Sei sulla pagina 1di 22
1. EL PETRÓLEO HISTORIA DEL PETRÓLEO EN COLOMBIA

1. EL PETRÓLEO

HISTORIA DEL PETRÓLEO EN COLOMBIA

1536
1536

Conocimiento de la existencia del petróleo por acompañantes de Gonzalo Jiménez de Quesada.

1903
1903

Primeras reglamentaciones en materia petrolera en el gobierno de Rafael Reyes.

1905
1905

Promulgación del Decreto No. 34 que facultó al poder ejecutivo para otorgar concesiones petroleras.

1905
1905

Se otorgó a Roberto De Mares la concesión petrolera.

1919
1919

Se traspasó, el 25 de Agosto, la Concesión de Mares a la Tropical Oil Company, en la notaría tercera de Bogotá.

1924
1924

El 8 de octubre se inció la primera huelga de la Tronco en Barrancabermeja.

1924
1924

Se declaró que la huelga estaba “fuera de la ley“ el 11 de octubre por el gerente de la Tropical Oil Company.

1927
1927

Segunda huelga de la Tronco en Barrancabermeja, en enero.

1931
1931

Se expidió la Ley 37 o “Ley del Petróleo“, en el gobierno de Enrique Olaya Herrera.

1951
1951

Reversión de la Concesión de Mares a la em- presa del Estado colombiano ECOPETROL

1969
1969

Promulgación Ley 20 que sirve de base para el Contrato de Asociación.

1983
1983

Descubrimiento del yacimiento Caño Limón.

1988
1988

Perforación de 73 pozos A3 en el año de 1988.

1993
1993

Descubrimiento del yacimiento Cupiagua.

2003
2003

Creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos ANH.

2004
2004

21 contratos E&P firmados. 7 contratos TEA ́S firmados

2007
2007

Ronda Caribe. Primera ronda Realizada

2010
2010

Constitución del Nuevo Sistema General de Regalías.

2012
2012

1.000.000 barriles promedio día (BPCD)

POR PRIMERA VEZ EN SIETE AÑOS, CAEN RESERVAS DE PETRÓLEO EN COLOMBIA

Por: Ómar G. Ahumada Rojas 22 de junio de 2015

Los 6,4 años de autosuficiencia, al término del año pasado, son el dato más bajo desde el 2000.

Venezuela sigue liderando el escalafón mundial de reservas de petróleo, según datos de BP y de la estatal PDVSA.

La reducción en la actividad exploratoria a partir del segundo semestre, cuando inició la caída de los precios del petróleo, sumada a factores como la tardanza en los permisos ambientales, dificultades operativas y las revalorizaciones de los cálculos de algunas compañías, llevó a que el año pasado Colombia redujera, después de siete años al alza, sus reservas de petróleo. (Infografía: Reservas petroleras de América Latina y el Caribe)

Tras conocerse que en el 2014 el país bajó en 5,6 por ciento el saldo de sus recursos probados de crudo, que quedó en 2.308 millones de barriles, dicho porcentaje lo llevó a ser el país de Suramérica en el que se vio la segunda mayor caída entre las naciones sobre las que hay información disponible, según el reporte anual estadístico de la industria mundial, que consolida la británica British Petroleum (BP), y según cifras de las autoridades y entidades de cada país. (Además: Así juega Colombia en la histórica apertura del petróleo en México)

De acuerdo con estos datos, sin contar a Argentina y a Trinidad y Tobago, (sus datos no se actualizaron), en Suramérica durante el año pasado el que más redujo sus recursos comprobados de petróleo fue Perú, país cuyas reservas pasaron de 1.617 a 1.410 millones de barriles, para una baja del 12,8 por ciento, mientras el tercero con la mayor caída fue Ecuador, que tuvo una contracción del 2,3 por ciento, el pasar el saldo de 8.190 millones de barriles a 7.999 millones de barriles entre un año y otro. (Lea: Sectores distintos a los petroleros son imán para multinacionales)

Aunque el informe no tuvo en cuenta los datos del 2014 de Perú, un documento del Ministerio de Energía y Minas de ese país explica que la reducción de 207 millones de barriles en sus recursos probados de crudo obedeció, además de la producción anual, a la declinación de campos, a la revisión de algunas áreas y a la reducción de la actividad exploratoria, entre otros.

En el caso de Colombia, según la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), la razón de la baja se resume, según un documento de la entidad, en que mientras apenas se incorporaron

206 millones de barriles, su producción alcanzó los 361 millones de barriles.

El mayor impacto estuvo en las nuevas incorporaciones (descubrimientos hechos), pues por

esta vía solo se sumaron 14 millones de barriles, mientras por revaluación de campos llegaron

192 millones de barriles.

El ministro de Minas y Energía, Tomás González, explica que los planes de inversión en exploración y desarrollo que se posponen “tumbaron reservas”, en adición a circunstancias operativas, revalorización de recursos por parte de las empresas y dificultades en el licenciamiento ambiental.

El cierre del año pasado llevó a que, por primera vez desde el 2008, el país no alcanzó a reponer por lo menos cada barril de los que extrajo, ya que el índice de reemplazo de reservas del 2014 fue de 0,6. Es decir, por cada barril producido se sumó solo un poco más de medio barril. (Lea también: Minminas plantea bajar porcentaje del Estado en nuevos pozos)

Entre tanto, al mirar los reportes de Ecopetrol y de Pacific Rubiales, las dos empresas con mayores recursos, se observa que en la primera las reservas probadas netas cerraron en 2.084 millones de barriles, para un aumento de 112 millones de barriles en el año, mientras la segunda tuvo una contracción del 19 por ciento en este aspecto (74 millones de barriles menos), cuyo saldo cerró en 315 millones de barriles en el 2014, e incluso por debajo del 2012, cuando informó reservas probadas por 331 millones de barriles.

El menos autosuficiente

Los datos del reporte de BP ratifican que, al contar ahora con una autosuficiencia para 6,4 años, Colombia, por su nivel de producción, que se mantiene por encima del millón de barriles por día desde octubre del año pasado, y por su reducida incorporación de nuevos recursos por hallazgos y recobro mejorado, entre otros, sigue siendo el país de América Latina con el indicador más bajo.

Esta cifra se calcula con base en la producción actual, suponiendo que no se encuentren nuevos hallazgos ni se den revisiones en dicho periodo de tiempo.

Según la ANH, este indicador de autosuficiencia es el más bajo desde el año 2000.

Mientras el índice de reservas sobre producción del país bajó el año pasado (estaba en 6,6 años), el de Brasil se ubicó en 18,9 años; el de Ecuador, en 39,4 años; el de Perú, en 40 años, y el de otros países de Suramérica y Centroamérica cerró en 9,6 años.

El ministro González confía en que las medidas de ayuda para la industria, como las regalías variables para la producción adicional de los campos (recobro), el aplazamiento de los períodos de exploración y el traslado de zonas para la búsqueda dentro de un mismo bloque contribuyan a incrementar las reservas en los próximos años.

A esto se deben sumar, según el funcionario, los resultados de la campaña exploratoria que se adelanta o que se iniciará en el mar Caribe por operadores como Petrobras, la estadounidense Anadarko y la holandesa Shell.

Gas para 10 años

El país cuenta con una autosuficiencia mayor en materia de gas que de petróleo, según las cifras de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Durante el 2014, el país acumuló reservas probadas de este combustible por 4.758 giga pies cúbicos, que representan una autosuficiencia para 10,5 años, asumiendo que no hubiera nuevos hallazgos.

No obstante, hay que tener en cuenta que el año pasado en Colombia se dio el mayor descubrimiento de este tipo en América Latina, toda vez que con el pozo Orca-1, perforado en aguas del bloque Tayrona, frente a La Guajira, se encontraron recursos iniciales por 264 millones de barriles equivalentes (crudo y gas).

Pero a la espera de que estos recursos se cuantifiquen y se sumen a las reservas del 2015, el cierre del 2014 en materia de gas comprobado también implicó una baja del 13,6 por ciento frente al 2013, cuando su saldo se ubicó en 5.508 giga pies cúbicos. (Lea: Las exportaciones siguen de capa caída)

Con este resultado, los recursos probados de gas natural retrocedieron al nivel del 2009, año en el que cerraron en 4.737 giga pies cúbicos.

Los tres que llevan la delantera en la región

En América Latina, Venezuela, Brasil y México siguen a la cabeza en materia de reservas de crudo.

Mientras en el país de la samba el saldo subió 3,6 por ciento en el 2014, a 16.154 millones de barriles (ocupa el tercer puesto), en Venezuela avanzó 0,5 por ciento (299.953 millones de barriles) y en México los datos fueron los mismos del 2013 (11.100 millones de barriles), debido a que para la fecha del cierre del informe no había divulgado las cifras oficiales.

Sobre las cifras de Venezuela, que se mantiene en el liderazgo mundial, hay polémica, pues a pesar de figurar por encima de un gigante en la materia como Arabia Saudita, para expertos como el geólogo venezolano Gustavo Coronel, este valor ha sido calculado violando los criterios internacionales.

“Para ser definida como probada, una reserva petrolera debe tener certeza mayor al 90 por ciento de existir, debe ser técnicamente recuperable en un cierto período de tiempo, ser económicamente recuperable y ser políticamente factible llevar a cabo ese proceso de recuperación”, señala el experto en un blog. (Lea: Pacific perdió 1.335 millones de dólares en 2014 y no habrá dividendos)

Agrega que el régimen político de ese país adoptó, de forma arbitraria, un coeficiente de recobro del petróleo en sitio del 20 por ciento, el doble de lo que se había estimado con base en conocimiento existente. En otras palabras, dice Coronel, las reservas petroleras probadas de la faja del Orinoco fueron dobladas por decreto. En el mundo, junto a Venezuela, son seis los países que tienen petróleo para más de 100 años: estos son Canadá, Irán, Iraq, Siria y Libia.

2. EL CARBÓN

EL CARBÓN EN LA SOCIEDAD COLOMBIANA

INTRODUCCIÓN

El propósito del siguiente trabajo es presentar una aproximación a la importancia y a las tendencias del carbón como recurso impulsador de nuestra economía, dentro de un contexto nacional e internacional. En primer lugar, se explicará el desarrollo del sector carbonífero en Colombia, seguido del impacto económico, social, laboral y en infraestructura que se ha presentado a lo largo de los años. Por último, se realizará una aproximación del sector en el marco internacional donde se presentarán los principales factores del mercado y de las ventajas competitivas de nuestro producto frente a la competencia.

EL CARBÓN EN COLOMBIA

Colombia posee las mayores reservas de carbón en Latinoamérica y es el quinto exportador de carbón térmico del mundo. El carbón colombiano es reconocido mundialmente por tener bajo contenido de cenizas y azufre, y ser alto en volátiles y en valor calorífico.

Para la economía colombiana, el carbón se consolida como el tercer renglón de exportación después del café y el petróleo. Los principales destinos de exportación son Europa y Estados Unidos. La producción nacional ha crecido notablemente en los últimos veinte años, incentivada principalmente por la ejecución de grandes proyectos con destino a la exportación, realizados por inversionistas extranjeros como Drummond, Exxon, BHP Billiton, Glencore International, Amcoal y Rio Tinto.

En primer lugar, la aparición de los primeros ferrocarriles a vapor en Colombia a comienzos del siglo XX determinó el inicio de la explotación del carbón en nuestro país. Posteriormente, el energético comenzó a ser consumido por la industria del cemento, de textiles, los hornos de sal y el sector residencial, los cuales en conjunto con el transporte ferroviario representaban una demanda de aproximadamente 250.000 toneladas. Esta demanda era atendida con producción de minas explotadas en forma rudimentaria ubicadas en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Antioquia y Valle.

Hacia la década de los años 70´s, la crisis petrolera mundial hace que aparezca carbón como recurso energético estratégico y se establece igualmente una política carbonera que permitió al país entrar en la era de la gran minería de carbón con vocación exportadora.

Debido al racionamiento eléctrico de 1992 1993 y a la producción de cemento, los consumos de carbón para generación de electricidad alcanzaron cifras récord durante estos años: el consumo total nacional de carbón fue de 5´562.000 toneladas y 5´715.000 toneladas respectivamente.

Paralelamente, aparece a comienzos de la década del 80 la gran minería del carbón, cuyo objetivo fundamental era el de alcanzar los mercados internacionales. La gran minería en el país se consolida a comienzos de los años 90´s con la entrada en operación de los contratos

de las áreas carboníferas: La Guajira y El Cesar, cuyo mejoramiento organizacional se ve reflejado en el aumento de las exportaciones de carbón de esta parte del país. Se destaca el interés de inversionistas en los proyectos carboníferos colombianos.

La producción del carbón en los últimos diez años ha tenido un crecimiento promedio anual de 8%. Actualmente se destacan los proyectos de La Costa Atlántica que participan con el 92% del total de la producción anual.

COLOMBIA FIJA META DE PRODUCCIÓN DE CARBÓN PARA 2015

Febrero 24 de 2015

El país, cuarto exportador mundial de carbón, estableció una meta que de cumplirse sería la más alta en la historia.

La producción de carbón de Colombia subió el año pasado un 3,6 por ciento interanual a 88,5 millones de toneladas, por un aumento de la extracción de las principales minas. Si el objetivo para este año se cumple, representaría un incremento interanual del 10,5 por ciento.

La gubernamental Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) dijo que la meta se estableció con base en las proyecciones de producción de las empresas mineras que operan en el país. De acuerdo con la UPME, el departamento del Cesar, en donde operan las minas de Drummond, Prodeco y Colombian Natural Resources, producirá 54,3 millones de toneladas.

La Guajira, en donde está la mina del Cerrejón, aportará 36,6 millones de toneladas. Los restantes 6,9 millones de toneladas provendrán de minas ubicadas en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, Santander, Norte de Santander, Valle y Cauca.

La proyección del Gobierno es optimista si se tiene en cuenta que la Corte Constitucional de Colombia prohibió desde hace casi dos semanas la operación nocturna del principal tren carbonero del país por contaminación auditiva, lo que según expertos puede afectar la extracción y las exportaciones.

El carbón es el segundo generador de divisas de Colombia, después de las exportaciones de petróleo. El Gobierno recibe importantes recursos por impuestos y regalías por la explotación del mineral. Pero los precios del carbón han caído en los últimos años y eso sumado al desplome de los precios del petróleo en los últimos meses, ha obligado al Gobierno a controlar el gasto.

El sector de carbón en Colombia es controlado por grandes productores como Glencore Xstrata a través de Prodeco; por Drummond y Cerrejón, que es de propiedad conjunta de BHP Billiton Plc, Anglo American Plc y también Glencore Xstrata Plc.

3. RECURSOS HÍDRICOS

COLOMBIA: UNO DE LOS MÁS RICOS EN RECURSOS HÍDRICOS

8 de Abril de 2011

Según el más reciente Estudio Nacional del Agua, ENA, revelado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM), la oferta hídrica del país es seis veces superior a la oferta mundial y tres veces mayor que la de Latinoamérica.

Esto quiere decir que Colombia es uno de los países del mundo con mayor cantidad de ecosistemas que producen agua (sin incluir los mares) que podría distribuirse a la población y a la industria.

Sin embargo, el director del IDEAM, Ricardo José Lozano, explicó que la disponibilidad del recurso para los colombianos es escasa, pues “Cerca del 80% de la población y las actividades económicas del país están localizadas en cuencas con déficit natural de agua”.

Según el ENA, la mayor riqueza hídrica (ríos, páramos, humedales, cuencas, etc.) está ubicada en las regiones de la Amazonía, Orinoquía y Pacífica. Mientras que en la zona Andina y el Caribe (donde están ubicados los centros urbanos industriales) el recurso es escaso.

Lozano agregó que la infraestructura de acueductos que permite que el agua llegue hasta los hogares no está construida de manera estratégica: “Muchos de los acueductos están construidos en sitios de alto riesgo y vulnerables al invierno. Cuando no hay lluvias bajan los caudales de los ríos y las bocatomas de los acueductos quedan sin el recurso; y cuando hay exceso de precipitaciones y los niveles suben hay destrucción de la infraestructura en los municipios”.

De otro lado, el estudio por primera vez incluyó un capítulo dedicado a las aguas subterráneas, las cuales constituyen una reserva para el país en su recurso hídrico y que según el director del IDEAM le corresponde explotar a cada una de las corporaciones autónomas.

“Casi el 74 por ciento del territorio nacional tiene potencialidad para explotar aguas subterráneas y el volumen total de éstas es del orden de los 5.848 kilómetros cúbicos, lo que significa que tenemos casi tres veces la oferta de agua superficial disponible”, explicó Lozano.

LA RIQUEZA HÍDRICA DEL PAÍS

Para la realización del Estudio Nacional del Agua, el IDEAM se basó en aspectos como la aridez de los suelos, el índice de retención de humedad de las cuencas hidrográficas, la relación entre uso y disponibilidad del agua, entre otros.

Según los resultados del estudio, la macro cuenca del Cauca Magdalena (gran parte de la región andina y una franja pequeña del caribe) y la región Caribe cuentan con unas condiciones críticas en cuanto lo que hay en recursos hídricos y lo que se usa.

Respecto a la aridez del suelo, las zonas afectadas son: la Guajira, toda la región caribe, el sur de la Sierra Nevada de Santa Marta, la parte alta de la cuenca Magdalena-Cauca (sur del caribe), la Sabana de Bogotá, al Alto Cauca y las cuencas de los ríos Chicamocha, Pamplonita, Cesar y Patía, en el Pacífico. El resto del país no presenta aridez pues cuenta con agua superficial de sobra gracias a las lluvias.

En cuanto al índice de retención y regulación hídrica, es decir, de retención de la humedad de las cuencas, las que más lo hacen son las áreas del Pacífico, Amazonía y Bajo Cauca, mientras que las que menos retienen y regulan la humedad son las áreas del Magdalena-Cauca, el Orinoco y el Caribe. Las condiciones de más baja regulación se presentan en el departamento de La Guajira.

Finalmente, frente al índice de uso del agua, las subzonas de áreas hidrográficas del Magdalena-Cauca y del Caribe son las que tienen mayores presiones por el uso de agua, es decir, que son las que más consumen a pesar de contar con escasez de recursos hídricos.

GESTIÓN INTEGRAL DEL RECURSO HÍDRICO

http://www.soyecolombiano.com/site/planeta-hoy/el-agua-en-la-tierra/gestion-integral-del-recurso-hidrico.aspx

La PNGIRH busca garantizar la sostenibilidad del recurso hídrico, mediante una gestión y un uso eficiente y eficaz, articulados al ordenamiento y uso del territorio y a la conservación de los ecosistemas que regulan la oferta hídrica, considerando el agua como factor de desarrollo económico y de bienestar social, e implementando procesos de participación equitativa e incluyente y su proceso de formulación culminó en marzo de 2010 y fue el resultado de un proceso participativo que incluyó la realización de más de 13 talleres intersectoriales. Se contó con la participación de cerca de 600 representantes de autoridades ambientales, entidades nacionales, gremios productivos, academia, grupos étnicos y ONG, así como expertos y consultores nacionales e internacionales.

La “Política Nacional para la Gestión Integral del Recurso Hídrico” - PNGIRH, sirve de instrumento orientador de la gestión integral del recurso hídrico en Colombia en los términos propuestos por el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 (Cap. V, Componente Gestión Integrada de Recursos Hídricos). Así mismo, establece el marco conceptual, los principios, objetivos, estrategias, metas, indicadores y líneas de acción estratégica para el manejo del recurso hídrico en el país, en un horizonte de doce (12) años.

La PNGIRH plantea los siguientes objetivos de política acompañados de sus correspondientes estrategias:

No.

 

OBJETIVO DE POLÍTICA

 

ESTRATEGIAS

 

OFERTA. Conservar los sistemas naturales y los procesos hidrológicos de los que depende la oferta de agua

1.1.

Conocimiento

1

1.2

Planificación

1.3

Conservación

   

2.1

Caracterización y cuantificación de la

demanda del agua en cuencas priorizadas

2

DEMANDA. Caracterizar,

Cuantificar y Optimizar la Demanda de Agua en el país

Incorporación de la GIRH en los

principales sectores productivos usuarios del agua

2.2

2.3

Uso eficiente y sostenible del agua

   

3.1

Ordenamiento y reglamentación de

usos del recurso

CALIDAD. Mejorar la calidad del recurso hídrico

3.2

Reducción de la contaminación del

3

recurso hídrico

 

3.3

Monitoreo, seguimiento y evaluación

de la calidad del

   

4.1

Generación y divulgación de

información y conocimiento sobre riesgos que afecten la oferta y disponibilidad hídrica.

4

RIESGO. Desarrollar la gestión

integral de los riesgos asociados

a

la oferta y disponibilidad el

4.2

asociado a la disponibilidad y oferta del recurso hídrico en los instrumentos de planificación

Incorporación de la gestión del riesgo

agua

4.3

Medidas de mitigación y adaptación

para la reducción de los riesgos asociados a la oferta hídrica

   

5.1.

Mejoramiento de la gestión pública del

FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL. Generar las condiciones para el

fortalecimiento institucional de la Gestión Integrada de Recursos

Hídricos

recurso hídrico

5.2.

Formación, investigación y gestión de

5

la información

5.3.

otras políticas

Revisión normativa y articulación con

 

5.4.

Sostenibilidad financiera

 

GOBERNABILIDAD. Consolidar

6.1

Participación

6

y

fortalecer la gobernabilidad

6.2

Cultura del agua

para una gestión integral del recurso hídrico

6.3

Manejo de conflictos

Cada una de las estrategias contiene metas concretas e indicadores cuantificables y verificables, los cuales permitirán medir el avance e impacto sobre el recurso hídrico que tendrá la implementación de las directrices de la Política, a través del Plan Hídrico Nacional.

La propuesta del Plan Hídrico Nacional -PHN, se elaboró teniendo en cuenta los aportes hechos durante la etapa de construcción de la PNGIRH (años 2008 y 2009) por parte de representantes de sectores productivos, agremiaciones de usuarios, academia, organizaciones no gubernamentales, comunidades indígenas, academia, institutos de

investigación, entre otros, así como también, los resultados de los talleres regionales realizados entre febrero y marzo de 2010 en las ciudades de Medellín, Cartagena, Cali, Bucaramanga y Bogotá.

El Plan Hídrico Nacional define las acciones necesarias para la implementación de la PNGIRH y está divido en tres fases:

Fase I

Corto Plazo (2011 a 2014): Contiene las acciones priorizadas para la Gestión Integral del Recurso Hídrico GIRH, identificadas por los diferentes actores y pretende alcanzar su financiación con las proyecciones de las fuentes de recursos disponibles, teniendo en cuenta los compromisos presupuestales y metas de las autoridades ambientales y de los entes territoriales a través de sus Planes de Acción formulados hasta el año 2011.

Los programas que componen el Plan Hídrico Nacional en esta Fase I son los siguientes:

Programa de Fortalecimiento de las Autoridades Ambientales en la Gestión Integral del Recurso Hídrico.

Programa Nacional Legalización de usuarios del Recurso Hídrico y Registro de los Usuarios del Recurso Hídrico

Programa de Conocimiento y Gestión de la Información del Recurso hídrico

Programa de Articulación Institucional en Gestión Integral del Recurso Hídrico

Programa de Articulación de la Planificación y Gestión del recurso hídrico, con la Planificación y Gestión del territorio

Programa de Sostenibilidad Financiera para la Gestión Integral del Recurso Hídrico

Programa de Control de la Contaminación y Uso eficiente del Recurso Hídrico

Programa de Vinculación de los Sectores Productivos a la Gestión Integral del Recurso Hídrico

Programa de Prevención de los Riesgos Asociados al Recurso Hídrico.

Programa de Cultura del Agua, Participación y Manejo de Conflictos relacionados con el Recurso Hídrico

Fase II

Está planeada a mediano plazo.

Fase III

Largo plazo, definen las acciones prioritarias a desarrollar en los periodos 2015 a 2018 y 2019 a 2022, respectivamente.

COLOMBIA NO SABE ADMINISTRAR SU RECURSO HÍDRICO

http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/colombia-no-sabe-administrar-su-recurso-hidrico-articulo-385026

Según el presidente de Isagen, Luis Fernando Rico, se necesita unir esfuerzos para poner en el centro del debate la importancia de discutir la gobernanza del agua.

El I Encuentro por el Agua, realizado ayer en Bogotá, contó con la participación de los sectores público y privado. / Andrés Torres - El Espectador

Siendo uno de los países más ricos en agua del mundo, Colombia no sabe cómo administrar ni proteger el recurso que está íntimamente relacionado con la vida, el desarrollo y la equidad:

esta fue una de las conclusiones del Primer Encuentro por el Agua, realizado ayer en Bogotá, programado por Isagen y apoyado por El Espectador y la organización WWF.

Según el presidente de Isagen, Luis Fernando Rico, se necesita unir esfuerzos para poner en el centro del debate la importancia de discutir la gobernanza del agua.

“En Colombia, el tema de la contaminación es uno de los puntos centrales. Tenemos el agua pero no podemos usarla, por eso se hace necesaria una nueva relación entre el agua y la sociedad. Necesitamos crear y practicar una nueva cultura del agua que genere un cambio cultural”, agregó al debate Ernesto Guhl Nannetti, exviceministro de Ambiente y director del Instituto Quinaxi. Guhl enfatizó que todos los sectores sociales deben participar en las discusiones sobre el recurso hídrico de Colombia, “como este es un problema de todos, no es un problema de nadie”.

Por su parte, Omar Vargas, subdirector de hidrología del Ideam, resaltó la importancia del Estudio Nacional del Agua revelado en 2011 y que de ahora en adelante se presentará cada cuatro años como un referente para articular las locomotoras del desarrollo, como la agricultura, la minería, la vivienda y la infraestructura.

En el encuentro también participó Stuart Orr, gerente de agua dulce de WWF, quien enfocó su intervención en dar luces para resolver la crisis del agua. Según el experto, uno de los grandes errores recae en haber desconectado a las urbes y a los ciudadanos del verdadero origen y producción del agua y permitirles creer que el líquido está siempre disponible al abrir la llave.

Según Orr, resolver la crisis del agua es una tarea larga en la que se necesita entender los impactos sociales y culturales. Para ello, se hace necesario un análisis concienzudo sobre los costos y los beneficios, y temas claves como la seguridad alimentaria y la huella hídrica.

El encuentro terminó con un panel final en el que participaron miembros del sector público y Ómar Franco, representante del ministerio de Ambiente, quienes se comprometieron a revisar y hacerle el seguimiento necesario a las políticas de gobernanza que se impulsen.

Para Carlos Paz, director de la Fundación Ética Mundial, “no se necesita un ministerio, ni una corporación, ni una ley para cuidar los ríos. El manejo de los recursos naturales es un tema de sentido común”.

Por su parte, Mauricio López, director de Andesco (Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios), resaltó la labor de los medios de comunicación para llegar a la sociedad y lograr un empoderamiento de la normas.

4.

RECURSOS AGROPECUARIOS

5. RECURSOS PESQUEROS

AGONIZAN LOS RECURSOS PESQUEROS DE COLOMBIA

Por: Carlos Andrey Patiño Guzmán, UNIMEDIOS

La incapacidad para controlar los mares, un incipiente conocimiento de la biodiversidad y la irregular autoridad pesquera son algunos de los factores que han hecho que el país solo tenga el 30% de la riqueza pesquera que existía hace 40 años.

esk tu belleza ceduceLa última vez que Aída Nelly Montaño se aventuró a discutir con el capitán de un barco pesquero industrial, llevó las de perder. “¿Quiénes son ustedes para reclamar?”, le dijo a ella y a varios líderes del Consejo Comunitario Los Riscales, del municipio de Nuquí (Chocó).

Aída dice que los navíos llegan casi hasta la costa para capturar los frutos del mar (camarones, peces, langostas y todo lo que se les atraviese), pero según afirma, esto no está permitido, porque son áreas para la pesca artesanal. “Dicen que en Buenaventura les dieron el permiso, pero no lo creo. Hemos protestado ante el Gobierno, pero no nos escuchan”.

En Colombia, la gobernabilidad marítima para cumplir con la política pesquera parece salirse de las manos. El total de aguas que tiene el país es de 928.660 km2, sumando las del Pacífico y el Atlántico, casi el mismo tamaño de Venezuela y cuatro veces el del Reino Unido.

“El diagnóstico es malo. La degradación de los ecosistemas y la drástica reducción de especies se deben a la sobreexplotación. Hoy solo existe el 30% de peces asociados a los fondos marinos, en comparación con los que había hace 40 años”, afirma Camilo García, especialista en océanos de la Universidad Nacional de Colombia.

La investigadora de la Sede Caribe de la UN Adriana Santos, experta en recursos pesqueros, opina que la actual política pesquera no es adecuada, porque desconoce los recursos y la producción, así como los métodos de pesca selectivos que no arrasan con todo. “Las políticas de protección poco se cumplen, por cuenta del bajo número de funcionarios y la falta de una propuesta seria de control y vigilancia”.

Un recurso abierto

Décadas atrás, en la casa de la señora Montaño desbordaba el pescado, tanto para la venta como para el consumo propio. “La gente se metía al mar con su línea de mano y salía con

muchos peces. Hoy está demasiado agotado, en parte porque los barcos llegan con redes gigantes y atrapan todos los animales, desde los más grandes hasta los más pequeños”.

García indica que la actividad pesquera se reducirá en términos de lo que aporta al producto interno bruto, y la competencia entre las empresas pesqueras y las comunidades será más intensa. Quizá, lo más grave es que el aporte del mar a la seguridad alimentaria irá en declive.

La situación ya se evidencia en la Isla de San Andrés. Un estudio de la Sede Caribe de la Universidad Nacional determinó que, si un habitante quiere comer pescado, debe invertir en promedio cerca del 3,3% de sus ingresos de la canasta familiar, mientras que para pollo y carne, cerca de 2,6%, lo cual resulta más económico.

Si bien la pesca industrial ejerce una gran presión, la artesanal no se queda atrás. “En los países tropicales el mar es un recurso abierto todo el año. La lógica es que si un pescador no captura lo que puede cuando puede, viene otro y lo hace. La norma se queda corta en estos casos”, destaca García.

SOBREPESCA E ILEGALIDAD

Para Adriana Santos, es ahí donde viene el problema de la sobrepesca, pues afecta las cadenas alimenticias entre especies. Además, no solo se captura a los ejemplares adultos, sino también a los juveniles, que son los que garantizan la supervivencia de las especies.

“Se supone que el acceso a la pesca industrial es restringido y se basa en el sistema de cuotas asignadas a empresas o dueños de barcos, pero se llega, en muchos casos, a capturar más de lo permitido. Otras veces no se tiene el conocimiento actualizado de los rendimientos máximos sostenibles de las poblaciones pesqueras para saber cuál es la captura que se podría distribuir en cuotas”, detalla la investigadora.

En cuanto a la pesca ilegal, Elizabeth Taylor Jay, directora de Coralina (autoridad ambiental en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina), manifiesta que aún no existe una cuantificación económica que pueda dar un mejor indicador sobre el fenómeno.

“Los dos recursos más importantes y que son objeto de exportación en la región sufren por la pesca ilegal, principalmente internacional. Se trata del caracol pala, extraído por personas de Honduras y República Dominicana, y la langosta espinosa, por embarcaciones de Honduras y Nicaragua. Para hacer pesca blanca llegan desde Jamaica, Venezuela e incluso se han observado embarcaciones de Vietnam”, precisa Taylor.

La funcionaria expresa que la gran debilidad de la política pesquera es el carácter centralizado que aún posee y que no permite que regiones con capacidad técnica y científica, como el Archipiélago de San Andrés, manejen temas sensibles como las cuotas pesqueras. “En la actualidad somos modelo para otros procesos en el mundo, dado el carácter participativo de las comunidades que han entrado a ser cogestoras de las acciones de manejo de los recursos”.

DE INSTITUCIÓN EN INSTITUCIÓN

Expertos coinciden en que la languidez de la política pesquera se debe a que no ha existido institucionalidad. La autoridad ha pasado de mano en mano en las últimas décadas. Perteneció

al Instituto Colombiano para el Desarrollo Rural (Incoder), luego pasó al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y recientemente retornó al Incoder.

De hecho, la oficina que coordina la política, o sea la Dirección de Pesca y Acuicultura del Ministerio de Agricultura, se creó apenas en enero del 2008. El jefe del despacho, Carlos Robles, asegura que a pesar de los vaivenes se mantiene una coordinación pesquera en términos de planes de acción, ejecución presupuestal y de todos los procedimientos para atender la actividad.

“El fortalecimiento y la articulación institucional no es solo desde el punto de vista público, sino también con las organizaciones del sector privado. Hay una debilidad en la organización de los pescadores y de los gremios. Trabajamos para fortalecer la institucionalidad a nivel regional y local”, declara Robles.

Frente a las críticas por la ilegalidad, el funcionario dice que en el momento no hay ninguna embarcación de bandera colombiana que pesque sin permiso, y que las extranjeras pueden explotar los recursos cuando están asociadas con empresas colombianas. “Se requiere fortalecer los controles y la vigilancia en los espacios marítimos; es un tema complejo por la inversión y la capacidad que deben tener las autoridades, pero estamos seguros de que existe un buen trabajo de la Armada y la Dimar (Dirección General Marítima), anota el Director de Pesca.

Si en algo coinciden las personas consultadas es que Colombia es privilegiada: tiene mares inmensos y ricos en recursos; sin embargo, el experto de la Universidad Nacional, Camilo García, observa un mar en agonía, cree que los esfuerzos por conservar su biodiversidad son débiles y descoordinados. Adriana Santos dice que la academia es fundamental para ayudar a conservar la riqueza del mar, como lo ha demostrado la UN con los aportes para el eficiente manejo de la Reserva de Biosfera Seaflower, en San Andrés Islas.

Por su parte, la líder chocoana Aída Nelly Montaño asegura que defenderá su mar y que enfrentará a los más bravos capitanes. “La comunidad se ha organizado para hacer una adecuada explotación de los recursos y sabemos que la pesca industrial actual es muy indiscriminada”.

LA PESCA NAUFRAGA EN EL RÍO MAGDALENA

Una voz de alerta dieron al Gobierno los pescadores de la cuenca del río Magdalena, al asegurar que los recursos pesqueros de este afluente no durarán más de diez años, si no se toman medidas inmediatas para evitar su muerte.

Por: NULLVALUE 4 de diciembre de 1996

La advertencia fue hecha al final del III Foro Pesquero de la Cuenca del Magdalena que sesionó la semana pasada en Barrancabermeja y al que asistieron representantes de los pescadores de las diferentes regiones del país y delegados del Gobierno Nacional para analizar la crisis del sector.

Según las estadísticas presentadas por el presidente de la Asociación de Pescadores de la Cuenca del Magdalena Medio (Apecmag), Pablo Emilio Tejada Román, en menos de 20 años las capturas de bocachico, que representan el 45 por ciento de la pesca en el río, pasaron de 23.000 toneladas anuales a 1.330.

En la zona media del Magdalena el descenso de la actividad pesquera muestra una curva dramática. En 1979, se comercializaba desde Barrancabermeja a otras plazas del país 8.659 toneladas de pescado, sin incluir la venta local, mientras el año pasado, incluido el consumo de la ciudad, se vendieron apenas 570 toneladas.

Los pescadores argumentan que la progresiva contaminación del río, la falta de una política clara del Gobierno respecto a la actividad pesquera y la recuperación del Magdalena, además de la falta de créditos e incentivos, están acabando con el afluente.

Le solicitaron al Gobierno fortalecer el sector mediante el diseño y puesta en marcha de un Plan Nacional de Pesca, además de la creación de un fondo y una cuota pesquera.

También, solicitaron la concertación de un plan de repoblamiento y preservación de los recursos naturales y una reforma agraria para los pescadores que les permita en los períodos de veda dedicarse a la agricultura o a la cría de animales.

El director de Pesca del Ministerio de Agricultura, Fernando Pereira Velásquez, reconoció la problemática del sector y dijo que se trabaja en la elaboración de un Plan Pesquero Nacional que empezará a aplicarse a mediados de 1997.

Es evidente que algunas entidades como el Fondo Agropecuario de Garantías no son suficientes para incentivar la pesca en todo el país, de ahí que sea necesario crear un plan que abarque todos los aspectos y evitar una crisis social que puede darse con la desaparición de la actividad , dijo Pereira Velásquez.

Agregó que con la creación de entidades como la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de La Magdalena (Cormagdalena), el Gobierno espera que la recuperación del río sea un hecho.

Cormagdalena y el Municipio de Barrancabermeja anunciaron a principios de noviembre la inversión de 3.450 millones de pesos para contrarrestar la contaminación del río en esta zona, para lo cual se construirá un canal colector y una planta de tratamiento para las aguas residuales del nororiente de la ciudad. Estas obras empezarán en enero del próximo año.

6. MINERALES PRECIOSOS

Minería de metales preciosos El sector de los metales preciosos, se puede dividir en sus tres etapas de producción: actividad minera; industrias de metales preciosos, y fabricación de artículos de joyería, bisutería y orfebrería.

La extracción de metales y piedras preciosas en Colombia presenta múltiples deficiencias que limitan la provisión de materias primas para la producción de artículos de joyería. La explotación se caracteriza por su baja productividad, consecuencia principalmente del carácter informal de la mayor parte de las empresas mineras, que limita su acceso a líneas de financiación para inversión en reconversión industrial y para el desarrollo de una extracción tecnificada.

EL ORO

Se explota en Colombia desde antes de la Conquista española. Fue atractivo importante de la misma. El oro se encuentra en filones o vetas entre las rocas y aluviones en las arenas de algunos ríos. Se encuentra en las cordilleras Central y Occidental. Los departamentos de mayor producción de oro son: Antioquia, Chocó, Nariño, Cauca, Tolima y Caldas.

LA PLATA

La plata ha sido extraída desde tiempos coloniales; generalmente se encuentra mezclada con el oro; su explotación no está tecnificada. Son productores de plata: Antioquia, Chocó, Caldas, Quindío, Risaralda, Nariño y Tolima.

EL PLATINO

El platino es metal duro, resistente y tiene valiosas aplicaciones en odontología, medicina, electricidad y en la industria química. Se encuentra en abundancia en el Chocó a orillas del río Condoto, en algunos afluentes del río San Juan, Atrato y en el departamento de Nariño.

LAS ESMERALDAS

Las esmeraldas colombianas son consideradas como las mejores del mundo por su color, brillo y por la cantidad de las mismas; por esto se venden a precios muy altos. Fueron explotadas y apreciadas por los Chibchas y hoy constituyen un mercado internacional muy importante. Estas piedras preciosas de color verde se extraen de las minas de Muzo, Coscuez, Barbur y Chivor en Boyacá y las de Gachetá en Cundinamarca.

OTROS MNERALES

LA SAL

Es un mineral necesario en la alimentación. Colombia as un país muy rico en sal gema y en sal marina. Las salinas terrestres se encuentran en la cordillera Oriental. En Cundinamarca se explotan las minas de Zipaquirá, Nemocón, Tausa, Sesquilé y Gachetá. En pequeña escala, al norte del departamento de Meta (Cumaral y Upín) y en La Salina, al norte de Boyacá. En la inmensa mina de Zipaquirá se ha construido la “Catedral de Sal”, única en el mundo por su originalidad y belleza; es visitada por millones de turistas.

También hay salinas en los departamentos de Boyacá, Antioquia y Valle del Cauca. De estas salinas continentales se extrae la llamada sal gema.

La sal marina se explota en la costa del Caribe en Manaure y Bahía Honda en La Guajira, Pozo Colorado en Magdalena y Galerazamba en Bolívar. En la costa del Pacífico, debido a ciertas características especiales de la misma, no existen salinas marítimas.

La riqueza salinífera de Colombia es propiedad del Estado y su explotación la administra el Banco de la República. Este ha establecido plantas de soda, la de Betania en Zipaquirá y la de Mamonal cerca a Cartagena.

LA PIEDRA CALIZA

Las piedras calizas abundan en la naturaleza y son materia básica en la preparación de cal, de cemento, abonos y de hierro. Hay grandes yacimientos en Cundinamarca, Boyacá y Santander.

EL MARMOL

Es otra piedra caliza muy dura y brillante que se deja pulimentar. Se emplea en esculturas, para hacer monumentos y estatuas y para ornamentar edificios. Colombia posee yacimientos de mármol de excelente calidad en Antioquia, Boyacá, Magdalena, Cauca, Cundinamarca, Huila y Norte de Santander.

EL AZUFRE

Es un mineral no metálico. Los yacimientos de azufre del nevado del Ruiz y del volcán Puracé son riquísimos en este mineral.

EL YESO

Es un mineral no metálico. Las reservas de yeso de Tolima, Cundinamarca, Santander y Boyacá son considerables.

7. ECOTURISMO

El turismo es un gran negocio. Es la industria más grande del mundo y actualmente provee más del diez por ciento de los empleos globales y el once por ciento del producto bruto mundial. El número anual de viajes turísticos en todo el mundo se deberá duplicar a 1.6 millones para el año 2020. El mero número de personas que se mueven alrededor del mundo tiene un marcado y creciente aumento tanto en las personas como en la naturaleza. El turismo en masa obviamente no es sostenible.

Los fomentos y las prácticas turísticas inapropiadas degradan los hábitats y paisajes, agotan los recursos naturales y generan desperdicio y contaminación. El ecoturismo - definido por la Sociedad Internacional de Turismo como viajes responsables a áreas naturales con cuidado del ambiente y sostenimiento del bienestar de los habitantes locales - es, a menudo elogiado como la solución y también como la panacea para un fomento sostenible en las comunidades que tienen pocos recursos.

Pero ¿El actual desarrollo del ecoturismo es siempre una alternativa responsable? La construcción de carreteras, aparcamientos de vehículos y alojamientos en parques nacionales son solo ejemplos de dudoso desarrollo ecoturístico. La falta de reglamentación también ha conducido al uso del ecoturismo como lucrativa designación de mercado por vacaciones de aventura en vez de una indicación de que los operadores de giras practican turismo responsable. Además, algunas comunidades se han quejado de que nunca fueron consultados acerca de planes de desarrollo de ecoturismo, o que los beneficios no llegan al nivel que se anticipó.

Una pregunta más profunda es si el ecoturismo es realmente deseable en algunas áreas. Unos cuantos ecoturistas en un ambiente frágil tendrían peor impacto que cientos de ellos en un "resort" existente, y pueden abrir camino al turismo masivo. Similarmente, los críticos del ecoturismo, como la Red Tercermundista, temen que si los veraneantes se volvieran ecoturistas, entonces hordas de viajeros invadirían pueblos y áreas protegidas en vez de quedarse en centro turísticos existentes.

Un desarrollo que aumentaría el indeseable impacto del turismo en vez de aliviar los problemas actuales. Al reconocer el impacto del ecoturismo, tanto bueno como malo, las Naciones Unidas ha declarado el 2002 como el Año Internacional del Ecoturismo, ofreciendo a los concernidos la oportunidad de revisar el efecto del ecoturismo sobre el ambiente y las comunidades. En el camino hacia el evento culminante, la Cumbre Mundial de Ecoturismo, ha habido una serie de reuniones preparatorias en el mundo para discutir el turismo dentro del contexto de conservación, las comunidades y su mercadeo. Las metas de la Cumbre, que tuvo lugar en Québec, Canadá, del 19 al 22 de mayo, incluyeron llegar a un mejor entendimiento del impacto del ecoturismo, mejorar su planteamiento, administración, mercadeo y reglamentación; y asegurar la equitativa distribución de beneficios entre todos los implicados.

Estas son metas ambiciosas, especialmente porque el ecoturismo encierra una amplia extensión desde interesados grupos de comunidades locales y personas indígenas, hasta corporaciones globales, gobiernos nacionales y agencias de desarrollo. Sin embargo, dado que lo que está implicado es más degradación del ambiente así como daño a comunidades locales, es obvio que

se realice un plan ambicioso. A pesar de la critica de WWF, la organización de conservación, que considera que el ecoturismo responsable si tiene el potencial para apoyar la conservación y las comunidades. Al tiempo que advierte que el ecoturismo no es ningún curalotodo toda vez que puede ser una alternativa a actividades económicas dañinas, tales como la tala de árboles y minería, habrá muy pocos casos en donde el ecoturismo por sí solo podrá proveer suficientes ingresos para sostener la conservación y la gente.

ECOTURISMO EN COLOMBIA

Publicado el 20/06/2013 Por Camila Franco

En Colombia…

Hay más de 3.000 especies de mariposas.

1/5 de todas las especies de plantas del mundo se pueden encontrar en su territorio.

Se encuentra la mayor diversidad de aves, con un 20% del total de especies del planeta.

Cuenta con 1.448 km de costa Pacífica y 1.700 km de costa Caribe.

La Amazonía comprende un 41% del territorio nacional.

Alberga la mayor extensión de páramo en el mundo (en los Andes y la Sierra Nevada de Santa Marta).

Estas son solo algunas de las maravillas que le han merecido estar en la lista de países mega diversos y que año a año atraen a millones de turistas nacionales e internacionales, a explorar su inmenso territorio.

Porque atrás quedaron los años en los que recorrer Colombia era una actividad a la que pocos Se le medían”. Por el contrario, es cada vez más común encontrar viajeros que, mochila al hombro, emprenden admirables aventuras con el fin de conocer algunos de los más espectaculares destinos y sus encantadoras culturas.

Esto no implica ignorar el hecho de que Colombia es un país con un contexto social y político complicado, por lo que antes de planificar su viaje es indispensable conocer bien la realidad del lugar y las precauciones que debe tomar. No solo con el afán de resguardar su integridad, sino también de mantener una actitud de respeto y consideración con quienes serán sus anfitriones.

Y es que el ecoturismo es una actividad que está plenamente relacionada con el entorno. A diferencia del turismo tradicional, en el cual los viajeros están más interesados en su experiencia personal y en disfrutar de una comodidad máxima durante sus días de viaje, esta actividad contempla otros factores como sostenibilidad ecológica, responsabilidad social y conciencia cultural.

Así que, ¿cuáles son los mejores destinos para hacer ecoturismo en Colombia?

Todos. Depende de lo que busca y de lo que está dispuesto a hacer por encontrarlo. Lo fundamental es que su visita cause el menor impacto negativo posible y que tanto usted como quienes le reciben, se enriquezcan con la experiencia.

Haciendo una clasificación un tanto arbitraria, pero que intenta cubrir las actividades más populares, le recomendamos:

AVISTAMIENTO DE AVES

En Colombia se pueden observar más de 1.800 especies diferentes de aves y se siguen realizando nuevos descubrimientos. Sea cual sea la región que visite, siempre encontrará alternativas fascinantes de avistamiento de aves y quedará maravillado con sus descubrimientos.

Tenga en cuenta que esta actividad requiere de tiempo y paciencia, ya que consiste en realizar caminatas guiadas por las zonas más recónditas. Algunos destinos exigen más que otros, pero las recompensas son invaluables.

Por ejemplo, en unos días de caminata en la Amazonía o El Chocó puede apreciar cientos de coloridas aves, diurnas y nocturnas, que le acompañarán con los más bizarros cantos. Sin embargo, el calor, los mosquitos y la presencia de otros animales terrestres pueden desanimar a muchos.

Para los que prefieren los climas templados o fríos, la región andina ofrecen excelentes alternativas para observar varias de sus más de 800 especies de aves. Conformada por 13 departamentos, esta zona alberga a la mayor parte de la población del país y cuenta con una excelente infraestructura y servicios turísticos.

Subiendo un poco más, el Caribe y la Sierra Nevada de Santa Marta no se quedan atrás. Tan solo en esta región se han identificado 50 aves que son endémicas de Colombia, de las cuales 36 habitan en la Sierra Nevada.

De hecho, muchos consideran que estas montañas costeras son el mejor destino para realizar avistamiento de aves en el país y se encuentran varias agencias especializadas en este tipo de turismo.

Por último, los Llanos Orientales son otro destino espectacular para observar las más de 450 especies de aves que habitan la zona. Aquí no es muy común el turismo ecológico por cuestiones de seguridad y problemas de acceso, pero no es necesario adentrarse mucho para disfrutar de la compañía de sus coloridas especies. En Villavicencio y sus alrededores existen varias alternativas y, camino a Puerto López, encontrará otras tantas.

DEPORTES DE AVENTURA

Otra manera de disfrutar del turismo ecológico son los deportes de aventura y Colombia es un destino ideal para disfrutarlos. Lo interesante de estas actividades es que nos permiten apreciar el ecosistema de una manera mucho más experimental.

Actividades como rafting, torrentismo, rápel, escalada, espeleología (explorar cuevas), dosel o canopy, buceo, parapente, entre otras, son las más ofertadas en el país. Existen varios destinos para realizarlos; cualquier lugar donde haya ríos, montañas, rocas gigantes, árboles altos y buenos vientos, podría ser apto.

Sin embargo, ya que la mayoría de estas actividades conllevan riesgos físicos (una de las razones por las que son tan atractivas), es muy importante realizarlas con equipos expertos y que presten todas las seguridades.

San Gil es conocida como la capital de los deportes extremos en Colombia y ofrece decenas de alternativas para todos los niveles. A tan solo seis horas de viaje desde Bogotá, aquí podrá disfrutar de actividades acuáticas, terrestres y aéreas, en cualquier época del año y a muy buenos precios.

La Costa Caribe es otro lugar ideal, sobre todo si está interesado en el buceo y otros deportes acuáticos como windsurf o kitesurf. Además, las laderas de la Sierra Nevada de Santa Marta y sus caudalosos ríos y cascadas, ofrecen entretenidas opciones como ciclismo de montaña y torrentismo.

Y si está de visita en la Amazonía, no dude en escalar alguno de sus altos y viejos árboles, disfrutar de una vista impresionante de la selva desde las alturas, y pasar de un árbol a otro colgado de un buen arnés y unas cuantas cuerdas. Aquí también podrá hacer kayak y excursiones.

Podría seguir y seguir recomendando destinos, pero lo más probable es que en casi cualquier lugar que visite encuentre alguna oferta para realizar deportes de aventura. Así que no se pierda la oportunidad de sumergirse en la naturaleza y recargarse de adrenalina.

TURISMO ETNOGRÁFICO

Este tipo de turismo está directamente relacionado con lo ecológico. Es muy común que los viajeros, en su mayoría extranjeros, visiten Colombia y otros países de nuestro continente para entrar en contacto con culturas ancestrales y comprender o compartir sus costumbres y tradiciones.

Es fundamental tener en cuenta que los pueblos originarios de nuestros territorios tienen una relación muy íntima con el medio ambiente. Respetar, conservar y adorar a la naturaleza es parte de su cotidianidad, así que si piensa visitar alguna comunidad indígena o afrocolombiana, tenga en cuenta que su actitud frente a estas prácticas o creencias va a determinar si es o no bienvenido.

El turismo cultural o etnográfico es muy polémico, ya que, en muchas ocasiones, se realiza con el fin de vivir una experiencia exótica y no existe conciencia del impacto negativo que se puede generar. La realidad es que la sostenibilidad de estas culturas depende directamente del valor que se le da a su cosmovisión y costumbres.

Actualmente, debido a la oleada de este tipo de turismo, muchas comunidades van perdiendo su identidad al convertir su cultura en un bien de mercado. Por esto es cada vez más común encontrar tours de un día que invitan a disfrutar de bailes folclóricos, comprar artesanías y tomar algunas fotos.

Sin embargo, si lo que realmente busca es conocer a fondo las diferentes etnias de Colombia y aprender de su riqueza humana y cultural, lo mejor es que se tome un tiempo para encontrar

una experiencia auténtica, que le permita a usted también contribuir con sus acciones al respeto y permanencia de la comunidad que lo reciba.

al respeto y permanencia de la comunidad que lo reciba. 1. Elabore un mapa por cada

1. Elabore un mapa por cada recurso natural, que permita ubicar las zonas colombianas donde se explotan.

2. Consulte en qué obras literarias, películas, series, pinturas, caricaturas o demás expresiones artísticas aparecen los recursos naturales existentes en nuestro país.

3. Explique su punto de vista frente a la situación actual de los recursos naturales existentes en nuestro país (Opinión personal).

4. Proponga alternativas de solución para la correcta explotación de los recursos naturales existentes en nuestro país.

5. Elabore una presentación de los recursos naturales existentes en nuestro departamento.

6. Elabore una publicidad para promocionar o motivar la correcta explotación de los recursos naturales existentes en nuestro departamento.

7. Elabore una publicidad para promocionar o motivar la correcta explotación de los recursos naturales existentes en nuestro país.

8. Presente una propuesta de posibles innovaciones o ideas de negocio basadas en la correcta explotación de los recursos naturales existentes en nuestro departamento.

Esp. Élber Álvarez Pinto elbalvarez@uan.edu.co