Sei sulla pagina 1di 22

Federación de Estudiantes Universitarios FEUE

¿estructura • de • dominación • o • de • organización?

Federación de Estudiantes Universitarios FEUE ¿estructura • de • dominación • o • de • organización?
Federación de Estudiantes Universitarios FEUE ¿estructura • de • dominación • o • de • organización?

Federación de Estudiantes Universitarios FEUE, ¿estructura de dominación o de organización?

Autor: Frente de Estudiantes Libertarias/os Organización: Frente de Estudiantes Libertarixs E-mail: felquito@gmail.com

ABSTRACT

This investigation by the Libertarian Students Front pretends to study and describe the situation of the

student movement through analyzing the current structure of the Federation of University Students of

Ecuador -FEUE-UCE, understood this as the most important association in Central University of

Ecuador, the country's largest public University. In order to answer the question: how the current

structure of the FEUE affects student participation? We have used both qualitative tools (news,

articles, FEUE's official documents) and quantitative tools (survey on student participation in a

referential sample within 6 schools of the UCE) which highlight the formal and informal structure of the

student union at its last period.

Repeated events have made visible as the operation of the current FEUE-UCE far from meeting the

demands of the students; it has become an area of management and administration of funds, breaking

the possibilities of dialogue with those student representations whose political views and principles

were directly opposite to those in the current government line, unable to sustain relationships with

other sectors with different political lines, obscuring its autonomous status.

Thus, we propose that the current structure of the FEUE, that it was reformatted and consolidated in

the last period - from the year 2010-, characterized by the renewal of their representatives, it has also

meant no student participation, not because of the good or bad management on proposals, but by a

hierarchical presented as unquestionable.

Keywords: student Organization, participation, political culture.

RESUMEN

Esta investigación realizada por el Frente de Estudiantes Libertarias/os pretende analizar y describir la situación del movimiento estudiantil universitario a través de un análisis de la estructura actual de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador -FEUE-UCE, entendido este como el espacio gremial más importante dentro de la Universidad Central Del Ecuador, universidad pública más grande del país. Con el objetivo de responder a la pregunta: ¿cómo la actual estructura de la FEUE afecta a la participación estudiantil?, hemos utilizado herramientas tanto cualitativas (noticias, artículos, documentos oficiales de la FEUE), como cuantitativas (encuesta sobre participación estudiantil en una muestra referencial dentro de 6 facultades de la UCE) que ponen en evidencia la dinámica de funcionamiento que ha tenido en los últimos periodos.

Reiterados acontecimientos han visibilizado como el funcionamiento de la actual FEUE-UCE, lejos de responder a las demandas del estudiantado, se ha convertido en un espacio de gestión y administración incapaz de generar procesos participativos que retomen el papel político del estudiantado centralino y permitan sostener relaciones de autonomía universitaria con otros sectores de la sociedad.

Es así que planteamos que la estructuración actual de la FEUE, reformada y consolidada en el último período –a partir del año 2010-, a pesar del cambio de línea política y de sus representantes, ha generado una participación estudiantil prácticamente nula, no precisamente por la buena o mala gestión sobre las propuestas, sino por un carácter jerárquico que se presenta como incuestionable. Palabras clave: organización estudiantil, participación, representación, cultura política, federalismo, estructura.

Introducción La siguiente ponencia tiene por objeto realizar un estudio sobre el funcionamiento de la Federación de Estudiantes Universitario en la UCE. El análisis se realiza en tres dimensiones: a) El funcionamiento de su estructura orgánica, b. El análisis de las prácticas que genera y por las cuales se sostiene esta estructura, y; c) Las representaciones que tienen los estudiantes sobre la participación y la representación estudiantil.

I.

El gremio estudiantil -FEUE-UCE- históricamente ha sido considerado como el espacio de participación y representación estudiantil, el órgano gremial en el que se defienden los derechos estudiantiles y como una organización de importancia a nivel de la política del país. Por lo que su actual estado de incapacidad política y de dependencia al gobierno, señalan la existencia de varios problemas de participación y representación estudiantil.

Desde sus inicios este gremio ha mantenido una estructura vertical -mesa directiva- que fue generando una relación piramidal de los representantes hacia sus representados, y que actualmente se mantiene a pesar del cambio de administración que se dio en el año 2010. Por lo cual, se tratará de mencionar en términos generales cuáles han sido los inconvenientes que este tipo de estructura genera para llevar adelante los intereses del estudiantado.

También se trata de entender las prácticas políticas que se generan al interior de la universidad y que se corresponden con una determinada cultura política. Esta estructura de funcionamiento gremial ha generado y ha sabido sostenerse en ciertas prácticas políticas que legitiman la verticalidad. Así, el caudillismo, el clientelismo y la apoliticidad se tornan en prácticas informales que van actuado legítimamente en las estructuras formales del gremio universitario.

Por otro lado, apunta a recordarnos los horizontes conceptuales de determinados principios como es el caso del “Federalismo” que no han sido alcanzados a pesar de que han sido retomados en los nombres oficiales de los gremios estudiantiles. Concepto que cuenta con un potencial político latente, pero que sin embargo no ha sido considerado por la mayoría de los actores de la comunidad universitaria, al menos no dentro del enfoque que presentamos.

Buscando dar una mirada más profunda a estas estructuras y procesos hemos creído conveniente empezar conociendo nuestro contexto actual, tanto del gobierno de turno como de la FEUE - UCE. Posteriormente se analizará la estructura gremial de FEUE para realizar una crítica fundamentada ante prácticas caudillistas, clientelares y a-políticas vigentes en la Universidad.

II. La universidad pública en el contexto del actual gobierno.

“Efectivamente con este nuevo proyecto gubernamental la universidad está cambiando, pero, pese a que sus promotores han planteado “transformar la Universidad para transformar la sociedad” a nuestro entender estos cambios se quedan únicamente en el ámbito de las reformas, es decir son los cambios necesarios en la lógica de renovación cíclica del poder, en el caso del sistema de producción capitalista tiene que ver con la prolongación de la explotación generada en la apropiación de fuerza de trabajo del obrero intelectual o manual, por parte del capital; y la dominación ideológica necesaria para dicha explotación.” (Placencia&Cabrera , 2011, pág. 59)

Desde el año de 1996 hasta el 2006 el Ecuador vivió una crisis política como resultado de la implantación del neoliberalismo, que se evidenciada con la entrada y salida de seis presidentes. Este proceso dejó incapacitado al Estado para responder ante las demandas sociales que se intensificaron ante las agudas crisis que el neoliberalismo generó hacia los sectores populares. Desde el 2007 se vive un periodo de estabilidad protagonizado por el gobierno de Alianza País, movimiento político apoyado por el PCE (Partido Comunista del Ecuador) y el PSFA (Partido Socialista Frente Amplio) entre las principales fuerzas que cuentan con historia en el país. Así se inició la recuperación del papel del Estado como regulador, planificador y garante de derechos sociales.

Con el neoliberalismo el Estado se convirtió en un regulador del mercado y muchos de los derechos sociales fueron ofrecidos como servicios-mercancías por parte de los sectores privados. La educación fue uno de los derechos mercantilizados, especialmente la educación de tercer nivel. Se ofrecían carreras con nombres espectaculares que no respondían a las necesidades de la

sociedad y que además no aseguraban la calidad. Al mismo tiempo, la educación pública sufría de grandes privaciones de presupuesto, infraestructura, capacitación pedagógica, etc. En este sentido el fuerte de las demandas estudiantiles estaba en la exigencia de asegurar una educación gratuita y de calidad.

Ya en el gobierno, Rafael Correa recoge a su manera las demandas históricas no sólo del movimiento estudiantil, sino también las de otros sectores sociales, de allí su gran aceptación. El cambio inicial que la Revolución Ciudadana propuso fue la reestructuración del Estado ecuatoriano, (cinco ejes iniciales de trabajo, de entre los cuales los que marcan el inicio de la transformación institucional y jurídica del Ecuador son: la revolución constitucional y la revolución económica, productiva y laboral). Así, para el año 2008 se crea la Nueva Constitución de la República del Ecuador, en la que se plasman muchas de las demandas históricas de los movimientos sociales y se reconocen un sin número de derechos y garantías para frenar al neoliberalismo, a la vez se intenta plantear una alternativa de modelo de desarrollo enmarcado en los derechos de la Naturaleza y el Régimen del Buen Vivir.

Pero este proyecto de transformación rápidamente entró en contradicción con su propuesta inicial al dejar por fuera a los movimientos sociales y funcionalizar sus demandas a las nuevas necesidades del capitalismo global mediante la aplicación de una política extractiva bajo un discurso del socialismo del siglo XXI.

Dentro de la nueva Constitución destacan varios puntos que se refieren a la educación superior y que permiten entender la dirección que está tomando actualmente la educación superior en el Ecuador:

1) Gratuidad con responsabilidad académica hasta el tercer nivel y regulación de los mecanismos de ingreso a las universidades SNNA (Sistema Nacional de Nivelación y Admisión) (Art. 356). Constitución de la República del Ecuador. 2) Articulación del sistema de Educación Superior al Plan Nacional de Desarrollo y al sistema nacional de educación que engloba la educación inicial hasta el bachillerato. (Art. 351) de la constitución de la república del Ecuador.

Estas reformas, que básicamente consisten en la creación de nuevos mecanismos de ingreso, juegan en contra de una de las importantes conquistas históricas del movimiento estudiantil: el “libre ingreso”, y en el establecimiento de procedimientos de evaluación para la articulación del sistema de educación superior al cambio de matriz productiva, que según el gobierno, debe estar sustentado en el conocimiento, la biotecnología y el talento humano. Por lo tanto la universidad debe transformarse (evaluación, re-categorización y cierre) mediante un proceso de evaluación para generar nuevos profesionales (talento humano) que logren cumplir con esa meta.

En ese sentido, en la actualidad se delinea una prioridad para las carreras técnicas, mientras que las ciencias sociales se ven más reducidas. Las consecuencias serán más fáciles de reconocer en el tiempo, por lo pronto lo más lógico es que el pensamiento crítico y la politicidad se verían afectadas, además de que se promueve la especialización y la parcialización del conocimiento, lo que juega en contra del entendimiento de la realidad como totalidad.

Con la creación de nuevos mecanismos de ingreso, el gobierno ha legitimado el proceso de selectividad y elitización educativa bajo presupuestos provenientes de la meritocracia (selección por méritos). El SNNA prepara y evalúa a los aspirantes a ingresar a la universidad. La herramienta es un examen “en apariencia simple”: habilidades lógicas, verbales, matemáticas y razonamiento abstracto. El puntaje de cada aspirante le posibilita elegir o no una u otra carrera.

Sin embargo este proceso de selección ha presentado una serie de problemáticas a la hora de su aplicación: muchas de las veces los estudiantes acaban estudiando una carrera que no era su primera opción o aprueban en una universidad ubicada en otra provincia. También sucede que aunque se pueda tener un puntaje alto no existen cupos en la universidad que se ha postulado y se deba volver a realizar la prueba en una siguiente fecha. Otras reformas que se plantean son:

- La regulación de la oferta académica, proceso que se respalda en la evaluación de carreras, programas y posgrados en un plazo de 5 años a partir del 2008.[3]

- Fortalecimiento del sistema de posgrados, para lo cual se debe suspender los programas de posgrado de universidades que estén en categorías D y E.

Sobre el régimen actual:

Para llevar adelante el proceso de transformación de la educación superior, el gobierno implementó una estrategia de desprestigio de la universidad pública como justificativo de la intervención que sufrieron varias instituciones universitarias a nivel del país. En el caso específico de la Universidad Central del Ecuador, el gobierno realizó un proceso de desprestigio a la institucionalidad centralina y de estigmatización a sus estudiantes. De esta manera se empezó a descalificar a la UCE como una institución donde reina la corrupción y la ineficiencia, como el lugar donde se hace “politiquería” y no el lugar donde se desarrolla la investigación y la producción científica. Asimismo, sus estudiantes fueron identificados como los vagos y los violentos “tira piedras”.

Estos distintos discursos con respecto a la universidad pública fueron instalando en el imaginario social un rechazo a la UCE y fueron legitimando el proceso de intervención que tenía como objetivo sacar a los “malos elementos” y “cambiar la universidad”. El blanco de este proceso fue principalmente el FRIU-PCMLE, quienes mantuvieron el control del gobierno universitario por un periodo de casi cuarenta años. El desprestigio sistemático que sufrió esta agrupación política, y no sin razón alguna, se basó en la vinculación que mantenía esta organización con un partido político electoral: El Movimiento Popular Democrático MPD.

Con el fin de reformar la universidad pública el gobierno empezó por “sanear la autoridad

universitaria”. Así, para el año 2008 empezaron las acusaciones de corrupción al entonces rector de

la UCE Víctor Hugo Olalla. Concomitante a este proceso se

universitario “Nueva Universidad” para disputar las elecciones de rectorado y demás autoridades de la UCE. De ese modo, en marzo del 2009 Édgar Samaniego ganó las elecciones de rectorado luego de 20 años de gestión de un rector afín al FRIU-PCMLE.

nuevo movimiento

fraguo un

Con este cambio en la administración universitaria, Nueva Universidad, con el respaldo de la juventud comunista y parte de la juventud socialista, empieza una “cacería de brujas” que terminó desvinculando a varios estudiantes de las aulas universitarias. Esta persecución se realizó

mediante la aplicación de sumarios administrativos y expulsiones a los militantes de distintas agrupaciones políticas, especialmente a los partidarios del FRIU-PCMLE, cuyo caso ejemplar fue la expulsión y encarcelamiento de Marcelo Rivera, ex-presidente de la FEUE-UCE, por las agresiones a Edgar Samaniego.

Con Samaniego en el rectorado se inicia una serie de reformas al estatuto de elecciones de la FEUE-UCE que terminó con la destitución de Deysi Terán, quien había ganado las elecciones estudiantiles en junio del 2009, de la presidencia de la FEUE para convocar a nuevas elecciones en el siguiente año. En el año 2010 se convocó a elecciones estudiantiles y como resultado del proceso "Nueva Universidad” gana las elecciones con Carlos Torres como nuevo Presidente de la FEUE.

En este año termina un ciclo de 35 años de gobierno del gremio universitario dirigido por el FRIU- PCMLE e inicia un nuevo periodo comandado por Nueva universidad a la cabeza del gremio estudiantil. Del 2012 al 2015 se realizaron dos elecciones más, en las cuales vuelve a ganar Nueva Universidad: 2013 con Carlos Muñoz y en el 2015, con Francis Bustamante (ahora Actitud Central) El gobierno de esta nueva organización estudiantil fue generando un discurso de cambio e independencia de partidos políticos para legitimarse en la UCE. Mas lo característico de este periodo de 5 años de administración de Nueva Universidad ha sido el sistemático proceso de desorganización estudiantil, la pérdida de la autonomía universitaria y la pérdida de independencia del Gremio estudiantil ante el Estado y el Gobierno. Así como también se han producido distintos casos de expulsión y violencia a estudiantes de otras tendencias políticas.

A pesar de los cambios en la dirigencia estudiantil (nombres, personajes, promesas), las prácticas verticales en la estructura de participación estudiantil se mantienen. Todo este proceso de “limpieza” y “transformación” de la universidad tiene como objetivo adaptar la universidad a los requerimientos del gobierno y su modelo de cambio de matriz productiva.

De la frase “transformar la universidad para cambiar la sociedad”, surge la pregunta ¿a qué tipo de sociedad queremos avanzar con los cambios realizados en la universidad?

III.

Estructura gremial

“En la estructura institucional planteada por la Ley actual, la representación estudiantil en el Consejo de Educación Superior –CES- si bien es de una persona, esta cuenta únicamente con voz y no con voto, mientras el gobierno de turno estará representado por cuatro delegados que conjuntamente con seis académicos seleccionados conforman el Consejo. […] El art. 167 de la LOES […]nada se dice sobre la elección del representante del sector estudiantil […] los estudiantes en esta “transformación universitaria” son el pariente pobre en fiesta de pelucones “invitados porque toca y si no están, mejor” (Placencia&Cabrera , 2011, págs. 61-62)

El Poder parafrasea a Pablo Neruda y nos canta, con estridencia, “Me gusta cuando callas porque estás como pendiente”… de lo que digo, y estás como distante… esperando la próxima venta de temporada, es decir, las próximas elecciones”. Sub comandante Marcos Cada proceso social, cada forma de organización, cada idea tiene su historia. En el caso de La Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador FEUE su trayectoria empieza en el año de 1942, y más allá de limitarnos a mirar las relaciones de simpatía o conflictividad que las dirigencias de la FEUE han tenido con los gobiernos nacionales o sus lazos con agrupaciones políticas externas queremos examinar cuál ha sido la dinámica común de funcionamiento que ha tenido durante varias décadas. Dinámica que ha establecido un determinado modo de participación estudiantil, de cara a un sin número de conflictividades.

La Federación de Estudiantes Universitarios, contrariamente a lo que el concepto de federación significa, se ha encontrado reducida por varios periodos a lo que denominaremos la “mesa directiva”, es decir, todas las “dignidades” que una lista debe cubrir en la estructura ya definida de la FEUE. Esta “mesa directiva” la entendemos como el espacio desde donde se gobierna a los y las estudiantes, es ahí donde se concentra la participación y las decisiones.

En sí misma la idea de “mesa directiva” implica un arriba, una posición desde la cual se tiene la potestad de dirigir el devenir gremial, es por esto que la mayoría de las veces se lo hace en base a intereses externos a la FEUE y particulares de una agrupación, partido, etc. La legitimidad se

encuentra sustentada en el principio de representatividad: se ha votado a alguna agrupación que represente a la FEUE de estudiantes durante un tiempo, luego los y las estudiantes no deciden nada más, ya han elegido a quienes decidirán por ellos/as.

Generalmente la Federación de Estudiantes ha asumido únicamente las tareas que corresponden al bienestar estudiantil y se establece como un espacio de gestión, es decir que los espacios físicos (oficina, bodega, etc.) o virtuales (páginas web o en facebook, blog, etc.) serán donde se operativizarían y visibilizarían las orientaciones políticas que tenga el gremio estudiantil. Los y las estudiantes no hacen uso de los espacios de gestión, por el contrario, mediante estos se hace uso de ellos y ellas. Actualmente la estructuración de la FEUE tiene una orgánica piramidal, burocrática y verticalista, que permite concentrar las decisiones y limita la participación en un número reducido de caudillos, especialistas en gobernar, que genera -y a la vez es reforzada por- la pasividad política de muchos estudiantes.

Todo esto enmarcado en un contexto en el que las transformaciones que está viviendo el sistema educativo en el Ecuador no cuentan con la participación del actor más importante en la universidad que es el estudiante. Para que la intencionalidad política de las trasnacionales que impulsan la contrarreforma siga en marcha se necesita despolitizar la participación estudiantil. Se necesita de estudiantes que sepan ejercer bien su profesión y desconozcan la intencionalidad de lo que aprenden. La despolitización es el terreno adecuado para que prosperen posiciones burocráticas de caudillos autoproclamados dirigentes estudiantiles, que se han convertido en cómplices de la contrarreforma, independientemente de su afinidad política con la misma.

Esta estructura ha limitado la organización universitaria, haciendo de la participación estudiantil algo pasivo y utilitario. Los y las estudiantes se han visto reducidos a cumplir un papel de simples votantes y depositarios de conocimiento, se ha cortado la posibilidad de despliegue de su potencial de reflexión y aporte científico al desarrollo de la sociedad.

La descripción de esta forma de funcionamiento da cuenta de un determinado modo de entender la participación y el ejercicio político, es decir una determinada CULTURA POLÍTICA, no solo a nivel de estas instancias de participación -la FEUE-, sino que se extiende a niveles más amplios de la

sociedad p.e. (elegir a las/os gobernantes de un país) Dentro de los sentidos comunes y también como parte de la ciencia política, una de las preocupaciones más recurrentes ha sido ¿cómo administrar las poblaciones? ¿cómo lograr procesar el hervidero de conflictivos intereses que subyacen en la sociedad?

La moderna administración de las instituciones y organización política, reclamando mayor racionalidad han mirado aportes en el estructural-funcionalismo. Esta es una de las fuentes que nutren la idea de que la “participación política racional” está contenida dentro de determinados procedimientos legales y es lo que legitima las representaciones resultantes de la práctica de esos procedimientos que existen dentro de un sistema. (pero como en el caso de posturas de transformación, este aún sigue siendo un ideal porque no funciona)

Desde otra óptica teórica este hecho lo podemos señalar o enmarcar dentro de la distinción que Bolívar Echeverría hace entre “lo político” y “la política”. Para Echeverría lo político representa una dimensión inherente al ser humano, tiene que ver con la capacidad de decidir, de fundar y alterar legitimidad, de poder asumir a la socialidad de la vida humana como una sustancia maleable. Reconoce la necesidad de que la sociedad se dote de mecanismos para regular lo que él llama la socialidad, que son las relaciones y la búsqueda de consenso. En su escrito “Lo político en la política” apunta:

Las formas propiamente sociales dentro de las que se reconfigura la gregariedad animal toman cuerpo concreto en el sinnúmero de instituciones que regulan la socialidad, instituciones que tienen que ver con todos los aspectos de la convivencia —unos más “públicos”, otros más “privados”— y que abarcan por tanto desde las instituciones de parentesco hasta las instituciones religiosas, pasando por las instituciones laborales, civiles, etcétera. (Echeverría, 2011, p.171) Este argumento justifica la existencia de la FEUE, de los sistemas políticos, etc, sin embargo uno de los grandes problemas para la ciencia política lo genera el tema de la participación, pues dentro de esas instituciones, de esos sistemas que regulan la socialidad, se presentan anomalías en el funcionamiento debido a lo que Echeverría denomina como obnubilaciones de la cultura política moderna. Antes de proseguir, retomando a Echeverría apuntamos, en sus palabras, cómo lo político está presente en el tiempo cotidiano

Lo político, no deja de estar presente en el tiempo cotidiano de la vida social; lo está, y además de dos maneras diferentes. Primero, de una manera real, es decir, en calidad de actividad especialmente política, que prolonga ese tiempo extraordinario y hace de él una permanencia paralela en medio del tiempo cotidiano; lo político se concentra entonces en el trabajo que ( ) completa y en otro prepara la acción transformadora de la institucionalidad social, propia de las

grandes ocasiones de inflexión histórica. Y segundo, en el plano de lo imaginario (

) Lo político se

hace presente en el plano imaginario de la vida cotidiana bajo el modo de una ruptura igualmente radical, en unos casos difusa, en otros intermitente, del tipo de realidad que prevalece en la rutina

básica de la cotidianidad. (Echeverría, 2011, p.169)

La cultura política actual ha olvidado que después de los grandes momentos de la puesta en práctica de lo político (las votaciones, las campañas) se requiere de otro momento en el que se complete y prepare la acción transformadora. Ha existido un entendimiento de la política solamente como el ejercicio político y la participación propia de una “clase política” vinculada con altos estratos de la institucionalidad, esto ha generado lo que en el sentido común se conoce como despolitización del estudiantado. Hecho en el cual habría que considerar otros factores externos.

Ese es el imaginario imperante en la actual comunidad universitaria y sociedad ecuatoriana en general. La participación entonces se halla limitada por un determinado tipo de estructura que se corresponde a la configuración de una determinada cultura política, alimentada por los elementos antes mencionados. Tal como lo arrojan también los resultados de la encuesta que hemos realizado, el estudiantado entiende de manera muy reducida lo que implicaría la participación en los asuntos de la universidad, en su conducción, etc. (ver Anexo 1)

Finalmente, nuestro autor hace un apunte sobre lo que debiera considerar una aproximación crítica de la participación:

Una aproximación crítica a la cultura política no puede dejar de insistir en que la realización de lo político por la vía de la actividad especialmente política tiene necesariamente que ver, sin excepción, con todas estas instituciones concretizadoras de la socialidad, instituciones que pertenecen a órdenes muy diferentes. (Echeverría, 2011, p.172)

Se hacen necesarias entonces las preguntas ¿Cómo debiera estar constituida una estructura que no desvincule a sus más inmediatos interesados? ¿Cómo es que una estructura de este tipo aún está vigente? ¿Qué es un espacio de representación moderna sin representados? ¿Qué es una FEUE sin representados? Más que respuestas definitivas a este gran problema, nosotras/os queremos apuntar algunas ideas que aporten a agitar este tema, teniendo en cuenta además que aún son pocos los estudios sobre participación política en nuestros medios. Sin embargo la mayoría de ellos coinciden en que el autoritarismo, el clientelismo, son expresiones de un mal funcionamiento de las instancias que procesan la participación.

Este tipo de estructuras no se mantienen por sí solas, puesto que van generando prácticas que le respaldan, que se enmarcan dentro de la política formal y la no formal, espacio en el que también se dan juegos decisivos. Este espacio es invisibilizado, sin embargo hay que tomarlo en cuenta para hacer una lectura realista de los procesos que atraviesan por estas instancias que procesan la participación.

Las estructuras no se mantienen por sí solas, tienen sus orígenes y pueden tener sus fines, sus momentos de ruptura. En la actualidad la mayoría estudiantes perciben que la FEUE, no los representa, que su participación únicamente se da en las elecciones. Frente a esta realidad, la respuesta, es evidente. Hay que transformar la actual estructura de la FEUE para que sea democrática. Y esa tarea no solamente implica la denuncia, hay que pasar a la propuesta, habrá que

buscar referentes de modelos gremiales que si funcionen y lo más difícil considerar nuestro contexto

e involucrar masivamente a las/os estudiantes, para que no sea una simple copia, sino una

propuesta arraigada en nuestra realidad, para que no sea una idea brillante y nada más, sino la respuesta colectiva necesaria. A esto apuntaba también Patricio Ycaza:

El aspecto molecular de la democratización de las organizaciones estudiantiles radica, por lo tanto,

en el combate contra las prácticas verticales, que reconozcan el control de las bases sobre las dirigencias e instituya la posibilidad de su relevo; ya que la burocratización no se reduce a la reelección de los dirigentes a las diversas instancias universitarias, o a prácticas clientelares

[…](Ycaza, 2011, pág. 49)

Las prácticas verticales que menciona Ycaza, aún son presentes. Y para asegurar un real control de las “bases” -como las llama Ycaza- se hace necesario un nivel más alto de conciencia y politicidad de la sociedad, es decir trastocar la actual cultura política tal y como la hemos descrito apoyados en Echeverría.

IV. Conclusiones Se ha analizado brevemente cuál es el funcionamiento y la forma organizativa de este espacio gremial con la finalidad de evidenciar cuál ha sido su papel en la garantía o ejercicio de los principios básicos sobre los cuales se funda, es decir, que se trate o no de un espacio que permita la vinculación de las/os estudiantes en la toma de decisiones que los afectan. La participación estudiantil en la Universidad sigue siendo una tarea pendiente de este gremio, ya que los recambios de dirigencias de la federación y las reformas estatutarias lo máximo que han hecho ha sido actualizar las normas institucionales hasta incluso devenir en un contexto donde el restringido acceso para que posturas distintas de las oficiales sean tomadas en cuenta nos han llevado a niveles extremos de violencia en repetidas ocasiones.

Frente a esta realidad centralina, más que concluir con sentencias duras que evidencian las problemáticas de la organización estudiantil (participación y representación), señalaremos una serie de propuestas que hemos venido trabajando durante algún tiempo, y que pretenden ser un aporte a la organización estudiantil.

De este modo, consideramos fundamental desarrollar un espacio de debate permanente (debate teórico, de aprendizaje y perfeccionamiento de herramientas organizativas, nivelación de conocimiento de distintas materias, que permita problematizar la realidad de nuestra universidad) sometiendo a crítica la propia formación y volviéndonos activos y críticos en la realidad académica en la que nos desenvolvemos cotidianamente.

Con el desarrollo de este proceso entendemos que es posible ser realmente partícipes, de manera activa, de la vida gremial y política en nuestros estudios, fomentando cambios profundos y de largo alcance, más allá de lanzar los tradicionales ofrecimientos que a la final caen en pura demagogia a pesar de las buenas intenciones que se puedan tener.

Para que estas estructuras organizativas se llenen de contenido y sean herramientas de avance y transformación, creemos necesario lograr una politización de nuestros lugares cotidianos. Para generar un movimiento estudiantil que construya un autogobierno del sistema educativo de

naturaleza radicalmente distinta, autónomo del proyecto estatal-capitalista del gobierno de turno, se requieren iguales cambios radicales en la construcción político-gremial de los y las estudiantes y en el estudiantado mismo, ya que un cambio de esa magnitud necesitaría de cientos de miles de estudiantes en las calles, organizados y claros en por qué están luchando. Para esto es necesaria una reestructuración organizativa de la FEUE, que pueda tener en cuenta los siguientes puntos:

Ser una organización de las/os estudiantes que no represente el ala estudiantil de ningún partidode la FEUE, que pueda tener en cuenta los siguientes puntos: político o agrupación, no con

político o agrupación, no con el ideal liberal de la neutralidad o apoliticidad de las instituciones del saber que hoy sabemos bien quien lo maneja, sino justamente en la necesidad de garantizar que la línea política sea decidida por el conjunto de sus miembros y no a partir de una imposición. Lo cual no quita que aquellos partidos políticos y agrupaciones que decidan romper con sus prácticas autoritarias, burocráticas, vanguardistas, etc., puedan formar parte, y dar el debate para que su línea sea la que adopte el conjunto. Esto siempre y cuando se atenga al funcionamiento democrático ya explicitado. Para esto creemos que es necesario garantizar y mantener un espacio de asamblea general, como la instancia de mayor importancia de la FEUE, donde todas y todos podemos proponer, participar y, fundamentalmente, decidir el rumbo que tomamos; aquí se definen las orientaciones políticas que guiarán el desenvolvimiento orgánico de los diferentes ámbitos de organización.

Comisiones de base. Bajo la necesidad de un trabajo que pueda mediar entre la masividad y el . Bajo la necesidad de un trabajo que pueda mediar entre la masividad y el número de asambleas generales, las comisiones se presentan como un lugar central para el debate y la elaboración política. Así, a partir de trabajar sobre ejes concretos y enriqueciendo los debates, es que se pueden generar un proceso real y trabajar sostenida y seriamente las reivindicaciones que como estudiantes tenemos.

c) Consejo de delegados .- Este espacio será fundamentalmente para la coordinación operativa entre las comisiones Consejo de delegados.- Este espacio será fundamentalmente para la coordinación operativa entre las comisiones de base, que permitirán dinamizar el funcionamiento y participación general de la FEUE – asamblearia.

d) Mesa coordinadora .- Ejercería un papel de vocería en relación directa a los acuerdos que Mesa coordinadora.- Ejercería un papel de vocería en relación directa a los acuerdos que mandaten la asamblea general, contraponiendose a la lógica de mesa directiva tradicional, en

a)

b)

donde se puede actuar independiente a la asamblea. Sería la expresión formal de la FEUE –

asamblearia, por lo tanto la compondrían quienes en su actuar sean reconocidos por su papel de

impulsores de una política autónoma, horizontal y asamblearia, supliendo a la vez, de esta

manera, los requerimientos estatutarios de gobierno estudiantil.

Finalmente es necesario mencionar, que un cambio en la estructura en este espacio puede generar

distintas prácticas y esto no se va a dar por un grupo de personas, sino a través de la participación,

solo la participación genera debate, procesos. Por eso nuestra propuesta en resumidas cuentas es

que se genere participación en todas las instancias que cruzan esta estructura organizativa.

Anexo 1: Resultados de la encuesta

Para realizar esta investigación se aplicaron 310 encuestas a estudiantes centralinos de distintas

facultades, diferenciándolos por sexo y por semestre.

A. Participación estudiantil.

Figura 1

sexo y por semestre. A. Participación estudiantil. Figura 1 Fuente: Elaboración propia Del total de estudiantes

Fuente: Elaboración propia Del total de estudiantes encuestados el 7% respondió que sí han participado en la toma de decisiones de la FEUE. y el 93% manifestó que no. Del 7% que manifestó que SI han participado en la toma de decisiones de la FEUE, el 70% dijo que participo mediante el voto, el 9% en elecciones, el 9% manifestó que no está informado, el 4% en comisión de organización y en eventos, y el 4% dijo que ha participado generando ideas en reuniones.

Figura 2

Figura 2 Fuente: Elaboración propia B. Representación Estudiantil. Figura 3 Fuente: Elaboración propia Se pregunto a

Fuente: Elaboración propia

B. Representación Estudiantil. Figura 3

Elaboración propia B. Representación Estudiantil. Figura 3 Fuente: Elaboración propia Se pregunto a los estudiantes si

Fuente: Elaboración propia

Se pregunto a los estudiantes si se sienten representados por la FEUE, el 3% respondió que SI y el 97% respondió que NO. Del 3% que manifiestan sentirse representados por la FEUE, el 56% manifiesto sentirse representado cuando ha visto cambios en los cursos de ingles, el 33% dijo sentirse represntado cuando ha visto cambios en la infraestructura universitaria y el 11% señala que no sabe.

Figura 4

Figura 4 Fuente: Elaboración propia Los resultados expresados en las figuras nos muestran los bajos niveles

Fuente: Elaboración propia

Los resultados expresados en las figuras nos muestran los bajos niveles de participación y representación estudiantil. Así como nos dan cuenta de la idea que el estudiantado tiene de las mismas, que se reduce al voto, a mejorías infraestructurales y del aprendizaje del inglés.

Bibliografía

Echeverría, Bolívar. (2011). Ensayos políticos. Quito: Ministerio de Coordinación de la Política y

d e

G o b i e r n o s

A u t ó n o m o s

D e

s c e

n

t r a

l

i z a d

o s .

R e c u p e r a d o

Asamblea Nacional. (2010). Ley Orgánica de Educación Superior. Recuperado de

Ycaza, Patricio. (2001). Movimiento estudiantil universitario: de la rebelión a la incertidumbre. Mala idea cuaderno de reflexión (2) Placencia, Yomaira; Cabrera, Santiago. (2001). Reflexiones sobre la universidad pública en el Ecuador. ¡A caballo regalado hay gato encerrado! Mala idea cuaderno de reflexión (2)