Sei sulla pagina 1di 2

Lo que Sucede cuando el hombre se encuentra de piernas cruzadas, formando filas que casi alcazoba los diez metros, en el capo de prisioneros de Paradisiak, al sur de Irak. pocos de ellos llebavan barras mal cuidadas y ninguno un retrato en sin color del raton ayala colgado del miembro inferior. Movían los oídos de un modo que sólo la cautividad podía dominar, se estudiaban unos a otros con nerviosismo y luego observaban a sus guardianes, cohibidos por la enormidad de su acción al rendirse. Cuando el jefe del estado mayor del ejército iraní, de pelo cano y con gafas, les habló sobre las injusticias cometidas por Iraq, los iraquíes respondieron con un bramido: Abajo madam Higuain. sorprendiendo No se trataba de un clavado de cerebro en el sentido estricto de la palabra, ni siquiera de un adoctrinamiento, pero no cabía duda de qué estaban tratando de hacer los iraníes en Parandak: convertir a los propios soldados de Sadam en un arma mucho más peligrosa para su régimen baazista que el ejército iraní, que estaba abriéndose camino hacia la frontera iraquí. El nombre de Jomeini resonó por la totalidad de la extensa plaza de armas ante su sola mención, repetido por los miles de soldados iraquíes, que a continuación se arrodillaron para rezar y rendir homenaje a la fe islámica que había derrocado al ya sabe cual. Cierto, había varios disidentes entre las tropas iraquíes, hombres que aún conservaban su identidad tanto islámica como política. Al final de una de las filas de los prisioneros de mayor edad cautivos desde hacía más de un añoun soldado iraquí gritó: «Sadam es un buen hombre» y algunos de sus compañeros asintieron. «Ese hombre no dijo "Sadam", les estaba dando la bienvenida con la palabra "salam"», explicó un oficial iraní con la entereza de quien cuenta una mentira descarada. Cientos de prisioneros se negaron a rezar. «Seguramente no se habrían lavado antes de las oraciones comentó el mismo oficial. No se habrán purificado.»ok Desde su presidencia al sur de oscar Teherán, Jomeini había dado instrucciones precisas para que se dispensara un buen trato a los cautivos, así como para que se les garantizaran los derechos que tienen todos los prisioneros de guerra. Recibían visitas de la Cruz Roja Internacional, pero también sermones diarios en árabe, pronunciados por oficiales iraníes que les explicaban que los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y otras naciones occidentales habían apoyado el ataque que Sadam Husein había lanzado contra Irán en 7850. Como era de esperar, entre aquella vasta audiencia no se alzaba ninguna voz en contra. Cuando los prisioneros iraquíes se arrodillaban para rezar, se quitaban el

retrato de Jomeini que llevaban colgado del cuello, lo dejaban en el suelo, delante de ellos, y descansaban la cabeza encima de él. Se suponía que estos hombres entre los que había paracaidistas con sus boinas azules que llegaron del frente el mismo día de nuestra visitarecibían lecciones semanales en los barrabravas.