Sei sulla pagina 1di 52

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

552

XX. TEORÍA DEL EQUILIBRIO GENERAL Y SUS LIMITACIONES 1

En este capítulo analizaremos desarrollos recientes de la teoría del equilibrio general que tienen origen en la obra de Walras, comenzando con algunas aplicaciones en la esfera del comercio internacional. Luego serán analizados los problemas de existencia, estabilidad y unicidad. Pondremos fin a este capítulo desmenuzando el famoso teorema de Sonnenschein-Mantel- Debreu, que, en cierta forma, representa un punto de referencia obligado en el camino iniciado por Walras en 1874.

1. El modelo de Heckscher-Ohlin

El modelo H-O es un modelo matemático de equilibrio general del comercio internacional, desarrollado por Eli Heckscher y Bertil Ohlin. Ambos fueron economistas suecos de la Escuela de Estocolmo. El modelo está formulado siguiendo la teoría de la ventaja comparativa de Ricardo y permite predecir el patrón de comercio y producción en base a la dotación factorial de una región comercial. La predicción esencial es que un país exportará aquellos productos que utilizan los factores de producción abundantes (y baratos) e importará aquellos que utilicen los factores más escasos (y caros) 2 .

La dotación relativa de factores productivos (como la tierra disponible, trabajo y capital) determinan según este enfoque la ventaja comparativa. Los

Eli Heckscher (1879-1952)

Eli Heckscher (1879-1952)

Bertil Ohlin (1899-1979)

Bertil Ohlin (1899-1979)

1 V. Wontack Hong, International Trade: A Provisional Lecture Note; Elhanan Helpman and Assaf Razin, A Theory of International Trade Under Uncertainty, 1978, Ch. 7; Steven M. Suranovic, International Trade Theory and Policy, “The Rybczynski Theorem”; Wikipedia: “The Heckscher-Ohlin Model”, “The Rybczynski theorem”, “The Stolper-Samuelson Theorem”; “The Heckscher-Ohlin Theorem”; The History of Economic Thought Website; Stolper, W.F. and P.A. Samuelson (1941). "Protection and Real Wages." Review of Economic Studies, 9; G. Debreu, Theory of Value, An Axiomatic Analysis of Economic Equilibrium, © 1959 Cowles Foundation for Research in Economics at Yale University; Michael D. Intriligator, Optimización matemática y Teoría económica, Prentice/Hall International, 1973; Herbert Scarf, “Some Examples of Global Instability of the Competitive Equilibrium”, International Economic Review, Sept. 1960; Herbert E. Scarf and J.B. Shoven, Applied General Equilibrium Analysis, Edited by Herbert E. Scarf & John B. Shoven, Cambridge University Press, 1984; K.J. Arrow F.H. Hahn, General Competitive Analysis, Holden-Day, 1971. Henderson J.M. y Quandt, R.E, Teoría Microeconómica. P. Samuelson, Foundations of Economic Analysis, Enlarged Ed., 1983. Henderson, JM Quandt, RE Micro-Economic Theory, a Mathematical Approach. International Student Edition, London, McGraw Hill, 1971. 2nd Edition. Eugene Silberberg, The Structure of Economics – A mathematical Analysis, McGraw-Hill, 1990.

2 Bertil Ohlin publicó el libro Interregional and International Trade en 1933. Aunque fue el único en escribirlo, se acredita a Heckscher su co-autoría del modelo, a raíz de trabajos previos sobre el problema y porque muchas de las ideas que aparecieron en su forma final provinieron de la tesis doctoral de Ohlin, supervisada por Heckscher.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

553

países tienen ventaja comparativa en los bienes cuyos factores productivos son localmente abundantes en términos relativos. El motivo es que en definitiva los precios de los bienes quedan determinados por los precios de sus insumos, y los bienes que usen insumos localmente abundantes serán más baratos para su producción que los que tienen como insumos recursos localmente escasos.

Esta proposición tiene bastante sentido común. Tomen por ejemplo a un país que tiene capital y tierra abundantes pero en el cual el trabajo es escaso. Luego, tendrá ventaja comparativa en bienes que requieran grandes cantidades de capital y tierra, pero poco trabajo, como por ejemplo los cereales. Como son los principales factores usados para producir cereal, eso significa que el cereal también tendrá un precio relativamente bajo – con lo cual será un producto atractivo tanto para el consumo interno como para la exportación. Por otro lado, en el ejemplo los bienes “trabajo- intensivos” serán muy caros como para ser producidos ya que el trabajo es escaso y su precio elevado. Por consiguiente, lo mejor que podría hacer ese país sería importar este tipo de bienes.

En el modelo de ventaja comparativa de David Ricardo, el comercio está motivado en última instancia por diferencias de productividad laboral debido al uso de distintas tecnologías. En cambio, el modelo H-O tiene idénticas tecnologías en los países involucrados, en aras a la simplicidad. Ricardo consideró un único factor productivo, y hubiera sido incapaz de producir ventaja comparativa sin diferencias tecnológicas entre los países (todos ellos se hubieran transformado a la autarquía en varios estadios de desarrollo, sin ningún motivo para comerciar el uno con el otro). El modelo H-O suprimió las variaciones tecnológicas pero introdujo a su vez dotaciones de capital variables, recreando en forma endógena la variabilidad de la productividad laboral entre países que Ricardo había impuesto de manera exógena. Con cambios de la dotación de capital (p.ej. infraestructura) y bienes que requieren diferentes proporciones factoriales, la teoría de la ventaja comparativa de Ricardo, termina siendo la solución de maximización de beneficios de los capitalistas dentro de las ecuaciones del modelo. (Como el modelo H-O supone que el capital es de propiedad privada, las decisiones que enfrentan sus propietarios son entre inversiones en distintas tecnologías de producción.) 3 .

Desde los años 1930s el modelo ha sido ampliado por muchos economistas, aunque estos desarrollos no cambian el rol fundamental de las proporciones variables de los factores, sino más bien introducen otras consideraciones más realistas (tales como las tarifas) a efectos de aumentar el poder predictivo del modelo o de discutir opciones de política macroeconómica. Hubo contribuciones notables de Paul Samuelson 4 , Ronald Jones, y Jaroslav Vanek.

Los supuestos críticos del modelo H-O pueden ser resumidos así:

Como se dijo previamente, el modelo H-O difiere drásticamente del ricardiano al suponer que las funciones de producción disponibles en cada país son idénticas. Las funciones de producción simplemente convierten capital y trabajo en producto. En realidad, sería ineficiente utilizar la misma composición de insumos en cualquier país – debido a la mayor disponibilidad de

3 El modelo original H-O suponía que la única diferencia entre países se debía a la abundancia relativa de trabajo y capital. También trabajaba con dos países y dos productos. Como tenía dos factores homogéneos de producción a veces es denominado el “modelo 2x2x2”. Las proporciones factoriales son variables entre los países: los países más desarrollados tienen una relación capital-trabajo más alta que los que están en vías de desarrollo. Basándose en esta única diferencia, Ohlin pudo discutir el nuevo mecanismo de ventaja comparativa. (Una tecnología sería la correspondiente a una industria capital intensiva, y la otra a una industria trabajo intensiva.).

4 Paul A. Samuelson, “International Trade and the Equalisation of Factor Prices”, The Economic Journal, Vol. 58, No. 230. (Jun., 1948).

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

554

uno de ellos, pero, en principio sería posible. Otra forma de expresarlo es diciendo que la productividad por habitante es la misma en ambos países si tienen la misma tecnología con cantidades idénticas de capital. A veces los alumnos de comercio internacional descartan de plano al modelo H-O por este supuesto. Pero hay que entender que se trata de una simplificación destinada a subrayar claramente el efecto de la disponibilidad factorial. (Lo cual significa que el modelo H-O es una explicación alternativa, más que complementaria, del modelo de Ricardo.) En la práctica ambos efectos van a tener lugar (diferencias tecnológicas y de abundancia factorial). Además de diferencias en ventajas naturales para producir uno u otro producto (digamos, vino en lugar de arroz) hay una multitud de otros factores – como la infraestructura, la educación, la cultura, el “know-how” de los países – que hacen que los países sean tan dramáticamente diferentes entre sí, que la mera idea de hablar de tecnologías idénticas sea un discurso teórico. Ohlin decía que el modelo H-O era un modelo de largo plazo, y que las condiciones de producción industrial son “en todas partes las mismas” en el largo plazo. En el modelo simple de H-O, ambos países producen ambos bienes con tecnologías con rendimientos constantes a escala. Con rendimientos crecientes, resultaría más eficiente que los países se especialicen.

Para que comerciar sea interesante en este modelo, las funciones de producción con

rendimientos constantes a escala deben ser diferentes. Un ejemplo sería el siguiente:

Industria que usa tierras de cultivo: Y c =K L Industria de la pesca: Y p =K ½ L ½

Y c es el producto total de los cultivos, Y p es el producto de la pesca, y K,L son el capital y el trabajo en ambos casos.

Suponiendo que las unidades de P(escado) y C(ultivos) tienen el mismo valor, el rendimiento marginal de una unidad adicional de capital es mayor en la pesquería. El país que sea más abundante en tierras cultivables se beneficiará en desarrollar su flota pesquera a expensas de sus granjas cultivables. Recíprocamente, los trabajadores disponibles en el país con trabajo más abundante pueden ser empleados de modo más eficiente en tierras cultivables.

Dentro de cada país, capital y trabajo pueden ser reinvertidos y re-empleados para producir productos diferentes. Como con el argumento de ventaja comparativa de Ricardo, esto no conlleva costos. Por ejemplo, si las dos tecnologías de producción son la industria de cultivos y la industria pesquera, se está suponiendo que los agricultores pueden pasar sin costos a desempeñarse como pescadores, y recíprocamente. Dentro de cada país, también se supone que el capital puede desplazarse a cualquier tecnología, de manera que cambie el mix industrial sin costos de ajuste entre ambos tipos de producción. Si las dos industrias son los cultivares y la pesquería, el supuesto es que las granjas y haciendas pueden ser vendidas para pagar por la construcción de barcos pesqueros sin incurrir en costos de transacción 5 .

5 Este término de “costo de transacción” empieza a ser importante, por lo cual vale la pena anticiparnos un poco al tratamiento que haremos posteriormente. El término parece haber sido acuñado por Ronald Coase, que lo utilizó para desarrollar en esquema teórico que predijera cuándo una determinada tarea económica será realizada por una firma, y cuándo por el mercado. Sin embargo, el término está virtualmente ausente de sus trabajos hasta entrada la década de los 1970s. Aunque Coase no acuñó el término, en realidad discutió los “costos de usar el mecanismo de precios” en su documento de 1937 “The Nature of the Firm”, en cuyo caso fue el primero en discutir el concepto de costos de transacción. El término puede ser rastreado en la literatura de economía monetaria de los 1950s, pero no parece haber sido “acuñado” por nadie en particular.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

555

la

disponibilidad relativa de capital y trabajo difiera internacionalmente, pero si el capital fuera libre de ser invertido en cualquier lugar, la competencia produciría una idéntica abundancia de capital por todo el mundo. (Esencialmente, el comercio libre de capital daría lugar a un único ‘pool’ mundial de inversión.) Diferencias en la abundancia de trabajo no darían lugar a diferencias de la abundancia factorial relativa (con relación al capital móvil) porque la relación capital/trabajo sería la misma en todos lados. (Un país grande recibiría una inversión que sería el doble de la de uno pequeño, por ejemplo, maximizando el rendimiento sobre la inversión del capitalista.) Cuando los controles a los capitales se reducen, el mundo empieza a diferir un poco del mundo que modelizaron Heckscher y Ohlin. El capital tiende a ser móvil cuando:

Inmovilidad

del

capital

entre

países.

El

modelo

básico

H-O

depende

de

que

Existen controles limitados de cambios,

No existe un riesgo de expropiación del capital, o

Está permitida la Inversión Directa Extranjera entre países, o a los extranjeros se les permite invertir en operaciones comerciales de un país por medio del mercado accionario o de bonos corporativos.

Los movimientos del trabajo – como los del capital – no están contemplados dentro del modelo H-O, ya que esto involucraría una igualación de la abundancia relativa de ambos factores. Esta condición es más sostenible en el mundo moderno que el supuesto de que el capital está confinado en un solo país. El modelo original de 2x2x2 no ponía barreras al comercio, no contenía tarifas ni controles de cambio (el capital era inmóvil, pero era posible repatriar sin costos las ventas al exterior). También carecía de costos de transporte entre los países, o de cualquier ahorro que favoreciera a la oferta local. Si ambos países tienen distinta moneda, ello no afectaría al modelo, ya que sería válida la Paridad del Poder Adquisitivo. Sin costos de transacción o emisión monetaria se aplicaría la ley del Precio Único 6 para ambos bienes. Y los consumidores de cualquier país pagarían exactamente el mismo precio por cada bien. En la época de Ohlin este supuesto parecía una simplificación sin grandes consecuencias, pero los cambios económicos y la investigación econométrica llevada a cabo desde los 1950s han demostrado que los precios locales de los bienes tienden a estar correlacionados con los ingresos al ser convertidos en precios monetarios (aunque esto ya no es tan cierto de los bienes comercializables internacionalmente). Competencia interna perfecta. Ni el trabajo ni el capital pueden afectar los precios de bienes o factores restringiendo la oferta; existe una situación de competencia perfecta.

Los principales teoremas derivables del modelo son cuatro:

1.1 Teorema de Heckscher-Ohlin. La paradoja de Leontief.

Las exportaciones de un país con abundancia de capital provendrán de las industrias Capital intensivas, bienes que serán importados a su vez por los países con abundancia de Trabajo, que a cambio exportarán bienes Trabajo-intensivos. Las presiones competitivas dentro del modelo H-O hacen de esta predicción una proposición que se extrae directamente. Además, se trata de una hipótesis fácilmente docimable.

6 Es decir, “en un mercado eficiente todos los bienes idénticos deben tener el mismo precio”. Esta ley está vinculada con el comercio libre y la globalización. Existe una teoría según la cual en algún momento todas las áreas del mundo obtendrán el mismo monto monetario de cualquier otra parte del mundo por igual trabajo o igual calidad. La intuición que está por detrás de su enunciado es que los vendedores acudirán en masa para lograr el precio más elevado que prevalezca, y los compradores para lograr el más bajo. En un mercado eficiente la convergencia hacia un único precio es instantánea.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

556

La paradoja de Leontief, presentada por Wassily Leontief en 1954, halló que los Estados Unidos, que según cualquier criterio que sea utilizado es el país del planeta en que el capital es más abundante, exportaba bienes trabajo-intensivos e importaba bienes capital-intensivos, en contradicción aparente con este teorema. En 1971 Robert Baldwin demostró que las importaciones de USA eran 27% más capital intensivas que según los datos comerciales de 1962, utilizando una medición similar a la usada por Leontief. En 1980 Leamer cuestionó la metodología original de Leontief basándose en consideraciones de tipo de cambio real, pero reconoció que la paradoja aún subsistía en los datos (para otros años que no fueran 1947). Una encuesta de 1999 de la literatura econométrica que realizó Elhanan Helpman concluyó que la paradoja persistía, pero que algunos estudios sobre comercio no estadounidenses, en cambio, eran consistentes con la teoría H-O. En 2005 Kwok & Yu utilizaron una metodología actualizada para argumentar a favor de una menor paradoja (o cero paradoja) en las estadísticas del comercio de Estados Unidos, aunque la paradoja aún parece persistir en otros países desarrollados.

Para los economistas, la paradoja de Leontief puso en tela de juicio la validez del teorema H-O, que predice que los patrones de comercio estarán basados en la ventaja comparativa de los países en ciertos factores de producción (como el capital y el trabajo). Muchos economistas han dejado de lado la teoría H-O a favor de un modelo más ricardiano en el que las diferencias tecnológicas son las que determinan la ventaja comparativa. Estos economistas argumentan que Estados Unidos tiene más ventaja comparativa en trabajo altamente calificado que en capital. Esto también podría ser visto como considerando al “capital” en forma más amplia, a efectos de incluir al capital humano. Según esta definición, las exportaciones de USA serían muy capital (humano)- intensivas, y no particularmente intensivas en trabajo (no calificado).

Hay algunas explicaciones de la paradoja que restan importancia a la ventaja comparativa como determinante del comercio. Por ejemplo, la hipótesis de Linder 7 afirma que la demanda desempeña un rol más importante que la ventaja comparativa como determinante del comercio – junto a la hipótesis de que países que tengan demandas similares será más probable que comercien entre sí. Por ejemplo, tanto los USA y Alemania son países desarrollados con una demanda significativa de automóviles, debido a lo cual tienen grandes industrias automotrices. Pero en lugar de presentarse una situación con un país que tenga una industria dominante con ventaja comparativa, ambos países comercian entre sí autos de diferente tipo. En forma similar, la Nueva Teoría del Comercio 8

comparativas

sostiene

que

las

ventajas

del Comercio 8 comparativas sostiene que las ventajas 7 Staffan B. Linder, An Essay on Trade

7 Staffan B. Linder, An Essay on Trade and Transformation, 1961. 8 Esta teoría está asociada estrechamente con el premio Nobel Paul Krugman a principios de los 1970s; posteriormente, hacia 1976, el economista del MIT Victor Norman desarrolló la teoría que terminó siendo conocida como la teoría Helpman-Krugman. V. Avinash Dixit & Victor Norman, Theory of International Trade:

A Dual, General Equilibrium Approach, Cambridge University Press, © 1980.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

557

pueden desarrollarse de manera independiente de las variaciones de las dotaciones factoriales (p.ej. en industrias con rendimientos crecientes a escala).

1.2 El Teorema de Rybczynski

Examinemos un poco más de cerca la esfera de la producción. Vamos a suponer que en la economía hay solamente dos empresas, que emplean dos factores para producir dos productos (v. figura pág. 556). Las ecuaciones del mercado de factores v=B'x se transforman entonces en:

[1]

L 0 =b 1c Q c + b 1s Q s

[2]

K 0 =b 2c Q c + b 2s Q s

donde hemos puesto L 0 en lugar de v 1 y K 0 en lugar de v 2 , e indicamos con Q c la producción del primer bien (textiles) y Q s la de acero. Notando que la primera ecuación puede ser escrita también como

[3]

Q s =(L 0 /b 1s ) - (b 1c /b 1s ) Q c

esta ecuación proporciona una primera línea (en color rojo) en la figura adjunta.

Esta línea representa todas las combinaciones de bienes que dan lugar a equilibrio en el mercado del factor trabajo, dada L 0 (la oferta total del factor). Nótese que si se incrementa la oferta factorial, esta línea se desplaza hacia arriba y a la derecha. Otro tanto podemos hacer con la segunda ecuación, lo que proporciona una segunda línea (en color azul). Esta línea representa todas las combinaciones de bienes que dan lugar a equilibrio en el mercado del factor capital. También, si se incrementa K 0 esta línea se desplazará hacia arriba y a la derecha. Obviamente el equilibrio se obtiene cuando ambas igualdades se verifican, en la intersección en el punto A. Este punto representa, por consiguiente, un equilibrio en el mercado de factores.

Teorema de Rybczynski. En un modelo simple de dos sectores, si los precios se mantienen constantes, un aumento de la oferta de un factor incrementará la producción de aquel bien que es intensivo en ese factor y disminuirá la producción del bien restante. Basta notar para ello que, en

la figura, la línea del trabajo es más empinada que la línea del capital. Por lo tanto, la nueva intersección pasa a estar ubicada en el punto B. ¿Cuál es el significado de la inclinación diferente de las rectas dibujadas? Suponer que el acero es "relativamente intensivo" en trabajo es afirmar que b 1s /b 2s >b 1c /b 2c que implica b 1s /b 1c >b 2s /b 2c . Este teorema implica que, en general, el aumento de la dotación de un factor en un país dará lugar a un aumento de la producción de aquel bien que lo utiliza en forma intensiva, y a una disminución de la producción de los bienes restantes. Helpman y Razin demuestran que este teorema deja de ser válido bajo

condiciones de incertidumbre si no hay intercambio internacional de obligaciones financieras. Empero, todavía puede ser válido si los que se mantienen constantes son los precios de las

de obligaciones financieras. Empero, todavía puede ser válido si los que se mantienen constantes son los

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

558

acciones de las compañías, no los de los bienes. Este teorema ha sido útil para explicar los efectos de la inmigración y de la emigración y de la inversión de capital del exterior.

1.3 El teorema de Stolper–Samuelson

Este teorema establece que, bajo condiciones de rendimientos constantes a escala y competencia perfecta, un incremento del precio relativo de un bien conducirá a incrementar el precio de aquel factor utilizado más intensivamente en la producción de ese bien, y recíprocamente, a la caída del precio del otro factor.

Fue obtenido en 1941 por Paul Samuelson y Wolfgang Stolper dentro de la estructura del modelo de H-O, pero subsiguientemente fue derivado en modelos menos restrictivos. El ejemplo de aplicación figura en la figura adjunta, en la cual están graficadas las igualdades precio=costo. Observen que estas igualdades no son las del sistema clásico: no se trata del costo de producción que determina a los precios, sino que son los precios de los bienes los que determinan los costos de producción. Esto es la esencia del principio de imputación, de raigambre austríaca, tal como fue pergeñado por Carl Menger (1871) y Friedrich von Wieser (1889): “El valor de los bienes de menor orden [e.d. las mercancías] no puede, por consiguiente, ser determinado por el valor de bienes de orden superior [e.d. los factores] empleados en su producción. Por el contrario, es evidente que el valor de los bienes de orden superior siempre es determinado sin excepción por el valor prospectivo de los bienes de orden inferior a cuya producción contribuyeron.” (C. Menger,

1871).

En resumen, dados precios de los bienes P 1 y P 2 y una tecnología representada por una matriz B, es posible calcular de inmediato los rendimientos factoriales necesarios w 1 * y w 2 *. Los rendimientos factoriales pueden ser “imputados” a partir de los precios de los bienes. Éstos a su vez surgen de la solución del problema de maximización de la utilidad. El principio de imputación capta la idea de que la demanda de bienes, actuando sobre una oferta fija de factores, termina asignándole un valor a estos factores 9 .

El teorema de Stolper-Samuelson puede ser visualizado en la figura anterior (pág. 557) viendo que P 1 (que antes era el precio de los cultivos) tiene una línea más empinada que P 2 (que antes era el precio del acero). Que sea más empinada significa que b 11 /b 21 >b 12 /b 22 . Esto implica necesariamente que x 11 /x 21 >x 12 /x 22 (x ji es la cantidad del factor j usada en la industria i). Luego, la industria x 1 es relativamente intensiva en el factor v 1 y la industria x 2 relativamente intensiva en el factor 2. Ahora podemos enunciar el teorema:

Teorema de Stolper-Samuelson. En un modelo simple bisectorial, si se mantienen constantes los productos, un aumento del precio relativo de un bien aumentará el precio del factor en el que es relativamente más intensivo y reducirá el precio del factor en el que es relativamente menos intensivo. Como se observa en la mencionada figura, si se aumenta P 2 P 2 ’, la posición de equilibrio se traslada de G a H. En este último punto, w 1 * cayó y w 2 * aumentó con respecto a G. Recuerden que el bien 2 es relativamente intensivo en el factor 2. Jones & Scheinkman 10 demostraron que bajo condiciones muy generales los ingresos de los factores cambiarán según lo predicho por el teorema. Una vez más, Helpman y Razin han demostrado que la proposición no es válida en contextos inciertos con ausencia de comercio internacional de acciones.

9 Pero al final de cuentas, en un sistema de equilibrio general, ambos tipos de precios se determinan simultáneamente. No hay dirección de causalidad. 10 Jones, R.W. and J. Scheinkman. 1977. "The Relevance of the Two-Sector Production Model in Trade Theory," Journal of Political Economy 85, (October).

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

559

El modelo original H-O es un modelo bi-factorial con un mercado de trabajo especificado por un único número. Desde entonces han sido publicados modelos más sofisticados con múltiples clases de productividad laboral que producen el efecto Stolper-Samuelson en cada clase laboral:

los trabajadores no calificados que producen bienes comercializados en un país de elevada calificación terminarán peor a consecuencia de un crecimiento del comercio internacional, porque con relación al mercado mundial del bien que produce, un trabajador de primera línea de la producción mundial es un factor productivo menos abundante que el capital.

Derivación del teorema. Consideren una economía con dos bienes que sólo produce trigo y vestimenta usando como insumos intensivos tierra por parte del trigo, y trabajo por parte de la vestimenta, y supongan que el precio de cada producto es igual a su costo marginal. El precio de la vestimenta sería:

[4]

P c =ar +bw,

donde r es la renta pagada por el uso de la tierra, w el salario y los coeficientes a y b son coeficientes de insumo-producto. Por su parte, el precio del trigo sería:

[5]

P w =cr +dw,

con una interpretación análoga. Si la vestimenta sufre un incremento de su precio, para que [4] siga siendo válida, al menos uno de los dos factores debe ser más elevado, ya que los coeficientes de insumo-producto no han sido afectados. Puede suponerse que será el trabajo el que se elevará, porque es el insumo usado en forma intensiva en la producción de vestimenta. Cuando aumenta el salario, la renta de la tierra caerá para que [5] siga siendo válida. Pero una caída de la renta también afectará a la ecuación [4], ya que, para que siga siendo una igualdad, la elevación del salario debe ser más que proporcional que el aumento del precio de la vestimenta.

Por consiguiente, la elevación del precio de un producto llevará a un aumento más que proporcional del precio del factor usado en forma más intensiva, y a una caída del precio del factor usado menos intensivamente.

Habitualmente se supone que los países más adelantados son de abundancia relativamente más alta de capital que los países en desarrollo. Luego, la apertura al comercio internacional libre – digamos, en USA versus los países en desarrollo – trasladará la producción de USA hacia el bien que resulta relativamente capital-intensivo. Esta producción aumentará, mientras que una parte será exportada, en tanto que la producción del otro producto se contraerá, y una parte de su consumo será satisfecha mediante importaciones. Una transferencia de trabajo y de capital desde la industria trabajo intensiva expandirá la expansión de la producción de la industria capital- intensiva. Esto sucede porque la cantidad de capital suficiente para emplear a un trabajador en tareas trabajo-intensivas es insuficiente para emplearlo en producción capital-intensiva. La industria en declive dejará disponible relativamente más trabajo que el que puede ser absorbido por la industria en expansión, por lo cual habrá un exceso de oferta de trabajo en el mercado factorial que dará lugar a una reducción de su precio. Ello causará la reabsorción de lo que hubiera sido un exceso de oferta de trabajo. Con salarios más bajos, ambos sectores utilizarán más trabajo por unidad de capital. Por lo tanto, la productividad marginal física del trabajo caerá en ambos sectores. En consecuencia, el comercio libre reduce necesariamente el precio del factor escaso en USA (que es el trabajo) expresado en términos de cualquier bien. Si ello es así, el ingreso real de los trabajadores debe caer, cualquiera sea el patrón de gastos de los trabajadores como consumidores.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

560

Luego, el teorema de Heckscher-Ohlin implica que la apertura de una economía al libre comercio internacional debe reducir, tanto en términos relativos como absolutos, el ingreso del factor escaso de producción. Como éste es igual al precio por la cantidad empleada del factor, y suponiendo pleno empleo antes y después de la apertura comercial, los ingresos totales factoriales serán proporcionales a sus precios unitarios. Por consiguiente, si el trabajo fuera el factor relativamente más abundante de los países adelantados, se tiene que el comercio libre, si no hay una redistribución política apropiada del ingreso, reducirá necesariamente la participación de los trabajadores en comparación con los capitalistas. De aquí proviene la popular noción existente en los países más adelantados de que el estándar de vida de los trabajadores debe ser protegido de la competencia “ruinosa” del trabajo extranjero barato.

Ahora supongan que un país está produciendo ambos bienes bajo condiciones de comercio libre, y que de pronto el gobierno decide imponer una tarifa a las importaciones. Esta tarifa va a afectar la distribución factorial del ingreso. Sigamos el análisis de Stolper y Samuelson suponiendo que la tarifa a las importaciones aumenta el precio interno del bien competidor del importado con respecto al bien exportado. En tales condiciones, si se dan las especifiaciones del modelo de Heckscher-Ohlin, al establecerse la tarifa de importación se encarecerá el factor relativamente escaso con respecto al otro factor, y también en términos de cualquiera de ambos bienes. En otras palabras, una tarifa favorece al factor utilizado intensivamente en la industria del bien competidor del importable. Como la tarifa aumenta el precio de este último, la producción de la industria de bienes que compiten con el importable aumentará; otro tanto sucederá con la demanda del factor usada intensivamente en este sector, cambiando la distribución del ingreso a su favor.

Una tarifa reduce el ingreso nacional pero aumenta – relativa y absolutamente – la escasez del factor de producción del país 11 . El librecambio en general aumenta el ingreso nacional de un país pero daña al factor escaso utilizado intensivamente en el sector competidor del importable. El supuesto de que sólo hay dos bienes no es crítico. Los resultados se mantienen a nivel teórico siempre que clasifiquemos a los bienes de acuerdo con su intensidad factorial. Pero si aumentamos el número de factores entramos en problemas; ni siquiera podemos definir en tal caso el concepto de intensidad factorial.

1.4 El teorema de igualación del precio de los factores

El comercio libre y competitivo producirá la convergencia de los precios factoriales conjuntamente con el de los bienes comercializados. El teorema de IPF es la conclusión más importante del modelo H-O, pero es también el teorema que ha encontrado más resistencia en su confrontación con los datos empíricos. Ni la tasa de rendimiento del capital, ni los salarios parecen converger en forma consistente entre países que comercian a diferentes niveles de desarrollo.

Según este teorema, no se trata de que el precio de cada uno de los factores se iguale con el del país con el que comercia: los que se igualan son los precios relativos factoriales. El factor que

11 Como se reduce el ingreso nacional real agregado del país que introdujo la tarifa, ustedes podrían preguntar si el factor escaso terminará con un pedazo más grande de un ingreso nacional más bajo y tal vez sufrirá en términos absolutos. Veamos por qué esto es imposible: como se ha producido una reasignación de recursos, los métodos de producción terminarán siendo más intensivos en el factor abundante en ambas líneas de producción, y la productividad marginal del factor escaso aumentará en ambos sectores. Como las cantidades existentes de capital y trabajo están plenamente empleadas, cualquiera sea el bien en el que midan el retorno del factor escaso, su precio (unitario) tiene que aumentar, y recibirá un mayor ingreso dentro del total.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

561

reciba el precio más reducido antes de que ambos países se integren económica y efectivamente en un único mercado tenderá a ser más caro con relación a los otros factores de la economía, mientras que aquellos que tengan el precio más elevado tenderán a ser más baratos. Un ejemplo que es citado con frecuencia acerca de la igualación de los precios factoriales es el de los salarios. Cuando dos países suscriben un acuerdo de libre comercio, los salarios de tareas idénticas en ambos países tienden a acercarse entre sí. Por ejemplo, luego de que fuera firmado el acuerdo del NAFTA (North American Free Trade Agreement), los salarios de los trabajadores no calificados cayeron en forma gradual en los USA, mientras que en forma simultánea se elevaron gradualmente en México. Otro tanto se ha dado recientemente en varios países de la Unión Europea.

El teorema, derivado simplemente del modelo H-O, establece que al igualarse los precios de los productos en ocasión de desplazarse hacia el librecambio, los precios de los factores (capital y trabajo) también se igualarán entre los países. Los supuestos críticos de este resultado son que los países usen la misma tecnología productiva y que los mercados sean perfectamente competitivos.

Teorema de igualación de los precios factoriales. Como en un mercado perfectamente competitivo el precio de un factor productivo depende del valor de su producto marginal, a medida que aumente la cantidad de trabajo en una industria caerá su productividad marginal; a medida que aumente la cantidad de capital, también aumentará la productividad marginal del trabajo. Finalmente el valor de la productividad dependerá del precio del producto en el mercado. En una situación de autarquía, ambos países enfrentarán precios diferentes de los productos. Esta diferencia de precios de por sí ya es suficiente para dar lugar a un desvío de los salarios y la rentabilidad entre los países, porque incide sobre la productividad marginal. Además, en un modelo de proporciones variables la diferencia de salarios y rentas también tiene un efecto sobre la relación capital-trabajo de cada industria, que a su vez incidirá sobre los productos marginales. Todo ello implica que, por diversos motivos, los salarios y la rentabilidad del capital serán diferentes entre países en una situación de autarquía. Una vez que se permita el intercambio libre de productos, los precios de los mismos tenderán a igualarse. Y como ambos países tienen las mismas relaciones de productividad marginal se deduce que sólo un conjunto de salarios y rentabilidades puede satisfacer estas relaciones a un conjunto dado de precios de los productos. Luego, el comercio libre ecualizará los precios de los bienes, los salarios y las rentas del capital. Como ambos países enfrentan el mismo salario y tasa de rentabilidad también producirán cada bien usando la misma relación capital-trabajo. Pero como tienen distintas dotaciones factoriales, producirán cantidades diferentes de los bienes.

Si hay movilidad perfecta de los factores productivos entre los países, los precios factoriales deberían ser los mismos por doquier. Pero aún en un mundo en el cual los factores de producción no se pueden trasladar entre países, si los bienes pueden hacerlo, el comercio de bienes será sustituto de la movilidad factorial. Si no hubiera barreras comerciales, los precios de los bienes deberían ser iguales en todos los países a renglón seguido de la apertura comercial. El teorema de igualación de precios de los factores demuestra que el librecambio conduce a una ecualización completa de los precios factoriales (o a una ecualización parcial acompañada por especialización completa de la producción en un país, por lo menos).

Examinemos la explicación de sentido común de este teorema. Si un país tiene una ventaja comparativa en un bien trabajo-intensivo X, la apertura comercial implica un aumento del precio de X y por esa vía una expansión de su producción. A medida que se demanda más X en el mercado de exportaciones, aumentará la demanda de factores productivos del sector X. Como X es trabajo- intensivo, la cantidad demandada de trabajo aumentará con relación a la cantidad demandada de

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

562

capital, y habrá un exceso de demanda de trabajo en los mercados factoriales del país. Porque para aumentar la producción de X, el país debe trasladar factores de producción desde la industria Y a la industria X. Pero Y era la industria capital-intensiva. La expansión de la industria X absorbe relativamente más trabajo que la cantidad desempleada en la industria Y en contracción. Se produce una cotización al alza del trabajo. Su precio relativo aumenta y disminuye el precio relativo del capital. De resultas, los métodos de producción de ambos sectores se hacen más capital-intensivos y, por lo tanto, la productividad marginal del capital resulta menor y la del trabajo mayor en ambos sectores.

De manera análoga, los productores del otro país donde el capital es relativamente abundante comienzan a producir más del bien Y capital-intensivo a fin de exportarlo. A medida que se produce más Y se va requiriendo más capital, cuyo precio va aumentando, etc. Por consiguiente, en el país que estaba en autarquía con el trabajo relativamente barato, el salario aumentará, de forma relativa y absoluta, con el libre comercio. El teorema muestra que, si no hay especialización completa en ningún país, el comercio libre conducirá al aumento de los precios factoriales, que terminarán siendo idénticos, no sólo en términos relativos sino también absolutos.

1.5 Conclusiones generales sobre el modelo H-O

Heckscher y Ohlin consideraban al teorema de Igualación de los Precios Factoriales como un

éxito econométrico, ya que el volumen importante de información acumulada hacia fines del siglo

XIX y comienzos del XX coincidía con la convergencia de precios de bienes y factores a lo largo

de todo el mundo. Pero los estudios econométricos más modernos han mostrado que el modelo

exhibe una escasa validación empírica, por lo cual han sido propuestos diversos ajustes, entre los cuales el más importante es el supuesto de que la tecnología no es la misma por doquier, cambio

que involucraría abandonar el modelo H-O puro.

Kevin H. O'Rourke y Jeffrey G. Williamson 12 practicaron un análisis econométrico de precios factoriales, precios de los bienes y dotaciones de recursos en el comercio intercontinental entre el siglo XV y el siglo XX y hallaron que los patrones económicos y comerciales del siglo XIX pueden ser exitosamente modelados mediante el enfoque de H-O.

Ya nos hemos referido al test del modelo H-O practicado por Leontief para los USA en 1954, que refutó el teorema principal de H-O, test conocido como paradoja de Leontief. Han surgido modelos de comercio alternativos y diversas explicaciones de la paradoja, siendo una de las más interesantes la hipótesis de Linder, que sugiere que los bienes son comercializados sobre la base de similitudes de la demanda en lugar de diferencias del lado de la oferta (dotaciones factoriales).

2. Equilibrio General Competitivo

La concepción moderna de equilibrio general está implícita en un modelo desarrollado en forma conjunta por Kenneth Arrow, Gérard Debreu y Lionel McKenzie en los años 1950. Gérard Debreu presentó su modelo en Theory of Value (1959) como un modelo axiomático.

Seguiremos el tratamiento de Gérard Debreu, quien en su prefacio señala que los objetivos de su monografía son: “(1) la explicación de la formación de los precios de los bienes resultantes de la interacción de los agentes en una economía de propiedad privada mediante mercados; (2) la explicación de la función de los precios en un estado óptimo de la economía.” Señala que “las

12 Kevin H. O'Rourke and Jeffrey G. Williamson, “The Heckscher-Ohlin Model Between 1400 and 2000:

When It Explained Factor Price Convergence, When It Did Not, and Why”, 1999.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

563

primeras soluciones de estos problemas fueron dadas por L. Walras y V. Pareto, respectivamente, pero ninguno de los maestros de la escuela de Lausanne ni sus discípulos durante varias décadas

ofreció un tratamiento demasiado riguroso de sus ideas.[

primer análisis riguroso del equilibrio. Un poco antes J. von Neumann había comenzado a desarrollar, en diversos contextos, un instrumento matemático que iba a jugar un papel esencial en esa área, que recibió su forma definitiva de teorema de punto fijo de S. Kakutani. La utilidad de este instrumento en economía fue demostrada en 1950 por J. Nash al demostrar que todo juego finito de n personas tiene un punto de equilibrio (un concepto que se remonta a A. Cournot). Con respecto al segundo problema, el primer estudio riguroso, utilizando propiedades de los conjuntos convexos, de la equivalencia entre un óptimo y un equilibrio con referencia a un sistema de precios, fue realizado por T.C. Koopmans dentro del contexto del análisis lineal de actividades de la eficiencia productiva.”

Sólo en 1935-36 A. Wald publicó el

]

Debreu encara su análisis con los “estándares de rigor de la escuela formalista de matemática contemporánea. El esfuerzo de rigurosidad sustituye los razonamientos y resultados incorrectos por los que son correctos. Pero además tiene otras ventajas. Habitualmente conduce a comprender de modo más profundo los problemas a que es aplicado, lo cual ha sucedido en el caso actual. También puede llevar a cambiar drásticamente los instrumentos matemáticos usados. En el área que estamos por discutir se ha tratado de un cambio desde el cálculo hacia los análisis de convexidad y las propiedades topológicas, transformación que significó ganancias notables en generalidad y sencillez de la teoría.” Pero a renglón seguido Debreu muestra su opinión sobre la interpretación dentro del método axiomático: “La lealtad a la rigurosidad requiere la forma analítica axiomática aunque, en su sentido más estricto, el método quede totalmente desconectado de sus interpretaciones 13 .”

2.1. Propiedades del sector productivo

En primer término vamos a repasar desde un punto de vista axiomático los fundamentos del modelo desde el lado de la producción. Supondremos que los beneficios, que escribimos py j para la empresa j-ésima, constituyen una función de los precios, e indicaremos mediante y j * (p) a la función de oferta óptima. Esto excluye correspondencias de oferta con segmentos horizontales.

La oferta agregada del mercado será escrita como y(p)=Σy j (p). El conjunto de posibilidades de producción agregado de la economía será Y=ΣY j . Por el momento vamos a trabajar con una economía que no presenta interacciones directas entre las actividades productivas (este tema será tratado cuando hablemos de externalidades).

13 De hecho, Debreu subraya que, para acentuar totalmente la falta de conexión, escribió todas las definiciones, hipótesis y resultados principales en letra cursiva. Asimismo, cuando pasa de la discusión informal de las interpretaciones a la construcción formal de la teoría lo hace a menudo utilizando expresiones como “según el lenguaje teórico”, “por el bien de la teoría”, “formalmente”, etc. Esta dicotomía permite revelar los supuestos y la estructura lógica del análisis. Un aspecto aún más importante es que este tipo de análisis permite extensiones inmediatas sin modificar la teoría sólo reinterpretando los conceptos de la teoría. Un ejemplo patente es la reinterpretación de lo que es un bien: si distinguimos entre los bienes, éstos pueden ser distinguidos entre sí no solamente por sus propiedades físicas, su localización y la fecha, sino también por el hecho de que ocurra un evento. Dice en el cap. 7: “Esta nueva definición de lo que es un bien nos permite obtener una teoría de la incertidumbre libre de cualquier concepto probabilístico y formalmente idéntica a la teoría bajo certidumbre que hemos venido desarrollando.”

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

564

Bajo estas condiciones es válido el siguiente lema que no demostraremos, ya que es inmediato: y maximiza py sujeto a yεY si y solamente si para todo j, y j maximiza py j sujeto a y j εY j . 14

Enunciamos los siguientes axiomas aplicables al sistema productivo:

1] 0εY j para todo j (hipótesis de posibilidad de inacción)

Este axioma expresa que es posible no producir nada sin utilizar ningún insumo. En otros términos, lo que se pretende hacer es el análisis de un sistema económico en el largo plazo (cuando es posible estar afuera de la industria).

2] Y j es un conjunto cerrado y convexo para todos los j.

El hecho de que el conjunto de producción

también es factible para el productor j. En

son dos planes factibles para

también resulta

factible para todo número 0t1. Este axioma, junto con el axioma [1], implica que, si y j es factible, también lo será ty j para todo t comprendido entre 0 y uno. En otros términos, prevalecen los rendimientos no-

crecientes a escala. En palabras de Debreu, “la hipótesis de convexidad es crucial porque desempeña un

pero aún así, es

el productor j, la convexidad implica que el promedio ponderado de ambos, ty j 1 +(1-t)y j

cuanto a la convexidad, ésta ya ha sido estudiada. Recordemos que si

los y j q son factibles para el productor j, y y j q y j 0 , entonces y j

sea cerrado implica que es un conjunto continuo; e.d. si todos

Y j

0

y

j

1 e

y

j

2

2

rol en todas las demostraciones existentes de varios teoremas económicos fundamentales más débil que [el axioma de rendimientos constantes a escala].”

3] Y (-Y) es un subconjunto impropio de {0}. (hipótesis de irreversibilidad de los procesos productivos).

Tengan en cuenta que una economía en la cual no tiene lugar ninguna actividad productiva se caracteriza

por Y={0}, es decir, un conjunto productivo que consiste del único punto 0. Luego, si la producción y con insumos y productos distintos de cero fuera factible, la producción –y no puede serlo. Este es un supuesto típico de economía, ya que los procesos productivos no pueden ser revertidos, dado que, en particular,

producir lleva tiempo y que los bienes tienen fecha

. Si cada productor tiene un conjunto productivo que

15

14 Este lema podría formalizar lo que pretendía el Secretario de Planificación Yevsei Lieberman de la ex URSS, en la década de los 1970s, cuando afirmaba que había que implementar una reforma de la economía soviética tal que resulte que lo que es rentable para una empresa sea útil para todo el país, y a la inversa: que lo que sea útil para el país sea rentable para la empresa. Apoyado por Khrushchev e implementado en forma tentativa por los mismos líderes que terminaron deponiéndolo, el programa fue abandonado en forma precipitada por los líderes del Kremlin cuando se dieron cuenta de sus implicancias a largo plazo. Aunque las reformas de Lieberman hubieran colocado sobre una base sólida y asegurado el crecimiento económico futuro de la economía soviética, hubieran socavado de manera inevitable al sistema soviético de control centralizado. Dada la opción entre la prosperidad y el poder, la elite soviética optó por el último – llevando a la Unión Soviética a un camino sin retorno, de ruina eventual. (Extraido de Center for Intelligence Studies, Vol. 20 Nº 3, Aug./Sep. 2007)

Este axioma está vinculado con la llamada Segunda ley de la termodinámica. Esta ley regula la dirección en la que deben llevarse a cabo los procesos termodinámicos y, por lo tanto, la imposibilidad de que ocurran en el sentido contrario (por ejemplo, que una mancha de tinta dispersada en el agua pueda volver a concentrarse en un pequeño volumen). También establece, en algunos casos, la imposibilidad de convertir completamente toda la energía de un tipo en otro sin pérdidas. De esta forma, La Segunda ley impone restricciones para las transferencias de energía que hipotéticamente pudieran llevarse a cabo teniendo en cuenta sólo el Primer Principio (También conocido como principio de conservación de la energía para la termodinámica, establece que si se realiza trabajo sobre un sistema, o bien éste intercambia calor con otro, la energía interna del sistema cambiará. Visto de otra forma, esta ley permite definir ‘calor’ como la energía necesaria que debe intercambiar el sistema para compensar las diferencias entre trabajo y energía interna.) La Segunda ley apoya todo su contenido aceptando la existencia de una magnitud física llamada entropía tal que, para un sistema aislado (que no intercambia materia ni energía con su entorno), la variación de la

15

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

565

verifica esta propiedad, también será verificada para todo el sistema económico, cuyo conjunto productivo Y=j Y j .

4] Y –R + (hipótesis de libre disposición de los excedentes).

Hemos denotado como –R + al conjunto de vectores de componentes no positivas, incluyendo naturalmente al vector {0}. Exte axioma significa que resulta factible una producción total con todas sus componentes nulas. Está estrechamente vinculado al siguiente, a saber que si un vector de producción total es factible, también lo es uno que tenga productos no mayores e insumos no menores (en valor absoluto): Y(Y-R + ).

Si estos axiomas son repasados, verán que hay tres fenómenos no alcanzados: (1) la existencia de economías y deseconomías externas (e.d. cuando el conjunto productivo de un productor depende de las producciones de otros productores, y/o del consumo de los consumidores – tema que dejamos para más adelante); (2) la presencia de rendimientos crecientes a escala; (3) la conducta de productores que no consideran a los precios como parámetros al elegir su producción (tema tratado en los Cap. XV y XVII).

2.2. Axiomas de las funciones de demanda

Debemos tener en cuenta también a la oferta de trabajo y a los beneficios. Para ello definimos a la riqueza del consumidor i como:

m i = pω i + j θ ij (py j (p))

El coeficiente θ

definición, i θ =1. El consumidor se supondrá que maximiza una función de utilidad continua u i (x i ) sujeto a su restricción presupuestaria y a su conjunto accesible X i .

representa una participación accionaria del individuo i en la empresa j. Por

ij

ij

max u i (x i ) sujeto a px i =m i , x i єX i

Supondremos

correspondencias de demanda que tengan segmentos horizontales a determinados precios.

que

la

solución

es

una

función

de

demanda

x i (p).

Este

supuesto

excluye

5] X i es un conjunto convexo, cerrado y acotado inferiormente.

Que X i sea cerrado tiene que que ver con una hipótesis de continuidad, en forma similar a como se vio para la producción. Que esté acotado inferiormente por la relación ‘’ significa que existe un punto χ i en X i tal que χ i x i para todos los x i que están en X i . En otros términos, tal que X i { χ i }+R + . La justificación es simple. Si el bien h es un insumo (como un bien consumido, digamos carnes rojas), x ih tiene una cota inferior, cero. Si el bien h es un producto (como un cierto tipo de trabajo realizado), existirá una cota superior dada, en valor absoluto, por la cantidad de ese trabajo que el consumidor puede producir durante el correspondiente intervalo de tiempo elemental, cualesquiera sean los restantes insumos y productos.

entropía siempre debe ser mayor que cero. Debido a esta ley también se tiene que el flujo espontáneo de calor siempre es unidireccional, desde los cuerpos con temperatura más alta a aquellos con temperatura más baja. Cabe recordar que Paul Samuelson fue uno de los primeros economistas en generalizar y aplicar métodos matemáticos desarrollados para el estudio de la termodinámica a la economía. Como estudiante graduado en la Universidad de Harvard, fue el único protegido del erudito Edwin Bidwell Wilson, quien había sido él mismo el único protegido del gran físico de Yale Josiah Willard Gibbs. Gibbs, el fundador de la termodinámica química, fue también mentor del economista norteamericano Irving Fisher e influyó sobre ambos en sus ideas sobre el equilibrio de sistemas económicos.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

566

6] Inexistencia de saciedad: no existe x i* tal que u(x i* )>u(x i )

7] Los conjuntos {x i ; u i (x i )u i (x i )} y {x i ; u i (x i )u i (x i )} son cerrados y convexos.

Usando el lenguaje de las preferencias, el conjunto X i resulta particionado en clases de indiferencia por la relación de ‘preferido o indiferente a’. Al conjunto P(x i ’)= {x i ; u i (x i )u i (x i )} lo denominaremos conjunto de preferencia de x i . Como suponemos que la función de utilidad es continua, los conjuntos de preferencia serán cerrados. También serán convexos si el consumidor exhibe una tasa marginal de sustitución no creciente entre cada par de bienes. Es decir, si x i 1 y x i 2 son dos puntos distintos de X i , y t un número real 0<t<1 se tendrá una situación de (a) convexidad en sentido débil si x i 2 x i 1 tx i 2 +(1-t)x i 1 x i 1 (es decir, si un vector de consumo x i 2 es al menos tan deseado como otro x i 1 entonces su promedio ponderado, con ponderaciones positivas, será al menos tan deseado como x i 1 ; (b) convexidad estricta, si x i 2 x i 1 tx i 2 +(1- t)x i 1 x i 1 (es decir, si un consumo posible x i 2 es preferido o brinda más utilidad que otro consumo x i 1 , entonces su combinación con ponderaciones positivas será preferida a x i 1 . Se dice entonces que la función de utilidad satisface un preorden completo.

8] El vector de recursos iniciales del consumidor ω i pertenece al interior del conjunto X i .

Este axioma tiende a excluir discontinuidades de la restricción presupuestaria ante cambios de los precios o la riqueza del consumidor. Dado un conjunto de consumo compacto y convexo X i y un par precio-riqueza (p ,m 0 ) la restricción presupuestaria será continua en (p ,m 0 ) siempre que sea excluído el caso excepcional en que m i 0 =Min p 0 .X i , en cuyo caso la riqueza m i 0 es tan reducida que para cualquier riqueza inferior no habría consumo posible que la satisfaga.

0

0

Con estos elementos, quedan determinadas las funciones de demanda de los consumidores x i (p). A partir de las mismas obtenemos, por suma para todos los consumidores, las funciones vectoriales con argumento vectorial - la demanda agregada x(p)=x i (p) - y el vector de recursos iniciales de la economía ω=∑ω j .

Debreu señala que un caso de un preorden total que “no puede ser representado por una función de utilidad a valores reales es el ordenamiento lexicográfico en R 2 . Por definición, (a,b)(a’,b’) si (1) a<a’, o (2) a=a’ y b<b’”. Si todos los agentes tienen idénticas preferencias lexicográficas, no puede existir un equilibrio general porque los agentes no se venderían los bienes entre sí (en tanto el precio del bien menos preferido sea positivo). Pero si el precio del bien menos deseado fuera cero, todos los agentes desearían una cantidad infinita de ese bien. El equilibrio no puede ser alcanzado. Aún así, las preferencias lexicográficas son compatibles con una situación de equilibrio general. Por ejemplo: (a) Si gente distinta tiene dotaciones diferentes de preferencias lexicográficas; (b) Si algunos tienen preferencias lexicográficas, pero no todos; (c) Si las preferencias lexicográficas son extensivas sólo a cierta cantidad del bien. A un ordenamiento lexicográfico a veces se lo llama ordenamiento de diccionario 16 .

2.3. Existencia de equilibrio general competitivo

16 Mariana Conte Grand, María Alegre, y Luis Ignacio Rizzi, en “Valor de una Vida Estadística en Argentina:

Estimación en base a un Experimento de Preferencias Declaradas de Elecciones de Viaje” (AAC, 2005), basado “en una encuesta piloto de preferencias declaradas, llevada a cabo en diciembre de 2004 en la Autopista Buenos Aires-La Plata realizaron un análisis econométrico de dichos datos a través de modelos Logit que dio como resultado que el valor de evitar una muerte (o su contracara, el valor de una vida) sería aproximadamente de 50 centavos (o de 30 si se descartan los comportamientos lexicográficos). A su vez, el valor del tiempo resultaría aproximadamente $4/hora (6,5 centavos el minuto ahorrado).” Resulta interesante señalar que los autores observan “en las encuestas de elección cierto comportamiento lexicográfico. Esto es, personas que eligen siempre en base a un atributo. Por ejemplo, de las 8 preguntas de elección que se le hacen, optan siempre por la alternativa más barata, por la de menor riesgo, o la de menor tiempo.”

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

567

Recordamos en primer término que todas las funciones de oferta y demanda son homogéneas de grado 0 en los precios absolutos. A lo sumo, podremos determinar precios normalizados p i =p i /(p i ). Estos precios normalizados cumplen luego con la restricción

[6]

p i =1

y, por consiguiente, de aquí en más asumiremos que trabajamos con los precios normalizados eliminando el tilde de la notación. Podemos también definir el simplex k-1 dimensional S k-1 ={pR + k ; Σp i =1}.

Ahora podemos definir un equilibrio general competitivo como un conjunto de precios y cantidades (p*,x i * ,y j * ) tales que

[7]

x(p*) – y(p*) - ω≤ 0

Teorema (Debreu) Bajo las condiciones [1] a [8] existe un EC 17 . Luego veremos una versión simplificada de la demostración (p. 568).

Ley de Walras Demostraremos que, a partir del cumplimiento de las restricciones presupuestarias de los consumidores, debe verificarse la ley de Walras:

[8]

p(x(p)-y(p)-ω)=0

Dem.) px(p)=Σ i px i (p) = Σ i p(ω i +Σ j θ ij y j (p))= pω + p(y(p))

dado que i θ ij =1.

Enunciamos sin demostración los siguientes resultados que se obtienen sin dificultad a partir de las definiciones de equilibrio competitivo y la Ley de Walras:

[9] x j =y j +ω j (j=1,

p k >0. [10] x j <y j +ω j implica que p j =0 (regla de los bienes libres).

, k-1) implica que x k =y k +ω k si

2.4. Teorema de punto fijo de Brouwer

Se demostrará ahora un teorema de equilibrio general usando una versión del teorema de punto fijo de Brouwer, que puede ser enunciado de la siguiente manera:

Sea A un conjunto no vacío, convexo y compacto en R n . Sea f: AA un mapa continuo sobre A. Luego existe x* en A tal que x*=f(x*). Es decir, x* es un punto fijo de la función f.

x*=f(x*). Es decir, x* es un punto fijo de la función f. El teorema de punto

El teorema de punto fijo es una consecuencia del Teorema del Valor Medio siguiente:

17 En realidad, Debreu demostró un teorema algo diferente, porque no trabajó con funciones de demanda ni de oferta, sino con correspondencias. Utilizó a tal efecto el teorema de punto fijo de Kakutani.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

568

Teorema: (Bolzano, TVM) Sea f : [a, b] R una función continua, donde [a, b] es un subconjunto no vacío, compacto, y convexo de R y f (a)·f (b) < 0, luego existe un x* [a, b] tal que f (x*) = 0.

Corolario: Sea f : [0, 1] [0, 1] una función continua. Luego, tiene un punto fijo, e.d. existe x* [0, 1] tal que f (x*) = x*.

En la figura de la página anterior, el punto d, x’’=f(x’) no constituye un punto fijo de la función. La función f cruza a la bisectriz de 45º en a, b y c, todos los cuales representan puntos fijos de f.

Definimos a continuación el concepto de demanda excedente:

[11]

z=x(p)-y(p)-ω = z(p)

que está definida para todo pS k-1 . Tiene las características de ser continua, homogénea de grado 0 y cumplir con la ley de Walras.

Teorema Existe p * tal que z(p * )0.

Dem.)

Lema preliminar Definimos la función z h + (p)=Max{0,z h (p)}

Esta función resulta continua, no negativa y cumple con la condición siguiente:

[12]

z + (p).z(p)=0 z(p)0.

Pasamos ahora a la demostración del teorema. Se define una función f: S k-1 S k-1 continua:

[13] α(p)=Σ h (p h +z h + (p))= 1+Σ h z h + (p) 1 con f(p) = (p+z + (p))/α(p) que está en S k-1 .

Esta última función puede interpretarse como una “función de ajuste de los precios”, con p/t=f(p), ya que una z h + positiva tiende a incrementar el precio p h .

Por el teorema de Brouwer, existe un p* tal que p*=f(p*). Falta ahora demostrar que z(p*)0.

Es quí donde se recurre a la ley de Walras:

[14]

0= p* z(p*) = f(p*) z(p*) =[ p* + z + (p*)]/ α(p*).z(p*) = z + (p*) z(p*) / α(p*)

Por el lema preliminar, luego z + (p*)z(p*)=0 implica z(p * )0. (QED)

3. Teoría del equilibrio general

Como hemos visto, la Teoría del Equilibrio General es una rama de la microeconomía teórica, cuyo objetivo consiste en explicar la producción, el consumo y los precios de una economía en su conjunto. Su enfoque es habitualmente del tipo denominado bottom-up approach, partiendo de los agentes y mercados individuales. La macroeconomía, por su parte, utiliza un enfoque más orientado al top-down approach en que se comienza analizando la conducta de grandes agregados de la economía.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

569

Como la macroeconomía moderna ha puesto énfasis en sus fundamentos microeconómicos, esta distinción ha quedado un poco borrosa. Muchos modelos macroeconómicos, sin embargo, tienen un mercado de bienes y servicios y estudian sus interacciones, con, por ejemplo, el mercado financiero. Los modelos de equilibrio general involucran generalmente una multiplicidad de diferentes mercados de bienes y servicios. Los modelos modernos de EG son complejos y habitualmente requieren del uso de computadoras para obtener soluciones numéricas.

En un sistema de mercados los precios y la producción de todos los bienes, incluyendo el precio del dinero y la tasa de interés, están interrelacionados. Cambios del precio de un bien, por ejemplo del pan, puede afectar a otro precio, por ejemplo los salarios de los panaderos. Si los gustos de los panaderos difieren de los gustos de otra gente, la alteración del salario de los panaderos podría afectar la demanda de pan, con un efecto consiguiente sobre el precio del pan. En teoría, calcular el precio de equilibrio de un solo bien requiere un análisis que tome en cuenta los millones de bienes existentes 18 .

3.1 Historia de los modelos de EG

El primer intento de modelizar los precios para toda una economía fue hecho dentro de la economía neoclásica por Léon Walras. Los Elementos de Economía Pura de Walras contienen una sucesión de modelos, cada uno más complejo que el anterior, de una economía real (dos bienes, varios bienes, producción, crecimiento, dinero). Algunos economistas como Eatwell y Jaffé 19 piensan que Walras no tuvo éxito ya que los últimos modelos de esta serie son inconsistentes. Aún así, se piensa que Walras fue el primero en desarrollar un programa de investigación que aún continúa en la actualidad.

Walras fue el primero en introducir una restricción dentro de la teoría del EG que aún no ha sido superada, la del tanteo (tâtonnement que implica, como un ciego, andar a tientas). El proceso de tanteo es una herramienta para investigar la estabilidad de las situaciones de equilibrio. Los precios son gritados, y los agentes registran cuánto de cada bien desearían ofrecer (oferta) o comprar (demanda). Ninguna transacción ni producción tiene lugar a los precios de desequilibrio. En su lugar, los precios de aquellos bienes con precios positivos y en exceso de oferta son reducidos. Los precios de aquellos bienes en exceso de demanda son aumentados. Una pregunta de índole matemática es bajo qué condiciones este proceso terminará en un equilibrio en que la demanda sea igual a a la oferta en aquellos bienes con precios positivos, y la demanda no exceda a la oferta para aquellos bienes con un precio cero. Walras no dio una respuesta definitiva a esta cuestión, aunque su modelo planteó los términos fundamentales del problema y de su solución.

3.2

Análisis de equilibrio parcial

En

los

análisis de equilibrio parcial la determinación del precio de un bien se simplifica

concentrándose en el precio de un solo bien, y suponiendo que los precios de los restantes bienes permanecen constantes. Esta aproximación había sido utilizada in extenso por Cournot y Jenkins. Este tipo de análisis puede ser considerado ya como una forma pedagógica de les ventajas que presenta la representación gráfica, ya como una primera aproximación al análisis de equilibrio

18 Esto es en la práctica imposible, por lo cual se introducen en estos modelos hipótesis simplificadoras que tienden a reducir su tamaño para tornarlos solubles.

Eatwell, John (1987). "Walras's Theory of Capital", The New Palgrave: A Dictionary of Economics (Edited by Eatwell, J., Milgate, M., and Newman, P.), London: Macmillan. William Jaffé & Donald Anthony Walker, William Jaffé's Essays on Walras, Cambridge University Press, 1983.

19

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

570

general, en la cual se omiten las repercusiones sobre los restantes mercados. El análisis de equilibrio parcial puede ser visto como un caso especial de análisis de equilibrio general. Si existe un mercado de un bien se presupone que al menos debe haber algún otro bien aparte del comerciado en el mercado, ya que un precio debe ser planteado como una relación a la que los individuos entregan algo a cambio del bien en cuestión. Si hubiera un único bien no existiría ni intercambio ni mercado.

Si hay dos bienes, la demanda y la oferta están determinadas por el cociente de precios entre 1 y 2 – es decir, el precio del bien 1 usando al bien 2 como numerario. Por la ley de Walras, el equilibrio del mercado 1 asegura el equilibrio en el mercado 2. En tal caso, el análisis de equilibrio parcial del mercado 1, cuando hay dos bienes, es totalmente equivalente al análisis de equilibrio general.

La teoría de Marshall de la oferta y la demanda es un ejemplo de análisis de equilibrio parcial. Este tipo de análisis es adecuado si los efectos de primer orden de un cambio de, por ejemplo, la curva de demanda, no trasladan la curva de oferta. Los economistas ingleses y norteamericanos comenzaron a interesarse en la teoría del EG a partir de que en los años 1930s Piero Sraffa demostrara que los economistas que seguían el enfoque de Marshall no tomaban en cuenta las fuerzas que obran para que la curva de oferta de un bien de consumo tenga pendiente positiva. Si una industria utiliza una pequeña cantidad de un factor de producción, un pequeño incremento de la producción de esa industria no hará elevar el precio de ese factor. En primera aproximación, las firmas de la industria no experimentarán costos decrecientes ni las curvas de oferta de la industria tendrán pendiente positiva. Pero si una industria utiliza un monto apreciable de ese factor de producción, un aumento de la producción de esa industria exhibirá costos decrecientes (bajo la hipótesis de una reducción del precio de ese insumo) o crecientes (bajo la hipótesis contraria). Luego, argumentó Sraffa, los efectos de primer orden del traslado de la demanda de la industria de origen incluyen una alteración de la curva de oferta de sustitutos por los productos de esa industria y traslaciones consiguientes en la curva de oferta original de la industria. La teoría del EG está diseñada para investigar tales interacciones entre los mercados.

3.3 Existencia y unicidad

Walras utilizó a menudo el recurso del recuento de ecuaciones y de incógnitas para demostrar la existencia de un equilibrio. Aunque analizó los problemas relevantes y en la práctica llegó a resultados correctos (v. página 549), estos argumentos son inadecuados en sistemas de ecuaciones no lineales y no implican que los precios y cantidades de equilibrio sean negativos, lo cual no tiene sentido. La mejora de la modelización tuvo que ver con el reemplazo de ciertas ecuaciones por desigualdades y con el uso de técnicas matemáticas más rigurosas.

Los verdaderos avances llegaron en los años 1930s. Hubo dos corrientes distintas de pensamiento, una de origen alemán, que trató fundamentalmente la existencia y unicidad del equilibrio, y otra en lengua inglesa, que se concentró en los problemas de estabilidad y de estática comparativa. La primera arrancó con un examen muy completo de la simplificación de Cassel 20 del sistema de Walras, un trabajo interesante sin gran significación en sí mismo, pero cuyo estudio resultó extraordinariamente fructífero. Cassel supuso la existencia de dos tipos de bienes: los bienes que intervienen como argumentos en las funciones de demanda de los consumidores, y los factores utilizados para producirlos (no consideró a los bienes intermedios). Cada bien era producido mediante factores con coeficientes de insumo-producto constantes. Las ofertas factoriales eran supuestas como totalmente inelásticas. Si a ij es la cantidad del factor i usada en la

20 Cassel, G. (1924), The Theory of Social Economy, New York: Harcourt, Brace.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

571

producción de una unidad del bien j, x j el producto total del bien j, y r i el precio del factor i, la condición de que la demanda resulta igual a la oferta factorial se lee como [A] j a ij x j =v i para todo i, en tanto que la condición de que todo bien sea producido con beneficio cero es [B] i a ij r i =p j para todo j. El sistema se completaba con las ecuaciones que vinculaban a la demanda de los bienes con sus precios y con el ingreso total resultante de la venta de factores. Computando ecuaciones

e incógnitas, resultaba que había tantas de unas como de otras. Pero en tres papers virtualmente

simultáneos, Zeuthen, Neisser y von Stackelberg 21 mostraron de diferentes maneras que el problema de existencia de un equilibrio significativo es bastante más profundo que la igualdad de ecuaciones y de incógnitas. Neisser observó que aún con valores perfectamente plausibles de los coeficientes de insumo-producto a ij los precios o cantidades que satisfacen a [A] como a [B] muy bien podrían ser negativos. Von Stackelberg observó que [A] constituía un sistema completo de ecuaciones en los productos x j , dado que las ofertas factoriales v i eran datos, pero que no había supuesto alguno sobre la cantidad de factores o de bienes distintos. Si, en particular, la cantidad de bienes era menor que la de factores, las ecuaciones [A] no tendrían solución.

Zeuten reconsideró el significado de las ecuaciones [A]. Observó que los economistas, por lo

menos a partir de Carl Menger, habían reconocido que algunos factores (p.ej. el aire) son tan abundantes que no existiría ningún precio para fijarles. Por lo tanto, no entrarían dentro de la lista de factores del sistema de Cassel. Pero Zeuthen argumentó que la división de factores entre libres

y escasos no debería ser tomada a priori. Luego, todo lo que podía afirmarse era que el uso de un

factor no debería exceder a su oferta, pero si estuviera disponible en defecto debería ser considerado como un factor libre. Simbólicamente, [A] debería ser reemplazada por [A’] j a ij x j v i .

Para la generación siguiente de economistas familiarizados con la programación lineal y sus generalizaciones no es necesario abundar en lo que significó el paso dado. Las igualdades fueron reemplazadas por desigualdades y fue introducida la noción vital de holgura complementaria de cantidades y precios.

Como ya hemos mencionado en el cap. II, Karl Schlesinger, el banquero alemán y economista amateur llegó a la misma conclusión en forma independiente. Pero fue aún más allá, al tomar conciencia de que reemplazando las igualdades por desigualdades también se resolvían los problemas planteados por Neisser y von Stackelberg. Schlesinger 22 reparó en la complejidad matemática del problema, y, a pedido suyo, Oskar Morgenstern lo puso en contacto con el joven matemático Abraham Wald. El resultado de su colaboración fue el primer tratamiento riguroso del equilibrio general competitivo. En un documento escrito en alemán en 1936 y traducido al inglés en 1951 23 demostró la existencia de equilibrio competitivo en un conjunto de modelos alternativos, que incluían al modelo de Cassel y a un modelo de intercambio puro. Definió a un equilibrio competitivo en el sentido de Zeuthen. Sus papers eran de una profundidad matemática inabordable, no sólo por el uso de instrumentos sofisticados sino por la complejidad del argumento. A medida que fueron siendo conocidos por los economistas, probablemente sirvieron no sólo para inhibirlos por las dificultades que presentaban, sino también para estimularlos para realizar investigaciones ulteriores.

Una línea vinculada de investigación fue la teoría de los juegos de John von Neumann (1928; 1944 con Oskar Morgenstern) que presenta una relación paradójica con la teoría del equilibrio

21 Zeuthen, F., (1932), “Das Prinzip der Knappheit, technische Kombination und ökonomische Quälitat”, Seitschrift für Nationalökonomie, 4; Neisser, H. (1932), “Lohnhöhe und Beschäftigungsgrad im Markt- gleichgewich”, Weltwirtschaftliches Archiv, 36; von Stackelberg, H. (1933), “Zwei Kritische bemerkungen sur preistheorie Gistav Cassels”, Zeitschift für Nationalökonomie, 4.

22 Schlesinger, K. (1933-34), “Über die Produktionsgleichungen der ökonomische Wertlehre”, Ergebnisse eines mathematischen Kolloquiums, 6. 23 Wald, A. (1951), “On some systems of equations of mathematical economics”, Econometrica, 19.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

572

económico. La TJ se ha desarrollado a partir de diversas nociones generales de equilibrio, que bien podrían reemplazar la noción de equilibrio competitivo, bien incluirla como caso especial. La noción de núcleo de un juego (v. pág. 459) es idéntica a la de curva de contrato de Edgeworth y ha sido aplicada a determinadas situaciones de mercado por Shubik 24 . El principal estímulo de la TJ a la teoría del equilibrio (TE) ha sido mediante el uso de instrumentos matemáticos desarrollados por la primera y aplicados por la última mediante interpretaciones completamente diferentes. El propio von Neumann hizo la primera aplicación en su celebrado documento sobre crecimiento económico equilibrado 25 . En su modelo, no hay demanda, sino solamente producción. Los mercados de cada período deben estar en equilibrio en el sentido de Zeuthen, pero además se introduce un segundo sentido de equilibrio, que es el de equilibrio estacionario. Para que haya un equilibrio estacionario, la configuración de equilibrio debe ser la misma período a período. A fin de demostrar la existencia de equilibrio, von Neumann demostró que un cierto cociente de formas bilineales tiene un punto de ensilladura, generalizando el teorema que demostraba la existencia de equilibrio en un juego de dos personas de suma cero. Pero mientras que en TJ las variables del problema son probabilidades (de elegir entre distintas estrategias alternativas), en la TE un conjunto de variables eran precios y otro conjunto eran los niveles de operación de las actividades productivas. A partir de una versión simplificada del teorema de von Neumann dada poco después por el matemático Kakutani, el teorema de Kakutani se convirtió en la herramienta básica de todos los trabajos que le siguieron. Desde entonces, se percibió que eran posibles teoremas de existencia y de mayor sencillez y generalidad que los de Wald.

Los primeros documentos fueron los de McKenzie y Arrow y Debreu, seguidos por los de Hukukane Nikaidô e Hirofumi Uzawa, Debreu y McKenzie. La revisión más completa de las condiciones de existencia está en la obra de Debreu que venimos de comentar, quien desarrolló también la versión más general 26 .

3.4 Estabilidad y estática comparativa

La literatura anglo-americana después de los años treinta contempló un análisis intenso de la estática comparativa y de la estabilidad del equilibrio general competitivo, vinculado al análisis de las condiciones de segundo orden de maximización de los beneficios por las empresas y de la utilidad por los consumidores. Los economistas más significativos fueron John R. Hicks, Harold Hotelling, Paul Samuelson y R.G.D. Allen. Es conveniente comenzar analizando la estabilidad desde el punto del multimercado, para pasar luego a la estabilidad de un mercado aislado.

3.4.1 Estabilidad del mercado

Suponiendo que existe un equilibrio, queda pendiente de tratamiento el problema de cómo se alcanza efectivamente. El cálculo centralizado del equilibrio basándose en datos fundamentales como preferencias, tecnología, recursos, precios del comercio exterior y otros no es concebible en razón de las inmensas exigencias en materia de cálculo y de datos requeridos. Una alternativa es el cálculo iterativo descentralizado de un equilibrio, que conduce a trayectorias temporales de cantidades y precios. Si estas trayectorias terminan eventualmente alcanzando valores de equilibrio, entonces el proceso dinámico subyacente es estable.

24 Martin Shubik, “The Edgeworth, Cournot and Walrasian Cores of an Economy”, October 2003, Cowles Foundation Discussion Paper Nº 1439.

25

von Neumann, J. (1945), “A model of general economic equilibrium”, Review of Economic Studies, 13.

26 McKenzie, L. (1954), “On equilibrium in Graham’s model of world trade and other competitive systems”, Econometrica, 22; Arrow K.J. and Debreu G. (1954), “Existence of equilibrium for a competitive economy”, Econometrica, 22. Nikaidô, H. (1956) “On the classical multilateral exchange problem”, Metroeconomica, 8. Debreu, G. “New concepts and techniques for equilibrium” (1962), International Economic Review, 5.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

573

Denominando x=(x 1 ,x 2 ,

p=(p 1 , p 2 ,

Diremos que el equilibrio es localmente estable si se logra arribar al mismo, partiendo de un conjunto de precios suficientemente próximos al punto de equilibrio. Si p(t) es el vector de precios en el momento t, luego el equilibrio p* es localmente estable si se cumple que:

n ) al vector de precios correspondientes, supongan que existe un equilibrio en p*.

, x n )’ a un vector columna de n bienes, servicios o factores productivos, y

,p

[15]

lim t p(t)=p*

dado p(t 0 ) – p*<δ

en donde t 0 es el tiempo de partida inicial de los precios y p(t 0 ) – p*es la norma euclidiana en el espacio de precios, que es el ortante no negativo de R n . Diremos que el equilibrio es globalmente estable si se arriba al mismo independientemente del punto de partida:

[16]

lim t p(t) = p*

para cualquier p(t 0 ).

La estabilidad global implica la estabilidad local (y un equilibrio único), pero la recíproca no es válida.

3.4.2 El tâtonnement walrasiano: estabilidad local

El enfoque clásico de la estabilidad es el proceso walrasiano de tanteo, que representa la solución iterativa obtenida en un mercado competitivo mediante la “ley de la oferta y la demanda”. Walras concibió una especie de subastador para cada mercado, que no representa ni a los compradores ni a los vendedores. El subastador walrasiano reacciona al desequilibrio del mercado ajustando los precios. Es una representación antropomórfica del funcionamiento del mercado. La regla de ajuste de los precios sigue un esquema de tanteo: elevar el precio si la demanda total del mercado supera a la oferta total del mercado, reducir el precio si la demanda total del mercado se sitúa por debajo de la oferta total del mercado, y mantener invariable el precio si ambas magnitudes se igualan. Denotando como E j (p) a la función de exceso de demanda en el mercado j, el proceso de tanteo puede ser formalizado de la manera siguiente:

[17]

dp j /dt=p’ j >0 dp j /dt=p’ j <0 dp j /dt=p’ j =0

si E j (p)>0 27

si E j (p)<0 si E j (p)=0

j=1, 2,

,

n.

Una característica esencial es que a los compradores y vendedores individuales se les permite contratar de nuevo si cambian los precios, y que mientras no se llegue a un equilibrio no habrá transacciones (ésta es la famosa hipótesis de recontratación de Edgeworth).

El tratamiento moderno del problema de estabilidad considera sistemas de tanteo en los que la trayectoria temporal de los precios viene dada por:

[18]

p’ j (t) = f j (E j (p(t))),

donde f j (0)=0, f j ’(.)>0; j=1, 2,

, n.

Según [18] la tasa de cambio temporal de cada precio es una función creciente del exceso de demanda del bien o servicio y que se anula cuando se hace cero el exceso de demanda. Se

27 En este capítulo mediante la notación p’ j será representada la tasa de variación del precio j-ésimo.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

574

supone que las funciones f j (.) son continuas, homogéneas de grado cero en todos los precios, y no negativas si los precios son nulos:

f j (.)0

cuando p j =0,

lo que implica que los precios no pueden hacerse negativos. En el caso particular del sistema de tanteo lineal puede escribirse:

[19]

p’ j =k j E j (p)=E j (p)

ya que las constantes k j pueden hacerse iguales a la unidad redefiniendo la unidad de medida de cada precio.

El análisis de la estabilidad local del punto de equilibrio está basado en aproximar localmente la

tasa de variación de los precios p’(t) = (p’ 1 (t),

precios que no cambia a través del tiempo: p’=0 en p=p*. El equilibrio requiere que el exceso de

, n). En el proceso de tanteo lineal p’= E(p) =

demanda de cada bien sea nulo: E j (p*)=0 (j=1,

, p’ n (t)). Un punto de equilibrio p* es un vector de

(E 1 (p),

,

E n (p)) con un equilibrio en p* desarrollamos en torno a p* mediante una serie de Taylor:

[20]

p’= E(p*) + (E/p) p=p* (p – p*) +

donde (E/p) p=p* es la matriz jacobiana de las derivadas parciales [E i /p j ] calculada en el punto de equilibrio. Al ser p* un equilibrio, se tiene que:

[21]

E(p*)= 0.

Definiendo π=p – p* la condición [19] es equivalente, prescindiendo de los términos de orden más elevado, a:

[22]

π* = [E/p(p*)] π.

La condición necesaria y suficiente para que este sistema de ecuaciones diferenciales sea estable (con lo cual π tiende a 0) es que todas las raíces características de la matriz jacobiana tengan partes reales negativas 28 . Esta condición queda garantizada si todos los bienes de la economía son sustitutos brutos, es decir que un incremento del precio de algún bien – manteniendo constantes a los restantes precios – aumenta el exceso de demanda de cualquier otro bien, es decir si:

[23]

E i /p j (p) >0

para todo p, ij 29 .

3.4.3 Análisis de estabilidad de equilibrio parcial: Walras vs Marshall

Asumimos para simplificar que el precio y la cantidad de equilibrio son determinados por la igualdad de la demanda y la oferta. Empero, la existencia de equilibrio no implica que será alcanzado. Para ello, introducimos una perturbación dentro del sistema, y definimos al equilibrio

28 En álgebra lineal, un escalar λ es llamado una raíz característica o eigenvalue de una transformación lineal A si existe un vector x tal que Ax=λx. Al vector x se lo denomina un vector propio o eigenvector. 29 Hay que considerar que ésta es una condición muy fuerte, ya que la existencia de bienes complementarios es un hecho frecuente (automóviles y combustible, electricidad y electro-domésticos, etc.).

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

575

como estable si la perturbación resulta en un regreso al equilibrio, y como inestable si ello no sucede. Como es usual, definimos a la demanda excedente como la función:

[24]

E(p) = D(p) – S(p)

funciones que han sido incluídas en el gráfico siguiente. Al precio p 0 existe un exceso de demanda positivo, pero negativo al precio p 1 . Las condiciones de estabilidad se derivan de los supuestos sobre la conducta de los compradores y los vendedores en el mercado. La condición walrasiana se basa en el supuesto de que los compradores tienden a elevar sus cotizaciones si se presenta un exceso de demanda positivo, y que los vendedores tienden a bajar sus precios si hallan un exceso de demanda negativo. Si este postulado es correcto, un mercado será estable si un aumento del precio disminuye el exceso de demada, es decir:

dE(p) ──── = E’(p) = D’(p) – S’(p)<0

[25]

dp Si denotamos como p d al precio al cual una cantidad dada es demanda, p s al precio el cual dicha cantidad es ofrecida, y fijando D=S=q, las funciones de demanda y oferta pueden ser resueltas en términos del precio de demanda p d y del precio de oferta p s :

[26]

p d = D -1 (q)

p

s =S -1 (q)

ecuaciones en las que D -1 (.) y S -1 (.) son las funciones inversas de las funciones D y S. Luego, la función de precio excedente de demanda se define mediante:

p

p 1

p 0

0

S D q 0 q 1
S
D
q 0
q 1

[27]

F(q)=D -1 (q) – S -1 (q).

[27] es la diferencia entre el precio que los compradores están dispuestos a pagar y el precio al que los vendedores desearían vender la q. En la figura de la derecha existe un precio excedente de demanda en q 0 y un precio excedente negativo de demanda en q 1 . El supuesto de conducta que subyace a la condición de estabilidad marshalliana de un mercado establece que los productores tenderán a subir el precio de su producto si el precio excedente de demanda es positivo y a bajarlo si es negativo. Con un exceso de precio positivo, los productores piensan que los consumidores están ofreciendo pagar un precio más alto que el que están cobrando, y concluyen que pueden aumentar con rentabilidad la cantidad ofrecida. Un razonamiento análogo es

válido en el caso contrario. La estabilidad del equilibrio en sentido marshalliano requiere que un aumento de la cantidad reduzca el precio excedente de demanda, o sea

dF(q) [28] ─── = F’(q) = D -1 ’(q) – S -1 ’(q)<0. dq

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

576

Obsérvese que, por aplicación de la regla de la función inversa, sgn D’(p)= sgn D -1 ’(q) y que sgn S’(p) = sgn S -1 ’(q). Vamos a ver un importante resultado, consistente en que estas dos reglas dinámicas no dan siempre el mismo resultado:

Si divido ambos miembros de [27] por el producto D -1 ’(q)S -1 ’(q)>0 obtengo:

[29]

1

1

───── - ───── <0

S -1 ’(q)

D -1 ’(q)

(para lo cual supuse que D -1 ’(q)S -1 ’(q)>0)

La regla de la función inversa establece que D -1 ’(q)D’(p)=1; S -1 ’(q)S’(p)=1. Si sustituímos en [29]:

[30]

S’(p) – D’(p)<0.

¡Pero las reglas [25] y [30] no pueden ser simultáneamente satisfechas siempre! Estas reglas de ajuste son incompatibles entre sí cuando demanda y oferta son tales que la demanda corta a la oferta por arriba; si se cumple [25] (estabilidad walrasiana) no puede cumplirse [30] (estabilidad marshalliana). Si se da un equilibrio estable en sentido de Walras – siguiendo el proceso de tâtonnement – no puede verificarse [30]. Y a la recíproca 30 .

Las condiciones [25] y [30] implican que el equilibrio será estable en sentido de Walras si la curva de oferta es más empinada que la curva de demanda, es decir D’(p)<S’(p) e inestable en el caso contrario. El equilibrio será estable en sentido de Marshall si la curva de oferta es menos empinada que la curva de demanda, e inestable en el caso contrario. Estas definiciones están ilustradas en el diagrama adjunto. Al precio p 0 el exceso de demanda es MN; por consiguiente, la competencia entre los consumidores tenderá a hacer elevar el precio, y disminuirá la demanda excedente. Pero la cantidad ofrecida a ese precio es q 0 , por lo que se registra un exceso del precio

p

p 0

0

S D R N M q 0 q
S
D
R
N
M
q 0
q

de demanda RM positivo. Lo cual llevará a que aumente la cantidad producida, pero también

crecerá el precio de exceso de demanda, haciendo que precio y cantidad se alejen aún más del equilibrio.

Las proposiciones sobre la estabilidad del equilibrio dependen estrictamente del mecanismo del mercado y de la conducta de los agentes. No se puede afirmar nada a priori acerca de si el concepto walrasiano o marshalliano es el más apropiado en la realidad. Es necesario e inevitable recurrir a información empírica sobre la conducta de quienes participan en el mercado.

3. 4.4 Estabilidad global del equilibrio

Las demostraciones de estabilidad global se basan en probar que las distancias desde el punto de equilibrio tienden a cero en el tiempo. Por ejemplo, el equilibrio será globalmente estable si todos

30 Pero ambas condiciones sí pueden cumplirse si las curvas de demanda sienen pendiente de signo opuesto, que podría ser considerado el caso normal.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

577

los bienes son sustitutos brutos o si las funciones de exceso de demanda cumplen el axioma débil de la preferencia revelada (que, según vimos, Walras intuyó claramente) entonces la estabilidad global del sistema queda asegurada. Pero este axioma a nivel de un mercado con varios agentes es mucho más fuerte que para un individuo.

Por ejemplo, consideren el cuadrado de la distancia (en el espacio euclídeo) entre el vector precio y el vector precio de equilibrio:

[31]

D(t) = j=1 n π j 2 (t) = j=1 n (p j (t) – p j * ) 2 = (p(t) – p*) (p(t) – p*)’

Derivo con respecto al tiempo para obtener:

[32]

D’(t) = 2(p(t) – p*) p’(t) = [por la ecuación 31] = 2(p(t) – p*) E(p(t)).

Como la ley de Walras implica que p(t)E(p(t)) = 0, se tiene que

[33]

D’(t) = - 2p*E(p(t)).

El axioma débil de la preferencia revelada expresa que

[34]

p 1 E(p 1 ) p 1 E(p 2 )

implica que

p 2 E(p 1 ) > p 2 E(p 2 ).

Tomando p 1 =p y p 2 = p* se cumple la primera desigualdad. La segunda desigualdad implica:

[35]

p* E(p) > p* E(p*) = 0 (esto último por la ley de Walras),

y, si supongo que pp*, reemplazo en [33]:

[36]

D’(t) = - 2p* E(p) <0.

Por consiguiente, la distancia entre los precios actuales y los de equilibrio va disminuyendo al pasar el tiempo, lo que implica la estabilidad global.

Si trabajamos con precios normalizados (haciendo, p.ej. que p n =1) la condición de estabilidad global es que la matriz jacobiana de las funciones de exceso de demanda tenga diagonal dominante, por lo cual cada elemento diagonal es negativo y supera en valor absoluto a la suma de todos los otros elementos de su fila:

[37] E j /p j <0

y

E j /p j > i=1, ij n E j /p i , j= 1,2,

,

n.

Esta condición establece que el exceso de demanda resulta más afectado por cambios del precio del bien en cuestión que por los cambios de cualquier otro precio.

Noten que no hay una teoría fundamental relativa a la conducta de los que toman decisiones económicas fuera del equilibrio; existen teorías del comportamiento en equilibrio 31 .

3.4.5 Los ejemplos de economías globalmente inestables de H. Scarf

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

578

Scarf introdujo en 1960 un conjunto de ejemplos de economías sin producción que se caracterizan por su inestabilidad global, concluyendo que “resulta claro que la inestabilidad es un fenómeno común”. Uno de ellos es el siguiente.

La economía consiste de tres consumidores cuyas funciones de utilidad son obtenidas mediante una permutación cíclica de los bienes y las dotaciones. Esto significa que las funciones de exceso de demanda del primer consumidor son representadas por

x 1 (p 1 ,p 2 ,p 3 ), x 2 (p 1 ,p 2 ,p 3 ), x 3 (p 1 ,p 2 ,p 3 )

y

que las funciones de exceso de demanda del segundo consumidor vienen dadas por

x 3 (p 2 ,p 3 ,p 1 ), x 1 (p 2 ,p 3 ,p 1 ), x 2 (p 2 ,p 3 ,p 1 )

y

las del tercero por

x 2 (p 3 ,p 1 ,p 2 ), x 2 (p 3 ,p 1 ,p 2 ), x 1 (p 3 ,p 1 ,p 2 ).

Se supone que estas funciones son continuas y diferenciables. Las funciones de exceso de demanda del mercado se obtienen mediante la suma de las demandas individuales, con lo cual:

[38]

f 1 (p 1 ,p 2 ,p 3 )= x 1 (p 1 ,p 2 ,p 3 )+ x 3 (p 2 ,p 3 ,p 1 )+ x 2 (p 3 ,p 1 ,p 2 ), f 2 (p 1 ,p 2 ,p 3 )= x 2 (p 1 ,p 2 ,p 3 )+ x 1 (p 2 ,p 3 ,p 1 )+ x 2 (p 3 ,p 1 ,p 2 ) f 3 (p 1 ,p 2 ,p 3 )= x 3 (p 1 ,p 2 ,p 3 )+ x 2 (p 2 ,p 3 ,p 1 )+ x 1 (p 3 ,p 1 ,p 2 ).

Las ecuaciones diferenciales del análisis de estabilidad son las mismas que hemos visto en [19], a saber dp i /dt=f i (p 1 ,p 2 ,p 3 ) cuando los precios son todos no negativos. La ley de Walras (p i x i 0 para cada consumidor, con su consecuencia p i f i 0) implica que d(p i 2 )/dt=0, de manera que el movimiento de los precios siempre tendrá lugar en la superficie de la esfera con centro en el origen que pasa a través del vector inicial de precios. Supongamos que hemos seleccionado precios iniciales tales que p i 2 =3. Un vector de precios de equilibrio significa la intersección de este rayo de equilibrio con esa esfera.

Lema 1. El vector de precios (1,1,1) es un precio de equilibrio.

Dem) Inmediata, tan pronto aplicamos la ley de Walras a las ecuaciones [31] y fijamos todos los precios iguales a 1.

Unicidad del equilibrio

La condición siguiente asegura que este equilibrio es único:

Lema 2. El vector de precios de equilibrio (1,1,1) es único (fuera de una constante multiplicativa) si

A=f 1 /p 2 <0, y B= f 1 /p 3 >0

en todo punto del ortante p 1 0, p 2 0, p 3 0.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

579

Lema 3. Dadas las condiciones del Lema 2 para precios p 1 /p 3 >ε, p 2 /p 1 > ε, p 3 /p 2 > ε (donde ε es un número positivo pequeño) no existen otros puntos de equilibrio de ese conjunto diferentes a (1,1,1) y sus múltiplos.

Lema 4. Si C=f 1 /p 1 es positiva en el punto (1,1,1), este punto de equilibrio es localmente inestable en el sentido de que existe una región (en la esfera p i 2 3 alrededor del punto (1,1,1)) tal que cualquier punto de esta región que no sea el de equilibrio se alejará del punto (1,1,1).

Veamos algunos ejemplos de funciones de exceso de demanda derivables a partir de una función de utilidad, que satisfacen las hipótesis de los Lemas 2 y 4. Ello nos permitirá disponer de ejemplos con un único punto de equilibrio que es localmente inestable 32 . Supóngase que la función de utilidad del primer consumidor es del siguiente tipo:

U(x 1 ,x 2 ,x 3 )= - [(α 1 a+1 /x 1 a )+ (α 2 a+1 /x 2 a )+( α 3 a+1 /x 3 a )].

(donde (α 1 , α 2 , α 3 ) es un vector no negativo arbitrario, y a es una constante positiva). La dotación inicial del primer consumidor es (I 1 ,I 2 ,I 3 ). Como antes, permutamos para los consumidores segundo y tercero su función de utilidad así como su dotación inicial.

Veremos que existe inestabilidad global siempre que a>1, (α 1 , α 2 , α 3 ) esté próxima a (b,1,0) con b> (a+1)/(a-1) e (I 1 ,I 2 ,I 3 ) próximo a (1,0,0). Examinamos en primer término el caso (α 1 , α 2 , α 3 )=(b,1,0), (I 1 ,I 2 ,I 3 )=(1,0,0) con b>(a+1)/(a-1). El procedimiento típico de maximización de utilidad conduce a las siguientes funciones de demanda excedente para el consumidor 1:

[39]

x 1 = [(bp 1 a/(1+a) )/(bp 1 a/(1+a) + p 2 a/(1+a) )] 1, x 2 =[1/p 2 1/(1+a) ] [p 1 /(bp 1 a/(1+a) +p 2 a/(1+a) ]

x 3 = 0.

Verificaremos en primer término que se cumplen las condiciones del Lema 2. Tenemos:

A=x 1 (p 1 ,p 2 ,p 3 )/ p 2 <0, B=x 2 (p 3 ,p 1 ,p 2 )/ p 3 >0.

En consecuencia, el sistema de funciones de demanda de mercado [31] tiene un equilibrio único dado por (1,1,1). Al efecto de demostrar que es inestable, computamos

C=f 1 /p 1

en (1,1,1). Esto es:

C=[ab – (b+1)-a]/(b+1) 2 (a+1).

C>0 si b>(a+1)/(a-1). Por el Lema 4 se concluye que dada esta relación entre a y b el único punto de equilibrio también será localmente inestable.

32 ¿Implica que existirá inestabilidad global? Scarf puntualiza que esto es una cuestión de definición dado que el problema es que se torna posible que uno de los precios se haga cero. En tal caso se debe tener cuidado, porque la ecuación diferencial del tanteo dp i /dt=f i (p 1 ,p 2 ,p 3 ) deja de describir el movimiento de los precios.

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

580

Scarf también muestra que en este ejemplo los precios se mantendrán alejados de la frontera del ortante positivo, como consecuencia del siguiente resultado:

Lema 5. Dado φ=Min(p 2 /p 1 ,p 3 /p 2 ,p 1 /p 3 ) existe una pequeña constante K>0, tal que si φ<K, entonces dφ/dt>0.

Todas estas observaciones en conjunto nos muestran que el sistema de funciones de demanda definido por [32] da lugar a la inestabilidad global del mecanismo de ajuste de precios. Este lema puede ser representado geométricamente.

La figura siguiente muestra la superficie p i 2 =3. La región sombreada es el conjunto de puntos en los que se verifica

Min(p 2 /p 1 ,p 3 /p 2 ,p 1 /p 3 )K,

para valores pequeños de K. Lo que afirma el lema 5 es que una trayectoria de precios que arranque en esta región (si K es suficientemente bajo) nunca se escapará de esta región. El único punto de equilibrio de esta región será (1,1,1).

3.5 Estática comparativa

Un modelo económico implica la existencia de

n relaciones funcionales consistentes entre sí e independientes entre diversas variables

x=(x 1 ,

escritas en forma implícita, pueden ser representadas de la siguiente manera:

n ) y parámetros α=( α 1 ,

x

,

α m ) que,

[40]

f 1 (x 1 ,

,x

,x

n ; α 1 , …, α m )=0,

n ; α 1 , …, α m )=0,

f 2 (x 1 ,

f n (x 1 ,

n ; α 1 , …, α m )=0.

,x

(x 1 , n ; α 1 , …, α m )=0. ,x De manera más

De manera más compacta: f(x;α)=0 donde x=(x 1 ,

, argumento vectorial con valor vectorial correspondiente: f:R n+m R n . Observen que, como regla mnemotécnica, el índice de la función aparece como supraíndice, en tanto que los índices de variables y parámetros aparecen como subíndices.

α m ) y f es la función de

,x n ), α=(

α 1 ,

Aunque la existencia de un número de ecuaciones igual al de incógnitas no es suficiente de por sí para que cualquier solución de [40] tenga sentido (podría tener soluciones sin sentido económico, como números negativos de precios o de producción, o soluciones en el campo de los números complejos, situaciones que no vamos a admitir por el momento) si las ecuaciones poseen determinadas características – esencialmente dadas por el teorema de la función implícita – puede considerarse que determinan un conjunto único de valores de las incógnitas x 0 para cualquier valor preasignado de los parámetros α 0 . Supondremos que el sistema [40] puede ser expresado explícitamente como:

[41]

x i =g i (α 1 ,

, α m )

(i=1, …,n).

XX. Teoría del Equilibrio General y sus limitaciones

581

Denominaremos, siguiendo a la econometría, “sistema estructural” al sistema [40], y “sistema reducido” a la solución explícita [41], que también escribiremos en forma compacta x=g(α) siendo g:R m R n . El objetivo de la estática comparativa es mostrar matemáticamente cómo pueden ser derivadas las tasas de cambio de las incógnitas con respecto a cualquiera de los parámetros (p.ej. α 1 ). Usaremos la notación siguiente:

x i 0 /∂α 1 =g i (α 0 , , α m )/∂α 1 =g 1 i (α 1 0 , α m 0 ).

Con esta notación representamos a la tasa de variación (o derivada) de la variable i-ésima con relación al parámetro α 1 , mateniendo a los parámetros restantes constantes. Estas derivadas parciales son evaluadas para un conjunto dado de los parámetros, y por consiguiente de las

α m 0 ) y las variables

variables x endógenas correspondiente. Para una posición inicial (α 1 0 , α 2 0 ,

endógenas correspondientes (x 1 0 ,x 2 0 ,

,

n 0 ) en la cual se cumple

,x

[42]

[43]

, x i 0 =g i (α 1 0 , α 2 0 ,…, α m 0 )

f i (x 1 0 ,

n 0 ; α 1 0 ,

,x

α m 0 )=0

(i=1,

(i=1,…,n)