Sei sulla pagina 1di 7
Fl Coordinador Cultural jo To cuento aqui, al verse pierda, la memoria gorsiona y se ciera como osta a ese remember fe eran das aciagos los que apenas alumbraban el leno de los ochenta, cuando éramas tan re pocos que expresibamos el descontento en acciones cul- es que produjeran alin desperiaren la concien- jnedio sondmbula de los chilenos arontades por las is. Por aqut y por alls, medio camuflados, medio lesinos, crores, pinores, poets y otras agrupa~ ys nos eeunfamos en Ia noche a planificar acros de icin contea el eégimen. Asi nacié el Coordinador url formado por vacas agrupaciones y una man- dle avtstas y activists de acciones que preparib os para fechas simbélicas que se aproximaban. Creo jc eva para el 11 de sepriembre que, como cada aio, jpaneciacontrolado para reprimic cualquier indicio de protest, Se reunian solo los oxgunizadores en algin hi- or secreto para que no se fuera fltrar la informacién, [pores el lugar a hora.ainterveni se guardaba hasta {imo minuto, las indicacionescorrian solo de boca en toca, evitando las instruccones escttas y tlefnicas. CContar esto ahora parece una pelicula de la Alema hia nazi, pero era ast de riesgoso: en una accién an- ior habla llegado la repre con un saldo de heridos, tletenciones y una muerte, Para ese once se eligi la pla que esté frente al Teatro Municipal, un lugar na Pero el Coordinador habia instalado a ‘equipo médico y uno de abogados por lo. ‘cuir. Nunca se sabia cuineos tbamos a ‘edit fuimos muchos los que corrimos el riesgo. No limos cuemta que éramos cerca de cen, mientras smulibamos esperae micro se bajan varios compariers y amarran una cadena e tando el erfico. All empezs la accidn rlémpago, to ddebia durar no més de tres minutos. Erael tempo qu tardaba la repre en llegar desde el pasco Ahumada on reloj en mano corran ls pintores eambiando tadura. En la esquina de Bombero Salas, a delalcalde momio Mequis, os poeas le pus bolss co ‘me arranco con la plata. A mi me encarg fuente deagua que ert en fe rojo, Momento justo para salir soplado, ya que centro de Ia aocidn la gente de Ja danza trataba sar un cartel con un montén de globes que no imox que evacuat pos de emergencia arvies 5, Bs extafio, pro son po- 5 que recuerdan ests experiencas. Los de n botrado en los protagonistas de esas acciones, lie ele ocurea hacer algo en la via pl tantos, quizds menos de cien, los que imos ese mediodlaala movilizacién rekimpago 0, con el culo a dos manos y un suspiro jaado por la emocin, sss Ma pal Un drbol de piernas (Cuando uno tira e hilo de la memoria van apare- ciendo episodios que en su tiempo no se querfan re cordat por seguridad. Tal ver, el Coordinador Cultural duré lo que dura un rayo en la cormenta. Y nunca na- die documenté ess aciones de tomarse la ciudad con Ja demanda del arte ptbieo, el arte politizado, el arte Jnconforme en su infracei6n ceatrera. Tampoco tenis mos efmaras de filmacién y ls sofisticaciones téeni- cas que hoy abundan, Las fechas no las tengo claras, eto eran das cave para a inquierda, El lugar elegido, ‘como siempre, efa secreto, y Ia instruecién era llevar medias pantys largas rellenas con papel yalgin paque- te en una bolss. Ast Ilegamos ese dia en Ia mafiana al ruce de rarzaval y el parque Bustamante, Dalvamos ‘yuck, volviamas a pasa, velamos a algunos compa: fieros simulando pololear a quienes distinguismos por Ja pinta lanuda y arcesa, Apenas nos mirdbamos ce- frando un ojo al pasar, Esa vex, también a las doce, parece un auto tiando panfletosy al medio dela calle fee una molotov y raed por el cemento, dejando una Vinca de faego como barrcada. Se paralzé el trinsito Ahi comenaS fa aceién. Era un lugar abiert por lo {que debiamos tomar més precauciones. Alguien nos podia disparar desde el pargue y mies ation a ines color carne que pretanexremidadescercen das, Muchas pienasrescaadas de alguna fos dictatos sal La idea ea coaas de un gran drbol que habla en ‘el parque, como si fuera frtas humanas pendienda dlls ramas. Un gran enzo con un poema combat coronaba la aecin (no recuerdo el verso) Todos enc ramindose al wonco, todos desesperads amarrand Jas piernas de punts. EL ébol esa mafana de inv ‘no habia reco de pantortilas y muslosy ie fa verdad, no fue tan plistico ni sucreaita como cuenéo, porque en el apuro, las pierna quedaban mi colgadas ose cian al past No tenfames la pas remonilyriguosa del ate para reaiza a peeForma ce, En ealgiee momento pod lear la rep; cuslguieeexquina pod aparecer los servicios sec tos de Pinochet y balearos en plena ale. Eso esa contemplado, pero de codas formas después neces bbamos tiempo pura haezrnos humo, por eo se dsj tuna rumba de paquetesy caja en la calle para despa Toxo era cosa de minutos (la vida es eterna) tritos, un graiteado, unas bocinas, una panfleea salir hecho un peo por Iraeizaval hacia ariba, Yi go de caminarripido varias cuadras, roma uo que, por desgracia, pasé por donde mismo, Desi vehiculo pudimos ver el aparataje polical que es Hegando, seguramente lamado por algin vecino del sector. Con una cata tocaban los paquetes y pensando que podéan contener una bomba, Ye co segula derenido y nosoctos en la micro con gh _mago apretado rogando que os pacos nose subie revisara los pasajtos.Igualse subieron. mit ‘Ayer est sucha, S encontraron nada. Yla micro siguié su camino y ats \quedaba el ébol de pieenas que de lejos se vet lirica- mente trgico. Aris quedaba el érbol oreido de pier- has que los pacosarrancaban con violencia. Nada més, n tealidad eran chispazos de are callejro que duraban \nabri y cerrar de ojos; siquiera habia fotos de ese Ictivismo que nos alegraba la resistencia, nos aligeraba la bronca. Después, nos fbamos a casa comentando los sheralles. Que jévenes éramos en esas movilizaciones de Jn paciaenferma, sinténdones autores de una peque- fi infiaccibn Al tran no le moviamos nil vsera de Ai gore, ni siquierasllamos en los medios de comu- Hicacién. El pats Segui sin alerar su senda alambrade, Mientras canto, ef Coordinador Culeualplanficaba la pxima accién, Esa ver era un llamado a Paro Nacio- Mal conia que ser may impactante, Vamos todos al Paro realidad, el Coordinador Culrural era una pro- Wi fronral del accvismo emergente en esos alas. Jods ecan artistas, no codas las acciones eran tan ross, més bien eran gritos y plumazos de aleta al des fe a los acontecimientos que visualizab ftenro, La dictadura segua inacca, mis Fron, fein, y solo un Paro Nacional de actividades podia ecerla, Entonces, ee debia ser el Yamado, la ins Ticia movilizadora Los hugaes de reunién debfan ser siempre cambian- Jes y tampoco habia eantos, El Taller 666, el Centro Gulwsal Mapocho, la Sociedad de Escritores, pero {sos sitios estaban demasiado funados, ultra fchados fra quemarls con un allanamiento. Por es0 fue el Taller El Sol, una pei, un ceneroarresanal el lugar de Jos preparativos de aquella gran acién que apoyarta el Hamad Paro CCrear un enorme cartel de convocatoria que fot: ra en el rio Mapocho y recortiera pare de la ciudad no una balse de fa resistencia. Era una oper nis acotada, més guerilla por lo peligrosa; el cartel seria enorme, habia que construitlo con pistco y ma- era, Adems, dela flotar con cimaras de neumticos infladas. Amn me encargaron compra las cimaras en reado pets. Y no era fil en dicadura andar pot 135 4a calle con un montén de newmtios, Pero lo muerto de susto, ramos vente en cota, disiazados como cual ddetrabajo.con overolesy cascos amarillos, Haire ‘cuenta que estabamos trabajando al llevar el car veinte metros enrollado en los hombros. Lo trata desde el puente de os Carros, en La Vega. Puede sido cambign en septiembre, no estoy tan seguro, hhabfamos estado toda a semana pintando y arma 1 gran rollo del cartel que decia nada més: VAMC TODOS AL PARO. En el mismo puente, aril 4 pondriamos los flotadores, Era una empresa sue sin duda. La hora seria el mediodlia, como todas acciones del Coordinador, Ese dia nos reunimos a las ocho dela mafianae ‘Taller El Sol para organizar la accién y recibir inser cones. El grupo era solo de hombres para no des sospecha, dlaro que adems de mi habla otro gay MIR acrualmente fllecido, No doy el nombre porg 41 nunca se declaré homosexual, aunque estaba, ciente de que todos lo sabian. Era un escrtor de ddo al género eestimonio. Un tipo nada de afect ms bien serio y que jamés sonia, Ahora lo recut ¥ entiendo su mudo mensaje: no eran tiempos andar mariconeando en la procesta. Eta grave, de profunda y mirada penetrante. Alguna vec una po tale enrostr su homosexualidad en el bar El Cast de plaza Iealia,y€l la enfrentsincertogindola £¥ problema tiene usted con eso, ompafera? La mujer {yo que tragar su osadia, Y el siguis bebiendla ce ‘como si nada, ‘spindle urd alee ible que se fears el aconrecimiento. A fs once mos todos dispuests y numerados para trasla~ ‘enorme panfletonavegante. No digo que habia yuildad, una dura cala nos goteba helada por sala cuando aparecié uno de los vijlancesinfor- ndonos que el sector estab lleno de pacos. Unas eres habian colgado un lien2o en la baranda del uno puente y habiancercado el lugar. Es imposible liza Iaaccién, nos dijo fumando inquieto. Todos miramos con decepeién, menos el mista gay que un paso al rene inctepéndonos por la cobardi ropongo que la accién se realice con mayor rzén. fsoy dues lig, dedamé con haus wlos los hombres bajaron la eabera murmurando: 0 hijo, tengo familia, Enconces, el mira gay se Mig seupindoa sco Todo een ai por ellos que insisto en leva a eabo el proyecto ein tan reset frente al. grupo de machos dis Jos de obreros que se negaban a cooperat Quién azeve, prgunté mirindoos a todos, Solo els cio fue la respuesta. Y ah me salt Ia loca teme- jay dando un paso al frente dij: Yo también. me so, Quin mis? Quién nos acompaia? Solo nos jedanos el mista gay y yo en la afrenta, porque los Machos retrocedieron un poco avergonzados. Eramos marcas decididos que no tenfamos apoyo, y solos imposible leva a cabo la fluda empress. Ya son Tis doce. Quién nos acompafa, volvié a preguntar 4 mise gay. En exe momento, Fuerte goes en la [puerts rompieron el silencio, Todos corrimos desspe fadosa un lado y oto buscando una inexistente puerta scapes sf cartel, mierda, a fr. cexcdindanlo en el ‘echo, susurrdbamos cn el desespero, scando el gran rolloy subiéndolo al techo, srtando de hacer el menor ‘ido. Alguien mieé por la ventana y abrié la puert, nos volvd el alma al cuerpo al era un gordo amigo «que venfa sudando. Es lleno de pacos, suspits, sen. ‘indose agotado, Yaht erminé todo. Lentamente nor desvestimos sacindonos los overolesy los eascos, y yo aproveché de dare una ojcada alas pirnas peas de ‘mi compatero gay, Esa fue la leima yfilidaaccién del Coordinador Clearaly su corta historia en los avatares de la dicta. clura. Aqut la relato para que el viento neoliberal no se lleve también los petalos ajados de ese temerario, recuerdo, QUEMAME Los Ojos