Sei sulla pagina 1di 8

La tecnología

Antes de entrar a conceptualizar lo que entendemos por tecnología, es necesario hacer una sucinta diferenciación entre técnica y tecnología.

La técnica es un procedimiento que se emplea para obtener un fin determinado y se constituye en un esfuerzo que facilita superar las limitaciones que impone el medio natural. Herramientas, máquinas y planes relacionales de acción han existido en las sociedades humanas desde hace milenios. Los antropólogos usan como criterio de identificación de fósiles pertenecientes a la especie homo, la capacidad para fabricar y usar instrumentos.

El homo sapiens se identifica a partir del homo faber. El término técnica, en su acepción más general, designa todo procedimiento (por el que entendemos un proceso pautado) que nos permite poner en marcha ciertos medios dirigidos a conseguir un fin. Abrir una botella con la ayuda de un sacacorchos es una operación técnica, igual que el vaciado de los depósitos de un petrolero gigante, la palanca de cambios de un automóvil o la resolución de una ecuación de tercer grado. Hay técnicas simples y técnicas complejas.

En estas últimas participan diferentes actores y factores, por ejemplo, cuando se habla de un proceso de fundición, se debe tener en cuenta, “problemas de energía, problema de componentes, minerales, combustible, viento, problema del instrumento como tal, el alto-horno y sus propios componentes, armadura, refractarios, formas. Para representarse una técnica, sea cual sea, en su complejidad real, hay que tomar en consideración el sistema técnico en el cual se inscribe y que la hace posible. Un sistema técnico, por tanto, no es nunca exclusivamente técnico, sino igualmente económico, social y político, pues se entiende que la interdependencia de las técnicas en el seno de un sistema dado, se inscribe a sí misma en un conjunto de relaciones económicas, sociales y políticas.

La técnica está determinada por un saber hacer algo, que no está necesariamente acompañada por explicaciones teóricas; es decir, no se preocupa por saber el qué ni tampoco el cómo se produce tal o cuál fenómeno. En el caso de la técnica, los conocimientos proceden de la experiencia cotidiana, del “ingenio”o de un entrenamiento específico.

La técnica es ante todo, un saber hacer, antes que un saber teórico. Esta procede siempre de la experiencia cotidiana, de la tradición, de la acumulación de conocimientos que han sido transmitidos de generación en generación. Es un conocimiento que ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad. Es decir, la técnica es una condición imprescindible del desarrollo de la humanidad, y sin ésta el hombre no hubiese podido sobrevivir como especie. Gracias a ésta, junto, al trabajo, el lenguaje, la conciencia y la vida social, los seres humanos han podido mantenerse como especie en diferentes periodos históricos.

De tal manera, la historia de las civilizaciones es la historia de sus técnicas, y en las más antiguas encontramos la presencia de grandes realizaciones técnicas relacionadas con la agricultura, la caza, la ganadería, el transporte, la guerra y el control social de las organizaciones.

1

Los periodos de la prehistoria se identificaron por grandes transformaciones técnicas, relacionadas con la fundición y aleación de metales. Así, la aparición de las técnicas de la escritura se usa convencionalmente para señalar el comienzo de la historia propiamente dicha. Desde muy antiguo, han existido máquinas en el sentido que hoy damos a este término, como dispositivos capaces de transformar una fuerza de determinada naturaleza para realizar un trabajo útil.

Por su parte la tecnología, al igual, que la ciencia, debe ser considerada principalmente, desde su historia y su contexto social. Al hablar de tecnología, se tienen en cuenta varios aspectos: la participación de diferentes actores implicados en el proceso tecnológico; las fuerzas sociales que participan de los complejos tecnológicos; la correlación entre tecnología y sociedad, y sus transformaciones y relaciones recíprocas, entre otras.

Según Quintanilla, el origen de la tecnología actual hay que buscarlo en la Revolución industrial de los siglos XVIII y XIX. En ese entonces, se produjeron los cambios más decisivos para explicar la posterior evolución de la técnica: el sistema de producción de bienes materiales se vio alterado por la sustitución generalizada de las herramientas artesanales por las máquinas, la introducción de una nueva fuente de energía utilizable para el trabajo mecánico, la máquina de vapor, que permitió independizar el proceso de producción industrial de la disponibilidad de fuentes de energía tradicionales (el viento, el agua, la fuerza muscular), y la organización de la producción en factorías o manufacturas.

Este autor define tecnología como“técnicas industriales de base científica. Para estas reservamos el término tecnología. Las tecnologías son complejos técnicos promovidos por las necesidades de organización de la producción industrial, que promueven a su vez nuevos desarrollos de la ciencia”.9

Para los griegos, la técnica, lo práctico, se consideraba como algo inferior, y lo teórico se aproximaba hacia una vida contemplativa teórica, hacia una realización personal.

Este privilegio concedido a lo teórico sobre lo práctico, es lo que en cierta medida, nos ha acompañado hasta hoy; es decir, el privilegio concedido a la ciencia como teoría más que como práctica social, al igual, que una de las razones del énfasis excesivo en la diferenciación entre ciencia y tecnología.

Usualmente, en el ámbito académico, era habitual definir la tecnología como ciencia aplicada. Desde esta perspectiva, la tecnología se analizaba como conocimiento práctico, que resultaba directamente de la ciencia; es decir, del conocimiento teórico. Una importante tradición académica respaldaba esta imagen de la tecnología: el positivismo lógico. Para los positivistas, las teorías científicas eran sobre todo un conjunto de enunciados que trataban de explicar el mundo natural de un modo objetivo, racional y libre de cualquier valor externo a la propia ciencia.

De esta imagen intelectualista se desprende que, si las teorías científicas son valorativamente neutrales, nadie puede exigir responsabilidad a los científicos de su aplicación cuando son puestas en la práctica. En todo caso, si hubiese que exigir algún tipo de responsabilidad, ésta debería caer sobre quienes hacen uso de la ciencia aplicada, esto es, de la tecnología. Las tecnologías, en tanto forma de conocimiento científico, son

2

Según Jorge Núñez, hay por lo menos un par de imágenes de la tecnología que limita su comprensión: la imagen intelectualista y la imagen artefactual. En la primera, la tecnología se entiende como ciencia aplicada, entendida ésta como un conocimiento teórico. De las teorías científicas derivan las tecnologías, aunque, por supuesto, pueden existir teorías que no generen tecnologías. Una de las consecuencias de este enfoque es desestimular el estudio de la tecnología; tanto la clave de su comprensión está en la ciencia, que con estudiar esta última será suficiente. Por su parte, la imagen artefactual o instrumentalista, aprecia las tecnologías como simples herramientas o artefactos. Como tales, ellas están a disposición de todos y serán su uso y no ellas mismas susceptibles de un debate social o ético. En virtud de esta imagen comúnmente se acepta que la tecnología puede tener efectos negativos (contaminantes, por ejemplo), pero ello seguramente se debe a algo extrínseco a ella: la política social o algo semejante. Con ello, la propia tecnología y su pertinencia económica, ética, cultural o ambiental queda fuera de la discusión.

Tanto la imagen artefactual como la intelectualista, dejan de lado los aspectos económicos, políticos y culturales donde se producen las tecnologías. Estas aparecen descontextualizadas de las redes sociales y no permiten acercar la tecnología al debate sobre las finalidades de los desarrollos tecnocientificos actuales.

Finalmente, para Marcuse, la tecnología, como un modo de producción, como la totalidad de los instrumentos, artefactos y utensilios que caracteriza la era de la máquina, es al mismo tiempo un modo de organización y perpetuación (o cambio) de las relaciones sociales, una manifestación del pensamiento dominante, un instrumento para el control y el dominio.

Desde esta perspectiva, cada uno de estos conceptos nos va acercando a la ciencia contemporánea y nos permite entrar en una discusión de enormes alcances sobre los rumbos, los desplazamientos y transformaciones que hoy en día ha sufrido la ciencia y la tecnología, hacia lo que se conoce como tecnociencia.

3

1.1 Ciencia

Es importante, antes de abordar cualquier otro término, definir aquel que encierra cualquier disciplina o campo de desarrollo.

1 La CIENCIA es:

Principalmente, una serie de métodos empíricos y lógicos para la observación sistemática de fenómenos empíricos (derivados del mundo natural) con el objetivo de entenderlos y, por consiguiente, explicarlos (teorización). Es lo que englobamos bajo el nombre de método científico.

El conjunto organizado y sistemático de conocimientos que derivan de aplicar diferentes métodos. Lo podemos dividir en el conjunto de ciencias específicas según el tipo de fenómenos empíricos que investigan: física, astronomía, geología, química, biología, sicología.

La aplicación práctica del conocimiento científico para solucionar los problemas planteados en el área concreta del mundo empírico en que se manifiesten (tecnología científica). El conocimiento proporciona la base para la práctica y los problemas prácticos sirven de estímulo para la búsqueda de conocimiento teórico.

1 http://www.iespana.es/DEISMO/queesciencia.htm

4

En líneas generales, el MÉTODO CIENTÍFICO consta de los siguientes 5 pasos básicos:

[observación hipótesis predicción verificación - replicación]

La ciencia procede identificando problemas, busca hechos relevantes, formula hipótesis, hace predicciones con base a estas y las somete a prueba para ver si se verifican o no. Es el proceso de "aducción, deducción, inducción".

Aducimos una hipótesis a partir de una colección de datos y de preguntas acerca de éstos. Deducimos nuevos hechos que implican si la hipótesis es cierta. Empleamos una seria de métodos inductivos para contrastar (probar) si las nuevas predicciones se mantienen.

Esto se repite una y otra vez para construir teorías científicas que expliquen la realidad de forma sólida y fiable.

Por supuesto, esta es una idea general que se concretará en cada ciencia en formas diversas según sea su objeto de estudio.

En resumen, el "truco" es buscar estrategias que permitan un abordaje lo más objetivo posible de la realidad. Lo que se busca es eliminar al máximo posible toda una serie de mecanismos humanos de distorsión, ilusión y autoengaño en nuestro abordaje del mundo, sea individual o grupal: pensamiento deseoso (wishful thinking), pensamiento selectivo, validación subjetiva, autoengaño, refuerzo grupal, explicaciones ad hoc y post hoc. Se desarrolla un "sano" escepticismo que favorece un máximo de objetividad.

Presuposiciones de la ciencia:

La ciencia no asume que conoce la verdad a priori acerca del mundo empírico. La ciencia asume que tiene que descubrir el conocimiento. Esos que dicen conocer la verdad empírica a priori (como los autodenominados científicos creacionistas) no pueden estar hablando acerca de conocimiento científico.

La ciencia presupone un orden regular en la naturaleza y asume que hay unos principios subyacentes de acuerdo con los cuales los fenómenos naturales trabajan. Asume que esos principios o leyes son relativamente constantes. Pero no asume que pueda conocer a priori ni cuáles son esos principios ni cuál es el orden actual de una serie de fenómenos empíricos.

La ciencia presupone que el ser humano tiene la capacidad de conocer ese orden regular y principios subyacentes de la naturaleza.

La ciencia presupone que el saber explicar y dominar la naturaleza de forma progresiva es algo que vale la pena, que es algo bueno, un valor ético positivo.

Características generales de la ciencia:

Provisional y fiable: Se considera que es provisional porque es siempre susceptible de

5

cambiarse o modificarse con base a nueva evidencia. Es individual, pero con un carácter público (peer review, duplicación por otros científicos con los mismos resultados) de forma que los investigadores tienen que convencer a la mayoría en su área para declarar algo cierto. Estas características, le proporcionan el máximo de fiabilidad como conocimiento.

Creencias de base empírica: Es un sistema de creencias, pero que no se forma por "fe ciega o intuitiva", sino que se basa en la observación de experiencias repetidas de sometimiento a pruebas (contrastación) de sus afirmaciones. En la ciencia se unen la fe (creencia) con la justificación empírica.

Hay muchos métodos científicos, aunque compartan las características generales citadas anteriormente, hay una enorme cantidad de métodos científicos particulares usados en las diversas ciencias. Conocer los pasos de "aducción-deducción-inducción" es la idea general que tenemos que concretar en la ciencia particular en la que actuemos. Esto hace difícil al científico pasar de un área en la que es experto a otra. Los métodos concretos muy útiles en una ciencia pueden no ser aplicables en otra (no puedes aplicar metodología científica que se usa en física a la medicina). Lo importante de todo esto es que la ciencia no sólo somete a prueba hipótesis, sino también métodos de forma que cada vez encuentra las mejores formas para acercarse a la verdad. Este es otro factor que añade fiabilidad y autoridad a los conocimientos adquiridos vía científica.

La ciencia se basa en la observación y los experimentos son sólo un tipo de esa actividad: Lo importante es la observación minuciosa en todo el proceso. El punto crucial es la observación en el momento de contrastación (sometimiento a prueba) de las predicciones que genera la hipótesis. Esto se puede hacer con experimentos, que tienen el interés de añadir controlabilidad, pero no siempre es posible. No se pueden hacer experimentos con montañas o astros, puede resultar carísimo, puede interferir mucho en el fenómeno o simplemente puede haber impedimentos éticos. En este caso se hacen predicciones (o retrodicciones) de lo que se debe encontrar si la hipótesis es cierta y la observación será lo que servirá para contrastar si se cumple o no lo que se predijo.

6

Los experimentos están orientados hacia objetivos: Para diseñar un experimento se necesita una idea de lo que se está buscando. Es muy raro que se haga un experimento para ver qué pasa. El investigador establece predicciones con base a sus hipótesis y diseña el experimento para ver si se cumplen. Puede ser que no sea así y a este resultado se le llama hipótesis nula (el resultado esperado por el investigador ha resultado falso). La ventaja del experimento es que permite identificar una serie de causas determinadas y permite una mayor controlabilidad de todas las variables y los resultados. Es necesario tener en cuenta que ningún experimento por sí solo puede probar una teoría. Es necesario repetir diferentes experimentos (observaciones) con variantes más refinadas y por diferentes equipos con el objetivo de disminuir errores y sesgos.

El objetivo principal de la ciencia es generar Teorías y Leyes: Los hechos son aquello que cuidadosamente hemos observado y las teorías son explicaciones a esos hechos. Las leyes identifican y describen las relaciones entre los fenómenos observables, su conducta. No hay que olvidar el carácter provisional y revisable tanto de leyes como de teorías. Incluso los hechos, en algunas ocasiones y variando según las ciencias, no son del todo neutros y pueden tener un componente de construcción.

Creatividad: La imaginación y la creatividad impregna toda la actividad científica. Podríamos decir que es su elemento artístico. Es importante para descubrir formas de observar y recoger datos, para elaborar hipótesis, para concretar metodologías concretas que sirvan para contrastar y eliminen el autoengaño, para buscar aplicaciones prácticas, etc

Ciencias empíricas y formales:

Hay clasificaciones más amplias que parecen válidas y que definen la Ciencia como CIENCIA EMPÍRICA o FÁCTICA.

En este caso, la CIENCIA también se caracterizaría por su método y pretensión de explicar la realidad con base a pruebas, racional y críticamente fundado sobre la realidad. Sin embargo, en este caso se distinguiría la REALIDAD en EMPÍRICA Y NO-EMPÍRICA.

Puede establecerse una primera distinción entre las ciencias:

Ciencias formales: se caracterizarían por el empleo del así llamado "método axiomático". Son las matemáticas y la lógica.

Ciencias empíricas o fácticas: se caracterizarían por el uso de "método de la contrastación empírica" o "método hipotético-deductivo". Se podrían dividir a su vez en CIENCIAS NATURALES o experimentales Y SOCIALES o humanas.

Cada estudio que se realice puede ser enmarcado en cualquiera de las anteriores clasificaciones, según su naturaleza, pues de ello depende el buen manejo y desarrollo de la investigación misma y de la comprobación o negación de la hipótesis planteada desde el comienzo.

Además es importante diferenciar los aspectos básicos que destacan a cada una de estas ciencias y que permiten establecer sus diferencias a la hora de realizar un estudio de un tema específico, para ello se propone la siguiente síntesis, analicémosla:

7

Tabla 1. Cuadro comparativo entre las ciencias empíricas y las ciencias formales

Característica

Ciencias empíricas

Ciencias formales

Objeto de estudio

Hechos y

La Entidades de carácter ideal (pero que en último término dependen también de la experiencia)

fenómenos de

experiencia

Método de trabajo

Contrastación empírica

Demostración lógico-deductiva

Enunciados

Sintéticos

Analíticos

Objetivo

Descripción, Explicación y Predicción de Fenómenos del universo

Construcción de sistemas abstractos de pensamiento.

Ahora veamos cuál es la definición que se propone trabajar, consolidando los conceptos anteriores:

“La ciencia es un conjunto organizado y sistemático de conocimientos que son de validez universal, y que además utiliza el método científico”

Fuentes

Pilar Alexandra Moreno. MÓDULO INTRODUCCIÓN A LA INGENIERÍA DE SISTEMAS. Primera Edición. Universidad Nacional Abierta y a Distancia.

Ricardo Castaño Tamara. CIENCIA, TECNOLOGÍA Y TECNOCIENCIA. UNA PROPUESTA PARA SU ENSEÑANZA DESDE CTS. Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Revista Vínculos Vol. 10 Número 2, julio de 2013, pp. 471-486.

8