Sei sulla pagina 1di 3

LA ÉTICA PROFESIONAL DEL INGENIERO ELÉCTRICO

El presente trabajo hace referencia a la deontología y la ética profesional orientadas a la ingeniería eléctrica, determinando el perfil del buen ingeniero eléctrico y definiendo cuáles son sus obligaciones concretas. A menudo se escucha en la televisión de casos de incendios causados por corto circuitos debidos a malas instalaciones eléctricas y también de personas que mueren electrocutadas o debido a rayos. Es importante ver que la mayoría de estos casos se deben a la irresponsabilidad de los propietarios de los inmuebles que poseen instalaciones eléctricas viejas, en mal estado o que fueron realizadas por personas no calificadas. Pero evaluando la causa de los accidentes eléctricos determinamos que los profesionales no han cumplido con sus responsabilidades, habiendo no solo pérdidas materiales, sino también, vidas. De ahí la importancia de establecer normas y obligaciones para todo profesional y sobre todo la práctica de buenas costumbres que le permitan al ingeniero eléctrico desempeñar eficientemente sus actividades, teniendo en cuenta los peligros a los que podría exponer a personas e instalaciones, de hacer mal su trabajo.

La deontología o teoría deontológica se puede considerar como una teoría ética que se ocupa de regular los deberes, traduciéndolos en preceptos, normas morales y reglas de conducta, dejando fuera de su ámbito específico de interés otros aspectos de la moral. La deontología adopta una función de modelo de actuación en el área de una colectividad.

En conformidad con la responsabilidad para con la sociedad un ingeniero eléctrico deberá:

Ser consciente de que la seguridad y bienestar de las personas asociadas al proyecto en el que trabaje son responsabilidad del ingeniero. Entiéndase por seguridad y bienestar no solo al ámbito físico, sino que también involucra al comunitario.

Siguiendo con esta línea se declara explícitamente que el ingeniero eléctrico no deberá tomar parte en proyectos que atenten con la paz y el desarrollo social.

Ya que el ingeniero tiene un deber con la comunidad sus afirmaciones y estimaciones del proyecto deben estar acorde a los datos objetivos y disponibles, sin el afán de maquillar u ocultar información vital concerniente a toda la comunidad.

Por último, es responsabilidad del ingeniero rechazar cualquier forma de soborno o actividad ilícita, y si es testigo de este tipo de actividades deberá reportarlo a las autoridades correspondientes.

La ética hace referencia a la conciencia personal, orientada al bien, no normativa y que propone motivaciones. Dentro de la ingeniería eléctrica, los profesionales son parte activa de la comunidad por lo que reciben una posición y responsabilidad, por ello para toda profesión es necesario nombrar los principios fundamentales de responsabilidad que son:

Para consigo mismo

Para con la sociedad

Para con el prójimo

Estos principios resumen el deber propio del profesional de la auto-superación como responsabilidad para consigo mismo, la integridad de sus actitudes profesionales para con el prójimo y el deber de que cualquier actividad que realice, sea en pro del avance y prosperidad de la sociedad evitando actos de maleficencia.

Desde el punto de vista para la ingeniería eléctrica y de todo profesional, un ingeniero eléctrico debe:

En conformidad con la responsabilidad para consigo mismo un ingeniero eléctrico deberá:

Aceptar, dirigir y firmar proyectos en los que la experiencia o la formación académica lo faculten para realizar dicha actividad.

Contemplar las limitaciones y posición de su conocimiento frente a las mejoras tecnologías e invertir tiempo en el incremento de su propio conocimiento.

En conformidad con la responsabilidad para con el prójimo un ingeniero eléctrico deberá:

En esta parte lo que predomina es la integridad del ingeniero, esto incluye los valores de honradez, humildad y lealtad para con su cliente.

Aceptar criticas al igual que brindarlas de manera honesta, viéndolas como una oportunidad de mejora o una oportunidad de dialogo, se incluye en este punto el trato equitativo a cualquier miembro de la población independientemente de su condición cultural o social.

Evitar los conflictos de interés y de ser testigo de ellas, actuar de mediador para resolverlas sin afectar a las partes involucradas

CONCLUSIONES

Todo profesional es responsable de las actividades que realiza en favor de la comunidad, enfocado al ingeniero eléctrico cuando aplica los conocimientos que ha adquirido debe ser consciente de que su trabajo influirá en la calidad de vida que lleven las personas involucradas en las instalaciones que ha realizado, sobre todo tiene que tener en cuenta que al no realizar su trabajo a conciencia puede poner en riesgo la vida de las personas y pérdidas materiales. En la realización de proyectos, se debe velar por que estos sean

seguros, si dado el caso y no alcanza el presupuesto, se deben cambiar diseños que no sean necesarios pero no aquellos que son para la seguridad de las instalaciones y las personas.