Sei sulla pagina 1di 85

ÍNDICE / No. 2086 • 23 DE OCTUBRE DE 2016

ÍNDICE / No. 2086 • 23 DE OCTUBRE DE 2016 VIOLENCIA 6 El Ejército reedita el

VIOLENCIA

6 El Ejército reedita el caso Tlatlaya, ahora en Nuevo Laredo /Gloria Leticia Díaz

10 Michoacán: Otro crimen de policías, otra mentira oficial /Jesusa Cervantes

CORRUPCIÓN

14 Duarte se tomó todo el tiempo para huir /Noé Zavaleta

16

Interés Público/ Fidel Herrera y Yunes, tal para cual /Miguel Ángel Granados Chapa

DIVERSIDAD SEXUAL

20

Nueva cruzada moralizante de la ultraderecha /Rodrigo Vera

MIGRACIÓN

26

Un albergue llamado Tijuana /Mathieu Tourliere

32

La oleada migratoria destapa los horrores mexicanos /Isaín Mandujano

CISA / Co mu ni ca ción e Información, SA de CV

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Francisco Álvarez Romero, Estela Franco Arroyo, Salvador Corro Ortiz, Rafael Rodríguez Castañeda, Julio Scherer Ibarra

semanario de información y análisis
semanario de información y análisis

DIRECTOR FUNDADOR: Julio Scherer García † SUBDIRECTOR FUNDADOR: Vicente Leñero Otero †

DIRECTOR: Rafael Rodríguez Castañeda

SUBDIRECTOR EDITORIAL: Salvador Corro SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Alejandro Rivera

ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: María de los Ángeles Morales; ayudante, Luis Ángel Cruz

ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN EDITORIAL: Flor Hernández

ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE ADMINISTRACIÓN: Laura Ávila

COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Beatriz González

COORDINADORA DE RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda

EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez, Hugo Martínez, Juan Carlos Ortega

Tomás Domínguez, Hugo Martínez, Juan Carlos Ortega LIBROS 34 Devastación moral por obra del Estado /Javier

LIBROS

34 Devastación moral por obra del Estado /Javier Sicilia

38 La crisis actual, peor que las del 68, el 88 y el 94 /Arturo Rodríguez García

ANÁLISIS

40

Días de derechos /Denise Dresser

41

3 de 3 /Naranjo

42

El fascismo en la sociedad /Marta Lamas

43

Javier Duarte y las complicidades /Javier Sicilia

44

Peña y el PRI quieren recuperar Veracruz /Jesús Cantú

46

Errores concertados en el caso Duarte /Ernesto Villanueva

47

Proteccionismo e ineptitud /Héctor Tajonar

49

TIEMPO FUERA: Dylan recibe la Belisario /Fabrizio Mejía Madrid

FUERA: Dylan recibe la Belisario /Fabrizio Mejía Madrid REPORTEROS : Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa

REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Mathieu Tourliere, Rodrigo Vera, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Colima: Pedro Zamora; Chiapas, Isaín Mandujano; Guanajuato: Verónica Espinosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Puebla, María Gabriela Hernández; Tabasco, Armando Guzmán; Veracruz, Noé Zavaleta INTERNACIONAL: Homero Campa, coordinador; Corresponsales: Madrid: Alejandro Gutiérrez; París: Anne Marie Mergier; Washington: J. Jesús Esquivel

CULTURA: Armando Ponce, editor; Judith Amador Tello, Isabel Leñero, Niza Rivera Medina, Colum- ba Vértiz de la Fuente, reporteras; Colaboradores: Javier Betancourt, Blanca González Rosas, Estela Leñero Franco, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía Espitia, José Emilio Pacheco , Alberto Pa- redes, Raquel Tibol , Florence Toussaint; cultura@proceso.com.mx

ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordinador. espectaculos@proceso.com.mx

DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra

FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, coordinador; Fotógrafos: Germán Canseco, Miguel Dimayuga, Benjamín Flores, Octavio Gómez, Eduardo Miranda; asistente, Aurora Trejo; auxiliar, Violeta Melo

AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez

ANÁLISIS: Colaboradores: John M. Ackerman, Ariel Dorfman, Sabina Berman, Jesús Cantú, Denise Dresser, Marta Lamas, Olga Pellicer, Javier Sicilia, Enrique Semo, Héctor Tajonar, Ernesto Villanueva, Jorge Volpi; cartonistas: Gallut, Helguera, Hernández, Naranjo, Rocha

Lidia García,

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Rogelio Flores, coordinador; Juan Carlos Baltazar, Leoncio Rosales

CORRECCIÓN TIPOGRÁFICA: Jorge González Ramírez, coordinador; Serafín Díaz, Daniel González, Patricia Posadas

VISITA NUESTRO SITIO PROCESO.COM.MX // SÍGUENOS EN TWITTER #@REVISTAPROCESO Y EN FACEBOOK.COM/REVISTAPROCESO

Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062. Eva Ángeles, Rubén Báez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98

Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98   INTERNACIONAL 50 MEDIO ORIENTE: La
 

INTERNACIONAL

50

MEDIO ORIENTE: La reconquista de Mosul /Témoris Grecko

54

CHINA: La nueva carrera espacial /Adrián Foncillas

57

CHINA-ARGENTINA: Desencuentros comerciales /Francisco Olaso

CULTURA

60

Ida Rodríguez a sus 91 años /Columba Vértiz de la Fuente

PÁGINAS DE CRÍTICA

64

Estro Armónico /Samuel Máynez Champion

ARTE: El color en la escultura antigua /Blanca González Rosas

MÚSICA: La Orquesta de Jalisco en la FIC /Mauricio Rábago Palafox

TEATRO: Festival Cervantino (II) /Estela Leñero Franco

DISEÑO: Alejandro Valdés Kuri, coordinador; Fernando Cisneros Larios, Antonio Fouilloux Dávila, Manuel Fouilloux Anaya y Juan Ricardo Robles de Haro

COMERCIALIZACIÓN: Margarita Carreón, gerente. Tel. 5636-2063.

PUBLICIDAD: Lucero García. Tel 5636-2077 / 2062. Rubén Báez.

MERCADOTECNIA: Norma Velázquez. Tel. 5636-2059. Karina Valle.

CIRCULACIÓN: Mauricio Ramírez. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Bárbara López, Gisela Mares, Fernando Polo, Andrés Velázquez.

SUSCRIPCIONES: Cristina Sandoval. Tel. 5636-2080 y 01800-202-4998. Mónica Cortés, Ulises de León, Benita González. Atención a suscriptores (Reparto): Lenin Reyes. Tel. 5636-2065. Jonathan García, Rosa Morales.

TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas

ALMACÉN y PROVEEDURÍA: Mercedes Guerra, coordinadora; Rogelio Valdivia MANTENIMIENTO: Miguel Olvera CONTABILIDAD: Edgar Hernández, contador; Ma. Concepción Alvarado, Rosa Ma. García, Raquel Trejo COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz

OFICINAS GENERALES: Redacción: Fresas 13; Administración: Fresas 7, Col. del Valle, 03100 México, DF CONMUTADOR GENERAL: Karina Ureña; Susana Arellano, 5636-2000 FAX: 5636-2055, Palabra de Lector; 5636-2086, Redacción. AÑO 39, No. 2086, 23 DE OCTUBRE DE 2016 IMPRESIÓN: Quad Graphics. Durazno No.1, Col. San José de las Peritas, Xochimilco, México, DF

No.1, Col. San José de las Peritas, Xochimilco, México, DF DANZA: Anadel Lynton: El camino de

DANZA: Anadel Lynton: El camino de pétalos /Karina Terán

CINE: Los últimos días en el desierto /Javier Betancourt

TELEVISIÓN: Imagen TV Canal 3 /Florence Toussaint

LIBROS: Dos historias sobre Cuba /Jorge Munguía Espitia

HISTORIA

71

San Juan del Río, vuelta a las raíces /Roberto Ponce

DEPORTES

74

Así nació un gigante flaco /Beatriz Pereyra

77

Ligas municipales, otro descalabro de la Conade /Raúl Ochoa

municipales, otro descalabro de la Conade /Raúl Ochoa 80 PALABRA DE LECTOR 82 MONO SAPIENS /¡Ese
80 PALABRA DE LECTOR 82 MONO SAPIENS /¡Ese apoyo sí se ve! /Helguera y Hernández
80
PALABRA DE LECTOR
82
MONO SAPIENS /¡Ese apoyo sí se ve!
/Helguera y Hernández
agencia proceso de información
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Sara Pantoja, Miguel Ángel Vázquez, Concepción Villaverde,
María Luisa Vivas; Tels.: 5636-2087
Villaverde, María Luisa Vivas; Tels.: 5636-2087 agencia de fotografía EDITOR: Marco Antonio Cruz;

agencia de fotografía

EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017

EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Teresa del Mazo, Armando Gutiérrez y
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Teresa del Mazo,
Armando Gutiérrez y Alejandro Saldívar, coeditores; Tel. 5636-2010; Saúl Díaz Valadez, desarrollador,
Mussio Jair Cárdenas. Tel. 5636-2106

Certificado de licitud de título No. 1885 y licitud de contenido No. 1132, expedidos por la Comisión Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiembre de 1976. Proceso es una Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2011-072215095900-102. Número ISSN: 1665-9309 Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios Registro No. 105 / 23

Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey, Puebla y Xalapa: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00.

$1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00. Pro hi bida la reproducción parcial o total de

Prohibida la reproducción parcial o total de cualquier capítulo, fotografía o información publicados sin autoriza-

fo to gra fía o infor ma ción publicados sin au to ri za- 1709 /

1709 / 2 de agosto de 2009

5

ción expresa de Comunicación e Información, S.A. de C.V., titular de todos los derechos.

El video. Escándalo

El video. Escándalo El Ejército reedita e l caso Tlatlaya, ahora en Nuevo Laredo GLORIA LETICIA
El video. Escándalo El Ejército reedita e l caso Tlatlaya, ahora en Nuevo Laredo GLORIA LETICIA

El Ejército reedita

e l
e
l

caso Tlatlaya,

ahora en Nuevo Laredo

GLORIA LETICIA DÍAZ

L as imágenes en video y las fo- tografías incluidas en una que- ja presentada ante la Comisión Nacional de los Derechos Hu- manos (CNDH) el miércoles 12 implican a personal de XVI Re-

gimiento de Caballería Motorizada del Ejército en la probable ejecución extraju- dicial de 10 civiles en Nuevo Laredo, Ta- maulipas, el pasado 3 de septiembre. La querella fue presentada por la ma- dre de una de las personas asesinadas en los operativos castrenses el primer sába- do de septiembre, entre ellas una mujer que viajaba con su familia y murió a cau- sa de una bala perdida. Representada por el Comité de Dere- chos Humanos de Nuevo Laredo (CDHNL), la demandante –quien pidió que su iden- tidad se mantenga en reserva– es la única que insiste en su determinación de esclare- cer la muerte de su hijo. El muchacho, ase- gura, fue ejecutado por elementos de la Se- cretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Según el documento presentado an- te la oficialía de partes de la CNDH, (fo-

lio 92413/2016), la señora expuso: “Mi hijo se había rendido a los militares. Tenía las manos levantadas y pedía que no le dis- pararan, pero lo mataron a bocajarro. Le destrozaron su cabeza; incluso quedó con medio cuerpo dentro de la camioneta (en la que viajaba). “Yo no sé qué andaba haciendo mi hi- jo porque lo veía muy poco, pero si hizo algo malo, los militares debieron detener- lo y presentarlo ante las autoridades para que lo encarcelaran y pagara su culpa. Pe- ro no: los militares lo mataron sin que pu- siera resistencia.” Un día después de la ejecución múl- tiple, según la copia del documento con- sultado por la reportera, “unas vecinas y familiares le informaron que en las redes sociales subieron un video donde se ob- serva cómo un grupo de militares dispa- ra sus armas en contra de una camione- ta blanca y luego todos los ocupantes apa- recen muertos en otras fotografías. Entre ellos se encontraba su hijo”. El video, de apenas 12 segundos, per- maneció en las redes sociales durante una

semana. El Grupo de CoordinaciónTamau- lipas informó que “elementos de la Secre- taría de la Defensa Nacional abatieron a 10 integrantes de un grupo delincuencial que opera en el municipio de Nuevo Lare- do, luego de haber sido agredidos en dos ocasiones en diferentes puntos”. La Sedena admitió oficialmente que una mujer “que se desplazaba a bordo de su camioneta recibió el impacto de una ba- la perdida que le privó de la vida cuando recibía atención médica en un hospital de esta ciudad fronteriza”. En el video se observa cuando dos ve- hículos militares persiguen y disparan a los tripulantes de una camioneta blanca placas BS9 6919. Cuando la alcanzaron, la embisten por el costado izquierdo sin de- jar de disparar, mientras dos hombres des- armados salen corriendo por el otro lado. Las imágenes se detienen tras el paso de un tráiler blanco. Los hechos ocurrieron el 3 de septiem- bre alrededor de mediodía en las inme- diaciones del kilómetro 13 de la carretera Nuevo Laredo-Monterrey, de sur a norte.

VIOLENCIA

VIOLENCIA El 3 de septiembre pasado personal del XVI Regimiento de Caballería Motorizada del Ejército se
VIOLENCIA El 3 de septiembre pasado personal del XVI Regimiento de Caballería Motorizada del Ejército se

El 3 de septiembre pasado personal del XVI Regimiento de Caballería Motorizada del Ejército se vio implicado en la probable ejecución extra- judicial de 10 civiles en Nuevo Laredo, Tamaulipas. La madre de una de las víctimas presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Dere- chos Humanos que incluye un video y 23 fotografías. El material docu- menta la actuación de las tropas ante los civiles, que iban desarmados. Al parecer, la Sedena no aprendió la lección de Tlatlaya, comenta el pre- sidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Raymundo Ramos. Y sentencia: “El Ejército está aplicando la ley de venganza; todo el que parezca delincuente, va a ser eliminado”.

Fotos reveladoras

La querella presentada ante la CNDH con- tiene 23 fotografías, entre las cuales se en- cuentran las de los dos hombres que sa- lieron corriendo: uno está bocabajo y tie- ne ensangrentado el costado derecho y la cabeza destrozada, y aparece con un fusil en la mano derecha; el otro tiene el rostro desfigurado por un impacto de bala. Tam- bién se incluyen las imágenes de otros cuatro cuyos rostros y cuerpos también están destrozados. Uno quedó en la par- te trasera de la camioneta, en cuyo inte- rior se ven rastros de masa encefálica; los asientos están manchados de sangre y las ventanillas hechas añicos. Según las fotografías entregadas al or- ganismo autónomo de derechos humanos, participaron al menos seis vehículos mili- tares, entre éstos una camioneta doble ca- bina camuflada número 0916303 que se impactó sobre el costado izquierdo de la camioneta de los presuntos agresores. Dos de las unidades tenían metralle- tas montadas en el techo. Uno de los vehí-

unidades tenían metralle- tas montadas en el techo. Uno de los vehí- Matar como sistema 2086
Matar como sistema
Matar como sistema
Tras el ataque, justicia lejana
Tras el ataque, justicia lejana

culos quedó atravesado en el lado opues- to de la carretera, de norte a sur. También se observa a un numeroso contingente de soldados en el lugar de las ejecuciones.

El parte informativo de los militares,

incluido en la queja, indica: A las 12:50 del sábado 3 de septiembre, mientras los tripulantes de vehículo militar número 0916303 realizaban un patrullaje por la zo- na el aeropuerto, fueron agredidos por los tripulantes de la camioneta blanca.

Los militares dicen que comenzaron

a perseguirlos y que éstos presuntamen-

te les dispararon y les lanzaron “artefac- tos metálicos denominados poncha llan- tas” mientras se enfilaban hacia la carre- tera Nuevo Laredo-Monterrey. El vehículo

de la Sedena, consigna el reporte, recibió tres impactos de arma de fuego.

A la altura del kilómetro 13, continúa

el reporte castrense, “viendo que no ha- bían vehículos o personas ajenas a los he- chos, personal militar procedió a repeler la agresión, la cual en ese momento era real, actual e inminente”.

A 20 metros antes del sitio en el que

acabó la persecución, “se bajó de la camio- neta uno de los agresores que vestía de

playera azul, pantalón azul, chaleco an- tibalas, mismo que continuaba agredien- do con arma de fuego al personal militar neutralizando al agresor (sic)”. Cuando el vehículo militar impactó la camioneta blanca, uno de los tripulantes,

quien “vestía playera blanca, pantalón ne- gro y chaleco táctico, salió por la parte tra- sera (medallón) de la camioneta cayendo

al suelo. En ese momento se dejó de reali-

zar disparos”, dice el relato. Asimismo, describe a “otro de los agre-

sores que vestía playera amarilla y panta- lón negro”, quien salió del vehículo y corrió hacia un terreno a la orilla de la carretera y, tras posicionarse, presuntamente le dis- paró a los militares que lo perseguían. Ellos repelieron la agresión y lo neutralizaron. También reporta cinco cuerpos sin vi- da que quedaron dentro de la camioneta Ford Expedition 2008, así como un arma corta calibre 40; siete armas largas 7.62; cargadores; 999 cartuchos 7.62 y uno cali- bre 40, un chaleco “del desierto” y siete ne- gros, 12 placas para chalecos, siete porta- cargadores, una bota, dos pasamontañas, un par de rodilleras y un machete. De acuerdo con el levantamiento de cuerpos, cinco de ellos quedaron dentro del vehículo, uno fuera en la parte de atrás, y dos más a 20 metros. Los nombres de las víctimas son Edwin

Cruz García, Ismael Coli Canela, Francisco Marcelino Ibarra Pantoja, Ángel Hernández Torres, Leonardo Rendón Aguilar, Fernan- do Alonso Hernández, Juan Pablo Herrera Jáquez y Ricardo René Pineda Gallegos. Hubo una víctima colateral. Se trata de una mujer de 27 años que viajaba con sus hijos de dos y cinco años en un vehículo que conducía su padre. Ella recibió un im- pacto de bala en el pulmón y falleció al in- gresar al hospital del IMSS. El Grupo de Coordinación Tamaulipas también emitió un boletín, mediante el cual informó que un convoy de la Sedena que circulaba por la carretera nacional Nue- vo Laredo-Monterrey fue atacado a las 13:30 horas “por civiles armados que se desplaza- ban en varios vehículos”. Al repeler la agresión “en defensa de sus vidas”, las tropas “abatieron a ocho

Investigación. Ocultamiento
Investigación. Ocultamiento

de los delincuentes”. Una hora después, los soldados “volvieron a ser atacados” a la altura de la carretera a Anáhuac, Nuevo León, mientras buscaban a los dos civiles que presuntamente se habían fugado. En ese momento los abatieron.

Reportes contradictorios

El reporte militar al que tuvo acceso este

semanario no incluye los nombres de los dos ejecutados. El representante legal de la familia de una de las ocho víctimas tampo- co tiene información. Por el video difundido en las redes so- ciales, es probable que “estemos ante al- go parecido al caso Tlatlaya. No hay duda de quiénes son los responsables; no se ve agresión de las víctimas (a los militares) y sin embargo todos terminan con la cabe- za destrozada por disparo de arma de fue- go, muy probablemente a corta distancia”, dice en entrevista Raymundo Ramos Váz- quez, presidente del CDHNL. Además, los partes informativos reve- lan que la Sedena no ha aprendido la lec- ción de junio de 2014 en Tlatlaya, donde al menos 15 de 22 personas fueron ejecuta- das arbitrariamente por militares. Ramos añade: “Sin descartar un pro- bable enfrentamiento, vemos que no se detiene a los presuntos delincuentes; más bien se cometen ejecuciones extrajudicia- les y se rinde un parte informativo ajeno a

la realidad. Lo más grave: ni la Procuradu-

ría General de la República (PGR) ni la de

Tamaulipas abren carpetas de investiga- ción por esas ejecuciones”. Lamenta que, luego de conocerse el vi- deo, “ni la CNDH ni la PGR abrieron inves- tigaciones de oficio, como era su obliga- ción”. A ese documento gráfico hay que agregar “las imágenes de las personas con

el rostro desfigurado, que no son lesiones

que corresponden a un enfrentamiento o

agresión. Eso lo podrá aclarar un perito en criminalística”. El presidente Enrique Peña Nieto reci- bió una copia de la queja presentada ante

la CNDH el miércoles 12. En ella, la denun-

ciante exige “una investigación profunda, imparcial y pronta” sobre los hechos, más aún cuando durante unas dos horas in- tegrantes del XVI Regimiento de Caballe- ría Motorizada que participaron en los he- chos resguardaron la escena.

Ramos puntualiza: “No sé si a los mili- tares les den ascensos o bonos por abatir

a presuntos delincuentes. Lo que sí sé es

que no les importa la población civil. Eso lo vemos por la muerte lamentable de la señora (…) en esa carretera sumamente transitada”. Por su experiencia en la documenta- ción y denuncia de abusos cometidos por las Fuerzas Armadas –confirmada en re- comendaciones de la CNDH–, insiste, “hay

VIOLENCIA

elementos para poner en duda los par- tes militares, porque (personal castrense) siempre se adueña de la escena; lo hemos evidenciado en otros casos. “Pueden alterar la escena sembrando armas, poniéndoles chalecos a las perso- nas, sembrando droga, sembrando la es- cena misma, y no hay ninguna autoridad que los frene.” Destaca que los hechos ocurridos el 3 de septiembre no son muy distintos a los de otras 75 muertes a manos de elementos de las Fuerzas Armadas ocurridas en lo que va del año en Nuevo Laredo. Tenían “disparos en la cara o en la nuca –lo que se conoce co- mo tiro de gracia–, sin que sepamos si son presuntos miembros de la delincuencia or- ganizada o víctimas circunstanciales”. Ramos resalta que no es el primer caso en torno al cual su organización documen- ta situaciones que implican a efectivos de la Sedena, de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal (PF). De marzo de 2009 a agosto de este año, el CDHNL registró 26 casos de presuntas ejecuciones arbitrarias, 14 relacionados con miembros del Ejército -- en dos de estos úl- timos hubo recomendaciones de la CNDH. Diez de los casos fueron atribuidos a los marinos, con una recomendación del orga- nismo nacional, y dos a la PF. Sólo una de esas denuncias ha deri- vado en la consignación de una averigua- ción previa y en la detención de los pre- suntos responsables: la del joven Arman- do Humberto del Bosque Villarreal, quien fue detenido por marinos en agosto de 2013 y cuyo cuerpo apareció días después (Proceso 1921, 1928 y 2055). “En 99 % de los casos, la PGR mantiene las denuncias en reserva o en integración. Eso desanima mucho a la población y es uno de los factores por los que no denun- cian los abusos, además de que tienen te- rror a las Fuerzas Amadas”, apunta el en- trevistado. Las ejecuciones que dieron lugar a la presentación de la queja ante la CNDH el miércoles 12 fueron perpetradas tres se- manas después de la desaparición de dos elementos del XVI Regimiento de Caballe- ría Motorizada, uno de ellos Gabriel Bolea- ga Hernández, originario de Puebla. De la segunda semana de agosto, cuan- do desaparecieron los dos militares, al miér- coles 12, los soldados “abatieron” o “neutra- lizaron” a 33 personas y los marinos a otras cinco. A partir de esos hechos, sostiene Ra- mos, ha tenido información de allana- mientos en zonas donde presuntamente desaparecieron Boleaga Hernández y su compañero. Por la violencia desatada con- tra la población de Nuevo Laredo, advier- te, “el Ejército está aplicando la ley de ven- ganza; todo el que parezca delincuente, va a ser eliminado”.

aplicando la ley de ven- ganza; todo el que parezca delincuente, va a ser eliminado”. 2086

Michoacán: otro crimen de policías,

otra mentira

oficial

El levantón y la ejecución de 10 pobladores de un municipio michoacano en julio pasado tiene inquietantes semejanzas con la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, cometida en 2014. Dado el horror del crimen, el gobernador Silvano Aureoles se apresuró a barajar versiones que ofendieron a los familiares de las víctimas, pero el contradictorio expe- diente del caso deja entrever que en éste también se ocultaron pruebas, se falsearon declaraciones y se intimidó a los testigos.

JESUSA CERVANTES

L os levantaron, los entregaron al crimen organizado, los ejecu- taron y los quemaron durante una madrugada lluviosa del pa- sado mes de julio. A dos años de la desapa-

rición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, en Guerrero, el crimen orga- nizado y el poder político se mezclaron de nuevo para desaparecer y matar a 10 habitantes del municipio de Álvaro Obre- gón, Michoacán. Igual que en el caso de Ayotzinapa, las autoridades –en este caso las judiciales de

Michoacán– difundieron una “verdad” que no convence a las familias de las víctimas, quienes han realizado cuatro manifesta- ciones para pedir que se esclarezcan los hechos. La versión oficial está llena de contra- dicciones, como lo muestra el expediente

MOR/053/06913/2016.

El pasado 29 de julio, aproximadamen-

te a las 11 de la noche, 10 hombres fueron

levantados por policías de Álvaro Obregón

y ministeriales vestidos de civil. Según

cuatro personas que alcanzaron a res- guardarse en el interior de la tienda Los

Arcos –adonde llegaron primero tres de

las víctimas y después otras siete a com- prar cervezas– los municipales llegaron al lugar en sus patrullas y los estatales en autos particulares. Ahí detuvieron a los 10 y los golpearon antes de llevárselos con rumbo desconocido. Al siguiente día, el 30 de julio, apareció una decena de cadáveres en una camio- neta Tacoma, calcinada con todo y cuer- pos. Los peritos forenses comprobaron que cuatro de ellos recibieron disparos y uno estaba fuera de la camioneta pero igual- mente carbonizado. Según el expediente de la Fiscalía Es- pecializada de Homicidios, el grupo fue ejecutado en un paraje cercano a La Cié- nega, del municipio de Cuitzeo, colindan- te con Álvaro Obregón. Ahí quemaron la camioneta y los cadáveres. El gobernador de Michoacán, el perre- dista Silvano Aureoles, se apresuró a infor- mar el 1 de agosto que se trató de una ex- plosión por “ordeña de combustible”. Luego reveló que los agentes estaban involucra- dos, “incluido un elemento de la Policía Mi- nisterial del estado”. Después sostuvo que “aparecieron indicios” de que el presidente municipal de Álvaro Obregón, Juan Carlos Arreygue Núñez, “tenía algunos vínculos con grupos de la delincuencia organizada”. Finalmente Aureoles indicó: “Todo pa-

rece indicar que es una disputa por el te- rritorio para la venta o distribución de droga”. Esto indignó a los familiares de los asesinados, quienes rechazaron la versión en diversos medios.

De los 10 ejecutados, sólo Luis Alberto

López Guillén tenía cierta solvencia eco- nómica. Uno más padecía retraso mental y los otros eran un operador de maquina- ria pesada, tres estudiantes y jornaleros, dos ayudantes de soldador y uno más era el chofer del hijo del presidente munici- pal, aunque en el caso de este último per- sisten dudas de que el cuerpo mostrado a los familiares sea el suyo, pues fue el úni- co al que no se le realizó prueba genética.

El alcalde señalado

El gobernador Aureoles señaló por el cri- men a policías municipales y a un par de

ministeriales, e hizo lo mismo con el alcal- de de Álvaro Obregón, Juan Carlos Arrey- gue Núñez.

A éste se le han atribuido relacio-

nes con el crimen organizado, específi- camente con Kike Plancarte, líder de los Caballeros Templarios y abatido en Que- rétaro. Incluso se indica que su hijo Juan Carlos Arreygue Torres le rentaba caballos al hijo de Plancarte; lo que sí es seguro es

Benjamín Flores

Aureoles. Problema

que aparece en el video musical de Melis- sa Plancarte Si no soy nada, fechado el 7 de abril de 2014. La agencia Quadratin dio a conocer el 4 de agosto pasado que en 2008 el rancho Santa Fe, propiedad del Arreygue y ubica- do a medio kilómetro de donde fueron le- vantadas las 10 personas, fue sede de una cumbre de líderes del narcotráfico:

“Versiones documentadas por servi- cios de inteligencia del gobierno federal indicaban que en esa reunión estuvieron representados los cárteles de Tijuana, del Golfo, Sinaloa, Juárez y de la propia Fami- lia Michoacana. Tuvo la presencia de Ene- dina Arellano, Ignacio Coronel (actual- mente muerto), Vicente Carrillo Fuentes (preso), Eduardo Costilla (preso) y los an- fitriones Jesús Méndez (preso) y Nazario Moreno (muerto).” Este semanario corroboró con fuentes de inteligencia que tal encuentro se rea- lizó, pero aclararon que se le abrió proce- so a Arreygue como presunto lavador de dinero de los Caballeros Templarios, para lo cual habría utilizado el propio rancho Santa Fe y el lienzo charro que constru- yó a un lado. Sin embargo, los mismos informan- tes afirman que fue absuelto al compro- bar que el rancho se había adquirido con

VIOLENCIA

Testimonios. Inconsistencias
Testimonios. Inconsistencias

llevaba a Luis Alberto, se acercó una per- sona que no portaba uniforme de policía (sino) una playera de color verde y panta- lón claro, así como una mochila cruzada en el pecho como las que se conocen co- mo mariconeras, esta persona se asomó

al interior dela tienda pero no hizo ni dijo

absolutamente nada.” En sus primeras declaraciones tampo- co los directivos policiacos mencionaron al alcalde. Sin embargo, cinco horas des- pués narraron que él llegó posteriormen- te a la tienda con los ministeriales vesti-

dos de civil y se fue detrás de las patrullas

y la camioneta Tacoma donde llevaban a

los detenidos, se detuvo en un paraje y dio

la orden de ejecutarlos.

Marín Martínez Correa, director de Se- guridad Pública de Álvaro Obregón, decla- ró a las 20:30 horas del 30 de julio que se enteró de los hechos “el día sábado”, es decir, al día siguiente, cuando fue citado en la Secretaría de Seguridad Pública del

estado. Antes de su declaración entregó

Pública del estado. Antes de su declaración entregó dinero lícito y que el lienzo era parte

dinero lícito y que el lienzo era parte de una donación que le hizo un empresa- rio de Monterrey afi- cionado a la charre- ría. “Después de ese hecho fue nombrado director de la Policía de Álvaro Obregón”, comenta una de las fuentes. El expediente del caso menciona el historial del presidente municipal. Tam- poco aluden a ese funcionario las cuatro personas que estaban en la tienda y logra- ron salvarse. Una de ellas, cuyo nombre se omite por su seguridad, relata que vio al comandante Omar Guzmán:

“El policía se acercó a Luis Alberto, le dijo: ‘salte, hijo de tu puta madre’… yo me concentré en el policía Omar, que fue quien se llevó a Luis Alberto… los otros policías se llevaron a los otros muchachos y otros tres o cuatro que ya estaban ahí. Los llevaron a todos hasta donde está la jardinera… ahí los pusieron a todos hin- cados y con las manos en la nuca con di- rección hacia Álvaro Obregón y empeza- ron a golpearlos. “…Atrás de esta camioneta Tacoma se fueron las dos patrullas que habían llega- do al lugar, igual que la otra camioneta. Es importante decir que cuando el policía se

VIOLENCIA

una relación de los turnos policiacos, de

bió

amenazas y existen rumores de que se

maron que el comandante Omar los detu-

maron que el comandante Omar los detu-

los comandantes y los policías a su car-

ofreció 1 millón de pesos por matarlo.

vo, por lo que Lemus se comunicó con el

go; hizo hincapié en el comandante Omar Guzmán García: “A éste lo puedo describir

Expediente contradictorio

comandante, pero éste le respondió que no había detenido a los menores.

como una persona violenta”. Cinco horas y media más tarde, a la

Los nombres de los 10 asesinados son Luis

“A las 3:30 o 4:00 horas –agrega Lemus en su declaración– llegaron el director, el

1:54, Martínez Correa cambió su versión. Sostuvo que a las 11 de la noche del vier- nes de los hechos recibió una llamada del

Alberto López Guillén, Ricardo Guillén Ja- cobo, Kevin Jaime Hernández, César Omar Mejía González, Miguel Ángel Rosel Huer-

subdirector y el comandante Giovany Or- tiz García. Los noté muy nerviosos, tem- blaban, tartamudeaban, y el director me

policía Giovanni Ortiz García, quien le in-

ta,

Juan de Dios Chávez Cervantes, Ser-

dijo que cambiara la bitácora diciendo que

formó que había varias personas toman-

gio López Arellano, Gustavo López Ayala,

entre las 20:30 horas y las 2:00 am realiza-

do y escandalizando en una tienda. Dijo

Braulio Santiago Pérez Andrade y Eric Gar-

ron un operativo… Obedecí.”

que pidió apoyo y fue al lugar, donde ya

cía

Díaz.

La bitácora del C4 registra toda la noche

estaban los policías Víctor Hugo Tejado, Humberto Sosa Ávalos, Sacramento Nava Alvarado y Omar Guzmán García. Agregó que sus subordinados revisa- ban a 10 hombres y los subieron a la ca- mioneta Tacoma cuando llegaron en una Suburban negra particular el presidente municipal con su chofer y el subdirector de Seguridad Pública, Isaid Reynaldo Gon-

Este último era chofer del hijo del pre- sidente municipal. Una de las contra- dicciones del expediente es que tras el levantamiento de los cadáveres, las auto- ridades ordenaron que no se cremara lo que restaba de ellos; sin embargo, permi- tieron que se aplicara ese procedimiento al cuerpo de Eric. Además, cuando se realizó el trámite de

sin novedad. No hay reportes de levanto- nes y se establece que los presuntos impli- cados realizaron un operativo de revisión. Fuentes de inteligencia comentaron a Proceso que, según los indicios, los poli- cías no mataron a los detenidos, que fue- ron torturados para implicar al presiden- te municipal y que es dudoso que haya muerto Eric García Díaz. Pero sobre todo

zález, y el comandante de la Policía Minis-

reconocimiento, la madre de Eric aseguró a

hacen notar que en Michoacán existe el

terial Marcos Antonio Flores.

los

demás familiares que no identificaba el

mando único y que, en consecuencia, la

“El presidente indica, verbal: ‘Llévense-

cuerpo que le habían mostrado. Pese a ello,

policía no está a cargo del presidente mu-

los’… En una brecha se detuvieron –sigue

en

el acta correspondiente se registra que la

nicipal sino del secretario de Seguridad

narrando el jefe municipal– y descendió

señora dijo: “Tengo la certeza de reconocer a

Pública estatal, quien debió haber recibi-

el presidente municipal, sacó una pisto-

mi

hijo Eric García Díaz… sin temor a equi-

do el reporte sobre la detención de los 10

la; se la dio al subdirector, quien a su vez se la dio a Omar Guzmán García, y les di- jo ‘Ya saben lo que tienen que hacer, má- tenlos’. Luego les advirtió: ‘El que hable se

vocarnos… solicitamos sea entregado su cuerpo para cremarlo… manifestamos que por el momento no es nuestro deseo pre- sentar denuncia penal en contra de quien

hombres en Álvaro Obregón. Esto puede confirmarse en el oficio DL- 5091/2016 que envió la Fiscalía Especiali- zada en Homicidios al director de Asuntos

muere y sabe que lo cumplo’. Luego se fue

resulte responsable por el delito de homici-

Jurídicos de la Secretaría de Seguridad Pú-

del lugar.”

dio

en contra de nuestro familiar”.

blica Estatal, Salvador Sánchez Suárez, en

La declaración del subdirector Gonzá- lez es similar: primero niega saber de los

La supuesta renuncia a presentar de- nuncia penal también contrasta con una

el que le pide los nombres de todos los poli- cías del municipio de Álvaro Obregón. Sán-

hechos y horas más tarde da la misma

parte de su declaración, donde la madre

chez Suárez le informa que la dependencia

versión que inculpa al alcalde. Sin embar-

de

Eric dice que seis meses atrás su hijo

“asume la coordinación operativa, mas no

go, a los familiares de las víctimas no se

recibió amenazas por teléfono.

la administrativa y financiera, por lo que di-

les ha podido entregar ninguna declaración del primero que acusó al director y al sub-

Esas contradicciones provocaron du- das, ya que el presunto cuerpo de Eric Gar-

cha información obra en el municipio”. Una de las citadas fuentes de inteligen-

director de haber participado en el crimen.

cía

también fue el único que no se some-

cia comenta que los policías “sólo entrega-

Este elemento es clave, pues cuando los de-

tió

a la prueba genética forense.

ron” a la organización criminal Los Caba-

clarantes narran como testigos rechazan conocer los hechos, pero cinco horas des-

Existe un video en el que, horas antes del levantón, se ve a Eric conviviendo con

lleros Templarios a sus detenidos, de los cuales tres aparentemente participaban en

pués, presuntamente torturados, cambian

seis de los ejecutados. Algunos familiares

el robo de combustible y los siete restantes

su declaración y ya son “imputados”, es de-

de

éstos suponen que él “los puso”. Para

estuvieron en el lugar equivocado.

cir, posibles involucrados.

agravar las suspicacias, la familia de Eric

Relata que este año en Salamanca,

A su vez, el policía ministerial del esta-

desapareció del pueblo y es la única que no

Guanajuato, se efectuó una reunión entre

do Marco Antonio Flores dice que él estaba con el presidente municipal cuando éste

se

suma a las marchas. Otra anomalía es que en la prueba

integrantes de Los Caballeros Templarios, del Cártel de Jalisco Nueva Generación y de

recibió una llamada y le pidió que lo acom- pañara. Cuando llegaron a la tienda, acu-

dental para establecer la edad de los falle- cidos se determina que uno de los cuerpos

Los Cuinis, en la que éstos últimos acepta- ron que Alberto Espinoza Barrón, La Fresa,

sa, el edil dijo: “Llévenselos”. Y confirma:

es

femenino, lo cual confirmó la Unidad

se quedara con el territorio de Morelia y las

los vehículos se detuvieron en una brecha,

Especializada en la Escena del Crimen, pe-

ciudades aledañas.

donde Arreygue ordenó matar a los levan-

ro

la genética forense lo identifica como

Para ello, abunda, ese cabecilla inició

tados. Aclara que no defendió a las vícti- mas porque los municipales lo superaban en número: “Mi vida y mi integridad físi- ca corrían peligro”, puntualiza, pero añade que su conciencia lo llevó a declarar.

Braulio Santiago Pérez Andrade. A su vez, la fiscalía estatal insiste en que todos eran hombres. Jorge Luis Lemus García, encargado de la radio del Centro de Comando, Control,

desde mediados de julio “una limpia” en Michoacán, sobre todo contra los hom- bres de Ignacio Rentería Andrade, El Ceni- zo, quienes seguían traficando con com- bustible robado. “Detrás de todo este

En su primera presentación el coman- dante Flores declara en calidad de “impu- tado” y en la audiencia del 26 de septiem- bre ya como “testigo”. Arribó al juzgado

Comunicaciones y Cómputo (C4), narra que el director y el subdirector de la Policía Municipal, así como el comandante Omar Guzmán, salieron en un vehículo particu-

evento de los 10 quemados está el pleito por la plaza, la participación de policías con el crimen organizado y la urgencia del gobernador por deslindarse del alcal-

con una escolta de ocho agentes minis-

lar

y no le dijeron a dónde iban. Después

de, con quien ha participado en varias ca-

teriales porque el 19 de septiembre reci-

llegaron familiares de tres menores e infor-

balgatas”, resume.

Duarte se tomó todo el tiempo para huir
Duarte se tomó
todo el tiempo
para
huir

NOÉ ZAVALETA

X ALAPA, VER.- El miércoles 12, un día después de su visita a Te- levisa, donde fue entrevistado por Carlos Loret de Mola en su noticiario matutino, Javier Duarte fue visto por última

vez en la Casa Club de Golf Xalapa. El jueves 13, por la tarde y ya sin su aparatoso cuerpo de seguridad, recibió a

los hijos de un viejo amigo de su familia. Había pasado las últimas horas jugando golf. Se veía tranquilo. En su residencia el movimiento era intenso, similar al del 5 de junio pasado, cuando el panista Miguel Ángel Yunes Li- nares ganó los comicios y se convirtió en el sucesor de Duarte. A partir de entonces se fue quedando solo, mientras que la confrontación con Yunes subía de tono. Las acusaciones en su contra crecían.

Poco después de que su partido perdió la gubernatura, el priista reunió a sus es- coltas y personal de ayudantía y les soltó la siguiente frase, cuenta al corresponsal un empleado de Casa Veracruz: “Ustedes, conmigo hasta el final, cabrones. No quie- ro que tengan temor por su empleo o que se quieran ir a otra área. Se quedan con- migo, pase lo que pase”. Asegura que días antes de acudir al noticiario Despierta con Loret de Mola, la fa-

14 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

Asegura que días antes de acudir al noticiario Despierta con Loret de Mola , la fa-

Yerania Rolon

Youtube

Yerania Rolon Youtube milia Duarte Macías empezó a sacar obje- tos y mobiliario de la residencia

milia Duarte Macías empezó a sacar obje- tos y mobiliario de la residencia oficial de la calle 24 de Febrero, colonia 2 de Abril, en Xalapa. Se llevaron todos los cuadros, obras de arte, muebles, alhajas, equipos electrónicos y vehículos. La desmante- laron. Sólo la sala de cine quedó intacta. De los seis perros que había, se llevaron cinco. El empleado oyó decir a los de la mu- danza que el flete iba a Zihuatanejo. El

CORRUPCIÓN /VERACRUZ

El escándalo estalló cuando, de manera sorpresiva, Ja- vier Duarte anunció en un noticiario televisivo que pedi- ría licencia. A partir de entonces las aguas se agitaron y el Congreso de Veracruz comenzó a ventilar los des- manes financieros que le heredó al interino Flavino Ríos Alvarado. Las autoridades sabían sobre el quebranto financiero pero nadie actuó para detener a Duarte. Por eso, el miércoles 19, cuando la titular de la PGR, Arely Gómez, dijo que lo buscaba la justicia, no hubo quien pudiera localizarlo.

martes 11 Duarte regaló a la servidum- bre de Casa Veracruz –cocineros, em- pleados de mantenimiento, escoltas y policías estatales– todo su guardarropa de cuando era obeso: chamarras Ferra- gamo, sacos Armani, playeras Lacoste y otras prendas. También se desprendió de su cava, de las artesanías y los regalos que recibió de los priistas que lo adula- ron cuando estaba en funciones. Su esposa, Karime Macías de Duarte, no fue tan generosa, pues necesitó me- dio camión para llevarse su guardarropa de marca y sus codiciados zapatos Jimmy Choo y Valentino. El operativo de Casa Veracruz se repitió en las casas que Duarte tiene en el Club de Golf Xalapa, en Tres Pasos, en Emiliano Zapata, y en su departamento de la Torre Pelícano, en Boca del Río. Días antes de que un juez librara la orden de aprehensión contra él, contra

sus amigos y colaboradores, reporteros del sur de Veracruz alertaron que Antonio Macías y Yazmín Tubilla Letayf, los sue- gros del gobernador con licencia, también estaban vaciando su casa y prescindiendo de sus escoltas. Con la Casa Veracruz ya vacía, elemen- tos de la Agencia de Investigación Crimi- nal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR) realizaron un cateo. Se encontraron con una casa abandonada. El personal de cocina y de mantenimiento confiaron a los agentes su preocupación:

“Tenemos miedo a que no nos paguen”.

Orden de captura

El miércoles 19, la titular de la PGR, Arely Gómez, declaró que Duarte era acusado de delincuencia organizada, lavado de di- nero y defraudación, por lo que el gabine- te de seguridad lo estaba buscando.

Anuncio mediático. Telegobierno
Anuncio mediático. Telegobierno
lo que el gabine- te de seguridad lo estaba buscando. Anuncio mediático. Telegobierno 2086 / 23

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016 15

Interés Público

Miguel Ángel Granados Chapa

Fidel Herrera y Yunes, tal para cual*

C riados en las mismas tradi- ciones, conocedores de las trampas y los trucos para dominar al adversario, Fidel Herrera y Miguel Ángel Yunes pro- tagonizan el rudo proceso electoral que concluirá en Veracruz –como en otras 14 entidades de la República– dentro de dos domingos. Herrera no es candi- dato, pero es el gobernador que mueve los hilos de las candidaturas del PRI. Estaba haciéndolo con la astucia que le permitió hacer una larga carrera. Pero esta vez topó con la socarronería de Yunes, que puso pájaros en el alambre (como quizá lo hizo muchas veces an- tes, cuando era priista) y sorprendió a Herrera en conversaciones comprome- tedoras que el candidato panista dio a conocer por interpósitas personas. Aunque son casi estrictamente contemporáneos (Herrera nació en 1949 y Yunes tres años después), sus trayectorias políticas fueron distantes, hasta 1998, en que ambos creyeron que podrían alcanzar la gubernatura, que en esa ocasión estaba reservada para que Miguel Alemán Velasco alimentara sus sueños políticos, como si le fuera dable reproducir los que su padre hizo realidad: al pretender transitar del Se- nado a la gubernatura, como logró su progenitor, quizá lo asaltó la gana de continuar el camino hasta concluir en el Palacio Nacional. Pero Miguel Ale- mán Valdés lo había hecho a una edad muy temprana y en circunstancias en

El viernes 21 por la noche, la propia PGR informó que agentes de la AIC, de la Subprocuraduría Especializada en In- vestigación de Delitos Federales (SEIDF), junto con otros elementos del Ejército y la Marina, ejecutaron cinco órdenes de cateo en distintos domicilios en la Ciudad de México asociados al gobernador con

que más podía el azar –la fortuna al modo de Maquiavelo, no la que suma caudales– que el dinero.

Gobernador Alemán Velasco, parecería que Yunes y Herrera quedaban emplaza- dos para seis años después, para 2004. En realidad era un despropósito del ahora pa- nista, pues implicaba comparar su carrera con la de Herrera, mucho más prolongada

y variada que la suya. Ambos fueron dipu-

tados, pero Herrera pisó la Cámara –to- davía en el palacio del Factor, en Allende

y Donceles– en 1973, mientras que Yunes

estrenó curul casi 20 años después, en 1991. Ninguno de los dos alcanzó cargos de significación en el gobierno federal, pero Herrera estuvo en contacto con la políti- ca nacional desde muy temprano, lo cual

le permitió hacer una carrera legislativa (cuatro turnos en la Cámara de Diputados

y uno en el Senado), mientras que Yunes

sólo volvió una vez a San Lázaro. Estaba allí, rabioso y lleno de rencor por no ser él quien ocupara el sitio, cuando Herrera ganó la candidatura de su partido y tam- bién triunfó en la elección constitucional, con pocos votos de diferencia y aun menor margen de credibilidad. Se le opuso enton- ces, desde el PAN, Gerardo Buganza, quien seis años más tarde dejó ese partido, agra- viado porque Yunes fue el escogido por el presidente Calderón para enfrentar a un candidato priista de menor talla política que Herrera un sexenio atrás, y al cual era posible derrotar con holgura. Consideró tan honda la ofensa, porque con ella se pri-

licencia. Los inmuebles se ubican en las delegaciones Coyoacán, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo. La lista de investigados por la PGR, producto de las denuncias del jurídico de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), de las querellas de Yunes Linares y de las diligencias de la AIC y de la Fisca-

vilegió a Yunes, que se fue del PAN y se ma- nifestó partidario de Duarte, el candidato fácil al que iba a vencer. En las revelaciones que el PAN ha puesto a circular resalta el hecho, que puede ser calumnioso por pro- venir de Yunes, de que tal adhesión no fue gratuita, sino que tuvo una recompensa material. Herrera sirvió lealmente a Alemán y consiguió que su juicio pesara ante Ro- berto Madrazo y Elba Esther Gordillo, secretaria general del PRI, para ganar la candidatura, postergando a Yunes. Éste consolidaba entonces su acercamiento a la lideresa magisterial, en la Cámara de Diputados. Su conocimiento de la ley y de sus trampas, su agresividad sin escrúpu- los, lo hicieron un ariete necesario en la batalla interna por el dominio del Congre- so, preámbulo a la contienda por la can- didatura presidencial. Gordillo arrastró consigo a Yunes en su caída, cuando dipu- tados oaxaqueños y mexiquenses fueron la punta de lanza contra la profesora que, desposeída del liderazgo en la Cámara, quedó en posición precaria, pues siguió siendo secretaria general del partido, ene- mistada con el presidente del mismo, su antiguo y circunstancial aliado, y pillada en la operación de estar creando un par- tido para su uso personal, Nueva Alianza. En el extremo del pragmatismo, una vez echada del PRI y emergida del clóset, es decir, asumido su papel en el Panal, que durante un tiempo pretendió disimular, ella misma y su partido se asocian con

lía General del Estado (FGE), incluye a los diputados federales Édgar Spinoso, Tareck Abdala Saad, Érick Lagos Hernández y Jor- ge Carvallo Delfín, que ocuparon cargos durante la administración duartista. La carpeta de investigación 1135/2016 de la FGE, a la que este semanario tuvo acceso, documenta que a Spinoso, Oficial

16 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

de la FGE, a la que este semanario tuvo acceso, documenta que a Spinoso, Oficial 16

CORRUPCIÓN /VERACRUZ

el mejor postor. Ella, priista sin duda en 2000, se aproximó a Vicente Fox y logró concesiones para su equipo. Pero con Cal- derón estrechó los lazos, al punto de que sus indispensables servicios electorales –cruciales para que el candidato panista llegara en 2006 a la silla presidencial– fue- ron recompensados con la cesión de una franja de la administración. En ella desco- lló el ISSSTE, que fue entregado a Yunes, quien en la administración anterior había llegado a ser subsecretario, un rango del que estuvo lejos durante su militancia priista. Esa militancia había cesado simultá- neamente con el despido de Gordillo. Por un tiempo Yunes se mantuvo sin partido, quizá en espera de los movimientos de piezas que su jefa tenía que realizar, y luego se convirtió en panista, como quien se cambia de calcetines. Vio con disgusto que en 2007 el Panal hiciera alianza con el PRI en Veracruz, por la cordial relación que a despecho de Yunes mismo mante- nían Herrera y Gordillo. Y procuró crear la plataforma desde donde llegaría al go- bierno del estado por el camino sesgado de un partido al que desdeñó y persiguió cuando fue secretario de Gobierno, el car- go más relevante a que lo condujo el PRI, bajo Patricio Chirinos, es decir, bajo Carlos Salinas. Durante los tres años en que enca- bezó el instituto de la seguridad social de los empleados públicos (a los que so- metió a un infamante nuevo régimen de

Mayor de la Secretaría de Educación de Ve- racruz y actual legislador federal, le aparece

la escritura pública 27950, inscrita en la No- taría Pública 11, que da cuenta de una pro- piedad de Torre de la Palmera, oficinas 1003

y

1005, con un valor de 8 millones de pesos. También es dueño de las oficinas 203

y

1212 en Torre Ánimas, las cuales están

pensiones), sus dos jefes, Calderón y Gordillo, acordaron postularlo en Vera- cruz. Aquél dispuso que el PAN lo eligie- ra, y ésta puso a su disposición el Panal. Mucho antes de esas operaciones, Yu- nes hizo campaña en Veracruz con gran descaro. Fingiendo que realizaba obras sociales en beneficio del personal fede- ral que trabaja en ese estado, pagó pro- paganda intensa y onerosa, y viajó con gran frecuencia a su entidad natal, no como oriundo de Soledad de Doblado que visita a los suyos, sino como pre- candidato. Tal vez se le acuse, en estos días, de ese gasto realizado en precam- paña y para responder al golpe mediá- tico y político que implica mostrar a Herrera como dispendioso sultán que abre generosos cofres y escarcelas (no los suyos, que los tiene, sino los del po- der público) para lograr que sus candi- datos hagan campañas cómodas (“dale a todos”, sugiere a un aspirante perple-

jo por tantas reclamaciones de apoyo de sus multiplicados coordinadores de campaña). Pobre sociedad veracruzana, apre- sada entre Escila y Caribdis, entre un gobernador prolongado en un candi- dato dócil y débil y un voraz ejercedor del poder tope donde tope. Queda a los veracruzanos la opción de Dante Delga- do, tercero en discordia, sufridor de la ruindad de Yunes, quien lo encarceló y buscó además infamarlo con acusación de delitos patrimoniales, que libró ca- balmente. Sus defectos, especialmente el predominio personal sobre el partido que fundó, son inocultables, pero com- parado con Herrera y Yunes es una alter- nativa digna de ser valorada.

*Por considerarlo de interés actual, repro- ducimos aquí este artículo de Miguel Ángel Granados Chapa en el aniversario número cinco de su fallecimiento.

Yunes y Duarte. Frente a frente Miguel Ángel Carmona
Yunes y Duarte. Frente a frente
Miguel Ángel Carmona
número cinco de su fallecimiento. Yunes y Duarte. Frente a frente Miguel Ángel Carmona 2086 /

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016 17

Eduardo Miranda

Benjamín Flores

Activismo ciudadano
Activismo ciudadano

valuadas en 7 millones de pesos y se en- cuentran registradas en la Notaría núme- ro 15, así como de dos departamentos en Houston, Texas, a nombre de su esposa,

los cuales tienen un valor global de 2 mi- llones 140 mil dólares.

A Vicente Benítez, quien fue despedi-

do de la Tesorería cuando la Policía Fede-

ral le encontró 25 millones de pesos en el aeropuerto de Toluca y hoy es diputado local por Nueva Alianza, Yunes Linares le atribuyó en la misma querella propieda- des en Costa Rica, así como hoteles y te- rrenos. La PGR ya los intervino. En la misma carpeta de investigación de la FGE, Yunes señala a varios supues- tos prestanombres de Duarte: José Juan Janeiro Rodríguez, de Controladora Prado Norte, con domicilio en Lomas de Cha- pultepec; Inmobiliaria Cartujano, donde aparecen Moisés Mansur Cysneros y José Antonio Bandin Ruiz; Boydar S. de R.L., de José Juan Janeiro Rodríguez, y Valkany S. de R.L., de Janeiro Rodríguez y Bandin Ruiz.

A la cuñada de Duarte y a su suegra,

Mónica Guihan Macías Tubilla y María Virginia Yazmín Tubilla Letayf, respectiva- mente, la PGR las investiga por sus propie- dades en Woodlands, Texas.

En las querellas de la PGR y en la FGE,

a Duarte también se le siguen diligen-

cias por propiedades reportadas en Esta- dos Unidos (las ya citadas de Woodlands,

Texas), en las ciudades españolas de Ma- drid y Bilbao y por sus departamentos en

la Torre Publex, Torre Levant y Torre Pelí-

cano, de Boca del Río. Apenas el jueves 20 por la tarde, los suegros de Duarte tramitaron sendos amparos (el 1167/2016 y 1168/2016), que

Gómez González. Acción tardía

quedaron exhibidos en los estrados del Juzgado Noveno del Circuito Judicial de

Coatzacoalcos, para evitar ser detenidos. El 22 de julio pasado, los exfunciona- rios de la Secretaría de Finanzas y Pla- neación (Sefiplan) Salvador Manzur Díaz –hoy delegado federal del Banco Nacional de Obras–, Gabriel Deantes Ramos –has- ta hace unos días secretario del Trabajo

y Previsión Social–, así como el exsubse-

cretario de Egresos, Carlos Aguirre Mora-

les, y Tomas Ruiz González, extitular de la Sefiplan y actual secretario de Obras Públicas, también tramitaron amparos ante Miguel Ángel González Limón, juez

segundo de Distrito del Poder Judicial de

la Federación.

El caso de Deantes Ramos es singular. Hace una década, dicen sus correligiona- rios, vendía muebles y celulares en pagos en Reynosa, Tamaulipas; hoy es dueño de tres residencias, dos de ellas ubicadas en las arterias principales del fracciona- miento Las Ánimas (calle Netzahualcó- yotl) y otra en Monte Magno. La prima de Karime Macías, Corsica

Ramírez Tubilla, responsable de coordinar las redes sociales de Duarte, hizo fortuna con los contratos en la organización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe

18 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

fortuna con los contratos en la organización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 18 2086

Veracruz 2014. Hoy administra su propia productora musical. De los otros legisladores, Abdala Saad autorizaba como tesorero la salida y en- trada de recursos, así como los pagos a empresas fantasma; Carvallo Delfín fue secretario de Desarrollo Social y se en- cargaba de los programas sociales y de coordinar la Cruzada Nacional contra el Hambre en Veracruz, mientras que Lagos Hernández fungió como secretario de Go- bierno y subsecretario gran parte del se- xenio duartista.

El desastre financiero

En la última sesión del Órgano de Fiscali- zación con diputados locales de la Comi- sión de Hacienda se revisaron las “áreas de riesgo financiero” de Veracruz. Los legisladores pusieron sobre la mesa va- rias aristas de la Cuenta Pública 2015, así como “pasivos contingentes” encriptados, en un intento por matizar el quebranto fi- nanciero de Duarte. Legisladores del PAN y el PRD con- cluyeron que el desvío sexenal asciende a 80 mil 888 millones 402 mil 510 pesos. Esto significa que Duarte cometió daño patrimonial equivalente al presupuesto de dos de los seis años que gobernó; es

CORRUPCIÓN /VERACRUZ

La denuncia contra Duarte Miguel Angel Carmona
La denuncia contra Duarte
Miguel Angel Carmona

decir, la ASF y la Comisión de Vigilancia y de Hacienda del Congreso estatal des- conocen en qué se gastaron 3.5 de cada 10 pesos del erario. Nadie sabe dónde están. A menos de seis semanas de que Yu- nes Linares tome posesión como gober-

nador, el miércoles 19 el interino Flavino Ríos Alvarado pidió una “ayudadita” al gobierno federal para tener un “rescate financiero” de 11 mil millones de pesos ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para, dijo, hacer frente a los múlti- ples compromisos pendientes.

y Crédito Público para, dijo, hacer frente a los múlti- ples compromisos pendientes. 2086 / 23
y Crédito Público para, dijo, hacer frente a los múlti- ples compromisos pendientes. 2086 / 23
y Crédito Público para, dijo, hacer frente a los múlti- ples compromisos pendientes. 2086 / 23

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016 19

Miguel Dimayuga

Miguel Dimayuga Nueva cruzada moralizante de la ultraderecha El Frente Nacional por la Familia –constituido por

Nueva

cruzada

moralizante de la ultraderecha

El Frente Nacional por la Familia –constituido por más de mil organizaciones católicas en mayo pasado– tiene como propósito posicionar electoralmente a la ultrade- recha, según comentan a Proceso dos expertos en el tema del activismo religioso. Y en este escenario, di- cen, la panista Margarita Zavala es la esperanza para estos grupos en 2018. Cuando los panistas llegaron al gobierno se iniciaron las redadas homofóbicas; hoy, las cruzadas moralizantes van contra los matrimonios igualitarios.

RODRIGO VERA

A través de las movilizaciones encabezadas por el Frente Na- cional por la Familia (FNF), la jerarquía católica mexicana y sus grupos de ultraderecha se están “posicionando electo-

ralmente” para incidir en los comicios de 2017 y 2018 a favor del PAN, partido con el que “siempre han tenido afinidad ideoló- gica y política y que además les asegura cargos públicos para influir socialmente”, afirman Renée de la Torre y Édgar Gonzá- lez Ruiz, investigadores especializados en el tema del activismo católico. Ambos señalan que las marchas orga- nizadas por esos grupos, hoy enfocadas a protestar contra la iniciativa del presiden- te Enrique Peña Nieto que intenta legali- zar las bodas gay, han sido “recurrentes” en las últimas décadas para protestar, ya sea contra la educación laica, el comunismo, el aborto o los métodos anticonceptivos.

De la Torre, académica del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS),

De la Torre, académica del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), afirma categórica:

“Los grupos conservadores que actual- mente conforman el frente se están posi- cionando para influir en las elecciones de 2017 y 2018. Están sacando a la gente a la calle para que se sienta identificada con ciertos valores que, por supuesto, serán de- fendidos por los candidatos del PAN, parti- do que no tiene arrastre con las masas ni mítines emotivos, pero para eso están jus- tamente las movilizaciones del frente. “Por lo pronto, Margarita Zavala se está perfilando como candidata del PAN a la Pre- sidencia de la República. Y claro, en sus dis- cursos ya está prometiendo que defenderá a la familia y todos esos valores que la iden- tifican con estos grupos de laicos que son el brazo largo de la jerarquía católica.” –¿El episcopado mexicano se prepara entonces para intervenir de esta manera en las próximas elecciones?

–Por supuesto. La jerarquía siempre ar- gumenta desde el púlpito: “Yo no me me- to en política partidista”. Pero realmente interviene cuando le dice a sus fieles: “No voten por los candidatos que promuevan el matrimonio gay, el aborto o la ideología de género”. Sus preceptos morales siempre aterrizan en las contiendas electorales, son una manera de hacer campaña política. –¿En este caso a favor del PAN? –Sí, lógicamente, pues ese partido tie- ne afinidades ideológicas con la Iglesia. Incluso, es muy común que los líderes de estos grupos católicos se conviertan en militantes o líderes del PAN, así como en funcionarios de los gobiernos panistas. En estas organizaciones de laicos se forman gran parte de los cuadros del PAN. “Actualmente hay un trasfondo políti- co en la protesta de estos grupos contra la iniciativa presidencial para legalizar los matrimonios igualitarios. Al lanzar con- signas como ‘Peña Nieto es enemigo de la familia’ o ‘Peña intenta imponer la dicta- dura gay’ ya hay un llamado implícito a no votar por el PRI. “En los años sesenta estos grupos se opusieron muy fuertemente al comunis- mo, sobre todo estaban preocupados por la llegada de Fidel Castro al gobierno cuba- no. Su consigna era entonces ‘Cristianismo sí, comunismo no’. Hoy el planteamiento es ‘Cristianismo sí, ideología de género no’. Estas cruzadas católicas vienen dándose de manera recurrente en las últimas déca- das. Ahora se reactivaron con la iniciativa de Peña Nieto.”

Cruzadas católicas

Édgar González Ruiz, autor de los libros Conservadurismo y sexualidad, La última cru- zada; de los cristeros a Fox y La sexualidad prohibida, también ve una intencionalidad electoral detrás del FNF. Asegura:

“El frente está abonando el terreno pa- ra que, en 2018, el PAN gane las eleccio- nes presidenciales y regrese a Los Pinos. La iniciativa de Peña Nieto es un buen pre- texto para arremeter contra el PRI y lograr su objetivo.” –¿El PRI, definitivamente, no le garanti- za al frente la aplicación de sus demandas? –Basta sólo ver que Peña Nieto no in- cluyó en su gabinete a ningún militante de estos grupos de ultraderecha. Y si bien lle- gó a coquetear con la Iglesia y hasta trajo al Papa Francisco a México, lo hizo con la intención de legitimarse. Su supuesto ca- tolicismo es pura cuestión de imagen. Un maquillaje, pues el PRI conserva ciertas raíces liberales que salieron a relucir preci- samente con esta iniciativa del presidente. Un mandatario panista jamás hubiera pre- sentado una iniciativa semejante. –¿Fue muy distinto durante los 12 años del PAN en la Presidencia de la República?

DIVERSIDAD SEXUAL

–Por supuesto, durante los sexenios pa- nistas de Vicente Fox y Felipe Calderón fue- ron muy ostensibles los cargos públicos que les dieron a destacados militantes de orga- nizaciones de ultraderecha, desde los cua- les pudieron influir en políticas públicas. Menciona el investigador los casos de Carlos Abascal, quien obtuvo la Secretaría de Gobernación; Cecilia Romero, el Ins- tituto Nacional de Migración; Luis Felipe Bravo Mena, la embajada en la Santa Sede; José Luis Luege, la Comisión Nacional del Agua; José de Jesús Castellanos, la oficina de Enlace Social de la Secretaría de Desa- rrollo Social… Agrega:

“Fox, admirador de los cristeros, al ini- cio de su campaña presidencial enarbo- ló un estandarte de la Virgen de Guada- lupe; ya en Los Pinos, dio a conocer su fa- moso decálogo, mediante el que prometió cumplir las demandas de la jerarquía, co- mo dar instrucción religiosa en las escue- las públicas, control de medios de comu- nicación masiva o acceso a los ministros de culto a cargos de elección popular. No lo logró porque eran cambios que dependen del Legislativo. “Calderón, por su parte, durante su go- bierno logró modificar el artículo 24 cons- titucional para incluir ahí el tema de la li- bertad religiosa tal y como la concibe el episcopado mexicano. Por eso su esposa, Margarita Zavala, es hoy la esperanza de estos grupos para las elecciones de 2018. Pero bastará con que llegue cualquier pa- nista a Los Pinos.” Estudioso de las intrincadas ligas del PAN con los grupos católicos, González Ruiz asegura que varios de los gobernadores que ha tenido el PAN provienen de estos grupos

gobernadores que ha tenido el PAN provienen de estos grupos González Ruiz. Fines políticos Octavio Gómez
González Ruiz. Fines políticos Octavio Gómez
González Ruiz. Fines políticos
Octavio Gómez
Rodríguez. Agresión multiplicada J. Raúl Pérez
Rodríguez. Agresión multiplicada
J. Raúl Pérez

En Chihuahua, primera recomendación

en favor de las mujeres trans

RODRIGO VERA

E n medio de la actual escalada de asesinatos contra mujeres transgé- nero, un grupo de trabajadoras se- xuales de esta comunidad, que la-

boran en la ciudad de Chihuahua, acaba de lograr que la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Chihuahua emitie- ra una recomendación a las autoridades de

esa ciudad para que cesen sus arbitrarios operativos contra ellas. Esta recomendación del viernes 7 es la primera en la que un ómbudsman esta-

o, por lo menos, tienen estrechos vínculos con ellos. Y menciona a Ernesto Ruffo –el primer gobernador panista– de Baja Califor- nia; Carlos Medina Plascencia, de Guana- juato; Francisco Barrio, de Chihuahua, y Marco Antonio Adame, de Morelos. Igual, dice, dirigentes nacionales o líde- res morales del PAN “provienen del mismo sector del conservadurismo católico”. Se- ñala a Luis H. Álvarez, Manuel J. Clouthier, Diego Fernández de Cevallos, Carlos Casti- llo Peraza, Luis Felipe Bravo Mena, Ricardo Anaya. “Lo raro más bien sería que fueran aje- nos a las filas del conservadurismo, pues el PAN tiene esa raíz”, asegura González Ruiz.

El albazo peñanietista

El pasado 17 de mayo Peña Nieto presentó su iniciativa para reconocer los matrimo- nios entre personas del mismo sexo. Al día siguiente la Conferencia del Episcopado Mexicano le advirtió –en un comunicado–

tal aboga por la comunidad transgénero, considerada la minoría más vulnerable y discriminada dentro del colectivo lésbico, gay, bisexual, travesti, transexual, transgé- nero e intersexual (LGBTTTI). Mireya Rodríguez, directora de Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuenses, la asociación civil que logró esta recomenda- ción, cuenta a Proceso:

“En nuestra asociación estamos alre- dedor de 60 chicas trans que nos dedi- camos al trabajo sexual en Chihuahua. Ya

que la Iglesia sólo acepta el matrimonio entre hombre y mujer. Y antes de concluir

el mes de mayo el FNF ya estaba conforma-

do y realizaba protestas en las calles.

El FNF aglutina a más de mil organiza- ciones de todo el país, entre ellas destaca

la Unión Nacional de Padres de Familia y la

poderosa coalición Juntos por México, que

a su vez aglutina a alrededor de 70 organi-

zaciones nacionales, como Movimiento Fa- miliar Cristiano, Acción Católica, Escuela de Pastoral, Cursillos de Cristiandad, Reno- vación Carismática, Adoración Nocturna o el Movimiento Regnum Christi, brazo laico de los Legionarios de Cristo (Proceso 2068). Dice González Ruiz:

“En el FNF participan los mismos gru- pos conservadores de siempre, como la Unión Nacional de Padres de Familia, cons- tituida hace un siglo, en 1917. No hay nin- guna novedad en ese aspecto. Estos grupos operan de manera revolvente; cuando ven una amenaza, inmediatamente se agluti- nan para crear un frente de protesta al co-

estábamos cansadas de tantas redadas, extorsiones, violencia y operativos policia- cos del gobierno en contra nuestra. Por lo que decidimos acudir a quejarnos ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.” –¿Qué significa para ustedes esta

recomendación?

–Nunca imaginamos que se fuera a dar.

Es, sin duda, un logro muy importante para

la comunidad trans, porque esta reco-

mendación, de alguna manera, le advierte

a los servidores públicos que no pueden

atropellar impunemente nuestros derechos

y que tampoco estamos totalmente inde-

fensas, pues hay también instancias que nos defienden. Mireya comenta que, concretamente, se quejaron ante la comisión estatal de un “operativo sanitario” realizado por el gobierno municipal de la ciudad de Chihua- hua el 6 de marzo de 2014. Durante esa redada se arrestó a cinco trabajadoras sexuales transgénero –entre ellas Mireya– por no tener actualizado su registro otorgado por el Departamento de Regulación Sanitaria. Se les remitió a la Comandancia Sur, donde fueron víctimas de conductas transfóbicas y hostigamiento por parte de jueces, policías y médicos que se encontraban en ese centro de detención. Comenta Mireya:

“Para poder salir libres, fuimos forzadas

a realizarnos la prueba de VIH. Y ésta se nos

aplicó con la misma lanceta, por lo que hubo un alto riesgo de contagio. Luego, el resul- tado de las pruebas se nos dio en voz alta. Son prácticas contrarias a las normas en la materia, para empezar porque no hubo un consentimiento informado de parte nuestra.” Ante estos atropellos, agrega, acudie-

bijo de la jerarquía católica. Es exactamen- te lo que vemos ahora.” –¿Qué amenazas los unen? –Se han unido para protestar contra la educación laica, el comunismo, el abor- to, la educación sexual o los métodos an- ticonceptivos. Los mismos temas de siem- pre. Aunque ahora ya resultan ridículas aquellas furibundas campañas que reali- zaban contra el condón. Renée de la Torre, autora del Atlas de la diversidad religiosa en México 1950-2000, se- ñala otra característica:

“El frente promueve una visión com- plotista; hace creer que hay un enemigo común que amenaza los valores católicos. Por ejemplo, yo platiqué con personas que participaron en la marcha del frente el pa- sado 10 de septiembre, en Guadalajara, y me comentaban que asistieron porque en los libros de texto a sus hijos se les dará a elegir si quieren ser niñas o niños, que los libros les hablarán del ‘tercer género’. Eso no es verdad. Es un mito. En las recientes

DIVERSIDAD SEXUAL

ron a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chihuahua, donde no se les

semejante, al menos hasta donde tenemos conocimiento. Aunque hace algunos años

grupos de laicos, aglutinados en el Frente Nacional por la Familia. Comenta:

permitió interponer una denuncia penal contra los funcionarios que las sometieron

la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una muy general sobre crí-

“Si de por sí ya estábamos en un contexto sistemático de discriminación y

a

estos tratos degradantes. Recibieron, sin embargo, apoyo del

menes de odio por homofobia y transfobia, pero lo hizo de manera muy limitada.

de agresiones, el discurso de odio de los grupos católicos le está echando más leña

Consultorio Virtual de Derechos Humanos y Servicios Legales “Arturo Díaz Betancourt”,

“Ahora, la recomendación de la co- misión estatal es muy importante porque

fuego… Y ahora estamos viendo un recru-

al

decimiento de asesinatos de mujeres trans.”

Tan sólo en septiembre y lo que va de octu-

el

cual las ayudó a interponer su queja ante

visibiliza los atropellos gubernamentales

De acuerdo con la asociación civil

la

comisión estatal, que finalmente emitió la

cometidos contra las mujeres trans, que

Soy Humano, los crímenes por transfobia

recomendación 58/2016 a su favor. Según el documento, efectivamente las trabajadoras sexuales fueron víctimas de

Discurso de odio

son las más discriminadas y padecen los mayores actos de violencia de la comuni- dad LGBTTTI en México. Es tan deplorable

aumentaron 200% en las últimas semanas.

bre, este organismo registró 11 asesinatos:

“burla y escarnio” por parte de los servi-

su situación que sólo tienen un promedio

El

6 de septiembre fue asesinada en el

dores públicos, concluyendo que “existen

de vida de 40 años.”

puerto de Veracruz una joven trans de unos

evidencias suficientes para acreditar la vio- lación al derecho a la legalidad y seguridad jurídica”. Por tal motivo, le pide al alcalde de

Los abogados acaban de enviar un informe del caso Chihuahua tanto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como al relator especial

20 años; el día 13 de ese mismo mes, en Xicotepec, Puebla, fue acribillada a tiros A. García, de 32 años, y el día 29, en la ciudad de Tijuana, otra mujer trans no identificada.

Chihuahua, Javier Alfonso Garfio Pacheco,

sobre Tortura, Tratos Crueles, Inhumanos y

El

30 de septiembre, en la Ciudad de

que sancione a los funcionarios responsa- bles y aplique “medidas administrativas”

Degradantes de la ONU, Juan Méndez. Dicho informe no sólo se limita al caso,

México Paola, de 25 años, fue acribillada. El sábado 8, en Comitán, Chiapas, con ar-

para “garantizar la no repetición de hechos como los que originan esta resolución”.

sino que da un contexto más amplio sobre la represión y la discriminación institucionali- zada contra esa comunidad tan vulnerable. Por ejemplo, el informe asegura que “el asesinato de las mujeres transgénero es una práctica que queda impune, algunas

ma blanca fue asesinada Itzel, de 19 años. Dos días después, en Pénjamo, Guanajua- to, fue asesinada por cuatro disparos de pistola Ariel, de 35 años. El martes 11, en la ciudad de Chihua- hua, también con una pistola, acribillaron

Los abogados del Consultorio Virtual que apoyaron a las víctimas, Laura Hernández

veces cometida por los propios agentes

a

Cheva, de 55 años. El miércoles 12, en

García y Jorge Fernández Mendiburu,

de la policía o individuos que actúan con la

la

Ciudad de México, en un hotel de paso

comentan por su lado:

aquiescencia del Estado mexicano”.

asfixiaron a Alessa, de 25 años. El 14 de

“Fueron las propias chicas trans quie-

La abogada Laura Hernández señala:

octubre, en Valle de Chalco, con una piedra

nes tomaron la iniciativa, denunciaron el

“La criminalización del trabajo sexual

le

destrozaron la cabeza a una trans cuya

caso y lo llevaron a la Comisión Estatal de

está institucionalizada, ya que la mayoría

identidad se desconoce.

Derechos Humanos. Nosotros les dimos

de los bandos de Policía y Buen Gobierno

Y

el domingo 16 ocurrieron dos asesina-

asesoría legal.” –¿Es esta la primer vez que una comi- sión estatal emite una recomendación en defensa de la comunidad transgénero? –Así es. No hay otra recomendación

lo sancionan como falta administrativa.” Y Fernández Mendiburu indica que, para colmo, ahora los asesinatos han au- mentado debido al “discurso de odio” que está propagando la jerarquía católica y sus

tos más: uno en Acapulco, de una trans des- conocida a la que le dieron seis balazos; y otro en Cancún, donde una víctima trans no identificada fue encontrada en un camino de terracería con cuatro balazos en el cuerpo.

marchas del frente se protestó contra un molino de viento. “También resultan absurdas las termi- nologías que usan para nombrar a su ene- migo, como es ‘dictadura gay’ o ‘ideología de género’, que en realidad no es ningu- na ideología, sino todo lo contrario. Quizá lo hagan porque antes atacaban la ‘ideolo- gía’ del comunismo y del marxismo.” González Ruiz hace un recuento de las movilizaciones de los grupos conservado- res en las últimas décadas. “Una de las eta- pas de mayor confrontación”, dice, fue du- rante el sexenio de Lázaro Cárdenas, cuan- do “se opusieron a la educación socialista” del cardenismo. Recuerda que, en esa épo- ca, el entonces arzobispo de México, Pas- cual Díaz Barreto, amenazaba con exco- mulgar a los miembros del Partido Nacio- nal Revolucionario (el actual PRI) y a los padres de familia que enviaban a sus hijos a las “escuelas socialistas”. Ese conflicto –agrega– cobró “dimen- siones sangrientas, ya que surgieron ban-

Solidaridad por la inclusión Octavio Gómez
Solidaridad por la inclusión
Octavio Gómez

DIVERSIDAD SEXUAL

Comparaciones engañosas

RODRIGO VERA

L as actuales movilizaciones de los

laicos católicos contra la iniciativa

de Peña Nieto que intenta legalizar

las bodas gay y las protestas de

los laicos en 1925 y 1926 contra la llama- da Ley Calles son hechos totalmente distin- tos”, afirma Jean Meyer, autor de La Cris- tiada, la más completa investigación sobre ese conflicto de la etapa callista. Para empezar, Meyer indica que fue- ron “totalmente distintas las motivaciones” del Poder Ejecutivo de ahora y de enton- ces. Sobre la iniciativa presentada en vís- peras de los comicios de junio pasado, co- menta que básicamente tuvo intenciones electorales:

“Peña Nieto fue mal aconsejado por unos que se pasaron de listos al decirle que con su iniciativa le ganaría votos a la izquierda, y también ganaría votos entre la comunidad intelectual y artística, y sin per- der los de los conservadores cristianos.” En contraste, agrega, la llamada Ley Calles fue prácticamente “un ariete contra la Iglesia católica”, pues el general Plutarco Elías Calles estuvo “embarcado en la regla- mentación de los artículos constitucionales que tocaban de cerca a la Iglesia”. Indica que detrás de las disposicio- nes callistas estuvo la mano de un ministro y colaborador suyo muy cercano: Luis N. Morones, líder de la Confederación Regio- nal Obrera Mexicana, “quien traía pleito tra- bado con el sindicalismo católico”. Pero por otro lado, dice Meyer, hubo funcionarios y políticos que le aconseja- ban al empecinado general no meterse con la Iglesia:

“Calles no hizo caso a todos los conse-

das armadas que, en algunos estados de la República, asaltaban y quemaban escuelas, mutilaban y asesinaban a maestros rurales que seguían ese proyecto educativo, en el

cual ya se incluía la enseñanza mixta y al- gunos rudimentos de educación sexual”. En los años sesenta, durante el sexe- nio de Adolfo López Mateos, estos grupos católicos “llevaron a cabo protestas contra la introducción de los libros de texto gra- tuitos y obligatorios por parte de la Secre- taría de Educación Pública”, dice.

Y en los setenta, durante el sexenio de

Luis Echeverría, “el conflicto se reavivó”

porque los libros de texto tenían conteni- dos en educación sexual y ciencias sociales considerados “inmorales” por la jerarquía.

Y fue precisamente en los años sesen-

ta y los setenta –agrega– cuando estos gru-

jos de prudencia que le dieron Álvaro Obre- gón, su secretario de Gobernación; su secre- tario de Hacienda y varios gobernadores.” La Ley Calles limitaba el número de sacerdotes; éstos deberían tener una licen- cia expedida por el Congreso de la Unión para ejercer su ministerio sacerdotal; tam- bién debían registrarse ante el gobierno mu- nicipal del lugar donde oficiaban. Asimismo, contemplaba reformas al Código Penal para sancionar a los curas infractores. La ley encrespó a los laicos católicos aglutinados principalmente en la Liga Nacio- nal para la Defensa de las Libertades Reli- giosas, que empezó a realizar diversas pro- testas, entre ellas un boicot económico. De ahí que, dice, no hay comparación con el Frente Nacional por la Familia, la or- ganización de laicos católicos que actual- mente protestan contra la iniciativa de Pe- ña Nieto. Comenta Meyer:

“Es imposible comparar al frente –de 2016–, con la liga –de 1925 y 1926–. El úni- co punto en común es que se trata de lai- cos. Pero la liga se organizó institucional- mente con redes en casi toda la República, de manera permanente. No veo que sea el caso del frente. Quizá lo hará, pero lo du- do, porque la iniciativa del gobierno de Pe- ña Nieto no tiene ni la pujanza ni la meta de control o destrucción de las iglesias”. Agrega:

“La actividad real, masiva, cotidiana de la liga empezó con la promulgación de la Ley Calles. Habría que esperar la promul- gación de la ley de Peña Nieto, si es que se da, para ver qué hace el Frente Nacional por la Familia”.

pos arreciaron sus campañas anticomu- nistas. En junio de 1961, por ejemplo, llega- ron a congregar a más de 100 mil personas en el centro de la ciudad de Puebla, por lo que el Ejército tuvo que acordonar la zona. Un “episodio criminal” que resultó sim- bólico de esa etapa –comenta– fue el lin- chamiento, en el poblado de San Miguel Canoa, de varios trabajadores de la Univer- sidad Autónoma de Puebla, instigado por el párroco del lugar, en septiembre de 1968. Después, en los ochenta y los noven- ta, vinieron las campañas contra el aborto y el uso del condón. “La llegada del PAN a gobiernos municipales y estatales impul- só las cruzadas moralizantes y las redadas homofóbicas”, comenta González Ruiz. En años más recientes, “una de las confrontaciones más fuertes entre el clero

Meyer. Hilar fino Fernando Gutiérrez Juárez
Meyer. Hilar fino
Fernando Gutiérrez Juárez

Por otro lado, señala que también era muy distinto el México de la época callis- ta al actual:

“No podemos compararlos. En 1926 Mé- xico era 80% rural, con 17 millones de ha- bitantes, muy mal comunicado, con pocos lectores de la prensa y sin radio. En cambio, ahora estamos en un México postinternet.” Y respecto a la postura de la jerarquía católica, indica:

“El episcopado mexicano y el Vatica- no estaban en contra de la Ley Calles, pe- ro divididos, tanto el episcopado como la Curia Romana, sobre la manera de resistir- la. Hoy el Papa Francisco apoya a su Igle- sia en la defensa de la familia cristiana y los obispos también. Más allá, no hay compa- ración posible.” Mientras tanto el Vaticano sigue beati- ficando y canonizando mártires de la Gue- rra Cristera: el domingo 16 le tocó su turno al niño michoacano José Sánchez del Río, quien fue canonizado por el Papa Francis- co en la Plaza de San Pedro.

y las autoridades civiles fue motivada por la despenalización del aborto en la Ciudad de México, en 2007. Y después por el reco- nocimiento, también en la Ciudad de Mé- xico, del matrimonio entre personas del mismo sexo”. Dice González Ruiz:

“En suma, el enfrentamiento entre el cle- ro y algunos gobiernos, en torno a estos te- mas, no es nuevo en la historia de México.” De la Torre concluye:

“Estos grupos seguirán tratando de im- poner su concepción de la familia, el matri- monio y la sexualidad. Insistirán también en una demanda de la jerarquía; meter la instrucción religiosa en las escuelas pú- blicas. Pero primero necesitan influir elec- toralmente… Sí, necesitan el triunfo del PAN…”

primero necesitan influir elec- toralmente… Sí, necesitan el triunfo del PAN…” 24 2086 / 23 DE

LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO, PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA LIC. MARIO LÓPEZ VALDÉZ, GOBERNADOR DE SINALOA A LA OPINIÓN PÚBLICA

México es un país que ha evolucionado en transparencia, democracia e impartición de justicia, en el que las corruptelas y

Usted

perjuicio ha venido realizando

La garita El Chaparral San Ysidro, el cruce fronterizo más transitado del mundo, se convirtió

La garita El Chaparral San Ysidro, el cruce fronterizo más transitado del mundo, se convirtió en un embudo cuando mi- les de migrantes haitianos y africanos entrevieron la posibi- lidad de ser acogidos legalmente en Estados Unidos. Con ese objeto cruzaron México desde Tapachula hasta Tijuana, pero ahí el control estadunidense ha sido lento. Las consecuen- cias las sufren primero los propios migrantes, que llegan con escasos recursos o sin ellos, pero también el gobierno mu- nicipal y la sociedad civil, que realizan labores humanitarias sin la ayuda adicional que se requiere del gobierno federal.

sin la ayuda adicional que se requiere del gobierno federal. Un a l b e r

Un

albergue

llamado Tijuana
llamado Tijuana

MATHIEU TOURLIERE

T IJUANA, BC.- Cientos de colchone- tas y tapetes cubren el piso de la iglesia evangelista Embajadores de Jesús, en Tijuana. Es un gale- rón de tabique pelón erigido en las terrosas faldas del Cañón del

Alacrán, sólo unos metros hacia abajo de un basurero clandestino. Los 183 ocupantes temporales de la iglesia provienen de Haití. No todos tie- nen dónde dormir: el lugar de culto, en el que se solía distribuir desayunos a la co- munidad vecina, no fue concebido como albergue. “Nunca me imaginé la dimensión que tomaría esta situación”, dice Zaida Gui- llén, quien maneja la iglesia con su espo- so, el pastor Gustavo Banda. Para ella, que es maestra de preparatoria, la “aventura” empezó a principios de septiembre, cuan- do invitó a su casa a dos familias haitianas que se disponían a pasar la noche en una banqueta del centro de la ciudad. El gobierno municipal, rebasado por la cantidad de migrantes haitianos que lle-

garon a Tijuana desde mayo pasado, le pi- dió a Guillén que alojara más personas en la iglesia. “Empezamos con 40, después 100 y llegamos a 240”, relata ella. Las au- toridades consiguieron colchonetas y ali- mentos, además de prometer un pronto apoyo financiero. La mayoría de la ayuda en especie que reciben Guillén y Banda proviene de los feligreses y de la sociedad civil. La profe- sora solicitó a su escuela un permiso sin goce de sueldo para dedicar este semestre a los migrantes, pero no lo obtuvo. En los primeros meses los migrantes se hospedaron en cuatro albergues, pero si- guieron llegando y tuvieron que improvisar- se siete refugios. En septiembre la situación se agudizó; los haitianos ya no cupieron. Entonces se habilitaron ocho iglesias, como la de Guillén. Actualmente perma- necen varados en Tijuana cerca de 3 mil haitianos –muchos de ellos mujeres y ni- ños–, la mitad de los cuales renta habita- ciones en ocho hoteles y 10 cuarterías de la ciudad fronteriza.

Si bien los migrantes viven en condi- ciones dignas en la iglesia, como varios le han dicho al reportero, el lugar es pre- cario. “No contamos con agua potable ni drenaje, gastamos 700 pesos diarios para traer dos pipas, tratamos de solicitar ayu- da a los bomberos para que nos provean de agua, si no toda la semana, por lo me- nos tres o cuatro días”, señala Guillén. Ahora está preocupada: las lluvias im- posibilitan el paso de los vehículos a la iglesia. Esto podría impedir a algunos hai- tianos acudir a su cita con las autoridades estadunidenses. “No hay canal propia- mente y el agua busca su propio cami- no; con ella bajan bastante tierra, basura y piedras”, dice. En la ciudad fronteriza, el fenómeno migratorio rebasó las instancias de gobier- no, que dejaron la carga a la sociedad civil. El problema es que, pese al notable impul- so solidario, ésta también alcanzó su lími- te: hace falta personal para atender a la gente y los voluntarios están agotados. “Todo se ha quedado en manos de los

26 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

a la gente y los voluntarios están agotados. “Todo se ha quedado en manos de los

Gregory Bull /AP photo

Mathieu Tourliere

Gregory Bull /AP photo Mathieu Tourliere albergues. Nosotros deberíamos ser el apoyo de las autoridades, no

albergues. Nosotros deberíamos ser el apoyo de las autoridades, no ellas de no- sotros; los papeles están invertidos”, de- plora Melisa Viruete Méndez, abogada en la Casa del Migrante, y añade que “la fede- ración debe invertir en un albergue (…) lle- vamos cinco meses en esta situación y no se ha abierto nada”.

“Totalmente rebasados”

Hasta la fecha ningún integrante del ga- binete de Enrique Peña Nieto ha viajado a Tijuana para comprobar la situación, pese que el pasado sábado 8 la Comisión Na- cional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó medidas cautelares a las secreta- rías de Gobernación (Segob), Relaciones Exteriores (SRE) y de Desarrollo Social (Se- desol) para “garantizar la adecuada ayuda humanitaria” a los migrantes. El gobierno estatal del panista Fran- cisco Vega de Lamadrid critica que la fe- deración no destine a Baja California los recursos suficientes para enfrentar el sú-

bito flujo de gente. No obstante, el go- bernador se tardó cinco meses antes de visitar los albergues de Tijuana y no otorgó apoyos adicionales a las organizaciones civiles que enfren- tan la crisis migratoria. Carlos Mora Álvarez, presiden- te del Consejo Estatal de Atención

a Migrantes (CEAM), instancia que

reúne 60 instituciones públicas y de la sociedad civil, observa que

Baja California sólo recibió 7 millo- nes de pesos del Fondo de Apoyo

a Migrantes, aun cuando se estima

que cada uno de ellos implica un costo de 200 pesos diarios. Militante priista pero políti- co cercano al gobernador –quien “hizo el favor de invitarme a crear el CEAM”, precisa–, Mora sostiene que Vega tocó “respetuosa pero ri- gurosamente las puertas de la fe- deración” para conseguir recursos, pues afirma que él no tiene los re- cursos para atender el problema.

MIGRACIÓN

MIGRACIÓN

Indica que el 28 de septiembre Vega se reunió con Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, para desblo- quear fondos del Programa Nacional de Prevención del Delito (Pronapred) o del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), pero no lo consiguió. El pasado martes 18, el gobernador se reunió con la secretaria de Relacio- nes Exteriores, Claudia Ruiz Massieu. Se- gún Mora, quien presenció el encuentro, le pidió a la funcionaria que solicitara a Jeh Johnson, titular del Departamento de Seguridad Nacional estadunidense (DHS, por sus siglas en inglés) que su país aten- diera a 300 haitianos diariamente. Sin em- bargo, Johnson sólo aceptó incrementar de 50 a 70 el número de citas por día en San Ysidro. Y el pasado jueves 16, Mora urgió a la Secretaría de la Defensa Nacional activar un Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastres (DN-III-E), con el que podría alojar cientos de migrantes en ins- talaciones militares. Esta declaración sorprendió al padre Pat Murphy, director de la Casa del Migran- te de Tijuana. Dice a Proceso que el funcio- nario estatal nunca planteó esa idea en el consejo. Es más: el sacerdote neoyorqui- no afirma que este plan sólo aplica cuan- do hay una crisis o una emergencia, y las autoridades se empeñan en aseverar que ésta no existe. “El gobierno es lento, burocrático, no quisiera decir que es ineficiente, pero no es lo más eficiente para la adminis- tración de los recursos”, dice Mora. Para él, “la sociedad bajacaliforniana es má- gica en este sentido, no espera que el gobierno se ponga las pilas”. Destaca:

“El único que está haciendo frente y da

Mora. Llamado urgente

las pilas”. Destaca: “El único que está haciendo frente y da Mora. Llamado urgente 2086 /

Fotos: Mathieu Tourliere

Albergues saturados
Albergues saturados
Fotos: Mathieu Tourliere Albergues saturados la cara por Gobernación es el delega- do del Instituto Nacional

la cara por Gobernación es el delega- do del Instituto Nacional de Migración (INM)” Rodulfo Figueroa. En entrevista en la garita de El Cha- parral, a unos metros del cruce hacia San Ysidro, Figueroa dice que “no es la misión del INM el abrir un albergue” porque “no hay una partida presupuestal”. Observa

que “la experiencia de la atención a mi- grantes la tiene la sociedad civil” y que “todos los albergues reciben en alguna medida apoyos gubernamentales, aunque no son suficientes”. Al respecto, funcionarios municipa- les afirman que los asuntos migrato- rios no le competen al ayuntamiento,

pero que éste encaró la situación des- de el principio y, pese a sus escasos re- cursos, asume labores de atención médica, surte a los albergues de víveres, colchonetas y productos de primera necesidad y reparte los migrantes en los alojamientos según los espacios disponibles.

El limbo, preferible a México
El limbo, preferible a México

MATHIEU TOURLIERE

S AN DIEGO, CALIFORNIA.- Desde el pasado

22 de septiembre, el horizonte se oscu-

reció para los migrantes haitianos que

ponen un pie en el cruce fronterizo de San Ysidro: a la mayoría los esperan meses de detención, y si el gobierno estadunidense no cambia su política, el regreso al país que de- jaron atrás hace años. En el barrio residencial de Normal Heights, ubicado en las alturas de San Die- go, una cuarentena de haitianos –quienes salieron recientemente de detención– des- cansan en el albergue de la Iglesia Me- todista Unida, ubicada en el cruce de las avenidas Meade y 33. Tres niños juegan afuera. Los miran los adultos, algunos de los cuales tienen en el tobillo brazaletes GPS. Con ellos, las autoridades de Es- tados Unidos los tienen constantemente ubicados. Poco antes de iniciar una misa en creole, el pastor haitiano Jean-Elisé Durandisse, que oficia en la iglesia desde hace ocho años, ex- plica a Proceso que los migrantes “no sa- ben qué pasará más tarde”. “Esperemos que todo salga bien, pero en realidad no sabe- mos”, dice, y lamenta: “Hay mujeres cuyos esposos siguen detenidos, están en un lim-

bo. (…) Es buena gente, sólo busca oportuni- dades para sobrevivir”. Miles de haitianos abandonaron Brasil y recorrieron miles de kilómetros a pie, en au- tobús y a veces en avión, para alcanzar la frontera de Tijuana con San Diego. Su viaje fue cansado, peligroso y costoso. “Se siguie- ron uno al otro para estar seguros de llegar a salvo; en el camino algunos mueren porque es un camino largo, hay muchas mujeres, embarazadas, niños, fue difícil”, explica. Antes del 22 de septiembre, los haitia- nos que llegaban a Tijuana cruzaban la ga- rita y, después de una entrevista con un agente de la Oficina de Aduanas y Protec- ción Fronteriza (CBP, por sus siglas en in- glés), salían libres, con un oficio que les permitía permanecer y conseguir un trabajo en el país durante tres años. La razón: Desde que un terremoto de magnitud 7 azotó Haití en enero de 2010, el gobierno de Estados Unidos se rehusaba a deportar los haitianos a su país. A los que in- gresaban por San Ysidro tampoco los podía retornar a México, por no ser su país de ori- gen. No tenía otra opción que dejarlos entrar. Pero ese 22 de septiembre, en una com- parecencia ante el Congreso estaduniden- se, Sarah Saldaña, directora de la Oficina de Investigación Migratoria y Aduanera (ICE,

por sus siglas en inglés), advirtió que 40 mil haitianos se encontraban “en camino” rum- bo a California, y calificó de “situación de emergencia” la que imperaba en San Ysidro. El mismo día, Jeh Johnson, titular del De- partamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), anunció que “la situa- ción en Haití mejoró suficientemente” por lo que el gobierno de Estados Unidos retomaría las deportaciones de haitianos a su país. Dos semanas más tarde, el martes 4, el huracán Matthew destrozó Haití. Más de

546 personas fallecieron en el paso del me-

teoro: 80% de las cosechas fueron destrui- das, al igual que miles de casas, edificios

y carreteras. La ONU estima que 1 millón

400 mil personas –más de una décima par-

te de la población– requiere de asistencia humanitaria. De visita oficial en México el pasado 12 de octubre, Johnson declaró que los vue- los de deportación a Haití “se han suspen- dido temporalmente debido a Matthew”, pero insistió que “el cambio en la política que anuncié el 22 de septiembre se mantie- ne en efecto, por ahora y en el futuro”. En- fatizó: “le daremos prioridad al traslado de individuos, incluyendo ciudadanos haitianos

recientemente detenidos o entre las garitas de entrada”.

28 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

ciudadanos haitianos recientemente detenidos o entre las garitas de entrada”. 28 2086 / 23 DE OCTUBRE

Mathieu Tourliere

Mathieu Tourliere MIGRACIÓN MIGRACIÓN “El ayuntamiento de Tijuana ha traba- jado solo –suspira Rosario Lozada

MIGRACIÓN

MIGRACIÓN

Mathieu Tourliere MIGRACIÓN MIGRACIÓN “El ayuntamiento de Tijuana ha traba- jado solo –suspira Rosario Lozada

“El ayuntamiento de Tijuana ha traba- jado solo –suspira Rosario Lozada Romero, directora de Atención al Migrante del mu- nicipio–; la estrategia consistió en fortale- cer a los albergues que ya están”. Deplora que “el estado abrió un centro de acopio cerca del Banco de Alimentos de Tijuana (Banati) hace un mes, pero todavía no re- cibo ningún apoyo”.

Admite: “Estamos rebasados en todos los aspectos; no se ha recibido ningún apo- yo económico de la federación, pero aquí te- nemos pagos extras de luz, agua, gasolina… Va a llegar un momento en que la sociedad en general va a dejar de ayudar, de donar”. En entrevista por separado, Rodolfo López Fajardo, titular de la Secretaría de Desarrollo Social del municipio, coincide:

“No tenemos una bolsa destinada para el tema de migrantes (…) La sociedad civil ha aportado mucho en especie; el gobier- no en efectivo”. La administración del alcalde priista Jorge Enrique Astiazarán Orcí concluirá el próximo 30 de noviembre y su prioridad, según Mora, consiste en terminar el nue- vo sistema de transporte público.

en terminar el nue- vo sistema de transporte público. Cinco por ciento De acuerdo con la

Cinco por ciento

De acuerdo con la abogada Marisela Ame- zola, integrante de la organización Alliance San Diego, los haitianos que ahora llegan a San Ysidro enfrentan graves retos para con- seguir una estancia en Estados Unidos. A raíz de Matthew, la situación se volvió “poco clara”, y la confusión jurídica es mayor por- que ningún caso relativo a la reciente oleada de migrantes haitianos ha llegado a la Corte. Quienes se presentan en la frontera y afirman al agente de la CBP que tienen mie- do de volver a sus países, están en centros de detención, operados por el ICE, donde

esperan que un agente les haga una entre- vista de “temor verosímil”, explica Amezola. En esta entrevista exponen las razones por las cuales estiman que su vida correría peli- gro al volver a Haití. Si el agente sale convencido, el migran- te puede salir de detención y esperar, en libertad, su audiencia con un juez de migra- ción, al que podrá solicitar el asilo. Durante este lapso no tiene derecho a trabajar. Los migrantes que no dicen al agente de CBP que temen por su vida son trasladados de inmediato a centro de detención donde se les asigna un oficio de deportación. Sin embargo, con el huracán Matthew,

Morones. Contra el muro
Morones. Contra el muro

las autoridades estadunidenses enfrentan nuevos problemas, sostiene Amezola: no se sabe cuánto tiempo quedarán suspen- didos los vuelos de deportación a Haití y la ley de California establece un tiempo límite de seis meses para la detención por asuntos migratorios. “Si va a transcurrir un largo tiempo para que Haití vuelva a la normalidad, el ICE ten- drá que reconsiderar el tenerlos encarcela- dos”, sostiene Amezola. Aunado a ello, afirma que los centros de detención ya están rebasados “y todavía hay 3 mil 500 haitianos en Tijuana. Creemos que las autoridades dejarán estas personas en libertad en Estados Unidos si estiman que no hay grandes riesgos”. Las probabilidades para que un expa- triado consiga el asilo son muy escasas, deplora el activista mexicano-estaduni- dense Enrique Morones, fundador de la or- ganización Ángeles de la Frontera y férreo opositor al muro fronterizo. Su experiencia de más de tres décadas en el tema migratorio le hace temer que los haitianos tardarán varios años hasta ver un juez de migración, pero que su fallo, para la gran mayoría de los casos, será la depor- tación, pues se considerará que vinieron a trabajar y no a refugiarse. “Pasó lo mismo con los centroamericanos”, asevera. “Pregunté a un agente federal de muy alto nivel, no mencionaré su nombre, qué porcentaje de los haitianos obtendrá asilo. Me contestó que 5%. ¡5%! ¡Te imaginas!”, exclama.

de los haitianos obtendrá asilo. Me contestó que 5%. ¡5%! ¡Te imaginas!”, exclama. 2086 / 23

Mathieu Tourliere

El panista Juan Manuel Gastélum Buenrostro asumirá la presidencia mu- nicipal el próximo 1 de diciembre. “Espe- ro que (en ese momento) esté resuelto el asunto de los migrantes”, dice, de lo con- trario tomará “las mismas medidas que se están implementando” y buscará “más presupuesto para 2017 con los legislado- res de Baja California”. Entre los 15 diputados federales por la entidad se encuentran los panistas Gina Andrea Cruz Blackledge, presidenta de la Comisión de Hacienda y Crédito Público (y esposa de Francisco Rueda, secretario de Gobierno de Baja California), Jorge Ramos Hernández, presidente de la Comisión de Seguridad Pública, así como María Luisa Sánchez Meza, secretaria de la Comisión de Asuntos Migratorios. Todos los funcionarios entrevistados coinciden en que la administración de Es- tados Unidos podría resolver la situación si aumentara su capacidad de recepción de migrantes haitianos. Otro punto de coincidencia es que, si

bien la situación en Tijuana no alcanza la dimensión de crisis –ya no hay migrantes durmiendo en las calles, no hubo inciden- tes graves y todos reciben algo de comer–, puede desbordarse en cualquier momen- to porque “siguen llegando”.

Flujo en dos direcciones

Los migrantes haitianos ingresaron a Mé- xico por Tapachula, presentándose como ciudadanos africanos, sobre todo de la Re- pública Democrática del Congo. Los ac- tivistas y funcionarios asumen que lo hicieron para agilizar su paso por México. Cuando el reportero le pregunta sobre su origen, uno afirma con seriedad: “Yo soy de Congo y de Haití”. Según las estadísticas del INM, 7 mil 162 personas originarias de distintos paí- ses de África, entre ellos 5 mil 94 congo- leses, y apenas 30 haitianos pasaron por la ciudad chiapaneca entre enero y agosto de este año. En 2015 el INM registró la en- trada de sólo ocho congoleses.

En Chiapas las autoridades migrato- rias otorgan a cada migrante un oficio de salida del país con validez de 20 días y con él pueden transitar libremente en México. Los primeros haitianos, principalmen- te hombres, llegaron a Tijuana por avión; se trasladaron hacia la garita El Chapa- rral-San Ysidro, el cruce fronterizo más transitado del mundo, donde se entrevis- taron con agentes de la Oficina de Adua- nas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés). Poco tiempo después in- gresaron a suelo estadunidense para una estancia legal de tres años. La noticia atravesó el continente por las redes sociales. Miles de haitianos asentados en Brasil, Chile, Ecuador y Ve- nezuela –entre ellos muchas mujeres y sus niños– se lanzaron en un viaje de va- rios meses rumbo a Tijuana. De esa forma el flujo de “congoleses” registrados por el INM se fue incremen- tando: de 12 en enero y 45 en los siguien- tes dos meses, pasó a 260 en abril, en mayo

Amezola se indigna ante el cambio de política anunciado por Johnson. “Las co- sas no han cambiado en Haití, el país está devastado”, asevera. Por ello, expresa, el gobierno debe ofrecer un estatuto de pro- tección temporal a los haitianos recién llegados. Haití es el país más pobre del continente, se ubica en el lugar 161 de 187 países según el Índice de Desarrollo Humano (IDH); la mi- tad de la población sobrevive con menos de un dólar por día y no está alfabetizada; una cuarta parte padece hambre y una tercera parte carece de empleo. Los haitianos tienen una esperanza de vida de 61 años.

El terremoto que destrozó el país el 12 de enero mató a 230 mil personas y puso de rodillas la economía. Las pérdidas, según el Banco Mundial, se elevaron a 8 mil millones de dólares, cerca de 120% del PIB. Del de- sastre surgió un brote de cólera, que afec- tó a medio millón de personas y mató a más de 8 mil. Por si fuera poco, el país sufre de una grave inestabilidad política. Después de ser reportada durante más de seis meses por acusaciones de fraude, la segunda vuelta de la elección presidencial –inicialmente pre- vista en diciembre de 2015– fue cancelada el pasado 6 de junio. Un nuevo escrutinio se

Johnny. “Soy un pasajero”
Johnny. “Soy un pasajero”

programó para el domingo 2, pero las auto- ridades pospusieron esta fecha al 20 de no- viembre debido al huracán.

Poca información

El sacerdote salesiano Jean-Baptiste Uithney es vicario en la iglesia Inmaculada Concep- ción de Cité-Soleil, en Haití. Casualmente, la embajada de Brasil se encuentra cerca del templo donde oficia. “Hay que ver la cantidad de haitianos que hace cola frente a la emba- jada todos los días con la esperanza de tener una visa”, dice a Proceso en el Desayunador Salesiano Padre Chava, en Tijuana. “Tenemos que seguir con la sensibiliza- ción, decirles que es una pérdida de dine- ro, que el sueño americano implica tirarse a lo desconocido, que sólo está en su men- te”, insiste el sacerdote, quien se topó con la negación de los migrantes con quienes platicó. Para cruzar, caminando, de Colombia a Panamá, muchos tuvieron que contratar tra- ficantes de personas, que les cobraron entre 200 y 300 dólares. Una vez en Costa Rica, se toparon con las fronteras de Nicaragua cerradas. El soborno a las autoridades ni- caragüenses costó más de mil 200 dólares

a Johnny, un haitiano que salió de Brasil en

junio pasado. Relata su viaje en una mezcla de español

y portugués. “Yo no he venido a vivir en Tijua-

na, sólo soy un pasajero”, afirma, al añadir que

su novia le espera en Nueva Jersey. Le faltan 10 días para tener su cita en San Ysidro; “Sólo

30 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

le espera en Nueva Jersey. Le faltan 10 días para tener su cita en San Ysidro;

Mathieu Tourliere

se disparó a 888 y en agosto fueron 2 mil 48. Las autoridades migratorias afirman que 11 mil haitianos y africanos llegaron a Tijuana este año, 8 mil de los cuales ya es- tarían en Estados Unidos. “Nosotros intervenimos cuando el problema literalmente rebasó las garitas”, dice Figueroa. El 26 de mayo, el funciona- rio observó filas de personas esperando en las rejas, y llamó a las autoridades mu- nicipales y los albergues para alojarlos. La funcionaria municipal Lozaya recuerda:

“El primer día recibimos 62, el segundo 150, el tercer día 320, y así”. Pocos días después empezaron a lle- gar a Tijuana familias de mexicanos que huían de la violencia de Guerrero y Mi- choacán. Vinieron a la ciudad fronteriza con la información errónea que el go- bierno de Estados Unidos otorgaba asi- lo político en el punto fronterizo de San Ysidro. Sin embargo, para los desplazados mexicanos suele desvanecerse al instante el sueño de un asilo en el vecino país del

Dios sabe lo que va a pasar del otro lado de la frontera”, dice. Kendy, una señora cuarentona, pre- tende alcanzar a sus familiares en Miami. No sabe qué le espera en la garita. Hace dos años hipotecó su casa de Puerto Príncipe para viajar a Brasil. El huracán Matthew se llevó a dos de sus tíos, su hermana y una sobrina. “Es difícil”, repite en un francés aproximado. Una alternativa para los migrantes se- ría instalarse en México, pero “al día de hoy nadie lo ha pedido”, informa Rodulfo Figueroa, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tijuana. Las auto- ridades mexicanas no pueden deportar los haitianos a su país, dice, y añade que si bien “hay algunos obstáculos que ten- dríamos que sortear”, existe para ellos “una ruta para la regularización”. Herold Désir era reportero de radio en el canal Storm de Puerto Príncipe. Se fue a vivir a Brasil y, al enterarse de que existía una manera de cruzar a Es- tados Unidos, se lanzó a la travesía. Se encuentra actualmente varado en un ho- tel de Tijuana, en el que gasta 70 dólares por semana, esperando su cita progra- mada el próximo 2 de diciembre. A través de las redes sociales se en- teró que la situación en Estados Unidos se volvió muy incierta para los haitianos. No quiere ser deportado. Pregunta: “¿Si estuvieras en mi lugar, te irías a Estados Unidos o buscarías una forma de que- darte en Tijuana?”.

San Ysidro. Cruce fronterizo

norte: los agentes estadunidenses depor- tan en la tarde a quienes ingresaron por la mañana en busca de ayuda. “Hasta la fecha (el pasado 14 de oc- tubre) hemos atendido a cerca de 12 mil connacionales –apunta Lozaya– y capta- mos cerca de 3 mil residentes de Tijuana que también trataron de hacer lo mismo.” Además de este flujo inédito, arriba- ron a Tijuana miles de mexicanos depor- tados por la administración de Barack Obama. Hasta el pasado agosto, 22 mil 888 connacionales fueron devueltos a México por esta ciudad, el principal punto de in- ternación de deportados en el país. En septiembre, las autoridades es- tadunidenses limitaron a 50 el núme- ro de citas por día –cuatro veces menos que lo habitual–, mientras a Tijuana lle- gaban 300 personas cada 24 horas. “Llegó un momento en que atendíamos a 3 mil connacionales y 4 mil haitianos”, pun- tualiza Lozaya. Esa restricción alargó la estancia de los haitianos en la ciudad. Los migrantes que llegaron a mediados de octubre obtu- vieron su cita para la primera semana de diciembre. Varios de los que se quedaron en hoteles o cuarterías se quedaron sin di- nero y buscaron un alojamiento gratuito. Los albergues se desbordaron. El Desayunador Salesiano Padre Chava, que distribuye alimentos a las personas más vulnerables y apoya a los mexicanos deportados mediante pro- gramas de reinserción social, instaló cientos de colchonetas en su edificio,

MIGRACIÓN

MIGRACIÓN

aunque éste “no era para dormir”, seña- la el padre Ernesto Hernández, encarga- do del lugar. Ante el flujo constante de migrantes que “identificaron a Padre Chava como un lugar seguro”, los voluntarios dieron prioridad a las mujeres y los niños, dice Israel de Alba, médico del desayunador. Hasta 425 personas llegaron a hospedar- se en ese espacio, entre ellas 50 muje- res embarazadas y 80 niños. Ahora sólo se permite el ingreso a migrantes con brazaletes. Unas cuadras adelante, a unos pasos de la línea fronteriza, el albergue Juventud 2000 improvisó un campamento en el pa- tio trasero de su albergue. Si bien tiene ca- pacidad para hospedar a 35 personas, el pasado sábado 15 eran 190 los migrantes que dormían en las decenas de tiendas de campaña instaladas en el recinto. José María García Lara, director de la organización civil, relata: “En la mañana llegaron aquí 60 migrantes, pero no los pude atender… Recibimos algo de dinero hace dos semanas, compramos alimen- tos y esa misma noche se nos terminó el dinero… Aquí el recurso económico no lo tengo, hace dos semanas me cortaron la luz”. La atención a migrantes, dice, “es par- te de nuestra labor social, pero estamos desbordados y hay falta de atención de los tres órdenes de gobierno. El gobierno federal debió tomar la iniciativa y bajar recursos para que no estuviéramos bata- llando tanto”.

Daniel Leclair /Reuters

ISAÍN MANDUJANO

T APACHULA, CHIS.- Los casi 15 mil

africanos que han atravesado la

frontera sur en su viaje rumbo

a Estados Unidos exhibieron la

inoperancia de las instituciones

públicas para articularse y aten-

der una “emergencia migratoria”, denun-

cian activistas y defensores de derechos humanos. El paisaje tapachulteco, acostumbrado

a ver sólo a algunos hondureños o cubanos migrantes cotidianamente, se transfor- mó en julio pasado, cuando grupos de 10

y hasta 20 hombres y mujeres negros em-

pezaron a atravesar sus calles, mercados, tiendas, bancos. Estaban a las afueras de las posadas y pequeños hoteles. De pronto eran cientos y después miles, por doquier. Algunos representantes empresaria- les y ciudadanos exhibieron su miedo y su racismo. Se dijeron preocupados por esta oleada migratoria. Pero otros reconocieron la derrama económica que trajeron, sobre todo en el sector hotelero y de alimentos. Otros, los peores, especularon y difun- dieron el bulo de que algunos de los ex- patriados tenían ébola, lo que atemorizó a la población. La Secretaría de Salud chia- paneca tuvo que salir a desmentir tal mentira.

La vía creciente

Desde 2013 empezó a aumentar, poco a poco, el flujo de migrantes negros. Ese año ingresaron al país 668 hombres y mujeres. En 2014 fueron mil 279. En 2015 la cifra aumentó a 3 mil 275. Pero en 2016 se desató el raudal, que ya superó la ca- pacidad de respuesta de las autoridades locales y federales. La mayoría de los migrantes provie- ne del Congo, pero también arribaron de la India, Nepal, Bangladesh, Ghana, Pa- kistán, Senegal, Somalia, Mali, Guinea, Eritrea, Camerún, Gambia, Togo, Ango-

la, Costa de Marfil, Nigeria, Sierra Leona

y otros 25 países del continente africano.

Todos los días hacían largas filas afue- ra de la estación migratoria Siglo XXI del Instituto Nacional de Migración (INM), hasta donde todavía acuden para solici- tar el “oficio de salida”, que ellos llaman “salvoconducto”. Según el delegado en Chiapas del INM, Jordán Alegría Orantes, se han emitido 13 mil 465 oficios de ese tipo, documen- tos que les dan 20 días naturales para salir por cualquier frontera. Se les extiende ese papel al no haber una representación consular de muchas

de esas naciones en el sur de México. Para darles el oficio se les arma un ex-

La oleada migratoria

destapa

los horrores mexicanos

El fin de los Juegos Olímpicos de Brasil y las recientes tragedias naturales en Haití expulsaron oleadas de mi- grantes que atraviesan México rumbo a Estados Unidos. Y este hecho –“una emergencia humanitaria”, según ac- tivistas– ha revelado fenómenos sumamente oscuros en nuestro país: la xenofobia más cruel, la falta de coordina- ción entre autoridades, el abuso contra los más necesita- dos, la hipocresía de muchos y la incapacidad guberna- mental para reaccionar de modo adecuado.

Reto político-humanitario
Reto político-humanitario

pediente. Y, ahí, muchos refieren que salie- ron de su tierra por hambruna, desempleo, violencia o guerra en sus naciones. Pero antes de llegar a México hicieron una es- cala previa: explican que antes de los Jue- gos Olímpicos de este año, Brasil contrató mucha mano de obra africana que llegó en barco o avión.

Terminado Río 2016, los obreros que- daron desempleados. Y decidieron migrar hacia el norte, rumbo a Estados Unidos. Pasaron por Perú, Ecuador, Colombia, Pa- namá, Costa Rica, Nicaragua y Honduras hasta llegar al río Suchiate, la frontera de México con Guatemala. Aun cuando existen ochos puestos mi-

32 32

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

Suchiate, la frontera de México con Guatemala. Aun cuando existen ochos puestos mi- 32 32 2086

Isaín Mandujano

MIGRACIÓN

MIGRACIÓN

gratorios en los más de 900 kilómetros de frontera entre México y Centroamérica, la mayoría de los trashumantes ingresó por Tapachula, lo que causó un cuello de bote- lla. Así, unos 30 empleados del INM traba- jaron durante agosto y septiembre casi las 24 horas del día para tramitar las solicitu- des de salida. Para emitirlas, se busca en una base de datos federal que los solicitantes no ten- gan órdenes de búsqueda y aprehensión. Entre los cientos de problemas que es- tas personas enfrentan se encuentra el he- cho de que muchos son engañados con documentos falsos que les venden algunos coyotes, como falsas solicitudes de salida y pasaportes apócrifos. Ya se han interpues- to denuncias penales al respecto. Un funcionario federal que pidió el ano- nimato asevera que no se sabe si detrás de esta gran oleada de migrantes hay alguna red internacional de traficantes de huma- nos, pero que en todo caso es la justicia fe- deral e internacional la que debe investigar. Por ahora, el INM sólo es una oficina de trá- mites para extenderles el oficio de salida. Como sea, el hecho de que actualmen- te casi todos se encuentren varados en Ti- juana se explica porque, en cada una de sus oficinas migratorias, el gobierno de Es- tados Unidos sólo atiende de 50 a 60 solici- tudes de asilo por día. Lo que se reveló el martes 11 de sep- tiembre es que muchos haitianos, tras los desastres naturales que recientemente azotaron su isla, buscaron salir de su país, y al ver la facilidad con que México exten- día ese documento a los africanos, se em- pezaron a identificar como originarios de aquel continente. El jurista Édgar Corzo Sosa, en una vi- sita realizada el martes 11 a Tapachula, señaló que, de hecho, 80% de los atasca- dos en el norte son originarios de Haití, y sólo 20%, africanos. En tanto, el delegado del INM Alegría Orantes explica que las autoridades mexi- canas actúan “de buena fe” ante los mi- grantes: “Si mienten, si son haitianos y se dicen africanos, ellos podrían tener proble- mas para poder entrar a Estados Unidos, que es el objetivo principal que persiguen”. Si bien también pueden pedir refugio en México alegando las condiciones que los obligaron a migrar, abunda, ninguno lo ha solicitado. En Chiapas sólo esperan a obtener el oficio de salida y piden que al- gún familiar les deposite dinero para to- mar un camión o un avión que los lleve hasta la frontera norte. Al principio decidieron ir a Tijuana, donde se concentró la mayor parte. Ahora ya van a Mexicali, o más recientemente, a San Luis Río Colorado. En Tapachula, los autobuses llamados

“tijuaneros” solían salir los miércoles y los sábados, pero ante el aumento de la de- manda, las más de 10 “agencias de viajes” han programado corridas casi a diario. Los viajes más económicos salen entre mil 300 y mil 500 pesos. Pero en autobuses con clima y todas las comodidades cues- tan hasta 2 mil 200 pesos.

El viaje es largo, pesado. Tres días y

tres noches, dicen los prestadores de este servicio, que buscan en las calles y hote- les a hombres y mujeres para ofrecerles sus servicios.

El verdadero rostro, revelado

Agustín Figueroa Flores, de la Fundación México Presente, detalla que a la migra- ción ya tradicional proveniente de Centro y Sudamérica, a los migrantes africanos y haitianos, y los cubanos, se ha sumado re- cientemente la de ciudadanos chinos. Todo esto puso en alerta a las organi-

zaciones civiles: México no está prepara- do para atender este fenómeno debido a la mala situación económica por la que atraviesa, a la crisis institucional que pa- dece y a la inseguridad que campea. Dice que muchos de los albergues no reciben apoyo gubernamental y sobrevi- ven con donativos de los feligreses de la Iglesia católica. Todos están desbordados, saturados. Ya no hay espacios para más migrantes:

“Hemos pedido al gobierno que decre- te una emergencia humanitaria, pues es- tamos ante una situación complicada en la que todos los migrantes tienen que re- cibir atención y México debe asumir su responsabilidad. Lo mismo que exigimos para nuestros connacionales en Estados Unidos también debemos otorgarles a los que vienen migrando desde el sur.” Refiere que, en el marco del Plan Mé- rida, México ha recibido más de 2 mil 300 millones de dólares para, entre otras co- sas, aumentar la seguridad en los lími- tes con Guatemala y Belice. Sin embargo, México lo ha invertido con una perspecti- va militarista y policiaca, no humanista o colaborativa. Paralelamente, cuestiona que las ins- tituciones del gobierno federal no hayan querido o podido vincularse entre ellas ni con las organizaciones de la sociedad civil para atender la crisis actual. Más que tratar de frenar la migración, considera, México debe regular y garanti- zar los derechos humanos. “Cumplir con las normas internacionales, sin embargo, no lo hace”, resume.

Y el país no puede colocarse en una

posición de superioridad moral. Figueroa recuerda que muchos migrantes huyen de conflictos bélicos, pobreza o hambru-

na, realidades parecidas a las que se vi- ven en Centroamérica y algunas regiones de México. El sacerdote César Cañaveral, de la Pastoral de Movilidad Humana en la Dió- cesis de Tapachula, confirma que ni la so- ciedad ni el gobierno están preparados para grandes oleadas migratorias. Lo que se está viviendo es “una migra- ción desorganizada”, define.Y lo alarma el hecho de que algunos sectores de la so- ciedad manifestaron actitudes sumamen- te xenofóbicas. Esto evidencia que la frontera sur no está acostumbrada a vivir y convivir con el extranjero en paz. Debido a ello, hubo per- sonas que abusaron de los africanos en todos los ámbitos, y al gobierno la situa- ción se le fue de las manos: no entendió la complejidad del fenómeno y todo lo redu- jo a un mero trámite migratorio. Más allá del INM, agrega, para todas las demás instancias municipales, esta- tales y federales, el fenómeno de la mi- gración africana pasó inadvertido. Ante la ausencia del Estado mexicano, organiza- ciones como la suya tuvieron que respon- der con una actitud asistencialista. Otra de las malas noticias evidencia- das por el reciente fenómeno demográfi- co, continúa, es que la frontera sur sigue siendo una zona olvidada por el gobierno. Salvador la Cruz, del Centro de Dere- chos Humanos Fray Matías de Córdova y Ordóñez, opina que antes incluso de que fuera notoria la migración africana y hai- tiana ya existía una emergencia huma- nitaria, a la que las autoridades jamás le han dado relevancia, sino que, por el con- trario, se esfuerzan en ocultarla. En esta frontera sur, zanja, se discrimi- na y criminaliza al migrante, sea del país que este sea. Los medios impresos locales no son sensibles a la problemática y mul- tiplican las actitudes xenofóbicas.

Africanos varados en Chiapas

problemática y mul- tiplican las actitudes xenofóbicas. Africanos varados en Chiapas 2086 / 23 DE OCTUBRE

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

33 33

Devastación moral por obra del Estado El golpe que Javier Sicilia y su familia recibieron
Devastación moral
por obra del Estado
El golpe que Javier Sicilia y su familia recibieron a raíz del asesi-
nato de su hijo Juan Francisco y sus amigos llevó al poeta no sólo
a gritar su indignación y a denunciar el crimen ante los corruptos
estamentos del poder público; lo empujó a una vertiente de orga-
nización de familiares de víctimas pocas veces vista en el país y
que dio origen al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. En
su novela autobiográfica El deshabitado, que comenzará a circular
bajo los sellos Grijalbo y Ediciones Proceso, Sicilia, colaborador de
este semanario, se afana en describir su dolor, relata los pormeno-
res de creación del MPJD, narra sus encuentros con Felipe Calde-
rón y otros hombres del poder, y deja ver la honda crisis que a él,
hombre de fe, lo despobló de sentido. Con su autorización, aquí se
adelantan fragmentos de la obra.
Germán Canseco

34 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

Con su autorización, aquí se adelantan fragmentos de la obra. Germán Canseco 34 2086 / 23

LIBROS

JAVIER SICILIA

–¿ C

Calderón suspiró y, después de un instante, respondió con fastidio:LIBROS JAVIER SICILIA –¿ C –Ya no sé si creo. –¿Por qué? Por unos momentos la

–Ya no sé si creo. –¿Por qué? Por unos momentos la mirada de Calderón se volvió ausente, como si buscara el momento en que la perdió. Sicilia observaba con atención el hastiado silencio de ese hombre que había per- seguido el poder como un perro a un señuelo. Conocía ese tipo de fe que, anclada en la ideología, podía perderse como se pier- den unas llaves. –No importa, Felipe. Son asuntos difíciles de explicar. Sin embargo, ahora que sabemos algo de lo que somos, de que, per- dida o no, hemos compartido la misma fe, voy a decirte a partir de ella en qué condición he venido hasta aquí… He venido como Natán a ver a David. Calderón salió de sus sombras. Se había descuidado y ahora, en su imaginario, el hombre de su pesadilla tomaba el control de la conversación. ¿A qué venía esa comparación? ¿A dónde quería llevarlo? Recordó la historia: el rey David tenía muchas esposas. Pero deseaba a Betsabé, la mujer de Urías, uno de sus más fie- les y valientes soldados. Un día la llevó a su habitación, la poseyó y la dejó encinta. Para borrar su adulterio y quedarse con ella envió a Urías a uno de los frentes más peligrosos de la guerra contra los amonitas donde, abandonado por sus soldados, lo mataron. Indig- nado, el profeta Natán fue a ver al rey y le contó una historia:

afé? –preguntó Calderón. Sicilia asintió. Al poco rato, el mismo oficinista que lo atendió al llegar entró con dos tazas de café. –¿Y bien? –preguntó el presidente. Sicilia terminó de servirse el azúcar

y, mientras se lamentaba de no poder fumar, levantó la vista y

registró la mirada de Calderón: una mirada curiosa y a la vez in- quisitiva. A pesar de todo lo que despreciaba su política y de que lo consideraba soberbio, esa forma del mal que nubla la inteli- gencia; aun cuando en Filipinas el rostro de los asesinos de Juan Francisco había tomado en su psique el suyo, no sentía en ese momento ninguna animadversión hacia él. Tampoco experimentaba el nerviosismo que un encuentro de esa naturaleza debía suscitar. –Tú sabes, Felipe –dijo por fin Sicilia, con la misma voz ca- vernosa y pausada que el presidente había escuchado hacía se- manas del otro lado del auricular. Su tono no era alto sino bajo, como si hablara para sí mismo, como si leyera un poema en voz alta en la soledad de una habitación, y Calderón volvió a sentir algo de la atmósfera de su pesadilla: el hombre que le gritaba algo inaudible – que el próximo jueves, el 5 de mayo, iniciamos nues- tra marcha hacia el zócalo, y he venido aquí, en primer lugar,

marcha hacia el zócalo, y he venido aquí, en primer lugar, para saber quién eres y

para saber quién eres y para que tú sepas quién soy. En las lu- chas políticas a los adversarios suele demonizárseles. Afuera se dicen cosas horrendas de ti –yo mismo no te tengo en buena opi- nión – y sé que aquí adentro los duros de tu gabinete, de tu parti- do, y quienes creen agradarte, te han de contar cosas espantosas de mí. Quizá tú mismo no tengas una buena imagen mía y no quiero llegar hasta aquí cargando a cuestas a un demonio ni que tú esperes a otro. Eso no ayuda. He venido, en primer lugar, a que nos conozcamos –y se preguntó por qué había dicho dos veces en primer lugar: ¿había una segunda razón? –Muy bien, cuéntame tu vida. –Mi vida –concluyó – se dirigía hacia otro lado, hacia los fun- damentos propios de una verdadera vida política y espiritual,

y

de la exploración del alma en ella. Todo eso se acabó, Felipe.

“Había dos hombres en un pueblo, uno rico y otro pobre. El rico tenía muchos rebaños de ovejas y bueyes, el pobre tenía sólo una corderilla que había comprado; la iba criando, y ella crecía con él y con sus hijos. Llegó una visita a casa del rico, y no que- riendo perder una oveja o un buey, tomó la cordera del pobre y convidó a su huésped”. El rey, que sabía ver la injusticia en los otros, se indignó:

“El hombre que ha hecho eso es reo de muerte”. Entonces Natán le dijo: “Ese hombre eres tú”. “¿Se referiría al asunto con Patricia Flores?”, pensó. Era una idiotez. Eso estaba zanjado. Margarita, con mucha finura, ha- bía logrado poner las cosas en su sitio. Por allí no estaban sus debilidades. Calderón lo miró con una distante amabilidad:

Debo ahora enfrentarlo y vivirlo de otra manera. Ahora, cuénta-

me la tuya. Calderón terminó de beber su café, apretó el botón de un timbre portátil y pidió otro. Dio de nuevo dos grandes tragos

y,

tocado por las evocaciones del hombre que tenía frente a sí,

–Yo no me he llevado a la mujer de nadie. –Tienes razón, Felipe –respondió con seriedad –, pero te lle- vaste a mi hijo, y los cuarenta mil muertos de esta guerra son responsabilidad tuya. Sicilia había tocado el punto neurálgico, el motivo funda- mental que lo llevó a la plaza pública y que lo tenía ahí. El río hasta ahora contenido por la cautela se desbordó. Calderón dio un manotazo sobre la mesa y levantó la voz:

se sumergió en su pasado, en los recuerdos que nos hacen por

momentos olvidar aquello en lo que nos hemos convertido, y comenzó a hablar de su infancia, de su casa en Morelia, Michoa- cán, de su padre, del que al final se distanció políticamente, de lo mucho que había influido en su vida y en su militancia política, de Margarita Zavala y sus tres hijos, de los largos años de lucha

y

duro y difícil que era ser presidente y de la religión por la que

lo

sacrificios para romper la hegemonía del antiguo régimen, de

–¡Ustedes no quieren que haga mi trabajo! –Por supuesto que sí –contra lo que Sicilia hubiese espera- do de sí mismo, la ira no apareció, tampoco el nerviosismo ni el miedo. Era como si, situado en la pobreza espiritual a la que se había reducido su vida, su ego estuviera ausente –. Lo único que se te pide es que lo hagas bien y no lo has hecho. Haber sacado al ejército a las calles sin haber reformado las instituciones del Estado, que se encuentran llenas de podredumbre, fue una in- mensa irresponsabilidad que está costando demasiadas vidas. –No iba ni voy a permitir que los delincuentes sometan al país –continuó bajando el tono, pero sin perder el énfasis –. El ejército, frente a la corrupción de las policías, es la única institu- ción que puede garantizar eso. –Ese es tu equívoco: creer que los delincuentes están sólo en las calles y no dentro del Estado. Si tuvieras instituciones sa- nas no tendríamos el 98 porciento de impunidad. Los criminales asesinan como lo están haciendo porque el Estado está podri- do, porque dentro de él hay una inmensa corrupción y porque el propio gobierno no ha dejado de mandar mensajes delincuen-

ciales. ¿Dónde está Estradapropio gobierno no ha dejado de mandar mensajes delincuen- comenzaba a sentirse contrariado. –Por cierto, ¿cómo

de mandar mensajes delincuen- ciales. ¿Dónde está Estrada comenzaba a sentirse contrariado. –Por cierto, ¿cómo

comenzaba a sentirse contrariado. –Por cierto, ¿cómo está tu fe? –preguntó. Sicilia no se asombró. La pregunta entraba en los terrenos que

mejor conocía y que, a pesar de haberse vuelto nebulosos y vaci- lantes en él, no había dejado de recorrer cada día como un ciego. Se lamentó nuevamente de no poder fumar y después de beber

el

–Si le preguntas a mi razón, no existe. Estoy frente al absurdo. Sin embargo, algo me dice que allí está, en una zona muy densa, muy desnuda y profunda de mi alma sobre la que, sin embargo, me es imposible decir nada. No hay lenguaje que al- cance para decir lo que es o en lo que se ha convertido. Pero está. De lo contrario no estaría aquí. Me habría pegado un tiro –“o”, pensó reconociendo los abismos de su ira, “habría venido a ma- tarte” –. ¿Y la tuya?

café en un intento por apagar su deseo de nicotina, dijo:

ma- tarte” –. ¿Y la tuya? café en un intento por apagar su deseo de nicotina,

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016 35

LIBROS Cajigal, que cuando fue gobernador de Morelos mantuvo vínculos con el crimen or- ganizado
LIBROS
Cajigal, que cuando fue gobernador de
Morelos mantuvo vínculos con el crimen or-
ganizado y usó el helicóptero del estado para
pasear muchachitas, entre ellas a la hija del
Azul? Ese hombre que pertenece a tu partido
¿no continúa impune en el gobierno?
¿Dónde está Adame, que criminalizó a
mi hijo, que no ha hecho nada por encontrar
a sus asesinos y que el día en que los nar-
cos decretaron un toque de queda cerró las
instituciones y se escondió como una rata?
¿No continúa siendo gobernador? Y tú, Fe-
lipe –pensó en ese barbarismo, un crimen
contra la lengua, con el que había inicia-
do su mandato impugnado duramente por
la oposición de la izquierda –, ¿no envias-
te un mensaje de este género cuando di-
jiste: “Haiga sido como haiga sido”? Es el
mensaje que a esta nación no han dejado
de mandar todos los gobiernos desde la
Colonia.
–Una frase desafortunada, es verdad –respondió con un ma-
yor esfuerzo para contener su disgusto. No entendía por qué es-
taba tolerando todo aquello. ¿Compasión frente a la presencia de
una víctima, esos seres cuya aura de dolor genera una extraña ver-
güenza, como si ante ellas, cuando no se es un dictador, se sintiera
una deuda? ¿Astucia política? ¿Una manera de mover con cautela
las
piezas de ese ajedrez donde su adversario lograba una avanza-
nadamente no estaba la familia. Al final los
soldados se robaron cosas: un botín de gue-
rra, como tus bajas colaterales.
“Eso no es lo peor. Hace poco, también
en Cuernavaca, la policía entregó al ejér-
cito a un muchacho, Jethro Ramsés. Como
habían decidido que era un criminal, lo tor-
turaron, lo golpearon, lo mataron y fueron a
tirar sus restos semicalcinados en Puebla.
“¿Tienes idea de por qué los soldados
comenten tanta atrocidad? Porque el ejército
es una fuerza hecha para la guerra, para los
estados de excepción, para la violencia extre-
ma y la violación de los derechos; no hay es-
tado de excepción que no los viole. Recuerda
también que Los Zetas –el cártel más sangui-
nario – son desertores de las fuerzas de éli-
te del ejército. ¿Te has preguntado cómo está
educando a nuestros soldados? Porque has-
ta donde sé una buena institución no produce
asesinos, aunque deserten. En todo esto, Feli-
pe, hay una grave responsabilidad del Estado
que para tu desgracia representas.”
Como si su interlocutor fuera un imbécil que se obstinara en
no comprender la importancia de sus acciones y estuviera inca-
pacitado, a causa de su dolor, para mirar el México que saldría
cuando terminara de limpiarlo de escoria, el presidente respon-
dió con fastidio:
da
profunda que buscaba deslocalizarlo? No lo sabía. Simplemente
sentía una necesidad perentoria de justificarse, de demostrar que,
a pesar de todo, tenía razón contra él y contra quienes se empeña-
ban en golpear la política fundamental de su régimen, la razón de
un hombre al que se le había encomendado la dura y grave respon-
sabilidad de los destinos de una patria herida –. Pero mi mandato
es legítimo y he demostrado tener las manos limpias, como la gen-
te que está en mi gabinete, como el ejército.
Delante de la congestión de su rostro, de la ceja izquierda
que enarcaba cuando se sentía molesto o amenazado, Sicilia re-
cordó la carta que Carlos Castillo Peraza –mentor, amigo de Cal-
derón y el artífice de la transición que lo llevó al poder – le había
escrito el 31 de octubre de 1997, después de su ruptura, cuando
Calderón asumió la Secretaría General de su partido, y que la re-
vista Proceso publicó. En ella le reprochaba su desconfianza que
lo impulsaba a querer controlar todo y a regañar a todos, como si
fuera depositario de una verdad de la que sólo él tenía las claves.
Pensó que por eso se rodeaba, con excepción de Roberto Gil
Zuarth y de Juan Camilo Mouriño, que había muerto y lo dejó
solo, de gente menor que él, de un personal bovino y arribista, o
de ese hombre torvo en el que depositó la seguridad pública del
país, ese vestigio del pasado que había cambiado el garrote por
el rifle automático y la desnudez de su pelambre por un traje y
que era difícil de filiar.
–No voy a discutir la legitimidad de tu mandato, Felipe, que-
dará como una incógnita en la historia –respondió Sicilia de
manera pausada, como si continuara leyendo un poema cuyo
pasaje le exigía cierto énfasis –. Tú mismo te negaste al recuen-
to de los votos que, al final, fueron incinerados. Simplemente

señalo un síntoma que no quieres atender ni entender. Pero ya que hablas del ejército, Felipe, ¿sabes lo que está haciendo allá afuera? ¿Recuerdas, supongo que sí, al muchacho que el ejército encontró encajuelado y que decía ser uno de los asesinos de mi hijo y de sus amigos? Pues bien, intimidado por los criminales que lo golpearon y

metieron en la cajuela de un coche, y por el propio ejército, seña-

ló la supuesta casa de seguridad donde los habían asesinado. Sin

preguntar, el ejército entró rompiendo vidrios, puertas y catean-

do la casa. ¿Sabes a quién pertenecía? A un cardiólogo. Afortu-

¿Sabes a quién pertenecía? A un cardiólogo. Afortu- –Son excepciones lamentables, pero excepciones. Más allá

–Son excepciones lamentables, pero excepciones. Más allá de ellas, el crimen, que los gobiernos anteriores dejaron que pro- liferara, nos estaba dañando y yo decidí combatirlo, yo decidí ha- cerle frente con todo lo que tengo y no voy a dar marcha atrás. Nadie me ha dado una mejor alternativa. –Aquí no hay excepciones, Felipe. Ni yo, ni mi hijo ni mi fa- milia ni nadie somos excepciones. Aquí hay muertos, desapare- cidos, vidas irremplazables y truncas; familias destrozadas. Las razones, además, se te han dado. Lo que sucede es que no quie- res oír. Pero vamos a venir el domingo a recordártelas. Es todo lo que quería decirte –remató Sicilia levantándose con la misma calma con la que había hablado –. Era importante que nos cono- ciéramos y saber que no somos demonios. El presidente se levantó también. Cuando llegaron a la puerta, el hombre de su pesadilla se detuvo y lo miró. Sicilia no sentía rencor aun cuando, en medio de la perorata de Calderón, éste no había teni- do una sola frase de compasión para su hijo y su sufrimiento. –¿Sabes, Felipe? Te traía un regalo: un par de libros que la- mentablemente olvidé. Ya te los haré llegar. Pero antes de despe- dirnos quiero darte algo mejor –se llevó las manos al cuello y se quitó la medalla –. Me la regaló mi madre. La he llevado conmi- go muchos años. Quiero que tú la lleves como la he llevado yo. Por primera vez, durante toda aquella conversación, el presi- dente se sintió vulnerado. El gesto inesperado, ajeno a cualquier táctica política –en el sentido en que él entendía la política, una lucha por el poder –, lo desarmaba. Sin saber qué hacer dio un paso hacia atrás. –No me la des. –¿Me vas a ofender de nuevo, Felipe? –dijo el hombre de su pesadilla con la medalla en la mano. Calderón sintió por un momento que algo se quebraba den- tro de sí y que al fin se tocaban como dos hombres, como dos seres humanos en el misterio de la compasión y la humildad. –Dámela –dijo, e inclinó la cabeza para recibirla –. Algún día –continuó mirándolo conmovido – voy a devolvértela. –Devuélvemela cuando el país esté en paz y haya encontra- do justicia. Sicilia dio media vuelta y se dirigió a la puerta. Calderón no se movió.

do justicia. Sicilia dio media vuelta y se dirigió a la puerta. Calderón no se movió.

36 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

do justicia. Sicilia dio media vuelta y se dirigió a la puerta. Calderón no se movió.

Hugo Cruz

Hugo Cruz La crisis actual, peor que las del 68, el 88 y el 94 ARTURO
Hugo Cruz La crisis actual, peor que las del 68, el 88 y el 94 ARTURO
Hugo Cruz La crisis actual, peor que las del 68, el 88 y el 94 ARTURO

La crisis actual,

peor que las del 68, el 88 y el 94

ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA

México vive una catarata de crisis: la corrupción ha alcan- zado índices desaforados, la guerra contra el narco pudrió amplias zonas del tejido social y los problemas vinculados con la migración no hallan soluciones, afirma el antropó- logo Claudio Lomnitz. Autor de La nación desdibujada –li- bro que comenzó a circular en estos días–, el académico considera que dicho cúmulo de dificultades detonaron también una “revuelta moral” que exige cambios con una fuerza que hace mucho no se veía.

explica que esta crisis no se trata sólo de la corrupción, sino de la cooptación legal, por ejemplo aquella que tiene que ver con los elevados salarios de los servidores pú- blicos y otras conductas que, si bien no son robos, abonan al hartazgo. “En cuanto a corrupción hay una re- vuelta moral clarísima. De hecho, me lla-

ma la atención que con estos temas de los gobernadores Padrés y Duarte está cla- ro que los mismos partidos no están ani- mándose a cobijar a sus exgobernadores y eso es bastante nuevo”, dice. “En México, en este momento, hay un verdadero hartazgo, falta de simpatía y paciencia hacia la corrupción de un modo

P ara el antropólogo Claudio Lomnitz, México experimen- ta una desarticulación de lo nacional, un desdibujamien- to. Pero también una revuel- ta moral como no se ha visto

en la historia reciente del país, caracteri-

zada por un reclamo de representación y de justicia. Esas ideas se exponen su más recien- te libro, La nación desdibujada (Malpaso Ediciones. 2016), en el que Lomnitz reúne sus reflexiones, análisis y algunos estu- dios sobre México, país en el que el chi- leno vivió, tuvo su formación profesional y al que ha dedicado numerosos trabajos. Doctor en antropología por la Univer- sidad de Stanford y actualmente maestro en la Universidad de Columbia en la Ciu- dad de Nueva York, Lomnitz afirma que hay una crisis de representación, y ésta pasa necesariamente por la corrupción. En entrevista a propósito de su libro,

38 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

y ésta pasa necesariamente por la corrupción. En entrevista a propósito de su libro, 38 2086
LIBROS Templarios –nombre to- mado de los guardianes de la religión y por lo tan-

LIBROS

Templarios –nombre to- mado de los guardianes de la religión y por lo tan- to asociado a la familia y la comunidad en el muy católico Michoacán–, hasta que el nuevo grupo también se vuelve preda- dor. Y esto también po- dría pasar, anticipa, con las autodefensas. El vacío del Estado – arguye Lomnitz en la entrevista– ha sido am- pliamente abordado, pero la crisis de fami- lia está menos tratada porque el problema se ha desarrollado durante largo tiempo: desplazamientos laborales, principalmente la migración a Estados Unidos. Respecto de este fenómeno, identifi- ca una ambivalencia: se suele lamentar la partida de los migrantes pero al mismo tiempo se celebra la importancia econó- mica de las remesas. En el fondo, la mi- gración provoca un estrés sobre la familia que se queda. Los problemas vinculados a este éxo- do son la reintegración de las familias; fragmentaciones comunitarias, y ya con la “guerra del narco”, dificultad para que los desplazados regresen a sus comuni- dades, y aumento de asesinatos, secues- tros y extorsión a quienes regresan. “No es casual que líderes de autode- fensas sean migrantes que volvieron”, dice. En su ensayo, Lomnitz insiste en el tradicionalismo católico de la entidad (sólo 4% es protestante) y la vida “social- mente compacta” de los michoacanos:

y la vida “social- mente compacta” de los michoacanos: más intenso de lo que recuerdo. Es
y la vida “social- mente compacta” de los michoacanos: más intenso de lo que recuerdo. Es
y la vida “social- mente compacta” de los michoacanos: más intenso de lo que recuerdo. Es

más intenso de lo que recuerdo. Es pareci-

do a lo que pasa en Argentina, Brasil, Perú. “Hay algo que está pasando a esca- la internacional. No sé si está relaciona- do con el desfase (clase política-sociedad)

o con la transformación en la comunica-

ción (las redes sociales), pero hay un pro-

ceso de vigilancia y publicidad nuevo que quizá está permitiendo que se discutan prácticas que eran antes más fáciles de mantener como secreto a voces, rumor pero no discusión directa.”

El fuego de Ayotzinapa

Para Lomnitz, ningún hecho expone me- jor la crisis de representación que la desa- parición de los normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014, pues a su parecer se convirtió en el punto nodal del movi- miento social más importante desde que empezó la guerra contra el narco en 2006.

con el que se eluden las responsabilidades.” Y concluye:

“No parece imposible que un movimiento de bases amplias por la re- novación política y mo- ral pudiera cimbrar las estructuras del poder en México.”

Crisis de Estado, crisis de familia

La palabra crisis –de la familia, del Estado y de representación– es recurrente en los en- sayos del libro. El primero es Michoacán:

fantasía de la familia, fantasía del Estado. Michoacán, un estado tradicionalista y, al mismo tiempo,
fantasía de la familia, fantasía del Estado.
Michoacán, un estado tradicionalista
y, al mismo tiempo, transnacional, tiene
a su parecer una crisis de representación
clara que entre sus numerosos factores
involucra a las estrategias de crimina-
lización promovidas por gobiernos mu-
nicipales, la intimidación, –primero de
periodistas y luego de alcaldías y gobier-
no estatal–, además de la militarización y
la dificultad de conseguir justicia.
En resumen, Lomnitz plantea un arco
histórico: Michoacán fue invadido por Los
Zetas en alianza con figuras locales que
luego decidieron sacarlos. La tensión se
genera entre el grupo de La Familia Mi-
choacana –que reivindica a la comunidad
como ideología–, frente a la lógica militar
de Los Zetas. Es decir, el enfrentamiento
entre dos modelos de organizar el territo-
rio ante la ausencia del Estado.
Un segundo momento es cuando La
Familia Michoacana ocupa el lugar pre-
dador de Los Zetas, y son Los Caballeros
El
autor. Profundidad
Miguel Dimayuga

“Hay una clase política y un aparato político que no reflejan la situación de los ciudadanos. Hay un desfase entre la retó- rica de los políticos y las costumbres del gobierno, las cosas que están acostum- brados a hacer sin estar atentos al di- namismo de la sociedad que se supone representan”, apunta. En el ensayo dedicado a la crisis de re- presentación con el paradigma de Ayo- tzinapa, hace un recuento breve pero ilustrativo sobre la gestación de dicha

crisis:

“En dos décadas México pasó por una transición demográfica que lo acercó al crecimiento cero, por una agudo declive

de su campesinado, por un amplio creci- miento del sector manufacturero, por un acelerado desarrollo de nuevos centros urbanos, por un conjunto de cambios en ocasiones radicales de los roles de género

y

las relaciones familiares, por enormes

“La historia local ocurre ahora en gran parte en Estados Unidos: 40% de los mi- choacanos vive allá. (…) A decir verdad, la profunda conexión de Michoacán con Estados Unidos es una de las razones por las que el estado ha sufrido tan hon- damente las consecuencias de la actual guerra contra el narco.” En la entrevista advierte:

migraciones a Estados Unidos, por una re-

belión indígena y por una guerra contra el narco dramáticamente letal.” La desconexión de la política respec- to de la sociedad también se reflejó en una división de la sociedad. Sin embar- go, la tragedia de Iguala reunió una gran muestra de la sociedad mexicana, al gra- do de que Lomnitz considera que la crisis actual es más profunda que las de 1968, 1988 y 1994. Con la claridad de que sólo mediante

“Me parece que la guerra del narco tiene que ver con estructuras familiares que no conocemos bien. Hay mucho tra- bajo que hacer para entender cómo es- tamos enfrentando la transformación económica del país a nivel familiar.” No obstante, Lomnitz se muestra op- timista y vuelve sobre las condiciones de la revuelta moral, al observar que exis- ten movimientos sociales cada vez más grandes en el país que encuentran cos- toso no hacer nada “porque durante mu- cho tiempo fue fácil no hacer nada”. En la raíz de esas movilizaciones –apunta– es- tarán el reclamo por la representación y la justicia.

la presión el poder reacciona, y de que la

indignación social se construyó durante largo tiempo, el antropólogo expone en su ensayo:

“El ánimo actual tiene un centro de atención: la justicia. Hoy existe una in- dignación generalizada sobre la falta de justicia en México, sobre la ligere- za con la que se sacrifican vidas, sobre la imprudencia con la que se des- pilfarran recursos, sobre el cinismo

vidas, sobre la imprudencia con la que se des- pilfarran recursos, sobre el cinismo 2086 /

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016 39

Denise Dresser

Días de derechos

D ías de transexuales asesinados. Días de homosexuales acosados. Días de feminicidios tolerados. Ante esa rea- lidad, se vuelve imperativo reflexionar sobre nuestro papel como ciudadanos, como hombres y mujeres, como padres, como madres. Estamos presenciando una revolución mexicana en favor de los de- rechos y una reacción conservadora con- tra ella. Lo que busca esta revolución es la inclusión de los excluidos, la igualdad para quienes nunca la han disfrutado. Para así ampliar y profundizar nuestra democracia detenida. Para proteger a las minorías de la voluntad –muchas veces antidemocrática– de las mayorías. Porque los derechos constitucionales y humanos deben ser inmunes a las restricciones de las mayorías. Lo que tantos activistas en las calles y en las cortes están buscando hacer es fortalecer nuestro derecho a la equidad y proteger nuestro derecho a ser diferentes. Derechos que la jerarquía de la Iglesia católica quisiera cercenar. Derechos que el Frente Nacional por la Familia quisie- ra someter a referéndum. Derechos que muchos hombres ni siquiera desean que las mujeres tengan. Derechos que le dan sentido a aquello que más valoramos, como escribe Michael Ignatieff en The Rights Revolution: dignidad, equidad, res- peto. Los derechos –como dice– no son sólo instrumentos de la ley; son expresio- nes de nuestra identidad como personas morales. De nuestro deseo de vivir en un mundo justo. Y este deseo es global. Va más allá del Estado de México, donde ser mujer es coexistir con la muerte. Va más allá de los lugares donde ser homosexual implica padecer el acoso permanente. Lo hemos visto en Polonia, en Argentina, en

Estados Unidos hoy. La lucha por con- seguir lo que hombres blancos muertos obtuvieron para sí mismos pero luego trataron de negar para quienes vinieron después: mujeres, africanos-americanos, lesbianas, gays. La historia enseña que la defensa de los derechos es algo que nunca termina.

Allí está la iniciativa del Frente Nacional por la Familia para prohibir el matrimo- nio igualitario. O la oleada de feminicidios que recorre México, como contraataque al empoderamiento de la mujer que ha traído consigo el siglo XXI y el derecho

a decidir. En alguna oficina, en cualquier

momento, hay alguien fraguando cómo negarle o arrebatarle un derecho a al- guien. En cualquier coyuntura puede sur- gir un Donald Trump o un Norberto Rivera

o un César Duarte. Un hombre o un mo-

vimiento que promueva la interferencia

gubernamental en las comunicaciones

privadas vía internet o teléfono celular. Que planee cómo criminalizar el aborto

a nivel estatal, aun en casos de incesto o

violación. Como recuerda Ignatieff, el pre- cio de la libertad es la vigilancia eterna. Y sí, la revolución por los derechos vuel- ve a las sociedades más difíciles de contro- lar, más confrontadas, más contenciosas. Pero la democracia no es un deporte de

espectadores, y quienes exigen derechos están en el ruedo, provocando el conflic- to para que nadie se quede afuera por su género, su raza, su preferencia sexual, su deseo o no de tener hijos. La comunidad LGBT y grupos organizados de mujeres están obligando al Estado a escuchar y a ampliar el sentido de la Constitución. Es- tán empujando a la sociedad mexicana a

ser más liberal, más secular, más inclinada

a respetar el derecho a decidir. Una tarea

difícil en una sociedad tan conservadora

y discriminatoria como la mexicana. Nos

han enseñado a pensar que somos un país incluyente, generoso y diverso cuando en- cuesta tras encuesta se demuestra que no es así. La intolerancia asoma su cabeza en

cada marcha, en cada tuit, en cada pancar-

ta homofóbica o antisemítica o misógina.

Durante demasiado tiempo los mexi- canos han tratado a sus connacionales en función de quiénes son y no en función de lo que dicen o piensan. Los han tratado como parte de un grupo o como encarna- ción de una identidad: mujer, gay, lesbia- na, discapacitado. La revolución por los

derechos implica ignorar esas diferencias

y tratar a individuos como miembros de la

raza humana, y no como miembros de una minoría. La Suprema Corte de Justicia lo ha entendido así y de allí derivan sus pos- turas sobre el aborto y el matrimonio igua- litario. Pero la ampliación de derechos no está escrita en piedra ni es una conquista permanente. Por ejemplo, el objetivo de mediano plazo del Frente Nacional por la Familia es cabildear para imponer un mi- nistro conservador en el máximo tribunal, cuando salga el ministro liberal José Ra- món Cossío, en 2018. La meta es moldear

a la Suprema Corte para que dé marcha

atrás a los derechos reconocidos. Lo que se avecina no va a ser agra- dable. El discurso del odio lanzado de un bando u otro. Debates sobre que es “nor- mal” o no. Vituperaciones como “femina- zis” aventadas a quienes simplemente creen que la mujer es un ser humano y debe ser tratado como tal. Individuos con- frontados contra grupos argumentando que la masa mayoritaria debe contar más que los derechos individuales. La lucha por los derechos hace aflorar conflictos

40 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

más que los derechos individuales. La lucha por los derechos hace aflorar conflictos 40 2086 /

ANÁLISIS

Naranjo 3 de 3
Naranjo
3 de 3
ANÁLISIS Naranjo 3 de 3 que los países tienen debajo de la piel, esos sentimientos primordiales

que los países tienen debajo de la piel, esos sentimientos primordiales que se- gregan y separan en vez de unir. Pero es una lucha necesaria, para llegar a enten- dimientos compartidos. La lucha por el matrimonio igualitario no debe ser vista

como una entre lo bueno y lo malo, lo co- rrecto y lo incorrecto, lo moral o lo inmo- ral, sino como una disputa por derechos en conflicto. Derechos que pueden ser consensuados para arribar a una visión compartida sobre qué tipo de país quere- mos ser. Un México incluyente y diverso

o

un México excluyente y dividido. Un

lugar que respeta a las mujeres en todos

los aspectos o un lugar que las mata. Una comunidad que valora aquello por lo cual pelearon nuestros antepasados liberales

o

gión pesa más que la ley. Quienes están tomando las calles hoy en defensa de derechos como el matrimo- nio igualitario o el fin del abuso sexual no están exigiendo que la Constitución los invente. Están pidiendo que la Constitución los reconozca, ya que preexisten a las leyes. Son derechos inalienables con los cuales los indi-

una comunidad sectaria donde la reli-

viduos nacen; ideas tan añejas pero tan relevantes como cuando fueron in- cluidas en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre en 1791. La función esencial de los derechos no es una tarea

abstracta: implica proteger a hombres y mujeres con todas sus diferencias inco- rregibles e irreducibles. Implica proteger

a

mismos, como los transexuales humilla- dos a golpes o las mujeres manoseadas en el Metro. Implica decir: “Esto debe pa- rar. Ahora”. Para que no haya ni una mujer menos ni una muerte más.

quienes no han podido protegerse a sí

que no haya ni una mujer menos ni una muerte más. quienes no han podido protegerse

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

41

Marta Lamas

El fascismo en la sociedad

H ace años una autora –o un

autor– cuyo nombre lamentablemen-

te no recuerdo acuñó el concepto de

“fascismo societal”. Con esa formula- ción aludía no a un régimen político, el tradicional de “fascismo” que surge en Europa en los años treinta y cuarenta del siglo pasado, sino a una expresión social. Ésta(e) intelectual señalaba que dicha forma de fascismo societal se despliega en este estadio salvaje del capitalismo que conocemos como “neoliberalismo” y, si no mal recuerdo, también planteaba cómo ciertas pro- puestas fascistas, aunque no se lleven

a

cabo, sirven para mantener aterrada

y

disciplinada a la población.

mantener aterrada y disciplinada a la población. o fascismo societal lo que muestran esas posiciones? Al

o fascismo societal lo que muestran esas

posiciones?

Al dar un vistazo a la actualidad mun- dial, sin ignorar la diversidad de las situa- ciones dependiendo de la región del mundo de que se trate, de los regímenes políticos y de la pertenencia a una determinada clase

social o categoría sexual, es posible observar

el aumento de violencias de toda índole. Y

también es posible ver las similitudes en las

respuestas sociales fascistas que ocurren,

y los miedos que provocan. Por ejemplo, el

antropólogo Marc Augé habla de “los nuevos miedos”, y señala que las violencias actua- les pueden repartirse en tres categorías: las violencias económicas y sociales; las violen- cias políticas (entre las que se incluyen el racismo y el terrorismo); y las violencias tec- nológicas y de la naturaleza, estas últimas desencadenadas por las anteriores. Esas tres formas de violencia engendran miedos es- pecíficos que se agregan y combinan entre sí. Augé dice que estos miedos se manifies- tan por “la obsesión que despierta el otro, en una confusión de todas las categorías de alteridad”, y también por el miedo al futuro. En México estamos comprobando “la obsesión que despiertan” esos seres “dife-

rentes” –las parejas homosexuales que desean casarse civilmente– que demandan un derecho igual al de los demás. Y la obsesión se vuelve miedo a la “desintegración” de la so- ciedad por el matrimonio igualita- rio, y está cobrando expresiones de fascismo societal. Algunas consig- nas de las pancartas de la marcha en “pro de la familia” muestran que estos grupos, que operan al margen del conocimiento sobre los derechos humanos, aprovechan el indudable proceso de desgarramiento social que estamos viviendo para tratar de retroceder democráticamente. Estos grupos “profamilia”, vinculados con una derecha retrógrada y unas igle- sias conservadoras, rechazan dere- chos sociales conquistados desde la democracia (divorcio, despenali- zación del aborto, matrimonio igua- litario) y alientan un discurso igno- rante y fanático, que poco a poco promueve la “fascistización” social. ¿Cómo contrarrestar esta si- tuación? ¿Cómo recuperar la soli- daridad social? Difícil decirlo, pero las propuestas que circulan van en el sen- tido de promover encuentros y generar espacios donde se reflexione y se deba- ta públicamente. Convertir los barrios, las escuelas, las plazas en territorios de comunicación e intercambio, de educa- ción y discusión pública. ¡Cómo añoro esos clubes que durante el Porfiriato re- unían a la gente a debatir sobre lo que estaba pasando en la sociedad y en la política! Los clubes liberales se organi- zaron con el objetivo de “velar por el cumplimiento de las leyes y hacer pací- fica propaganda liberal”, y se dedicaron a la tarea de educar políticamente al pueblo y a defender los principios po- líticos de la Reforma. ¡Cuánta falta nos hace que existan clubes similares hoy en día! Espacios cívicos donde informar sobre cómo se constituye la orientación sexual, donde educar sobre que todos somos seres humanos y deberíamos tener los mismos derechos humanos, donde se explique el artículo primero de nuestra Constitución y se den argu- mentos para convencer que es impres- cindible hacerlo valer.

Da la impresión que nuestro país vive un proceso de “fascistización” social y que la propuesta del senador Jorge Luis Preciado (PAN) de permitirle

las armas a la población es una expre- sión ominosa de ello. México ha te- nido un lento proceso civilizatorio de despistolización, que ha contribuido,

si bien todavía se queda corto, a frenar

reacciones violentas de ciudadanos machistas que le vaciaban su pistola a quien los amenazara u ofendiera. La pro- puesta de Preciado aparece ahora, ante las dificultades de los grupos del Estado

a cargo del control del delito, pero habría que interpretarla como un indicador más de la descomposición política que esta- mos viviendo y que augura el aumento del fascismo societal. También aparece con fuerza otra ex- presión social vinculada al proceso de

fascistización: la reacción de un sector de la sociedad ante el matrimonio igua- litario. Valdría la pena analizar la forma

y el fondo de los dichos de personas

actualizadas en técnicas de comunica- ción, tanto en internet como en Twitter,

con preparación universitaria, ligadas de algún modo a partidos políticos de cen- troderecha, a jerarquías eclesiásticas y a organizaciones ciudadanas: ¿qué implica su desfachatada oposición al matrimo- nio igualitario? Ante el proceso de igua- lación de derechos ciudadanos, que lle- va ya varias décadas y que ha inclinado

la balanza hacia el lado de los derechos

universales, o sea, derechos iguales para todos los seres humanos, ¿es ignorancia

42 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

universales, o sea, derechos iguales para todos los seres humanos, ¿es ignorancia 42 2086 / 23

ANÁLISIS

Javier Sicilia

Javier Duarte y las complicidades

L a salida de Javier Duarte del go- bierno de Veracruz es algo que desde hace años clamaba la sociedad. Sin embargo, nos preguntamos: ¿por qué hasta ahora? ¿Por qué a 48 días de terminar su manda- to? ¿Por qué tanta dilación en medio de la inmensa tragedia humanitaria que vive Veracruz y la ingobernabilidad que desde hace años lo azota? Las preguntas no sólo son legítimas; señalan a una clase política que duran- te más de cinco años protegió a Duarte, como continúa protegiendo a otros gober- nadores criminales –como Graco Ramírez

en Morelos– a pesar de las evidencias que pesaban sobre él casi desde el inicio de su administración. Apuntan también a una clase política muy lejana de la realidad del país y más interesada en administrar

y perpetuar el infierno en el que se ha con-

vertido la nación que en sacarlo de él, a

una clase política que no ha querido asu- mir que la extrema violencia que padece

México se debe a la complicidad de gober- nadores y funcionarios como Duarte con el crimen organizado, a una clase política cuya vocación dejó de ser la custodia de la seguridad, la justicia y la paz de un pueblo, para convertirse en gestora de los intere- ses más viles: los del dinero y el crimen. En este sentido habría que decir que si es justo que Duarte haya dejado la gu- bernatura y se le persiga judicialmente, es injusto y criminal que su salida haya llegado hasta ahora. Duarte no sólo de- bió haber salido del gobierno de Veracruz desde hace mucho; también, desde hace mucho, se le debió haber enjuiciado polí- ticamente y se debió haber creado un go- bierno de hombres y mujeres de alta mo- ralidad que pudieran salvar la vida social

y política de Veracruz. No haberlo hecho

permitió, en primer lugar, que cientos de

ciudadanos fueran asesinados y desapa- recidos durante su administración y que se cavaran cientos de fosas clandestinas

de las que está plagado Veracruz –¿cuán- tas de ellas, como sucede en Morelos, fue- ron hechas por la propia administración de Duarte?–. Permitió, en segundo lugar, los graves actos de corrupción por los que ahora se le acusa, 3 mil 300 millones de pesos desaparecidos a través de decenas de empresas fantasma, vínculos con el crimen organizado y uso de recursos ilí- citos. En tercer lugar, su extemporánea salida hace imposible un gobierno que pueda salvar del infierno a Veracruz: la salida de Duarte no resuelve las redes de corrupción y de complicidad con el cri- men organizado que su gobierno fortale- ció y que se remontan a la administración de Fidel Herrera, un gobernador impune y premiado con un consulado en Barcelona. En esas condiciones, Miguel Ángel Yunes

lo único que hará es lo mismo que Duarte

hizo cuando asumió el poder: administrar

y hacer más profundo el infierno para

desgracia de Veracruz y del país. La salida de Duarte, aunque justa y tardía, no resuelve, por desgracia, nada. Mientras a Duarte no se le atrape, se le juzgue y se le encarcele, además de por corrupción y asociación con el crimen organizado, por violaciones a derechos humanos y por haber llevado a Veracruz a un grado de criminalidad sin precedente; mientras no se enjuicie y se encarcele a todos aquellos funcionarios de su gobier- no y de la pasada administración (inclui- do Fidel Herrera), el destino de Veracruz será el mismo de Guerrero con la salida de Ángel Aguirre, el encarcelamiento de José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda, y con las administraciones de sus sucesivos gobernadores, desde el interi- nato de Salvador Rogelio Ortega hasta la jefatura de Héctor Astudillo: la continua- ción del horror. Lo que sucede en el país –y de lo cual es ejemplo el caso de Javier Duarte– muestra no sólo las profundas responsabilidades

que la clase política tiene con la violencia, las violaciones a los derechos humanos

y la criminalidad que nos azota. Muestra

también el poco interés que las autorida- des tienen en resolver la tragedia. Creer, como ha sido la ancestral política del priis- mo y de las partidocracias contaminadas por él, que sostener a gobernadores y altos funcionarios criminales para conservar el poder y, después, cuando dejaron de ser rentables, simular castigarlos, resuelve un problema que compromete el destino

entero de los seres humanos y de la vida social y política de la nación es pecar de imbecilidad, es creer que con una aspiri- na se erradica un cáncer virulento. Si en

el pasado funcionó, hoy en día es muestra

de la simulación criminal de nuestra cla- se política y de la necesidad que tiene el

país de una refundación nacional. Conti- nuar por la vía de las complicidades, de la simulación y de una justicia tardía y se- lectiva es llevar a México a una violencia

y a un horror más extremos que, con un

costo mayor e inimaginable de vidas, tar- daremos generaciones en recomponer. Es mantener a la justicia secuestrada. “Los

partidos políticos –dijo recientemente To - más Calvillo (sinembargo.mx, 12 de octu- bre)– están atrapados y su lógica se acota

al juego electoral. Si queremos que tenga

sentido su quehacer se necesita una gran

sacudida ciudadana, que evidencie el po- der de la energía social para convertirse en parteaguas de un periodo donde la confu- sión, el miedo y la desesperanza preten- den convertirse en dominantes.” Además opino que hay que respe- tar los Acuerdos de San Andrés, detener la guerra, liberar a José Manuel Mireles,

a sus autodefensas y a todos los presos

políticos, hacer justicia a las víctimas de

la violencia, juzgar a gobernadores y fun-

cionarios criminales, boicotear las elec-

ciones, devolverle su programa a Carmen Aristegui y abrir las fosas de Jojutla.

ANÁLISIS

 

Jesús Cantú

 

Peña y el PRI quieren recuperar Veracruz

 

E n estos momentos hay tres exgober- nadores prófugos de la justicia (Tomás Yarr- ington, de Tamaulipas; Guillermo Padrés, de Sonora; y Javier Duarte, de Veracruz); uno que está sujeto a proceso penal bajo prisión (Andrés Granier, de Tabasco); uno condena- do por un delito y sujeto a otros procesos pe- nales en libertad bajo caución (Luis Arman- do Reynoso, Aguascalientes), y, finalmente, otro sujeto a proceso penal en libertad (Ro- drigo Medina, Nuevo León). Nunca en la historia política del México moderno había habido tantos exgoberna- dores sujetos a procesos penales al mismo tiempo. Sin embargo, de los seis contra los que hay expedientes abiertos, únicamente uno lo hace encarcelado; dos más enfren-

tan en libertad la acción de la justicia, y los tres restantes decidieron huir de la misma justicia.

corrupción, incluso si esto implicaba tener que señalar a gobernantes emanados de sus filas. Para demostrar que dicho combate no se limitaba al discurso, sino que lo concretaba en los hechos, decidió que la Comisión de Justicia Partidaria de su partido le suspen-

diera los derechos partidistas a Duarte cuan- do la Procuraduría General de la República decidió iniciar averiguaciones previas por las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación y el Sistema de Administración Tributaria. Llamó la atención que su partido procediera en contra del todavía goberna- dor veracruzano y no lo hiciera en contra de otros en condiciones similares, como César Duarte (quien todavía gobernaba Chihua- hua) y el ya para entonces exgobernador de Quintana Roo Roberto Borge, quien por cier- to ni siquiera acudió a la ceremonia de cam- bio de gobierno y se encuentra desaparecido desde hace un mes. Finalmente, después de que se reunie- ra con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, Duarte solicitó licencia

nes priistas por retener la Presidencia de la República. Veracruz tiene 6.5% de los electores na-

cionales y, aunque el PRI no es el partido que más votos ha cosechado en las últimas tres elecciones presidenciales, en la de 2012 Veracruz le aportó 6.3% de los poco más de 19 millones de votos que recibió Peña Nieto (y 242 mil votos más que el Verde en todo el país). Además, de los siete estados que con- centran 49% de la lista nominal de electores nacional (Estado de México, Ciudad de Mé- xico, Jalisco, Veracruz, Puebla, Guanajuato y Nuevo León), el PRI únicamente es gobierno

en dos

pero en cinco se celebrarán eleccio-

nes a gobernador concurrentes con las pre- sidenciales de 2018. En cuatro de esas cinco, el PRI no gobierna. En este escenario, Peña y el PRI aplican una estrategia para aprovechar estos 40 días de gobierno interino de Ríos Alvarado: quie- ren enviar la señal de que el gobierno federal restablecerá la paz en la entidad, tanto en lo relativo a los índices delictivos como a las protestas sociales, y que entrará al rescate de las finanzas. Una vez que Miguel Ángel Yunes –quien fue postulado por la coalición PAN-PRD– tome posesión, previsiblemente le cerrarán la llave de los recursos federales para estrecharle todavía más sus ya de por sí limitados márgenes de maniobra en un gobierno de apenas dos años. El presidente, en un intento desesperado por mantener al PRI en Los Pinos después de 2018, optó por sacrificar a uno de los princi- pales financiadores de su campaña y nego- ciar con él su fuga. En realidad convenció a Duarte de que su única posibilidad de evadir la cárcel era ésa, pues de aferrarse al poder hasta el último día, las posibilidades de que el PRI gane en 2018 se reducen drástica- mente y su derrota era prácticamente una garantía de que lo someterían a la acción de la justicia. Peña no tenía nada firme que ofrecerle, pero si la estrategia resulta efectiva y el can- didato priista gana la Presidencia en 2018, se abre una nueva oportunidad de negociar una absolución por alguna vía.

A

pesar de la multiplicidad de casos, el

que ha acaparado la atención política y me- diática es el del veracruzano Javier Duarte. Además, ha sido manejado muy atípica- mente: primero le colocan a un candidato

a

su cargo, supuestamente para defender su

priista a gobernador abiertamente enfren- tado con él; después, durante las precam- pañas, todo indicaba que los priistas sacrifi-

carían a Javier Duarte y lo obligarían a pedir licencia, y el entonces presidente del Comi- té Ejecutivo Nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, lo llamó a rendir cuentas. Sin embargo, a mediados de febrero ese partido cambió la estrategia y decidió sostenerlo, aparentemente por instrucciones directas del presidente Enrique Peña Nieto.

nombre y enfrentar las acusaciones que le hacían. Y, una vez que se concretó la desig- nación de Flavino Ríos Alvarado como man- datario interino, se multiplicaron los apoyos federales a Veracruz: Osorio Chong anunció que la Marina asumiría directamente el mando de la seguridad en el sur del esta- do, añeja demanda de los veracruzanos; el conflicto magisterial que ya amenazaba con paralizar varias ciudades entró en un impas-

primer domingo de junio de este año

vino la debacle priista en las elecciones para gobernador en 12 estados. El PRI per- dió en siete de ellas, es decir, se quedó con cuatro menos de las que tenía hasta ese momento. De inmediato, los militantes de esa agrupación culparon de la derrota a los malos gobiernos de varias de esas entidades, particularmente en Veracruz, Chihuahua, Tamaulipas y Quintana Roo. Adicionalmente, desde su toma de pose- sión, el nuevo dirigente nacional priista, Enrique Ochoa Reza, centró su discurso de renovación partidista en el combate a la

El

se también gracias a la gestión del gobierno federal; y, finalmente, todo indica que la fe- deración acudirá al rescate financiero de la entidad y otorgará un “apoyo” extraordina- rio de 11 mil millones de pesos, equivalente

al

pasivo revolvente, es decir, las cuentas por

pagar. La única explicación lógica a tanto cam- bio de señal y el atípico comportamiento del priismo tiene que ver con dos hechos concurrentes: Veracruz tendrá elecciones de gobernador nuevamente en 2018, que coincidirán con la elección presidencial; y la importancia de la entidad en las aspiracio-

44 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

con la elección presidencial; y la importancia de la entidad en las aspiracio- 44 2086 /

Ernesto Villanueva

Errores concertados en el caso Duarte

L a agenda de la semana ha teni- do como uno de sus protagonistas al go- bernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte, quien tiene en su haber el premio mayor al ejercicio de la corrupción como práctica recurrente. No digo en modo algu- no que no había –que no hay– otros casos de corrupción a lo largo y a lo ancho del país. El mérito, si así se le puede decir, de Javier Duarte es haber roto los umbrales de tolerancia no sólo de los ciudadanos, sino de los practicantes de la corrupción más afectos a la expoliación de los recursos pú- blicos vía contratos amañados, concesio- nes discrecionales, moches y demás. Javier Duarte no sólo hizo, sino que escaló los ni- veles de descomposición del Estado donde se borraron las líneas –al menos las forma- les– del papel del Estado como garante de la seguridad y la convivencia social. En Veracruz sucedió un primer experi- mento que llegó a sus últimas consecuen- cias: la presumible simbiosis entre el cri- men organizado y gran parte del gobierno del estado de Veracruz. Ya en Michoacán, con Fausto Vallejo, se habían visto rela- ciones indebidas con cárteles del crimen. Asimismo, en Chihuahua hay datos pre- suncionales de la misma conducta con el exgobernador César Duarte. En Quintana Roo el exgobernador Roberto Borge suplió el papel del crimen organizado y operó una parte de estas actividades delictivas, como el despojo de bienes inmuebles re- vestido de las formalidades legales. Pero Duarte se lleva aquí la medalla de oro porque existen indicios claros de que hubo una fusión con grupos del crimen

organizado para delinquir. En diversos municipios hay registros de secuestros, extorsiones, homicidios, tiros de gracia a la opinión crítica, que fueron sólo algunas de las expresiones más desafortunadas de este impresentable personaje. No había duda, pues, de que alguien con esas características era insostenible incluso para un gobierno como el de En- rique Peña Nieto, quien ha hecho de la corrupción su principal bandera de go- bierno. El alumno salió mucho más aven- tajado que el maestro. Por esa razón esa reserva tradicional del PRI votó por otra opción también poco presentable, el go- bernador electo Miguel Ángel Yunes Li- nares, quien no es, en forma alguna, un ejemplo de ética pública. Lo cierto empero es que Yunes Linares –quien conoce al monstruo en sus entra- ñas– advirtió oportunamente lo que su- cedía en Veracruz. Hoy hay una supuesta búsqueda de Javier Duarte. El principio del fin del gobernador con licencia tuvo lugar en una suma de even- tos desafortunados. ¿Por casualidad, por ignorancia o por colusión o por las tres cosas juntas? Duarte solicitó licencia al Congreso del Estado para “limpiar su nombre”. Aquí empezó un viacrucis jurídico. Si tan in- teresado estaba en “limpiar su nombre”, hubiese presentado su renuncia al cargo, la cual está prevista en el artículo 44 de la Constitución de Veracruz, que a la letra dice: “El cargo de Gobernador del Estado sólo es renunciable por causa grave, que calificará el Congreso del Estado”. No lo

hizo, ni tampoco los legisladores explo- raron esa hipótesis. Hay una diferencia sustantiva entre la licencia y la renuncia. En el caso de la renuncia no hay duda de que el gobernador que ha renunciado pierde su fuero constitucional, es decir la inmunidad procesal para ser juzgado. En el caso de la licencia me parece que no se pierde en automático el fuero. Consi- dero que lo sigue conservando en tanto sigue siendo gobernador. En todo caso, la orden de aprehensión solicitada por la Procuraduría General de la República sería el primer elemento para requerir al Congreso veracruzano el retiro del fuero constitucional, siguiendo un proceso que, por muy rápido que sea, toma su tiempo. Un legislador federal y la PGR han in- terpretado la constitución veracruzana y han concluido que no tiene fuero. Es su opinión. Resulta sin embargo que esa inter- pretación no forma parte de sus atribucio- nes constitucionales. Lo que opine o no el legislador o la PGR es irrelevante jurídica- mente hablando. Sólo el Poder Judicial de la Federación puede interpretar si tiene o no fuero Javier Duarte, independientemente de que esa inmunidad se haya convertido hoy en impunidad. Para tal efecto, una vía es la demanda de amparo, que seguramente ha conse- guido ya Javier Duarte para evitar ser san- cionado. Otro camino sería la solicitud de una opinión consultiva del Presidente de la República a la Suprema Corte de Jus- ticia de la Nación para que se pronuncie sobre el tema. Si no hay ninguna de las dos cosas, el señor Duarte sigue teniendo

46 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

sobre el tema. Si no hay ninguna de las dos cosas, el señor Duarte sigue teniendo

Héctor Tajonar

ANÁLISIS

Proteccionismo e ineptitud

fuero constitucional como escudo para para no ser procesado. ¿Por qué no se acordó con el Congreso local retirar el fuero constitucional a Javier Duarte? ¿Por qué ahora con opiniones sin fuerza legal se dice, para consumo públi- co, que Duarte no tiene fuero aunque sí lo tenga? Tengo la convicción de que todo este entramado digno del mundo al revés fue una estrategia para facilitar que el gobernador con licencia permanezca en libertad a pesar del cúmulo de presuntos delitos que se le podrían fincar. Me parece una grave irresponsabilidad del gobierno federal lo que se ha hecho en este caso que transita por dos senderos: a) En la vertiente de los medios, y para calmar la protesta social, la PGR dice que está inves- tigando dónde se encuentra Javier Duarte para detenerlo, porque a su parecer no tie- ne fuero o inmunidad alguna, y b) la estra- tagema legal que hizo transitar la “licencia” como una salida política, dejando intacto el fuero constitucional de Duarte como una especie de seguro para él, por si la PGR no cumplía el hipotético trato que hubiera teni- do con el mandatario veracruzano. Al final del día, las cosas están en el peor escenario posible para regenerar los tejidos sociales rotos por el gobierno de Javier Duarte. Se trata, en suma, de una si- mulación más, que busca ofender la inte- ligencia de los mexicanos aprovechando el desconocimiento legal de la mayor par- te de los ciudadanos para salir del paso.

@evillanuevamx

ernestovillanueva@hushmail.com

E l resultado de las elecciones pre- sidenciales en Estados Unidos representa un serio riesgo para México, sobre todo en el improbable –no imposible– caso de que ganara Donald Trump, quien ha cul- pado a nuestro país de “haber robado em- pleos a los trabajadores estadunidenses”, además de haber exportado “violadores y criminales”. La sola posibilidad de su victoria ha tenido efectos adversos en el tipo de cambio del peso frente al dólar, que podrían agravarse. ¿Qué ha hecho al respecto el gobierno de Enrique Peña Nieto? De acuerdo con el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, la amenaza del demagogo republicano de imponer un arancel de 35% a las importa- ciones mexicanas provocaría un huracán financiero. Además, desechar el Tratado de Libre Comercio causaría un descenso de 5% en el Producto Interno Bruto nacio- nal. Conforme a un estudio del Peterson Institute de Washington, las medidas pro- teccionistas de Trump también tendrían efectos nocivos para Estados Unidos al desatar una guerra comercial que ocasio- naría una recesión y la pérdida de 4.8 mi- llones de empleos estadunidenses para 2019 (The Economist 15/X/16). Desde la creación del TLC en 1994, se ha multiplicado por seis el comercio bilateral. Estados Unidos es el principal mercado de exportación para México, y nuestro país es el segundo importador de productos estadunidenses. En 2015, las

exportaciones norteamericanas a Méxi- co sumaron 236 mil millones de dólares. Además, los dos países fabrican juntos muchos productos para el mercado inter- nacional con insumos hechos en ambos lados de la frontera, lo cual genera un sis- tema regional altamente competitivo. El Instituto México del Wilson Center, con sede en Washington, ha realizado una investigación llamada Creciendo jun- tos: Los vínculos económicos entre los Estados Unidos y México, que ofrece amplia eviden- cia acerca del mutuo beneficio económico y laboral derivado de la relación bilateral (Andrew Selee, El Universal 15/X16). Trump miente. El estudio realizado por Christopher Wilson y Duncan Wood demuestra que la relación económica con México tiene beneficios concretos para Estados Unidos: Fortalece la competitivi- dad de empresas norteamericanas, crea empleos en la Unión Americana y genera ahorros para las familias de clase media, allende el Bravo. En 2011, las industrias mexicanas consumieron 140 mil millo- nes de dólares en productos intermedios estadunidenses y las industrias nortea- mericanas pagaron 111 mil millones de dólares en insumos mexicanos. Cerca de 5 millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio con México. El provecho es mutuo. Estados Unidos está en un proceso de transformación económica y los tra- bajadores de clase media han tenido que enfrentar dos décadas difíciles. Si bien el

tra- bajadores de clase media han tenido que enfrentar dos décadas difíciles. Si bien el 2086

2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

47

ingreso de las familias promedio del país vecino creció el año pasado, sigue siendo inferior al de 2007 –antes de la recesión– y al de 1999. El sector manufacturero ha sufrido un decremento de 27% en el em- pleo desde 2000. Sin embargo, 87%, de la reducción laboral de manufacturas en la Unión Americana se debió a la mecani- zación de las industrias, que provocó un aumento en la productividad. Sólo 13% de los empleos perdidos se originó por el comercio y el traslado de fábricas a otros países. Además, la compra de bienes más ba- ratos producidos en México implica un ahorro importante para los consumidores estadunidenses. Los investigadores del Wilson Center dan el siguiente ejemplo:

“Cuando una familia estadunidense aho- rra 100 dólares al comprar una lavadora hecha en México y con ese dinero va al cine, el comercio bilateral ayuda a man- tener los empleos del vendedor de bole- tos, del gerente del cine e incluso quizá de Brad Pitt”. Adicionalmente, la inversión extra- jera directa procedente de México se ha casi duplicado desde 2007, y las empresas mexicanas ubicadas en Estados Unidos crean más de 127 mil empleos en la Unión Americana. La investigación del Wilson Center concluye: Más que competidores, los Es- tados Unidos y México son socios. A pe- sar de los problemas y la complejidad de la relación bilateral, los vínculos entre las dos naciones son sólidos y profun- dos: desde las cadenas de suministro y distribución a través de la frontera, has- ta la migración y la cooperación para combatir actos terroristas. Millones de trabajadores estadunidenses se benefi- cian ya de la relación bilateral y con una adecuada estrategia de los tomadores de decisiones en ambos lados de la fronte-

ra, esos beneficios podrían extenderse a millones más. “Hoy más que nunca, los Estados Unidos y México dependen el uno del otro para su bienestar y compe- titividad. O naufragamos o navegamos juntos en la economía mundial”, afirma el estudio. Al leer la investigación del Wilson Center se hace aún más evidente la inep- titud y cortedad de miras del gobierno de Peña Nieto en su relación con Estados Unidos. ¿No se conocía la información contenida en dicho análisis? Resulta ver- gonzoso que no se haya reaccionado con prontitud e inteligencia para rebatir con argumentos sólidos las diatribas del me- galómano fascistoide, en lugar de la opro- biosa invitación a México para darle un trato servil, causa de ridículo mundial e indignación local Peor aún, se carece de una estrategia seria de política exterior, particularmente en la relación con nuestro vecino y prin- cipal socio comercial. El largo descuido de la embajada en Washington (previo a la reciente designación del embajador Car- los Sada), así como el irresponsable nom- bramiento de José Carreño King como subsecretario para América del Norte, son errores que han dañado gravemente la re- lación bilateral. La importancia de la comunidad mexicano-estadunidense tampoco ha sido valorada por el gobierno federal. No se le entiende. Por tanto, se ha desa- provechado el inmenso potencial de la diáspora mexicana en beneficio del país. Sólo se estira la mano para que ingresen las remesas que el año pasado sumaron 25 mil millones de dólares, superando los ingresos por concepto de exportación de petróleo. Los trabajadores emigran en busca de oportunidades que su país les niega. Peor que Trump es la cleptocracia que toleramos.

E n la oscuridad, Dylan es-

cucha los pájaros noctur-

nos llamándolo, cree oír

el resuello de un amante.

Duerme en la cocina con los pies en el pasillo y piensa, con Henry Timrod, que dormir es como una muerte temporal. El teléfono sue- na a lo lejos. ¿Qué horas son en Suecia? Piensa en Henry Timrod, el poeta del Ejército Confederado, con su enorme bigote cayéndole hasta el mentón. Acostado, con los pies en el pasillo por el que caminan los niños blancos de la plantación pero que ningún esclavo conoce. Tiene tuberculosis y no logra ser soldado en esa guerra civil. Sólo puede ser su poeta: “Oda cantada en ocasión del decorado de las tumbas de los confederados ente- rrados en el Cementerio de Magno- lia, Charleston, Carolina de Norte,

1866”. Cuando ser poeta era, tam- bién, una forma del combate: “Hay una sabiduría que crece mientras se pelea”. Cuando ser poeta era, de nuevo, hablar de la propia neblina

esperanzada:

“Una ronda de horas preciosas Aquí, en el mediodía del verano, en el que me esforcé con una lógica

más frágil que las flores.”

Cómo leyó periódicos viejos

“hasta que me reventaba la cabeza

y dejar todo eso, la guerra y a sus

poetas, los cadáveres y los muer- tos, en una parte inaccesible de la memoria”. Después, pasar las pá- ginas de las partituras del Tin Pan Alley –”sartenazos”, le llamaban a esa música que aporreaba los pia- nos, usándolos como instrumen- tos de percusión–, entre la Quinta

y la Sexta de la 28 Oeste, en Man-

hattan, y encontrar el gospel “No

more auction block”, la protesta

48 2086 / 23 DE OCTUBRE DE 2016

28 Oeste, en Man- hattan, y encontrar el gospel “No more auction block”, la protesta 48

Dylan recibe la Belisario

FABRIZIO MEJÍA MADRID

TIEMPO FUERA

recibe la Belisario FABRIZIO MEJÍA MADRID TIEMPO FUERA el lenguaje siempre quiere decir al menos dos
recibe la Belisario FABRIZIO MEJÍA MADRID TIEMPO FUERA el lenguaje siempre quiere decir al menos dos

el lenguaje siempre quiere decir al menos dos cosas, a veces es una medicina mez- clada en un sótano mientras se piensa en el gobierno y sus mangueras antimoti- nes, pero también en que ya no se puede bombear el agua porque los vándalos se robaron las manijas (Blues de la nostalgia subterránea). La luz del teléfono parpadea. Alguien ha dejado un recado de voz. Lo escucha con el altavoz mientras se rasca la entrepierna. –Hablamos desde México –dice en un inglés chapoteado– y queremos que nos ayude a juzgar quién debe obtener este año la medalla Belisario Domínguez, que es una distinción del Senado mexicano

contra las subastas de esclavos que se convirtió en “Blowing in the wind”. Las canciones hechas por todos y por nadie, por los hoy casi desconocidos Harold Arlen, Johnny Mercer, Hoagy Carmichael, y también por los coros de los negros siempre anónimos en

las iglesias del sur, en los Apalaches, alterando las voces educadas de Sina- tra y Ella con los peñascos del blues, con las subidas sin aliento a los trenes de carga, los demasiados cigarros, los gritos contra Vietnam y la segregación racial de Jim Crowe. Vuelve a replicar

el teléfono. ¿Qué horas son en Suecia?

“No soy tan cool o indulgente como puedo sonar. Lágrimas o no, es dema-

siado pedir”, advierte el mafioso de la yakuza de Junichi Saga, pero también

lo dice él, de igual forma en que “Ser o

no ser” se goteó en la canción de amor

del profesor Prufrock: “No soy el prín- cipe Hamlet, no estaba llamado a ser”. Es demasiado pedir. Tratar de no ser a partir de ser muchos otros: tro- vador y eléctrico, antropólogo musical

e innovador, político y ensimismado, amante y ladrón. Bob Dylan nunca

existió aunque tenga de base a Robert Zimmerman. ¿Qué es Minnesota y qué horas son allá? Los poemas de Dylan Thomas son “para quienes no están satisfechos en la cama” pero, luego, es quien le da el nombre, “porque la

D es más fuerte que la A”. Los segundos

nombres son estorbosos. ¿Quién se llama

Allen o Allyn? Suena el teléfono. Se levan- ta en calzones y calcetines y escucha en

el pasillo. No hay un ruido más autoritario

que el del teléfono. Él te impone que lo contestes, aun antes de que sepas quién llama. ¿Y quién podría ser si, realmente, no estamos llamados a ser?

Enciende una luz, no la del juglar –que es una vela y ponerse sandalias– y afue- ra las hojas de los árboles se mueven con

el viento: “No necesitas a un hombre del

clima para saber hacia dónde sopla”. Y es la chica del clímax o la guerrilla ambien- talista. Las alusiones son interminables,

creada para conmemorar a un legis-

lador al que le cortaron la lengua des- pués de criticar un golpe de Estado. –Esos mexicanos siempre tan lite- rales –habla consigo mismo. –Se otorga para premiar a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia

y su virtud en grado eminente, como

servidores de nuestra patria o de la humanidad. –Podría probar ser mexicano. Como en El tesoro de Sierra Madre. Un bandido sudoroso, con una valentía taimada. –Confiamos en un poeta, cantan- te, como usted, para que nos dé su opinión. –Dénselo a Dylan –piensa– o a un “compromiso incansable por México, un ejemplo inspirador para todos, en espe- cial para los jóvenes, en quienes ha de- positado gran parte de sus esperanzas

en el porvenir y los ha exhortado siem- pre a que amen, que amen entrañable- mente a esta tierra, a nuestras tradicio- nes, a nuestros valores, y que luchen con todo su talento y pasión, para que México sea una nación próspera” (del dictamen del año pasado al empresa- rio de minas Alberto Bailleres, segundo hombre más acaudalado de México). O a un gasolinero. O a un prestanombres. O

a un suicida. O a alguien que de verdad

haya estado destinado a ser. No a alguien que fuera, así, en presente perpetuo, adic- to del escenario o de su casa, con chicas en jaulas o en jardines, todos y por partes, an- gustiado porque no podemos escapar ya a la trampa de ser. It ain’t me, babe. Mira por la ventana. Para “ruiseñor” hay dos palabras: nightingale y mocking- bird. El pájaro nocturno y el que se burla. Juglar, baila al son del ruiseñor que vuela alto. Bufón, baila con la tonada del pájaro burlón. Suena el teléfono. ¿Qué horas se- rán en Suecia? La luna es lo único que permanece, como una piedra que gira y, con frecuen- cia, ni eso.

AP photo / Bram Janssen

El conflictivo mosaico de fuerzas –algunas de ellas enemistadas entre sí– dispuestas a sumarse a la gran alianza para derrotar al movimiento yijhadista en Irak conlleva el riesgo de agudizar el conflicto re- gional. Turquía está incluso actuando por su cuenta al incursionar ya en Irak sin el consentimiento de Bagdad y en abierto desafío a Washington. Millones de personas buscarán refugio a raíz de la ofensiva Decenas de miles podrían morir.

TÉMORIS GRECKO

L a propaganda iraquí e interna- cional lo presenta como el ini- cio de un momento de gloria: el de la derrota en Irak, que debe- ría ser seguida muy pronto en Siria, de la organización Estado

Islámico, el enemigo de todos que creció como trueno, el que amenazaba con im- ponerle a la región el yugo medieval de las cimitarras y las ejecuciones tan creati- vas como brutales. Unos 45 mil hombres en armas, perte- necientes a facciones rivales entre sí, en- traron oficialmente en campaña en la ma- drugada del lunes 17 en la ofensiva que debería culminar en la toma de la ciudad de Mosul: el ejército iraquí y los peshmer- gas kurdos, las milicias chiitas y las tribus

La reconquista de Mosul
La
reconquista
de Mosul

50 2085 / 16 DE OCTUBRE DE 2016

y los peshmer- gas kurdos, las milicias chiitas y las tribus La reconquista de Mosul 50

INTERNACIONAL

/MEDIO ORIENTE

manitaria Save The Children. ¿Cuán- tos menos? ¿800 mil? ¿Medio millón? “Con 200 mil sí que podemos”. La capacidad de respuesta, ade- más, por ahora se limitaría a proveer alojamiento, desde tiendas adecua- damente montadas hasta la carpa más elemental, y servicios básicos. Hace falta mucho más, sin embargo, para atender a esta población trau- matizada por la guerra y por la vio- lencia extrema del Estado Islámico, especialmente para los niños. Educación, atención psicológica y psicosocial, educación, porque, advier- te Viñas, es urgente “evitar que haya una generación entera perdida por el conflicto”. Otra más.

Erdogan a la ofensiva

En su carrera hacia la concentración del poder, el presidente Erdogan está apro- vechando el fallido golpe militar de ju- lio pasado para arrancar de raíz la fuerza de los seguidores de Fethullah Gülen, en- carcelando a miles de ellos y expulsando de las fuerzas de seguridad, la administra- ción pública, los medios de comunicación y la educación privada a unos 100 mil más, sean o no auténticos miembros o simpa- tizantes de la comunidad Hizmet fundada por Gülen. Turquía no ha aportado pruebas de la implicación de Gülen en la intentona de golpe militar. La determinación de Er- dogan, sin embargo, es tal que ha puesto cualquier otra prioridad personal o nacio- nal en segundo sitio, incluidos los compro- misos de su país con la alianza militar de la OTAN y los precarios equilibrios de Me- dio Oriente. Los diplomáticos occidentales señalan que Erdogan cree que Estados Unidos nece- sita más a Turquía que a la inversa, y por eso está practicando un juego duro que compli- ca la lucha general contra el Estado Islámi- co e incluso está coqueteando con Vladimir Putin, presidente de un país que es un rival centenario de Turquía, Rusia, pero que, co- mo Erdogan, es un político pragmático que sabe que los acercamientos entre Moscú y Ankara, sean reales o de pacotilla, provocan escalofríos en Europa y Estados Unidos. Con el pretexto de enfrentar a Daesh, las tropas turcas asentadas en la base de Bashiqa, cerca de Mosul, han entrenado a una fuerza de alrededor de 3 mil sunitas iraquíes que en los hechos servirán como brazo militar al servicio de Turquía en el país vecino, y que ahora serán la punta de lanza para ganar territorios en la retirada de los yijadistas del Estado Islámico. El Parlamento iraquí ha aprobado reso- luciones exigiendo la salida del ejército ex-

Civiles. Desplazados AP photo
Civiles. Desplazados
AP photo
la salida del ejército ex- Civiles. Desplazados AP photo sunitas, la fuerza aérea de la coalición
la salida del ejército ex- Civiles. Desplazados AP photo sunitas, la fuerza aérea de la coalición

sunitas, la fuerza aérea de la coalición lide- rada por Estados Unidos y la iraní.

A esto hay que sumar los tanques, los

2 mil soldados del único de los enemigos de Estado Islámico cuya ayuda no quieren los demás, el integrante indeseado de esta amplia alianza: Turquía.

En desafío abierto a Washington, y con insultos contra el primer ministro iraquí, el presidente Tayyip Erdogan está utili- zando su presencia militar en suelo ira- quí (más de 3 mil milicianos sunitas en-

trenados por sus fuerzas) para presionar a Barack Obama y forzarlo a entregarle a su gran enemigo, el clérigo Fethullah Gülen.

A sabiendas de que es una provocación

contra el gobierno y el pueblo iraquíes, Er- dogan hace alarde de su intención de par- ticipar en los ataques y de que nadie se lo puede impedir. Entre tanta energía militar, la suerte de los civiles que están quedando en medio se está perdiendo de vista. A los 3 millo- nes y medio de refugiados que ya duermen en tiendas en el país, durante los prepara- tivos de esta campaña, en los últimos tres meses, 150 mil personas se han sumado al contingente de desplazados. Es lo de me-

nos: actualmente Naciones Unidas y otras organizaciones han preparado sitios para albergar a unas 60 mil, pero el peor esce- nario que han previsto es que, del millón y medio de personas que se estima que toda- vía permanecen en Mosul, pueda salir na- da menos que 1 millón de hombres, muje- res y niños escapando de la opresión del grupo armado también conocido por sus siglas en árabe: Daesh. “Si son menos, sí que los podríamos acomodar”, dice David Andrés Viñas, porta- voz en Medio Oriente de la organización hu-

Fuerzas kurdas. Todos contra “Daesh”

voz en Medio Oriente de la organización hu- Fuerzas kurdas. Todos contra “Daesh” 2085 / 16

2085 / 16 DE OCTUBRE DE 2016 51

voz en Medio Oriente de la organización hu- Fuerzas kurdas. Todos contra “Daesh” 2085 / 16
Erdogan. Coqueteos en Moscú Murat Cetinmuhurdar /Pool photo via AP
Erdogan. Coqueteos en Moscú
Murat Cetinmuhurdar /Pool photo via AP

tranjero, manifestantes han hostigado la embajada turca, diversas personalidades han llamado al boicot económico contra

Turquía (que le harían perder los 11 mil mi- llones de dólares que exporta anualmente

a Irak, además de ver expulsadas a las mil

58 empresas turcas que operan en el país),

y el primer ministro Haider al Abadi ha ad-

vertido que “el comportamiento de Tur- quía es inaceptable y no queremos iniciar una confrontación militar con Turquía”. Erdogan le respondió: “Me estás insul- tando. Ni siquiera eres mi interlocutor, no estás a mi nivel. No tienes el mismo valor, la misma calidad. Tus gritos desde Irak no son importantes para nosotros. Deberías saber que iremos por nuestra cuenta” en

la ofensiva sobre Mosul.

Preparativos de emergencia

Un mapa del norte de Irak, elaborado por la BBC con base en información del Alto Comisionado de Naciones Unidas para re- fugiados, muestra los territorios controla- dos por cada facción y “puntos de moni- toreo” en los trayectos carreteros donde terminan los que domina Daesh. Ahí, la

gente que huye, particularmente los hom- bres, serán revisados para evitar que se in- filtren combatientes yijadistas. Más allá, en zonas del gobierno de Irak

y del gobierno autónomo kurdo, se des-

pliegan seis campos de refugiados; se pla- nean dos más al tiempo que se evalúan sitios para establecer otra docena. Hace falta dinero, como siempre. Ante las emer- gencias humanitarias, nada alcanza. Y se teme que ésta pueda llegar a ser la peor de origen humano, no natural, en la his- toria reciente. Se calcula que para finales de mes ya habrán construido cinco nuevos campos, y con suerte podrán ser establecidos unos 20 pequeños campos de emergencia, lo que significa que las condiciones de vida serán

las más básicas. A quienes arriben a ellos, les entregarán un “equipo de albergue de emergencia” que cuesta 80 dólares: con- siste en pala, martillo y desarmador, cua- tro estacas de madera, 30 metros de cuer- da, seis tornillos, 10 estaquillas de metal y dos lonas, para una familia. Por ahora, hay 50 mil de estos equipos, con 5 mil más lle- gando cada semana. Para recibir de inmediato a la gente que escapa, los campamentos de emergen- cia deberán estar cerca de Mosul: queda- rán expuestos, entonces, al fuego de mor- tero de Daesh.

Al rescate de una generación

La conquista de Mosul por la organización Estado Islámico, en junio de 2014, provocó un aumento generalizado de precios. Pero desde que el ejército iraquí cerró las rutas de suministro, los costos se han multipli- cado de nuevo. Un saco de 15 kilos de ha- rina es 10 veces más caro; llega a los 300 dólares, por ejemplo. Faltan medicinas, no hay doctores porque muchos huyeron pa- ra no vivir bajo la opresión de los yijha- distas, y como además éstos prohíben que las mujeres trabajen, no hay enfermeras. En las escuelas, Daesh cambió el currí- culum de estudios para ajustarlo a su ideo- logía e intentar convertir a los niños para apoyar su causa. En el campo de refugiados en Dohuk, explica Viñas, “hablamos con una familia que había salido de una zona controlada por el EI y nos decían que no lle- vaban a los niños a la escuela desde hacía dos años porque tenían miedo de que les lavaran el cerebro, de que les enseñaran a construir bombas, por lo que preferían que los niños se quedaran en casa”. En este momento, cientos de miles de familias esperan la aproximación de las tropas que vienen a expulsar a los entre 3 mil y 8 mil milicianos (así de inexactos son los cálculos) del Estado Islámico. Las

bombas de los aviones ya se escuchan en la lejanía, en el esfuerzo por “ablandar” las defensas. Pero más tarde caerán sobre la ciudad en ataques que llamarán “quirúr- gicos”, pese al saldo de víctimas civiles o “colaterales”. Después llegará la lucha calle por ca- lle, casa por casa. Muchos de los habitan- tes, que en su mayoría son sunitas, temen que las milicias chiitas y los soldados de la misma secta abusen de ellos, como ocu- rrió este año en las tomas de Faluya y Ra- madi. La alternativa es escapar.

A Daesh, sin embargo, eso no le gusta:

como en otras ciudades que ha defendido, les ha prohibido a los habitantes que salgan de la urbe, bajo pena de muerte. Y conoce todas las rutas que podrían ser utilizadas.

“Se enfrentan a una decisión imposi- ble”, dice David Andrés Viñas, hablando desde Erbil, la capital de la Región Autóno- ma del Kurdistán, a 90 kilómetros de Mosul. “Si los atrapan, las consecuencias son terri- bles: hemos oído historias de familias tortu- radas y que han sido ejecutadas, destrozan sus casas. Si logran salir, hay francotirado- res que les podrían disparar, y muchas zo- nas alrededor de la ciudad están llenas de minas antipersonales, dispuestas así preci- samente para evitar que se marchen.” La ruta en la que hay mayores probabi- lidades de salir con vida es la de las mon- tañas, donde la gente va a perderse: “Unas familias que lograron huir tuvieron que andar dos días por ahí. Algunas personas murieron porque pisaron minas. Hay ni- ños que llegan deshidratados y que inclu- so han muerto de sed”. Por eso, Save The Children ha hecho un llamado a las tropas iraquíes y kurdas a es- tablecer corredores humanitarios por don- de puedan huir los habitantes de Mosul. Faltará todavía resolver las urgencias de alojamiento y alimentación, sobre todo si se cumple el pronóstico fatal del millón de refugiados. Y eso no será todo: “Lo pri- mero que hay que conseguir es salvar sus vidas y satisfacer sus necesidades bási- cas”, explica Viñas. “Después, ayuda psico- lógica, psicosocial, porque son niños y jó- venes que han sido víctimas de violencia extrema y han vivido situaciones traumá- ticas terribles que si marcarían a un adul- to, pues más todavía a un niño. Es muy im- portante que haya educación, aunque sea en un contexto de emergencia. Cuando hablamos con los niños, con las familias, la primera cosa que te piden es agua, y la segunda es volver a la escuela”.

Si se espera terminar con los intermi-

nables ciclos de violencia, esto resulta im-

perioso: niños marcados por ella y, en el caso de los que sufrieron el yugo de Daesh, enseñados bajo una doctrina extremista, estarán en peligro de repetir lo aprendido. De ser una generación más atrapada para siempre en el conflicto.

52 2085 / 16 DE OCTUBRE DE 2016

repetir lo aprendido. De ser una generación más atrapada para siempre en el conflicto. 52 2085

Xinhua / Li Gang

La nueva carrera espacial
La nueva
carrera
espacial

54 2085 / 16 DE OCTUBRE DE 2016

La nueva carrera espacial 54 2085 / 16 DE OCTUBRE DE 2016 Tiangong-2. La conquista de

Tiangong-2. La conquista de las estrellas

ADRIÁN FONCILLAS

P oco tiempo después de que Neil Armstrong pisara la Lu- na por primera vez (en 1969), Mao Zedong se lamentaba de no poder enviar “ni una pata- ta” al espacio. Hoy China pro-

tagoniza varios de los proyectos más esti- mulantes relacionados con la exploración del espacio: descubrir la cara oculta de la Luna, enviar una sonda a Marte, construir una nueva estación orbital… La carrera espacial china, tan reciente como apresu- rada, resume el auge de ese país. El presti- gio, las necesidades energéticas y las utili- dades civiles y militares alimentan la con- quista china de las estrellas. Esa nación anunció el nacimiento de su programa estelar en la década de los setenta, aunque las convulsiones de la Re- volución Cultural lo detuvieron y no mos- tró señales relevantes hasta dos décadas después. China envió a su primer hombre al espacio en 2003 y tres tripulantes die- ron –cinco años después– el primer paseo por el espacio. Las misiones se suceden a un ritmo febril desde entonces, y 12 taiko- nautas (como se conoce a los astronau- tas chinos) han estado ya en el espacio. En 2014 ese país envió una sonda alrededor de la Luna y la hizo regresar… la primera misión de ese tipo en 40 años. Un fogonazo contra la oscura inmen- sidad del desierto del Gobi despidió la se- mana pasada a un laboratorio espacial. Desde la base de lanzamiento de Jiuquan (Mongolia Interior) partió el Tiangong-2 o Palacio Celestial, que supone una zancada decisiva en el plan chino de abrir una es- tación permanente alrededor de 2020. El laboratorio esperará, a casi 400 kilómetros de altura, la llegada, a mediados de octu- bre, de dos astronautas a bordo de la nave Shenzhou-11. Será la primera misión tripu- lada de China desde 2013. Ambos explora- dores permanecerán en el laboratorio du-

. Será la primera misión tripu- lada de China desde 2013. Ambos explora- dores permanecerán en

INTERNACIONAL /CHINA

Parecía cosa del pasado, pero la carrera espacial revivió… y con todas sus oscuras implicaciones. Sin embargo, y a diferencia de la vivida en la Guerra Fría, hoy los contendientes son Estados Unidos y China. Me- diante la exploración del cosmos, la construcción de una estación or- bital y la edificación de una base permanente en Marte, el país asiático quiere mostrar músculo en la Tierra. Esta competencia ha beneficiado a la ciencia, pero también ha alimentado las tensiones militares y los resquemores entre ambas superpotencias.

rante un mes, lo que será un récord: nin- gún taikonauta ha estado más de 15 días en el espacio. El Tiangong-2 es una versión muy me- jorada de su predecesor, lanzado en 2011. Contiene una cabina para los astronautas

y sus experimentos, y otra para el equi-

po. Facilita a sus ocupantes tareas cotidia-

nas como dormir y comer, fundamenta- les para una larga estancia en el espacio,

y la ejecución de experimentos científi-

cos. Muchas de esas características es- tán pensadas para la estación permanen- te, que será un hito para China. No será tan grande como la construida por Esta- dos Unidos, Japón, Europa, Rusia y otros países, pero tendrá una capacidad similar para experimentos científicos. China empezará su construcción en 2018 y planea que esté operativa dos años después. Coincidirá con la jubilación por falta de fondos de la Estación Espacial In- ternacional (ISS, por sus siglas en inglés), liderada por Estados Unidos, lo que con- vertirá a China en el único país con pre- sencia permanente en el espacio. Ese proyecto es una paradoja: se lan- zó como respuesta a la humillante exclu- sión que China sufrió en la ISS por el rece- lo de Washington a compartir tecnología sensible con Beijing en 2011. Hoy muchos astronautas europeos ya estudian man- darín, y algunas voces en Estados Unidos piden la alianza con los que antes des- preciaron. Aún no hay acuerdo sobre qué hacer con la ISS y las expectativas son sombrías. Estados Unidos concentra sus esfuerzos en Marte, por lo que Rusia y Eu- ropa podrían alinearse progresivamente con China en el espacio. La ausencia de contactos entre las dos superpotencias revela su pugna geopolí- tica y supone una forzosa excepción en el programa del gigante asiático. China quie- re compartir su carrera con países en vías de desarrollo, ha firmado un acuerdo con la ONU para el uso de su estación permanen-

te y su colaboración con la Agencia Espacial Europea ha alumbrado fecundas misiones sobre investigación del clima en el espacio

y sus repercusiones en los satélites.

A estos planes Beijing destina cada año unos 6 mil millones de dólares, mil millones más que Rusia pero muchos me- nos que los casi 20 mil millones del presu- puesto de Washington. Como sea, Estados Unidos realizó 19 lanzamientos exitosos

en 2013, por 14 de China. Pero Beijing, que elige cuidadosamente sus proyectos, se ha ganado ya el respeto por sus tremen- dos avances en viajes tripulados, ciencia espacial y exploración extraterrestre. Su programa es el más dinámico del mundo, certifica Alanna Krolikowski, ex- perta en tecnología china de la Universi- dad de Harvard. “Está consiguiendo pro- gresos muy rápidos en tecnología es