Sei sulla pagina 1di 25

COMPILADOR: JOSÉ JAIME SÁNCHEZ F.

Maestro calvary chapel Tunja


VENID Y VED COLOMBIA
2009.
Material reproducible sin ánimo de lucro.

http://sites.google.com/site/calvarychapeltunja/
UNAS BREVES PALABRAS

En estos últimos tiempos, filósofos, escritores, críticos, docentes, teóricos, polemistas, jurídicos, comunicadores,
padres de familia y hasta representantes religiosos, establecen conceptos, ideas, cavilaciones y dictámenes de
índole meramente temporal, de confusión sin límites y alejadas de lo que antes era bien. Implicando que infinidad de
escritos, teorías, propuestas, definiciones, libros de texto, programas de televisión y radio, sentencias y
controversias, solo tengan una cara: lo que el extraordinario razonamiento humano, pero controvertido y
envanecido, con su permisivo corazón presenta debajo del sol.

Los diferentes rostros la sociedad a voces pregona: “paremos de cortar árboles para salvaguardar los bosques;
unámonos para combatir el recalentamiento global; aplaudamos los grupos defensores de animales; menos armas
nucleares, más soldados, más seguridad”.

Paralelamente, “somos libres: reconozcamos el divorcio, el sexo sin inhibiciones y promiscuo, la homosexualidad
como un gran regalo y, toda aberración posible. Legalicemos que otros maten a los bebés aún no han nacidos;
instruyamos a los inocentes colegiales en el uso de preservativos, con la cátedra de derecho al aborto, clases de
sexo y su actividad indiscriminada. ¡Emancipémonos, dejemos de ser moralistas, viva la manera de vivir liberal!
Paz, paz, sin moral y nada de religión”. Todo, con la idea y como señal de tolerancia, de convivencia, de progreso
social, de modernidad, “de vivir en el siglo xxi”.

Inflexiblemente, la instrucción y formación de esta está sesgada. ¡Anda trastornada! Vive un actualismo sofocante.
De la libertad y la verdad, la joven generación ya no entiende ni pizca. Sin embargo, frecuentemente hombres de
letras, periodistas de renombre nacional e influyente social repiten: “la verdad nos hará libres”. Pero, es necesario
preguntar: ¿Cuál verdad? ¿De qué os hará libres?

La libertad se ha definido de muchas maneras filosóficas. En carácter gráfico, es la capacidad del ser inteligente
para tomar, por sí mismo, una dirección frente a lo conocido, de elegir o no elegir o para escoger esto o aquello.

Esta se presenta en tres frentes: primera, libertad física. Ausencia de coacción. Facultad inherente a todo ser
humano por la cual tiene derecho a movilizarse, pensar, expresarse, obrar y de servir a Dios de acuerdo con su
conciencia; respetando las leyes civiles justas y los derechos ajenos. Toda acoso físico, político o religioso es una
conculcación flagrante de este derecho y valor fundamental humano.

Segunda, libertad psicológica. Ausencia de impulso externo o interno determinante que obstaculice el libre juego del
albedrío humano. La voluntad psíquica escoge entre obrar o no obrar, obrar una cosa u otra. No solo es compatible
con la obligación moral, sino que halla en ella su fundamento. Desde el punto de vista histórico existencial el libre
albedrío perdió por el pecado su normal funcionamiento respecto a los motivos y valores religiosos morales y está
esclavizado al punto que fácilmente se engaña llegando a creer que “lo bueno es malo y lo malo es bueno.”
Permanentemente la libertad psicológica está expuesta a gran número de presiones que condicionan en gran
medida el juego del libre albedrío, entre otras: sociales, culturales, educativas, de los medios de difusión.

Tercera, libertad moral. Ausencia de obligación. El ser humano no es una realidad hecha de una vez para siempre,
como una piedra; ni es simplemente un animal necesitado de adiestramiento, sino una realidad existente en vía de

2
desarrollo perfectivo y reflexivo. Está creado en la existencia con vida inteligente, con el encargo de hacerla él
mismo y destinado a transitarla moralmente y éticamente con las instrucciones de su Creador Invisible.

El ser humano no es un títere de teatro, o algo que obedezca a impulsos de un ciego instinto como accionado
mecánicamente mediante hilos invisibles; es un ser inteligente, consciente, responsable por sus actos; libre, con el
tremendo riesgo de rebelarse contra su Creador y poder decirle a sus normas e instrucciones: ¡No! Y por añadidura
con el honguillo de hacer lo que no conviene.

Una persona no es más libre por poder hacer, decir o pensar como le venga el apetito, sino por estar despojado de
todo lo que le impida pulir y perfeccionar su personalidad; de saber cuando y por qué actúa en lo recto o cuando en
lo incorrecto. La libertad humana no es un fin en sí misma, sino un medio que debe usarse rectamente. Por tanto
tiene sus normas y su retribución, su premio o su castigo, según se haya usado para el bien o para el mal.

Las narraciones, hechos y citas referidas en este escrito, sin pretender ser científico o epistemológico, al contrario
popular y sencillo, tienen como propósito aguijonear la necesidad de no admitir y creer a simple lo que digan o se
oiga; a que, con franca y nítida inteligencia se use la libertad en buen juicio, y, a la vez, fijar los ojos en La Verdad que
está por sobre el sol; aquella que como perito arquitecto todo lo ordenó, lo dirige y lo gobierna y que, sí puede
responder con iluminación sobre la existencia humana, satisfacer de razón y luz la mente y, construir
positivamente un hombre ¡verdaderamente libre!

José Jaime Sánchez Fonseca


Maestro Calvary Chapel Tunja

3
1. ¿CASUALIDAD O SUPREMA INTELIGENCIA?

Si al atravesar un desierto tropezamos con una peña y nos preguntamos ¿por qué está allí? Responderíamos
a nuestra curiosidad diciéndonos que ha estado siempre en aquel sitio. Supongamos que en vez de la peña, el
objeto hallado fuese un reloj. ¿Quién aceptaría la respuesta de que siempre había estado allí? ¡Nadie! ¿Por
qué? Porque al examinar la estructura del reloj, hallamos en él lo que no podemos descubrir en la peña; se
halla que las partes que lo componen han sido hechas las unas para las otras y con determinado objetivo,
señalar las horas... examinando el reloj, descubrimos que, si tuviesen diversa estructura o sus piezas fuesen
de otro modo colocadas no se lograría el objetivo de su construcción.

Vemos que está proporcionado el diámetro de sus ruedas para que, en un tiempo determinado, las manecillas
den vuelta sobre la esfera; que las ruedas son de un material que no oxida y, los muelles sumamente elásticos;
que la esfera está cubierta por un cristal para que, sin abrir el reloj, pueda observarse el movimiento de las
manecillas.

Forzoso es que esta máquina sea obra de uno o de muchos artífices, que estos artífices existan antes de
fabricarla y que, al fabricarla se propusieron el resultado observado.

Esta deducción no es menos segura si jamás se haya visto construir relojes, ni conocido el artífice capaz de
hacerlos, ni imaginar como pudo haberse montado tal máquina. Entre en un millón de personas, apenas habrá
uno que sepa como se talla un rubí. Lo que la ignorancia hace en este caso es que sea admirado el artífice,
pero no que se dude de su existencia. Igual fuerza tiene este raciocinio... se trate de un artífice humano o de
otro que tenga distinta naturaleza y diversos atributos.

¿Qué ser humano de cabal juicio, para explicar la existencia del reloj, quedaría satisfecho con que se le dijese que es
efecto de la casualidad? Cualquiera se sobrecogería si se le dijera que el mecanismo del reloj no es prueba de
invención, sino un resultado de las “leyes de la naturaleza metálica.” Para muchos la expresión “naturaleza
metálica” les parecerá muy atrevida, “pero cualquier pensador que lo desapruebe debe considerar que hoy se usa
otras expresiones no menos oscuras, vagas, e ininteligibles [p. Ej.: leyes de la naturaleza vegetal; leyes generales de
la naturaleza; la madre tierra; designios de la naturaleza; etc.] si de ellas se excluye a un agente y poder.”1

El enunciado: “El agua de un río muele el grano”, puede admitirla cualquier persona de razón; en cambio, decir que:
“el agua de un río construyó un molino”, se constituye, en la misma persona de razón, en disparate. Jamás alguien
aceptaría tal afirmación. Pues, ¿Qué inteligencia o poder tiene el agua del río para construir un triturador? El agua
del río solo puede contribuir a un objetivo determinado: convertir el trigo en harina. Efecto que puede resultar de la
colocación adecuada de un mecanismo para que lo accione a impulso. Entonces, poética o metafóricamente se
diría: “el agua del río muele el grano”.

Los movimientos, organización y obras de la naturaleza son un conjunto de organismos dispuestos con un orden
admirable que a una mente racional le es imposible imputar a la casualidad, el azar o aleatoriedad. De igual modo,
las fuerzas de la naturaleza hasta hoy conocidas, por sí mismas, nunca hubieran logrado fundar este perfecto
orden.

Hace largos años que, no un entusiasta místico, no algún sacerdote propugnador de alguna religiosidad, sino el
intelectual, idóneo y ecuánime Sócrates expresaba esta misma realidad con las siguientes palabras:

1
VILA Samuel. El cálculo de probabilidades. 1.988. p. 18.

4
Creo que los elementos del mundo no han venido a ocupar el lugar que les convenía por su propio impulso; del
mismo modo que nadie pretendería que las estatuas de Policeto, o las pinturas de Zeuxis se hicieron a sí
mismas. La cosa es infinitamente menos comprensible dado el número inconcebible de elementos que
contienen la totalidad del universo. Es preciso, pues, que haya una inteligencia soberana que del caos primitivo
haya hecho salir el orden.2

El filosofismo, el sincretismo y gran parte de la ciencia pretenden explicar que la aparición del universo se debe a
una “Gran Explosión”, (una excepción que no puede explicar las leyes de la física) donde: un gran átomo lleno de
hidrógeno y helio con enormes temperaturas, presiones y densidades, explotó y los elementos sueltos se reunieron
formando nebulosas que dieron lugar a las galaxias. Que la disposición ordenada del cosmos y quienes lo habitan
surgió por la posibilidad del azar. Dicen: “toda la materia del universo, debía tener una u otra forma y estar
relacionada entre sí de una manera u otra; no es absolutamente imposible que casualmente, quizá, entre muchas
combinaciones desacertadas del universo infinito, se haya dado el orden que admiramos en nuestro mundo.”3

Esta hipótesis o cualquiera otra (universo estacionario o del estado continuo, la expansión del universo, de las
pulsaciones, del universo inflacionario, entre otras) resultan infantiles y ridículas, pero, ya que muchos las toman
en serio, en especial la primera nombrada y a ejemplo de las demás, no queda otro camino que verificarla,
preguntando: ¿Habrá alguna posibilidad de que así sea?

Si se tratara de una sola disposición acertada en medio de un caos cósmico, podría ser creíble la idea. Mas la
monumental cantidad de designios y aciertos múltiples, complejos y completos, que integran la totalidad de la
naturaleza, en un cálculo de probabilidades demuestran que no puede haberse dado, en manera alguna, por el
desorden y la casualidad.

Las leyes de la aleatoriedad enseñan que:

Con un número muy limitado de elementos, pueden realizarse multitud de disposiciones, o como bien dicen
algunos matemáticos, de permutas. A manera de ejemplo, con un solo vocablo: absolutamente. Contiene 13
grafías, susceptibles de lanzarse al aire para que caigan sobre una superficie plana. Este proceso podría
efectuarse ilimitadamente. La casi totalidad de los vocablos así formados no tendrían sentido alguno. Sí
aumentamos el número de elementos posibles de combinación se aumentará considerablemente el numero de
disposiciones ordenadas y desordenadas. Se traduce entonces, en sencillo lenguaje, que la fórmula del azar,
en el más alto porcentaje de disposiciones, es desordenada; que no tiene una ley [un manual de instrucciones]
que adelante un proceso fiel.4

De manera que, los elementos dejados a su propio poder, infaliblemente, producen un resultado en que reina el
desorden y que no tienen sentido alguno. ¿Será posible entonces qué sin la intervención del tipógrafo, cientos de
caracteres de imprenta arrojados por potente explosión o a la aleatoriedad, se ordenen y formen palabras, páginas
legibles y libros en uno y otro idioma? ¡Cualquier ser humano, en diferente época, podrá constatar siempre el
mismo resultado! Ni con millones de millones de tanteos puede sacarse orden del desorden para plasmar, al menos,

2
CT. PIAT. Socrates. 1.950.
3
VILA, Op. Cit.
4
CARBONELL Los confines de la ciencia y la filosofía. 1.980. Tomo II, p. 19.

5
una cuartilla de página. Y menos, un orden tan complejo como el que a simple vista se observa que rige el “cielo, la
tierra y todo cuanto en ellos hay”.

Cuando alguien jugando a los dados, gana el juego una, dos, tres, cuatro... 15 veces, constantemente y con el
mismo número, cualquiera diría sin vacilar, sin dudar un solo momento: “¡los dados están amañados, estoy en
una cueva de ladrones!” ¡A filósofo,
porque 10 ó 12 veces los dados han
caído de manera que pierde unos
billetes, creéis firmemente que es
consecuencia de una hábil maniobra, de
una combinación artificiosa, de una
trampa bien urdida! Y viendo el
majestuoso universo, un número
prodigioso de combinaciones, mil y mil
veces más difíciles, complicadas,
sostenidas y útiles. ¡No sospecháis que
los dados de la naturaleza estén
amañados y que haya, allá arriba, un
muy hábil jugador que se divierte con
vosotros!5

Fuente: /www.cienciaonline.com/wp-content/uploads/2008/03/via-lactea-2.JPG

¿Será viable creer qué sí desde el origen del mundo estuviesen flotando en el espacio platos de porcelana, hojas de
lechugas, gotas de aceite, vinagre, partículas de sal,
fragmentos de huevo duro, limón, servilletas, palillos, vasos,
etc., cada que alguien tenga apetito de comer ensalada, el
desorden, la aleatoriedad y casualidad, podrá reunirlos para
presentar un apetitoso banquete? ¡Indiscutiblemente no! En
igual forma, creer que el desorden, la casualidad o el azar es
el ordenador del universo ¡es, sencillamente, un absurdo! O
decir que lo hicieron las “leyes de la naturaleza” u otra, ¡Es el
mismo imposible expresado con diferentes vocablos! Si la
naturaleza es ininteligente, nunca podrá explicar el por qué
del maravilloso orden y maravillas del universo. Y sí la
naturaleza es de alguna manera inteligente y ha intervenido
en la elección, selección y disposición de los materiales que
constituyen el universo y de los seres que la habitan, ¡está en
mora de explicar cómo lo hizo!
www.aciprensa.com/Banco/images/creacion16.gif

Así que, cuando alguien asevera que el “Big Bang es el artífice del universo”, o que la “naturaleza es la causa de lo
existente”; o que la “selección natural” o “la evolución biológica” la del ser humano, de inmediato, es apropiado
preguntar sí quien lo expresa es inteligente o ininteligente.

5
CARBOELL. Las causas finales. 1.950.

6
“Dejémonos de ser mal intencionados, declaremos las cosas como son, llamémoslas como debe ser: ¡Dios
Creador!”6 Él es quien dio “origen y organizó todo cuanto existe y su perfecto poder es el que sostiene y gobierna
el universo entero”. 7 Él proveyó un sistema perfecto para el vivir el ser humano, nunca lo ha callado, desde
remotos siglos lo ha explicado y lo ha hecho saber a todo ser inteligente que ha vivido.

2. REVOLUCIÓN BIOMÉDICA

Una madre mira asombrada el monitor de video colgado de la


pared, mientras la sonda de cristal se desliza por su vientre.
La mujer puede ver una cabeza, una boca y dos ojos; también
un par de brazos y piernas con diminutas manos y pies. Puede
ver la curvatura de una espina dorsal, el puente de una nariz.
Y lo mejor de todo ¡El hijo que lleva dentro de su útero está
abriendo su boca, da pequeñas patadas y agita sus manos!

El asistente médico, director del departamento de ultrasonido


de la universidad de Chicago, sube el volumen para que la
futura madre oiga pasar la sangre a través del cordón
umbilical y los veloces latidos del diminuto corazón humano.
“¡Ah Dios mío!” Exclama la madre. El médico adapta el scanner
sónico para echar un vistazo debajo de la piel del feto. “El
corazón está a la izquierda, como debe ser y tiene sus cuatro
ventrílocuos. Mire: uno, dos, tres, cuatro... dice el médico8.

Imágenes como estas, de la vida aún colgando del cordel


umbilical, en el caso relatado, un feto de 17 semanas, están a la vista de todas las madres en todos los despachos
médicos del mundo. Los avances en el campo de la resonancia magnética, los monogramas, la ultraecosografía y,
una variada tecnología en imágenes permiten comprender el proceso de gestación en cada una de sus etapas
iniciales: desde la fusión del espermatozoide y el óvulo, hasta sus notoriedades, escasas, cuatro semanas después:
¡Un ser humano en miniatura! Este avance científico ha cambiado, a pasos sorprendentes, la comprensión del mundo
anterior al nacimiento de un ser humano.

El poder penetrar la cadena del desarrollo del feto es la razón de un conocimiento profundo de lo que sucede en el
útero. Ahora los científicos médicos pueden descifrar en términos de genes y moléculas individuales los
maravillosos pasos que implican la formación de un ser humano: la creación de un eje de los pies a la cabeza, el
nacimiento de las extremidades, la definición del corazón en cuatro ventrílocuos y la puesta en marcha del
complicado sistema neural con trillones de conexiones. A la par, los científicos pueden develar el mapa genético de
la vida e identificar los instrumentos moleculares para su montaje. “La gestación humana ya no parece
imposiblemente compleja. ¡Es tan solo maravillosa!”9.

6
BERTRAND Alejo. La astronomía Moderna. 1.991, p.154.
7
SAGRADA BIBLIA. Génesis 1: 1; Hebreos 1: 1-3.
8
NASH Madeline. Dentro del útero. En: Time. 2008. P.18.
9
SCOTT Matthew. Biólogo Universidad de Stanford. En: El Tiempo. 2000. P. 3ª.

7
Oficialmente el período de gestación de un ser humano dura nueve meses; no obstante, ahora se sabe que la fase
más trascendental de su desarrollo (incluyendo la formación del corazón, los ojos, el cerebro, y el sofisticado
sistema nervioso) tiene lugar desde el momento de la fecundación y antes de las primeras 12 semanas de formación.
Y que mucho antes de nacer, sus genes están íntimamente involucrados con lo que sucede mientras vive en el seno
de la madre; en un intercambio que incluye no solo el aire que respira y el agua que bebe la mujer, sino también los
alimentos, las medicinas y elementos que ingesta, las enfermedades que contrae, las contrariedades que padece y
varios otros factores genéticos que la ciencia médica no ha podido descubrir o al menos identificar.

3. EL EMBRIÓN DEL SER HUMANO

En los preludios de la segunda mitad del siglo XX la mayoría de los biólogos pensaban que los organismos se
desarrollaban siguiendo criterios diferentes; que entender la gestación de un invertebrado, por ejemplo, una mosca
o una lombriz, o de vertebrados, en el caso de un elefante, un conejo o un pez, de poco serviría para estudiar ese
mismo proceso en los seres racionales.

Por la década de 1980 descubrieron asombrosas similitudes en el juego molecular empleado por distintos
organismos a lo largo y ancho del reino animal. Ese hallazgo resultó un preciado agasajo para dar impulso a las
grandes investigaciones en el conocimiento de la gestación. Cualquiera que sea la especie utiliza las mismas
“tuercas y tornillos” y los mismos “martillos y cinceles” para crear un embrión.

El portento del embrión trasciende la amalgama de genes y células que lo componen:

A diferencia de las hebras de ADN que flotan en el tubo de ensayo, o la célula madre dividiéndose en una caja
de experimento, el embrión es capaz de elaborar, no solo proteínas y tejidos, sino una entidad viva, en la cual
cada célula funciona como una parte integrada al todo. Imagínese que es usted el rascacielos más grande del
mundo, construido en nueve meses y a
partir de un solo ladrillo. A medida que
ese ladrillo se divide, va creando los otros
materiales necesarios para edificarlo y
ponerlo en funcionamiento: un millón de
toneladas de acero, cemento, argamasa,
aislantes, teja, madera, granito, solventes,
pinturas, alfombras, cables, cañerías,
vidrios; así con todos los muebles,
adornos, sistemas telefónicos, unidades
de aire acondicionado, plomería, cableado
eléctrico, obras de arte y redes
informática, incluidos todos los
programas electrónicos y de computación
perfectamente terminados10

Hoy día la generalidad de los adolescentes y por supuesto los adultos, saben el mecanismo que conduce el
espermatozoide del semen del varón al óvulo en los oviductos de la mujer. En ese preciso instante se abre la
10
WERTH Barry y TSIARAS Alexander. De la concepción al nacimiento – una vida que se desarrolla. 2001.
P.39

8
historia de la gestación humana.⊗ El minúsculo cigoto, como los estudiosos llaman al óvulo recién fertilizado,
emprende su desarrollo y se dedica por entero a ello, duplicando su ADN cuando se divide, primero en dos células,
luego en cuatro, en ocho y así sucesivamente. ¡Es como si alguien estuviera dándole órdenes o en si mismo
existiera un manual de instrucciones!

El cigoto en lugar de perpetuar su división, paulatinamente va tomando forma. Solo cuatro días después de
fertilizado el óvulo, cuando ha llegado a dividirse en 32 células y se le llama mórula, surge el primer cambio
dramático. Rápidamente se convierte en un núcleo y dos capas separadas que rodean a este, atiborrándolo de
líquido. Esta masa esférica, conocida como blastocito, penetra la pared del útero; la penetración del útero indica el
inicio de una cadena de cambios tan complejos como la más sofisticada coreografía de un exquisito ballet. La capa
externa de las células se va transformando en placenta y saco amniótico; mientras que la capa interna y su núcleo
inician a dar forma integral al nuevo ser humano.

Al final de la primera semana, tan solo siete días después de iniciada la gestación, la capa interna se infla y forma
dos capas más. De la primera, llamada endodermo, brotan las células del tracto gastrointestinal; de la segunda,
llamada ectodermo, surge las neuronas que constituyen el cerebro y la espina dorsal, junto con las células
epiteliales que conforman la piel. Luego, al final de la segunda semana, el ectodermo produce una finísima línea de
células denominada “línea primitiva”, que formarán otra capa de células, el mesodermo. De este, salen las células

Fuente: 4.bp.blogspot.com/_IP-xhn2P


Aunque no presente signos de actividad vital avanzada, “La historia del bebé comienza cuando un
espermatozoide fertiliza un óvulo. En solo media hora, el huevo fertilizado se divide mientras desciende
hacia el útero por las trompas de Falopio. A las tres semanas, un pequeño corazón ya está latiendo. La parte
del sistema nervioso que tiene que ver con el equilibrio y las relaciones espaciales comienza a desarrollarse”.
(Departamento científico e investigaciones Grupo Farma)

9
destinadas a formar el corazón, los pulmones, el sistema óseo y los demás órganos internos. Hasta aquí, el embrión
no es más grande que un grano de buen trigo y parece un montón de pequeñas tortitas: circular, plano y horizontal.
Pero a medida que el mesodermo va tomando forma, junto con las células del ectodermo, desencadena otra radical
transformación: se enrollan para convertirse en el tubo neural, precursor rudimentario de la médula espinal y el
cerebro; a la vez, ya organizó un minúsculo eje donde se instalarán todas las partes del cuerpo desde los pies a la
cabeza. ¡Formidable, asombroso y sorprendente! ¿Quién lo hace? ¿Quién le da órdenes?

4. ¿FALLAS?

A pesar de la cantidad de fases que surca el embrión para que surja un cuerpo intacto, nunca dejará de ser un
milagro. “Cuando uno se fija en embrión tras embrión, lo que llama la atención es la fidelidad en cada proceso. En
raras ocasiones se producen alteraciones; ahora se está investigando, minuciosamente, el por qué de estos graves
tropiezos”11.

“Lo que sucede en el útero antes del nacimiento, es tan importante como los propios genes”12. Verdaderamente la
formación de un ser humano, a partir de un único par de células, es cuestión complicada y, en cualquier momento,
desde el instante de la fecundación y a través de su desarrollo, algo puede interferir para que el nuevo cuerpo no
siempre sea bien.

En los organismos cultivados en laboratorio, las “fallas” congénitas ocurren por razones puramente genéticas,
cuando los científicos varían o eliminan intencionalmente secuencias específicas de ADN; pero cuando la gestación
se descarrila en la vida uterina, muchas de las veces, la causa se puede encontrar en un largo inventario de
factores que alteran algún aspecto del programa genético o “manual de instrucciones”. Si el embrión es privado de
nutrientes esenciales o queda expuesto a alguna toxina, las consecuencias pueden variar desde anomalías evidentes
(p. Ejemplo, espina dorsal bífida, síndrome de alcoholismo fetal) hasta defectos metabólicos muy sutiles que quizá
solo se adviertan hasta mucho tiempo después. Cada día se consiguen más pruebas de que numerosas dolencias
difíciles de la edad adulta, como la arteriosclerosis, la hipertensión y la diabetes, tienen su origen en problemas
uterinos.

Se sabe que cuando el corazón no se desarrolla como es debido, los nenes pueden nacer con soplos cardiacos e
incluso carentes de una válvula o cámara. Si el tubo neural no se desarrolla bien, los infantes nacen con mal
formación cerebral (anencefalia) o con la médula espinal deformada (espina bífida). Los defectos del tubo neural, a
menudo, provienen por insuficientes niveles de ácido fólico (vitamina B soluble en agua). El ácido fólico es esencial
para que una célula que se divide sea capaz de duplicar su ADN. La vitamina A, que el desarrollo del embrión
transforma en retinoides, es nutriente fundamental para el sistema nervioso; pero hay que consumirla con
prudencia porque el exceso de vitamina A puede resultar tóxica; la futura mamá ha de evitar alimentos ricos en
esta, especialmente el hígado y los alimentos procesados con altas dosis, como el paté y el aceite de hígado de

11
JESSELL Thomas. Neurólogo Universidad de Columbia. En: Life. 1.965.
12
NATHANIELZS Peter. Obstreta Universidad de Nueva York. En: Apuntes Médicos. Humana Vivir EPS.
2002.

10
bacalao. El ácido fólico, la vitamina A y otros nutrientes en demasía, al traspasar la placenta⊕, se inoculan en el
embrión en desarrollo. El exceso de vitamina A, puede dañar el cráneo, los ojos, el cerebro y la médula espinal de un
feto en proceso de desarrollo; probablemente “porque los retinoides interactúan directamente con el ADN, lo cual
afecta la actividad de genes esenciales”13. Y de suma importancia, cuando el espermatozoide o el óvulo no tienen la
salud adecuada, el proceso del nuevo ser no llega a su desarrollo ideal presentándose diferentes carencias físicas.

El anillo de células exteriores que rodean la placenta es fuertemente agresivo, se comportan de manera similar a
las células tumorales al invadir la pared uterina e interceptar los vasos sanguíneos de la mujer embarazada. De
hecho “estas células penetran y sustituyen a las células maternas que forman la corteza de las arterias uterinas;
también engañan al sistema inmunológico de la embarazada para que toleren su presencia en lugar de rechazarlas
al ser una masa de tejido extraño”14. Susan Fisher, agrega: “la placenta es un policía de tránsito y, su tarea principal
es impedir el paso de las cosas malas, dejando pasar las beneficiosas. Con este objetivo, la placenta ordena a
pelotones de células “asesinas” que patrullen sus perímetros y utiliza millones de pequeñas bombas moleculares
para expulsar las toxinas que dañen el embrión o feto aún vulnerable”15.

No obstante, microbios como la rubéola y el citomegalovirus, fármacos como la talidomina, drogas como el alcohol,
metales pesados como el plomo y el mercurio, contaminantes orgánicos como la dioxina y los bitenilos policlorados
destruyen y pueden acabar con las defensas que genera la placenta. De inmediato los elementos capaces de
producir enfermedades (patógenas) y las toxinas que contienen algunos alimentos, líquidos y sustancias ingestadas,
pueden atravesar la placenta. Entonces los tejidos de la placenta, como último recurso, segregan una hormona
protectora; esto explicaría, como grito de alarma, la nausea matutina que a veces sufre la futura madre. Este
formidable hecho perece ser la forma que tiene el “manual de instrucciones” para preservar, a toda costa, la vida
embrionaria durante los primeros meses cruciales del desarrollo de la vida humana.

Contaminantes medio ambientales como el monóxido de carbono y el ozono, p. Ej., han sido relacionados con defecto
del corazón. En igual sentido, el sistema nervioso se puede estropear fácilmente al trasferirse las neuronas desde la
parte del cerebro donde se crearon hasta la zona donde acaban afianzándose. “Una pequeña exposición en el
momento clave en que un determinado proceso comienza a revelarse, puede causar un efecto no sólo
cuantitativamente mayor, sino cualitativamente diferente al que tendrá en un adulto cuyo cuerpo ya terminó de
formarse”16.

Las neurotoxinas como el mercurio y el plomo interfieren directamente con la emigración de las neuronas formadas
durante el primer trimestre de gestación; según han demostrado, bloquean la actividad de la hormona tiroides. “La
hormona tiroides desempeña un noble papel en el feto: penetra en el cerebro que se está formando y actúa como
una especie de director de orquesta para el cabal desarrollo del cuerpo en formación.”17


Asombroso órgano de protección temporal producido por el blastocito que se desarrolla poco después de
fertilizado el óvulo.
13
OLGLE Amy y MAZZULLO Lisa. Antes de su embarazo. Citado en el Tiempo, marzo 15 de 2004.
14
FISHER Susan. Bióloga Universidad de California (San Francisco) En: Life. 1.965.
15
FISHER, Op. Cit.
16
STEINGRABER Sandra. Ecóloga Universidad de Correll. En wwf. 2002.
17
COLBORN Theo. Director programa de contaminantes del Fondo mundial para la Naturaleza. En: wwf.
2002.

11
www.primerosauxilios.org/

Al menos 150 elementos químicos desarrollados por el ser humano son dañinos para el embrión y feto en gestación.
“Muchos de ellos pueden inferir con las hormonas sexuales naturales que son esenciales para el desarrollo de la
vida uterina. Los antiandrógenos, p. Ej., abundan en los fungicidas y plásticos; se ha demostrado que uno,
especialmente el DDE, producto derivado del DDT, provoca hispospadia, un defecto congénito en el cual la uretra no
se extiende hasta el extremo del pene.”18

En el mismo orden, si la capacidad de producir insulina es eliminada por agentes externos o químicos:

Experimentos en ratas preñadas, dan a luz hijos propensos a desarrollar diabetes gestacional. Las hembras
hijas pueden producir insulina suficiente para controlar el nivel de glucosa en la sangre, pero solo hasta que
su propia gestación les demanda una producción mayor. Entonces su nivel de glucosa se dispara,
posiblemente porque sus páncreas quedaron lesionados por la exposición prenatal a la sangre llena de azúcar
en sus madres.19

De todas las fuentes de riesgo para la salud y la vida prenatal, la desnutrición materna, que detiene el crecimiento,
aún cuando los bebés nazcan a punto, es de gran predominio. “Las personas con bajo peso al nacer tienen durante
toda su vida menos células renales y más posibilidades de sufrir fallas renales. Lo mismo ocurre con células
productoras de insulina en el páncreas.”20 A esto se debe que los nenes de bajo peso al nacer son propensos a
contraer diabetes, sus páncreas que producen insulina deben trabajar mucho más. La desnutrición, sobre todo en
el primer trimestre de gestación, desencadena cambios de metabolismo a lo largo de la vida. En la etapa adulta p.
Ej., la obesidad podría convertirse en un problema, porque la escasez de alimentos al principio de la vida hace que el
cuerpo modifique el ritmo por el cual las calorías son convertidas en glucosa para su uso inmediato o para guardar
como reservas de grasa.
En fin, la lista de amenazas a la vida primaria del ser humano es larga. El embrión no se desarrolla en el vació o
aisladamente, sino que depende por completo, no solo de lo que come, bebe o inhala la madre, sino de la salud del
18
Ibid.
19
WILCOX Allen. Editor Journal of Epidemiology. 1.990.
20
PALINSKI Wult. Endocrinólogo Universidad de California. 1.990.

12
óvulo, del vigor del espermatozoide y de la calidad de su entorno; en otras palabras: está en manos de la calidad de
vida y de la conducta de los progenitores para que, tanto el espermatozoide como el óvulo estén en buena salud y
pueda, el embrión, afrontar con éxito su particular desarrollo y programación genética instaurada por el “manual de
instrucciones”. La sanidad del espermatozoide y del óvulo, son componentes básicos en lo que respecta a la futura
salud física de la criatura.

Los descubrimientos científicos invitan a que cada ser humano, en uso de su cabal razón, se pregunte: ¿Cómo un
minúsculo óvulo fertilizado, una pizca de protoplasma y ADN alojado en una pequeñísima cáscara esférica puede
generar algo tan complejo como es la vida y el cuerpo humano? ¿Qué hace que inmediatamente fecundado el óvulo
inicie un desarrollo perfecto? ¿Por qué se reprograma el metabolismo? ¿Qué impide que ciertos genes se activen o
que se activen aquellos que no debería?

El mundo de la ciencia hace todo lo que está a su alcance para responder a estos interrogantes sobre la vida.
“Parece que existe una especie de memoria para el desarrollo de la vida prenatal y que se guarda a lo largo de la
vida adulta.”21 Si se entiende aquello del “manual de instrucciones”, los futuros padres sabrán vivir de tal manera
que sus bebés se formen con total éxito en sus primeros meses de vida prenatal, reduciendo la incidencia de
defectos congénitos y de enfermedades menores o difíciles durante toda la vida adulta.

5. LA SORPRENDENTE COMPOSICIÓN QUÍMICA DEL CUERPO HUMANO

Ahora, como nunca antes, la sapiencia en el discernimiento de lo existente ha avanzado notablemente. Tan solo hace
50 años, el estudio de las cosas tangibles se centraba en la molécula y en la célula.

Hoy día gran atención se fija en el átomo, elemento constitutivo de toda clase de materia tanto orgánica como
inorgánica. La idea del átomo existió desde los intelectuales griegos Leucipo (S. V – IV a. C) y Demócrito (460–370
a. C). Este último explicó que toda la materia está compuesta de minúsculas partículas, a las que le dio el mote de
“átomos”.

Desde entonces fue lanzado el famoso vocablo “átomo”, con el significado de “algo indivisible” o “partícula final e
indispensable” de la materia. En aquel tiempo se admitía que los átomos de los líquidos eran suaves y podían
deslizarse unos sobre otros; los átomos de los sólidos, en cambio, eran angulosos o tenían forma de gancho para
adherirse firmemente entre sí. ¿Por qué se le ocurría esta curiosa idea a Demócrito? Una espontánea y vulgar
experiencia dan la respuesta:

La sal común, de uso en la mesa, se disuelve y desaparece si la mezclamos con agua; lo mismo acontece con el
azúcar y centenares de sustancias de uso corriente si las echamos no solo en agua sino en otros líquidos. Sí
el agua fuese tan homogénea, como aparenta ser, no habría espacio para que, p. Ejemplo, la sal desapareciera
en al agua. Por fuerza han de haber agujeros en el agua; ¡muchísimos agujeros! Además, la sal o elemento que
se mezcle, tienen que estar hechos de partículas sumamente tenues que puedan insertarse en estos agujeros
y desaparecer.

21
BARKER David. Director Unidad Epidemiología Ambiental Universidad de Southampton, Inglaterra.

13
Otro simple experimento demuestra lo mismo en forma más evidente. Tomamos un vaso lleno de agua y
colocamos en su fondo una materia colorante. Muy lentamente, sin agitar el líquido, el tinte se disuelve y
gradualmente se esparce en el agua. Para terminar el proceso, agitamos el agua en el tinte, quedando en el
vaso una sustancia uniformemente coloreada. Es evidente que tanto el agua como el tinte han de estar
formados por partículas microscópicas susceptibles de mezclarse, de manera que los de este pasen a ocupar
los espacios que existen entre las partículas del agua.

Una observación muy sencilla: un litro de agua mezclado con un litro de alcohol, da lugar a menos de dos litros
de mezcla. Pues, una parte del alcohol se ha introducido en los espacios situados entre las partículas del agua
y parte del agua entre las partículas del alcohol.22

Al presente se asegura que toda materia que se conoce, desde el más tenue gas hasta la mole de piedra, la barra de
oro o de plomo, están constituidos por átomos. Hay materiales formados por átomos simples y otros constituidos
por átomos diferentes entre sí. A los primeros se les da el calificativo de elementos simples.

La combustión es el medio principal para descomponer la materia. Al quemar un tarugo de madera vemos que
queda reducido a una materia negra llamada carbón. Esto porque la materia contiene enorme cantidad de
átomos de carbono, unidos a hidrógeno, calcio y otros. Por la combustión se liberan los demás elementos y
queda el carbono en su forma sólida. Si tratamos de cambiar el carbón haciéndolo hervir o poniéndolo en
contacto con ácidos corrosivos nada sucederá; nada puede hacerse para que el carbono cambie su apariencia
o altere sus propiedades, siempre sigue siendo carbón. El carbono es una materia simple.23

Lo más curioso es que el carbono (en su forma sólida de carbón) es un elemento que entra en la composición de
gran variedad de materiales de constitución más compleja. Si quemamos cosas tan disímiles como harina de trigo,
lentejas, queso, azúcar, madera, plásticos, entre otros, en recipientes diferentes, en cada caso se producirá el
mismo resultado: carbón. Un análisis pormenorizado de cada residuo demuestra que, cualquiera que haya sido su
origen, todo es el mismo carbón limpio y simple.

De la misma manera que el carbono, hay otros sustancias elementales como: el zinc, el cobre, el oro, el hidrógeno,
el helio, el hierro, el mercurio, que forman parte de innumerables materiales que existen en el mundo y pueden ser
separados de estos. Cada uno posee propiedades únicas, cada cual difiere de los demás elementos y, retienen sus
características individuales; los químicos no pueden transformarlos en otras sustancias elementales, las
reacciones químicas más violentas no pueden cambiar el oro en carbón, ni el azufre en mercurio, ni el plomo en
plata, ni el carbón en oro, etc. Se trata de sustancias elementales simples de carácter irreducible.

En 1940 se conocían 92 elementos simples. Como resultado de la bomba atómica, el ser humano ha creado
elementos que no existen en la naturaleza, o por lo menos en el globo que habitamos.

Toda la infinita variedad de materiales que se pueden ver en el mundo están formados por la combinación de estos
elementos, a veces de a dos, otras de tres, de cuatro, etc. Así, p. Ej.: el azúcar, está compuesto de carbono,
hidrógeno y oxígeno; la arena, de sílice y oxígeno; el mármol, de calcio, carbono y oxígeno; y así sucesivamente con
el resto de materiales. Paradójicamente, la sal de cocina es la unión atómica de sodio (peligroso producto metálico)
con el cloro (gas irritante y venenoso) ¡Pero su liga forma esta útil y necesaria sustancia!
22
PALEY. Casualidad o Suprema Inteligencia. 1.833. Citado por VILA Samuel. Pensar y Crear. Miami:
Unilit. 1.988.
23
CIENCIA Y REALIDAD. En: La Vanguardia. Barcelona. 1.993.

14
Fuente: /www.hermanastrinitarias.net/BELEN/Madre%20Tierra.j

Con 92 elementos simples o bloques de


construcción está erigido cuanto se encuentra
en el universo que vemos. Parece inverosímil
pero a la vez prodigioso que el cuerpo humano,
es decir, piel, cabello, uñas, sangre, músculos,
ojos, dientes, cerebro, huesos, y todo lo que
compone el organismo, esté formado con esta
clase de átomos. Tan solo 13 elementos
esenciales y siete en proporción infinitesimal
han sido necesarios.

Cada cuerpo humano se halla compuesto de los


siguientes materiales y en la proporción que se
expresa: oxígeno 65%; carbono, 18%;
hidrógeno 10%; calcio, 1.5%; nitrógeno, 3%;
azufre, 0.25%; cloro 0.15%; magnesio, 0.55%; fósforo 1%; potasio, 0.35%; fluor, yodo, cobre, manganeso, y cilicio en
infinitesimales cantidades.24 Surge, entonces, una inquietante pregunta: ¿Por qué al unir en laboratorio estos 19
elementos de inmediato no se levanta un ser humano?

6. EL “MANUAL DE INSTRUCCIONES”

Si bien el ser humano matemáticamente no existe en el universo, es el más importante y visible de de todo cuanto ha
venido a existir, al menos de lo que hasta ahora se conoce.

Renglones atrás quedó una pregunta. ¿Por qué en un laboratorio al unir los 19 elementos simples que constituyen
un cuerpo humano no se levanta de inmediato uno? A respuesta hay toda clase de supuestos posibles.
Indeleblemente, una sola contestación seria hay: “Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en
su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente”.25 “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y
semejanza... Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Varón y mujer lo creó, y los bendijo con
estas palabras: sean fructíferos y multiplíquense... ”.26 Desde ese preciso instante el “adán” es un ser inteligente,
libre, poseedor por entero de todas sus cualidades, capaz de comunicarse hablando o por sentimientos, con
autonomía delegada para gobernar la tierra y reproducirse.

La decisión del Creador es la única explicación razonable y justa de la presencia viviente e inteligente. Así que,
sembrada la semilla masculina en el óvulo de su idóneo femenino, allí se hallan todas las características físicas y
espirituales y, cada una de las veces nacerá una nueva creatura a semejanza de Dios, de sus progenitores y con
diferente personalidad.

24
VILA Samuel. Pensar y Creer. Miami: Unilit. 1.988.
25
Ibíd., Génesis 2:7
26
Ibíd., Génesis 1:25-29.

15
“YHWH⊗, creó al ser humano del polvo de la tierra y sopló en su nariz hálito de vida y se convirtió en un ser
viviente.”27 He aquí suficiente razón del por qué, 19 elementos simples orgánicos e inorgánicos, existentes en la
composición de la tierra, han adquirido vida, poder de organización, racionalidad y reproducción.

Para que prodigiosamente ocurran los colosales procesos y fases de la gestación y, una y otra vez aparezca una
perfecta criatura humana, la voluntad creadora, ordenadora y omnipotente de Dios es “EL MANUAL DE
INSTRUCCIONES” al embrión, el “PROGRAMA GENÉTICO” perfecto.

El infinito poder del único Dios viviente se manifiesta en cada una de las gestaciones de un nuevo ser viviente, a
imagen, en todo, al mismo “adán” originalmente creado y después caído en pecado; pero, exclusivo y particular al
poseer su propio cuerpo y su propia alma – espíritu proveniente de YHWH. Además: (1) una autoconciencia. La
posibilidad de que el ser íntimo se percate de los fenómenos que se registren delante de si, ya sean personas o
meros objetos. (2) Una autoposesión. Que permite sentirse dueño y responsable de las decisiones y actividades
consientes que desarrolle; fabricando la trama de la vida libre y voluntaria, pero ineludiblemente de entre un fajo de
posibilidades. (3) Una alteridad o distintividad que lo hace irrepetible, puesto que ese “yo mismo” y su peculiar
punto de vista, que lleva dentro, lo hace tan otro, que no puede nunca compartidlo con otra persona. Poseyendo
entonces, sus personales gustos, observaciones y característica responsabilidad.

El mundo entero sabe, entre otros hechos, que el fabricante de un artefacto, una vez diseñado y ensamblado, le
anexa sus planos electrónicos, mecánicos y las correspondientes instrucciones de manejo y funcionamiento. Un
ingeniero o arquitecto al construir una obra previamente elabora los respectivos diseños, planos y cálculos
estructurales. Cualquier institución para su cabal funcionamiento dispone de constituciones políticas, leyes,
estatutos, reglamentos, etc.

Si esto hace el orden de la limitada inteligencia humana, el “Creador de los cielos, la tierra, el mar, y todo lo que en
ellos hay,”28 con mayor razón, no solo ha dispuesto un “Manual de Instrucciones” - “Un Perfecto Programa
Genético” al embrión, sino que ha entregado a la especie humana toda, el “Manual de Instrucciones” concluido, para
que pueda saber de lo invisible, de la vida de ultratumba y, hallar respuestas a sus múltiples interrogantes,
problemas, necesidades, esté expectante del futuro y al tanto en lo que desea quien le plació que existiera dentro de
todo lo creado. Este Manual es conocido universalmente como “Biblia” o “Palabra de Dios”; una Palabra, no de
invención humana⊗, sino revelada e inspirada por el mismo Creador, usando a terrenales seres humanos con sus
costumbres y lenguaje corriente.29 Manual que el ser humano hará bien en consultar y leer detenidamente como
antorcha a su vida terrenal.


El nombre de Dios en los manuscritos originales.
27
Ibíd. Génesis 2: 7.
28
Ibíd. Génesis 1:1; Éxodo 20: 11; Hechos 4: 24.

Aunque Muchos quieran negar esta afirmación de Dios; desde luego, haciéndolo mentiroso.
29
Ibíd. 2 Timoteo 3: 16; 2 Pedro 1: 21; 1 Corintios 2: 6 – 16.

16
7. ¿FALLAS? O ¡CONSECUENCIAS!

La obra original del Soberano Creador fue formar un ser humano a “su imagen y semejanza”, esto es, inteligente,
libre, sin mancha, sin defectos, justo, perfecto en todo sentido... y en la verdad.30 El mismo ser humano, en uso de
su personal albedrío otorgado, se manchó, se llenó de males.31 A la sazón, la inocencia y la verdad en que fue creado
se confundieron y dice qué “lo santo es malo, y lo malo es santo; que lo negro es blanco y lo blanco es negro; dulce
lo amargo y amargo lo dulce.”32

El mundo científico ha observado que muchos de los defectos congénitos se deben a “fallas” del proceso
gestacional. Esto es verdad, pero no exclusivamente como único agente lo que ingesta la madre o los ataques
exteriores; sino que la conducta aberrante e ignorante, impía, idolátrica y corrupta de los progenitores son
consecuencia directa.

YHWH, en Su “Manual de Instrucciones”, advierte seriamente que las consecuencias del proceder de los padres se
extenderá a los hijos y a los hijos de los hijos y hasta e incluso a los hijos de éstos últimos,33 ya que, en lugar de
creer a la verdad expuesta por YHWH, que palpita en sus corazones, voluntariamente creen en la mentira, rinden
honra a cosas creadas, más no quieren obedecer al bendito Dios que hizo todas aquellas cosas, desbordándose en
todo tipo de perversidades e impiedades, recibiendo el pago que merece en sus propios cuerpos.34

Así, sin determinismo alguno, desde el instante de la fecundación del óvulo, todo desmoronamiento, dolor, defectos y
lágrimas, a través de la vida y de las generaciones, son resultado de la nefasta conducta humana al figurarse que
las amorosas instrucciones y normas de su Creador no son válidas para llevar una vida ordenada, armoniosa, de
beneficio, limpia, pura; no solo propia, sino también a los descendientes incluida hasta la cuarta generación.

Estos veredictos repelan al ser humano pecador y rebelde y, ha cambio de acogerlos busca sin número de
argumentos, muchos de ellos temerarios. Pero, quiéralo o no, este es el escenario del “Manual de Instrucciones”
que Dios Soberano Omnipotente ha entregado a Su ser que creó.

La persistente indagación humana y su tecnología biomédica, por demás sorprendente y extraordinaria, ha podido
exteriorizar lo que acontece en la vida anterior al nacimiento y evidenciar científicamente las muchas fallas o
defectos desde la vida uterina del ser humano.

Si bien Dios ha puesto investigación en la inteligencia humana,35 con todo, no podrá percibir, entender o aceptar las
causas totales e invisibles, porque se han de discernir espiritualmente.36 Cada consecuencia, falla o defecto, de una
gestación humana y sus secuelas en la vida adulta, solo YHWH sabe su real causa y su por qué, ya que Él conoce a

30
Ibíd. Efesios 4: 24; Eclesiastés 7: 29a.
31
Ibíd. Eclesiastés 7; 29 b.
32
Ibíd. Eclesiastés 5: 20.
33
Ibíd. Deuteronomio 5: 5; Éxodo 20: 5.
34
Ibíd. Romanos 1: 25 – 31.
35
Ibíd. Eclesiastés 3: 11.
36
Ibíd. 1 Corintios 2: 14.

17
cabalidad el camino de cada uno de los seres humanos.37 Entre los hombres, ni el más sabio podrá decir que lo
sabe,38 aunque mantenga incesante averiguación.

8. LA RELACIÓN SEXUAL Y EL MATRIMONIO

En este último tiempo es idea mundial afrentar el matrimonio único, monógamo y heterosexual; en todos los órdenes
se promueve la práctica de un noviazgo con relación carnal incluida; se publicita la idea de la relación sexual como
esparcimiento, como algo natural de entrenamiento a un posible matrimonio; se está fijando el principio de que no
hay normas morales absolutas. Todo contra la perfecta voluntad del Creador emitida en Su “Manual de
Instrucciones”.

El vocablo “matrimonio” solamente ingresó al lenguaje castellano hasta 1.335. Desde la primera vez, la unión carnal
de un varón y una mujer, se marcó
como “una sola carne.”39 Leyendo,
con limpia conciencia, el “Manual de
Instrucciones” revela que la intimidad
sexual – el apego de un varón y una
mujer – el tomar o allegarse a mujer
o varón – es consumación y
constituye a una pareja en yugo
matrimonial. Desde ese instante y día
están en la obligación de guardarse
mutuo respeto y fidelidad hasta que la
muerte los separe40.

YHWH al crear al ser humano y


ordenar su multiplicación hizo
idóneos los cuerpos del varón y la
mujer para el acto sexual, pero, sin
mancilla, sin impureza, sin
promiscuidad. Así que, es elevado
error discurrir que teniendo pareja con relación marital, sí no se goza de un acta civil o eclesiástica de matrimonio,
aún se es soltero y libre para iniciar o frecuentar otra relación sexual.

Esta falsa idea está constituyendo a los seres humanos en adúlteros, fornicarios e infieles y bajo el apremiante
peligro de afrontar las irremediables “fallas” o consecuencias congénitas, de las que la ciencia médica busca
infructuosamente sus causas; son cuerpo de debates jurídicos - morales para segar la vida al embrión y doloroso
sentimiento a los progenitores.

37
Ibíd. Salmos 44: 21; 94: 11; 139: 2 – 6.
38
Ibíd. Eclesiastés 8: 16 – 17.
39
Ibíd. Génesis 2: 24.
40
Ibíd. Romanos 7: 2- 3; 1 Corintios 7: 39.

18
En este mismo orden y en grave final, a cualquier persona que practique esta forma de vida, después de la muerte
biológica, el juez soberano YHWH lo declarará culpable y, no podrá hacer parte del reino de la felicidad verdadera y
eterna que tanto añora cada ser humano.41

El querer de YHWH es que un varón y una mujer se unan para siempre; que el soltero o en noviazgo, sea huerto
privado, manantial vedado, fuente pura,42 como tesoro que reserva su cariño para quien le tomará por conyugue43 y
luego sean un ejemplo a toda su familia.

El ser humano está conferido de libre albedrío; sí observa el Manual de Instrucciones que proveyó su Creador, puede
esperar gran prosperidad, una progenie sana, vigorosa, de satisfacción, de gloria y de alegría para todos los días de
su vida terrenal; más sí decide no tomarlo en cuenta, recibirá retribución en su propio cuerpo y linaje y, un día,
cercano o lejano, la muerte, irreversiblemente lo atrapará y entonces será “crujir de dientes.”44

9. EL CONTROL NATAL

“La costumbre de las mujeres,”45 ⊗es la disposición orgánica con que YHWH creó a la mujer; permite ejercer un
control del tiempo fértil o no fértil para el embarazo. Sí esta es la planeación del Creador, los cónyuges pueden, en
forma pura, saludable, responsable y, sin estar en desobediencia a su Creador, proyectar el número de hijos.

El grave abuso del control natal, hoy, estriba en dos puntos: a) difundir la contracepción para dar rienda suelta a la
promiscuidad sexual; b) usar métodos anticonceptivos que no previenen el embarazo sino que lo interrumpen.

De lo primero, aunque la mente humana corrupta piense lo contrario, Dios invisible y santísimo lo aborrece, lo juzga
como inmoralidad, o prostitución, o fornicación o adulterio; causa para que, ahora y después de la cesación de la
vida biológica, se presenten consecuencias funestas y de extrema desgracia.
Si no se quiere creer en la “segunda muerte” o “desolación real eterna”, un solo y visible ejemplo terrenal basta: la
sociedad mundial está agobiada por el sorprendente e incontrolable SIDA y todos los programas sanitarios que se
promuevan nunca lo detendrá mientras se persista en la lujuria sexual indiscriminada.

En el segundo caso, algunos dispositivos intrauterinos y los llamados “métodos de emergencia” endurecen el útero
para que, en el ordenamiento genético divino, el óvulo fertilizado y activado al recibir el gameto masculino (el
embrión) no se anide o no sea viable y en derivación sea expulsado, generándose de inmediato un aborto real.

41
Ibíd. Efesios 5: 5; 1 Corintios 7: 39.
42
Ibíd. Cantares 4: 12.
43
Ibíd. 2 Corintios 11: 2 b.
44
Ibíd. Lucas 13: 28.
45
Ibíd. Génesis 31 : 15

Menstruación. Pérdida hemorrágica genital de carácter fisiológico que atañe a la mujer y que suele durar de
tres a siete días. Pone de manifiesto la fase final del ciclo ovárico, expulsando el ovulo infecundo mediante el
flujo sanguíneo.

19
La revolución biomédica con su tecnología ha podido observar que desde el mismo instante de la fecundación del
óvulo y antes de anidarse en el útero, ya ha iniciado el maravilloso proceso para que en menos de 12 semanas haya
un ser humano en miniatura. Al efecto YHWH, en Su “Manual de Instrucciones” y en hermoso poema, dice:

Tú [Dios] me has cambiado de vasija en vasija [de proceso en proceso] como leche y me has cuajado como
queso. Me diste piel y carne. Y uniste mis huesos y tendones, y por tu cuidado me conservo vivo.”46 Tú [Dios]
hiciste todas las delicadas partes internas de mi cuerpo, y las uniste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por
haberme hecho tan admirablemente complicado! Es admirable pensar en ello. Maravillosa es la obra de tus
manos. ¡Y que bien la conozco! Tú [Dios] estabas presente cuando yo estaba siendo formado en el más
completo secreto. Tú [Dios] hiciste mi embrión desde antes que yo naciera y fijaste cada día de mí vida antes
que comenzara a respirar. ¡Cada uno de mis días fue anotado en tu libro! 47

Fuente: http://aprendeenlinea.udea.edu.co/lms/moodle/file.php/106/fisiolog_a.jpg

10. INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO

Graves contrariedades populariza la sociedad de hoy. Primeramente, el amor, la ternura con los hijos y los
“Derechos de los Niños”; más, a gritos, asociaciones de todos los colores y sus “sabios” pregonan que la “mujer es
libre y tiene el dominio sobre su cuerpo”; entonces, en cuanto logre, puede asesinar al embrión que anida su seno.

En ese sentir, en estos últimos tiempos, incontables mujeres están creyendo que eliminar el fruto de su vientre es
un acto de amor, ya que no se le deja vivir para que afronte necesidades o recuerdos no felices.

Los Estados en su Constitución defienden el derecho a la vida; pero sus mismos legisladores y grupos sin afecto
entrañable, con permisiva difusión desde cualquier lado y a mediante esguinces filosóficos y jurídicos, estimulan la
46
Ibíd. Job 10: 8 – 12.
47
Ibíd. Salmo 139: 13 – 16-

20
“interrupción legal del embarazo” (el holocausto moderno) como parte de la fórmula para controlar la natalidad, el
de no llevar a feliz término una concepción no planeada o por acceso carnal violento.

No obstante, desde todas las propuestas, y aunque parezcan piadosas, es una búsqueda de como deshumanizar el
crimen contra los indefensos, es una contrariedad a lo natural, a la misma revolución biomédica y una actitud sin
afecto fraternal de los padres, que para nada ejecutan los animales sin razón.

Paradójicamente la ciencia
médica se preocupa de los
agentes exteriores, de lo que
ingesta la madre desde el primer
instante de la gestación, de los
cuidados en los primeros tres
meses y de las causas
indeterminadas de problemas
congénitos; pero y sin más,
acepta y es agente para que el
embrión se pueda destripar
antes de las 72 horas, o aún a
más tardar a las doce semanas
sin que, según ellos, se
presenten riegos o efectos
secundarios.

www.swhownstaff.de/news2006

Desde el mismo instante de la fecundación del óvulo hay un ser humano inocente y en destino a imagen y semejanza
de sus progenitores; allí, sin faltar el más mínimo de ellos, se encuentra todo detalle de un cuerpo adulto con alma
– espíritu a “la imagen y semejanza de Dios”. Por consiguiente, no hay derecho alguno o razón legítima para segarle
la vida. El que ceja la vida de otro ser a “imagen y semejanza de Dios”, por joven que sea, “su sangre será
derrama”48 como justo juicio por su acto vil, cruel y despiadado.

Es de imperante importancia, a sí se tilde horripilante, saber que, no hay mínimo atisbo en el “Manual de
Instrucciones” como Código Jurídico de Dios, que por un embarazo en acceso carnal violento pueda ser eliminada,
sin culpabilidad moral, la nueva criatura. ¡Quien debe morir, irremediablemente, es el violentador al haber quitado la
honra a la dama!49 Y, quien elimina al embrión, que no se engañe, pues acrecienta en su vida moral prontuario de
asesino, lo cual no quedará impune ante los tribunales divinos.50

48
Ibíd. Génesis 9: 6; Deuteronomio 19: 13; Éxodo 21: 23 – 24.
49
Ibíd. Deuteronomio 22: 25 – 27.
50
Ibíd. Gálatas 6:7

21
11. EN EL ENGAÑO O EN LA VERDAD

Fuente: http://i158.photobucket.com/albums/t120/777alef/biblia.jpg

El ser humano con el conocimiento del


bien y del mal, con la investigación y
exploración de este mundo, con su
inteligencia para producir tecnología,
con sus copiosas religiosidades y su
capacidad para fantasear con hipótesis,
acepta formalmente lo que el “Padre” de
la mentira propuso hace muchos siglos:
“seréis como Dios...”51

En esa presunción, en ese fatal


envanecimiento intelectual de ceguedad
y engaño, se ha equipado de “expertos,
avezados y sabios consejeros”
¡haciéndose sabio en su propia opinión!
para, pertinazmente, desafiar a su
Creador; a ejemplo: la clonación, la
fecundación del óvulo con
espermatozoide sintético, las células madre, el origen del universo y de quienes en él viven, leyes para suavizar el
crimen de fetos, el sexo contra natura, entre muchas otras cosas.

Añade, con su tendencia rebelde y contumaz, el vivir libertino antes que una conducta apropiada a la dignidad del ser
humano, de buena salud, pura, sobria, feliz, honesta, entre otras muchas. Reclama curar sus heridas, dolores y
desgracias con métodos y campañas frágiles, oscuras, promiscuas y mentirosas; verbigracia, entre profusas, la
continua y masiva cruzada del uso de condón con el transfondo de libertinaje y lujuria desde la niñez.

Así que, cualquiera sea la especialización del erudito consejero o sabio terrenal, con sus métodos y sapiencia
meramente de hombre, se incluyen en los seudos profetas del mundo e instrumentos del Engañador que logran
extraviar a muchos de La Verdad para honrar al engaño y hacer mentiroso a quien no sabe mentir52. Arrastrando a
este mundo al colapso final y a incalculable cantidad de seres humanos al exilio perpetuo.53

Periódicos y revistas, radio, televisión, conferencistas de todos los matices, incluidos religiosos y ex - religiosos,
hablan de unidad, de libertad, inclusión de todo querer y pensamiento; otros muchos rechazan el mesianismo,
aplauden el positivismo relativista; varios, argumentan la exclusiva confianza en sí mismo, la desaparición eterna
del ser humano, la ilusión de que cualquier camino llevará a la felicidad eterna, la unidad mundial en torno a lo
terrenal, etc. Más, todos, a una, eliminan la religión única, lo espiritual, lo moral permanente, las leyes eternas, la

51
Ibíd. Génesis 3:4.
52
Ibíd. Romanos 3:4
53
Ibíd. Apocalipsis 22: 15.

22
deidad del Hijo del Hombre, la existencia absoluta, etc. Descubriendo así que: “a este mundo le está llegando la hora
final. Ustedes seguramente han oído hablar del Anticristo que ha de llegar; pues bien, ya han surgido muchas
personas que se oponen a Cristo [a la verdad única]. Esto está confirmando que el fin se acerca...”54

Hay un veredicto constante e inmutable: “Está establecido para los seres humanos que mueran una vez y se
presenten a un juicio para responder por sus actos.”55 Muchos piensan que esto no posee ninguna veracidad;
algunos creen que: ¡basta con no hacer mal a nadie! Otros que: ¡Basta con tener fe! Pero, ¿Fe en qué?: ¿En que hay
un solo Dios? ¿En qué todos los seres humanos son hijos de Dios? ¿Qué Dios existe y no se puede conocer? ¡Hasta
el Padre de la mentira cree así y tiembla de espanto!

Es forzoso entender que de nada sirve decir que se cree en Dios o que hay Dios, o que existe Dios ¡sí no se obedece
a Dios, sí no se acepta Su “Manual de Instrucciones” como cuerpo de enseñanza, ley y tribunal inapelable! Al igual
que el cuerpo humano que sin el espíritu está muerto, cualquier palabra de fe está muerta si no se traduce en
obediencia a Dios.56

El sabio Salomón, en el ocaso de su vida y después de haberla transitado como su natural corazón le pedía (fama,
dinero, poder, sensualidad, religiosidad y cosas parecidas), declaró: “Date por advertido [amonestado], son infinitas
las opiniones que pueden expresarse. Su estudio puede prolongarse eternamente y, volverse fatiga. Esta es mi
conclusión definitiva: teme a Dios y obedece sus mandamientos, pues tal es todo el deber del hombre. Porque Dios
nos juzgará por cuanto hacemos, inclusive lo oculto, sea bueno o sea malo.”57

Saulo, hoy llamado el apóstol San Pablo. Un religioso celoso de Dios, preparado intelectualmente a los pies de los
mejores maestros de la época, al darse cuenta de su ignorancia, de su analfabetismo espiritual y de su
contradicción interna, se propuso conocer a Cristo Jesús y el por qué de su muerte en un madero.58

Obviamente, todos pueden oponerse a Cristo, tenerlo por excéntrico o lunático, blasfemo e inexistente; también,
desestimar el “Manual de Instrucciones” para el buen perfeccionamiento de la especie humana; pero, quien se
plantee reflexivamente no claudicar eternamente por ignorancia o desprecio, por pisoteo u orgullo, investigará la
vida de este ex fanático religioso y su conclusión final.

Dios ha dado Su “Manual de Instrucciones”, sí se obedece se obtendrá, no sólo “reputación de sabiduría e


inteligencia y que otros digan qué persona tan sabia, prudente y leyes justas practica,”59 sino qué sabrá plenamente
que Dios YHWH ha amado a los seres humanos como nadie lo puede hacer; Su inmenso amor dio a su Hijo Jesús para
que todo aquel que le obedezca no esté desterrado de Su presencia. Dios no envió a Jesús para condenar a los
seres humanos, sino para darles verdadera vida al cancelar, por medio de Él, toda deuda pecaminosa.

54
Ibíd. 1 Carta de Juan 2: 18 – 19; 4: 1- 4.
55
Ibíd. Hebreos 9: 27.
56
Ibíd. Santiago 2: 19- 26.
57
Ibíd. Eclesiastés 12: 12- 14.
58
Ibíd. 1 Corintios 2: 2.
59
Ibíd. Deuteronomio 4: 5-8

23
En virtud de lo anterior, todo aquel que deposite por completo sus esperanzas en Jesucristo, no le espera
condenación eterna alguna. Es justificado y declarado justo, es decir, sin ningún quebrantamiento de la Justicia
eterna y única. Más, todo aquel que desprecie Su bondad, sufrirá eterna desesperanza porque ha despreciado al
único que ofrece ayuda total,60 ya que: “Nadie puede impedir que se le escape el espíritu; nadie tiene poder para
evitar el día de la muerte, pues no hay licencia que libre de esa obligación y de esa negra batalla, y desde luego, la
maldad del ser humano no le ayudará entonces”61

Para aceptar el “Manual de Instrucciones” como autoridad final y ver al mundo en la realidad que es, obliga a
“nacer de nuevo,” de lo Alto; a que el Espíritu Santo habite en el interior de la persona porque Este se ha de
comprender espiritualmente.62 Para ello, el Hacedor Celestial de la especie humana, revela que, en su amor y gracia,
a todo el que sinceramente pida el Espíritu Santo, se lo da.63

Mientras un corazón esté palpitando en esta tierra, es tiempo de imitar la decisión de Pablo, el ignorante religioso y,
de escuchar el consejo del inteligente Salomón. Después, ya no es posible, los difuntos ya no pueden estudiar ni oír,
ni corregir su camino. ¡Hoy es el momento!

La verdadera fe en el único Dios viviente florece al oír lo que enseña del “Manual de Instrucciones”.64 De manera
que, escuche y, ¡bebe gratuitamente del agua de la vida!65

BIBLIOGRAFÍA

BRNCIC, Danko. Fundamentos de la teoría de la evolución. Santiago de Chile: Universitaria 1.979.

DANYANS Eugenio. ¿Enigmas o Milagros? Terrasa: Clie. 1.998.

EL TIEMPO. Lecturas dominicales. 25 febrero de 2001.

ELLIOT Elizabeth. Pasión y Pureza. Nashville: Caribe. 1.995.

SAGRADA BIBLIA. Dios Habla Hoy.

LENNAR , Wilson. Revista Life. 1.965.

MORRIS Henry. El mundo en sus comienzos. Madrid: Clie. 1.981.

PARK Alice. Informes. Los Ángeles. 1.990.

RIESEN h. Van. Enfoque de la ciencia. Barcelona: Acelr. 1.996

60
Ibíd. Juan 3: 16 – 18.
61
Ibíd. Eclesiastés 8:8
62
Ibíd. 1 Corintios 2: 13 – 15.
63
Ibíd. Lucas 11: 13.
64
Ibíd. Romanos 10: 17.
65
Ibíd. Apocalipsis 21: 6; 22: 17.

24
SANTA BIBLIA. Biblia al día. México: SBJ. 1.979.

SIMAN Jaime. El hombre, su origen y su destino. Orange CA: 2001.

TIME MAGAZINE. ¿Qué sucederá si... la clonación se populariza? Nueva York: Time ing. 2.000.

TSIARAS Alexander y WERT Barry. De la concepción al nacimiento. Una vida que se desarrolla. Boston: 1980.

VILA Samuel. Pensar y Creer. Miami: Unilit. 1.982.

VILA Samuel. El cálculo de probabilidades. 1.988.

DIRECCIONES ELECTRÓNICAS IMPORTANTES

www.vidahumana.org/vidafam/aborto/paralelo.html
www.mscperu.org/aborto/fetodesarrollo/indexdesarrollo.htm
http://www.soloparajovenes.org/aborto.htm
www.vidahumana.org/vidafam/aborto/cuando-comienza.html
http://www.blogueando.com/2008/¿que-sucede-con-el-cuerpo-cuando-se-muere/
http://www.focuson.com.ar/ser-mama/fertilidad/690-el-embrion-es-un-ser-humano

25