Sei sulla pagina 1di 3

Como enseñar ciencia

Ensayo

En general la gente tiende a pensar que enseñar ciencia es una de las aras
mas difíciles que hay, pero realmente es una nueva tendencia en
propuestas para la enseñanza dentro de esta área se enseñara como el
estudiante puede interpretar los principios epistemológicos, oncológicos y
conceptuales durante este ensayo quiero dar a conocer los métodos
adecuados para poder entender a fondo lo que se sobreentiende por
ciencia
En los contenidos de este ensayo analizamos las diferentes formas en que
los estudiantes pueden aprender ciencia, ya que la realidad es tal y como
la vemos existe y tiene sus propiedades aunque no siempre podamos
conocerla directamente, pero la ciencia y la técnica podemos saber que es
realmente. El conocimiento científico es una construcción que nos
proporciona modelos alternativos para Interpretar la realidad, pero no son
parte de la realidad sin embargo existen propuestas para que los alumnos
no adopten la ciencia como experiencia didáctica.
La interpretación del mundo en términos de estado de la materia
desconectados entre si. Los fenómenos se interpretan como sucesión de
hechos relacionados entre si, mediante ciertos procesos, los cuales los
fenómenos se interpretan a parir del conjunto de relaciones complejas que
tornan parte de un sistema esta tendencia se va mejorando día a día los
mejores alumnos son aquellos que aplican la ciencia .Uno de los tópicos en
el debate actual de la ciencia y la tecnología consiste en determinar que
tanto han servido para configurar a los estudiantes actuales, y transformar
a los tradicionales. Los progresos científicos como también tecnológicos
han modificado radicalmente la relación del hombre con la naturaleza hoy
en día la ciencia y la tecnología caen los niveles mas altos de la sociedad
actual. Al comienzo de la obra los autores nos guían en busca de
respuestas, ¿cuál ha sido, es y será el papel de la ciencia en la evolución de
la ciencia?, ¿cuál es su significado?. Con la ayuda de los demiurgos,
divinidades que proponen proyectos inéditos, mundos sorprendentes,
teoremas, etc., nos explican la historia del mundo a la vez que tratan de
comunicar al lector el sentido de la ciencia conduciéndolo al corazón de la
misma. Por otra parte, consideran que la historia está marcada por las
transformaciones irreversibles, "mutaciones", que determinan el destino
de la sociedad hacia otros horizontes o a su declinar. La primera gran
mutación de la sociedad humana tiene lugar hace diez mil años antes de
nuestra era, al inicio del neolítico y se desarrolló durante milenios. Con ella
nace el nuevo hombre: "El Hombre II". Surgen la agricultura y la ganadería
al tiempo que por la progresiva reducción del espacio humano, se va
imponiendo la guerra. La segunda mutación, hacia el 1600 de nuestra era,
cuyo tiempo de acción se cuenta por siglos, se debe al desarrollo de la
ciencia experimental; nace entonces el hombre sabio, “ como enseñar
ciencia". Refiriéndose al descubrimiento de las leyes del universo nos
hablan del "poder aportado por este conocimiento" y de "acontecimiento
de dimensiones cósmicas, que no tienen comparación con ningún otro
acontecimiento de la historia". Mientras que los historiadores atribuyen el
origen de esa mutación a una serie de causas accidentales, los estudiantes
a menudo profundizan en este hecho y van más allá, sosteniendo la tesis
de que las grandes y profundas ideas, han sido fruto en bastantes
ocasiones, del uso por parte de matemáticos y científicos de la
imaginación, de lo que ellos llaman "experimentos de pensamiento",
ejercicio que "libera el espíritu de hábitos arraigados y de ideas
establecidas".
En la parte central de las páginas tomadas del libro reflexionan sobre la
ciencia y su constante mutación. A través de la filosofía, a la que
interrogan, tratan de arrojar algo de luz sobre la cuestión. Para ello
resaltan diversas figuras del ámbito filosófico y algunas del científico,
llevando a cabo un recorrido desde los tiempos de Galileo (al que
presentan como iniciador de la modernidad) hasta nuestros días y
haciendo hincapié en aquellas cuestiones planteadas por dichos personajes
en relación con el conocimiento científico-teórico, la realidad, la razón, la
metafísica, la preocupación por el ser humano y en definitiva por el sentido
del universo que nos rodea y del que formamos parte. En este punto, los
autores ven frustradas sus ansias de repuestas, llegando a afirmar: "No
hemos encontrado en ella (refiriéndose a la filosofía) nada que respondiera
realmente a nuestros deseos". De momento lo único que parece evidente
es la constante mutación de la ciencia.
Ante la pregunta: ¿Cuál es el sentido de enseñar ciencia?, los estuantes
respondemos que al menos creen dilucidar que la conciencia constituye el
verdadero sentido del ser humano en el universo: la conciencia humana
como instrumento para que "[..] El universo pudiera conocer, y pudiera
conocerse a sí mismo como totalidad [..]", siendo el sentido de lo sagrado
el auténtico sentimiento generador de dicha conciencia. Incluso llegan a
afirmar que quienes descubren las leyes de la naturaleza "encuentran ahí,
casi exactamente, el sentimiento de lo sagrado que experimentan los
creyentes"
Llegado al punto de hablar de religión y de sus relaciones con la ciencia,
reflexionan sobre la naturaleza de aquélla, la historia de las religiones y
consideran toda una serie de costras (más costras que pros) y afirman que
mientras las leyes de la naturaleza son universales, las religiones se van
destrozando y dilapidando unas a otras. Sobre la posibilidad de evolución
de la religión, la respuesta es afirmativa, aunque para los autores la
verdadera cuestión es si dicha evolución concuerda con el conocimiento
científico. La pregunta queda en el aire, no obstante vislumbran una nueva
relación entre ciencia y religión, ambas "como mensajeras de lo
extrahumano".
Como colofón, afrontan el tema de la educación con la esperanza de que
"El hombre III" aborde los problemas sociales, las guerras, el terrorismo y
el desorden del mundo actual "con la misma lucidez que requiere un gran
problema de la naturaleza". En esta parte del libro confluyen los deseos y
esperanzas de los autores sobre el porvenir, donde la ciencia "encuentre el
lugar que le corresponde realmente" quedando los jóvenes en el punto de
mira de esos deseos y esperanzas: "Nada hay más necesario que dar a los
jóvenes esa educación que necesitan y que se merecen, de la que resultan
generaciones de hombres y mujeres libres, capaces de entender por sí
mismos el universo que los rodea y su significado. Urge hacerlo antes de
que a los traficantes de venganza, los adoradores de leyendas o los
iluminados les de tiempo de apoderarse de ellos. Para que, por el
contrario, reciban de los sabios el verdadero saber y de los poetas la
lucidez y la iluminación de sus actos.". Los autores son tajantes: "ningún
tema social es más esencial que el de la educación", este convencimiento
ha llevado a los estudiantes a dedicar sus esfuerzos a la metodología
didáctica que considera como aprendizaje idóneo la investigación del
alumno, con el proyecto "Manos a la ciencia" y a la tecnología nos lleva a
presidir la comisión de reforma de la enseñanza de la física en el mundo.
En definitiva, un libro de actualidad, interesante, original y ameno, para
científicos, filósofos de la ciencia, profesores y cualquier lector interesado
en la materia. Escrito buscando la claridad y a veces en forma de fábula, es
sin embargo, fruto de profundas reflexiones alejadas de la simplicidad y
expresadas en ocasiones con sentido del humor, que invitan a una lectura
reflexiva y pausada que no dejará indiferente al lector.
Por lo tanto si aceptamos que existen diferencias epistemológicos,
antológicos y conceptuales entre las teorías implícitas mantenidas por los
alumnos y las teorías científicas que se les pretende enseñar algunas de
esas tendencias se recogen en los análisis que se ha realizado en la lectura
anterior y aprender ciencia requiere de algún modo superar o trascender
esas existencias.