Sei sulla pagina 1di 1

Ayuno cristiano Qu dice la Biblia?

Respuesta: La Escritura no ordena que los cristianos ayunen. No es algo que Dios requiera o
demande de los cristianos. Al mismo tiempo, la Biblia presenta el ayuno como algo que es
bueno, beneficioso y esperado. El libro de Hechos registra el ayuno de creyentes antes de hacer
decisiones importantes (Hechos 13:4; 14:23). El ayuno con frecuencia va ligado a la oracin
(Lucas 2:37; 5:33). Creemos casi siempre que el objetivo del ayuno es la falta de alimento. En
cambio, el propsito del ayuno debe ser quitar tus ojos de las cosas de este mundo y
concentrarte en Dios. El ayuno es una manera de demostrar a Dios, y a ti mismo, que tomas en
serio tu relacin con l. El ayuno te ayuda a obtener una nueva perspectiva y una renovada
confianza hacia Dios.

Aunque en la Escritura casi siempre el ayuno es la abstencin de alimentos, existen otras


maneras de ayunar. Cualquier cosa que puedas ceder temporalmente con el fin de concentrarte
ms en Dios, puede ser considerado como un ayuno (1 Corintios 7:1-5). El ayuno debe estar
limitado a un tiempo determinado, especialmente cuando el ayuno es de comida. Los largos
perodos de tiempo sin comer son dainos para el cuerpo. La intencin del ayuno no es castigar
al cuerpo, sino el enfocarse en Dios. El ayuno tampoco debe ser considerado como un mtodo
de dieta. No ayunes para perder peso, sino para ganar una relacin ms profunda con Dios. Si,
todos pueden ayunar. Algunos pudieran no estar en condiciones para el ayuno alimenticio (por
ejemplo los diabticos), pero todos pueden abstenerse temporalmente de algo para
concentrarse en Dios.
Al apartar nuestros ojos de las cosas de este mundo, podremos enfocarnos ms en Cristo. El
ayuno no es una forma de lograr que Dios haga lo que deseamos. El ayuno nos cambia a
nosotros, no a Dios. El ayuno no es una manera de aparecer ms espirituales que otros. El
ayuno es para hacerse en un espritu de humildad y una actitud gozosa. Mateo 6:16-18 declara,
Cuando ayunis, no seis austeros, como los hipcritas; porque ellos demudan sus rostros para
mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero t,
cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino
a tu Padre que est en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensar en pblico.