Sei sulla pagina 1di 13
Revista Latinoamericana de Psicología Fundación Universitaria Konrad Lorenz revistalatinomaericana@fukl.edu ISSN

Revista Latinoamericana de Psicología

Fundación Universitaria Konrad Lorenz

ISSN (Versión impresa): 0120-0534 COLOMBIA

1988

MÁS ALLÁ DE LAS RATAS Y LAS PALOMAS: UN ANÁLISIS DE LA CONDUCTA DE

ESTUDIAR PSICOLOGÍA Revista Latinoamericana de Psicología, año/vol. 20, número 002 Fundación Universitaria Konrad Lorenz Bogotá, Colombia pp. 269-280

Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

Universidad Autónoma del Estado de México

de América Latina y el Caribe, España y Portugal Universidad Autónoma del Estado de México http://redalyc.uaemex.mx

REVISTA

LATINOAMERICANA

DE PSICOLOGIA

1988

VOLUMEN

20 -

N9 2

269·280

MAS ALLA DE LAS RATAS Y LAS PALOMAS:

UN ANALISIS DE LA CONDUCTA DE ESTUDIAR PSICOLOG,IAJ

Los HORCONES-

Hermosillo, Sonora, México

An interpretatíve analysis is presented of the behavior "studying psy- chology". Also a teaching document is induded concerníng the basic principies of behavior analysis and sorne basic assumptions of behavío- rism. Sorne missinterpretations of behaviorism are c1arified. An efliective strategy (múltiple exemplification) is presented in order to reduoe missin- terpretations and false statements about the experimental analysis of be- havior and behaviorism. Key words: behavior analysís, behaviorísrn, multiple exemplification strategy, behavior of studying psychology.

INTRODUCCION

Este artículo ha sido escrito principalmente

para estudiantes de

psicología, en especial para aquellos que inician

sus estudios

en la

ciencia análisis de la conducta

y su filosofía el conductismo

(Rey-

nolds, 1968; Holland

está escrito para

profesores de psicología que tienen la enorme responsabilidad de in- troducir al estudiante a esta ciencia y a esta filosofía.

no señala un

1970; Skinner, 1970, 1972, 1975;

y Skinner,

Ferster y Perrot, 1975; Millenson, 1979). También

El título

"Más allá de las ratas y las palomas"

rechazo o negación de la utilidad que representa la investigación bá- sica con animales dentro de una ciencia de la conducta, sino enfatiza

1 Trabajo presentado al 11 Coloquio Regional de Análisis de la Conducta, Ciudad Obregón, Sonora, México, del 28 al !lO de mayo de 1987. - Dirección: Los Horcones, Apartado !l72, Hermosillo, Sonora, 8!l.000 México.

270

LOS HORCONES

la necesidad de informar a los estudiantes de psicología que esta ciencia (conocida inapropiadamente como conductismo) no sólo es- tudia la conducta utilizando organismos como ratas y palomas en cajas experimentales dentro de laboratorios; sino que también estu- dia una amplia gama de conducta humana, que va desde conductas motoras simples hasta conductas más complejas como son: conducta creativa (Sloane y cols., 1980; Winston y Baker, 1985), conducta gu- bernamental (Horcones, 1987) y otras conductas involucradas en el

cambio cultural (Horcones, 1978, 1980, 1982, 1983, 19'84, 1985); con-

ductas pro-ecológicas o sustentadoras yes, 1980).

(Horcones, 1980; Con e y Fla-

Este artículo ejemplifica

en sí mismo cómo se lleva a cabo un

análisis conductual interpretativo. Las conductas a analizar son al-

gunas conductas de estudiantes y profesores de psicología. Al mismo tiempo intenta ser un artículo que enseñe ciertos principios básicos de la conducta y de algunos supuestos de la filosofía conductista.

Los Horcones, al igual que al-

gunos científicos de diversos campos de la ciencia, consideran que los descubrimientos científicos necesitan ser compartidos con el pü- blicoen general y no sólo con la comunidad científica. Para lograrlo

no se requiere eliminar el uso

Los miembros de la Comunidad

de términos técnicos sino sólo presen-

tar junto

a ellos los términos

no técnicos

más aproximados. A esta

estrategia

de popularizar

la ciencia le nombramos:

estrategia de

"ejemplificación múltiple". Investigaciones hechas por los Horcones demuestran su efectividad tanto para la popularización del análisis de la conducta y el conductismo como para la reducción de malin- terpretaciones sobre esta ciencia y su filosofía.

INGRESAR A ESTUDIAR PSICOLOGIA

En este artículo

se presenta desde un punto de vista analítico

conductual, un análisis interpretativo de la conducta de ingresar a una universidad a estudiarpsi<:ología, El análisis es interpretativo y no experimental en el sentido que no se demuestra experimental- mente el control de las variables que suponemos son las responsables de la conducta analizada. El enfoque es analítico conductual porque al tratar de explicar la conducta nos mantenemos utilizando térmi- nos conductuales, es decir, términos que hacen referencia a eventos

que ocurren dentro del tiempo y el espacio, a eventos de la misma clase que aquellos que permiten control y predicción de la conducta.

Ingresar a la carrera de psicología es una conducta.

Las condi-

ciones medio ambientales

que llevan a un individuo

a estudiarla

seguramente son múltiples y complejas. La historia de un individuo en relación con el medio es única. El individuo también es único

genéticamente (al menos que tenga un hermano gemelo) y el medio actual que lo afecta es diferente al medio que afecta a otro.

CONDUCTA DE ESTUDIAR PSICOLOGIA

271

la indio

vidualidad del ser humano.

el hombre

lo haría cualquier máquina.

de la conducta humana ha proporcionado

unicidad del individuo. al hombre, simplemente

tener dentro de sí y que por cientos de años ha considerado como la causa de sus acciones (Skinner, 1975).

la

Se ha criticado al conductismo

es un simple organismo

por Se dice que para un filósofo conductista

que responde a estímulos

como

no tomar

en cuenta

Sin embargo, un estudio experimental

bases científicas

para

no despersonaliza

que dice

La ciencia de la conducta

le quita todos esos hombrecillos

El individuo

en su relación

única con el medio, aprende

a com-

portarse como lo hace, aprende

piensa y cree. Aprende también a no comportarse

a hablar,

pensar y creer como habla,

como no 10 hace,

de ciertos temas, a no hacer determinadas

accio-

es decir a no hablar nes. a no pensar

o creer en cierta forma.

También

aprende

que al-

gunos estímulos

o eventos

en el medio,

funcionan

o

debilitando

la conducta

fortaleciendo se les conoce

a la que siguen. A los primeros

técnicamente

mo aversivos condicionados. Quizá muchos de los que entran

como reforzadores condicionados

y a los segundos

co-

a estudiar psicología han apren-

dido a que les sea reforzan te observar

y hablar

sobre conducta

hu-

mana

(ya sea la propia

o la de otros).

Otros han aprendido

a que

les sea reforzan te modificar,

cambiar o controlar la conducta,

ayudar

a

otros a resolver sus problemas

y a disminuir

el sufrimiento

huma-

no. Otros han aprendido

que brindan nicos al hablar

a que les sea reforzan te la atención

a los que utilizan

términos

social

téc-

aquellos que admiran sobre fenómenos

psicológicos. Quizá otros aprendie-

ron a que la crítica social de no estudiar

una profesión

fuera aversiva.

Cada individuo

medio.

de un individuo toria ontogenética).

Gran parte

aprende

de los reforzadores

cosas diferentes en su contacto

que controlan

con el

la conducta

son aprendidos

en el transcurso

de su vida

(his-

Cuando un individuo

que ha aprendido

a que le sean reforzan-

tes algunos de los eventos anteriormente

ra de psicología, ésta funciona como un estímulo discriminativo

le señala la ocasión

si entra a estudiarla.

descritos, descubre la carre-

que

u otros más

de recibir todos estos reforzadores

También

es posible estudiar psicología por imitación

(nuestros

mejores amigos la estudian

y nos describen

cosas reforzantes

sobre

ella) .

Estas o algunas

otras razones

pueden

ser las que llevan

a un

individuo

a estudiar

esta carrera en particular.

La conducta humana

es más compleja que la conducta

de una rata o de una paloma,

ha-

blando en términos

más precisos, el medio humano

(cultura)

es más

complejo

que el medio donde

viven las ratas y las palomas.

La con-

ducta humana generalmente

no está controlada

por una variable

sino

272

LOS HORCONES

por múltiples variables, un solo estímulo puede tener diversos efectos en nuestra conducta y una sola conducta puede ser controlada por diversos estímulos. Un evento que es reforzante hoy para un orga- nismo puede ser aversivo mañana para el mismo organismo, o VICe- versa. Mucha de la conducta de un individuo es privada en el sentido que sólo puede ser observada por él mismo. Pero ante la aparente inaccesibilidad de algunas conductas humanas no se concluye que no puedan ser estudiadas científicamente de manera que finalmente obtengamos .los datos suficientes para controlarlas en forma precisa y predecirlas confiablemente. De la insuficiencia actual de datos no se desprende que tengamos que recurrir a otros campos para expli- car la conducta humana o utilizar conceptos menos precisos aunque aparentemente "más explicativos" de la conducta. El problema de la ciencia de la conducta como el de otras ciencias es un problema técnico,.nada tiene que ver con los eventos conductuales en sí mismos. Pero sean cuales sean las condiciones que hacen que un indivi- duo estudie psicología todas ellas están presentes en su medio am- biente. La conducta de estudiar psicología no es autoproducida ni surge espontáneamente de la nada. Afortunadamente la ciencia de la conducta, como la biología, ya superó la etapa de la "generación espontánea" . Podemos decir que un individuo estudia psicología "porque quie- re" estudiarla, pero un análisis científico nos demuestra que el que- rer hacer una conducta no es la causa de la conducta. Las condiciones queIlevan a un individuo a estudiar psicología son las mismas con-

diciones' que le hacen querer estudiarla. Querer

de la conducta, no su causa. Esto no significa que para el conductismo los sentimientos no existan, que los individuos no sientan ganas de hacer algo antes de hacerlo, sino únicamente que los sentimientos no son la causa del comportamiento sino efectos de las mismas causas, efectos colaterales. Decir que el conductismo niega la existencia de los sentimientos y otros eventos privados es una de sus múltiples malinterpretaciones. Esas malinterpretaciones han sido enseñadas por aquellos que no sa- ben nada sobre el conductismo o que tratan de desprestigiarlo por ser una filosofía que se contrapone a sus creencias personales sobre el hombre, específicamente sobre la conducta humana.

es un acompañante

MANTENIMIENTO

Pero un estudiante no solo entra a la carrera de psicología, sino que se mantiene en ella. Entonces, ¿cuáles son las condiciones medio- ambientales que mantienen esta conducta? ¿cómo está reforzada la conducta de estudiar psicología?

CONDUCTA

DE ESTUDIAR PSICOLOGIA

273

Algunos de los reforzadores positivos involucrados en el mante-

nimiento de esta conducta pueden ser los siguientes:

santes, el conocimiento obtenido, las lecturas recomendadas, los maes- tros, las calificaciones. También estudiar psicología puede estar re-

forzado negativamente, es decir al estudiarla el individuo evita o escapa de estímulos aversivos, por ejemplo: de serios problemas per- sonales, del aburrimiento de estar en casa sin hacer nada, de tener que trabajar, de críticas, etc.

están pre-

sentes en el medio ambiente, ninguna

individuo llámese mente o cerebro. Un estudiante

estudiando psicología porque tiene algo que se llama "perseverancia", "interés", o "amor a la psicología".

clases intere-

El hecho es que todas estas variables mantenedoras

de ellas surge del interior del

no se mantiene

PRIMEROS

DESCUBRIMIENTOS

varias cosas,

algunas de ellas reforzan tes, otras aversivas. Descubrimos, por ejem- plo: que no sólo existe una sino varias formas de describir la con' ducta (hablar sobre ella) o de tratar de modificarla. Los profesores presentan varios enfoques o sistemas de psicología, Cada enfoque di- ce cosas diferentes sobre el comportamiento humano y algunas veces

no sólo diferentes

sino contradictorias. Por un lado un maestro re-

fuerza (acepta) que el alumno utilice ciertos términos al describir

la conducta humana o hable de las causas de

referencias a determinados eventos, mientras que otros maestros 10

Al entrar

a la carrera de psicología descubrimos

la conducta haciendo

castigan (desaprueban, corrigen) por 10 mismo. Ante estas contin- genciasconflictivas se producen estados corporales que el alumno rotula como: "incertidumbre", "enojo", "desorientación", etc.

Al iniciar la carrera de psicología, los estudiantes también des- cubren que existe agresión entre los exponentes de diferentes enfo- queso Los maestros simpatizantes del psicoanálisis dicen que los con- ductístas son superficiales, los conductistas dicen que los psicoanalistas tratan con fantasmas. Para los gestaltistas ningún tipo de psicología ve al hombre como una unidad; mientras que para los humanistas ninguno de estos enfoques toma en consideración a la persona.

de

escenarios similares a campos de batalla, los maestros compiten unos con otros y el objetivo: "enseñar psicología a los alumnos" (cualquie-

ra que esta sea) es sustituido por el objetivo de obtener prestigio personal y ganar conversos o simpatizantes para un determinado en- foque, generalmente por medio de desprestigiar a los demás. La gue-

rra puede ser abierta o fría, pero las consecuencias de todo

reciben principalmente los alumnos. Ellos en lugar de aprender a profundizar en el estudio de un enfoque, aprenden complejos reper- torios verbales defensivos que parecen ser más efectivos en la medida

Las facultades

o "escuelas"

psicología se convierten así en

esto las

274

LOS HORCONES

en que incluyen términos técnicos. Las facultades o escuelas de psi-

se refuerza a los estudiantes

el hablar y no el hacer. Muchos hablan de análisis de la conducta,

cología

llegan a ser lugares en donde

pocos conocen realmente

mo sucede con todos los demás enfoques.

sobre él y muy pocos lo aplican. Lo mis-

Por otra parte, no faltan los maestros que hablan en contra de un enfoque psicológico sin haber leído ni siquiera lo mínimo acerca de él. Por ejemplo: No faltan maestros que hablan de las limitacio-

nes del análisis de la conducta

los re-

pertorios verbales de los maestros y se convierten en anti-conductistas

en anti-psicoanalistas, anti-rogeríanos, anti-cognoscitivistas, etc.

mento en esta área. Y los alumnos hacen lo mismo, imitan

sin haber hecho siquiera un experi-

o

Ante este estado de cosas, algunos estudiantes escapan retirándo-

se de la carrera de psicología, otros comienzan

las definen como si estuvieran seguros de conocer los últimos avances en el sistema psicológico defendido.

a tomar posturas

y

Otros alumnos cambian de enfoque cada semestre dependiendo

principalmente de las características conductuales del maestro que

lo imparte y de los condidpulos que lo toman. "El maestro que nos

da psicoanálisis es muy simpático, ahora todos somos psicoanalistas", "la maestra que nos da conductismo está muy guapa, ahora todos somos conductistas", "mis mejores amigos son rogerianos, ahora yo soy rogeriano". El estudiante va del psicoanálisis al conductismo, un día se cree psiquiatra y luego psicofisiólogo, luego regresa al psico- análisis o a la psicología humanista y para justificar su falta de conocimiento acaba bautizándose como un psicólogo ecléctico. Lo mismo que han hecho algunos de sus profesores. El alumno aprende imitando.

de enfo-

es

Que el estudiante

esté expuesto

a una gran variedad

ques o sistemas psicológicos en los primeros años de su carrera

muy

no vaya a tomar ninguno en particular es conveniente que los conoz-

ca en forma precisa, hay que saber qué dejamos para apreciar

que tenemos, al no hacerlo así corremos el riesgo de ser psicoanalistas

hoy, conductistas mañana y filósofos pasado mañana.

lo

positivo. Sea cual sea el enfoque que vaya a tomar o aunque

El problema

no es que en una escuela de psicología se presen-

ten a los alumnos diversos enfoques psicológicos sino que no existan

profesores actualizados o comprometidos con el enfoque que enseñan.

de los maes-

tros está relacionada con las malinterpretaciones que los alumnos hacen sobre los sistemas de psicología, sean estos conductuales o no. Los que escribimos este artículo somos conductistas radicales y para

nosotros resulta lamentable oír a estudiantes o psicólogos decir que el conductismo es una psicología de estímulo-respuesta, que no toma

Esta falta de actualización y compromiso de parte

CONDUCTA DE ESTUDIAR PSICOLOGIA

275

en consideración eventos privados y que sólo estudia la conducta de las ratas y de las palomas.

Es importante conocer cuáles son.las variables que controlan que

un gran número de profesores no se mantenga estudiando la materia que imparten, pero cualquiera que sean estas variables, están en el medio. Principalmente en la estructura y operación de nuestro sis- tema educativo. Los maestros no están reforzados por estudiar, por actualizarse.

Desde una prespectiva conductísta, ni los profesores ni los alum- nos son culpables por su conducta, el maestro no se prepara porque

tenga algo que se llama "irresponsabilidad" o un alumno no estudia porque tenga algo que se llama "flojera". La conducta del maestro

y la del alumno es el resultado del medio donde ellos se comportan.

Esto no quiere decir que ni los profesores ni los alumnos puedan actuar para modificar este medio, que no puedan cambiar las con- diciones a.las que están expuestos de manera que sean más probables conductas que tengan efectos positivos a corto y a largo plazo.

LO QUE EL ALUMNO APRENDE

Lo que un estudiante dentro de la carrera de psicología aprende

o no, dependerá por lo menos de tres factores:

l. De lo que sus profesores sepan sobre el tema.

2. De la habilidad que tengan los profesores para enseñarlo.

3. De la motivación que tengan para enseñar. Es decir, que tan

reforzada esté su conducta de enseñar.

A continuación haremos algunos comentarios sobre los tres fac-

tores. 1) De lo que los profesores saben sobre el tema:

Todavía, en nuestras universidades la selección de un profesor para impartir una clase en particular se hace tomando en considera- ción muchos factores menos la preparación del maestro y mucho menos la habilidad que tiene para enseñar. Esto ocurre principalmen- te en las carreras relativamente nuevas. Episodios como el siguiente son frecuentes en las escuelas de psicología: el Director o Decano de psicología pregunta a los pocos profesores con que cuenta su facul- tad: "no hay quien dé análisis de la conducta; ¿quién de ustedes puede darlo? Un maestro simpatizante de la teoría psícoanalítica contesta: "a mí me hace falta una materia para justificar mi tiempo completo, yo puedo darla con gusto". El Decano dice "gracias, hemos resuelto el problema". Pero, ¿qué probabilidad hay de que el nuevo profesor de análisis de la conducta informe con exactitud a los

alumnos sobre esta ciencia? Y todavía más, ¿qué probabilidad

de que este maestro improvizado enseñe a los alumnos a estar lo su-

existe

276

LOS HORCONES

ficientemente reforzados para seguir estudiando análisis de la con- ducta en el futuro? No es necesario conocer mucho sobre conducta humana para decir que la probabilidad es muy reducida.

2) De la habilidad. que el profesor tiene para enseñar.

Las escuelas de psicología pueden contar con maestros que co- nocen sobre análisis de la conducta, pero una cosa es conocer y otra

es saber enseñar esta ciencia. Es lamentable encontrar profesores que

introducen al alumno al campo del análisis de la conducta por medio de materiales tan complejos como conducta verbal o dándoles a leer artículos que son difíciles de entender aun para los propios maestros. Por otra parte, el aumento de interconductistas en algunas escuelas de psicología puede provocar que los estudiantes crean estar siendo

introducidos al análisis de la conducta o al conductismo radical cuan- do en realidad se está hablando de psicología interconductual. No vamos a discutir aquí, si la psicología conductual y la interconduc-

tu al son compatibles o no, si se complementan o son independientes.

Simplemente diremos que los conceptos que en ambas se utilizan

son diferentes y que por lo menos blemente usados en el campo del

interconductismo.

con la psicología interconductual, que el modelo de la triple con-

tingencia no es suficiente para explicar la conducta humana. Lo raro

sólo ha leído uno o dos libros de Skinner y to-

es que el estudiante

davía confunde reforzamiento negativo con castigo.

hasta ahora no son intercambia-

análisis de la conducta

o en el

No es raro oir decir a un estudiante que simpatiza

3) Valor reforzan te de enseñar

Lo que un alumno aprende en la carrera de psicología no sólo

dependerá de los conocimientos que el maestro tenga sobre el tema,

o de si sabe o no enseñar, sino también dependerá zante sea para el maestro enseñar.

de qué tan refor-

¿Qué reforzadores están disponibles para los maestros al enseñar análisis de la conducta?

Hablaremos de dos tipos: artificiales y naturales.

Desgraciadamente vivimos en un sistema social donde la con-

por

reforzadores artificiales sobre todo por el reforzador monetario. La

mayor parte de los maestros no están reforzados por el hecho de que los alumnos aprendan, es decir por el reforzador natural o intrínseco

un

ducta de enseñar de la mayoría de los maestros está reforzada

de la conducta

de

enseñar

(Horcones, 1983).

En esto

hay

punto importante a considerar: ¿cuáles pueden ser las razones para que los profesores enseñen lo que saben a sus alumnos? ¿Si estos se

pueden convertir en sus propios competidores al salir de la escuela,

como maestros en la misma escuela? Este es

o pueden sustituirlos

uno de los grandes problemas con que se enfrenta

la educación en

CONDUCTA DE ESTUDIAR PSICOLQGIA

277

un sistema social competitivo

de monopolizar conocimientos es reforzada y la de compartir es cas- tigada.

en una sociedad

donde

la conducta

TOMANDO UNA DECISION

Ahora comentaremos .sideramos importante.

a estudiar psicoanálisis

que con- de decidir cuál será su orienta-

ción, el enfoque que tenga para estudiar la conducta humana. Pre-

guntas como las siguientes son pertinentes: ¿Qué lleva al estudiante

psico-

logía no directiva y no psicología conductual? A continuación cita- remos algunos factores que posiblemente intervienen en esta decisión:

sobre otra conducta

del alumno

La conducta

y no gestalt?, ¿qué lo lleva a estudiar

l. Control

de estímulos.

Si en una escuela de psicología

sólo

se imparte conductismo o sólo psicoanálisis, es poco probable

que

los estudiantes decidan estudiar otros enfoques. Que el estudiante no tenga alternativas no es positivo para ningún enfoque.

en la decisión es el valor reforzan te

de la alternativa. ¿Qué tan reforzan te

o hablar como un psicoanalista o como un conductista> La función

reforzante de un enfoque en particular dependerá de muchos Iacto- res. Un estímulo se condiciona como reforzador si es apareado con otros reforzadores, entonces un enfoque psicológico puede adquirir valor reforzan te para un estudiante por medio del apareamiento. Da- remos un ejemplo: El profesor González que imparte psícopatología

con una orientación rogeríana, frecuentemente hace comentarios posi-

tivos a los alumnos, los escucha para que ellos entiendan, habla

sincera entre las personas, de la potencialidad

tiene para solucionar sus problemas, de humanismo, de autorealiza-

2. Otro factor que interviene

es para

un individuo

actuar

y trata de explicarles claramente de la necesidad de comunicación

que cada individuo

ción,

etc. Mientras que el profesor Rodríguez que también imparte

psicopatología pero desde un punto de vista conductual, desaprueba constantemente a los estudiantes, no les explica en forma que ellos entiendan, habla sobre programas de reforzamiento, sobre conductas de evitación en ratas y palomas dice que el hombre no es libre y que no tiene ningún mérito, etc. La probabilidad de que el estudiante simpatice con la psicología no directiva y no con la psicología con- ductista es muy alta. Cualquiera que haya estudiado un poco a Pavlov entenderá la razón.

un enfo-

que forma parte de las variables que controlan

el

alumno como el maestro

este hecho. El

no de decidir

Es obvio que la forma en que los profesores presentan

por un enfoque psicológico en particular.

deben de tener en cuenta

la conducta del alum-

Tanto

maestro debe hacer más reforzante el material, más actualizado y pre·

ciso. El alumno debe tomar

patía o antipatía

a la forma en

el hecho de que su sim-

como probable

con cierto enfoque esté relacionada

278

LOS HORCONES

cómo éste está siendo presentado niente que el alumno aprendiera

hasta ahora sobre análisis de la conducta

ce que explique suficientemente

por un maestro.

a decir:

Sería más conve-

"lo que me han enseñado

y conductismo

no me pare- y no a decir:

la conducta humana",

"el análisis de la conducta

es insuficiente

para explicar la conducta

humana", o "la filosofía conductista es antihumanista",

Es lamentable

que muchos profesores

no apliquen los principios conductuales

de análisis de la conducta,

en su actividad

docente. Que

den clases por medio de conferencias¡ culpabilicen

a los alumnos

por

la conducta

de no estudiar,

utilicen controles aversivos y no

cuenten

con formas para evaluar objetivamente

los avances de los alumnos

ni los alumnos

Los analistas de la conducta

dad de enseñar análisis de la conducta ejemplificándolo

tengan forma de observar si están aprendiendo

no deben

o no.

dejar a un lado la posibili-

en la forma

como imparten su propia

su propia forma de vida.

él, es una estrategia

clase. Y todavía más, ejemplificándolo

con

Vivir el conductismo y no sólo hablar de

efectiva para enseñarlo.

En los últimos

años ha habido

interés

de parte de los

analistas de la conducta

un gran sobre el problema

que representa

las malas

interpretaciones

y los conceptos equivocados

que se tienen

sobre el

análisis de la conducta y el conductismo

tanto por psicólogos de otras

orientaciones

como por el público

en general.

Se han propuesto

va-

rias formas

para resolver este problema

(Todd y Morris, 1983; Cooke,

por los Horcones y es conocida

1984). Una

de ellas ha sido propuesta

con el nombre de "estrategia de ejemplificación múltiple"

(Horco'

nes, 1985). Esta estrategia consiste en presentar

los principios

de la

conducta dando ejemplos simultáneamente principios en diferentes escenarios y sujetos.

de la aplicación

de estos

A continuación describiremos el uso de

esta estrategia:

El maes-

tro Villa que imparte

un curso introductorio

de análisis

de la con-

ducta tiene como objetivo

del día de hoy enseñar

el principio

de

reforzamiento

positivo. El maestro muestra a los estudiantes

una

~ata

dentro de una caja experimental

Los estudiantes

oprime

a la luz: estímulo discriminativo:

lanca: conducta operante;

a todo el proceso reforzamiento

estos términos técnicos y participan

nar la palanca por medio de reforzar aproximaciones

conducta

maestro Villa habla sobre la utilización del procedimiento

zamíento positivo para enseñar conductas

hospitales

y recibe comida,

(mal llamada

"caja de Skinner").

una

luz roja

la rata

llama técnicamente

de presionar

la pa·

observan

que al encenderse

una palanca

el maestro

a la conducta

ya la comida: reforzador positivo. Nombra

positivo. Los alumnos aprenden

en enseñar

a otra rata a presio-

sucesivas a esta

En la misma clase, el

de refor-

deseables a personas

o sea por medio del moldeamiento.

en

psiquiátricos, el reforzador usado son fichas (Ayllon y Azrín,

1968). El maestro

hace entonces una analogía

entre la comida

que

CONDUCTA DE ESTCOlAR PSICOLOGIA

279

recibe la rata y la ficha, entre la conducta de presionar

y la de ejecutar una conducta deseable. Después cita un experimento

donde la conducta de estudio

(Walker y Bucley, 1968;

Hall y cols., 1968). En la misma clase da un ejemplo de cómo se

le enseña a un niño a cumplir con la instrucción: "ven" reforzándola

con cariños físicos y verbales (Ribes, 1972) compara la instrucción

"ven" con la luz roja de la caja experimental;

con la de presionar la palanca, y la atención que

venir, con de la vida por Arturo

y du-

rante el paseo platicó agradablemente

cosas interesantes. Tanto la conducta de Martha de salir con Arturo como la conducta de Arturo de invitar a Martha fueron reforzadas. Los reforzadores involucrados no son comida, ni fichas sino de otro tipo (pláticas agradables, cariños físicos, etc.) ,

el profesor cita un ejemplo a nivel de la socie-

dad como un todo; comenta que en nuestras sociedades contempo- ráneas la conducta de trabajo está reforzada por el reforzador mone-

tario y la conducta de estudiar por las calificaciones. Después y debido

a que el maestro Villa conoce lo suficiente sobre análisis de la con- ducta para considerar el análisis social y el cambio cultural como

elementos escenciales de la filosofía de esta ciencia, inicia un análisis conductual de la sociedad y propone modificaciones a aquellas prác- ticas culturales que están poniendo en peligro la supervivencia de la especie. Da ejemplos sobre otros reforzadores que pueden ser uti- lizados, propone que los propios productos del trabajo sean los re-

sea más

reforzante para el estudiante que las calificaciones o grados.

la palanca

por medio

de un niño fue aumentada

de reforzarla con la atención del maestro

la conducta de venir

el niño recibe por

episodio

la comida. y con la ficha. Después describe un

diaria

a un

de los esudiantes diciendo: Martha fue invitada

día de campo. Martha aceptó la invitación

con Arturo

e hicieron otras

A continuación

forzadores de la conducta de trabajar

y que lo aprendido

El uso de la estrategia de ejemplificación múltiple para enseñar

análisis de la conducta hace posible que los alumnos generalicen lo

que aprenden

humana

con ratas y palomas en el laboratorio

a la conducta

en la vida diaria.

En estas circunstancias la posibilidad de que el alumno defina

el análisis de la conducta

ducta animal es cero. Así el estudiante aprende que el conductismo va más allá de las ratas y de las palomas.

como una ciencia que sólo analiza con-

REFERENCIAS

Ayllon, T., Y Azrin, N. (1968). Economía de fichas. Traducido del inglés. Mé- xico: Trillas.

Cone, J. D., Y Flayes, S. C. (1980). Environmental problemJlbehavioral Monterrey, California: Brooks/Cole,

solutions.

280

LOS HORCONES

Cooke, N. L. (1984). Misrepresentations of the behavioral model in preservice teacher education textbooks, En W. L. Heward, T. E. Heron, D. S. Hill y J. Trap-Porter, Focus on behavior analysis in education. Columbas, Ohio:

Merrill. Ferster, C. B., y Perrott, M. C. (1975). Principios de la conducta. Traducido del inglés. México: Trillas. Hall, R. V., Lund, D., y Jackson, D. (1968). Effects of teacher attention on study behavior. [ournal o/ Applied Behavior Analysis, 1, 1-12.

Y Skinner, B. F. (1970). Análisis de la conducta. Traducido del

Holland, J. G.,

inglés. México: Trillas. Horcones, Los (1978). El análisis experimental del comportamiento aplicado a

la vida comunitaria: la comunidad Los Horcones. Revista Latinoamericana

de Psicologia, 10, 447-462. Horcones, Los (1980). Behavioral ecology in a Walden Two Community. Articulo presentado a la VI Convención Anual de la Assocíation for Beha1'ior Ana- Iysís, Dearborn, Michigan, USA. Horcones, Los (1982). Walden Two experiments: Beginnings of a planned sacie- ty. Behaviorists 10r Social Action [ournal, J, 25-29. Horcones, Los (1983). Natural reinforcement in a Walden Two community. Re- vista Mexicana de Análisis de la Conducta, 9, 131-143. Horcones, Los (1984). Walden Dos y cambio social: aplicación de la ciencia del análisis experimental de la conducta al diseño cultural. Revista Latino- americana de Psicologia, 16, 9!l-1l4. Horcones, Los ~1985). Algunas posibles estrategias para decrementar enunciados falsos sobre el análisis de la conducta y el conductismo. Articulo presen- tado en el 1 Coloquio Regional de Análisis de la Conducta, Hermosillo, Sonora, México. Horcones, Los (1987). Personalized gobernment: A gobernmental structure based on behavior analysis. Behavior Analysis and Social Action. Ríbes, E. (1972). Técnicas de modificación de conducta. México: Trillas. Reynolds, G. S. (1968). A primer 01 operant conditioning. Glenview, Illinois:

Foresman, Sloane, H. N., Endo, G. T., Y Della-Piana, G. (1980). Creative behavior. ThfJ Behavior Analyst, 3, 1l·21. Skinner, B. F. (1970). Ciencia y conducta humana. Traducido del inglés. Barce- lona: Fontanella. Skinner, B. F. (1972). Más al/á de la libertad y la dignidad. Traducido del inglés. Barcelona: Fontanella. Skinner, B. F. (1975). Sobre el conductismo. Traducido del inglés. Barcelona:

Fontanella. Todd, J. T., Y Morris, E. K. (198!l). Misconception and miseducation: Presenta- tion of radical behaviorism in psychology textbooks, The Behavior Analyst, 6, 15!l·160. Walker, H. M., Y Buckley, N. K. (1968). The use of positive reinforcement in conditioning attending behavior. Iournal 01 Applied Behavior Analysis, .7,

209-224.

Winston, A. S., Y Baker, J. E. (1985). Behavior analytic studíes of creativity:

A critical review. The Behavior Analyst, 8, 191-205.