parte del progranradr ciati<¡nfor thr Arlvattr:enrtnt<¡fScir:nec.secciónL (llistoria y cia). el 27 de di<;icmbrr:dt I 96 I .

The AnlericanAsso- l'ilosofía tle la Cien-

esto sc hace de diversasmancras, scgún la autoridad quc uno siga.Por ejcmplo, Whitcht'ad n R¡s-st'llitlentifican e'lr:crocon el cclnjunto de todos los conjunto-t vacíos,cl uno con el t:on- junto de todos los conjunto-{ quc tienen utr -*olo micmbro. el dos con el conjunto dt: todos los conjltntos qtle tiene dos

micmbros, cl

lir-nc lrcs nticrnbrosr asísucesirattrt'ttlr'.(l,.to ¡rarr'r-r'utt,'ir,'tt-

trcs con cl corrjurtto dc todos los <rt.'rtjrtntosquc

lo vi<:ioso,pcro los autortrspudierort clisiparcsla aparicnciaal definir "conjunto de un solo tnienlbro", "conjunto de dos

micmbros". 'oconjunto dc trcs miemllros". clc

"dos", "trcs", ctc.) lin re-qulllt)ll,los ttítlrtt:ro-{ -sc tratatr cotnc)

sittus¿rr"tlllo",

r:ontnt,ccir¡neslósk:us o partír rle t:on.junlos.Strgírrrcst¡ irtter- ¡lrctación, cl teórico dc lo-*nílnlcros t'-stáltat:ictttlc¡tcoría tlc conjuntos sin pcrcatarse dt' cllo.

novedoso dc esto fuc la idca dc deslraccrst'tlt' cierta-s

entidadc-qfilosófica¡ncntt: ittdcscat¡lcso

mcros) sin dtjar dc hact'rjusticia a la atlct:uatlacorrfigttraciótr del discurso (la teoría de los númcro-s)tratando la-"alt¡tlidas entidad<r-scomo construccion<rslógi<ras.llrrs-"trllse a¡.rresuróa crigir estc "(')rito" como modclo para torlos los filósofos futu- ros. Y algunos dc cstc¡sfilósofos futuros -le"s positiristas dt¡ Vicna, r'n su f'¿rst'"l'i-*it:alista"(alrt'dcdor tlt' I9lJ0) -tonl¿rr<lrt tan cn scrio cl r:onscjotlc llusst'll r¡ut:irlcarou la tlot'trina r¡ut' llamamos ronductisnto lóg,it'o,st'gítrtla cttal, dcl mislno troclcl

qttt: los ttíttttcro,ssott (st'gítttst' prcttrntlr') cott.strttt'ciortc-slírgi-

cas a partir rlc tronjuntos, los sur:r,so.srr¿r,r¿1r¡1¡,s -son t:onstrttr:-

cinrtt:sfógirrasa partir tl<'sr¡r:t'-.osrlct't¡¡ttltttturcalcsv posible-

l,ln r'l caso dt' la tcoría dc conjuntos, la "rcrlucción" d<'l¡r tcoría dt'los níultt:ros a la partc apro¡liada tlt'la tr:oría dc conjtrntos sc llcr'ó a t'abo un dctallc \'(:on indiscutiblc éxito técnico. Pucdc discutirsr:cl significado filosófico dc la reduc- ciórt, pcro al discutirlo se sabe t:ractarnt:ntc de qu(: sc cstá hablando. l'ln cl caso rncnte-t'ur:rpo.la reclucciónnunca sc llc- vó a caho ni siquicra d<' u¡¿alnalr(.raposiblt', así que no sc puerle cstar seguro tlt.t:ómo, r.ractanlcntc, las cntidades o -.u-

Lo

ctttbarazosas(los rni-

6

cesosmentaleshan de ser (identificadoscon) construcciones lógica-.a partir de succsosdc conducta. Pero, hablando de maneramuy genrlral,está claro lo quc implica tal opinión:

implica que todo discursoacercade srtccsosmentaleses tra- ducible a un discursoaccrcade la contluctamanificsta,ya sea éstarealo potencial. I'lsfácil r.cr de qué maneracstaopinión difiere tanto del dualismo como del materialismoclásico.Irl conductistaló- gico estáde'acucrdocon cl dualistaen que lo que ocurreen nuestrocercbrono ticne conexiónalgunacon lo que nosotros

queremosdeclrcu¿rndodecimosquealguientiencdolor.Pue-

dc inclusolrat:cr -*uyo todo el arsenaldc argumentosdualistas

contraIa posturamaterialista.Pcro,al mismotiempo,puedc

ser

el discursoordinarioacercatlt:"dolores",

o'scnsacioncs" conllevauna rcl'crcnciaa la 'o-\lcnte",entendi-

da col'nosubstanciacartr:siana.

\o sorprt:ndc,a-sí,quc el conrluctismológicoatrajcrauna ('nonnc atcnción--tantoÉrnpro como cn contra- rlurantt:los trcinta años srguicntcs.¡lin duda, csta terceravía dcrnostró ser fructífcra al injertar-s(¡cn el tlebatc.No es mi intcnción, clnpero,hablaraquí dc lo f'ructífcrodc la invcstigacioncsa lasquc ha llcvadocl t:onductismológic<-r,sino vcr si hubo al- gún rcsultadofinal rlc esta.sinl'r:stigaciorrcs. ¿Podcmos, dcs- pués de treinta airos,dccriralgoaccrcadc lo corrccrtoo inco- rrecto dcl conductismoló¿icc'i ,1O dr:bernosdccir quc sc ha añadidouna tcrct:raopción a las dos arttiguas,dc tal modo que no podcmosdt'r:idirctrtrc lastresmá-.f'ácilmcntt'dclo

que hubiéramospodido dccidirentre dos;y quc nuestradis- cusiónvuelvea ser,así,casítan difícil como antes? \luy pronto surgióuna conciusióndc las discusion('scn pro y cn contra dcl conductismológico, a sabtr, que la tesiscxtrcma drl conductismológico,como acabantn,.ck'r'x- poncrla (quc todo discursoacercade "suct:sosrnctalcs" cs traducibkr a un discur-qoacercade la conducta manilicsta).

tan "poco sentimental" como el matcrialistaal ncgarque o'pensamientos"

y

es falsa. Pero, en un sentido, esto no cs muy interesantc. Una tesisextremapuedeserfalsa,aunquehaya"algo a favor" del modo de pensarque rcpresenta.l,a preguntamás interc- santees ésta: ¿qué cosa,si algunahay, puedc "salvarse"del modo de pensarque el conductismológicoreprcsenta? Flnlos últimos trcinta años,la forma originalde la tcsiscx- trema del conductismológico sc ha debilitadogradualrncnte hastallegara algocomo esto:

l) Que existen implicacionesformales cntre enunctados mentalesy enunciadosdc conductarimplicacioncsformales que no son,quizás,analíticasen la forma en que lo es"Todos los solterosson no-casados",pero que sin embargosesigre:n (en algúnsentido)delos significadosde laspalabrasmcntales. Las llamaréimplic aciones f ormale.s analíticas.

2) Que estasimplicacionesformalespuedenno proporcio-

nar una traducciónefectivadel "discursomental" al "discur- so conductual" (estediscursosobre"discurso" fuc introduci- do por Gilbert Ryle en su Conceptof )Iind), pero qur: esto

es así debidoa razonessuperficiales,talescomo la mayor am- bigüedaddel discursomental,cn comparacióncon la especi- ficidad relativamentemayor del discursoacercade la conduc- ta manifiesta. Creo que,aunqueningúnfilósofo suscribiríahov la versión más antigua del conductismo lógico, muchÍsimosfilósofosr

aceptaríancsasdosobscrvacionesadmiticndoalavezlainsatis-

factoriaimprctrisióndc la presentcforma de cnunciarlas.Si cs- tos filósofos ticnen raz6n, hay mucho trabajo que realizar (por ejemplo,la nocióndc "analiticidad"tienequeaclararse), pero la direccióndel trabajo estátrazadapara el ftrturo pró-

ximo. Quisiera poder compartir estefcliz punto de üsta, aunquc sólo fucsc por la consoladoraconclusiónde quc una invcsti-

r

Por ejerrrplo,eslasdos obscrvat.i<¡ncsst:lbrmulan de mancrabastantr:r,rplícita

tn

Indiuiduals, de Slr¿wson. Sin crrrbargo.Slrawson mc ha dicho qur: ril va no

apnrcbael punto (l ).

t]

gaciónfilosófica de primera,continuadadurantecierto ticm- po, conduciríafinalmentea una solucióndel problemamrln-

te-cucrpoque scríaindcpcndientedc los cnfadososhcchos empíricos acercadc los cercbrcs,la r:a:lsaciónr:cntraldc la conducta,la evidenciaa favor y en contradc la cattsaciónno físicade por lo menosalgunaconduc:ta.y la falta desolidez de la invcstigaciónpsíquica y de la parapsicología.Pero lo

cicrto es que vengo e sepultaral

encomiarlo.Sicnto que ha llegadoel mometrtode admitir quc el conductismológicocs un error,y que aun lasformas másdébilc-"de la doctrinadttlconductistalógicosonincorrec- ta-s.\o ¡rut'do espcrarestabktcr:restoen un artícr¡lotan brcve como el prescnte;' pcro al meno-sesperoexponer.para su

cxamen.lasprint:ipaleslínea-sde mi pensantiento.

conductismo lógico, no a

c0\Dl.cTls\lot,ocl(io

El conductismológico suclct:omcnzarpor señalaralgoper- ftrctamcntr:cicrto: qut-palabrastaletscomo "tlolor" ("dolor" scrádc aquí en adt:lantcnucstro {cmplo patrón derpalabra

2 [,]lintenro dr urracr¡artao¡rciírn-es rlt:tir, una opción distinta rlr'ldualisnro.t:l matcrialismoy r'l condtt<:tistno sccsbozanr "l'he NlcntalLili'ol S()rlt(:Nlaclrin(:s", qur apartt:ió en I'nxu:din¿4sol the ll'u¡ne Slnrposiurn on the Phikxoplty of Mind.

[\'ersión t:astr'll¡na: "l,a virla nrrnlal Ño. 17, l9Ul.] tistacuartao¡rlirirrls

patiblr con la opinit'rndr r¡ur'los organismos,intlu-vendoa los seres[rutttanos,sr.rtt sistr:nlasfísicosqut' ¡<¡trsi.¡tt:nrlt: ltartít:ulas elementalesy oberltttn lasleyesdr l¿ lísica. pr:ro no rr:qrticrcqut' "r'slados" talescotno dolor y preft,renciasean,leíini-

dos dt' rtrarrt'ra (lue s('lragart:li'rtrrr:iaa coltdutta rnanifiesta,o bicn a constitución

f ísicoquínrica.l,a idr:a. ('\l)lr('sta lrrcvt'tnt'nte,esrlut' los pretlicadosque sr:aplicatr

¿ un sisterrrrtn virtud tlesu orgunizuti(tn luntional tienen justantentr eslacar¿(tc-

rísticas:una organizaciírrrfi¡ucionaldarla(por ejetrtplo,rrnalógicainductivad¡rl¿, ur¡aIunr.ión dt: prelerenr:iarat,ionaldada) ¡rLrcde rtalizarst ctr casicuak¡rrierclasr dc tr¡ntlrrr:lantarti{icsla,stgírnlast:irr:unstancias,y puerlr'"itrcorporarst"'acstruc- It¡rastlt'tnut:has rlili:rtntr:srrrtrstitur:i<¡ntsfísir'as (l aun t¡tttalísic¿rs)l<igicarrrcntc posiblrs. Así, t'l trrurrriado rlt r¡uc utra criatt¡rapreliere ,\ a lJ rx¡ nos tlicr si la r;riaturatit'nt: urra (luílnica rle carllór¡,o una quírnicadr silit:ón,o si est¡nanttrrle dr:s<:orJroriz¿rla,ni rrosdicc cílmr.¡sc cont¡xrrtariatrla rriatura en circur¡stanr'iasrs- per:ificablr:ssir¡rr:li'rr:r¡t'i¿rsa otras prcferenciasy crectrciasdela criatura,ptr() n()

pt¡r t:llo t'-salgo "mistt:rioso".

tlc algttnasntár¡uittas", (iuatlerturs rle (]rítica nralcrialistarn r'l sentirl<¡amplio rlt ser (:()lll-

mental) no se enseñan por referencia a cjemplos modelo, dtl la manera en que se enscñan palabras como 'orojo". Lno puede señalar un ejcrnplo dc rojo. pcro no pucde scñalar un

ejemplo de dolor

(excepto señalando algún tipo de condur:tu)

y decir: 'oCompare la sensaciónque está teniendo con ésta

(digamos, la scnsación de Jones en el ticmpo tr ). Si las dos sensaciones tienen idóntica cualidad, etrtonces -su sorl-.ación

puede llamarse legítimamentc sensación dc rloktr." l,a difi-

cultad cstriba, por supucsto. cu quc \'o tto putttlo tctrcr la

sensaciónde Jones en el tiempo t, Jones, y el tiempo seatr .

-a nlr'llos tlt'c¡tre \().\eo

A partir de esta simple obscrvaciótr stl sigucn citrrtascosas'

Por ejem¡rlo,que la versiónsegúnla cttal la intcnsií¡ndt' la pa- o'cot'lozco

labra "dolor" es una t:ierta c¿¿allrlor/qutt

propio caso", debc estar cquivocada.Pt:roesto tt<lcortstitul'e una refutación dcl dualismo, va que cl dtlali-*tallo cstá obli- gado a sostt:ner (Jue )'o ('onoz('o la intensiírndt'la palabracas-

tcllana 'odolor" a travós de mi propio castl,sino sólo qtrc vo expcrimcnto el rcfcrcntc clcla palabra.

por rni

¿Cuál cs cntt¡ttcttsla intt:nsión dc "dolor"? \ltl inclino a

dccir quc "dolor" cn un conccpto-trúmulo. l'lsdccir, la apli-

cación dc la palabra "dolor"

cúmulo dt' t:riterios, Iortos /o.s t'trolcspueden consirlcrarse

sir¿l¡íficos.3l'ln consccucncia,rto lra,vmanora -"atisfactoria dc

rt:sJlondrrra la prcgunta ",',Qué signil'ica'clolor"i"

dando un sinónimo t'r'acto (por tjetmplo, "St:lttttt'rz")l pcrc.r

hay nrilloncs dt'rnant:rasdili,rt'ntt'sdt'dt't:ir lo qut'¡'s t'l cl<llor.

uno put:de dt'cir qttt' el dolor ('s (-sa strttsat:ión

ttstá controlada por todo

un

trrt't:pto

Por

{cmplo,

3 No t¡trir,rodtcir si¡lo r¡uc carlacritcrio ptttrlc r:<lltsirlerarsesinlí'titri. sino ta¡n- l-rií'nque cl cí¡r¡tulocs sit,ti'tir'<¡dt tnancracolt'<:tira,r'tl cl soltirlt¡ tlt'r¡ue t'n t;it:r- tos(asoslenrntoslibertadrletlrr:ir(porsirrr¡rlicidadinrluctivarctrrlloltlí¿tt'irriu) qrrc el tí,rnrirrost a¡llicaaulr(ltrccl ct'rtnulotslri ilus('lrt('t'nstt totrlidad. l'lstocs dr'l todo conrpatiblcron la alirmaciírndt r¡trcei t'tinrulosirvt'paraIi.iartl signifitado

dr' la palabra.l,o que ¡r¿5¿ esr¡ut't'uandocsp('ci1ic¿mosalgo rncdiantt un t:úntulo

dc indi<'adoresasttmitnos (llt(' l¿s l)('rs()lus t¡scr¿i¡¡sust crebros. l',strlscritt:rios lruc-

alto t't¡alrrlokr qut' r'l but'ttsctttirlot'rigt'r's aqttellot¡ut'¡xrtlemos

dur

<onsitler¿rronro ulla "r'ottvt'ncióttast¡r'i¿tlaal discurso" (Orit:t:) v no t:onto algo

qur | (,¡rga que csliptrlarsren r'otrcrióntrrtt las ¡ralabras individt¡ales.

¡rasarse¡ror

l0

quc normalmentesemanifiestadiciendo"Ay", o respingando,

o de muchasotras nlaneras(o qut no semanificstaen ln más

mínimo.comoocurrea menudo).

Todo lo antcrior e,scompatiblccon cl conductismológico. oDolor'

es un cú-

Fll conductistalógict-rreplicaría:"Exacto.

mulo dc {ronceptos-es dccir, rcpresentaun cúmulo de fenó-

menos." Pero no es csto lo que quiero dccir. Veamosotra clascde cirmulo de conceptos(los cúmulosde conceptosno

son una cla.sehomogénea,por supuesto):los nombresdecn-

fermcdadcs. Ob-.crvamosqt¡e,cuandosc descubrióel origen viral de la polio, los doctoresdt-:cíanquc los casosen los que todoslos síntomasdc la polio habíancstadopresentes,pero el ürus

habíacstadoauscnte,resultabanno habersitlocasosde polio.

Dc manera st:mcjantc.si sc descullricraun virus que fuese

normalmente (ca-*iinvariablemt:nte)la causadc lo quc ahora

llamamos"c-sr:lcrosismúltiplr:".la hipótcsisde quc estevirus es¿a{rausade la csclernsismúltiplc no podría falsificarseaun- quc, cn algunas (juantas ocasionosoxcopcionales,fuera posi-

ble tencrtocloslossíntomasdc la csclr:rosismúltipledebidoa

algunaotra r:ornL¡inacióndc f'ar:tores,ni tampocosienalgunos casoscstrrviruscausarasíntomasquc no cstuvicranrcconoci- do-.como síntornasdc trst:lcrosismúltiplc. Por supuestoquc cstoslrcchosllevaríanal lericógrafoa rechuzorla opinióndr:

qut:"csckrrosismúlti¡rk:"significa"la ¡rrcst:ncia sinrultáncade talcsy cualtrssíntomas".lt,nvcz dc cllo diríaqut:"esclcrosis múltiple" significa "la cnl'crtncdadqur:cs nortnalmentcrcs- ponsablcdc algunoso de todoslossíntornassigrrientcs

l)csdt:lucgo,nc¡ticnc qur:dccircso. \lgtrnosfilósofos prc- frrríandcr:irr¡ur:"polio" signif'icaba"la ¡rrcsr:nr:ia simultánca

"

dc

talcsy cualcssíntomas";y diríanque la dccisióndc acep-

tar

la prcsr:nciao auscnciadc un ürus corno critcrio para la

prt:sen<:iao auscnciarlela polio constituyóuncambio r/esrgnr- ficado. Pr:rocsto vacomplctamcntecn contra de nuestrost:n-

tido común.Por ejcmplo,los doctoressolíandecir:"L)reoque

ll

la polio es causadapor un virus." De acucrdo con la postura del

"camlrio dc significado", estosdoctorcs cstabanequiuocodos. no en Io cierl,o.l,a polio, ettel sentido en qu(,.estapalabro se usal¡aen aquel entoncps.no siempre cra causatlapor un virusl cs sólo lo que nosolros llamamos polio lo que siemprc ('s( au- sado por un virus. \' si algún doctor hubicra tlicho (como muchos dijeron): "(lrco quc esto puedc no ser un casode po- lio", sabiendo que todos los síntomas dcscritos en los libros de texto estaban presentes,tal doctor se habría contradicho (aun cuando nosotros, hoy día, diríarnos quc tenía razón) o. tal vez, habría "hecho una propucsta lingüí-cticavelada". Del mismo modo, dicha postura va cn contra dc la buena lncto- dología lingüística. La definición quc propusimos t'n cl parrá-

cr-r

los síntonras

siguientcs

fermcdad quc cs nornralnrcntrrrespon.saül¡,dc

fo antcrior -de quc "esclerosis múltiple"

-significa "la

."- tienc un análogocracto en e:lc¿rsodt'la ¡rolio.

l.lstaclase dc definición dtja abicrta la cuc-qtiónat'crc¿rdt'-si hay ttna causaílnica o varias.Ilablar dc "descubrir un origcn ítnico tlc la polio (o do-.o trt's o cu¿l¡s)". ltablar dc "tkr-"cu- brir quc X no tuvo polio" (aunqrrc lno-qtrótodos los sínto- mas de la polio), r, lrablar dc'odc-scubrirquc X tuvo polio" (aurrqut'r.lo rno-ctró nin{unt) rlt'lo" "síntclrnas tl'scritos cn

los libros rL' tt'rto"). r.oll<:ut'rrlarrcon tal dt:finición. \. fi- nalnrcntc, la dclinición no rt'tlrricr()que tligarno-.qut: hubo un "r'alnbio tlc sigrril'ica(Io". \sí. é-*ta (rs soguramcntc la dr'- l'init'ión qrrc atloplaría un bucll lcricógrafo. Pt'ro eso im- plira fógicarncntc rtt:ltuzur la po-stura<lt:"<rarnbiockr signi- fit'atlo" conlo nlcro inrr:nto ric filósofo.a

.\ht¡ra bir:n, ¿a qui'nos

llcla cl lrct:ho dc aceptar quc r'rsta

cs la t:rplicación t'orrrcta rlc los nombrc-qdc cnfcrmedades? ['uede ]iabt,r implicacioncs analíticas que conccten cnfcr.

mcdadt:s t'on síntomas (aunqurr argum(rntaríren contra (lc

csto). llor cjr:mplo. l)ar('('c¡rlarrsiblc dt't'ir qur':

4

{il.

T2

"l )r',.arrrirrg

'l)r.p¡l¡ {l¡rnrttr',t

I'hiktxtphv. First 5i:rir.s

Normalmentc la gente que padecede esclerosismúltiple tienealgunoo todoslos síntomassiguientes' ' '

(]s una verdadnecesaria("analítica"). Perode estono sesigue el ,.discurso acercade enfermedades"seatraducible al

que 'idis"ursoacercade síntomas".Lo que sesigueesmásbien lo contrario ( lo cual se indica ya con la presenciadela palabra "normalmente"): los enunciadosacercade la esclerosismúl- tiple no son traduciblesa enunciadosacercade los síntomas

de la esclcrosismúltiple, y no porque el discursoacercade enfcrmedadessea"sistemáticamenteambiguo" y el discurso acercade síntomassea"espccífico", sino porque lasc¿usas no sonconstruccioneslógicasa partir de susefectos' De rnancraanáloga,tanto el dualistacomo el materialista

querrían

erplicarscmediantcla referenciaa la conductamanifiesta,lo

no es la prescncia

i" ,n cúmulo de respucstas,sino la presenciade un eventoo condición quc normalmentc {lausa (lsas rcspuestas'(Por

puesto,el dolor no os la causatotal dc la conductadc dolor, srno sólo una partc propiamcntc invariable de csa ctlusa;s pero, dt: rnun".i similar,el daño a los tt,jidoscausadopor cl y¡¡¡-. no cs la causatotal dc los síntomasindividualesde la polio cn algúncasoindividual,sinounapartcpropiamcntcin- variabk dc la causa.)Y qucrríanargüir,además,que aítnsi /uese unarcrdarlttctcsariaqtlc

\ormalmcnttt, <luandouno dicr: "¡\Y" uno ticnc dolor

quc nosotro-squorernosdccir con "dolor"

argüir que, aunquecl significadode "dolor"

puede

-su-

una vcrdad nccosariüquc

Nonnalmcntr:. cuando

uno

ticne

dolor

uno

dict: o'Ay"

cso sería una observación intcresante accrca dc lo que

5 Por supur:stoqur: "la t;aus¿"t's una frascaltanrenteambigua.Aun si escorrec- to dt'cir ,'n algunos casos (ltle ciert<¡ssucesos que ocurren cn el ccrebro son "la causa" de mi c<¡nductadr: dol<¡r,no sesiguc (como se ha sugeridoa veces)quemi dolor drba ser "idént i<o" a es{rssuc('sosnerviosos.

l3

fica "dolor", pcro no arrojaríaningunaluz metafísicasobre lo que el dolor cs (o no es). Y ciertamentr:no se seguiría gue cl 'odiscursoacercadel dolor" fuese traduciblc a "di.s- curso acercade respuestas",ni que el fracasode tal traduci- bilidad sc debería sólo a la "ambigüedad sistcmática"del discursoacercade las respuestas. 'l'odo lo contrario. Justa' mente como ya se dijo, lascausa.s(dolores)no sotlconstruc- cioneslógicasa partir desuse.fectos(conducta). lll dualistatradicional, sin embargo,dcscaríair rnáslejos

y negar la necesitladdc las dos proposicionesque acabamos de mencionar.Y, además,cl dualistatradicionaltienc razón:

no es de ningunamaneracontradictorio,ttotnovcremos,ha' blar de mundoshipotéticoscn los que hayadolores,perono conductade dolor. Hastaestemomcnto la analogíacon nombresde enfetrme- dadesaún sc preserva.Supongamosquc identifico la esclcro- sis múltiple como la enfermedadquc normalmcntcprotlucc ciertossíntomas.Si posteriormcnteresultaraque la causade

la eselerosismúltiple es un virus,utilizando c-stecritcrio re-

cién dt:scubiertopodría llcgar a encontrar que la csclerosis

múltiple produccsíntornasrnuy riifcrcntescuando.digamos,

la temperaturamediaesmásbaja.Puedoentonccshablarcon

cntcra propicdad dc un mundo hipotético(con nivelestL' tcmperatura más bajos) cn cl quc la esclerosismúltiple no producenonnalmcntelos síntomasacostumbrados.l,s cierto que, si laspalabro.s'oesckrrosismírltiplc" sc usancn cualquier mundo dt' tal rnaneraquc la dclinición lexicográficacxpresa- da scauna llucnadcfinición,entoncesmucltasvíctimasdc la

cnferrnedaddcben halier tenido alsuno o todos los síntomas siguicntes . Y, del misrnornodo,esciertoque,si la explica- ción sugeridade la palabra"dolor" csunabucnaexplicación

(o sea,que "dolor es la scnsaciónquc se demucstranormal-

mentc cuando alguiendice '.\y', o respinga,o grita,etc."),

e.ntonceslas pcrsonasquc ticnr:ndolor debcn,cn algúnmo- rnento,haberrespingado,o gritado,o dicho".\y";pero esto

I4

no irnplicaquc "si alguienha tenido algrrnavezdolor, cnton-

ccs,en algún momento, delle haberrespingado,o debehabcr

gritado,o debohaberdicho

fundir los prerrcquisitosparalmblar "\y' detldolor, como ¿osoúro.s hablamosdel dolor"con los prcrrequisitosparala cxistencia

dcl dolor.

La analogíaque hcmos venido trazattdono esuna idcnti- dad: lingüísticamcnteLrablando,las palabrasmcntalesy los nombrcsdc cnfcrnredadcsson dilerentcsen muchísimosas- pectos. Iin particular,los usosen prirnerapersonason muy distinto-s:un hombrepucdt:padeccrun intensocasode polio sinsaberlo.aunquescpala palabra"polio", perono puedepa- dcccrun intcnsodolor sinsabcrio.,\ primcravistacstopuede p¿uec(-'run putrto a favor del conductismológico.Irl conduc- ti-ctalógicopuededccir: cl ht:cltode quc lasprcntisas"Juan dicr: quc tiene dolor", "Juan hablaespañol", Y 'oJuanestá lrablandocotttodasittccridad" ,6 implitluenIógír:arnttnúe"Juan tiene dolor". cs lo quc lraccquc lasinformacioncsde dolor

ternganestcsúafuscspccial.Ptlroaunc¡ueello fuesecicrto, no se scguiríaquc cl conductisntológico tuvicra ra'zón,a mcnos que sinceridadf'ucseuna"collstruccióttlógicaa partirde con- ducta nlanifiesta".Lna crplicaciónmucho másrazortablct's la siguicntc:uno pucclctettttria "alucirlacióndc un clcfantc rosado",pcrouno no putrdcteneruna"altlcinacióttdt tlolor", ni una "auscttuiade alucinacióndc tlolor", simplcrnt'ntcpor- quc cualquiersituaciónque alguicnno pucdadiscriminardtr urrasituacióttcn la cual titrnttun dolor,cut'tttacolttouttasi- tuacióncn la cual tiencdolor.micntrasqttccl quc alguienno pucda distinguirur-rasittlar:iónde otra cn la t¡ut:un clclantc rosadoc-stóprcstrnte.no ltecc-.ariatnentecuenta ttornola prc- scnciatlt' un clt,fantcrc-¡sadc¡. I'ln -qíntcsis: ctco que los dolores no soll cúmulosde res-

". Concluirestoseríacrtn-

puesta.s,sino

que son (normalmcnte,en nucstraexpcriencia

o f'.*t,,sr sugierr:rrr lasPhilosophicul Inuestig¡ationsde Wittgenstein

hasta la fecha) las causasde ciertos cúmulos de respuestas. Además,aunque esto es un hecho empírico, fundamentala posibilidad de hablar de los dolorcsde la mancraparticular en que lo hacemos.Sin embargo,de ningúnmodo excluyela posibilidadde mundos en los cuales(debido a difcrcnciasen las condicionesambientalesy hereditarias)los dolores no seariresponsablesde las respuestasacostumbradas,o incluso no seanres¡lonsablesde absolutamenteningunarcspuesta. Hagamosahora un poco de ciencia-ficcióny tratcmos de describiralgunosmundos en los cualeslos doloresesténre- lacionadoscon respuestas(y también con causas)deuna ma- neramuy diferenteque en nuestromundo.

Si paraempezarlimitamosnuestraatencióna rcspuestasno verbalesde personasmaduras,el asuntosc facilita' Imaginc- mos una comunidadde'osuper-espartanos"o de "sttpt:r-estoi- cos"; una comunidadcn la cual los adultostenganla habili- dad de rcprimir con eficaciaúodoconductade dolor involun- taria. Puedell,en algunaocasión,admitir qur: sir:ntcndolor, pcro sicmpre con una !'oz aEadabley bien modulada,aun quc esténsufricndo lasagoníasdcl condenado.Jo rcspingan, ni gritan, ni rctrocedcn,ni sollozan,ni rechinanlos dicntc", ni aprictanlos puitos,si sudan,ni actúanpara nadacomo la gente que tienc dolor, ni como la gentequc rtlprimc lasrt's- puestasincondicionadasasociadascon cl dolor. Sin embargo, sicntendolor, y lcsdcsagrada(tanto como a nosotros).lncltr- so admiten quc se ncccsitauna gran fucrza de voluntatlpara comportarsecomo lo ltacen.Pcrotiencnlo que considerattra- zonesideológicasirnportantcs,paracomportarscasí,y a tra- vésde añosde adicstramientohanaprendidoa üür conl'ormc a susexigentesnorrnas. Podríaobjetarsr:quelosniñosy losmit:mbroslrototalrnr:trttr rnadurosde csa comunidadmostrarán,en difercntcsgrarlos, una conducta incondicional normal de dolor, .y gqe csto trs todo lo quc sertquicre paralaatribuciónde dolor. f)t: acl-¡r'rtlr¡ con estaopinión el sínequa non parala atribr¡ciónsignil'it:ati-

I6

\

l

va de dolor a unaespecieesel de quesusmiembrosinrnaduros manifiestenrespuestasincondicionalesal dolor. Uno bien podría detenersea preguntarsi eseenunciadotie-

ne siquieraun significadoclaro.Suponiendoque hubicsemar-

cianos,

¿tenemos algún criterio paradecirquc algoesla "res-

puestaincondicionalal dolor" de un marciano?En igualdad de circunstancias,uno euita aquellascosasclelasque ha teni

do expericnciasdolorosas;esto sugeriríaque la conductade euitacióttpodría esperarsecomo respuestaincondicionaluni- versalal dolor. No obstanto,aunqueestofueracierto,difícil- mente sería lo bastanteespccífico,pucsto que la evitación puede ser también una respuestaincondicional a muchas cosasque no asociamoscoll el dolor, como lo son lascosas quc nos {i-sgustan.qtlc nos asustan,o que sirnplementenos aburren. l)cjcmos dc lado esta."dificultadcsy veamossi podcmos idt,arun ntuncloimaginariocn el qur:no haYa,nijuzgandopor normas bctrignas,ninguna respucstaincondicional al dolor' Considerenroscspecíficamentea nuestros"superespartanos",

y supongamo-qqlre despuírsdc millonosde añoscmpiezana

i,,n"i l't¡ó. q,r,,i,o".,ncomphtamontc aculturados.Naccnha-

blando cl lcnguajede los adultos,sabiendolastablasde mul-

tiplicar,con opinionttssollrtrasuntospolíticos,y compartien- ¡Jointt¿rolia las crecnciasespartanasdominantesacercade la importanciade no manil'cstardolor (exceptomedianteun.rc-

poitt

it:ncia).llntonces no habría ctl estacomunidadtrinpSrna"rcs- putxta incondicional al dolor" (aunquc podría habcr dcseo'' incondicionalcs dc manilcstarciertasre.sptttstas,mismosqttt', sin embargo,fucsttnsicmprc reprimidos por la ftrcrza dt' la voluntad). Aun así, ha1'algo claramentcabsurdoen la tcsis de quc no uno no puedeatribuir a estasperson¿Lsla capaciclad

de sentirdolor. Parahacerevidentecsttlabsurdo,imaginemosquelogratlttls convertir a un "superrespartatro"adullo a nuestra idcología.

uc.bal,y aun así en un tono de voz que sugieraindife-

I7

Supongamos quc cmpieza a manifcstar dolor de manera llor-

mal. No obstante, informa que los dolores que estásintiendo no son más in|ertsosque los que crpcrimentó antcs de su con' vcrsión; de ltccho, puede decir que el darleserpresión los lta- ce menos intensos. En este r:aso,el conductista lógico tendría

que decir que, por existencia cn toda

mcdio ¡lt: este micrnbro. denlostrállanlos la la espccic de respuesta.*incotldieionalesal

dolor y, por tanto, que la atribución dc dolor a la cspeciecra

"lógicamente propia". Pero cso quicre decir qut: si t:stchotn- bre nunca hubiera viüdo, y .sólohubicra sido po-.iblc dcmos- trar indirectamente (mediante el uso d,etertrías)que estos sc- res sentían dolor, entonces las atribuciones de rlolor ltubiera¡t sido impropias. Hasta aquí hemos estado construycndo mundos tttl los ttta- les la relación dcl dolor con susefectosuo verbalcscstá altcra-

da.

dolc¡r c:orl

causas'lIista cs todavía mis fácilmente modif it'abltrcn la irtra- ginación. ¿No podría uno imaginar ulla cspt'cit'quc sitrticra

dolor sólo cuando c.stuvicseprescnte Lln carnpo Inagnótictr

(aunque el

campo magnético no (tausara rtirtgúnclaitodetc<l-

tablc a suscucrpos ni a sussistttntastrtlrviosos)'lSi ahoru ilrla- ginarno-squc los mit:tnbros dc tal cspttttittllcgan a cotlvcrtir-.tl

al "supt:rcspartanisrno", podretnos rcprt:sctrtarllosull tntttrdo cn el cual los dolorc-*. cn nuestro scntido. cstt'tnclararltt'nttl prescntcs.pcro ('r1 cl quc tro tcngatt ni las tlau-*asllorltlaltlstti los el'cetos nornralcs (aparttr dtt las itrf'orrrlaciorttlsrt'rbales). Ahora bicn, ¿qué potl,¡¡o5 dttcir dt: la-citll'orrltat'iotrt:srtlr- bales'/ Algunos t'ondut'ltstaslas llan consicltrratlola f'ornrat:¿r-

¿Qué podcmos:decir ahora tlt' la rclaciórl tl'l

su¡rucsto.tttra

dificultad cn cllo:

tod¿rr'rudcza) "tsloy rlispuesto a oxprosarestacla-strdc infc¡r- mación verllal". ;.ttóttto vantos a sabt'r c'tltotltt'squt'tttta in- lbrrrración ¡rartiltrlar t's "t'sl¿tt'lasr'dt' inIornla<'iónverbal"? Habitualmentc sttr:ontestacn lunción tle las rcsptltlsta"sitlt:otr- dicionales al tlolor v su ¡rrtrtcttclida suplantación por las inl'or-

racterística dc la contltlcta tlcl tlolor. IIar'.

si o'tcngo tlolor"

¡ror significa (hablatltlo r:on

IB

maciorles verbales en cuestión. 'sin embargo, hemos visto ya

que no hal

puestasincondiciottalesdc dolor en todas las cspccicscapaccs

razot-tcslóglco.sque apoyen la existencia de res-

de sentir

cxistcncia de los deseosde evitación, pcro los deseos de eü-

son cotrducta, colno tampoco lo son los dolores).

vcz más. seamos caritativo-sal grado dc cmplazar la

primera dif icultad quc nos littne a lil tncntc, y cmprcndamos

la tarea dc intentar irnaginarnosun mundo cn el que ni siquie-

ra lrara inforntacior¿e.sdc dolor.

En el }lundo X tenemos "superespartanos".Han sido super-

espartanos durantc tanto

Por supuesto,cada

tación no

dolor

(puede

haber razones lógicas a favor

de

la

Lna

[,o llamaré ell"\Iundo

X".

tiernpo que ltan empezado a re-

primir hasta el discursoacerca del dolor.

poblador individual del rnundo X puedc tener su forma pri- vada de pensar aoerca dcl dolor. Puede incluso contar con la palabra "dolor" (asutno, como lo hice anteriortncnte' que

cstos scrcsnacen trompltttatnetnteaculturados). Puedepensar para sí: "Llste tlolor cs intolcrabltt. Si continúa un minuto rnás, gritaré. ;\las nol ;\o dcbo ltact:rlol Dcshonraríaa toda mi fa-

milia

mitcn fener d<-¡lorc-

I't:nónlcnoal cual sc rcfir:rc. lin surna.si los

partir dt: la contlucta",

"

Pero lo," habitantes dcl mundo

Ii'ingcnno

X

ni siquiera ad-

sabcrla palabra ni conoccr cl

dolores son o'col'ls-

;entoncLrs,los ha- tnodo que no tic-

trucciotrcs lírgicasa

bitantcs dcl mundo X st: conr¡lortan tlr tal

nt:n dolorcsl Pcro claro quc sí ticncn dolortts, y cllos sabcn

perfcr:tamcntcquc los ticncn. Si csta últirna f'antasíano es. dc algún rnodo oculto, con- tradictoria, eutonccs cl conductismo lógico cs sintplcmcntc un orror. \o cs solamcntc f¿rlsala st:gunrlatc-tis<lrtlconduc-

tismo lógico - la cxistcncia de una traducción aproximada del discurso acerca del dolor al discurso acerca de la con-

ducta -, sino quc lo es también la primera tcsis: la existr:ncia

de "implicaciones

de cierta clasc cle conducta. pero sólo dentro del contexto de

nucstras creencias, dcseos, actitudes ideológicas, etc. Dcl

analíticas". Los dolores son responsables

r9

enunciado'oX tiene dolor", por sí mismo,no sesigueningún cnunciado de conducta - ni siquieraun enunciadode con- ductaquecontengaun "normalmente" o un "probablemente".

lin nuestrasecciónfinal consideraremosel repertorio de contraataqucsdel conductistalógico a estetipo de argumcn- to. Si las tesispositivasdel conductistalógico son inadecua- das dcbido a una consideracióndemasiadosimplistade la naturalezade las palabrascúmulo -equivalente, en algunos casos,a una abiertanegaciónde que seaposibleque ha-vauna palabragobcrnadapor un cúmulo de indicadorcs,forlos los cualesseansintéticos-, sustesisnegativassoninadecuadasde- bido a una consideracióndemasiadosimplistadclrazonamien- to empírico. Desafortunadamentc,cs caractcrísticode la fi- losofía modernael quc susproblemassuperpongantresárcas diferuntcs-habtando en gcncral,las árcasde la lingüística,

ro, nos rlamos cucnta dc que involucra una contradicción ló-

gica; porqur: "longitutl" significani más lti ntenosque una rc- lación con un patrón, )' os una contradicción sostenerque la longitud de todo sc duplicó, en tanto quc las relacioncs cotr

los patrones pcrmanecieroninalteradas. Lo que acabo dc dccir (hablando corno podría hablar un

conductista lógico) es falso, pero

cuando nlenos la última parte cs falsa)porque o'longitud" no

significa "relación con un pairón". Si así fuese (asumiendo que un "patron" tiene quc ser un objeto material macroscópi. co. o dc cualquier manera un objcto tnatt-'rial),no tendría sen-

tido hablar de distanciascn un ntundo cn el que sólo hubie-

se canrpos gravitar:ionale-sv clcctroruagrtéticos,pero ningún

no tcndría sentido ha-

objcto

blar de quc cl patrón (cualquiera que fuese) lrubiera cambiado

su longitud. (lon-qccut'ncias tan contraintuitivas han t:ondu-

tlo totalntente. Es falso (o

lnatcrial.

Del ntisrno ntocl<l

,

la

lógicay la "teoría delasteorías"(metodologíacientífica)-

cido a rnuchos l'ísicos (y aun a unos cuantos filósofos de la

y

quc muchosde suspracticantestratcn dc arreglársclascon

física) a con-.iderar "longiturl". lto ('oltlo algo dcfinido opr:-

un conocirnir¡ntoinadecuadodc al nrenosdos de las tre-s.

AI,GIINOSAIIGL]I\,IEN'I'OSCONI)I.,CTIST'AS

llenros

estado

h¿rblando dc

"haL¡itantes

dcl

mundo

X"

l'

dt:

racionalrnrnte. sino ('onl() rlna rrtagnitttd tcórica (corno la

carga cléctrica) qut pttt:dcrtnt:tlir-qcctt una virtual infinidad

dc

rnancras.pcro quc no cs crplícita v eractamcnte dcfini-

blc

cn tórrnino-rdc ninguna dc las mancrasde mcdirla. Algu-

nos dc cstos 1'ísicos-los

dirían incluso quc, ltjos tlc -tcr cl casoquc "longitud" (y pclr

ttrórirro,qdcl "cantpo ttnificado"-

"supcrcspartanos". Nadic niega quc, en algún sentidodel

cndc "t:spat'io") dcpctrda dc la existcncia de cuttrposnlatcria-

término,tak:s fantasíasson "inteligibles". Pcrola "inteligi-

les

adecuarlanlctrtcrt:lacionatltls,los cucrpos rnaterialospll('-

bilidad" pucdr-'scr algo supt:rficial. tjna fantasíapuedeser

den

ct¡nsitlcrarso.cotr nlavor propicdad, variacionttslocalcs

"intt:ligible",al n)unoscn cl nivcl dc la "gramáticasupcrfi-

t'n

l¿rr:ulratura tlt:l cspacio: c-s¡11¡¡1it,r'ariacioneslocalcscn la

cial", artnq¡r1:podarnospcrcatarnos.si nos detencrnosa p{tn-

intr:nsidad dr: una t'ir:rta magnitud (el tcnsor S¡*), un aspectc.r

sarcn ella un rato, que involucraalgúnabsurdo.Considérese ,

de la cual t:xpcrimerntarnoscomo "longitud".

por ejcmplo, la suposiciónde que anoche,prer:isamenteal fi- Io rlc Ia medianochc.todaslasdistanciasscduplicaronde un

Por otra partc, cstá lcjos de la verdad el que la hrpótesis "allocllc, al filo dc la medianoche.todo duplicó su longitud'

momento a otro. Por supuesto,no advertimos el cambio,

no

tenga consccuoncias verificables. Por ejemplo, si anoche

iporque nosotrosmismostambiénduplicamosnuestratallal

todo duplicó su longiturl, v Ia velocidad de la luz no se dupli-

Flstahistoria nos puedc parecerintel.¿iH¿a primera vista,al menoscomo una posibilidaddivertida. Al reflexionar,empe-

có tarnbión, entonces esta mañana experimentaríamos una a-

20

2l

parentereducción,ala mitad,dc lavelocidaddelaluz.Además. si g (la constantegravitacional)no se duplicó,entoncesexpe- rimentaríamosuna aparentereducciónen la intensidaddel campogravitacional.Y sih (laconstantedePlanck)no cambió, entonces En resumen.nuestromundo hubiesesidointrín- cadamentediferente. Y si pudiésemossol¡reviürbajo condi- cionestan drásticamentealteradas,sin duda que algúnfísico perspicazllegaríaa explicarlo sucedido.

He entradoen tantosdetallessóloparaponorderelievcque en filosofía las cosasrara vez son tan simplescomo pareccn. El "universo duplicado" es un consabidoejcmplo escolar

de "pseudohipótesis",no

ble si sedeseaun 'ocasoclaro". Ell primerlugar,loquc -*e de- seaesuna hipótesisqueno tengaconsecuenciascomprobables, pero estahipótesis,de la maneraen que siempreseformula, sí tiene consecuenciascomprobables(quizásalgunahipótesis más compleja no las tengal pero entoncestenetno-qquc vr:r formuladaestahipótesismáscomplejaantesde podcresperar discutirla). En segundolugar,el argumentohabitualcn favor del absurdode estahipótcsisseapoyacn una teoríasimplista del significadode "longitud", y una discusióncomplcta de esosituaciónesdifícilmenteposiblcsin cntrar en considcra- cionessobrela teoríadc campounifieadoy la mccánicacuán- tica (la última estácn concxióncon la nocióndc un "patrón material"). Pero,apartedel ejemplo,difícilmcnte puedcreba- tirse el punto de quc una historiasupcrficialmentecoherr:ntc puedccontenerun absurdooculto. ¿O puede hacerse?Por supucsto,una historiasupcrficial- mente coherentepuedeconteneruna contradicciónlógir:ao- culta,peroel punto importantc de la despectivarcfcrenciadel conductistalógico a la "gramáticasuperficial"cs que la co- herencialingüística,la significatiuidadde lostérminosindiui- dualesy la conslsúencialógica,por sí mismas,no garantizan la inmunidad con respectoa otra clasede absurdo;hay "ab- surdosprofundos" que sólo puedendetectarsepor mediodc

obstanteserel peor ejemplo posi-

22

tócnicas rnás podcro-*as. Valc la pcna dccir que hoy día, des- puós rlc trcinta arios tlc tliscurso dc estc tipo, cartrcernos de un

sirrrplccjernplo cont:inr:entt'dc tal abstlrdo ¡rrofundo, así co- mo dc una tócnic:adc dctcceión (o su¡rucstatéctritradc detec-

ción) quc no sc rctluzea a "incotnprobablc. ¡tor lo tuttto sin

sentido". Para llt'gar al ptttrto ctr cuestión: cl cottcluctistalógico pro-

bablcntt'nlc

<lcl rnun<lo X" os incorn¡rrobablc cn principio (si ftuLrieseha-

bitantcs dcl rritrnclo\.

los de gentc que rcalmcnte no supiera lo quc cs el dolor) y,

¡tor

ción -"uperrficial" qut' no tr-srealtttentcde irlttlrés).

ductista lírgico

guajc or<linario" probablctnctltc tlvitará decir "iucomJrroba-

blr. por lo tanto sin signi/ir:ado". pcro aútr cs plobable quc

diga. o por lo Inollosc¡tttt ¡,rit:rtsc: "itltontltrobable; por lo tan-

to. cn o1gúru -*t'ntitlo. ¿rbsurtlo".

mcnto"

la de quc "cnutrciado sintt'tticoincornprobable " cs, en cier-

to nlotlo. ttua cotrtratlicciórldc tórtnitros (aunquc creo quc t:sa

prcmi-sacstá cquivocada), -'ino

cn cualquicra, ttr.cttptoctl la tttásingenttacollr-repciót'rdt' "impltltncntc com-

probación, t'tucstrahipótcsis cs cornprobahle. Ularo t'stá quo yo tro ¡lodría llaccr esto si {utrravcrdatlclutr

"por hi¡rótcsis,no porlríanto-*di-stinguira los habitantes del

nruntlo \ tlc gr:ntc qut: realtruetúeno supicra l<t quc cs cl tlo-

diga quc nucstra hipótcsis aLrcrcadc "habitatrte-s

por hi¡rótesisno podríarnos distinguir-

"significa- -Si el con-

lo'tantr¡. sirt significatlo (aparte cle una cicrta

lra aprenditlo un poco dc la "filosof ía dcl len-

'l'rat¿ré dc refutar

estc "argu-

nr-¡ret:usandola prcrnisa.sien<iclésta,patenteo velada,

rnostrantlo quc'

lor". I'cro ttso Iro cs l'erdad: t:rl toclo caso, tlo tls I'erdatl "por

hipótc-sis". Lo que cs vt'rd¿rdpor ltipótcsisc-squc no podría-

rnos distinguir a los habitantes del rnundo X de gentc rlue rcafnrcrrtcno supieralo cluecs cl dolor exclusi¿-arnentecon ba'

se an la conducta nruniJ'iesta. Pero c-.o dt:ja totlavía trlucltas

otras mancrasolt las cualespodríarnosdctertninar lo que está ocurricntlo "detttro" dc los habitantcs del rnundo X, tanto cn

or

cl scntido figurativo corno olr cl sttrtitlo litt:ral tlc "tlcntro".

Por ejemplo, podríamos cxaminar susccrebros. lis un hct:ho t1uc, cuatrdo los itnpulsos tlc dolor st"'rcci- llcn" cn cl ccrcllro, instrurrtcntosdetetrtortrst:ltictrittosapro- piatlos rcgislratrun patrón caractttrístir:orltt "espiga". ll)rprc- scnlos csto brcvcrncrrtc(y rlt'masiadosirrtplt'ntcntt')dicicnd<r

quc

con e:xperit:nciasdc doktr.

X pt:rtcncr:cna la cspccic humana. clttolttrt's ¡rorltrttttls rt'rif i-

car quo sí sielttcn dolorcs, P(rs(l a qttt'prctt'r.rdallI)o ttltlcr tti idca tlc lo qut: es el dolor. aplit:arttlol-tut'slrosinstrtttttt'lttos clírctricos y rlcl tct anrlo la-*dttlat<.¡¡¿¡'"t',s¡tigasccrt'l¡ralt'.". [')-sta¡".Ur,rsta al t'onductista lirgi<'ocs rlt'lrrasi¿11osirrrplt'

para rcsultar convinctrntt:. "l'ls lr:rd¿rd".objt'tartí r'l t'ontlt¡t'-

tista lógicro,"{1ll{rlas crpcrit'ncia-.rh tlnk¡r cstán corrclat'iotra- das uno-a-uno con cs¡rigast:cn'l¡ralcsrrn trl t'¿sotlc los scrt's humanos nornralcs. Pt:ro uno no sabc out' los habitantcs dt¡l

la-s"cspigas ccrellralc-s"cstálr t:orrt'l¿r'iulratl¿tsttlto-ü-utl(,

Si lttlestroslrallitantt'stlt'l murtdcl

rnundo X son scrr:slrunrunosnorrnal.'

cho. uno tiene todaslas razonespara supon(fr ".a (luc /¿oson s('r('s

,'n

sr,rllido:dc ht,-

lrumanos normalcs." l')startiplit'a mucstra quc ningrrna tn?ra r:orrclación,por rnáscuitladosamr:nttrvt:rificada <1utrc-.tócn cl t,asodc los scrr,shumanos normalcs. pur:dcutiliz¿rrscpara vc- rificar atribucioncs rlr rlolor a los habitantt's dr:l mundo X. Afortunadamtrntt:. no tclrcrnos quo suI)oncr rluc nucstro r:o- nocimiento (:Stará sictttprtt rt'stringido a moras ttttrrt'lat:iotrt'-*. corno la corrclat'ión rlolerr-"cs¡rigaccrcbral". l',nrrrlnirt'l rnás aranzado. las cotrsidcracionesdc -"irnplit:idarl y cohrrrt:ncia puedcn clnpczar ¿ ds-slrmpcñarulla l'unción dc un rnodo cn quc no pucdcn hat:t:rlocuan<losólo sc tlisponr,dc rcgularirla- dt:sobscrvat'ionaltrsbrutas.

Sullórrgascquc ('nlp('zarnos ¿rrlctt't'tal otttl¿rsrlc utta nttt'-

ra clase (luc ('r¡ranürr rlc los crrrt'llr<)-.llrrrrr¡rroslllanlrilnoslas

"ondas V". Supóngas(' (lu(r dtrscubrittt<'rstttla l'¡rült(tradc tlcs-

cifrar

incrprcsado-s de la gentc. Y.

la.s onda-s V

dtr tal

{'orma quc rcvt:lt'tr pcn,satnit:ntos

finalmcnlc.

supírngasoqlro

21

nue-stratét'nica dc "de-*cil'ratnicnto" funt:iona tambitrn en el caso dc las onda,* V que elnanall dc los ctlrcbros dc lo-"habi-

tantes dt¡l mundo

ción dr: la corrt--lación dolor-"tlsp iga-ccrtlbral"'l

trstat'orrcla-

X.

¿lin

qutl manera difierc

Sencillamerntc clc esta manora: cs razonablc decir que las

l¿r intr:nsidad eléctrica

"c-spigas" -crestas

rnt¡mttntántlas cn

rk: cicrtas partcs dcl ctrrt:bro- podrían ttlner t:asi cualquicr {'ausa.Pcrolas ondas trasladablesa un castellanocoherente (o a

cualtluier otro idioma). mcdiantc un csquema dc descifrar rclativamcntc sitttplc,no podrían ttlnercttalquiercausa.La "hi- pótesisnula" -dc cluccsto t:ssolamentcopcración del"azar"- pucrlc quctlar inmttdiatamt:nte dcscartada. Y si, t'on respec-

to

das corrcspontlcn a lo quc tln t:fccto cstamos pensando, en- tonccs, a la hipótcsis de quc csta misma corrclación se sos-

ticnt: rt-'s¡lt:<:toa los ltabitantrls del mur-rdo X se lc asignará una ¡rrobabilirlatl inmcttsam<rtrtoalta, simplcmcntc porque

ninguna otra explicación probablc nos viene pronto a la men-

a los scrcs humanos, vttrificamosque las ondas descrifra-

tc.

to a la nlcnte" no e-"lcrif it:ación, put:dt:dccir el conductista

lógico. l'or el ('ontrario. ¿,Cómo hentos vcrificado, por ejem-

plo, quc las líncas cle cadmio en cl análisisr'-spectrográficodtr

la lua solar indican la ¡rrr:sct-tr:ia tlt: cadmio en cl sol'/ ll.enlc-

dando

ficado que, bajo circunstanciasnormalt-'s,las líneas de ead-

mio sólo aparecr)nt:uando hay cadmio r:alitlnte.Pero no sa- bcrnos qut: las circun-ttanciasen tll sol son normaltls ctt esttr Si tornarnos esto en sttrio, tentlríam<lsqu<:'calt'rt'

-scntido."

Pero "ninguna otra cr¡rlicat'iótl prollatrlc nos viene pron-

al contlut:tista lógir:o, podríamos dccir: "llcmos

vcri-

tar t:admk¡

en (il -qol antcs dc que pudiésenlos (locir quc la

rcgularitlad sobrc la cual llasantosnucstro análisis esptlctro- gráfieo rlc la luz '-*olar lrabía sido verifilada. I)e hecho, hc- rnos vcrificado la rcgularidad bajo t:ircunstalteias"nornlales", \' ¡rotlcnto". tnostrar (rlt:rluctivarnentc)qut' .si mucltas otras levcs. rluc han sido tanlllirin verilir:adasbajo circunstaneias

"normales" ¡ sólo bajo circunstancias "normales" (esto es

25

nunca sobre la superficie dcl sol), son válidas cn el sol. e.ntoncescsta rcgularidad cs válida tarnlrión bajo circunstan- cias "ant.¡rmalcs". Y si alguicn dice: o'l)ero quizÁ ninguna dt

las lcycs usuakrsdc la físiea ticnc validcz cn cl sol". rcplica-

sient-

rnos quc esto t's ('onlo suporl('rqu('un pr()('(':olorluilo

pre produce un castcllano coherentc. I'll hcclro cs quc las "scñales" (luz solar, ondas radir-¡eléctricas,etc.) que recibi- mo-* dcl sol r:oncucrdan con un va-qtocucrpo rle teoría. Tal vez haya alguna otra erplicación que la de que el sol obedcce las leycs u,*ualcstlc la física; pcro ninguna otra ex-

plicación ¡trobablc nos t¡iene.a la mente. li-stctipo de razo- namicnto es vrtrificación cicntífical y' si r"rocs rcductilllc a

simplc inducción

debcn aprcnder a ampliar su-snociont:s du reril'it.aciónpara

abarcarlo.

baconiana bucno" cntoncr:s los filósofos

El

r:ondut'tista lógico podría

tratar

dc cxplicar la dcsr:i-

frabilidad dc las ondas V dc lo-shabitantes dcl munrlo X. cl

castellano collcrcntc (o cn cl lcngr.rajenatural apropiado).

sin invocar la absurrla "lripótcsis nula". Porlría sugcrir. por cjt:rnplo, qur: los "habitantcs rlel nlunrlcl \" sn t:stán divir- ticndo a costa nucstra; quo. digamos. -{on ca}lacosdc prorlrr.

eir

a voluntarl ondas V t:ngar-rosas.Si los habitantcs dcl rnun-

do

X ticr"rt:t:crcbros b¿rstanttrdi{'t:rcntcsdc los nucstros, esto

pucrlc incluso tcnt:r t:it:rta ¡rlausibilirlarl. I'ero, un¿rvcz rnás,

cn

url estado avanz¿rtlorlc r:onocinlicr-rto.las consideracrones

dc

collercncia v sirnplit,idad pucdcn. rnuv collcobiblemente,

'oy¡¡ilig¿¡" cltrccsto cs I'also. l'or cjcmplo,los habitantesdel rnunrlo X pucrlcn tt:ncr ccrcbros ba-*tantcscmrjantes a los nucstrcs, cn lugar rlt: dillrrcntcs. Y no-sotrospodunos haber <ronstruirlosul'it'iente tcoría lr¿rra drrcircómo sc "!'cría" eI cc-

rebro dc un scr human,r si cse ser humano estuüest: fingicndo

no tcncr dolor cuando dc hccho lo tiene. (,onsidcremorahor"

lo qucr mcluicrc la llistoria dt: la.s"ondas V cngañosas": re- quiere quc los habitantcs dt-l mundo X produzcan ondas V de una manera muy difurt:ntc a la nuestra, sin especificar cuál es

26

t:-camanera dift'rcnlc. \dcmás, rcquiere quc éstc sea el caso. aullquc la hipótcsi-.oput'sta -qtte los ccrcbros de los habitan- te-* clel rnunrlo X funttionart cxactante¡¿fc t:omo los cerebros hnmanos (de lre,cho.quo son certtbroshumanos)- se adccua a totlos los