Sei sulla pagina 1di 17

Daniel Medvedov

La Ruta Natural -Palíndromo de Viena

Daniel Medvedov • L a R uta N atural - P alíndromo de V iena •

Madrid

Viena

2016

Nota Bene <<<<<<<<<<

La Ruta Natural [palíndromo] >>>>>>>>>>

Este escrito es para la Daniela, mi hija. Estoy seguro que lo vas a compartir con tu hermano, Marcos. Las notas escritas y descritas aquí no tienen interpretación. La sutileza de sus verdades coinciden con los estados de máxima comprensión e inteligencia de las cosas. Son datos de una verdad única de gran utilidad y llenas de funcionalidad para la vida diaria. Es lo que he percibido con la lectura atenta de uno de los más bellos libros escritos alguna vez por un ser humano - el famoso texto llamado

Yogasutra del sabio Patanjali, creado entre los años 300 y 400 después de Cristo. Adelante, hija, somos un equipo - We are a Team.

1. Lo que aquí queda dicho es funcional - es decir posee energía

2. Estar concentrado produce como consecuencia un estado de relax. Concentrarse es dirigir el pensamiento de manera exclusiva hacia un objeto y mantenerse en esa dirección sin distracción alguna

3. Nace entonces la capacidad de entender y comprender penamente y correctamente el objeto, Sorprenderse, extrañarse, asombrarse - es comenzar a entender

4. La aptitud para comprender el objeto y la actitud de querer comprender es un anhelo. Cuando comprendemos, tal comprensión reemplaza la concepción que nuestro Intelecto tiene del objeto que anhelamos comprender, y reemplaza la falta total de comprensión

5. Las actividades del pensamiento son cinco. Cada una de ellas puede ser beneficiosa pero también puede causar problemas

6. Las cinco actividades del Intelecto - el Poder de Entender - son las siguientes: la comprensión, la comprensión defectuosa, la fantasía, el sueño profundo, la memoria

7. La comprensión se sostiene en / y con / y por - la observación directa y atenta del objeto, la inferencia y la referencia a autoridades dignas de la más alta confianza. Hay aferencia [ ello es “acercamiento”], conferencia, deferencia, preferencia, referencia, y transferencia de poder de entendimiento via de la sabiduría perenne de la humanidad

8. La comprensión defectuosa es un obstáculo, pues tal tipo de comprensión se toma por correcta hasta que condiciones más favorables revelan bajo una nueva luz, tanto la naturaleza real del objeto, como también sus máscaras de ilusión y de ficción. Toda realidad posee su ficción y ese conjunto representa la verdad.

9. La imaginación es la comprensión funcional de un objeto basada únicamente en palabras y expresiones, incluso en ausencia del objeto

10. El sueño profundo ocurre cuando el Intelecto o la capacidad de entender está ahogado e inmerso en una pesadez y ninguna otra actividad está presente

11. La memoria es la grabación y retención intelectiva de una experiencia consciente

12. El Intelecto puede alcanzar el estado de concentración con la ayuda de la práctica y el desapego, eso último siendo el estado de no estar atado a nada.

13. La práctica es el preciso, justo y real esfuerzo necesario para avanzar en el camino de la concentración, alcanzar la concentración y mantenerla continuamente, sin distracción alguna

14. Únicamente cuando la práctica adecuada se mantiene por largo tiempo, sin interrupciones ni pausas, con celo y actitud positiva y continuada, puede tal práctica triunfar

15.

El grado más alto y elevado de la comprensión es a la vez el más profundo - en este estado hay total ausencia de aspiración a contentar los sentidos y se ignora el deseo humano de vivir experiencias extraordinarias

16. Aquel sujeto quien ha alcanzado la plena y total comprensión de su verdadero Ser, ya no se ve perturbado ni molestadopor influencias que puedan distraerle, tanto en su mundo interno como a su alrededor

17. Es entonces cuando ocurre la espléndida comprensión del objeto que es gradualmente entendido de manera plena. Esta comprensión es, al principio, algo superficial, pero con el paso del tiempo

y con una dirección sostenida se elimina el estado de distracción y la sensación que aparece y se asoma en el horizonte de l pensamiento se hace , con el tiempo, más profunda y a la vez , más elevada. Va a llegar un día en el cual la comprensión es total. Con ello nace una alegría sin motivo, un estado de contentura pura como consecuencia de la profundidad y de la elevación y

altura de la comprensión. Entonces, el individuo está tan unido al objeto de su interés que llega hasta a perder consciencia de lo que le rodea.

18. Totas las perturbaciones mentales habituales desaparecen y no obstante, aun siguen los recuerdos del pasado, En el estado de concentración la percepción es inmediata , no es gradual.Hay ciertas personas que ya han nacido en este estado espléndido de comprensión profunda y ello es a causa de su práctica en una existencia anterior

19. Las personas nacidas en un estado de espléndida percepción no necesitan ni practicar, ni

disciplinarse

20. Gracias a su seguridad sin motivo, - la fe - a estas personas se les proporciona la energía necesaria y suficiente para superar todos los obstáculos y situaciones embarazosas, y y se mantendrá la dirección. Alcanzar el estado de concentración sin distracción exige tiempo

21. Cuanto más intensa es la fe - la seguridad sin motivo - y cuanto más es el esfuerzo y el anhelo

de alcanzar el estado de concentración, más cercano es el objetivo.

22. La profundidad y la altura de la fe - aquella seguridad sin motivo - puede variar de una persona

a otra, y ocurre que en una misma persona llega a variar con el tiempo. Estas variaciones se

reflejan en los resultados obtenidos, y ello se toma como testimonio de referencia.

23. Tomar de cuando en cuando un momento de silencio interior, repetir palabras de poder como por ejemplo YO, YA, ESO, ASÍ, AQUÍ, o SATOR, AREPO, TENET, OPERA, ROTAS, - es equivalente a una plegaria hacia Dios, la imagen intangible de lo Sublime. Como una bandera, enarbola tu sentimiento de aceptación y sumisión total a su Poder y ello te va a permitir alcanzar

la espléndida concentración

24. Dios es el Silencio y el Ser Supremo, luz intangible y brillo visinvisible de todo lo vivo y sus acciones jamás se basan en la comprensión defectuosa.

25. El conoce todo lo que se puede conocer y sabe todo lo que se tiene que saber

26. Dios es eterno. Puedes llamarlo Trios, pues es luz, son y substancia viva. Dios es el enseñante último, es la fuente y manantial de la sabiduría, es Guía y baquieano de todos los Guías e instructores pasados, presentes y futuros y todos ellos saben una sóla cosa - que todo es Uno.

27. La forma más apropiada y armónica tiene las cualidades de Dios

28. Para estar en relación íntima con Dios y para acceder a Él es necesario dirigirse a Él de manera adecuada y contemplar y reflexionar sobre sus cualidades y principios universales

29. Va a llegar un momento en el cual la persona va a percibir con claridad su verdadera naturaleza. Ya nadie ni nada le va a poder perturbar ni interrumpir en su camino hacia el espléndido estado de concentración

30. Hay nueve tipos de interrupciones u obstáculos en el camino del desarrollo de la claridad del entendimiento: la enfermedad, el estancamiento mental, las dudas, la imprevisión, la fatiga o el cansancio, el exceso de complacencia con las comodidades, las ilusiones sobre el verdadero estado del entendimiento de uno mismo, la falta de perseverancia en la práctica y el retreso del progreso - la regresión. Estas nueve cosas son obstáculos pues crean perturbaciones del entendimiento y aumentan las distracciones.

31. Todas las interrupciones citadas generan y provocan uno o más de lo siguientes síntomas:

incomodidad mental, pensamien negativo, incapacidad de sentirse cómodo en distintas posiciones corporales y dificultad insurmontable para controlar ;la propia respiración

32. Sin embargo, hay un recurso: si se puede poner en práctica y escoger un medio apropiado y sencillo para estabilizar el pensamiento, las interrupciones no pueden echar raíces, sean cuales sean las provocaciones. Los “fectores” - poderes que modifican nuestro estado de los pensamientos y de las acciones y de los sentimientos son tanto positivos como negativos. Entre los positivos se encuentran los RE-fectores [los que alimentan con energía positiva nuestro cuerpo] , los CON-fectores [s que confeccionan momentos y oportunidades plausibles y necesarias para realizar y llevar a cabo nuestras acciones], los PRE-fectores - que controlan el curso recto y correcto de las cosas - y también hay A-fectores, DE-fectores, In-fectores, E- fectores, A -fectores.

33. Hay en la vida - y ello lo vemos a nustro alrededor - personas que aparentan “más felices” que nosotros, y otras “menos felices” que nosotros mismos. Muchos de ellos llevan a cabo acciones dignas de respeto y de elogios, otras traen mil problemas a su alrededor. Sea cual fuere nuestra actitud personal hacia tales sujetos y personas y frente a sus acciones, si acaso podemos estar contentos con los que son “más felices” que nosotros, y ser compasivos y comprensivos con los infortunados y desafortunados, - estar alegres con los que llevan a cabo acciones dignas de elogio y si los errores y entuertos de los demás no nos afligen ni duelen, - nuestros pensamientos estarán muy tranquilos y nosotros podemos sentirnos calmados y realizados.

34. Hay una gran utilidad en la práctica de ejerccios de respiración basados en espiraciones prolongadas, y en reducir las inspiraciones.

35. Si practicamos una indagación habitual sobre el poder de los cinco sentidos, podemos reducir las distorsiones del entendimiento y alcanzar una comprensión prístina y diáfana.

36. A través de la contemplación e indagación sobre lo que es la vida y sobre aquello que nos mantiene vivos, podemos llegar a encontrar un alivio a nuestras propias distraciones mentales

37. Cuando tenemos problemas y nos enfrentamos a ello, buscar el consejo de alguno que haya vivido y dominado problemas y tas similares nos puede ser de gran ayuda.

38. La práctica y el método de explorar y estar atentos a nuestros sueños, ensueños y ensoñaciones o pesadillas y de las experiencias oníricas vividas en estos estas o en relación con ellos, nos puede ayudar a clasificar y elucidar algunos de nuestros problemas, miedos y angustias

39. Toda exploración e indagación e investigación y estudio profundo y atento digno de interés puede calmar nuestro modo de ser

40. Si alcanzamos el estado de calma interior con el cultivo de tales prácticas y ejercicios, no hay nada superior a la capacidad de comprensión - lo más bello de los regalos de la naturaleza humana. El Intelecto puede mantenerse en calma y puede llegar a comprender y a entender tanto lo sencillo como lo complejo, lo infinito y lo eterno, lo infinitesimal, lo visible y lo visinvisible, lo perceptible y lo imperceptible.

41.

Si

el Intelecto está libre de distracciones, todos los procesos intelectivos participan en el proceso

de indagagación y en su objeto. Si permanecemos en este estado, se llega gradualmente a sentir

una suerte de tranquilidad y estar como absortos en el objeto que es motivo de nuestro interés. Entonces, el Intelecto se tranforma en un espejo y llega areflejar como en la superficie diáfana de las aguas de un lago de montaña, los trazos más sutiles del objeto que deseamos conocer y alrededor no hay nada más sino el propio brillo del objeto a conocer.

42.

Al comienzo de esta práctica, debido a nuestras experiencias y opiniones pasadas, nuestra comprensión del objeto está distorsionada y deformada. Todo lo que hemos oído, leído, tocado,

o

sentido interfiere en nuestra percepción y agrega datos falsos e impropios para construir una

figura que a menudo es ilusoria y falsa.

43.

No obstante, si se sostiene la dirección de los pensamientos hacia el objeto que es motivo de nuestra indagación - como un foco de una lupa que enfoca los rayos del sol en un solo punto -

las ideas, sensaciones y recuerdos del pasado pierden poco a poco terreno y dejan de influenciar

y

de modificar erróneamente lo que percibimos del objeto. De modo gradual, el Intelecto llega

a

ser translúcido, transparente y diáfano, como un cristal de roca, y se vuelve una sola cosa con

el

objeto. En este preciso instante no hay sentimiento de uno mismo. Es la percepción pura, sin

 

agregados.

44.

Hay que saber que este proceso es posible con cualquier objeto, y tipo de objeto, a todo nivel de percepción, tanto superficial, general o profundo y específico y la claridad alcanza todos los detalles. La vista puede ser tanto microscópica como telescópica, microprosópica o macromórfica.

45.

El Intelecto no es capaz de comprender la fuente misma de la percepción que hay en nosotros

pero sus objetos de comprensión son ilimitados.

46.

Todos los procesos que tienen por objeto el dirigir o enfocar el pensamiento exigen un objeto de indagación, una base de concentración, un punto de enfoque.

47.

A

consecuencia de este entrenamiento intelectivo, la persona alcanza a conocerse a si misma en

 

veracidad

48.

Llegados a este estado, lo que esta persona ve , comprende y comparte con otros está libre de mácula y error.

49.

Su saber y su conocimiento ya no se deposita en la memoria o en los procesos de inferencia, ni en conjeturas. Es espontáneo, directo y preciso y tiene lugar a un nivel y con una intensidad que sobrepasa con mucho lo ordinario.

50.

Paso a paso, a medida que esta cualidad de indagación recientemente adquirida se refina y se reafirma de modo gradual, va a ocurrir un proceso que domina las otras tendencias intelectivas

que se basaban en la comprensión y en la percepción defectuosa. Esa persona ha pasado de un estado de distracción a uno de dirección sostenida, una verdadera alquímia espiritual.

51.

El Intelecto alcanza un estado libre de toda impresión. Las escorias del oro saltan y el metal precioso - el oro de la comprensión - el intelecto es ahora como una piedra de toque - se vuelve metal de la Atlantida - el Orichalco. El pensamiento es límpido, abierto, diáfano.

52.

La práctica y el entrenamiento en la concentración reduce tanto las impurezas de los pensamientos, como las impurezas de los sentimientos y los entuertos de los movimientos Todo ello lleva hacia el desarrollo de la capacidad de examinarse a si mismo y nos ayuda a entender y

a comprender que no somos dueños de todo lo que hacemos.

53. La fuente de todos los obstáculos es la comprensión defectuosa. Tales obstáculos no aparecen al mismo tiempo y su impacto en nuestro comportamiento es variable. A veces son oscuros y escondidos bajo mil capas de sombra y son apenas discernibles, y otras veces son claramente visibles y dominantes.

54. La ciomprensión defectuosa lleva y conduce a errores de comprensión y entendimiento de las características de los objetos percibidos, de su origen y de sus efectos.

55. Hay una falsa identificación que se establece cuando consideramos a la actividad de los pensamientos como la verdadera fuente de la percepción.

56. El apego excesivo a las cosas está anclado en la convicción de que ese apego va a contribuir a la felicidad eterna, lo que falso.

57. Las aversiones irracionales son a menudo el resultado de penosas experiencias sufridas en el pasado, y este pasado se refiere a una existencia anterior, todo ligado a ciertas situaciones y a objetos concretos.

58. He aquí algo sorprendente: la inseguridad es el sentimiento innato de la ansiedad ante el futuro. Ello afecta tanto a sabios como a necios e ignorantes.

59. Es importante lo que a continuación se declara: cuando los obstáculos parecen ausentes, o sea cuando no parecen presentes ni evidentes, uno debe mostrarse vigilante. ¡Ojo! ¡Vigila!

60. Hay que avnzar hacia un estado de contemplación y reflexión para reducir el impacto e impedirles recobrar fuerza para influenciar nuestros tres “-mientos” - pensa-mientos, senti- mientos y movi- mientos.

61. Los obstáculos influyen en nuestras acciones y en las consecuencias de nuestras acciones. Estas consecuencias pueden ser evidentes u ocultas, en el mismo momento de la acción.

62. Si los obstáculos prevalecen, todos los aspectos de la cción son profundamente afectados: su ejecución, su duración y ssus efectos o consecuencias.

63. Los efectos y consecuencias de una acción pueden ser sea dolorosas, sea beneficiosas y ello depende de si los obstáculos estaban o no presentes en el planteamiento inicial o en la realización misma de tal acción.

64. Todo objeto y toda situación puede tener efectos dolorosos y ello es consecuencia de uno o varios factores: cambios radicales en el objeto percibido, deseo de repetir experiencias agradables, y un poderoso efecto del condicionamiento predeterminado de una existencia pasada. Luego, existe la clara posibilidad de influir cambios que se producen en el propio individuo.

65. Hay que prevenir, prever y evitar los efectos dolorosos que puedan producirse.

66. Todo ello se basa en la incapacidad para distinguir lo que es percibido de lo que percibe, que es el Ser y esta es la causa de las acciones que producen efectos dolorosos.

67. La totalidad de lo que se percibe toca y abarca no sólo los objetos externos sino también los pensamientos y los sentimientos. Las cualidades de pesadez, actividad y claridad son compartidas y ejercen dos tipos de efectos: exponer al Ser quien es aquél quien está percibiendo a sus influencias nocivas o conseguir y procurar por todos los medios y remedios para hacer una clara distinción entre ellos y “lo que percibe” - o sea el Ser.

68. Todo aquello que es percibido está ligado y relacionado porque comparte las tres cualidades antes mencionadas.

69. “Lo que percibe” - el Ser - no está sometido ni atado a ninguna variación, pero aquello que percibe lo hace siempre por medio del Intelecto - la capacidad de “entender”.

70. Todo lo que es perceptible tiene una sola finalidad: ser percibido.

71. Tanto la existencia como la apariencia de todos los objetos de percepción son totalmente independientes de las necesidades del Ser - “lo que percibe”. Existen sin una referencia individual para poder aspirar y ascender a las diversas necesidades de otros individuos.

72. Todo lo que es percibido, sea ello lo que sea, y sea cual fuere su efecto sobre un sujeto o individuo dado, en definitiva no tiene más que una sola finalidad: esclarecer y clarificar la distinción entre el mundo externo que es visto y percibido, y el mundo interior del Ser que ve.

73. Cuando hay falta de claridad en la distinción entre el Ser - lo que percibe - y lo que es percibido, hay que entender que ello se debe a la acumulación de una comprensión defectuosa.

74. Al reducir la comprensión defectuosa, aumenta instantáneamente la claridad, y ello ocurre de modo proporcional. Esta vía es el camino hacia la libertad.

75. Tanto los medios como los remedios deben ser dirigidos y enfocados de manera esencial hacia el desarrollo de la claridad, y entonces todo se va a convertir en una evidente diferencia entre las cualidades cambiantes de todo lo que es percibido y del descubrimiento sorprendente del Ser, que es lo inmutable y su cualidad es aparecer como idéntico a si mismo por siempre jamás.

76. Obtener la claridad es un proceso gradual.

77. Lo que reduce gradualmente los obstáculos, como la comprensión defectuosa, - es la práctica y la indagación sobre los diversos aspectos de la concentración continuada. Llegados a ese estado, la luz de la percepción se muestra presente y es cada vez más evidente - aparece y produce la distinción entre lo que percibe - el Ser - y lo que es percibido. En este preciso instante sin duración todo puede ser comprendido sin error ni mácula.

78. La concentración continuada tiene ocho componentes: • nuestra actitud frente a lo que nos rodea • nuestra actitud hacia nosotros mismos • la práctica de ejercicios físicos • la práctica de ejercicios respiratorios • el control o la atadura y sujeción de los sentidos • la capacidad de enfocar los pensamientos hacia un tema específico • la capacidad de desarrollar interraciones, ello es intimar y acceder a los estratos de lo deseamos comprender • la completa integración con el objeto de nuestra comprensión.

79. La consideración hacia todos las criaturas y seres vivos, en particular hacia los inocentes, los que están en apuro o en una situación peor que la nuestra • la adecuada comunicación por medio de palabras, escitos, miradas, gestos y acciones • el abandono de la codicia y la capacidad de resistir al deseo de tener lo que no nos pertenece • la moderación y austeridad en todos nuestros actos • el abandono de las tendencias avariciosas y la capacidad de aceptar sólo lo apropiado

80. Desde el momento en el cual la adopción de esta actitud frente al mundo que nos rodea ya no es un mero compromiso e intención, sino una realidad candente y patente - sea cual sea nuestra situación social, intelectual, cultural e individual - tal estado llega a ser irreversible

81. He aquí los diversos puntos tomados como testimonio: • la limpieza - el mantener limpio nuestro cuerpo y también el entorno • el contentamiento, o la facultad y capacidad de sentirse a gusto con lo que se posee y también con lo que no se tiene • la eliminación de las impurezas presentes en nuestro organismo físico e intelectivo por la correcta práctica de los hábitos naturales del dormir, del ejercicio físico, de la comida, del trabajo y de la relajación y ocio · el estudio y la obligación de revisar y evaluar con certeza nuestro progreso • la veneración y respeto hondo de una inteligencia superior y la aceptación de nuestro límites frente a lo Sublime, o lo Omnisciente

82. Al ser estas actitudes cuestionadas y controladas, se decubre la utilidad de la reflexión sobre las posibles consecuencias de otras actitudes alternativas

83. He aquí un ejemplo: un deseo súbito de actuar con rudeza, de apoyar o aprobar acciones duras y violentas, - puede ser frenado si se comienza a reflexionar sobre sus consecuencias nocivas y por ende, negativas. Este tipo de actos provienen, en muchos casos - de una soltura de los instintos inferiores como lo son la cólera, la ira, los celos, la necesidad enfermiza de poseer o sencillamente a causa de un juicio deficiente. Sea cual fuere la importancia de ests acciones, la reflexión calmada produce una atmósfera favorable para frenar nuestras tendencias irremediables de actuar de esta manera.

84. Cuanto más considerado se es para con los demás, más se estimula la aparición sorprendente de sentimientos amigables en todos los que se encuentran en nuestra presencia.

85. La bella capacidad de ser honesto y mostrar un fino sentido de la comunicación sutil, hace que uno no erre en sus actos y reduce el impacto de todo obstáculo.

86. Quien aparece digno de confianza, dado que no codicia lo que pertenece a otros, tiene y obtiene de modo natural la confianza de todos, que van a compartir todo con él, por más preciosa que sea la cosa a compartir.

87. La moderación a su más alto nivel, produce y genera la más alta vitalidad y energía individual.

88. Quien no es avaricioso, está pleno de seguridad y confianza. Este sujeto tiene tiempo de entregarse la la reflexión profunda. Su comprensión de si mismo es completa e íntegra.

89. La limpieza, cuando se desarrolla, es un signo de lo que tiene que ser constantemente cuidado y lo que debe ser eternamente límpio y puro. Lo que se deteriora y sufre los embates del tiempo es exterior. Lo que jamás se deteriora, está, profundamente, en lo interno.

90. Se llega así a ser capaz de reflexionar sobre la muy honda y profunda naturaleza de nuestra propia individualidad, y se descubre incluso la fuente de la percepción, sin ser ello afectado por la distracción de los sentidos, y libres de la comprensión defectuosa acumulada en el pasado de una existencia anterior.

91. El resultado del contentamiento es la completa sensación de plenitud existencial.

92. La eliminación de las impurezas de los tres “-mientos” - pensa-mientos, senti-mientos y movi - mientos - permite un funcionamiento eficaz del cuerpo.

93. El estudio llevado al más alto grado de sutileza nos acerca a fuerzas y poderes superiores que nos aydan a comprender lo más sutil y complejo de la existencia.

94. Venerar a lo Sublime proporciona la capacidad y el poder de comprender cualquier objeto que se elija.

95. En cuanto a la posición y postura del cuerpo físico hay que saber que tal postura debe tener una cualidad doble: atención continuada y concentración, lo que llevará a un estado de espléndida dejadez o relajación espontánea.

96. Todas estas cualidades se pueden obtener si se reconocen y se observan las diversas reacciones del cuerpo y del estado rítmico de la respiración, en diferentes posturas a lo largo del diario convivir - en el descanso, en el trabajo, en el dormir, en el caminar. Una vez conocidas y comprendidas, estas reacciones naturales pueden llegar a ser dominadas paso a paso y una por una.

97. Si seguimos correctamente estos principios, la práctica de posturas naturales va a ayudar a quien las practica a soportar y a minimizar, el efecto nocivo de las influencias exteriores sobre el cuerpo físico, como la edad, el clima, la alimentación y el trabajo.

98. El control de la respiración es la regulación consciente y deliberada de la espiración y de la inspiración y ello es un cuadro somático y fisiológico que va a reemplazar naturalmente las formas inconscientes y descontroladas de la respiración. Ello sólo puede ocurrir si se tiene un cierto dominio de la práctica de las posturas naturales del caminar, estar sentado, o estar acostado. 99. Tal práctica comprende la regulación de la respiración, de la inspiración y de la suspensión de la respiración. La regulación de estas tres fases se realiza modulando su duración y orden y con el mantener esta modulación durante un cierto tiempo elegido de modo natural y espontáneo. El pensamiento debe centrarse en este proceso. Los componentes de la respiración tienen que llegar a ser largos y a la vez uniformes. El secreto de ello es siempre “espirar”, siempre comenzar el ciclo respiratorio con una espiración, lo que es exactamente al revés de lo que la gente hace, de modo natural.

100. Entonces, la respiración trasciende el plano de la consciencia.

101. La práctica regular del control de la respiración reduce los obstáculos que inhiben y

opacan la clara percepción de las cosas.

102. El Intelecto está ahora preparado para ser dirigido y enfocado hacia un objeto elegido.

103. Cuando se llega a sujetar a los sentidos, se produce un estado en el cual el Intelecto es capaz de permanecer en una dirección elegida, por largo tiempo, y los sentidos, - al ser

desviados de los diversos objetos del entorno van a seguir con fidelidad la orientación del Intelecto. El discernimiento y la discriminación de los detalles se volverán muy agudos.

104. Es entonces cuando ocurre una auténtica sujeción de los sentidos. No se trata de domeñar a los sentidos sino de amaestrarlos.

105. Los pensamientos han alcanzado la capacidad de ser dirigidos hacia un objeto

específico, sin tener en cuenta la existencia de otros objetos, aunque estén al alcance de la

persona.

106. Los pensamientos son movimientos mentales y forman una corriente continua, pero el

objeto elegido acapara toda la atención y concentración del Intelecto.

107. La persona está absorbida por el enfoque del objeto elegido, y solamente le interesa la

comprensión de dicho objeto. La sensación es que la persona ha perdido su propia identidad y se ha identificado con el objeto de su enfoque. Ese estado es una completa y total identificación

con el objeto que es motivo de su comprensión. Es la integración completa de su interés en el objeto.

108. Si este proceso se aplica al mismo objeto de modo continuo, exclusivo y permanente, la

práctica recibe el nombre sánscrito de SAMYAMA o sea “enfoque exclusivo y cntinuo de un

tema específico”.

109. El proceso secreto llamado SAMYAMA debe desarrollarse gradualmente.

110. Es un fenómeno desconocido en el mundo profano del diario convivir.

111. Cuando los pensamientos dejan de estar influenciados por toda impresión externa, y

nada se encuentra fuera de su alcance perceptivo - vale decir que está atento a todo - es algo mucho más complejo que el estado en el cual el pensamiento se dirige hacia un objeto. El

Intelecto puede tener dos estados basados en tndencias distintas: la distracción y la atención.En cada instante prevalece un solo estado - o sea uno puede estar atento o distraido. Ese estado va a determinar el comportamiento, las actitudes y los modos y maneras de expresarse de la persona respectiva.

112. A través de una práctica constante ey sin interrupción, el Intelecto es capaz de mantenerse en un estado de atención dirigida durante un largo tiempo.

113. El Intelecto va a alternar entre la presencia de una concentración intensa y un estado en el que otros objetos pueden atrapar o llamaar su atención.

114. El Intelecto llega a un nivel en el que permanece en una firme, sólida y continua relación con el objeto elegido, Las distracciones dejan de aparecer y de molestar.

115. Tal como se ha dicho, el Intelecto -la capacidad de pensar - tiene diferentes estados, que

a su vez originan diversos modos de comportamiento, diferentes actitudes y distintas posibilidades en el sujeto o individuo, y también se puede decir que los cambios pueden suceder en todos los objetos de percepción y también en los sentidos. Tales cambios se manifiestan en distintos niveles y son influidos por poderes y fuerzas externas tales como el tiempo o nuestra inteligencia.

116. Una substancia puede contener todas las características y según la forma particular que

adopta para manifestarse, van a aparecer las características que pertenecen y corresponden a

esta forma. No obstante, sea cual fuere la forma, sean cuales fueren las características visibles, hay una base, un aspecto básico que las abarca todas. Algunas características han aparecido en el pasado, otras van a aparecer ahora mismo, y otras pueden revelarse en el futuro.

117. Si cambiamos el orden o la secuencia del cambio, las características de un tipo

determinado pueden ser modificadas hacia otro tipo distinto. No podemos intervenir en el cambio, pero la secuencia de los cambios dentro del cambio general, está en nuestras manos.

118. Practicar SAMYAMA sobre el proceso del cambio y sobre la forma en que éste sufre la

influencia del tiempo o de otros factores, puede desarrollar el conocimiento del pasado y del

futuro.

119. Practicar SAMYAMA sobre las interraciones que ocurren entre el lenguaje, las ideas, y

los objetos, los medios de describirlos, y las ideas y sus influencias culturales sobre el intelecto de las personas y de nosotros mismos, de quienes lo describen es una via en la cual se encuentra el modo de comunicarnos mucho más firme y eficaz y preciso, sean cuales fueren las barreras y obstáculos linguísticos, culturales o de otro tipo.

120. Practicar SAMYAMA sobre nuestras tendencias y hábitos, conduce a sus orígenes. Por

tanto, al llegar a las fuentes mismas de la comunicación, se llega a adquirir un conocimiento

profundo delpropio pasado [de una existencia anterior].

121. Practicar SAMYAMA sobre los cambios que ocurren y sobrevienen en el flujo de los

pensamientos de una persona y de sus consecuencias, desarrolla en nosotros la espléndida capacidad de observar con sutil agudeza el estado mental de los demás.

122. No podemos descubrir el origen de este estado mental. La causa del estado mental de

una persona está más allá del campo de observación de otra persona.

123. Practicar SAMYAMA sobre la relación que existe entre los rasgos físicos y lo que los

influencia, puede darnos el medio de fusionarnos con nuestro entorno, y tanto que nuestra propia forma pasa a ser inadvertida, lo que en otras palabras se diría que alcanzamos la capacidad de ser casi visinvisibles e indiscernibles. Los resultados de las acciones pueden ser de dos tipos: inmediatos o retardados. Practicar SAMYAMA sobre esto, puede conferir la capacidad de predecir la sucesión de acciones futuras, e incluso saber el momento de nuestra

propia muerte.

124. Practicar SAMYAMA sobre la fuerza física del elefante puede darnos su fuerza.

125. Enfocar los pensamientos hacia la misma fuerza vital, y por medio del SAMYAMA,

mantener esta continua concentración y dirección, da como resultado el poder de observar finas

sutilezas y así comprender lo que impide la observación profunda. Es obvio que e ausencia de tales sutiles capacidades, nuestra observación está evidentemente limitada.

126. Practicar SAMYAMA sobre el Sol da un vasto conocimiento del sistema planetario y de las regiones cósmicas y galácticas.

127. Practicar SAMYAMA sobre la Luna da un conocimiento completo y profundo de la

posición de las estrellas en nuestro cuerpo y en el cielo, en distintos momentos de su giro

temporal.

128. Practicar SAMYAMA sobre la estrella polar da el conocimiento de los movimientos

relativos de las estrellas.

129. Practicar SAMYAMA sobre el ombligo, da el conocimiento de los diversos órganos del cuerpo y de su ciclo energético y disposición.

130. Si tomamos la garganta como punto de enfoque ye indagación en SAMYAMA, da la

comprensión total del hambre y de la sed. Esto permite dominar sus manifestaciones externas.

131. Practicar SAMYAMA sobre la región del pecho, investigar las sensaciones que allí se

perciben y sienten, en diferentes estados físicos y psíquicos, abre las puertas del entendimiento de los medios para permanecer estable, calmado y tranquilo, incluso en situaciones de gran peligro y tensión.

132. Practicar SAMYAMA sobre la fuente de la inteligencia superior en una persona, va a

desarrollar capacidades extraordinarioas o supra normales.

133. Todo puede ser comprendido. A cada paso, en cada momento, en cada instante aparece una comprensión nueva y espontánea.

134. Practicar SAMYAMA sobre el corazón va a revelar las cualidades del intelecto y se

comprenderá la luz del Ser.

135. El intelecto está sujeto a cambios, pero el Ser no cambia jamás. Ellos dos están muy

cerca, muy próximos uno al otro [Intelecto y Ser] - pero son, no obstante, de caraácter distinto y se diferencian drásticamente uno del otro. Cuando el Intelecto [capacidad de pensar] es dirigido hacia lo externo y actúa de modo mecánico, debido a su atención hacia los objetos, ocurre el placer o el dolor. No obstante, cuando en el adecuado momento una persona inicia una indagación y enfoque hacia la naturaleza misma del vínculo entre el Ser y la percepción, el Intelecto es desconectado de los objetos externos y aparece entonces la comprensión del Ser, quien es el que percibe todo.

136. En ese momento crucial aparece y se manifiesta claramente la adquisición de aptitudes extraordinarias de percepción.

137. Si una persona recae en un estado de distracción, es bueno que tal persona posea este

conocimiento extraordinario y las capacidades adquiridas por medio del SAMYAMA - la concentración y enfoque sostenido hacia un tema u objeto específico. Pero para alguien que

busca tan sólo un estado continuo de concentración, - la meta de los sabios - ciertamente los resultados del SAMYAMA son un obsteåculo en si mismos.

138. Sin embargo, por la indagación y enfoque sobre las causas de esta rigida situación

humana que liga al Intelecto al individuo, y por el exámen de los medios para reflejar tal rigidez, va a aparecer un gran potencial en el sujeto para poder ir más allá de sus límites personales.

139. Por el poder y dominio de las fuerzas que transmiten las sensaciones del cuerpo al

Intelecto, es factible y posible dominar los estímulos externos. He aquí un ejemplo: se puede soportar y aguantar el contacto con el agua a cualquier temperatura, o los pinchazos de espinas, se puede caminar sobre superficies inestables e incluso se puede llegar a sentirse tan liviano y

ligero como un globo.

140. Por el dominio del SAMYAMA se pueden experimentar sensaciones de calor extremo y así aguantar el frío intenso.

141. Practicar SAMYAMA sobre la relación del oído y el espacio, desarrolla un sentido de audición extraordinario.

142. Con la práctica del SAMYAMA sobre la relación del cuerpo y el espacio, y por el

estudio concentrado de las propiedades de los objetos que flotan en el aire, como una flor de

dandelion o una flor de algodón, puede consguirse el conocimiento del desplazamiento en el espacio.

143. Con el estudio atento de estos fenómenos y con el desarrollo de las condiciones en las

que el Intelecto no cae en el error de percepción, aparece una facultad extraordinaria que

permite sondear los pensamientos de los demás. También se reducen las nubes que oscurecen la percepción correcta y cabal de las cosas.

144. Practicar SAMYAMA sobre el origen de la substancia, bajo todas sus formas, aspectos y

manifestaciones y usos, permite desarrollar el dominio de los elementos de la naturaleza.

145. Cuando se llega a dominar a los elementos, ya no se es perturbado por ellos. Asi el cuerpo alcanza la perfección y aparecen capacidades extraordinarias.

146. La perfección del cuerpose traduce en bellos rasgos, encanto en los ojos de los demás, firmeza y dignidad, y una fuerza física inhabitual.

147. Dominar los sentidos es un aspecto que se adquiere con la práctica de SAMYAMA

sobre la facultad sensorial de observar los objetos, sobre la manera en que estos objetos son comprendidos y entendidos, y como la persona llega a identificarse con estos objetos, y como los objetos, los sentidos y los pensamientos y el Ser están en íntima relación, un nexo mutuo y

sobre lo que resulta de esta percepción.

148. Entonces, ocurre que la reacción de los sentidos va a ser tan rápida como la de los

pensamientos. Los sentidos pueden llegar a percibir con sutil agudeza y la persona es capaz de influir en las características de los elementos.

149. Cuando se llega a una comprensión clara y profunda de la diferencua que existe entre el

Ser y los pensamientos, se alcanza también el conocimiento de los diversos estados del Intelecto

y lo que lo afecta. De tal modo que el Intelecto llega a ser un instrumento para una perfecta comprensión sin defecto de todo aquello que debe ser conocido.

150. La Libertad es el fin último de la práctica de concentración y de unión íntima de todos

los procesos llamados pensamientos , sentimientos y movimientos, Esta libertad sólo se alcanza

si se abandona el deseo impropio de adquirir poderes o conocimientos extraordinarios y si se domina en totalidad la desconfianza en si mismo, que es la fuente de todos los obstáculos.

151. Hay una tentación oculta que lleva a los seres humanos a desear la consideración y el

aprecio social, a consecuencia de los conocimientos adquiridos a través de la práctica de

SAMYAMA. Este tipo de deseo debe ser superado y eliminado. De otra manera , el practicante se va a enfrentar a las mismas consecuencias desagradables que nacen de todos los obstáculos que surgen a lo largo del camino que conduce al estado integral de concentración natural.

152. Si se practica SAMYAMA sobre el tiempo y su secuencia, hace surgir la claridad

absoluta.

153. Esta claridad lleva hacia la capacidad de diferenciar objetos, aunque las diferencias no

aparezcan evidentes. Una semejanza aparente no debe desviarnos de la percepción diferenciada de un objeto elegido con otros objetos aparentemente idénticos.

154. Tal claridad no excluye ningún objeto y ninguna situación particular, ningún instante y

ningún momento. Tal discernimiento no es el resultado de una lógica trivial del pensamiento. Es

un alcance inmediato, instantáneo, espontáneo y total.

155. La libertad es el estado en que el intelecto está en iidentidad total con el Ser.

156. Se pueden alcanzar facultades intelectivas excepcionales por varios medios: a través de

un nacimiento favorecido por una experiencia trascendente en una vida anterior, el uso de

plantas a traves del proceso llamado “herborizar”, repetir y recitar encantamientos, la práctica rigurosa de austeridades, y por el estado del pensamiento que permanece en contacto con un objeto o tema elegido, sin distracciones.

157. El cambio es un proceso que va de un conjunto de características a otro y representa un ajuste de las cualidades fundamentales de la substancia.

158. Para disfrutar de una profunda inteligencia no basta con tenerla. Tal capacidad de

entender las cosas sólo puede retirar los obstáculos que impiden ciertos cambios. Su papel es menor, es como si un campesino abriera un cauce en un embalse para agua, y ello para que el agua pueda fluir e irrigar el campo, allí donde ese bello líquido es necesario en tiempos de sequía.

159. Con facultades intelectivas excepcionales, una persona puede llegar a influir en el estado de los pensamientos de otros seres.

160. Pero tal influencia depende mucho del estado de quien la recibe.

161. El que ha alcanzado el estado de contemplación, puede influenciar sobre otro, y ello

nunca va a aumentar la ansiedad u otros obstáculos. Tales incomodidades, de hecho, se reducen.

162. Tales personas actúan sin motivación alguna, a diferencia de otras personas que poseen

el mismo poder, dotadas de las mismas facultades excepcionales pero actúan con algún movil e

intención.

163. La tendencia del Intelecto de actuar se basa en los cinco obstáculos, - pues la

comprensión defectuosa no ha sido aún eliminada.Tales obstáculos reaparecen en el futuro y producen consecuencias desagradables.

164. Hay una union estrecha entre la memoria y las impresiones latentes. Tal unión persiste incluso en mínimos intervalos de tiempo, como por ejemplo cuando entre dos acciones parecidas, hay un intervalo de tiempo, de espacio o de contexto.

165. Los humanos de todas las épocas han sentido siempr gran ansia de adquirir lo que ellos

creen que es la inmortalidad, Estas impresiones no pueden atribuirse a una época en particular. Su confusión consiste en la ignorancia sobre lo que es la inmortalidad. Son inmortales los mortales y mortales los inmortales. Los inmortales nacen aquí para morir, y mueren aquí para renacer en la eterna re-existencia.

166. Tales tendencias universales de comprensión defectuosa son mantenidas

simultáneamente y protegidas por la misma comprensión defectuosa, por estímulos externos, por el apego a los frutos de la acción y por una universal cualidad del intelecto que mueve y alienta la hiperactividad. Su reducción convierte automáticamente en ineficaces las impresiones

indeseables y todo en la visión se aclara como las aguas de un lago en calma.

167. La substancia de lo que ha desaparecido y de lo que puede aparecer existe siempre. El

que sean o no evidentes estas cosas depende de la irección del cambio.

168. El que se manifiesten o no las características de las cosas depende de las mutaciones de

las tres cualidades - la pesadez, la actividad y la claridad.

169. Las características de una substancia en un momento dado, representan, de hecho, un solo cambio en estas cualidades.

170. Las características de un objeto aparecen de forma diversa, según los estados

intelectivos del observador.

171. Veamos: si acaso el objeto nu fuese más que la concepción intelectual de alguien en

particular - ¿Existiría este objeto en ausencia de esa percepción?

172. Que un objeto sea o no percibido depende tanto de ser accesible - o sea de la posibilidad

de acceder e intimar con su forma y contenido, como de la motivación de la persona que desea

contemplarlo o asirlo.

173. Las actividades ddel pensamiento son conocidas siempre por el Ser, que es inmutable y

eterno, - es el amo del Intelecto.

174. Por otra parte, el intelecto es parte de lo que es percibido y no tiene por si mismo, el poder de percibir.

175. Hay una premisa según la cual el Intelecto puede jugar dos papeles simultáneamente,

pero ello es además de insostenible, un despropósito: el Intelecto no puede fabricar y a la vez ver lo que fabrica.

176. En una persona que acaso pueda poseer esta serie de “intelectos” de existencia efímera y

momentánea, habría un desorden insostenible y una gran dificultad para mantener en estado de

lucidez una memoria coherente.

177. Cuando el Intelecto no se encuentra atada a los objetos externos y no refleja ninguna

forma externa al Ser, entonces toma la forma del propio Ser.

178. De tal modo que el intelecto tiene y sirve dos propósitos: presntar el mundo externo , al

Ser, y tambieen reflejar y presentar al Ser a si mismo, para su propia iluminación y brillo.

179. Por más que el Intelecto haya acumulado múltiples impresiones de distintos tipos y

factura, está completamente a disposición del Ser. Ello se debe al hecho de que el Intelecto no puede funcionar sin el poder del Ser.

180. Una persona que posee claridad extraordinaria es libre y está liberada del deseo de

conocer la naturaleza del Ser.

181. Tal claridad lleva a esa persona hacia un único centro de interés que se traduce por alcanzar un estado de libertad y permanecer en ese estado.

182. Digamos que en la hipótesis poco probable de que esta persona llegase a desviarse de este objetivo, las impresiones perturbadoras del pasado amenazan con reaparecer.

183. No se debe transigir ante los errores, por mínimos que sean, porque perjudican tant

como los cinco grandes obstáculos, algunos como la regresiøn, la enfermedad, la duda.

184. Al traspasar esta barrera va a nacer un estado intelectivo pleno de luz y claridad sobre toda cosa y en todo momento. Ello se parece a una lluvia de claridad espléndida.

185. Ciertamente, es este un estado libre de la influencia de las acciones basadas en intereses egoístas.

186. Cuando un intelecto se halla liberado de la niebla que impide una clara percepción, todo es entendido y comprendido y ya no queda nada por entender y comprender.

187. Las cualidades fundamentales van a dejar de estar sujetas y sometidas a la secuencia

alternante de dolor y placer, o de placer y dolor y el estado de sufrimiento se convierte en

neutral e inconmovible aguante.

188. Una secuenci consiste en la supresión o sustitución de una característica por otra que le

sigue en el orden natural de los cambios. Todo ello está ligado al instante, al momento. La base misma del momento consiste en el proceso de sustitución de unas características por otras.

189. El momento para los iluminados llega a convertirse en un instante sin duración.

190. En ese bello momento en el cual se ha conseguido el supremo objetivo de la existencia

y de la vida, las cualidades fundamentales ya no pueden incitar al Intelecto a reaccionar. Eso es la libertad, y en tal estado, el Ser se presenta sin ninguna coloración de los pensamientos.

191. Hay potencias invisibles que afectan el curso de los eventos, pero su poder no llega a eliminar lo que esta predeterminado.

192. Su nombre es FECTORES y su número es ocho: AFECTORES, CONFECTORES,

DEFECTORES, EFECTORES, INFECTORES, PREFECTORES, REFECTORES, PERFECTORES.

193. Los AFECTORES “afectan” la forma y el contenido de los hechos y eventos

existenciales.

194. Los CONFECTORES “confeccionan” situaciones distintas y cortes distintos a lo que ha sido predeterminado en el destino.

195. Los DEFECTORES producen “defectos” de forma y contenido en los hechos

predeterminados.

196. Los EFECTORES “efectúan” movimientos adicionales a los ya predeterminados y

pueden acelerar el desarrollo de lo predeterminado y de lo pre-configurado.

197. Los INFECTORES “infectan” e instilan el veneno de la duda y de la angustia en los

sujetos que participan en los eventos predeterminados.

198. Los PREFECTORES controlan las acciones y las condiciones para que lo prederminado

y lo preconfigurado se manifieste tal como ha sido proclamado en la memoria existencial cósmica.

199. Los REFECTORES alimentan con energía y combustible sutil el tanque de los procesos listos para manifestarse.

200. Los PERFECTORES llegan a “perfeccionar” la forma y parte del contenido de los hechos predeterminados y preconfigurados en el destino existencial.

Nota bene

Estos conocimientos pueden adquirirse a través de la contemplación continuada y del cambio de un estado de distracción a uno de dirección sostenida.

16
16
17
17